Divorcio espiritual…

Divorcio Espiritual

En las palabras de una triste canción country, que decía  «estaba abajo en su suerte y en su amor». Una mujer llamada Myra sola y sin un centavo, vagó por las ciudades del sur de Texas de la década de 1940, y finalmente consiguió un trabajo cuidando a un anciano. La paga era lamentable, pero al menos tenía la seguridad de un lugar para dormir y comida para comer. Myra tenía una historia de lo que los psiquiatras de hoy llamarían «rechazo». Ella y su esposo se habían divorciado recientemente. Aunque era próspero, se negó a darle dinero. Sus padres habían muerto cuando ella era una adolescente, por lo que no tenía a nadie a quien acudir en busca de ayuda. Mientras Myra se sentaba en la casa viendo a su anciano empleador durmiendo, pensó que su vida se había hundido lo más bajo que podía.

Lamentablemente, se equivocó. El diablo había planeado un nuevo tormento para ella, algo que incluso la llevaría al punto de suicidarse. Un día, mientras el anciano dormía, se encontró sola en la casa con uno de sus hijos. El hijo, un alcohólico, había hecho previamente avances sexuales hacia Myra. Aunque Myra había dejado en claro que lo encontraba a él y a sus acciones repulsivas, en este día estaba decidido a no ser rechazado. La violó.

Sin embargo, a veces, cuando las cosas no pueden empeorar, de hecho, lo hacen. La incidencia del embarazo en la violación forzada es increíblemente baja, menos de tres embarazos de cada cien violaciones. El cuerpo de Myra desafió esas probabilidades. Le parecía que Dios había hecho todo lo posible para agregar un último tormento a su miseria: que quedara embarazada a través de la violación.

Dios la estaba obligando a cargar al hijo del bruto borracho. Incluso si Myra hubiera podido mantener a un niño, no tenía intención de apoyar a este niño. Se había visto obligada a soportar la humillación de la violación, pero no iba a permitir que el violador, ni siquiera Dios, la obligara a soportar la humillación del embarazo. Simplemente no fue justo. No debería tener que sufrir más consecuencias de esa horrible tarde. Decidió matar al bebé.

Estos eran los pensamientos que luchaban por el control de la mente de Myra en una tarde de primavera de 1943, mientras caminaba de regreso a casa desde el consultorio del médico. Sentada en el porche trasero de la casa donde había sido violada, una nueva opción vino a su mente: el suicidio. Justo en el momento en que la idea del suicidio parecía prometer el final más rápido de su dolor, surgió un impulso de algún lugar profundo dentro de su espíritu para orar. Miró hacia el cielo y gritó: «Señor, estoy cargando a este niño y no sé qué hacer».

Nunca estuvo realmente segura después de si la voz era audible o no. Era, sin embargo, tan clara como cualquier voz que hubiera escuchado. Dios le dijo: «Ten este bebé. Traerá alegría al mundo».

Esas dos frases divinas cortas disiparon todos los pensamientos de suicidio y aborto. Las palabras del cielo tienen un poder que ninguna voz del infierno puede igualar. Cuando Myra escuchó esas palabras, no solo se fueron sus pensamientos destructivos, sino que la alegría del cielo entró en su alma y desplazó la depresión y la angustia .

Unos treinta años después, ese niño ha sido responsable de llevar a millones de personas a creer en Jesús como su Señor y Salvador. Su nombre es James Robison.

En la primavera de 1943, su madre, Myra, estaba realmente sorprendida por la voz de Dios diciendo: «Ten este bebé. Traerá alegría al mundo». ¿Quién hubiera pensado que un bebé concebido a través de una violación traería alegría al mundo? ¿Quién hubiera pensado que un joven increíblemente tímido que no tenía la capacidad de hablar en público sería responsable de presentar a millones de personas a Jesucristo?

Creo que nadie en la iglesia del Nuevo Testamento habría considerado la historia anterior como un evento único y aislado. Estaban acostumbrados a ver el poder de la Palabra y el Espíritu trabajando juntos. En algún momento del camino, sin embargo, la iglesia ha alentado un divorcio silencioso entre la Palabra y el Espíritu. Los divorcios son dolorosos, tanto para los hijos como para los padres. Uno de los padres generalmente obtiene la custodia de los niños, y el otro solo puede visitarlos ocasionalmente. Rompe los corazones de los padres, y los niños generalmente están peor debido al arreglo. Muchos en la iglesia de hoy se contenta con vivir con un solo padre. Viven con la Palabra, y el Espíritu sólo tiene derechos de visita limitados. Solo puede ver y tocar a los niños de vez en cuando. Algunos de sus hijos ya ni siquiera lo reconocen. Algunos le han tenido miedo. Otros en la iglesia viven con el Espíritu y sólo permiten visitas esporádicas a la Palabra. El Espíritu no quiere criar a los niños sin la Palabra. Él puede ver lo rebeldes que se están volviendo, pero no los obligará a hacer lo que deben elegir con sus corazones. Así que la iglesia se ha convertido en una familia dividida que crece con padres separados. Un conjunto de niños está orgulloso de su educación, y el otro conjunto de niños está orgulloso de su libertad. Ambos piensan que son mejores que el otro. Los padres tienen el corazón roto. Porque a diferencia de la mayoría de los divorcios, no eligieron este divorcio. Sus hijos lo hicieron. Y la Palabra y el Espíritu han tenido que honrar y soportar esa elección.

Sin embargo si hacemos un estudio del NT nos daremos cuenta que este divorcio siempre fue la tendencia en el tiempo de Jesús. Hay una historia y una declaración interesante de parte de Jesús que viene a demostrar lo perjudicial de separar la Palabra y el Poder del Espíritu Santo. Déjeme leerles la historia y ver que aprendemos de ese divorcio espiritual.

Veamos el texto en Mateo 22:23-33. Allí Jesús hace una declaración asombrosa. El les dice a los Saduceos: “Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios”.

Empezaré mencionando que a pesar de que Jesús había silenciado a los fariseos y herodianos, los saduceos salieron al frente y lanzaron su ataque. Ten presente que este grupo aceptaba solo la autoridad de los cinco libros de Moisés. Los saduceos no creían en un mundo espiritual, ni en la doctrina de la resurrección (Hechos 23:8). A menudo habían desafiado a los fariseos a que probaran la doctrina de la resurrección partiendo de Moisés, pero los fariseos no habían logrado gran cosa con sus argumentos. La ilustración hipotética de los saduceos se basaba en la ley judía del levirato, mencionada en Deuteronomio 25:5- 10.  (La palabra levirato procede del vocablo latino levir, que significa hermano del esposo. No tiene nada que ver con la tribu de LevÍ.)

