Dos espías y una prostituta…

Resultado de imagen para rahab

 

A veces mi mente es un poco alcanzativa. Pero no entiendo porque me lleva a pensar ciertas cosas de la Escritura que pareciera ser algo fuera de referencia. Y sobre todo cuando se trata de combinar las pasiones humanas con las verdades reveladas en la Escritura. Y es que me ha estado inquietando la manera en que hemos tratado Josué 2 en el tema relacionado con los espías. Siempre me he preguntado, ¿porqué el primer lugar al que van es un prostíbulo? ¿Al analizar el texto saltan a mi mente muchas inquietudes con respecto a porque ir a un prostíbulo o en el menor de los casos a una prostituta? ¿Quizás es un tema netamente de hombres y nuestras luchas con el sexo lo que se trata de sobresalir aquí? Y la manera en que corremos riesgos por esa condición, pero sobre todo la manera en que Dios endereza nuestros errores. Quisiera ser franco conmigo mismo, y sé que los hombres que leerán esto también serán honestos con ellos mismos. Cuando se trata de sexo, mujeres y sexualidad somos pan comido. Somos vulnerables y unos “cachorros” que sucumben ante el placer sexual. Me gustaría relacionarme con el texto de la siguiente forma. Primero, quiero hablar de tres sospechas. Que me llegan al alma cuando leo y releo este texto. La segunda cosa es que quiero hablar de tres sucesos. Es decir, como se desarrollan los eventos. Finalmente me gustaría hablar de tres sorpresas. El resultado es sorpresivo, porque encuentran a Dios en un tugurio de placer y fornicación.

Veamos entonces en primer lugar tres sospechas con respecto a la narración.

Me parece sospechoso que el primer lugar que elijan es una casa de prostituta.  ¿Por qué hacen esto? ¿Qué tipo de estrategia es esta? ¿Cómo sabían que Rahab era prostituta? E inmediatamente dice que “entraron en casa de una ramera”. En segundo lugar, me parece sospechoso que el texto hable de que pasaron la noche con ella. La expresión que se utiliza para referirse a Rahab como ramera es un participio en el texto hebreo que denota una cualidad profunda del sustantivo. Se podría traducir como Rahab la fornicadora. Así que esta mujer simplemente es una mujer acostumbrada al acto de la seducción y de la sexualidad. No iban a encontrar nada piadoso en su casa con respecto a su vida. Todo estaría asociado con comerciar con el cuerpo. ¿Será que Rahab los recibió primero como clientes? ¿Y luego se dio cuenta de quiénes eran? Por otro lado, el texto dice “posaron allí”. La expresión “shakab” tiene en muchas ocasiones conexión de dormir con alguien sexualmente. No estoy diciendo que ellos tuvieron sexo, pero tampoco podemos afirmar que no lo tuvieron. Eso solo quedaría entre estos espías y la mujer. Aunque hay muchas probabilidades por la manera en que se describe Rahab que ya tuviera temor de Dios. Aunque también esto es espada de dos filos, porque a pesar de saber tanto de Dios, seguía con su actividad de prostituta hasta la llegada de los judíos. Hay mucha sospecha aquí. En tercer lugar, me parece sospechoso que los descubrieran. ¿Cómo se dio cuenta el rey? ¿Habría más clientes en casa de Rahab cuando los judíos llegaron? ¿Se habrán emborrachado y soltaron la lengua? ¿Fue Rahab? Aunque esta opción lo dudo mucho. ¿Fueron los familiares de Rahab? Lo cierto es que estos judíos si quisieron ocultar su identidad en un prostíbulo, fueron más vulnerables a ser descubiertos que si hubieran ido a otro lugar.

La segunda cosa de la que quiero hablar es de tres sucesos en la narración.

El primer suceso que observo en el texto a raíz de la visita a la casa de Rahab es suceso de ubicación. ¿Por qué será que los hombres una vez a solas en contextos anónimos sabemos encontrar el sexo? ¿Será que los hombres tenemos una especie de “radar” y sabemos fácilmente dónde hay “acción”? ¿Aun los que andamos comisionados con una misión de Dios? Es probable que fueran con un propósito ulterior. Ustedes me entienden, son hombres solos, un pueblo sin estándares morales como los de Israel, lejos de la comunidad de fe, de sus líderes, en un momento de mucha tensión. Probablemente se podría decir en tiempos de guerra todo se vale y no es visto moralmente inaceptable. Una cosa importante es que la orden de Josué era que reconocieran la tierra y a Jericó. No sé que tipo de reconocimiento se podría encontrar en un burdel.

El segundo suceso que observo en el texto es un suceso de decepción. Su plan fue tan malo que rápidamente se expusieron a ser descubiertos. El rey de Jericó sabe que son “hombres”, que han venido “de afuera” y que han venido “para espiar” No sé ustedes, pero estos dos judíos no son lo que podríamos llamar “buenos espías”. No tienen menos de 24 horas de estar en el pueblo y ya los descubrieron. ¿Qué echó a perder el plan? ¿Alguien los vio? ¿Algo los delató? ¿Será que el lugar que escogieron los hizo más vulnerables? Sino es por el accionar de Rahab y sus mentiras estos hombres hubieran sido entregados y el plan de conquista se hubiera visto en problemas. ¿No se si ha notado una ausente oración pidiendo la dirección de Dios en este asunto de parte de los dos espías? ¿Quizás no hubo tiempo? ¿O eran muy prácticos en la obra que Dios les había encomendado y siguieron más sus estrategias humanas que las divinas?

El tercer suceso que observo en el texto es un suceso de preservación. Una de las cosas importantes en el pasaje es el suceso de la preservación de estos hombres. Dios a pesar de las limitaciones de los dos espías les preserva su vida y los ayuda a salir con éxito. ¿Por qué Dios hace eso? Simplemente por la gracia de Dios. Esa gracia que confunde y nos deja con la boca abierta. Observe que Dios los preserva a pesar de la mentira de Rahab, los preserva a pesar de la actividad del enemigo y Dios los preserva por medio de su gloria y reputación. El discurso que Rahab da, con respecto a la teología histórica de Dios en los siguientes versículos es extraordinaria. Es toda una narradora de los hechos de Dios. ¡Así es Dios!

Finalmente quiero hablar de tres sorpresas que aparecen en la narración.

La primera sorpresa tiene que ver con la fidelidad en medio de la mundanalidad. Ya sea que fue un error ir a una prostituta, ya sea que los hombres buscaban una “experiencia sexual ulterior” con Rahab, lo bien es cierto que los errores humanos no cortan el avance del plan de Dios. El mismo los protegió para bien. Cuando hablo de la mundanalidad, me refiero al ambiente más del mundo en el que los dos espías se vieron inmersos. Los grandes desafíos y las grandes decisiones de Dios no se dan dentro de la iglesia, se dan a fuera en los contextos más inverosímiles e increíbles. Dios sigue siendo fiel en medio de la mundanalidad. La segunda sorpresa es una espiritualidad en medio de la carnalidad. Es obvio que un prostíbulo no es que digamos el mejor lugar para oír de Dios y encontrar a Dios. Pero Dios se manifiesta en los lugares más impensables y de muy poca reputación. Si los judíos fueron a otra cosa, Dios lo encaminó para bien, porque la prostituta que escogieron era una seguidora de los hechos de Dios. Si Rahab ya sabía de los hechos de Dios, con la presencia de estos hombres de Dios, ella sería reafirmada en su vocación. Esto era lo que necesitaba para salirse de prostituta. De hecho, la evidencia bíblica es que se redimió e incluso aparecer en la genealogía de Jesús. Dios la ayudó a superar su oficio, para obtener el beneficio divino.  La tercera sorpresa tiene que ver con la seguridad en medio de la adversidad. Dios aseguró tranquilidad a los espías por medio de Rahab en el momento de peligro y adversidad de ellos. Pero los espías le prometieron tranquilidad a Rahab cuando fuera el momento de su peligro. Dios es fiel y honra a los que le honran.

Bueno, creo que he planteado más dudas que seguridades. Hay muchas sospechas y varios sucesos que me inclina a ver el texto de Josué 2 como lo he hecho. Nunca sabremos realmente que fue lo que llevó a estos dos hombres a buscar un refugio en casa con una prostituta. Sin embargo, si me queda el sabor de que Dios siempre es glorificado en todo a pesar de nuestras intenciones ulteriores en lo que hacemos. Dios puede ser encontrado en los lugares y momentos más difíciles de nuestra vida. Aunque la Escritura tanto en Hebreos 11 y Santiago 2 hacen referencia a Rahab y su acto, es importante saber que su decisión fue vital para la conquista de Jericó de parte de los judíos.

Oscar Wilde dijo: -A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante. Eso fue lo que le pasó a Rahab, y por eso Dios la utilizó grandemente en sus planes.

Anuncios

“…el barbero del diablo…”

Resultado de imagen para barbero

 

Una de las características de los super héroes es la idea de que detrás de su gran poder hay un hombre común y corriente. Por eso ustedes podrán observar que muchos de los superhéroes, tratan de vivir una vida normal, con profesiones normales y quieren pasar desapercibidos fingiendo que son hombre y mujeres normales. La inmensa mayoría de ellos manejan su poder en lo privado y tratan de no ser exhibidos en público porque eso les complicaría cada lugar que visitan o donde trabajan. Les complicarían las relaciones humanas “normales”. Sin embargo, ellos están conscientes que no son como todos los hombres, sino que tienen un poder superior que la mayoría de ellos. Otra cosa que los caracteriza es que por lo general tienen una debilidad. Esa debilidad pasa oculta porque tal información en manos de sus enemigos los llevaría a la destrucción.

