“…el Señor es contigo…”

Imagen relacionada

El diccionario de la Real Academia Española define prosperidad como el curso favorable de las cosas, éxito en lo que se emprende sucede u ocurre; prosperar es cobrar fuerza, imponerse triunfar, tener o gozar de prosperidad. Riqueza es la abundancia de bienes y cosas preciosas, y de cualidades o atributos excelentes. El autor y hombre de negocios Tom Leding, quien escribió los libros De pobreza a riqueza y Prosperity is Your Inheritance (La prosperidad es su herencia), escribió: “La prosperidad no es sólo posesiones materiales. La verdadera prosperidad significa madurar espiritualmente en la relación de uno con Dios. Es salud física, mental, emocional, y el bienestar del alma” . Por su parte, el empresario cristiano e ingeniero civil Roberto López, de 38 años de edad y quien recién fue nominado como Empresario del Año en su natal Puerto Rico, manifestó: “La prosperidad es tener bienestar en todas las áreas: felicidad, éxito, salud”. Es decir que la prosperidad y la riqueza son tangible e intangible.

Me pareció curioso el titular de una noticia del periódico secular El Sentinel divulgada por la Internet el 24 de septiembre de 2003, el cual decía: “La religión es un factor importante en la acumulación de riqueza, indica un estudio”. Según ese estudio, hecho por la Universidad de Ohio en EE.UU., los que más asisten a servicios religiosos son los que más reflejan acumulación de riqueza personal. Los más que tienen son los judíos, protestantes, católicos y protestantes conservadores, en ese orden. El mundo se está dando cuenta que la acumulación de riquezas está estrechamente ligada con la relación con Dios.

Al escuchar la expresión en Lucas 1: 28 “el Señor es contigo” uno no pude más que pensar que María era una mujer próspera. De hecho, la expresión da la idea de tener el favor próspero de Dios. ¿Qué implicaciones tiene que Dios esté conmigo? ¿Es solo lo material? Y es que creer en las promesas de Dios es la única garantía para ser próspero, y no me refiero solamente al área financiera, porque en hebreo, la palabra prosperidad significa avanzar, progresar, triunfar, tener éxito. Por ejemplo, dice la Palabra que José fue próspero en todo lo que hacía, incluso siendo esclavo de Potifar, por lo tanto, no se refiere a que acumulaba riqueza sino a que tenía éxito en lo que emprendía. Él provocaba la bendición de Dios, así que una característica de ser próspero es provocar la bendición de Dios para otros. Tú puedes ser un deportista próspero y ganar torneos que no necesariamente implican un premio económico. Un joven puede ser estudiante próspero porque es exitoso en sus estudios, no porque gane dinero, porque la prosperidad tiene que ver con avanzar, triunfar y sobreponerse a situaciones. Si te va bien en el trabajo eres próspero, y como consecuencia, puede venir un beneficio económico, pero ya eres exitoso si tu trabajo da fruto.

De hecho, esa prosperidad según este texto te va ocasionar serios ajustes en tu vida, hasta el punto de someterte a Dios a costa de renunciar a tus propios deseos y planes. ¿Qué implicaciones tiene que “el Señor esté contigo…”?

Primero Dios está contigo en lo temporal…

El tiempo de Dios es completamente controlado por sus planes. Ese tiempo es retador y es revelador. “…luego de seis meses…” El tiempo de Dios es retador…porque nos muestra que Dios puede estar haciendo grandes cosas en cortos lapsos y en eventos simultáneos. Hay que notar que habían pasado 6 meses después de la visión de Zacarías. ¿Por qué Dios esperó seis meses para enviar nuevamente al ángel Gabriel? Hay un tiempo para madurar la visión de Dios y para que empiece a percibir en la realidad. Ya a los seis meses se le notaría a Elizabeth su embarazo. Ya hay unas pequeñas evidencias de que el tiempo de Dios se va desarrollando según promesa y horaria divino.

Tanto esperar para que en un lapso de seis meses todas las promesas del AT con respecto al Mesías se desarrollaran con tremenda rapidez. Cuando ha llegado el tiempo de Dios, las cosas se dan sin que se puedan parar.

Quizás estamos esperando desde hace tiempo y no parece que nada se resuelva. Quizás no ha llegado el tiempo de Dios para desatar lo que está en proceso de gestación, pero una vez engendrado el proyecto en el tiempo real de Dios, todo se desarrollará de una manera vertiginosa.

Sabemos que el ángel visitó a María al sexto mes del embarazo de su prima Ana, y le llevó la noticia del nacimiento de Jesús.  Hay oportunidades que el Señor tiene para ti, pero espera el momento oportuno para ofrecerte. Ahora es el Kairós de Dios en el Kronos del hombre para que recibamos noticias del cielo. El sexto mes divide una época, el antes y el después de un año de bendición. ¿Qué calificación de cero a diez te darías en lo que va del año? Este es el tiempo para alcanzar lo que te falta y no has logrado. No importa lo que pasó en los seis primeros meses; en el sexto mes, el cielo envía una información, te dice que tiene propósito para ti. ¡Prepárate para recibir buenas noticias donde todo se veía mal! El sexto mes es de visitación de Dios, el ángel te alcanzará, Su mensaje te llegará. Bienvenido a tu sexto mes, cuando descubrirás que estás en los planes de Dios. No importa lo que ha sucedido, no importa la decepción que tuviste, estás en el plan del Señor y todas las cosas son para bien.

En segundo lugar, el tiempo de Dios es revelador.  “…después de la visión…” Siempre hay mucho que hacer una vez recibida la visión. Esta visión revelaba por un lado crecimiento. Zacarías y su mujer tendrían en este momento un hogar más estable, debían gozarse con todas las experiencias de sentir crecer a su hijo en su vientre. Ese crecimiento era parte de una experiencia nueva. Me imagino que tanto Zacarías y Elizabeth no estaban tan conscientes del crecimiento del plan de Dios en sus vidas. Podrían verlo como algo orgánico y físico, pero quizás todavía no percibían las implicaciones espirituales de su embarazo. Por otro lado, revelaba cumplimiento. Es decir, las cosas que Dios había dicho se iban cumpliendo al pie de la letra. Cada día de crecimiento los acercaba a un cumplimiento no sólo físico sino también espiritual.

Pero en tercer lugar revelaba cimiento. “…de Zacarías…” Este embarazo establecería el cimiento para todo el NT. Habría un cambio dramático en todo lo conocido espiritualmente hasta ahora. Juan el Bautista será el cimiento sobre el cual el Mesías construirá su ministerio.

Dios no sólo está contigo en lo temporal, sino que también en lo territorial.