El propósito de esta costumbre era preservar el nombre de un hombre si éste moría sin tener un heredero varón. En una nación como Israel, en donde la herencia de una familia era asunto de suma importancia, era imperativo que cada familia tuviera un heredero varón. Se consideraba una desgracia que un hombre rehusara levantar una familia para el hermano muerto. Los saduceos basaban su incredulidad acerca de la resurrección en el hecho de que ninguna mujer podía tener siete maridos en la vida futura.

Como muchas personas hoy, concebían la vida futura como una extensión de la presente, solo mejor. Pero Jesús les llamó ignorantes. No conocían las Escrituras, e ignoraban el poder de Dios, lo cual infería que en realidad no conocían a Dios.

¿Qué era lo que pasaba con los Saduceos? ¿Qué peligro conlleva su razonamiento y divorcio de la Palabra y poder? ¿Qué nos pasa actualmente a nosotros hoy? ¿Qué peligros podemos tener si no aclaramos la unidad entre Palabra y poder?

Hay tres conceptos que podemos percibir en el desarrollo del texto que había hecho que los Saduceos anularan la relación entre Palabra y poder.

Lo primero tiene que ver con su pensamiento, en segundo lugar su pensamiento los lleva a un planteamiento, para al final terminar con un pronunciamiento de sus errores por parte de Jesús.

Veamos en primer lugar el pensamiento de los que divorcian la Palabra y el Poder. (Mateo 22:23)

El pasaje dice: “Aquel día vinieron los saduceos, que dicen que no hay resurrección y le preguntaron…” Observemos que ellos ya parten de una premisa y un pensamiento dominante en ellos. Sin embargo Jesús les va a decir que están “equivocados”. La expresión es un verbo imperativo presente y su puede traducir como corromper, engañar, equivocarse y errar. Literalmente se puede traducir como descarriarse, perder el rumbo, vagar hacia el error. ¿Cómo se puede equivocar uno doctrinalmente? ¿Qué son las señales de un dogmatismo espiritual errado? Hay tres elementos que estaban afectando el pensamiento de los saduceos. El primero tiene que ver con su intención. Es un asunto de corazón. Los saduceos históricamente eran personas adictas al poder y a la influencia en la sociedad. Eran acomodados y la mayoría eran políticos. También de su gremio se escogían los Sumos Sacerdotes. No había ninguna deseo de servir sino de servirse de la gente para su propio beneficio. Su carácter de explotación iba unido a su pensamiento elitista. Poder e influencia eran el pan de cada día de los saduceos. Esto es bien importante porque cuando un pensamiento teológico o espiritual es usado para la explotación y para mantener un sentimiento elitista doctrinal, puede tener graves consecuencias y probablemente puede estar errado. Puede estar ocasionando más daño que el podamos pensar. El segundo tiene que ver con su interpretación. Esto es un asunto de la razón. Observe que ellos históricamente usaban como su plataforma los cinco libros de Moisés. Esa era su fuente de espiritualidad. Era un interpretación sesgada y mal enfocada. Según ellos no existía resurrección porque en los libros de Moisés no existía evidencia de ella. Sin embargo Jesús les va a demostrar que sí hay evidencia de resurrección en los libros que ellos insisten que no hay evidencia. Su problema no tiene que ver con evidencia sino con interpretación prejuiciada. Que triste es pensar que una interpretación parcializada y cegada por el orgullo y el prejuicio puede llevarme a conclusiones espirituales  y a una práctica espiritual errada. El tercero tiene que ver con su interrupción. Esto es un asunto de revelación. Jesucristo va a usar una frase que demuestra la manera en que ellos habían cortado e interrumpido el proceso de revelación. Si observamos Jesús les dice “erráis ignorando las Escrituras”. Es decir Jesús les echa en cara que solo están tomando una parte del mensaje de Dios. El que les conviene, pero que hay más que estudiar. Que la espiritualidad se basa en conocer todas las Escrituras y no las que me convienen o me gustan. Ese parcialismo les había afectado en su forma de concebir sus planteamientos teológicos y doctrinales. Dios nos exhorta siempre a saber todo el consejo de Dios y no una porción él.

Veamos en segundo lugar el planteamiento de los que divorcian la Palabra y Poder. (Mateo 22:24-28)

Al ver el desarrollo del pasaje uno puede observar que los Saduceos ya parten de un pensamiento predispuesto. Eso indudablemente no  hay lugar para la apertura o para ser flexibles de establecer otros parámetros espirituales que fueran incluso diferentes a los que ello poseían.

Los saduceos principalmente descendían de familias sacerdotales. Trazaban su linaje hasta el sacerdote Sadoc, de quien se deriva su nombre. Eran la aristocracia de ese día, menos en número que los fariseos pero de mucho mayor influencia. Los saduceos no pensaban, ellos sabían; eran los expertos en la ley de Moisés.

Primero su presuposición de autoridad sobre la vida. Es cierto que citan la Escritura de una manera exacta. Observe que mencionan Deuteronomio 25:5. Pero el hecho de que ellos tengan exactitud doctrinal no necesariamente es exactitud espiritual. Lo que podemos encontrar de la historia de los saduceos, es que  tenían un respeto mínimo por lo profético. Su autoridad era el Pentateuco, los primeros cinco libros de la Biblia. Para ellos, los profetas del Antiguo Testamento eran de segunda clase, ya fueran los profetas canónicos (aquellos que tienen un libro con su nombre, tales como Isaías o Ezequiel) o los Elías o Eliseos de las Escrituras. De acuerdo con Hechos 23:8, las principales diferencias doctrinales de los saduceos eran: (1) no hay resurrección corporal; (2) no existen los ángeles; y (3) no hay tal cosa como espíritus incorpóreos, sentían que el alma moría con el cuerpo. Eran aniquilacionistas. Los saduceos despreciaban a Jesús de Nazaret. No les importaba que los fariseos se sintieran del mismo modo acerca de Jesús. Estaban determinados a probar que sus diferencias doctrinales eran correctas y que Jesús era un fenómeno que pronto pasaría. Y están cometiendo el error con su presuposición escritural, de que querer usarla para comprobar su pensamiento y no para transformar los pensamientos de las persona.

Segundo, su percepción de la realidad  de la vida. Observe que su ejemplo es tirado de los pelos. ¿Cuáles son las probabilidades que es un caso como ellos plantean se convierta en algo real? ¿Cómo conciben las situaciones de la vida como una teoría de extrema o una realidad suprema de parte de Dios? ¿En serio una mujer puede enviudar 7 veces? Qué ejemplo más tirado de los cabellos. Están usando su percepción de la realidad para  discutir en lugar de edificar.  