En la biblia pareciera ser que tenemos super héroes…por lo menos eso parece en algunos casos. En realidad, fueron hombres ordinarios en manos de un Dios extraordinario. Quizás uno de los modelos más simbólicos en la Escritura es la persona de Sansón. Pareciera ser que era una especie de Hércules con un poder sobrehumano. ¿De dónde procedía la fuerza de este hombre? ¿Por qué tenía tanta fuerza? ¿Por qué era tan especial el llamado de Sansón?

Antes de hablar un poco de su persona, valdría la pena establecer algunas verdades que pueden combatir ciertos mitos o ideas con respecto a Sansón y su figura. Una cosa interesante es que Sansón probablemente no era un hombre de gran musculatura. Uno se puede dar cuenta de eso, por el hecho que la gente no podía adivinar de dónde venía su fuerza. Es decir, su fuerza no provenía de años “de gym” en filistea. Su apariencia física no era la fuente de su poder. La segunda cosa es que Sansón desarrolló un trabajo solitario, pensando que él solo podía enfrentar el reto que Dios había dado a Israel en ese entonces. Lo segundo es que no hay evidencia que Sansón entendiera su papel de juez como algo nacional sino su papel de vengador personal. La mayoría de las cosas que hace para destruir a los filisteos parten de un altercado personal con ellos, más que un celo por la obra de Dios.  ¿Porque puede terminar mal una vida que está destinado a lo glorioso? ¿Por qué Sansón terminó así?

En el vrs. 17 del capítulo 16 del libro de los jueces, uno encuentra una declaración de la misma boca de Sansón. En esa declaración explica el origen de su fuerza. El problema es que por lo que uno alcanza a percibir Sansón tenía varias confusiones sobre el origen de su fuerza y de su papel dentro de Israel y los planes de Dios.  Observe lo que dice el texto:

17 Finalmente, Sansón le confesó a Dalila su secreto: «Jamás se me ha cortado el cabello, porque antes de nacer fui dedicado a Dios como nazareo. Si me cortaran el cabello, perdería mi fuerza y sería como cualquier otro hombre».

En esta declaración de parte de Sansón encontramos a lo menos cuatro confusiones que le llevaron a la derrota espiritual.  Es obvio que estas confusiones nos demuestran que Sansón jamás entendió realmente la importancia de su llamado y papel en los planes de Dios.  Veamos pues esas cuatro confusiones muy peligrosas para Sansón y para nosotros hoy día.

 La primera confusión está relacionada con la expresión “nunca a mi cabeza llegó navaja”. Sansón está confundiendo apariencia espiritual por experiencia espiritual. Es realmente impresionante el observar que su cabeza estaba intacta. Jamás durante toda su vida (algunos dicen que Sansón contaría con unos 35 años, en este momento) el había permitido que se le tocara el pelo y mucho menos que le cortaran un hilo de su cabello. Su apariencia había sido celosa. Es decir, usa la expresión “nunca” que demuestra que había tenido sumo cuidado en mantener su pelo intacto. Sin embargo, su experiencia espiritual era otra. A estas alturas ya había violado otros dos principios importantes del nazareato. Así que cuando creemos que es más importante la apariencia que la experiencia es cuando estamos en graves problemas. Observe que la apariencia espiritual tiene tres aspectos bastantes peculiares. El primero tiene que ver con percepción espiritual. “nunca navaja”. Eso se podía percibir muy visiblemente. Se podía verificar. Uno veía a Sansón y no tenía problema en creerle que no “había ido al peluquero” en toda su vida. Una segunda cosa de la apariencia es que se agrada de la acepción espiritual. Es obvio que Sansón cuidaba mucho de lo que se veía, pero descuidaba mucho de lo que no se veía. Si bien es cierto que todavía conservaba intacto el asunto “de la cabeza” pero el voto de Nazareo no sólo se limitaba a la cabeza, sino que también se relacionaba con no tomar vino ni nada de la uva, ni siquiera la uva y también se le había prohibido tocar muerto. Y si uno analiza a estas alturas de la vida de Sansón esas dos cosas ya no existían y las había violado descaradamente. Finalmente, la tercera cosa es conceptualización espiritual. Observe que el discurso de Sansón es concreto, directo y correcto. El sabe que no debe hacer (no cortarse el cabello), sabe que le puede hacer daño (navaja) y finalmente sabe donde le puede hacer daño (mi cabeza). A pesar de que sus conceptos teológicos son con extrema exactitud, simplemente tienen una debilidad, que nunca fueron acompañados de obediencia total. Y aunque sabe lo que le puede acarrear peligro el ese está exponiendo a ese peligro con Dalila.

Cuando declaramos nuestros conceptos teológicos como una explicación de lo que somos ante la presión del mundo, nos exponemos que esos mismos presupuestos o credos doctrinales sean los que se utilicen en contra nuestra y derribe una verdadera espiritualidad.

La segunda confusión de Sansón se desprende de la frase: “porque antes de nacer fui dedicado a Dios como nazareo.”  Sansón está confundiendo posición espiritual con condición espiritual. Una cosa curiosa en la declaración de Sansón es el hecho de que ponga primero la forma (pelo y cabeza) y luego la función que desempeña esa forma. En una respuesta equilibrada, hubiera comenzado diciendo: “soy nazareo, apartado desde el vientre de mi madre y como símbolo de eso está mi pelo, el cual nunca me lo he cortado”. Pienso que este hubiera sido un orden “más espiritual”.  ¿Las personas piensan que, si están en una posición espiritual, ellos están en la condición espiritual correcta? La posición espiritual tiene tres símbolos importantes. Primero está el símbolo de la designación. Es la cultura del título.  Sansón se llama a sí mismo nazareo. ¿Qué era un nazareo? Según Números 6 era para alguien que estuviera totalmente dedicado a Dios. Significa que el resultado de una vida piadosa era un título de nazareo, no al revés. No es el título de nazareo que lo hacía apartado para Dios era que estaba apartado para Dios que lo hacía nazareo. Segundo, está el símbolo de la tradición. Sansón dice “desde el vientre”. Eso implica que Sansón desde chiquito está acostumbrado a ese ambiente. Año tras año su tradición nazarea se le había impuesto, sin embargo, si uno observa la conducta de Sansón ha dejado mucho que desear con respecto a la tradición que debía respetar.  Tercero está el símbolo de la selección. Sansón utiliza dos conceptos importantes por los cuáles se siente que fue una selección de Dios. Primero el establece que fue “desde el vientre”. Es decir, el no era nadie, no sabía hacer nada, pero Dios lo había visto con buenos ojos en el vientre de su madre. Significa que Dios había puesto sus ojos en él. La segunda cosa que habla de la selección es que el autor de Jueces utiliza la expresión “nazareo de Dios” y en el texto hebreo el nombre que se utiliza es elohim. El Dios completo, el creador, el Dios trinitario. Ese Dios estuvo involucrado en la selección de la vida y ministerio de Dios. Sin embargo, recuerde que esto simplemente contribuye a una posición espiritual pero no a una condición espiritual. La condición espiritual tiene que ver con la fidelidad, con honrar esa selección de Dios para mi vida y de vivir las 24 horas en el poder del Espíritu Santo. Sansón nunca entendió eso.

La tercera confusión de Sansón se desprende de la frase: “si fuere rapado, mi fuerza se apartará de mí”. Sansón está confundiendo cantidad con calidad. La lógica de Sansón era a menos pelo menos fuerza. Eso era su axioma lógico. Por lo tanto, más pelo más fuerza. Sansón estaba equivocado al creer que cantidad era igual a calidad. No era la cantidad de pelo la que le daba fuerza, podía ser rapado, pero si él hubiera entendido que no era “su fuerza” sino la fortaleza del Espíritu Santo en él, otra cosa hubiera pasado con el destino de Sansón. Observe que el pensaba en término de “mi fuerza”. La expresión hebrea es “kohi” que implica vigor, fortaleza, fuerza. Sansón define su habilidad en términos de una cosa, una energía, pero la narración define la fuerza de Sansón en términos de una persona. No somos nosotros los hábiles y fuertes que hacemos las cosas, es una persona poderosa trabajando en nosotros para hacer las cosas en el poder Dios. (13:25 y 16: 20). Una cosa muy importante en el texto de Jueces es que en tres ocasiones se usa la expresión “apartarse de”. Por ejemplo, en el vrs. 17 sansón dice “mi fuerza se apartará de mí”. Allí se usa la expresión “Sur” para describir una acción de alejarse, separarse y divorciarse. Esa es la teoría de Sansón, el supone que eso pasaría. La segunda frase aparece en el vrs. 19 “se apartó de él”. Aquí no es teoría es realidad, ya perdió su fuerza.  Pero lo curioso es que el texto hebreo usa “Sur” una vez más aquí, sin embargo, el texto hebreo agrega una preposición para darle énfasis al verbo. La preposición que el texto hebreo utiliza es “al”. Esta preposición modifica la dirección del sustantivo en uso. Se puede traducir como sobre, en contra de, encima de. En ese sentido en realidad la fuerza no se fue de Sansón, sino que la fuerza que el consideraba impersonal era Dios, y el mismo Dios se volvió contra él y lo resistió. Por eso es por lo que el concepto se repite en el vrs. 20 en donde se usa el mismo verbo y la misma preposición con respecto a que Dios lo había dejado. En realidad, Dios estaba más presente que nunca sólo que ahora su respaldo se convirtió en resistencia en contra de Sansón.