¿Dónde se mueve Dios? ¿Dónde es el territorio de Dios? ¿Dónde le agrada manifestarse? La futura madre, a quien se va a dar la promesa de la encarnación del Salvador del mundo (Mt. 1:21; Juan 4:42; 1 Juan 4:14), el Rey de Reyes y Señor de señores (Ap. 19:16; cf. 17:14), está viviendo en … ¿Roma indudablemente? ¡No! ¿En Jerusalén, entonces? ¡No! ¡En Nazaret, una pequeña aldea de Galilea, que algunos juzgan con desprecio (Juan 1:46), y que ni siquiera se ha mencionado en el Antiguo Testamento! ¿Y la matriz que llevará este tesoro, el más grande de todos es la de una princesa? ¡No! ¡Es la de una virgen comprometida para casarse con el carpintero de la aldea! Cf. Isaías 55:8, 9. Y Dios seguirá manifestándose de la misma forma hoy.  Hay dos dimensiones de su territorio. Lo que vemos y lo que no vemos. Lo visible y lo invisible. Por un lado, está la escena de la corte celestial donde se despacha al Ángel y está Nazaret donde viven José y María. Lo interesante de esto es que lo que gobierna nuestro territorio visible es el territorio invisible de Dios. Dios allí en su reino determina los designios de nuestros territorios y están regidos por sus agentes sobrenaturales. Cuando Dios envía su recurso, a desarrollar algo en nuestro pequeño mundo inmediatamente se echa a andar.  El ángel Gabriel dice que fue “enviado” eso significa que Dios está determinando los designios de mi ser, de mi vivir y de mi quehacer.

Dios no sólo está contigo en lo temporal, sino que también en lo territorial, y también en lo primordial.  La frase importante en esta parte es la expresión “comprometida con un hombre” o como la RV60 lo pone “desposada con un varón”. Cuando hablo de una perspectiva misional me refiero al hecho de cuál es nuestro destino y propósito en esta vida. ¿cuáles son nuestros anhelos? ¿a que aspiramos? ¿qué deseamos? ¿A qué estamos atados? ¿Cuáles son nuestros compromisos? ¿qué estamos dispuestos a deshacer por lo que Dios nos ordena? Encontramos a una mujer “comprometida con un hombre”. Es un buen hombre, será un buen padre y además es un hombre justos y amoroso. ¿Pero estaremos dispuestos como María a deshacer nuestro compromiso con los hombres para aspirar a un compromiso con Dios? ¿A qué estamos dispuestos a renunciar para que Dios esté conmigo? Muchas personas hoy mismo se están perdiendo lo mejor de Dios por haber escogido lo mejor de los hombres. María no fue este tipo de persona. Ella simplemente sabía que era primordial obedecer a Dios antes que sus propios deseos maritales.

Dios no sólo está contigo en lo temporal, en lo territorial, en lo primordial, sino que finalmente está contigo en lo espiritual.  Cabe aquí analizar varias frases de la última expresión del versículo 28.  La primera expresión es el verbo “entró en la habitación”. Como se ve a partir de la expresión entrando (es decir, como un amigo, familiar o vecino entraría por la puerta) y la familiar palabra de salutación, Te saludo, desde el comienzo mismo el ángel está tratando de crear un ambiente de tranquilidad.

La expresión “El Señor es contigo” es una expresión que se puede traducir como celebrar

alabanzas, bendecir a alguien, prosperar de una forma extraordinaria. En ese sentido la expresión se puede traducir como “el Señor dice alabanzas de ti” o “el Señor derrama prosperidad sobre tu vida”. Es una frase que demuestra gran aprecio de parte de Dios por la vida de María. Realmente a Dios le agrada mucho María.

Por otro lado, la versión RV60 dice “muy favorecida”. Aquí la versión latina de Jerónimo (La Vulgata) dice gratiae plena, llena de gracia, que no es una mala traducción a menos que se interprete erróneamente como si significase: “María, estás llena de gracia, la que está a tu disposición para otorgarla a otros”. El verdadero sentido es: “Estás llena de la gracia que has recibido … en un sentido único eres una persona divinamente favorecida”. El contexto inmediato prueba que esta interpretación es correcta, porque el ángel añade: “El Señor es contigo”.

¿Cómo se logra caerle tan bien a Dios? ¿Cómo uno logra que Dios se fije en uno y no sólo eso, sino que exprese estar grandemente complacido con mi vida? ¿Cómo lo logró María? Simplemente era una mujer sensible a escuchar la voz de Dios, dispuesta a entenderla y finalmente a cumplirla.

Que el Señor esté conmigo implica verlo en el tiempo, en el territorio que camino, en los planes que renuncio y en las capacidades y dones que Dios me da para desarrollar su plan.

[1] http://vidacristiana.com/articulos-de-revista/articulos/9159-la-prosperidad-de-dios

[2] Ibid.

Anuncios

“…no es país para viejos…”

Imagen relacionada

 

Hace unos años filmaron una película que se llamó “No es país para viejos”. Es una trama algo enredada de narcotraficantes, asesinos a sueldo y policías. La novela termina mostrando que a pesar de envejecer hay momentos en la vida que debes salir adelante ante los retos o las amenazas que da la vida. Para ser honesto, no me gustó mucho la película, pero por momentos es bastante ilustrativa.

Leyendo Lucas 1:18-20 uno descubre a un Zacarías que está en un país de viejos. Y en ese país de viejos su  fe había disminuido con el tiempo. ¿Por qué la fe de un hombre se reduce tanto? ¿Por qué Dios toma muy en serio la reducción de fe de Zacarías? Se suponía que era un hombre piadoso y a demás un hombre con una expectativa mesiánica. La biblia incluso los llama a ambos (Zacarías y Elizabeth) que eran justos ante Dios y eran irreprensibles. ¿Cómo reacciona tan incrédulamente este hombre tan dedicado a Dios? Primero creo que los tiempos habían pasado…y se había convertido en una rutina de una oración cuya respuesta no llegaba. ¿Qué le hace a nuestra fe los tiempos pasados? Simplemente la fosiliza. Queda sepultada por toneladas de evidencias y años de continua monotonía. Lo único que nos queda es simplemente hacernos prácticos con la realidad que vivimos. Si el tiempo pasa…y pasa…y pasa…y ya no vemos nada nuestra fe claudica.

Las oportunidades habían pasado. Es decir, ya no había muchas probabilidades de un embarazo a estas alturas, no tanto por lo físico, sino por todo lo que implicaría un embarazo a estas alturas. Puede ser que esta oportunidad de presentarse en el lugar santísimo era la culminación de una carrera que terminaba. Ya no habría algún otro tipo de logro en la vida de Zacarías. ¿Cuáles eran las probabilidades de un nuevo comienzo, de un mejor comienzo a estas alturas del partido de la vida de Zacarías y Elizabet? Muy remotas, a menos que hubiese un milagro. Comprendo totalmente el corazón de Zacarías. Probablemente hubiera quedado mudo igual que él. Porque para decirlo con la verdad, mi estado es muy parecido al momento espiritual de Zacarías. Probablemente a estas alturas del partido de mi vida, ya no tengo ni muchas esperanzas y pocas expectativas de que algo nuevo comenzará en mi vida. Sólo la rutina diaria es mi compañera. Y probablemente también la suya.  ¿Qué le hacen las oportunidades pasadas a nuestra fe? La esterilizan. No creemos que Dios pueda darnos nueva vida en tiempos tan estériles y de poco logro e impacto. Eso sentía Zacarías