Tercero, su preocupación de la eternidad de la vida. Para los Saduceos, su concepto de eternidad tenía que ver con una continuidad de lo trivial de los asuntos de la tierra.

Según ellos en la eternidad seguiremos con la misma dinámica que hemos tenido en este mundo. Pero la eternidad es otro mundo, es totalmente diferente a lo que realmente percibimos o nos preocupa en este mundo. Hay una total discontinuidad de las preocupaciones humanas de hoy.

Jesús establece que en la próxima vida no habrá necesidad de matrimonio, porque no habrá muerte. Por consiguiente, no será necesario tener hijos para reemplazar a los que mueren. Jesús no dijo que seríamos ángeles cuando seamos glorificados en el cielo. Dijo que seríamos como los ángeles, en el sentido de que seremos asexuados y no nos casaremos. Los cuentos ridículos que oímos y las caricaturas que vemos respecto a personas que mueren y se convierten en ángeles son ciertamente contrarias a la Biblia. Nuestro Señor no se limitó a refutar las necias nociones de los saduceos respecto a la vida futura.

Veamos en tercer lugar el pronunciamiento de los que viven con la Palabra y Poder. (29-33)

Jesús tiene su forma de responder. Y lo hace de una manera contundente y efectiva. Jesús no se intimidó con su intento por hacerlo caer en una trampa. Su respuesta fue: “Ustedes andan equivocados” (NVI). En otras palabras: “Son ignorantes”. ¡Qué cosa se le ocurre decirle a los que pensaban que lo sabían todo! ¿Cuántos de nosotros hubiéramos sido lo suficiente honestos, íntegros y objetivos acerca de nosotros mismos para ver y admitir cuando hemos sido engañados? La respuesta que estoy describiendo requiere un espíritu enseñable, la antítesis del temperamento de lo saduceos. En este caso, su mentira y su espíritu no enseñable saltaban desde su ignorancia. Jesús dijo: “Ustedes no saben”. Como lo mencioné anteriormente Jesús no está usando la palabra griega diaginōskō, que a menudo se usa para mostrar lo que ha sido revelado. Así es

como algunas personas saben las cosas: por revelación. Usa otra palabra griega, oida, que a menudo significa el conocimiento de un hecho bien sabido. Prácticamente Jesús está diciendo: “Son ignorantes; ni siquiera están al tanto de aquello de lo que dicen ser expertos”. ¡Imagínese eso! Jesús estaba diciendo a los expertos en el Pentateuco: “Son ignorantes de las Escrituras”. ¿Puede imaginarse decir eso a un profesor de seminario, un catedrático de Oxford, o un erudito del Nuevo Testamento? Luego Jesús añadió: “No solo son ignorantes de las Escrituras, sino que son igualmente ignorantes del poder de Dios”. Bueno, ¿y a qué vino eso? Ellos no estaban interesados lo más mínimo en ese tema. No habían llegado a hablar del poder de Dios; eso era lo más alejado de su mente. Fue Jesús quien lo trajo a colación. Nada era más irrelevante para ellos que eso. Me pregunto cuántos cristianos hoy en día son así. Usted ha sentido que su conocimiento de las Escrituras es suficiente, que su énfasis en la doctrina es suficiente. Usted cree que las Escrituras son todo lo que importa, y hablar del Poder de Dios fue únicamente para la era apostólica.

¿Qué es el pronunciamiento de Jesús para corregir la idea absurda de los saduceos?

Bueno en primer lugar Jesús les dice que para que no haya divorcio tiene que acercarse con una pasión  personal.

Es casi cómico leer lo que Jesús le dijo a los saduceos: “Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído…? (Mt. 22:31, énfasis añadido). Sin embargo, debemos hacernos una pregunta: “¿He leído mi Biblia? ¿La he leído completamente?” Hay algunos que no tienen ningún plan de lectura de la Biblia, ni planes de tenerlo. Jesús quisiera decirle a usted: “No conoces las Escrituras”. Si usted es un líder de iglesia o ha sido cristiano por un buen tiempo, ¿se avergonzaría de que la gente supiera cuánto lee la Biblia o cuánto ora? Diferentes encuestas a lo largo de los años han mostrado que muy pocos cristianos pasan tiempo diario con el Señor. ¡Y nos preguntamos por qué la Iglesia no tiene poder! Una fuerte vida personal de oración y de lectura diaria de las Escrituras son los primeros pasos para al poder del Espíritu Santo.

En segundo lugar Jesús les dice que para que no haya divorcio tiene que acercarse con una revelación personal. Note cómo Jesús lo expone: “¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios…?” (Mt. 22:31). En otras palabras, Jesús dijo: “Es para ustedes, saduceos”. No obstante, si estaba disponible para los saduceos, está disponible para cualquiera. Si pudo ser cierto para los escépticos, seguros y engreídos saduceos, es verdad para cualquiera. Dios originalmente lo dijo a Moisés, pero Jesús dijo: “Esto es para ustedes”. ¿Qué es “esto”? Es revelación personal cuando la Palabra de Dios se aferra a usted. ¿Está interesado en recibir una palabra profética? Entonces le pregunto: ¿Cuándo fue la última vez que las Escrituras se aferraron a usted y llevaron conocimiento de revelación a su vida? Si un texto se aferra a usted, las probabilidades son de que usted se va a aferrar a él. ¿Cuándo fue la última vez que el Espíritu de Dios

fue directo a su corazón como un rayo láser cuando estaba leyendo la Biblia?

En tercer lugar Jesús les dice que para que no haya divorcio tienen que acercarse con una reflexión actual.

Quizá conoce las palabras familiares de Éxodo 3:6; ya casi se convirtieron en cliché: “Yo soy… el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Estas palabras también fueron conocidas por los saduceos como para nosotros lo es un verso como Juan 3:16 —la Biblia resumida—. Jesús dijo: “¿No han leído Éxodo 3:6?”. ¿Cómo se sentiría si alguien le dijera: “¿No has leído Juan 3:16?”. Usted podría decir: “¡Estás bromeando!”. Puede escuchar el penetrante sarcasmo en las palabras de Jesús: “¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios…?”. Por supuesto, usted no podía haber dicho a los saduceos nada acerca de Éxodo 3:6. Ese verso era para ellos como el ABC.