Una vez más Dios mostrará adelante que lo que Sansón tenía que experimentar no era la fuerza humana, y que la cantidad de esa fuerza no era de él. Debía experimentar la calidad de la fortaleza de Dios. Parece que Sansón llegó a entenderlo en los últimos momentos de su vida. Si uno observa su última oración el vrs. 28 allí usa una expresión importante que demuestra que ya no confiaba en su fuerza, ni creía que su pelo era el que le daba la fuerza. Observe lo que dice: “28 Entonces Sansón oró: «¡Dios todopoderoso, ayúdame sólo una vez más! Los filisteos se han burlado de mí sacándome los ojos, te ruego que me des fuerzas para vengarme de ellos»

La expresión “dame fuerza” en el hebreo es “Chazaq”. Esta expresión se puede traducir como restaurar, endurecer, reparar incluso abrazar. Es una petición para que la fuerza de Dios lo vuelva respaldar y ya no obre en su contra. Recuerde que el pelo de Sansón ya había crecido nuevamente, si el hubiera mantenido du posición de antes no hubiera orado a Dios pidiendo fuerza. Al final la ceguera lo hizo más sensible a la voz y fuerza de Dios.

La cuarta y última confusión procede de la expresión “ha descubierto todo su corazón”. Sansón está confundiendo vulnerabilidad por privacidad. El cristianismo es una relación en donde debemos ser transparentes y vulnerables. No somos los tipos de la película. Sin embargo, no podemos descubrir nuestras debilidades y ponerlas en manos de nuestros enemigos por que el resultado será que nos debilitará y no reducirá nuestra llamado “a cualquier hombre”. Nos hará comunes. En dos oportunidades se usa la expresión “descubrir todo el corazón”. Nosotros debemos entender que nuestro corazón se descubre ante Dios y no ante los hombres. Es cierto que hay momentos en que necesitamos la ayuda, pero no debemos pensar que los hombres son los que deben conocer todo nuestro corazón, porque ellos lo malinterpretaran y luego lo usaran en nuestra contra. Así que cuatro cosas resultaron de la imprudencia de Sansón. Primero lo debilitó, segundo lo humilló, tercero lo durmió y cuarto derrotó. Ante el gran peligro es simplemente trágico que Sansón se durmiera en manos de la mujer que lo estaba traicionando. Ya no pudo percibir el peligro. Nuestro mundo privado pertenece a Dios y el sabe como arreglarnos, si podemos ser vulnerables, pero con sabiduría porque no todos aquellos que oyen nuestras confesiones harán algo por nuestro beneficio.

Sansón no supo guardar la gran confidencia de Dios en su corazón. Las presiones, manipulaciones y astucias de Dalila pudieron traspasar la caja fuerte de su corazón. Ante aquel acetileno del engaño se fundió el candado de su voluntad. Aquel huracán de fuertes vientos y lluvias inundó la vida de aquel insigne héroe hebreo. Sansón, aunque bendecido con dones de parte de Dios, escogido como instrumento del propósito divino, bendecido con una posición de autoridad como juez en su tribu, carecía de carácter espiritual. Era muy inmaduro en tomar decisiones correctas. A la única persona que se le debe revelar todo el corazón es a Dios, no a personas imperfectas como nosotros. No sabemos como utilizarán la información que les damos en confidencia. Pero todos somos miembros imperfectos de una Iglesia perfecta.

Una cosa que simplemente debemos entender en la narración es que por Sansón pagaron “mil cien siclos de plata”. Por cada uno de nosotros, el enemigo ha puesto un precio muy alto. El nos tiene a la venta sin nosotros saberlo. ¡Y no estamos en descuento! Algo ofrece el maligno por nosotros. Y alguien cerca de nosotros podría estar dispuesto a negociarnos.

Dalila tenía preparado un barbero, un peluquero que le daría el primero y el último corte de pelo fuera de moda al melenudo de Dios. Quizás con tijeras filisteas tomó aquellas siete trenzas que representaban su pacto con el Dios de la plenitud, y fue cortándolas una a una.

Tenemos que cuidarnos de los barberos del enemigo. Estos tienen sus tijeras amoldadas y solo están buscando un Sansón que se quede dormido para cortarle el cabello. ¡Cuida tu voto de consagración! ¡No te dejes cortar el cabello!

Los hombres y las mujeres de Dios deben mantenerse despiertos. Caer en un sueño profundo del descuido, de la irresponsabilidad, de la despreocupación, de la falta de atención al deber puede llevarnos a la pesadilla del fracaso humano. Uno se puede dormir por cuentos, chismes, por cansancio espiritual, por cosas agradables al oído, por descansar en otros, por creer que todo lo que los demás dicen acerca de nosotros.

Sansón era como Superman vencido por la kriptonita del pecado. Se acostó fuerte, se levantó débil. Se durmió todavía en la presencia de Dios y se levantó sin la presencia de Dios. Aquel día dejó de ser el Sansón de Dios y se hizo el Sansón del mundo; su santidad la cambió por la carnalidad. Allí estaba descarriado de la presencia y del poder de Dios. Recuerde esto, el pecado siempre busca dormirnos, por otro lado, siempre habrá un voluntario que nos querrá quitar la bendición espiritual y finalmente si nos apartamos de Dios el se apartará de nosotros. Matthew Henry dijo con respecto a Sansón: “Así es como arruina Satanás a muchos, acunando suavemente a los hombres para que se duerman, haciéndoles sentirse seguros en medio de sus vicios, y robándoles después la fuerza y el honor para llevárselos cautivos a su arbitrio” (Comentario Bíblico de Matthew Henry, Editorial Clie, pág. 265)

¡Cuidado con los barberos que el diablo tiene preparados para usted!

 

“…la túnica tiene sangre…”

 

Imagen relacionada

A veces las evidencias de una mala noticia son tan abrumadoras que lo único que una persona hace es derrumbarse ante tantas señales. La mayoría de nosotros no podemos negar los hechos reales de una mala noticia. La mayor parte de veces simplemente nos resignaríamos y tendríamos que sufrir las consecuencias.  Nuestro desaliento es tal que en su mayoría perdemos toda perspectiva de que algo bueno se puede encontrar detrás de las tragedias.

Son esos momentos tan claros y contundentes las que nos hacen cuestionar nuestra fe y porque no decirlo, a Dios mismo. ¿Pero quién tiene la última palabra, las evidencias o Dios? ¿Será posible que una evidencia abrumadora no sea tan contundente sino una experiencia de bien encubierta en nuestra vida?

Jacob recibió en sus manos una túnica con sangre (Génesis 37:32) inmediatamente reconoció que era la de su hijo amado. Al verla concluyó que algo malo le había pasado y que había perdido a su hijo. He allí una evidencia abrumadora de una mala noticia. ¿Qué hace Jacob? Se desploma. El texto dice que rasgó sus vestidos, puso cilicio sobre sus lomos y guardó luto por su hijo muchos días. (Génesis 37:34). Ahora lo curioso es que todo lo que Jacob concluyó no era cierto. Estaba perdiendo la perspectiva oculta, la perspectiva de parte de Dios. Era un hombre engañado por evidencias usadas por la maldad de sus hijos. ¿Qué cosas debemos recordar cuando recibimos una “túnica con sangre” en nuestra vida? Pienso que a lo menos tres cosas debemos recordar cuando pasemos por semejante experiencia.

Primero lo dramático de la evidencia no es la prueba final. Observe que Jacob recibe dos evidencias reales y dramáticas. Primero recibe la túnica. Esta túnica representaba toda su experiencia de padre con José. Era muestra del favor a un hijo favorito de entre los demás hermanos. La túnica expresaba el amor que tenía por José y su deseo de darle lo mejor. Cuantos recuerdos tendría Jacob con respecto a esta túnica. El vrs. 3 del capítulo 37 dice: “Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores”. Significa que esa túnica era preciada por el padre tanto como el hijo. La túnica lo ubica lo emocional del drama. Pero la segunda evidencia es la sangre. Esa sangre representa el dolor y la tragedia del momento. El que hubiera sangre es que había muerte. Por lo tanto, la túnica llevaba el mensaje de que el la usaba, su amado hijo José había muerto despedazado por una fiera. La sangre lo ubica en lo circunstancial del drama.

La vida nos hace oscila ante lo emocional del drama y lo circunstancial del drama. Son esas evidencias las que nos hacen pedazo. Nos sentimos despedazados emocionalmente cuando recordamos las evidencias de un divorcio, la muerte de alguien, la pérdida de algo. Sentimos que el mundo se nos desbarata emocionalmente por todos los recuerdos que nos atan y perdemos en un momento especial de la vida. Nunca pensamos pasar por lo que estamos pasando, nunca escogimos lo que hoy se nos está haciendo vivir. Lo emocional fulmina nuestra vida y nos sumerge en una tremenda depresión y pérdida de esperanza. Pero luego llega lo circunstancial. Nos vemos involucrado en circunstancias dolorosas, perdemos el amor, la gente se llega aborrecer y hacerse daño. Nunca más podemos estar tranquilos porque nuestras circunstancias no sólo son dramáticas, sino que nos han robado lo que más amamos, y para ponerlo en palabras de Jacob “simplemente la vida ha despedazado lo que amábamos”.