Tercero los recursos se habían agotado. Puedo escuchar la voz de Zacarías. “soy viejo” y mi mujer “ya ha caminado bastante” como para tener un hijo. ¿Saben qué? Esto es cierto. Para ser honestos, su excusa no es una excusa, es una realidad. Me imagino que se evaluó, vio su rostro en el espejo esa mañana, ya se veían las arrugas más pronunciadas, el cabello teñido de plata, los viejos achaques, quizás ya estaba empezando a perder la vista. Ya su estómago no era el mismo, ya no era la misma energía. Le costaba levantarse por las mañanas sin un cansancio después de dormir, con dolores en la nuca o en la cadera. Pensando en sus labores diarias, las que debería hacer debido a su responsabilidad como esposo de sostener a la familia. ¡Qué se yo Hay miles de cosas que uno siente cuando la vejez ya lo ha hecho su rehén! ¡El hombre ya está viejo ¡Y lo sabe, mejor dicho, lo siente! Es culpa de Dios de haberlo dejado envejecer tanto para darle el hijo que quería.  ¿Por qué no lo hizo antes de que se agotaran sus recursos? Simplemente por que Dios sabía el mejor momento para que este proyecto pudiera cuajar en su plan, en la mejor época.

¿Será posible que estemos destinados a un proyecto extraordinario a pesar de nuestra vejez? ¿Cómo se recupera uno de esa vejez y de ese cansancio de la vida y de las oraciones negadas por muchos años ante la sorpresiva aparición de Dios en nuestra vida? ¿Qué hacen los recursos agotados a nuestra fe? La paralizan. Simplemente nos rehusamos muy internamente a seguir. Ya no hay el entusiasmo de un joven, el vigor de un adolescente que inicia rápidamente el peregrinaje de fe. Ahora se piensa el doble, se valora la cosa más y no se arriesga cuando antes todo fue arriesgado. Zacarías argumenta, porque no ve como puede utilizar los pocos recursos que él tiene en un plan tan grande como el que se le avecina. Por eso pedimos señales, por eso Zacarías pidió señales. Ya le ha dolido mucho la vida de fe y de esperar respuesta. Necesita un terreno seguro donde pisar ahora de una manera certera. Son esos chispazos humanos que brotan de años de rutina, de silencio, de negación de la voz de Dios, de sueños frustrados, de anhelos truncados e incompletos que pide una evidencia. Es caminar nuevamente hacia lo oscuro, lo invisible de Dios. Ese lugar donde caminamos por fe y no por vista. Pero es un territorio peligroso porque allí nos renace dolor las cicatrices y las heridas que llevamos después de días frustrados en el seguimiento de Dios. Entramos con temor, sabiendo que nuevamente seremos ganados por Dios para creerle y para que nos dejemos llevar una vez más por su sabiduría y proyecto. Pero no será fácil ni rápido.

Tal vez en este momento que lee este relato usted ya se le ha pasado el tiempo y su fe se ha fosilizado. La exhibe como una reliquia pero que está sepultada por la frustración o la desilusión. Puede ser que se le hayan pasado oportunidades hoy y mañana y eso ha esterilizado su fe, sus capacidades. Se siente estéril, incapaz de empezar de nuevo, de esperar un nuevo trabajo o un nuevo reto. Simplemente ya no es el tiempo según usted. Añadido a eso usted está experimentando que sus recursos ya están acabados, ya no puede más, se avecina el temor de que se quedará sin nada, ya ni siquiera para lo básico. Esos recursos le han paralizado su fe, y simplemente quiere dormir y no despertar jamás. Simplemente son tiempos que nunca imaginó. Ahora usted percibe que Dios está a punto de llevarlo a otro nivel… ¿está dispuesto a creerle nuevamente? ¿A pesar de la fosilidad, la esterilidad y la parálisis? Más le vale…pero ¿sabe? En realidad, no dependerá de usted, ya que Dios simplemente hará lo que quiera con nuestra vida.

¿Qué solución le dio Dios a Zacarías? ¿Qué señal utilizó para convencer a este hombre viejo de que debía confiar en un nuevo comienzo? Primero, le ajustó su creencia. Quizás aquí es donde muchas veces tenemos problemas. Nuestros esquemas y creencias de Dios lo encajonan de tal manera que no permitimos que se salga de la caja. Es nuestra teología la que enreda y nos desajusta cuando hablamos con Dios. Zacarías dice “yo soy viejo”. En el texto original es enfático y se debe traducir “yo mismo soy viejo”. El uso del pronombre da a entender que Zacarías es muy enfático en el aspecto de su vejez. Es un hecho ineludible y visible que está viejo. Lo curioso es que cuando el ángel responde dice: “Yo soy Gabriel” y en el original es enfático también. Se debe traducir “Yo mismo soy Gabriel”. Ante lo enfático natural Dios es enfático sobrenatural. En otras palabras, que seas viejo Zacarías, dice Gabriel, es irrelevante ante el gran Dios de lo extraordinario. Segundo, le afectó su experiencia. Para Zacarías el tiempo había sido de negación a su petición. Durante muchos años estaba acostumbrado a oír un no de parte de Dios. Eso le sumergió en una condición de negativismo y de desesperanza. Pero el ángel le dice que lo que le está trayendo buenas noticias. Acostumbrado a las malas noticias era incapaz de asimilar una buena noticia en su momento. Dios está trayendo buenas noticias a la vida de Zacarías y me imagino que lo hará con nosotros cuando sea su tiempo. El tiempo de las malas noticias desaparecerá y vendrá el de nuevas noticias. Tercero, modificó su dependencia. Dos cosas importantes mostraron el ángel. Su lengua había sido ligera, Dios modificó su lengua y ahora dependería hasta el momento que el lo dispusiera. Y segundo esa dependencia sería cuando el tiempo se cumpliera. Mi dependencia en Dios modifica mi habilidad (lengua) y modifica mi incredulidad (se cumplirán a su tiempo).

Dios siempre que empieza de nuevo con nosotros nos afectará nuestra creencia y derribará todos nuestros esquemas. También cambiará nuestra experiencia de malas noticias a buenas noticias. ¡Oh anhelamos esas buenas noticias! ¡Declaramos proféticamente que se acercan a nuestra vida los días de las buenas nuevas de Dios! Y finalmente fortalecerá nuestra dependencia con él mejorando nuestra habilidad y sanando nuestra incredulidad.

Para ser honesto, en el reino de Dios no hay lugar para viejos…

Vas a ser notado…

Imagen relacionada

Al leer nuevamente el evangelio de Lucas en los vrs. 5-7 del capítulo 1 me percato de que a pesar de estar en el proyecto de Dios uno puede llegar a viejo y sentirse totalmente estéril en lo que hacemos. Leía que la expresión griega para la palabra “hubo” en el inicio del vrs. 5 se puede traducir como “vino a ser notado”.