Para ellos solamente significaba: “Adoramos al mismo Dios en nuestros días que ellos adoraban en su tiempo”. Jesús prácticamente está diciendo: “Error. Se perdieron por completo el verdadero significado. Lo que significa es que Abraham, Isaac y Jacob están vivos. Dios no es Dios de muertos, sino de vivos”. Los saduceos fueron devastados y humillados. Muchos de nosotros nos encerramos en un punto de vista concerniente a ciertos versículos bíblicos o enseñanzas, tal como los saduceos. Algunos de nosotros

creemos saberlo todo. Hemos aceptado un punto de vista de segunda mano sin cuestionarnos nada. Tenemos revelación de la Biblia y doctrina de segunda mano. “Fulanito” lo cree, yo lo creo. Así me lo enseñaron, y, por lo tanto, siempre lo he creído”.

A menudo no hay una reflexión personal por la que adquiramos el verdadero significado de cualquier versículo. Viene al vaciarnos a nosotros mismos ante el Señor. Venga a Él con franqueza, diciéndole: “Señor, ¿es posible que esté equivocado respecto a la comprensión de este versículo, o de este punto de vista?”.

En cuarto  lugar Jesús les dice que para que no haya divorcio tienen que acercarse con una reacción espiritual.

También quiso responder a sus afirmaciones de que no había resurrección; y lo hizo haciendo referencia a Moisés. Sabía que Moisés era la única autoridad que aceptarían. Les recordó de Éxodo 3:6 donde Dios le dijo a Moisés: «Yo soy el. .. Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob». No dijo: «Yo fui el Dios de Abraham», lo que hubiera significado que Abraham ya no existía. Al decir «Yo soy» el Señor dijo claramente que estos tres hombres de fe estaban vivos en ese tiempo. Al repetir «el Dios de», el Señor estaba diciendo que los conocía y los amaba personal e individualmente. Es peligroso especular sobre la vida futura. Debemos descansar en la autoridad de la Palabra de Dios, porque solo allí tenemos la verdad que responde a las preguntas humanas respecto al futuro. La Biblia no nos dice todo respecto a la vida futura, pero sí, nos anima y nos ilumina Jesús respondió a los saduceos, necios e ignorantes, de forma tan completa que les puso bozal (la palabra «callar» v.34). Incluso la multitud quedó admirada y asombrada a su respuesta.

Unas palabras finales…

Cuando Jesús dijo que el Espíritu Santo era como el viento, Él estaba enseñándonos que el cristianismo es como un pequeño bote para navegar. La poderosa presencia del golpe del viento llena una vela y conduce al bote hacia su destino. Sin el viento, un bote carece de todo su poder, y en vez de dirigirse hacia el frente, permanece inmóvil, atascado y como muerto en el agua.

Por otro lado está la estabilidad del timón. Es la estabilidad del timón la que conserva el curso del bote, conduciéndolo hacia el frente, aprovechando y concentrando todo el poder del viento para ese propósito. Sin el timón, un barco no tiene el poder para virar el curso hasta perderlo, y finalmente estrellarse contras las rocas y naufragar.

Algunas iglesias son iglesias vela y algunos  son cristianos vela. Quienes están abiertos y llenos por la poderosa presencia del viento del Espíritu, sobresalen por tales cosas como oración y alabanza, así como por ejercitarse en el poder en la guerra espiritual, conduciendo el reino de Dios a través de las tormentas marítimas del obscuro y moribundo mundo demoniaco.

Pero también algunas iglesias son iglesias timón, y algunos  son cristianos timón. Como un timón, están enfocados en estabilizar el curso y no apartarse del camino por cada viento de falsa doctrina. Estos sobresalen por cosas tales como doctrina y teología y comprometen su mente en el estudio profundo de la Biblia, y buscan seguir la dirección de Dios en obediencia. Tristemente, iglesias y cristianos vela e iglesias y cristianos timón por lo regular se critican entre unos y otros en lugar de colaborar. Los vela acusan a los timón de estar muertos, de no espirituales, de mente corta, de no tener poder ni pasión. Los timón acusan a los vela de ser muy emocionales, fuera de rumbo y peligrosos.

Hoy necesitamos en realidad buscar traer el viento del Espíritu y el timón de la Palabra juntos en un camino que todos los cristianos y las iglesias necesitan desesperadamente. Debemos combinar una mente teológica, un corazón pastoral, un alma que alaba y la experiencia de un abuelo, en un mensaje que es oportuno porque es atemporal. Hoy el cristianismo existe dentro de un mar turbulento a medida que crece la oscuridad en el mundo y las olas se hinchan más alto. Más que nunca, necesitamos el poder del Espíritu enfocado por la verdad de la Palabra, así que podemos llegar con seguridad al puerto donde Jesús espera por nosotros.

Los alcances de la oración…

Los alcances de la Oración

No sé ustedes, pero no podría decir que soy un gran experto en orar. En realidad me cuesta bastante. Admiro esas personas que dicen que pasan mucho tiempo en oración y que tienen largos períodos orando. En lo que es mi experiencia, orar cada día se convierte en una lucha tremenda. A veces leo testimonios (espero que sean verdad) de personas que tienen grandes visiones, que tienen experiencias extraordinarias al estilo de los profetas. Para serles sincero, a mí no me ha pasado ninguna de esas experiencias. En realidad las anhelo de vez en cuando, pero quizás Dios las tiene reservadas para los “grandes de su ejército. Y yo no soy uno de ellos. Lo acepto, no hay problema.  Mi mayor habilidad es orar en circunstancias especiales. Creo que todos tenemos esa habilidad.

Hoy  al leer el salmo 61 nuevamente encontré nuevas ideas con respecto a la manera en que David oraba. 

Y es que cada vez que David se encontraba en un aprieto, instintivamente se volvía a Dios en oración. La oración es el aliento natural del creyente. Le permite lograr lo que no puedes lograr por ti mismo.

¿Qué cosas encontró David cuando se acercó a Dios en oración?

Primero, la oración te permitió llegar más lejos (v. 2).

David sentía nostalgia. Aunque estaba lejos de Jerusalén, no estaba lejos de Dios. No importa donde estés, puedes llegar a través de la oración y tocar la vida de la familia, amigos y misioneros.

Segundo, la oración te permite ir más alto (v. 2).

David estaba abrumado y envuelto en penumbra. Cuando oró, Dios lo levantó y lo puso en lo alto. roca, en una torre que Él construyó para él (v. 3). La oración te pone en la cima de la montaña y le permite obtener una perspectiva clara de su situación.