En segundo lugar, lo traumático de la experiencia no es nuestra situación final. Puede usted observar que la experiencia de Jacob no sólo fue dramática sino traumática. El diccionario de la Real Academia Española dice que trauma es un choque o impresión emocional muy intensos causados por algún hecho o acontecimiento negativo que produce en el subconsciente de una persona una huella duradera que no puede o tarda en superar. Observe lo que hace Jacob. Primero rasgó sus vestidos, que era un acto de tristeza y agonía. Segundo puso cilicio sobre sus lomos. El cilicio era una tela áspera, generalmente hecha de pelo de cabra, de color negro. Este mismo material se utilizaba para la fabricación de sacos o costales. En los tiempos bíblicos, se vestían de cilicio como una expresión de duelo, desastres personales o de la nación, tribu o una familia. Esto era una expresión de dolor y sufrimiento. También se utilizaba como penitencia por los pecados cometidos y se aplicaba para pedir misericordia o plegaria especial solicitando perdón. Jacob al usar cilicio nos dice que está sufriendo profundamente. En tercer lugar, dice que guardó luto por su hijo muchos días.

La religión judía provee un acercamiento estructurado hacia el duelo que se divide en cinco etapas: La primera etapa: aninut. Este es el período entre la muerte y el entierro, cuando la desesperación es más intensa. En este momento, quien está de duelo, está exento de todos los requerimientos religiosos más importantes en reconocimiento a su desconcierto mental. La segunda etapa: lamentación

El período consiste en los primeros tres días que suceden al entierro, días dedicados al llanto y la lamentación. Durante este tiempo, el enlutado no debe responder inclusive a saludos y debe permanecer en su hogar (exceptuando en ciertas circunstancias). La tercera etapa: Shiva.  Esta etapa cubre los siete días que suceden al entierro, e incluyen el período de tres días de lamentación que recordamos anteriormente. Durante esta fase, el enlutado sale de una fase de intenso dolor y empieza una etapa en la cual su estado de ánimo está ya preparado para hablar de su pérdida y aceptar el consuelo de sus familiares y vecinos. La cuarta etapa: los sheloshim. Este período consiste en los treinta días (incluyendo los 7 días de shivá) posteriores al entierro. La quinta etapa: un año de duelo. Después de los sheloshim, comienza la quinta etapa: el período de 12 meses desde el día del entierro. En esta etapa las cosas comienzan a regresar a la normalidad y el trabajo a su rutina, pero los sentimientos internos del enlutado siguen estando heridos por la pérdida del ser querido. Durante este período de los doce meses el enlutado tiene prohibido participar de fiestas, tanto públicas como privadas. Al finalizar el año de duelo, el enlutado debe recordar a su ser querido en izkor o en su ior-tzait (aniversario de fallecimiento). De hecho, la tradición judía reprueba a la persona que desea seguir su duelo después del período decretado.

Ahora debemos recordar que, a pesar de tanto luto, José sigue vivo solamente que Jacob no lo sabe.

La tercera cosa que nos muestra lo pragmático de la exigencia es nuestro reto final. El pasaje cierra con el vrs. 36 termina diciendo “lo vendieron en Egipto”. Es importante saber que tanto para Jacob y sus demás hijos Egipto en este momento no representa absolutamente nada. Per será su salvación años más adelante. Dios se está anticipando a la necesidad de Jacob y su gente. Dios tiene planes evidentemente prácticos y de bien para nosotros. Cuando José resume su evaluación en el capítulo 45:8 dice: “Así, pues no me enviasteis acá vosotros, sino Dios que me ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto”. Al final nuestro desafío es entender que Dios tiene controlado nuestro destino a pesar de las evidencias abrumadoras en mi contra.

¿Qué podemos entender cuando nos lleve la túnica con sangre a nuestra vida? Debemos entender que lo dramático de la evidencia no es la prueba final, debemos entender que lo traumático de la experiencia no es nuestra situación final y finalmente lo pragmático de la exigencia es nuestro reto final.

¿Alguna vez te ha pasado por la mente rendirle homenaje a la persona o situación que ha causado un problema? A veces se necesita fe en cantidades industriales para dar como un hecho que con la dificultad que estás pasando, Dios te está abriendo las manos no para quitarte algo sino para desocuparlas y que puedas estar preparado para recibir algo más grande. Algo así hizo un pueblo de Estados Unidos. A principios del siglo XX, en el sur de esta nación norteamericana el cultivo de algodón era la principal fuente de ingresos hasta que el gorgojo pasó de México a los Estados Unidos, y destruyó toda la siembra de este producto. Los granjeros se vieron obligados a cultivar otros productos como soya y maní. Aprendieron a usar sus tierras para criar ganado, cerdos y pollos. Como resultado, muchos más granjeros llegaron a ser prósperos que en los días cuando el único cultivo era el algodón.  El pueblo de Enterprise, Alabama, estaba tan agradecido, que en 1910 construyeron un monumento al gorgojo. Cuando cambiaron del sistema de cultivo único a cultivo diversificado, se hicieron más ricos. La inscripción en el monumento dice: “Con profundo aprecio al gorgojo y lo que hizo para proclamar la prosperidad”.

“…Y venía el león…”

 

Resultado de imagen para león furioso

 

 

A veces la vida tiene giros inexplicables. Sobre todo, cuando esos giros nos toman por sorpresa. Llegar a la tierra de la desilusión es más fácil que cualquier otra cosa. Tenemos la tendencia a controlar y a “planificar” el futuro, pero ese futuro en un alto porcentaje es esquivo y no se deja gobernar. De allí la importancia de una vida plena en lugar de una vida planificada. Lo curioso es muchas personas que tienen una relación con Dios no saben asociar las sorpresas (buenas o malas) de la vida con el carácter y el propósito de Dios. Y pierden el rumbo y el mapa de la vida. Hay veces que la existencia se vuelve como alguien que está en el océano de la vida con un mapa de carreteras en vez de un compás y de tal manera que no se está seguro de cómo manejar el timón del barco o si realmente habrá un arribo seguro.

Muchas de estas experiencias nos cansan, nos debilitan y el peor de los casos paralizan nuestra existencia, renunciado así a la grandeza de vivir para Dios.

¿Cómo lidiamos con esos giros de la vida? ¿Cómo sobrevivimos a los momentos de deriva espiritual? Al fin y al cabo ¿Por qué Dios permite semejantes traspiés? ¿Qué hacemos cuando la vida te manda un león un oso y un gigante? Por lo menos sabemos lo que hizo David ante las circunstancias antes expuestas. ¿Qué tipo de situación genera el aparecimiento de León?

En 1 de Samuel 17:34 la biblia registra la siguiente narración: “…David respondió a Saúl: Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba…”

David sabía lo que era enfrentarse a los leones, osos y gigantes en su vida.

Me gustaría hacer una primera observación en el texto que nos vincula con las RAZONES del ataque en nuestra vida.

Hay tres razones que los ataques del enemigo quieren afectar en nuestra vida o en tu propia vida. La primera razón es por causa de nuestra dedicación Observe la expresión que David utiliza para introducirse “tu siervo”. El, en todo lo que emprende tiene la convicción de que está para servir. Le ofrece su servicio a Saúl, a pesar de que el no tenía ninguna obligación en el conflicto de Israel con Goliat. Los métodos son muchos, los principios pocos; los métodos siempre cambian, los principios nunca. Necesitamos, sin duda alguna, métodos para servir a Dios, pero debemos recordar que los métodos funcionan movidos por los principios o convicciones que hay detrás de ellos. Adoptar un nuevo método solo porque funciona para otra persona, sin entender primero los principios que hay detrás de ese método, es abandonar tanto el compás como el timón en un barco y comenzar a ir a la deriva sin esperanza en el mar tempestuoso del servicio. El problema con demasiados de nosotros es que pensamos que Dios nos llama a ser fabricantes cuando El en realidad nos llama a ser distribuidores. Solo Él tiene los recursos para satisfacer las necesidades humanas; todo lo que nosotros podemos hacer es recibir sus riquezas y compartirlas con otros: “No tengo plata ni oro”, anunció Pedro, “pero lo que tengo te doy” (Hechos 3:6). En lo que se refiere al ministerio todos estamos en bancarrota y solo Dios es rico. Como dijo Pablo: somos “como pobres, más enriqueciendo a muchos” (2 Co. 6:10). Debido a que tenemos una “mentalidad de fabricantes” somos propensos a depender de nuestros propios recursos, cosas tales como: la experiencia, el entrenamiento, el dinero, el talento y la educación. Dios puede santificar y usar estos bienes y valores, pero se convierten en estorbos aparte de la gracia divina. Los verdaderos siervos de Dios ayudan a otros independientemente de si ellos se benefician o no. Su único interés es que Dios sea glorificado y que las personas confíen en Cristo. Este tipo de convicción tenía David. Dios está tan interesado por el siervo como lo está por el servicio. Si todo lo que Dios quisiera es que el trabajo se realizara, podría enviar a sus ángeles, y ellos lo haría mejor y más rápido. Pero Él no solo quiere hacer algo por medio de nosotros, sino que también quiere hacer algo en nosotros.

 La segunda razón es por causa de nuestra devoción. David agrega que su función era ser pastor de ovejas. David era pastor, el había venido al mundo para funcionar como pastor. No podía hacer otra cosa más que eso. No buscaba imitar a otros, no renegaba de lo que le había tocado ser y hacer. He destacado el hecho de que el ministerio no es algo que nosotros hacemos por Dios, sino algo que Él hace en y por medio de nosotros: “Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” (Fil. 2:13). El querer” y el hacer” proceden ambos de Dios. Las tareas a las que Dios nos llama las podemos hacer con su ayuda; si no fuera así Él nunca nos habría llamado: Fiel es el que os llama, el cual también 10 hará” (1 18. 5:24).  Cuando funcionabas en el ambiente del reino de Dios debemos entender que primero Dios no se ha equivocado en elegirme, segundo Dios quiere que sea genuino. Una de las tragedias en la iglesia hoy es que hay demasiadas personas tratando de imitar a los “grandes” en vez de ministrar en la manera en la que Dios quiere que lo hagan. Lo que más importa y cuenta no es

cuánto tenemos al comenzar, sino qué tenemos para presentar al final de la carrera.