El mensaje de Dios es que voy a ser notado…en tiempos difíciles. Había una sequedad espiritual. Es importante entender que esta narración y aparición de Zacarías y Elizabeth subsecuentemente el nacimiento de Juan El Bautista, es una ruptura a un tiempo muy estéril de labor profética de casi 400 años. Había una inestabilidad política. Un tiempo difícil políticamente, ya que el rey que gobernaba era Herodes, uno de los peores jerarcas de la historia universal. Había una religiosidad establecida sin ninguna profundidad espiritual. Por otro lado, había una actividad litúrgica diaria en la que todos los sacerdotes de Israel participaban.

Voy a ser notado…por mi vida recta. Un concepto y modismo del Antiguo Testamento se usa para describir la vida de ambos. Lo mismo dijo en 2:25 acerca de Simeón. Expandido en lenguaje del Antiguo Testamento. La imagen demuestra que el más noble producto de la educación del Antiguo Testamento son Zacarías y Elizabet, María y José, Simeón y Ana, que tuvieron el privilegio de ver con claridad, con sus ojos, el amanecer de la revelación del Nuevo Testamento.

Voy a ser notado… a pesar de mis carencias. Dios nos llama la atención de que a pesar de ser rectos y notados ellos carecían de algo importante para la satisfacción de sus vidas. Eran estériles…no tenían hijo. ¿Por qué Elizabeth a pesar de ser una buena mujer y con grandes virtudes era estéril? No solamente es estéril, sino que ambos son viejos. ¿Sin hijos y viejos? ¿No es el diagnóstico espiritual hoy para la iglesia? ¿Qué tipo de esterilidad es esta? Es una que hace que todo lo demás que hacemos no tenga sentido porque no vemos el impacto que estamos haciendo en el reino espiritual.  Sin embargo, Dios aunque tardó cumplió la promesa de hacer nacer a un precursor del Mesías.

Muchos quieren ser notados por sus logros académicos u otro por los logros económicos. Quiere que la gente importante los note. Pero en esta vida lo que cuenta es que seamos notados por Dios más que nadie.

“…cuatro tipos de ataques…”

 

Resultado de imagen para imagenes de animales que atacan

 

El miedo o temor es una perturbación angustiosa del ánimo, una emoción caracterizada por un estado intenso, habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado. Es un estado de agitación, inquietud y zozobra; una aversión frente al riesgo o la amenaza; una reacción de alerta y protección; una función adaptativa ante situaciones adversas; un recelo de que suceda algo contrario a nuestro deseo; un mecanismo de defensa y supervivencia; una tensión necesaria para vivir y superar los peligros, compromete todo el estado físico y psíquico o emocional desencadenando una reacción de ansiedad cuya respuesta puede ser la huida, la pelea o la rendición. Se manifiesta tanto en los animales como en el ser humano. [1]

El miedo tiene una compleja explicación neuronal y química. Además, puede registrar diversos niveles de intensidad: está el susto o sobresalto que consiste en una impresión pasajera; luego la ansiedad que es una cierta inquietud de ánimo; después viene el miedo propiamente dicho el cual resulta necesario y hasta saludable, también están las fobias -miedos personales desproporcionados- luego se encuentra el terror que es la turbación producida por sucesos nefastos y terribles, posteriormente está el horror que es la ofuscación por situaciones repulsivas y repugnantes y –por último- el pánico que es el miedo más intenso y escalofriante.[2]

Estamos en un tiempo de miedos globales: la inseguridad, las crisis económico-financieras, las catástrofes naturales, el terrorismo, el índice de delincuencia y criminalidad, etc. Vivimos en circunstancias de tanta presión que el stress dispara cualquier miedo. Respiramos un aire toxico de miedos y fobias.

En fin, el miedo recorre las fibras del ser humano y de la sociedad en todos los tiempos. Se podría hacer una lectura crítica de la historia del pensamiento humano y del desarrollo social a través del prisma de nuestros principales y más representativos miedos comunes.

¿Qué miedos tienes? ¿qué miedos te inculca la sociedad?; ¿qué miedos has superado?, ¿qué miedos aún te han quedado empañando las ventanas del alma?, ¿has tenido muchos muros que sortear?, ¿cómo te sentís últimamente?

El miedo tiene múltiple caras, máscaras y disfraces: miedo al futuro, miedo a perder trabajo, afecto, salud, juventud, belleza, estatus social, honor, imagen; miedo al ridículo, al rechazo, a quedarnos solos, a que el otro no nos entienda, a la entrega, al compromiso, a los intentos, a los fracasos, a perder; miedo por nuestros hijos y por nuestros padres, al dolor físico, a la enfermedad y el miedo que engloba todos los miedos: a la muerte.

Llegamos también a tener miedo de nosotros mismos: lo que somos y lo que no somos, lo que no conocemos de nosotros, lo que no podemos o queremos, a nuestro pasado, presente o futuro. Podemos incluso experimentar miedo al miedo.

Me parece interesante que el salmo 91:13 nos explica de cuatro tipos de fuentes para el miedo.  Nos muestra lo que son y cómo podemos vencerlos. Observe lo que dice el Salmo 91:13:

“Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón.”

En este pasaje se muestran cuatro fuentes del temor y dos acciones para sobreponerse a él.

En primer lugar a las cuatro fuentes del ataque les llamaremos REACCIONES.

El primer ataque es el  esperado. Este está simbolizado por la figura del León. Nadie que está en sus cinco sentidos pensará que un León en la jungla es amigable. Todos nosotros sabemos que encontrarse con un León es esperar una ataque. Lo mejor es correr o escapar porque el ataque de un León es inminente. Tenemos que tener conciencia de que la vida y las decisiones que tomamos traen incorporados ataques. No se puede vivir la vida sin que un hijo de Dios reciba los ataques. Solamente aquél que vive en una burbuja es lo suficiente ingenuo para creer que no le va a pasar nada.  En el libro de Proverbios capítulo 14:4 dice: “…sin bueyes el granero está vacío”. En el texto original se puede traducir sin bueyes en el granero no hay estiércol” o “sin bueyes en el granero está limpio”. Este proverbio nos da la indicación de que todo lo que hacemos en la vida tendrá sus ataques esperados. Si se casa, habrá problemas. Si tienes hijos espera problemas. Si trabajas espera problemas. No podemos escapar de eso. La única manera de no tener problemas con  los hijos es no teniendo. La mejor manera de no tener problemas en el matrimonio es no casándose. Así que espere problemas.

El segundo ataque es el inesperado. Este está simbolizado por el ataque de la Cobra o Áspid. La cobra real pertenece a reptiles muy temidos en las regiones donde habitan, pues hasta la fecha se consideran las serpientes venenosas más grandes del mundo. Tienen un tamaño realmente impresionante. Su rango oscila entre los 3.0 o 4.0 metros de largo, pero se han registrado casos excepcionales de ejemplares de poco menos de 6.0 metros. El peso es de 6.0 kg aproximadamente pero cobras reales de 12 kg se han hallado en algunas regiones de Asia, como Singapur. Se consideran las serpientes venenosas más grandes del mundo.