Tercero, la oración te permite acercarte (v. 4). «El refugio de tus alas» es no se refiere a una gallina madre que recoge a sus polluelos antes de que estalle una tormenta; lo que está hablando es de ponerse bajo las alas de los querubines en el Lugar Santísimo. A través de Jesús puedes entrar en la presencia de Dios y morar bajo Su alas.

Cuarto, la oración te permite hacerte más rico (v. 5). En la oración recurres a la herencia que tienes en Jesucristo (Efesios 1:3).

Quinto, la oración te permite vivir más plenamente (vv. 6–7). No es la duración de la vida lo que cuenta sino  la profundidad. La oración pone profundidad en tu vida.

Me da lástima la gente que depende del entretenimiento mundano en lugar de la plenitud de la vida en Cristo.

Finalmente, la oración te permite ser más feliz (v. 8). La oración y la alabanza siempre van junto. David comienza a llorar y termina alabando. Comienza orando y termina regocijándose.

El consejo es ante todo pasa tiempo con el Señor en oración. Cambiará tu vida. Evalúa tu oración. ¿Está logrando en tu vida lo que había logrado David? Si no, pasa más tiempo en oración y determina experimentar su logro en tu vida.

Con ganas de tirar la toalla…

Con ganas de tirar la toalla

No sé ustedes, pero estoy viviendo tiempos extremadamente difíciles. Estoy en un tiempo en el que jamás me pude imaginar. Es un tiempo en el que tienes que aceptar lo que te viene aunque no te guste y no lo entiendas. Es un momento muy peligroso porque Dios puede hacerse muy lejano y uno se expone a enfriarse o desgastarse. Cuando escribo esto, vivo situaciones que no cambian, que paralizan y que son altamente tediosas y  que cansan. De pronto te ve cuidando un pariente que no te esperabas, un trabajo que sólo te mantiene y una experiencia espiritual de desierto. Alguien ha dicho que el desierto es bueno, quizás sí, pero en este momento el desierto que experimento no tiene nada de atractivo, sino por el contrario es bastante riesgoso para la fe y la perseverancia en Cristo. Son momentos en que se desea tirar la toalla. Al fin que ¿es tirar la toalla? Es la figura de un entrenador de box que lanza la toalla al ringo dando a entender que el pugilista ya no puede seguir. De una cosa que estoy seguro es que mi situación la está viviendo miles de hijos de Dios. Esa experiencia de desierto, donde todo es árido, donde no hay refresco y todo está seco.

Hoy leía el salmo 61 y me dí cuenta que  cuando su hijo Absalón se rebeló contra él, David tuvo que huir de Jerusalén. Lo hizo para salvar la vida. A partir de esa experiencia escribió este salmo.

«Escucha mi llanto, oh, Dios; atienden a mi oración. Desde el fin de la tierra clamaré a Ti, cuando mi el corazón está abrumado; llévame a la roca que es más alta que yo. Porque tú has sido un refugio para mí, una torre fuerte del enemigo» (vv. 1-3).  Es inquietante ver como David reacciona, en medio de su problemática. Tres cosas hace David para no tirar la toalla

Primero, David está pidiendo. Él  estaba pidiendo la ayuda y la fortaleza de Dios. Pudo haber estado en una cueva cuando escribió estas palabras o se escondió en un refugio en el desierto. Nosotros no lo sabemos. La RV60 usa la expresión “corazón desmayare”. La expresión se puede traducir como abrumado. El concepto da la idea de agobiarse con un gran peso grave. También incluye la idea de tener tedio o hastío. Realmente eso describe mi sentir en este tiempo. Estoy cargado y hastiado. Probablemente usted se sienta igual. El sentir de David lo llevó a tomar nuevas perspectivas. Primero supo que su verdadera Roca era Dios. Que su  verdadero Refugio y su verdadera Torre Fuerte era Dios. Es bueno saber que cuando estamos lejos de la seguridad del hogar y ciudad, todavía tenemos la seguridad del Señor. En tiempos de tirar la toalla necesitamos la seguridad de nuestra fe en Jesús. Sabemos que si depositamos nuestra carga en él será más llevadera.

Segundo David está permaneciendo.. «Permaneceré en Tu tabernáculo para siempre; Confiaré en el refugio de tus alas» (v. 4). Esto significa el Lugar Santísimo, donde las alas de los querubines eclipsaron el Arca de la Alianza. Podríamos preguntarnos: «¿Cómo puede permanecer en el tabernáculo, David, cuando estás ahí afuera en el desierto? Estás huyendo». Él decía: «Mi Dios siempre está conmigo. Siempre y cuando yo permanezca en Él, yo permanezco en Su tabernáculo.» David se dio cuenta de que no necesitaba la ciudad y las paredes para protección. Dios era su Roca. No necesitaba el tabernáculo para su adoración. Dios era su Tabernáculo. Es hacer la experiencia eclesial de una manera real y personal en las situaciones que nos abruman. No hay que desconectarse de nuestros vínculo espirituales en tiempos de este tipo. Hay que mantener encendida la chispa de nuestra relación con Dios. Sé, que esto es difícil, pero sólo así podemos superar los tiempos de tirar la toalla.

Tercero, David se está regocijando. «Así que cantaré alabanza a Tu nombre para siempre, para que pueda realizar diariamente mis votos» (v. 8). Cuando llevas tus peticiones al Señor y confía en Él, descubres que puedes regocijarte en Él. «Porque tú, oh, Dios, has oído mis votos. . . . Prolongarás la vida del rey» (v. 5). Dios respondió a David su oración. De las tres cosas esta es la más difícil. Debemos regocijarnos porque el tiempo de desierto no es para siempre y el tiempo que dura está controlado por Dios.

 ¿Qué es Dios para ti? ¿Es Él tu Roca, tu Refugio, tu Torre Fuerte, tu Tabernáculo? ¿Estás confiando en Él para satisfacer tus necesidades específicas hoy? Dios nunca tuvo la intención de que Su pueblo «tirara la toalla».

Hoy Dios nuevamente me ha hecho recordar estas verdades. No las siento experimentalmente, pero sé que son verdades. Siempre puedes regocijarte en la protección de Dios. Aplica las verdades de este salmo en  tu situación de vida actual. Y no tires la toalla. Aguanta todavía hay más para tu vida.

De libros y botellas…

Libros y Botellas

¿Eres el tipo de persona que mantiene un registro diario de lo que haces? Siempre he acostumbrado a llevar  un diario especial conmigo. Escribo donde visité y a quién vi, que pensé y que aprendí de Dios. A veces allí escribo las necesidades por las que tenemos que orar.

¿No sé si sabías que Dios está llevando un diario sobre ti? Su diario es compuesto por botellas y libros.