Por otro lado, esa función es prestada. David que las ovejas no le pertenecen, sino que son las ovejas de su padre. Nuestra función es administrar lo que nuestro Padre ha delegado en nuestras manos.

La tercera razón es por causa de nuestra decisión. El texto refleja varias acciones dinámicas que nos muestran la pasión de David por lo que se le había entregado en sus manos. Recuerde que eran las ovejas de padre. Para muchos esa sería una razón por la cual no preocuparse si se perdía alguna oveja. Podría haber pensado: “esto no es mío, por lo tanto, no puedo esforzarme por algo que no es mío”. Sin embargo, David administraba las cosas de su padre con tanta pasión y celo que el texto dice que salía…hería…libraba…mataba la amenaza. David se esforzaba de tal manera que se exponía al riesgo incluso de perecer ante un adversario más fuerte que él. David era dedicado en su servicio a Dios y eso lo hacía superior a todos los demás servidores de Dios en ese momento.

Si somos, dedicados, devotos y decididos podremos entonces salir ilesos sobre el león y el oso y por último el gigante.  La dedicación, la devoción y la decisión nos llevará a una determinación de establecer el honor y la reputación de Dios. En ese sentido entonces sería la cuarta razón que es por causa de nuestra determinación. El vrs. 36 David asocia lo del león, el oso con la situación de Goliat. El texto dice: “fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba y este filisteo incircunciso será como uno de estos… Dios había preparado a David con el león y el oso para enfrentar a Goliat. Observe que el león y el oso buscan tres cosas importantes en la vida de David y en tu propia vida. Primero trata de despojarte de tu estabilidad. El texto dice “tomaba un cordero de la manada”. Los corderos eran su responsabilidad, su trabajo, lo que le daba estabilidad. Perder un cordero era perder su estabilidad laboral y familiar porque tendría que darle cuenta a su padre de la pérdida de sus posesiones.  Segundo trata de despojarte de tu seguridad. El pasaje dice que debía salir tras él. Eso lo dejaba vulnerable e inseguro. Debía ir a su territorio encontrarlo y enfrentarlo.  La tercera cosa que el eón, el oso hacen es despojarte de tu integridad. Observe que dice y “si se levantaba contra mí”. Una cosa era encontrarlo y otra cosa era despojarlo y otra era vencerlo. El león y el oso tienen una naturaleza de “levantarse” no se quedan quietos, nos atacan y nos quieren destruir. Si estamos determinados a hacer la obra de Dios y su voluntad entonces podremos vencerlos.

Hay también tres acciones que David determina utilizar para vencerlo. Primero inmovilizarlo “echaba mano de la quijada”. Sabía cuáles eran las formas de detener su ferocidad. Segundo lo hería, es decir “debilitarlo”. Con la herida David sabía que ya no tendría la fuerza original y tendría miedo porque había sido tocado. Y la tercera cosa “lo mataba” es decir aniquilarlo. Nuestra determinación es el resultado de la dedicación, la devoción y la decisión por Dios lo que nos lleva a inmovilizar, debilitar y aniquilar al enemigo.

David concluye y dice: “Jehová que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso también me librará de la mano de este filisteo”.

El filisteo es un enemigo superior al oso y el león, porque los primeros son animales y funcionan con instintos, pero el segundo es humano y funciona en otra dimensión. Nuestras batallas y victorias previas nos preparan para un nivel superior de batalla.

Ahora podemos entender el propósito del león y el oso en nuestras vidas. Es una fuente de inspiración y fortaleza la gran confianza en Dios del joven David. Con su fe en Dios venció un león, un oso y derrotó al poderoso Goliat. El león que iba a despojar el ganado vino como una gran oportunidad para David. Si él hubiese fracasado o sido débil, hubiese perdido la oportunidad de Dios para él y probablemente jamás hubiese llegado a ser el escogido de Dios, de Israel. “Y venía un león.” Uno no podría pensar que un león era una bendición especial de Dios, sino una ocasión de alarma. El león era la oportunidad de Dios disfrazada. Todas las dificultades que se nos presentan; si las recibimos como debemos, son oportunidades que Dios nos envía. Toda tentación que atravesamos es una oportunidad de Dios. Cuando viene el “león” debes reconocerlo como una oportunidad de Dios sin importarte su furiosa apariencia. El mismo tabernáculo de Dios estaba cubierto con pieles de tejón y pelos de cabra; uno no podía pensar que allí hubiese gloria alguna.

La gloria de Dios era manifiesta bajo aquella clase de cubierta. Pidamos a Dios que abra nuestros ojos para que le veamos bien en las tentaciones, pruebas, peligros o desgracias

“…Lidiando con situaciones difíciles…”

 

Imagen relacionada

La vida tiene situaciones difíciles o imposibles, a las cuales los creyentes llamamos “batallas” o “luchas”, las cuales parecieran querer interponerse en nuestro camino hacia las bendiciones de Dios.  Así como en lo natural un ejército necesita una estrategia y armamento adecuado para combatir, ya sea en un terreno desértico o en una geografía rocosa y de bajas temperaturas, lo mismo sucede en el ámbito espiritual: Para cada “batalla” que enfrentemos necesitamos saber cómo la vamos a enfrentar y vencer. ¡Esa es una de las claves para obtener la victoria! Por eso es muy importante que prestemos atención a lo que viene, pues Dios nos quiere dar su estrategia adecuada para nuestras batallas específicas en la vida.

En nuestras luchas espirituales debemos entender que para cada etapa de la vida hay un enemigo diferente, o, mejor dicho: El enemigo es el mismo pero sus estrategias para debilitarnos, desgastarnos y destruirnos son diferentes.  Es por eso por lo que para cada batalla espiritual que enfrentemos debemos saber con cuál estrategia espiritual vamos a vencer.  Eso significa que él nos dará el discernimiento exacto sobre cuál estrategia espiritual aplicar en el momento preciso y adecuado.

El Salmo 144 tiene tres principios básicos que se me otorgan para poder alistarme ante la batalla que se me pueda presentar en la vida. Este es nuevamente un Salmo escrito por David. Parte de su contenido es muy similar al del Salmo 18, que comenzaba diciendo: “Te amo, Señor, fortaleza mía. Señor, roca mía y castillo mío, mi libertador”. Fue escrito a consecuencia de una de las experiencias de David, cuando fue librado de la mano de Saúl. Ahora, también es profético, y mira hacia el futuro hacia aquel día que se acerca, cuando su pueblo sufrirá en el período de la Gran Tribulación. En esa época de tanta aflicción ellos se volverán a Dios en oración. Este salmo también es aplicable a todos los creyentes a través de los siglos, entre el tiempo de David y los tiempos finales.

¿Cuáles son las verdades reveladas por Dios en este Salmo 144?

La primera gran verdad es que Dios es amoroso por eso me cuida personalmente. (1-4)

David utiliza a lo menos cuatro expresiones que demuestran las dimensiones del cuidado de Dios.

Dios me cuida…

La primera expresión es “roca”. Esto nos habla de estabilidad. El fundamento sobre el cual el amor de Dios se centra es sólido e inquebrantable. En realidad, la palabra expresa una montaña completa desde dónde se puede estar estable. En realidad, la expresión habla también de una posición estratégica en un acantilado de una montaña. La segunda expresión es la expresión “castillo”.  Esto me habla de seguridad. La palabra se puede traducir como red, fortaleza y lugar seguro.  La tercera palabra es “fortaleza”. La expresión se puede traducir como “mi alta torre”. Aludiendo a las torres donde se vigilaba y se estaba alerta para detectar alguna amenaza o un enemigo. Esto me habla de tranquilidad. Y la última expresión es “escudo”.  Esto me habla de habilidad.

Dios me defiende, el se interpone en los ataques. La expresión se refiere al escudo que cada soldado llevaba y que lo protegía y cubría de cualquier ataca.

Dios me cuida personalmente…

Observe que cada frase va acompañada por el pronombre “mi”, “mía” y “mío”. Por otro lado, hay dos expresiones importantes. El texto dice que adiestra “sus manos para la batalla y sus dedos para la guerra”. ¿Cuál es la relación entre manos-batalla y dedos-guerra? Las manos es un enfrentamiento personal de empuñar algo en una escaramuza. Y los dedos son de manera más especializada e individual para toda una serie de conflictos. Por eso se le llama guerra.

La segunda gran verdad es que Dios es poderoso por eso me libra victoriosamente. (5-11)

Para ilustrar esta verdad observamos dos párrafos iniciados con dos nombres distintos de Dios. Cada una de las características que siguen a cada nombre denota lo que esos nombres son y representan para Israel. El primer nombre aparece en el vrs. 5. Allí se comienza diciendo “oh Jehová”.  El primer nombre es el nombre propio de Dios. Se relaciona con su carácter y con sus compromisos con su pueblo. Es el Dios pactado con su pueblo. Este Jehová controla con su Poder, con su Presencia. Está ampliamente comprometido con su pueblo. La segunda expresión aparece en el vrs. 9 y es “oh Dios”. En el texto original la expresión para Dios es “elohim”. Este es el Dios que se relaciona con su creación. Es el Dios adorado por su pueblo.  En este sentido es una frase que incluye pluralidad. Pareciera ser como una pequeña ilustración sobre lo que sería la revelación de la Trinidad más adelante en el NT.  Por este término es que el salmista irrumpe en adoración y alabanza. Hay cuatro palabras en los vrs. Que denotan adoración y alabanza a Dios.

La tercera gran verdad es que Dios es gracioso por eso me bendice abundantemente. (12-15).