El veneno de la cobra real es letal. Se compone de neurotoxinas con otros elementos que al combinarse dan como resultado una sustancia muy peligrosa. Con una sola mordedura son capaces de derribar a sus presas, pues inyectan de 200 ml a 7 ml de veneno que va directo al sistema nervioso, el cual comienza a deteriorarse de una manera muy rápida. Vértigo, dolor y visión borrosa son los primeros síntomas. Parálisis, colapso cardiovascular, estado de coma y deficiencia respiratoria son los resultados fulminantes.

De acuerdo con la salud de la víctima y a la cantidad de veneno inyectado es la velocidad con la que muere el afectado. La muerte se presenta entre 30 minutos hasta 12 horas. En humanos esto depende también de la atención médica adecuada para controlar la expansión del veneno.[3]

Nadie se espera un ataque de una Cobra. Por lo general las personas que son mordidas son sorprendidas porque las patean o las tocan sin darse cuenta de su existencia.  Este tipo de ataques son los que quizás nos desestabilizan más, porque son del tipo que nos hacen perder el control de la situación. Son los que nos toman desprevenidos y nos demuelen porque son rápidos, letales y muchas veces fulminantes. Un pareja que pide el divorcio sin esperarlo, alguien que es infiel y el acto nos agarra desprevenido. Una muerte repentina, un hijo que se va de casa y está involucrado en las drogas, un reajuste de personal y eres el primero en ser despedido, una hija que confiesa estar embarazada a su corta edad, etc. ¿Cómo manejamos esos ataques inesperados de la vida? ¿Cómo nos recuperamos?

El tercer ataque es el asolapado. Y está tipificado por el cachorro de León.

Se establecido que un cachorro de León al momento del parto puede pesar entre 3 a cuatro kilos. Ya en pleno desarrollo pueden llegar a pesar hasta 285 Kilogramos en el macho y unos 152 kilogramos en la hembra. Una de las cosas importantes es el hecho de que un cachorro de León es agradable, jocoso y hasta precioso en su forma de ser.  La gente que los compra se maravilla con lo gracioso que son. Lo único que olvidan es el hecho de que ese cachorro tiene encerrado todo un potencial de destrucción que se  manifestará con el correr del tiempo. Sólo es cuestión de tiempo y alimentación para que el cachorro se convierta en una verdadera amenaza para la existencia del hombre. Estos ataques asolapados pueden venir como “cachorros” en una relación emocional “inofensiva”. Puede venir en una decisión postergada, que con el correr del tiempo si no se toma simplemente será una tremenda amenaza. Por ejemplo hay padres que están viendo en sus hijos ciertas conductas que a su edad tal vez no sean tan preocupantes, pero que si no les ponen un alto simplemente serán un peligro mayor con el tiempo y será más difícil batallar.

El cuarto ataque es el infundado. Y está tipificado con el dragón. Quiero que observemos el texto, y nos demos cuenta como el pasaje señala que el ataque es consistente. ¿Alguna vez te has preguntado a qué se refiere esto? ¿Por qué se usan estas figuras? ¿Son literales o figuradas? ¿Son reales o imaginarias?  Varios autores sugieren que serían peligros reales a los que Israel se enfrentaría, por ejemplo Morris dice lo siguiente: “Esto también es una promesa para la protección contra la mayoría de los animales -incluso peligrosos dragones. Esta palabra (hebreo tanino) significa en realidad ‘dragón’, no ‘serpiente’, como se desprende de sus otras apariciones. Es más probable se refiere a algunos reptiles extintos como los dinosaurios, que no tenía ninguna duda sobrevivieron al Diluvio larga lo suficiente como para ser bien conocidos por el mundo antiguo. Otras referencias a los dragones en la Biblia y en las tradiciones antiguas de todo el mundo, así como al  Leviatán (véase, en especial, Job 40,41). [4]Para Morris existe la implicación de que los hombres y los dinosaurios vivieron contemporáneamente[5]. Sin embargo a pesar de su interpretación no hay duda que tiene razón en el hecho de que son amenazas peligrosas. Tratando de usar un hermenéutica lo más saludable posible, podemos concluir que las descripción de estos animales, tiene un doble acercamiento, es decir se da por hecho la existencia real de los animales, y el segundo acercamiento es que más allá de lo literal ilustra un peligro espiritual usando un lenguaje figurado, ya que este versículo se encuentra dentro de la guerra espiritual y de las  manifestaciones angélicas. El principio del que debemos partir es que la biblia nos dice al usar cosas reales y figuradas que existe una realidad y que el peligro es consistente en nuestras vidas. Así que los problemas de dragón concluyo  pueden ser temores que sean producto de mi  imaginación. Temores infundados. Es una forma válida de ataque espiritual. Mantienen a la persona en el pasado o en el futuro en lugar de experimentar la vida en el presente. ¿Cuántas oportunidades para el Señor hemos perdido debido a temores de vanas imaginaciones?

Este tipo de temores son los más paralizantes, ya que no percibimos ningún tipo de solución. Muchas veces tiene que  ver con nuestro futuro y los miedos que proyectamos para ese tiempo. Aquellas cosas que dominan mi imaginación, como será la vejez, la salud. Una sospecha con celos del cónyuge, pensar que todo el mundo habla de uno etc.

¿Ahora, cuál es la clave para poder enfrentar estos ataques o temores en nuestra vida?

En segundo lugar, a la respuesta a las REACCIONES les llamaremos ACCIONES.

Hay dos expresiones importantes que están asociadas con los cuatro conceptos.

La primera expresión es la frase: “pisar”.

Esta expresión implica caminar, marchar de una manera firme. Debido a que es un imperfecto en modalidad Qal en el hebrero denota constancia, perseverancia. La frase nos reta a que tenemos los elementos en nuestro caminar con Cristo para protegernos de los ataques tanto esperados como inesperados. Debido a que estos ataques generan miedo y temor cuando caminamos, la tendencia sería a caminar despacio, con miedo y en última instancia paralizar nuestro caminar.  Los ataques esperados e inesperados persigue boicotear nuestro caminar.

La segunda expresión es la frase  “hollar”. El diccionario dice de hollar: “Pisar,  dejando señal de la pisada, también incluye la idea de comprimir algo con los pies y finalmente también tiene la connotación de abatir, humillar, despreciar. Esto implica de prestar mayor detalle a algo con el propósito de aplastarlo totalmente. El pisar nos evita paralizar y el hollar nos invita a eliminar.  Las dos acciones son expresiones del poder de Dios en nuestras vidas. Dios nos ha dado la capacidad de avanzar. Creo que las dos expresiones tienen que ver con las acciones de la fe para emprender un camino lleno de obstáculos y la autoridad para reprender situaciones que debemos eliminar en nuestras vidas.

La narración del desánimo de Elías en 1 Reyes 19 nos enseña una verdad extraordinaria de parte de Dios y su trato con nuestras crisis. El vrs. 19 nos dice que Elías “se metió en una cueva”. Y luego Dios le habla y le pregunta…” ¿qué haces aquí Elías? Observe que Dios no le dice que “¿haces allí Elías?” Lo que viene a demostrar que el mismísimo Dios estaba dentro de la cueva con Elías. ¿Capta lo extraordinario de eso? El omnipresente e incontenible Dios se reduce su gloria para estar dentro de una cueva con su profeta.  Y es que cuando estás en la cueva ten por seguro que Dios se encuentra allí contigo.