David dijo en el Salmo 56:1-9: «Ustedes cuentan mis andanzas; pon mis lágrimas en Tu botella; ¿No están en Tu libro?» (v. 8).

Dios vela por nuestro diario viaje y nota nuestro llanto. Él tiene Sus ojos en nuestros pies, y Él tiene sus ojos en nuestros ojos.  Cuando vivimos tiempos complicados debemos entender a lo menos dos verdades.

Primero ,Dios ve por dónde caminamos. Él conoce los caminos en los que hemos estado. Algunos de estos caminos son bastante accidentados. Pero eso puede ser para nuestro bien, porque como dijo una vez un niño pequeño, «Los baches son a lo que te subes». Dios ve nuestras andanzas, y Él está marcando todo en Su registro.

Segundo, Dios ve cuando lloramos. Él ve y registra nuestras lágrimas y las archiva para referencia futura. Entre los pueblos semíticos, los dolientes a menudo atrapan sus lágrimas en una bolsita, símbolo de su dolor. Luego colocan la botella en una tumba o ataúd. Un día Dios te mostrará el libro y la botella. Él va a decir: «Yo sabía cuándo se te rompió el corazón. Sabía por lo que estabas pasando. He mantenido un registro de ello. Ahora, esa tristeza se convertirá en gozo».

Debemos tener bien claro que  cada una de tus lágrimas se convertirán en una joya de belleza para la gloria de Dios. Dios conoce tus dificultades y tristezas. Se acerca el día en que tu tristeza se convertirá en gozo, y tus lágrimas lo glorificarán.

Cuatro seguridades en tiempos difíciles…

Seguridad en tiempos difíciles

¿Alguna vez has tenido que escapar del peligro saliendo por una ventana? Pablo escapó de Damasco de esa manera (Hechos 9), y David a través de una ventana también (1 Sam. 19). Un día David fue a casa y descubrió que estaba siendo espiado. Su esposa lo dejó bajar por una ventana y escapó de sus enemigos. A medida que leemos este salmo 59:1-17, noto cuatro seguridades que mantuvieron a David en marcha.

Primero, David sabe que Dios ve, por lo que ora (vv. 1-5).

David necesitaba ser defendido y entregado. Sus enemigos mentían sobre él. El sufrimiento es difícil de soportar sobre todo cuando no has pecado. Pero Dios está en el trono y nos está observando. Él conoce nuestras dificultades. La próxima vez que estés en problemas, recuerda que Dios ve tú. Oren a Él, Él está escuchando.

Segundo, David está seguro de que Dios escucha, así que espera (vv. 6–9).

Mientras esperamos, Dios logra muchas cosas, y nosotros recuperamos nuestra fuerza (v. 9; Isaías 40:31).

Tercero, David está seguro de que Dios gobierna, por lo que confía (vv. 10-13).

Dios se reúne David con misericordia y el enemigo con juicio. David ora para que Dios quiera dispersa a sus enemigos, detenerlos  y consumirlos.

Cuarto, David está seguro de que Dios libera, así que canta (vv. 14-17).

No podemos siempre detener las acciones de las personas. La esposa de David le advirtió que tenía que irse o estaría muerto por la mañana (1 Sam. 19:11), sin embargo, pudo cantar acerca de la misericordia por la mañana (v. 16). Siempre agradece a Dios después de que Él contesta la oración.

¿Cómo ejerces tu fe cuando el enemigo te persigue? Responde orando, esperando, confiando y cantando. Sé que es difícil pero se puede.

«…El peligro de adelantarse…»

Hace años cuando trabajaba para Visión Mundial unos compañeros y yo veníamos de un viaje de Carolina a Guatajiagua. Decidimos tomar un atajo para llegar más rápido a Sesori así  bajo la premisa de que el camino lateral. Se veía interesante.

Pero en realidad resultó ser uno de los peores caminos rurales que hemos encontrado. No había baches; Todos eran cráteres. Y mientras el auto estaba levantando polvo, mi impaciencia estaba aumentando mi temperamento. Cuando redondeamos cuidadosamente una curva, llegamos a la conclusión de que pocas personas tomaron esta ruta; porque allí frente a nosotros había dos tortugas, paseando tranquilamente por uno de los dos surcos que te mantenían en el camino. Cuando finalmente llegamos a la civilización y al camino pavimentado, pensé en la declaración que un escritor cristiano solía hacer: «El desvío siempre es peor que el camino principal».

Creo que Génesis 16 registra un doloroso desvío que Abraham y Sara hicieron en su peregrinación, un desvío que trajo el conflicto no solo a su hogar sino también al mundo. Lo que los periodistas de hoy llaman «el conflicto árabe-israelí» comenzó aquí. Pero esta cuenta es mucho más que la historia antigua con consecuencias modernas. Es una buena lección para el pueblo de Dios acerca de caminar por fe y esperar que Dios cumpla sus promesas a su manera y en su tiempo. A medida que estudies las etapas en la experiencia de Abraham y Sara, verás lo peligroso que es depender de tu propia sabiduría

“¿Alguna vez has sentido que necesitabas ayudar a Dios? ¿Así que tomaste el asunto en tus propias manos?  Veamos algunas de las lecciones que aprendemos de esta etapa de la vida de Abraham y Sara. Veamos el peligro de adelantarse a Dios.

  1. En primer lugar no intente adelantarse a Dios cuando Él no se está moviendo lo suficientemente rápido. (Génesis 16:1-2)

Es claro que tanto Abraham como Sara habían podido ver la mano de Dios en cada paso del viaje de fe. Pero llegó un momento cuando miraba hacia el futuro, no podía encontrar nada que le diera esperanza de ser madre.  Entonces se sintió inseguro, siempre debemos entender que aquellos que pueden ver la mano de Dios en sus vidas pueden poner sus vidas en las manos de Dios.  El Dios que seguimos ve todo el universo. Él quiere lo mejor para todos en cada momento de la historia humana. Y Él está tejiendo los hilos de la vida de todos. ¿Cómo es posible que pensemos que sabemos más que Él?” Hay tres cosas vitales que hicieron que tanto Sara como Abraham se adelantase a Dios.

Primero, tiene que ver cuando me enfoco en mi visión que en la visión de Dios.

Observe que la expresión importante con la que comienza Sara es “ya ves”. Es una frase fuerte. Lo que ella estaba viendo era las circunstancias abrumadoras que los rodeaban. Habían pasado 10 años de espera. ¿Cuánto estaría dispuesto a esperar antes de darme  por vencido?  

Segundo, tiene que ver cuando sustituyo mi opinión por la opinión de Dios.