Podemos observar el progreso de la bendición en el salmo. Usa cuatro expresiones que alcanzan cuatro grandes áreas de necesidad que pueden ser suplidas por Dios. La primera expresión “nuestros hijos”. Es el área familiar. Dios está comprometido a una bendición que parte de su gracia para nuestras familias. Luego dice “graneros”. Es el área material. Eso implica una guardia constante sobre mi producción. Sea cuál fuere. La tercera expresión “es ganados”. Esto nos habla del potencial de una persona. Una persona que poseía ganados era una persona potencialmente poderosa e influyente. La cuarta expresión tiene que ver con el área emocional.  Y es la expresión bienaventurado. Esta expresión nos habla de una persona con capacidad de disfrutar las cosas. Se puede traducir como “felicidad” o “feliz”.

Dios nos promete entonces en este salmo que nos dará la victoria sobre la batalla que hayamos emprendido, cualquiera que sea en este momento de tu vida. Es una razón importante que la debemos tomar seriamente. Esta capacitación o adiestramiento tiene tres grandes declaraciones de parte de Dios. La primera declaración es que Dios es amoroso porque me cuida personalmente. En segundo lugar, Dios es poderoso porque nos libra victoriosamente.  Y finalmente Dios la tercera cosa es que Dios es gracioso porque nos bendice abundantemente.

 

“…cuatro tipos de ataques…”

 

Resultado de imagen para imagenes de animales que atacan

 

El miedo o temor es una perturbación angustiosa del ánimo, una emoción caracterizada por un estado intenso, habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es un estado de agitación, inquietud y zozobra; una aversión frente al riesgo o la amenaza; una reacción de alerta y protección; una función adaptativa ante situaciones adversas; un recelo de que suceda algo contrario a nuestro deseo; un mecanismo de defensa y supervivencia; una tensión necesaria para vivir y superar los peligros, compromete todo el estado físico y psíquico o emocional desencadenando una reacción de ansiedad cuya respuesta puede ser la huida, la pelea o la rendición. Se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano. [1]

El miedo tiene una compleja explicación neuronal y química. Además, puede registrar diversos niveles de intensidad: está el susto o sobresalto que consiste en una impresión pasajera; luego la ansiedad que es una cierta inquietud de ánimo; después viene el miedo propiamente dicho el cual resulta necesario y hasta saludable, también están las fobias -miedos personales desproporcionados- luego se encuentra el terror que es la turbación producida por sucesos nefastos y terribles, posteriormente está el horror que es la ofuscación por situaciones repulsivas y repugnantes y –por último- el pánico que es el miedo más intenso y escalofriante.[2]

Estamos en un tiempo de miedos globales: la inseguridad, las crisis económico-financieras, las catástrofes naturales, el terrorismo, el índice de delincuencia y criminalidad, etc. Vivimos en circunstancias de tanta presión que el stress dispara cualquier miedo. Respiramos un aire toxico de miedos y fobias.

En fin, el miedo recorre las fibras del ser humano y de la sociedad en todos los tiempos. Se podría hacer una lectura crítica de la historia del pensamiento humano y del desarrollo social a través del prisma de nuestros principales y más representativos miedos comunes.

¿Qué miedos tienes? ¿qué miedos te inculca la sociedad?; ¿qué miedos has superado?, ¿qué miedos aún te han quedado empañando las ventanas del alma?, ¿has tenido muchos muros que sortear?, ¿cómo te sentís últimamente?

El miedo tiene múltiple caras, máscaras y disfraces: miedo al futuro, miedo a perder trabajo, afecto, salud, juventud, belleza, estatus social, honor, imagen; miedo al ridículo, al rechazo, a quedarnos solos, a que el otro no nos entienda, a la entrega, al compromiso, a los intentos, a los fracasos, a perder; miedo por nuestros hijos y por nuestros padres, al dolor físico, a la enfermedad y el miedo que engloba todos los miedos: a la muerte.

Llegamos también a tener miedo de nosotros mismos: lo que somos y lo que no somos, lo que no conocemos de nosotros, lo que no podemos o queremos, a nuestro pasado, presente o futuro. Podemos incluso experimentar miedo al miedo.

Me parece interesante que el salmo 91:13 nos explica de cuatro tipos de fuentes para el miedo.  Nos muestra lo que son y cómo podemos vencerlos. Observe lo que dice el Salmo 91:13:

“Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón.”

En este pasaje se muestran cuatro fuentes del temor y dos acciones para sobreponerse a él.

En primer lugar a las cuatro fuentes del ataque les llamaremos REACCIONES.

El primer ataque es el  esperado. Este está simbolizado por la figura del León. Nadie que está en sus cinco sentidos pensará que un León en la jungla es amigable. Todos nosotros sabemos que encontrarse con un León es esperar una ataque. Lo mejor es correr o escapar porque el ataque de un León es inminente. Tenemos que tener conciencia de que la vida y las decisiones que tomamos traen incorporados ataques. No se puede vivir la vida sin que un hijo de Dios reciba los ataques. Solamente aquél que vive en una burbuja es lo suficiente ingenuo para creer que no le va a pasar nada.  En el libro de Proverbios capítulo 14:4 dice: “…sin bueyes el granero está vacío”. En el texto original se puede traducir sin bueyes en el granero no hay estiércol” o “sin bueyes en el granero está limpio”. Este proverbio nos da la indicación de que todo lo que hacemos en la vida tendrá sus ataques esperados. Si se casa, habrá problemas. Si tienes hijos espera problemas. Si trabajas espera problemas. No podemos escapar de eso. La única manera de no tener problemas con  los hijos es no teniendo. La mejor manera de no tener problemas en el matrimonio es no casándose. Así que espere problemas.

El segundo ataque es el inesperado. Este está simbolizado por el ataque de la Cobra o Áspid. La cobra real pertenece a reptiles muy temidos en las regiones donde habitan, pues hasta la fecha se consideran las serpientes venenosas más grandes del mundo. Tienen un tamaño realmente impresionante. Su rango oscila entre los 3.0 o 4.0 metros de largo, pero se han registrado casos excepcionales de ejemplares de poco menos de 6.0 metros. El peso es de 6.0 kg aproximadamente pero cobras reales de 12 kg se han hallado en algunas regiones de Asia, como Singapur. Se consideran las serpientes venenosas más grandes del mundo.

El veneno de la cobra real es letal. Se compone de neurotoxinas con otros elementos que al combinarse dan como resultado una sustancia muy peligrosa. Con una sola mordedura son capaces de derribar a sus presas, pues inyectan de 200 ml a 7 ml de veneno que va directo al sistema nervioso, el cual comienza a deteriorarse de una manera muy rápida. Vértigo, dolor y visión borrosa son los primeros síntomas. Parálisis, colapso cardiovascular, estado de coma y deficiencia respiratoria son los resultados fulminantes.

De acuerdo con la salud de la víctima y a la cantidad de veneno inyectado es la velocidad con la que muere el afectado. La muerte se presenta entre 30 minutos hasta 12 horas. En humanos esto depende también de la atención médica adecuada para controlar la expansión del veneno.[3]

Nadie se espera un ataque de una Cobra. Por lo general las personas que son mordidas son sorprendidas porque las patean o las tocan sin darse cuenta de su existencia.  Este tipo de ataques son los que quizás nos desestabilizan más, porque son del tipo que nos hacen perder el control de la situación. Son los que nos toman desprevenidos y nos demuelen porque son rápidos, letales y muchas veces fulminantes. Un pareja que pide el divorcio sin esperarlo, alguien que es infiel y el acto nos agarra desprevenido. Una muerte repentina, un hijo que se va de casa y está involucrado en las drogas, un reajuste de personal y eres el primero en ser despedido, una hija que confiesa estar embarazada a su corta edad, etc. ¿Cómo manejamos esos ataques inesperados de la vida? ¿Cómo nos recuperamos?

El tercer ataque es el asolapado. Y está tipificado por el cachorro de León.

Se establecido que un cachorro de León al momento del parto puede pesar entre 3 a cuatro kilos. Ya en pleno desarrollo pueden llegar a pesar hasta 285 Kilogramos en el macho y unos 152 kilogramos en la hembra. Una de las cosas importantes es el hecho de que un cachorro de León es agradable, jocoso y hasta precioso en su forma de ser.  La gente que los compra se maravilla con lo gracioso que son. Lo único que olvidan es el hecho de que ese cachorro tiene encerrado todo un potencial de destrucción que se  manifestará con el correr del tiempo. Sólo es cuestión de tiempo y alimentación para que el cachorro se convierta en una verdadera amenaza para la existencia del hombre. Estos ataques asolapados pueden venir como “cachorros” en una relación emocional “inofensiva”. Puede venir en una decisión postergada, que con el correr del tiempo si no se toma simplemente será una tremenda amenaza. Por ejemplo hay padres que están viendo en sus hijos ciertas conductas que a su edad tal vez no sean tan preocupantes, pero que si no les ponen un alto simplemente serán un peligro mayor con el tiempo y será más difícil batallar.