Así que hemos visto cuatro ataques que llegan a nuestra vida. El primer ataque es el esperad. El segundo ataque es el inesperado. El tercer ataque es el asolapado y finalmente el cuarto ataque es el infundado. Sea lo que sea que me paraliza con temor debemos estar confiados que Dios estará allí con nosotros, así que nos desmayemos sino avancemos para gloria de Dios.

[1] https://eduardocasas.blogspot.com/2010/09/el-fantasma-de-nuestros-propio-miedos.html?q=temor

[2] Ibíd.

[3] http://www.snaketype.com/es/cobra-real/

[4] Morris, Henry M. Sampling the Psalms. El Cajon, CA: Master Books, 1991.

[5] Ibid.

“…Dueños de la tienda…”

Resultado de imagen para imagenes de tiendas de abarrotes pequeñas

Toda mi vida he sido empleado por algo o por alguien. La mayor parte de mi vida he estado acostumbrado a recibir un cheque como resultado de mi trabajo. Muchos le huyen a eso. Ellos no quieren estar empleados, sino que quieren ser dueños de algo. Para así disponer de su tiempo, de sus entradas y no rendirle cuenta a nadie. Ser empleado tiene ventajas, pero también grandes desventajas. Por un lado, se corre el riesgo de que quien sea tu jefe sea un “idiota inepto” o que el dueño de la empresa sea un usurero con una miserable perspectiva de la retribución y reconocimiento salarial.

Confieso que tengo ya varios ratos que he venido pensando estos conceptos. ¿Cómo se logra ser propietario de su propio negocio, empresa, o incluso ministerio? He allí el dilema.

Esta noche he estado meditando en el salmo 37. Es un salmo que me ha ayudado en estos días muy duros y oscuros por los que he estado pasando. Me he detenido a leerlo y cuando lo hago acostumbro verlo en diferentes versiones de la biblia. Una de las versiones que me gusta mucho es la versión en inglés del gran escritor Eugene Petersen, llamada The Message. Me gusta por que su paráfrasis le da un toque de popular, de la calle y del sentimiento más folclórico de la fe.  Al leer esta versión me pareció muy ilustrativo que el parafrasea el vrs. 9 del salmo 37 “pero los que esperan en Jehová ellos heredarán la tierra”. Así está en la versión muy a lo Reina Valera 60. Que es la versión evangélica y muy formal del texto. Cosa que es buena.

Sin embargo, Eugene en su paráfrasis lo pone de esta manera: “los inversores de Dios pronto serán dueños de la tienda”.  Y me parece muy interesante, porque en realidad la palabra hebrea que la RV60 traduce como “esperar” una buena traducción sería “invertir”. Así que no anda tan perdida la idea de la versión The Message.

¡Qué brillante promesa de Dios! Hay un momento para aquellos que durante mucho tiempo han invertido tiempo, recursos y vida a las cosas de Dios en que Él como dueño de la empresa en la que invirtieron podrán recibir sus ganancias como propietarios de Su empresa. Ahora no necesariamente estamos hablando de “empresas al estilo gerencial” pero incluye la idea. Es el principio que se ilustra es que una persona que invierte en Dios siempre recibirá independencia y retribución grande.

¿Cómo me hago independiente y dueño de mi tienda? Algunos pensaran que es con trabajo, creatividad e inversión monetaria que logro ser un hombre independiente con mi propia empresa. Pero no necesariamente, porque lo que aquí está en juego es que la empresa que obtengo es resultado de la dádiva de Dios en recompensa de lo que he invertido para él y su reino. Y muchos pueden tener empresas y ser dueños de ellas y no haber invertido nada para Dios. Este tipo de empresas no cuenta.

¿Cuáles son los tipos de inversiones que debo hacer para que Dios me ponga al mando de mi propia tienda? En el salmo hay cuatro directrices importantes a tomar en cuenta.

 La primera directriz es que  Dios es confiable en tu situación (37:1-11). CONFIAR

En este pasaje vemos que David da una instrucción negativa: “No te preocupes” (vv.1, 7, 8), y cuatro instrucciones positivas: confía en el Señor (v.3), deléitate en el Señor (v.4), comprométete a el Señor (vv. 5-6), y descanse en el Señor (v. 7).

No te inquietes (vv. 1-2). La palabra traducida como “impacientarse” significa “quemar, calentarse”. El mensaje de David fue: “¡Tranquilízate y mantente fresco!” Cuando vemos el mal en el mundo, debemos sentir una ira santa por el pecado (Ef. 4:26), pero envidiar a los malvados solo conduce a inquietud, y la irritación conduce a la ira (v. 8). Su argumento es que los malvados son temporales y algún día desaparecerán (ver vv. 9, 22, 28, 34, 38). Son como el pasto que se desvanece o es cortado y quemado. En el este, la vegetación es abundante durante e inmediatamente después de las estaciones lluviosas, pero se desvanece rápidamente cuando la humedad se ha ido. (Véase 90: 5-6; 102: 11; 103: 15-16; Isa. 40: 6-8; Santiago 1: 10-11; 1 Pedro 1:24.)

Confía en el Señor (v. 3). Un corazón inquieto no es un corazón confiado, porque carece de alegría y paz (Romanos 15:13). La fe y las obras van juntas, entonces también deberíamos hacer el bien mientras esperamos en el Señor (34:14; Lucas 6:35; Galón. 6:10). Algunas personas de Dios se sintieron tentadas a abandonar la tierra (ver Rut 1; 1 Samuel 26:19), que era equivalente a decir que Dios no era fiel y no se puede confiar, Pero David les instó a quedarse en la tierra y confiar en Dios por lo que necesitaban (v. 27). Cada tribu, clan y familia en Israel tenían su asignación herencia, que no debía pasar a otras manos, y el Señor prometió cuidar la tierra de los fieles (vv. 9, 11, 22, 29, 34). La promesa en el versículo 3 es traducido varias veces: “disfrutar pastos seguros” (niv), “alimentar en su fidelidad “(NASB),” disfrutar de la seguridad ” (RSV). Si somos fieles a Dios, Él será fiel para nosotros. Confiar en el Señor es un tema clave en este salmo (vv. 4, 5, 7, 34, 39).

Deleitate en el Señor (v. 4). La palabra traducida “Deleite” proviene de una raíz que significa “ser traído” lujo, ser mimado “. Habla de la abundancia de las bendiciones que tenemos en el Señor mismo, totalmente aparte de lo que Él nos da. Para disfrutar las bendiciones e ignorar al Bendito es practicar la idolatría. En Jesucristo, tenemos todos los tesoros de Dios, y necesitamos ninguna otra. Si realmente nos deleitamos en el Señor, entonces lo que nos gobierne como deseo de nuestro corazón será conocerlo mejor para que podamos deleitarnos en Él aún más, y el Señor satisfará ese deseo! Esto no es una promesa para las personas que quieren “cosas”, sino para aquellos que quieren más de Dios en sus vidas.