Y es que siempre tenemos una opinión sobre cómo Dios debe hacer las cosas. Por lo general, queremos lo que queremos ahora. Y nuestras razones nos parecen tan buenas. Pero no importa cuán fuertes, inteligentes, ingeniosos o estratégicos seamos, no podemos pensar más que Dios, ni debemos tratar de adelantarnos a Él. A  veces nuestra opinión puede ser justificada por la lógica. Sara se sentía que ya no podía, así que teniendo los recursos para poder hacerlo, buscó a alguien que la sustituyera y que si pudiera. A veces nuestra opinión puede ser justificado por lo legal. Legalmente era permitido que Sara usara esa práctica, de concederle una concubina a su marido. Sin embargo el hecho de que algo sea legal no necesariamente está aprobado por Dios. Deben entender que todas las referencias sobre Agar en la biblia nunca es llamada mujer de Abraham, sin la “sierva de Sara”. Dios jamás reconoció esa unión.

Tercero, tiene que ver cuando sustituyo mi solución por la solución de Dios.  

Nunca olvides que lo mejor de ti nunca se comparará con lo mejor que Dios tiene para ti. Nuestras soluciones sustitutas siempre son malos sustitutos de las promesas de Dios. Ese conflicto continúa hasta el día de hoy. Cuando tratamos de crear nuestras propias soluciones, nuestras acciones siempre producen consecuencias negativas. Observe el caos que se desató con respecto a la sustitución de Sara. Cuando sugirió que Abraham usara a Agar como sustituta de Sara, convirtió a una sierva fiel en una rival. Su matrimonio se volvió tenso. Su relación con Dios se vio afectada. Y provocó una enemistad entre los descendientes de Isaac, el hijo que finalmente tuvo, e Ismael, el hijo de Agar.

Probablemente hay algo que quieres en este momento que Dios ha dicho que te dará. Y puede que estés tratando de encontrar la manera de conseguirlo en tu tiempo en lugar del de Dios. No lo hagas Incluso lo mejor de ti nunca se comparará con lo que Dios ha planeado para ti. Dios nos revela las cosas sobre la base de la necesidad de saber. Cuando no necesitas saber, Dios no revela Su voluntad. En esos tiempos hay que esperar”.

  1. Una segunda cosa es no intente adelantarse a Dios cuando él está en silencio porque podemos dirigir nuestra atención a las cosas equivocadas. (Génesis 16:3-4)

Nos enfocamos en nuestras circunstancias y no vemos nada más que los obstáculos. Eso es lo que le pasó a Abraham y Sara. A medida que pasaba el tiempo y su situación parecía más grave a sus propios ojos, comenzó a sentirse cada vez más vulnerable.

¿En que nos equivocamos cuando Dios está en silencio?

Primero, nos equivocamos con  nuestra situación. Sara no interpreta bien el tema de la “esterilidad” En realidad la palabra que  se utiliza en esta porción del texto no es la palabra normal para hablar de esterilidad. La mejor traducción es estar restringido, haber detenido o incluso haber retrasado algo. En otras palabras la interpretación de Sara tiene que ver con el hecho de sentirse que Dios le había puesto un freno a su bendición. Piensa que el problema que tiene de  restricción Dios se la ha dado para hacerla sufrir. Eso implica que Dios es un Dios malo e injusto porque el problema que tiene la hace sufrir. Su perspectiva es negativa, cuando debería ver como una problema que va a ser solucionado y traerá gran gloria a Dios y a su vida. Necesitamos recordar que nuestras circunstancias, sin importar cuán insuperables puedan parecer los obstáculos, no son nada para Dios. Sus promesas son verdaderas pase lo que pase. Conocer la voluntad de Dios no es suficiente. Hacer la voluntad de Dios es esencial. Eso requiere confianza total”. “Cuando debas esperar, enfócate en el carácter de Dios, no en tus circunstancias”  

Segundo, nos equivocamos con nuestra decisión

Observe que el pasaje habla de que Sara se digirió a su esposo y lo involucró en su pensamiento, y no solamente eso sino que lo influyó de tal manera que termina haciendo lo mismo que su esposa sugiere. Una mujer que tiene una tremenda influencia para mal puede ocasionar muchos problemas. Una cosa que se observa es la ausencia de voz de Abraham. Es el silencio de los manipulados. De los que se les dice que hacer porque su carácter no tiene la capacidad de decir no ante el abuso de una mujer agresiva. Observe que el texto utiliza la expresión “..atendió el ruego…” La expresión en esta primera frase tiene que ver con exhortar. La traducción podría ser “te exhorto” a que te llegues a mi sierva. Y luego la expresión atendió el ruego de Sara, pues traducirse con prestó interés a la voz de Sara. Abraham se enfoca con mucho interés en lo que su esposa le sugiere.

Tercero, nos equivocamos con nuestra posición.

Observe que la categoría de Agar es de esclava. Ella simplemente va a seguir las órdenes injustas de sus ama. Ella se está aprovechando de su posición de poder privilegiada para dañar e involucrar a una mujer inocente que no se le pregunta la opinión. Este es el silencio de los abusados. De los que son explotados por “dueños” que deben someterse a decisiones y manipulaciones injustas, pero callan porque pierden sus forma de sostenerse en la vida.

Cuarto, nos equivocamos con la provisión. Una cosa importante para Sara era que su enfoque de provisión tenía que ver con la capacidad de Abraham de tener hijos. Es obvio que Abraham todavía tenía vigor varonil, porque de lo contrario no hubiera embarazado a Agar. Dios quería tanto que Sara como Abraham ya no tuvieran fuerzas para desarrollar su obra portentosa de fecundación. Este es el silencio de los desviados.

Observe que Dios, simplemente no habla ni detiene tal plan descabellado. El muchas veces nos juzga con su silencio y nos deja que enredemos su provisión y su plan. El hecho de que Dios no te detenga no necesariamente está aprobando tus decisiones. Por otro lado a estas alturas Sara está añadiendo y adivinando el plan de Dios, porque Dios había descubierto quien sería el padre de muchos, pero a esta alturas nunca había revelado quien era la madre.

  1. En tercer lugar, no intente adelantarse a Dios cuando aparentemente sus planes tengan éxito

Observe que el texto dice “y se llegó…la cual concibió…”. Sara tuvo éxito en su plan. Logró lo que se había propuesto y ahora tendría un hijo y de alguna manera se le había adelantado a Dios. Le está diciendo a Dios. “Dios yo lo hago mejor que tú”. Tengo mejores resultados tomando el asunto en mis manos que dejándotelo a ti. Pues tus manos se tardan mucho. Dios quería que tuvieran un hijo a los 100 y ellos decidieron tenerlo a los 80. Se le adelantaron a Dios 20 años.