El cuarto ataque es el infundado. Y está tipificado con el dragón. Quiero que observemos el texto, y nos demos cuenta como el pasaje señala que el ataque es consistente. ¿Alguna vez te has preguntado a qué se refiere esto? ¿Por qué se usan estas figuras? ¿Son literales o figuradas? ¿Son reales o imaginarias?  Varios autores sugieren que serían peligros reales a los que Israel se enfrentaría, por ejemplo Morris dice lo siguiente: “Esto también es una promesa para la protección contra la mayoría de los animales -incluso peligrosos dragones. Esta palabra (hebreo tanino) significa en realidad ‘dragón’, no ‘serpiente’, como se desprende de sus otras apariciones. Es más probable se refiere a algunos reptiles extintos como los dinosaurios, que no tenía ninguna duda sobrevivieron al Diluvio larga lo suficiente como para ser bien conocidos por el mundo antiguo. Otras referencias a los dragones en la Biblia y en las tradiciones antiguas de todo el mundo, así como al  Leviatán (véase, en especial, Job 40,41). [4]Para Morris existe la implicación de que los hombres y los dinosaurios vivieron contemporáneamente[5]. Sin embargo a pesar de su interpretación no hay duda que tiene razón en el hecho de que son amenazas peligrosas. Tratando de usar un hermenéutica lo más saludable posible, podemos concluir que las descripción de estos animales, tiene un doble acercamiento, es decir se da por hecho la existencia real de los animales, y el segundo acercamiento es que más allá de lo literal ilustra un peligro espiritual usando un lenguaje figurado, ya que este versículo se encuentra dentro de la guerra espiritual y de las  manifestaciones angélicas. El principio del que debemos partir es que la biblia nos dice al usar cosas reales y figuradas que existe una realidad y que el peligro es consistente en nuestras vidas. Así que los problemas de dragón concluyo  pueden ser temores que sean producto de mi  imaginación. Temores infundados. Es una forma válida de ataque espiritual. Mantienen a la persona en el pasado o en el futuro en lugar de experimentar la vida en el presente. ¿Cuántas oportunidades para el Señor hemos perdido debido a temores de vanas imaginaciones?

Este tipo de temores son los más paralizantes, ya que no percibimos ningún tipo de solución. Muchas veces tiene que  ver con nuestro futuro y los miedos que proyectamos para ese tiempo. Aquellas cosas que dominan mi imaginación, como será la vejez, la salud. Una sospecha con celos del cónyuge, pensar que todo el mundo habla de uno etc.

¿Ahora, cuál es la clave para poder enfrentar estos ataques o temores en nuestra vida?

En segundo lugar, a la respuesta a las REACCIONES les llamaremos ACCIONES.

Hay dos expresiones importantes que están asociadas con los cuatro conceptos.

La primera expresión es la frase: “pisar”.

Esta expresión implica caminar, marchar de una manera firme. Debido a que es un imperfecto en modalidad Qal en el hebrero denota constancia, perseverancia. La frase nos reta a que tenemos los elementos en nuestro caminar con Cristo para protegernos de los ataques tanto esperados como inesperados. Debido a que estos ataques generan miedo y temor cuando caminamos, la tendencia sería a caminar despacio, con miedo y en última instancia paralizar nuestro caminar.  Los ataques esperados e inesperados persigue boicotear nuestro caminar.

La segunda expresión es la frase  “hollar”. El diccionario dice de hollar: “Pisar,  dejando señal de la pisada, también incluye la idea de comprimir algo con los pies y finalmente también tiene la connotación de abatir, humillar, despreciar. Esto implica de prestar mayor detalle a algo con el propósito de aplastarlo totalmente. El pisar nos evita paralizar y el hollar nos invita a eliminar.  Las dos acciones son expresiones del poder de Dios en nuestras vidas. Dios nos ha dado la capacidad de avanzar. Creo que las dos expresiones tienen que ver con las acciones de la fe para emprender un camino lleno de obstáculos y la autoridad para reprender situaciones que debemos eliminar en nuestras vidas.

La narración del desánimo de Elías en 1 Reyes 19 nos enseña una verdad extraordinaria de parte de Dios y su trato con nuestras crisis. El vrs. 19 nos dice que Elías “se metió en una cueva”. Y luego Dios le habla y le pregunta…” ¿qué haces aquí Elías? Observe que Dios no le dice que “¿haces allí Elías?” Lo que viene a demostrar que el mismísimo Dios estaba dentro de la cueva con Elías. ¿Capta lo extraordinario de eso? El omnipresente e incontenible Dios se reduce su gloria para estar dentro de una cueva con su profeta.  Y es que cuando estás en la cueva ten por seguro que Dios se encuentra allí contigo.

Así que hemos visto cuatro ataques que llegan a nuestra vida. El primer ataque es el esperad. El segundo ataque es el inesperado. El tercer ataque es el asolapado y finalmente el cuarto ataque es el infundado. Sea lo que sea que me paraliza con temor debemos estar confiados que Dios estará allí con nosotros, así que nos desmayemos sino avancemos para gloria de Dios.

[1] https://eduardocasas.blogspot.com/2010/09/el-fantasma-de-nuestros-propio-miedos.html?q=temor

[2] Ibíd.

[3] http://www.snaketype.com/es/cobra-real/

[4] Morris, Henry M. Sampling the Psalms. El Cajon, CA: Master Books, 1991.

[5] Ibid.

“…Dueños de la tienda…”

Resultado de imagen para imagenes de tiendas de abarrotes pequeñas

Toda mi vida he sido empleado por algo o por alguien. La mayor parte de mi vida he estado acostumbrado a recibir un cheque como resultado de mi trabajo. Muchos le huyen a eso. Ellos no quieren estar empleados, sino que quieren ser dueños de algo. Para así disponer de su tiempo, de sus entradas y no rendirle cuenta a nadie. Ser empleado tiene ventajas, pero también grandes desventajas. Por un lado, se corre el riesgo de que quien sea tu jefe sea un “idiota inepto” o que el dueño de la empresa sea un usurero con una miserable perspectiva de la retribución y reconocimiento salarial.

Confieso que tengo ya varios ratos que he venido pensando estos conceptos. ¿Cómo se logra ser propietario de su propio negocio, empresa, o incluso ministerio? He allí el dilema.

Esta noche he estado meditando en el salmo 37. Es un salmo que me ha ayudado en estos días muy duros y oscuros por los que he estado pasando. Me he detenido a leerlo y cuando lo hago acostumbro verlo en diferentes versiones de la biblia. Una de las versiones que me gusta mucho es la versión en inglés del gran escritor Eugene Petersen, llamada The Message. Me gusta por que su paráfrasis le da un toque de popular, de la calle y del sentimiento más folclórico de la fe.  Al leer esta versión me pareció muy ilustrativo que el parafrasea el vrs. 9 del salmo 37 “pero los que esperan en Jehová ellos heredarán la tierra”. Así está en la versión muy a lo Reina Valera 60. Que es la versión evangélica y muy formal del texto. Cosa que es buena.

Sin embargo, Eugene en su paráfrasis lo pone de esta manera: “los inversores de Dios pronto serán dueños de la tienda”.  Y me parece muy interesante, porque en realidad la palabra hebrea que la RV60 traduce como “esperar” una buena traducción sería “invertir”. Así que no anda tan perdida la idea de la versión The Message.

¡Qué brillante promesa de Dios! Hay un momento para aquellos que durante mucho tiempo han invertido tiempo, recursos y vida a las cosas de Dios en que Él como dueño de la empresa en la que invirtieron podrán recibir sus ganancias como propietarios de Su empresa. Ahora no necesariamente estamos hablando de “empresas al estilo gerencial” pero incluye la idea. Es el principio que se ilustra es que una persona que invierte en Dios siempre recibirá independencia y retribución grande.

¿Cómo me hago independiente y dueño de mi tienda? Algunos pensaran que es con trabajo, creatividad e inversión monetaria que logro ser un hombre independiente con mi propia empresa. Pero no necesariamente, porque lo que aquí está en juego es que la empresa que obtengo es resultado de la dádiva de Dios en recompensa de lo que he invertido para él y su reino. Y muchos pueden tener empresas y ser dueños de ellas y no haber invertido nada para Dios. Este tipo de empresas no cuenta.

¿Cuáles son los tipos de inversiones que debo hacer para que Dios me ponga al mando de mi propia tienda? En el salmo hay cuatro directrices importantes a tomar en cuenta.

 La primera directriz es que  Dios es confiable en tu situación (37:1-11). CONFIAR

En este pasaje vemos que David da una instrucción negativa: “No te preocupes” (vv.1, 7, 8), y cuatro instrucciones positivas: confía en el Señor (v.3), deléitate en el Señor (v.4), comprométete a el Señor (vv. 5-6), y descanse en el Señor (v. 7).

No te inquietes (vv. 1-2). La palabra traducida como “impacientarse” significa “quemar, calentarse”. El mensaje de David fue: “¡Tranquilízate y mantente fresco!” Cuando vemos el mal en el mundo, debemos sentir una ira santa por el pecado (Ef. 4:26), pero envidiar a los malvados solo conduce a inquietud, y la irritación conduce a la ira (v. 8). Su argumento es que los malvados son temporales y algún día desaparecerán (ver vv. 9, 22, 28, 34, 38). Son como el pasto que se desvanece o es cortado y quemado. En el este, la vegetación es abundante durante e inmediatamente después de las estaciones lluviosas, pero se desvanece rápidamente cuando la humedad se ha ido. (Véase 90: 5-6; 102: 11; 103: 15-16; Isa. 40: 6-8; Santiago 1: 10-11; 1 Pedro 1:24.)