Encomienda tu camino al Señor (vv. 5-6). El verbo significa “quitarse la carga” (1 Pedro 5: 7). Dios no toma nuestras cargas para que podamos volvernos irresponsables, pero para que podamos servirlo mejor. A veces menos cuidado significa que nos volvemos descuidados, y eso lleva a fracaso. Una de las cosas que “llevará a cabo” es la vindicación de sus siervos que han sido calumniados por

Los enemigos de Dios (v. 6 niv; ver vv. 28, 32-33).

Descansa en el Señor (vv. 7-11). El verbo significa “ser silencioso, quédate quieto “. Describe la tranquila rendición al Señor (62: 5). El silencio creativo hoy es un producto raro, incluso en los servicios de adoración de la iglesia. La gente no puede tolerar silencio. Una pantalla de radio o TV silenciosa invita a los oyentes y espectadores para cambiar a otra estación o canal. Pero a menos que aprendamos a esperar en silencio delante de Dios, no experimentaremos su paz. Por esa razón es que nos enojamos porque de los planes malvados de los impíos prospera y esto es dudar de la bondad y la justicia de Dios (vv.7, 12, 32). “Mansedumbre” no significa “debilidad”. Significa fuerza bajo el control de la fe.  Moisés era manso (Números 12: 3), pero él era un hombre de gran poder. Jesús citó el versículo 11 (Mt. 5: 5) pero lo expandió para incluir “la tierra”. “Heredar la tierra “(vv. 9, 11, 22, 29) se refiere a la seguridad de futuras generaciones en la Tierra de Promisión, de acuerdo con El pacto de Dios (Génesis 12: 1-3; 13: 14-18; 15: 7-17). Dios tuvo un gran trabajo para que su remanente justo lo hiciera en esa tierra, y así culminar en la venida del Mesías. Eventualmente, los malvados serán cortados (vv. 9, 22, 28, 34, 38), lo que en Israel generalmente significaba la exclusión de la comunidad del pacto (Ex. 12:15; 30:33, 38; 31:14; Lev. 7: 20-21), pero podría significar la ejecución (Génesis 9:11; Lev. 20:17; Números 15: 30-31).

La segunda directriz es que el Señor entiende tu situación (12-20) ENTENDER

 Dado que se puede confiar en Dios, no debemos preocuparnos, y ya que Dios entiende nuestra situación, no deberíamos miedo. La mala trama contra los pobres y necesitados (v. 12; y ver vv. 7, 32) y actuar como bestias salvajes a punto de devorarlos (“matar” en v. 14 significa “descuartizar

animal “), pero el Señor se ríe de los malvados (ver 2: 4) porque él sabe que su juicio viene. Él también sabe que sus propias armas se volverán contra ellos (v. 15; 7: 15ff, 9: 15ff.). Dios defiende a los justos (vv. 16-17) y velar por que tengan lo que necesitan (Prov. 15:16; 16: 8). Así como Jesús conoció una gran necesidad con unos pocos panes y peces, para que el Señor pueda “hacer un poco

recorrer un largo camino. “” Saber “en el versículo 18 se refiere a mucho más que comprensión intelectual: “Dios sabe lo que está pasando “, pero indica que está involucrado y cuidándonos diariamente (vea 1: 6; 31: 7, 15). “Danos este día nuestro pan de cada día “(Mateo 6:11). Hay en el versículo 18 la sugerencia de algo más allá de las necesidades de esta vida. El énfasis en el Salmo

34 es sobre la vida nacional de Israel en la tierra, y el antiguo judío vio su “inmortalidad” en su posteridad, pero ocasionalmente, en Los Salmos vislumbras el eterno. (Ver 16:11, 17:15 y las declaraciones “para siempre” en 37:18, 27-29.) Los impíos perecerán como fumar en el altar (102: 3; Oseas 13: 3; el Nuevo La versión internacional dice “como la belleza de los campos, “una imagen utilizada en el v. 2). Si el castigo del malvado implica más que sufrimiento y muerte en esta vida, ¿no irá la bendición de los justos? más allá de esta vida también?

La tercera directriz es que Dios bendice tu situación. (21-31)  DISFRUTAR

Él los bendice en primer lugar con la provisión de su diario necesidades (vv. 21-22). Los malvados pueden tener éxito por un tiempo, pero eventualmente tienen que pedir prestado para sobrevivir;

mientras que los piadosos tienen lo que necesitan y pueden prestar a otros (Deuteronomio 15: 6; 28:12, 44). Esto no es una promesa para cada creyente en todo momento en todos los lugares, ya que muchos creyentes han muerto en la pobreza y el hambre. Como las declaraciones en el libro de Proverbios, es una generalización eso prueba ser cierto en tantos casos que podemos con seguridad aplícalo a la vida. Dios no solo da provisión, sino que también da protección (vv. 23-24). “Ordenado” significa “asegurado, establecido “(119: 133), e incluso si los creyentes tropiezan, Dios los recogerá y los hará ir de nuevo. Él puede evitar que tropecemos (Judas 24), y Él puede recupéranos si tropezamos. ¿Por qué? Porque el padre se deleita en Sus hijos y quiere que aprendan caminar. Junto con la bendición de provisión y protección es la bendición de la presencia del Señor con Su persona (vv. 25-26). Como un santo mayor, David dio testimonio de la fidelidad de Dios hacia él y sus descendientes. Dios no solo satisfizo cada necesidad, sino que dio lo suficiente como para que David pueda compartirlo con otros (Lucas 6:38). Al orar por el pan de cada día (Mateo 6:11), el Señor responde. Dios también bendice a su pueblo con su programa permitiéndoles vivir vidas obedientes (vv. 27-29), que significa justicia en el carácter y justicia en la conducta. La bendición de Dios sobre lo piadoso continúa en las vidas de sus hijos, pero los descendientes de los malvados son cortados. ¡Ay, los pecados de los padres impíos! influenciar a sus hijos para desobedecer a Dios, y el Señor tiene que castigarlos también. Finalmente, Dios bendice el justo con Su Palabra (vv. 30-31). La Palabra de Dios en el corazón es el secreto de una vida santa (1: 1-3; 40: 8; 119: 9-16; Deuteronomio 6: 6).