Confía en el Señor (v. 3). Un corazón inquieto no es un corazón confiado, porque carece de alegría y paz (Romanos 15:13). La fe y las obras van juntas, entonces también deberíamos hacer el bien mientras esperamos en el Señor (34:14; Lucas 6:35; Galón. 6:10). Algunas personas de Dios se sintieron tentadas a abandonar la tierra (ver Rut 1; 1 Samuel 26:19), que era equivalente a decir que Dios no era fiel y no se puede confiar, Pero David les instó a quedarse en la tierra y confiar en Dios por lo que necesitaban (v. 27). Cada tribu, clan y familia en Israel tenían su asignación herencia, que no debía pasar a otras manos, y el Señor prometió cuidar la tierra de los fieles (vv. 9, 11, 22, 29, 34). La promesa en el versículo 3 es traducido varias veces: “disfrutar pastos seguros” (niv), “alimentar en su fidelidad “(NASB),” disfrutar de la seguridad ” (RSV). Si somos fieles a Dios, Él será fiel para nosotros. Confiar en el Señor es un tema clave en este salmo (vv. 4, 5, 7, 34, 39).

Deleitate en el Señor (v. 4). La palabra traducida “Deleite” proviene de una raíz que significa “ser traído” lujo, ser mimado “. Habla de la abundancia de las bendiciones que tenemos en el Señor mismo, totalmente aparte de lo que Él nos da. Para disfrutar las bendiciones e ignorar al Bendito es practicar la idolatría. En Jesucristo, tenemos todos los tesoros de Dios, y necesitamos ninguna otra. Si realmente nos deleitamos en el Señor, entonces lo que nos gobierne como deseo de nuestro corazón será conocerlo mejor para que podamos deleitarnos en Él aún más, y el Señor satisfará ese deseo! Esto no es una promesa para las personas que quieren “cosas”, sino para aquellos que quieren más de Dios en sus vidas.

Encomienda tu camino al Señor (vv. 5-6). El verbo significa “quitarse la carga” (1 Pedro 5: 7). Dios no toma nuestras cargas para que podamos volvernos irresponsables, pero para que podamos servirlo mejor. A veces menos cuidado significa que nos volvemos descuidados, y eso lleva a fracaso. Una de las cosas que “llevará a cabo” es la vindicación de sus siervos que han sido calumniados por

Los enemigos de Dios (v. 6 niv; ver vv. 28, 32-33).

Descansa en el Señor (vv. 7-11). El verbo significa “ser silencioso, quédate quieto “. Describe la tranquila rendición al Señor (62: 5). El silencio creativo hoy es un producto raro, incluso en los servicios de adoración de la iglesia. La gente no puede tolerar silencio. Una pantalla de radio o TV silenciosa invita a los oyentes y espectadores para cambiar a otra estación o canal. Pero a menos que aprendamos a esperar en silencio delante de Dios, no experimentaremos su paz. Por esa razón es que nos enojamos porque de los planes malvados de los impíos prospera y esto es dudar de la bondad y la justicia de Dios (vv.7, 12, 32). “Mansedumbre” no significa “debilidad”. Significa fuerza bajo el control de la fe.  Moisés era manso (Números 12: 3), pero él era un hombre de gran poder. Jesús citó el versículo 11 (Mt. 5: 5) pero lo expandió para incluir “la tierra”. “Heredar la tierra “(vv. 9, 11, 22, 29) se refiere a la seguridad de futuras generaciones en la Tierra de Promisión, de acuerdo con El pacto de Dios (Génesis 12: 1-3; 13: 14-18; 15: 7-17). Dios tuvo un gran trabajo para que su remanente justo lo hiciera en esa tierra, y así culminar en la venida del Mesías. Eventualmente, los malvados serán cortados (vv. 9, 22, 28, 34, 38), lo que en Israel generalmente significaba la exclusión de la comunidad del pacto (Ex. 12:15; 30:33, 38; 31:14; Lev. 7: 20-21), pero podría significar la ejecución (Génesis 9:11; Lev. 20:17; Números 15: 30-31).

La segunda directriz es que el Señor entiende tu situación (12-20) ENTENDER

 Dado que se puede confiar en Dios, no debemos preocuparnos, y ya que Dios entiende nuestra situación, no deberíamos miedo. La mala trama contra los pobres y necesitados (v. 12; y ver vv. 7, 32) y actuar como bestias salvajes a punto de devorarlos (“matar” en v. 14 significa “descuartizar

animal “), pero el Señor se ríe de los malvados (ver 2: 4) porque él sabe que su juicio viene. Él también sabe que sus propias armas se volverán contra ellos (v. 15; 7: 15ff, 9: 15ff.). Dios defiende a los justos (vv. 16-17) y velar por que tengan lo que necesitan (Prov. 15:16; 16: 8). Así como Jesús conoció una gran necesidad con unos pocos panes y peces, para que el Señor pueda “hacer un poco

recorrer un largo camino. “” Saber “en el versículo 18 se refiere a mucho más que comprensión intelectual: “Dios sabe lo que está pasando “, pero indica que está involucrado y cuidándonos diariamente (vea 1: 6; 31: 7, 15). “Danos este día nuestro pan de cada día “(Mateo 6:11). Hay en el versículo 18 la sugerencia de algo más allá de las necesidades de esta vida. El énfasis en el Salmo

34 es sobre la vida nacional de Israel en la tierra, y el antiguo judío vio su “inmortalidad” en su posteridad, pero ocasionalmente, en Los Salmos vislumbras el eterno. (Ver 16:11, 17:15 y las declaraciones “para siempre” en 37:18, 27-29.) Los impíos perecerán como fumar en el altar (102: 3; Oseas 13: 3; el Nuevo La versión internacional dice “como la belleza de los campos, “una imagen utilizada en el v. 2). Si el castigo del malvado implica más que sufrimiento y muerte en esta vida, ¿no irá la bendición de los justos? más allá de esta vida también?

La tercera directriz es que Dios bendice tu situación. (21-31)  DISFRUTAR

Él los bendice en primer lugar con la provisión de su diario necesidades (vv. 21-22). Los malvados pueden tener éxito por un tiempo, pero eventualmente tienen que pedir prestado para sobrevivir;

mientras que los piadosos tienen lo que necesitan y pueden prestar a otros (Deuteronomio 15: 6; 28:12, 44). Esto no es una promesa para cada creyente en todo momento en todos los lugares, ya que muchos creyentes han muerto en la pobreza y el hambre. Como las declaraciones en el libro de Proverbios, es una generalización eso prueba ser cierto en tantos casos que podemos con seguridad aplícalo a la vida. Dios no solo da provisión, sino que también da protección (vv. 23-24). “Ordenado” significa “asegurado, establecido “(119: 133), e incluso si los creyentes tropiezan, Dios los recogerá y los hará ir de nuevo. Él puede evitar que tropecemos (Judas 24), y Él puede recupéranos si tropezamos. ¿Por qué? Porque el padre se deleita en Sus hijos y quiere que aprendan caminar. Junto con la bendición de provisión y protección es la bendición de la presencia del Señor con Su persona (vv. 25-26). Como un santo mayor, David dio testimonio de la fidelidad de Dios hacia él y sus descendientes. Dios no solo satisfizo cada necesidad, sino que dio lo suficiente como para que David pueda compartirlo con otros (Lucas 6:38). Al orar por el pan de cada día (Mateo 6:11), el Señor responde. Dios también bendice a su pueblo con su programa permitiéndoles vivir vidas obedientes (vv. 27-29), que significa justicia en el carácter y justicia en la conducta. La bendición de Dios sobre lo piadoso continúa en las vidas de sus hijos, pero los descendientes de los malvados son cortados. ¡Ay, los pecados de los padres impíos! influenciar a sus hijos para desobedecer a Dios, y el Señor tiene que castigarlos también. Finalmente, Dios bendice el justo con Su Palabra (vv. 30-31). La Palabra de Dios en el corazón es el secreto de una vida santa (1: 1-3; 40: 8; 119: 9-16; Deuteronomio 6: 6).

La cuarta directriz es Dios juzga mi situación. (32-40) ESPERAR

Tres imágenes ilustran el juicio de Dios sobre aquellos que lo rechazan y se rebelan contra su ley: el juicio en la corte (vv. 32-34), el árbol (vv. 35-36) y el rescate (vv. 37-40). Los malvados miraban a los piadosos e intentaban encontrar alguna razón para acusarlos. A pesar de la integridad de David y la gran sabiduría de Salomón, el sistema judicial en Israel estaba lejos de ser eficiente, y era fácil para los ricos para oprimir a los pobres y tomar lo poco que poseían (Amos 2: 4-8; 4: 1-3). Pero el Señor es el juez supremo, y Él sabe cómo liberar a los justos de testigos mentirosos y jueces que han sido sobornado. Los piadosos son representados por el árbol fructífero (1: 3) y el impío por un lujoso (“prepotente e imponente”) arbusto o árbol, plantado en su suelo nativo donde las raíces pueden bajar profundamente (vv.35-36). No solo el el árbol muere y cae, pero no queda evidencia detrás ¡que alguna vez hubo un árbol allí! Entonces Dios lo hará hacer a los malvados, que parecen ser exitosos y permanentes pero están destinados al juicio. Dios no solo juzga a los malvados, pero también rescata a los justos de sus garras (vv. 37-40). La pregunta clave no es qué aspecto tienen las personas o qué poseen, pero qué se acerca su final (Ver Prov. 5: 4; 14: 12-13; 16:25; 24:20.) “Hay un futuro para el hombre de paz … pero el futuro de los impíos será cortado “(vv. 37-38) niv). Algunos ven esto como una referencia a la posteridad, y eso puede ser incluido, pero ciertamente describe el final destino de los justos y los malvados El Señor libera a los justos del juicio eterno, pero Él también los libera de los ataques y acusaciones de los malvados en este mundo hoy. ¿Por qué? “Porque ellos confía en él “(v. 40). La frustración y el miedo no pueden soportar antes de la fe en el Dios viviente.

Así que le recuerdo que para prosperar con “su propia tienda” necesita… Confiar, Entender, Disfrutar y Esperar… en Dios