La cuarta directriz es Dios juzga mi situación. (32-40) ESPERAR

Tres imágenes ilustran el juicio de Dios sobre aquellos que lo rechazan y se rebelan contra su ley: el juicio en la corte (vv. 32-34), el árbol (vv. 35-36) y el rescate (vv. 37-40). Los malvados miraban a los piadosos e intentaban encontrar alguna razón para acusarlos. A pesar de la integridad de David y la gran sabiduría de Salomón, el sistema judicial en Israel estaba lejos de ser eficiente, y era fácil para los ricos para oprimir a los pobres y tomar lo poco que poseían (Amos 2: 4-8; 4: 1-3). Pero el Señor es el juez supremo, y Él sabe cómo liberar a los justos de testigos mentirosos y jueces que han sido sobornado. Los piadosos son representados por el árbol fructífero (1: 3) y el impío por un lujoso (“prepotente e imponente”) arbusto o árbol, plantado en su suelo nativo donde las raíces pueden bajar profundamente (vv.35-36). No solo el el árbol muere y cae, pero no queda evidencia detrás ¡que alguna vez hubo un árbol allí! Entonces Dios lo hará hacer a los malvados, que parecen ser exitosos y permanentes pero están destinados al juicio. Dios no solo juzga a los malvados, pero también rescata a los justos de sus garras (vv. 37-40). La pregunta clave no es qué aspecto tienen las personas o qué poseen, pero qué se acerca su final (Ver Prov. 5: 4; 14: 12-13; 16:25; 24:20.) “Hay un futuro para el hombre de paz … pero el futuro de los impíos será cortado “(vv. 37-38) niv). Algunos ven esto como una referencia a la posteridad, y eso puede ser incluido, pero ciertamente describe el final destino de los justos y los malvados El Señor libera a los justos del juicio eterno, pero Él también los libera de los ataques y acusaciones de los malvados en este mundo hoy. ¿Por qué? “Porque ellos confía en él “(v. 40). La frustración y el miedo no pueden soportar antes de la fe en el Dios viviente.

Así que le recuerdo que para prosperar con “su propia tienda” necesita… Confiar, Entender, Disfrutar y Esperar… en Dios

E mail: ¿Humo en sus ojos?

Resultado de imagen para Email

Todo es pura humareda, sólo humo dice el buscador…humos tras humos…todo es hueco (vrs.2). (Eclesiastés en mis palabras)

¿Qué tan cierta es la tesis de Salomón? ¿No hay nada seguro? ¿Todo es ilusorio? Y si esto es así ¿entonces de que sirve existir? ¿Por qué razón llegaría a esta conclusión Salomón? ¿Qué verdades enseñan sus metáforas de la niebla, el humo y lo pasajero? ¿Por qué nos desalentamos tanto?

Me imagino que este pasaje puede enseñarnos que hay a lo menos cuatro cosas que realmente abonan a esa apatía y desesperación de la vida. Primero, la rutina. Se repite cinco veces la misma palabra (vanidad). Y se  hace tanto en singular como en plural. Si somos honestos la vida no es una aventura, es un camino pavimentado con lo cotidiano, lo diario y lo rutinario. La mayor parte de veces no sucede algo “extraordinario”. En realidad lo extraordinario son las propinas de Dios, cuando le servimos. Pero por lo general, no hay más que rutina diaria. Todo el libro va plantear el tema de lo rutinario. La rutina se torna letal cuando no le encontramos un propósito. Segundo, la repetición. Una cosa es tener una rutina de diferentes actividades o situaciones en la vida, pero otra es que se repitan y repitan las mismas cosas (vanidades) de tal manera que no hay otra cosa que “maná” por cuarenta años. Como desgasta el hacer las mismas cosas cada día. El que te pasen las mismas cosas cada día, el que traten lo mismo cada día, indistintamente en el lugar donde estés o donde vayas.  La tercero,  el resultado. La expresión que Salomón usa se refiere a algo etéreo, sin consistencia, frágil y volátil. Que rápido desaparece. No sólo en la vida hay pocos resultados que uno espera, sino que los resultados apenas son logrados simplemente se van fácilmente. La cuarta, la respuesta. Más adelante Salomón hará la pregunta. Pero aquí hay una respuesta incipiente. Salomón utiliza la expresión “qohelet”. La RV60 lo traduce como “El Predicador”.  La expresión tiene más la connotación que es la respuesta que ha encontrado un investigador. ¿Desde que campo del saber es más adecuado preguntar e investigar? ¿Qué tiene una autoridad para dar la respuesta? Es obvio que la búsqueda desde la perspectiva teológica es la que podría llevarnos a una mejor respuesta.  No es médica, ni sicológica, ni antropológica la búsqueda de la respuesta que Salomón tiene, deberá partir desde el campo de la teología. Y desde allí formular las respuestas que lo liberen.

E-Mail: ¿Satisfecho con la Vida?

Resultado de imagen para Email

El mensaje de Eclesiastés están contemporáneo como un libro de texto de una universidad pos moderna, una entrevista a una gran celebridad o incluido una nota de suicidio de adolescente. Es como un “ E-mail” urgente. (E por Eclesiastés) escrito hace una hora. Muestra a Salomón cansado y desesperado, que clama hacia el vacío de sus preguntas de pasión y existencia: ¿por qué me siento tan vano? ¿Por qué los buenos pierden tan a menudo? ¿Por qué las sombras de la muerte  oscurecen la luz de la vida? Salomón explora preguntas como. ¿Qué fue lo que nos empujó a usted y a mí realizar esfuerzos errados? ¿Las relaciones  imprudentes? ¿Los hábitos destructivos? ¿Cómo podemos salir ahora de todo eso, o es ya demasiado tarde?

Salomón tiene el pensamiento principal de estar satisfecho. Y su tesis que debo parar de  estarme lamentando por lo que no tengo y que comience darle gracias a Dios por lo que tengo.

Señor por favor te pido un corazón satisfecho.

“Después que todo se ha dicho, y todo ha sido dicho, el hombre es un cúmulo de necesidad” (John Barryman)

¿Por qué hay vacío en la cumbre del éxito? ¿Porqué no hay satisfacción? Una cosa importante en el versículo 1 del capítulo 1 es que Salomón parte su reflexión mostrando simplemente que hay cuatro cosas que no llenan el vacío en la cima del éxito. O quizás no nos garantizan que hemos logrado el éxito.

En primer lugar el éxito no se garantiza por lo cultivado que uno esté (“Palabras del Predicador”).

Salomón tenía muchas cosas que decir. Como un hombre buscador de la sabiduría tenía una inmensa cultura. Era un hombre sabio en su generación y contexto.  La gente llegaba de lugares lejanos para escuchar su sabiduría.

En segundo lugar el éxito no se garantiza por lo heredado de la familia (hijo de David). Podemos establecer que Salomón venía de una “cuna de oro”. Tenía un tremendo padre que le había dejado todo preparado para que construyera el templo. Es obvio que sus condiciones sociales eran óptimas, y había heredado  mucho de lo que su padre había anticipado  y logrado como rey en Israel.

En tercer lugar el éxito no se garantiza lo logrado materialmente. (“Rey”). No había posición más alta en Israel que la de Salomón.  Fue uno de los mejores reyes. Cumplió con su labor en los primeros años como un genuino rey ante Dios. Luego siguió siendo un rey correctamente político pero espiritualmente alejado de Dios.

En cuarto  lugar el éxito no se garantiza por dónde estás ubicado. (…en Jerusalén…). La ciudad de Jerusalén era el centro de la belleza y la grandeza del mundo en el que se desenvolvió Salomón. Todo mundo asistía a ver la gloria y esplendor de la ciudad y admirar su belleza y sabiduría.

Estas cuatro área la intelectual, la social, la material y la ubicacional no garantiza que una persona esté completa y por sobre todo satisfecha. Aquí echa por los suelos el perfil de un hombre exitoso