Entonces pongámonos claros en primer lugar,  no se adelante a Dios cuando el no se está moviendo lo suficientemente rápido.

En segundo lugar no se adelante a Dios cuando él esté en silencio

En tercer lugar, no se adelante a Dios aunque aparentemente tenga éxito en sus planes.

Al final Dios le dio el hijo que le había prometido, Isaac, ¡y lo hizo cuando yo tenía noventa años Sara  y 100 Abraham ! Nunca olvides que nada es imposible para Dios, y los milagros son hechos cotidianos para Él. “Los milagros de Dios suceden solo cuando te enfrentas a lo imposible” “Entonces, si estás en una situación difícil, te sientes incómodo y lo imposible es lo único que puede ayudarte, entonces eres un candidato para un milagro. Y si Dios te ha hecho una promesa, puedes estar seguro de que la cumplirá”. “Solo cuando estamos en el lugar donde necesitamos lo imposible es Dios capaz de realizar un milagro. Dios ama cumplir Sus promesas bajo tales circunstancias.

Hagamos una oración juntos:

Soberano Señor, oro para que en el futuro, cuando llegue el día en que estas personas se sientan desesperadas y sus circunstancias les parezcan imposibles, confiarán completamente en Ti y Tú los bendecirás por ello. En tales momentos, ayúdalos a recordar Tus promesas, a esperar con paciente expectativa y esperar Tu milagro. Amén.»

He aquí unas aplicaciones que descubro de la historia de Sara y su afán de adelantarse a Dios…

Es posible que Sarah no haya influido en un gran número de personas durante su vida, pero la influencia que tuvo le dio forma al mundo. Y podemos aprender valiosas lecciones de vida de ella.

Les confieso que ha habido muchas ocasiones en mi vida como cristiano  en las que perdí la paciencia y quise aprovechar una situación para cambiar lo que estaba sucediendo.

Una primera lección es, deje que sus decisiones de vida sean guiadas por la fe, no impulsadas por la frustración o el miedo

Es fácil creer en las bendiciones de Dios. A veces es más difícil creer en Su tiempo. Uno de los versículos muy importantes es 1 Pedro “Deja todas tus preocupaciones con él, porque él tiene cuidado de ti”.  1 Pedro 5:7

Alguien dijo una vez que la fe es lo que tienes cuando no tienes todos los hechos pero tienes a Dios. Sara estaba casada con un hombre fuerte de fe, pero ella alimentaba sus dudas y frustraciones. Ciertamente tenía muchas razones válidas para sentirse frustrada. Ella ya había sufrido por no tener hijos durante los años normales de maternidad. Luego, después de recibir la promesa de Dios de que tendría un hijo, tuvo que esperar veinticinco años más. No puedo imaginarme siendo paciente en tales circunstancias. Pero también sé que Dios quiere que nos enfoquemos en nuestra fe en Él. Acude a Dios y permítele que te ayude a superar tus emociones. Y siempre recuerda las palabras de Charles Spurgeon: “Dios es demasiado bueno para ser cruel. Es demasiado sabio para confundirse. Si no puedo seguir Su mano, siempre puedo confiar en Su corazón”.

Una segunda lección que aprendí de este texto es que nunca uses tu influencia para manipular a las personas para beneficio personal.

Sara tuvo una gran influencia sobre dos personas en su vida: su esposo, Abraham, y su sierva Agar. Cuando ya no pudo soportar las frustraciones de su vida, usó esa influencia sobre los dos para llevarlos a tomar una mala decisión. Eso resultó contraproducente para todos. Un escritor escribe: “A veces, cuando considero las tremendas consecuencias que se derivan de las cosas pequeñas, me siento tentado a pensar que no hay cosas pequeñas”.

El hecho de que tengamos poder no significa que debamos usarlo, especialmente si estamos pensando en usarlo para nuestro propio beneficio. Es fácil racionalizar tales decisiones. Pero casi siempre conducen al arrepentimiento.

Un tercer principio que aprendí de la narración es que cuando tome malas decisiones, no trate de encubrirlas o echarle la culpa a otra persona.

Asume la responsabilidad. Dios sabe cuándo estamos en lo correcto y cuando estamos en el mal. Permítale llevar las cuentas y recompensarlo en consecuencia. Cuando lideramos a otros, estamos en condiciones de culpar a otros, y podemos salirnos con la nuestra fácilmente, porque las personas que lideramos a menudo son reacias a hablar en contra de nosotros. Pero los buenos líderes no hacen eso. En cambio, se llevan menos de su parte del crédito y más de su parte de la culpa. Como una persona que ha sido impaciente toda su vida, necesitaba los consejos de Sara. Con demasiada frecuencia he tratado de ayudar a Dios y ofrecerle mis propias soluciones. Lo sé mejor, pero todavía lo hago. Siempre debemos tratar de recordar que incluso lo mejor de nosotros no puede compararse con nada de lo que Dios tiene en mente.

Un cuarto principio que aprendí es que los hombres y las mujeres de fe deben cuidarse de aquellas sugerencias que se les dan, las cuales no descansan en la fe ni en las promesas de Dios y pueden producir una atmósfera de desprecio y de aflicción.

Retos actuales de la familia

Introducción

La familia moderna enfrenta desafíos y amenazas diferentes a los que experimentó cualquier generación anterior. Las impactantes estadísticas de divorcio, el creciente número de víctimas de incesto, los crecientes aumentos en los incidentes de abuso y la presencia de multitudes de adultos solteros temerosos de casarse (o volver a casarse) después de observar el dolor que los rodea, todos son síntomas de una sociedad que responde y se inunda con trauma.

Un predicador mayor eligió cuidadosa y pacientemente sus palabras para sus sermones finales en su último domingo antes de retirarse. Había vivido y trabajado entre la gente durante más de veinticinco años. Había visto nacer a la mayoría de los presentes en la audiencia y había enterrado a sus padres y madres.

Ahora, cuando estaba listo para apartarse de su trabajo, un sentido de urgencia lo caracterizó, un fuerte deseo de advertirles de los peligros futuros y de poner ante ellos el desafío de alcanzar nuevas alturas, nuevas metas y nuevas metas. Cuidadosamente trajo el pasado, bueno y malo, ante ellos y escogió cuidadosamente cada palabra que usó. Cuando habló en la hora de estudio bíblico, desafió a la congregación a criar a sus hijos en armonía con la voluntad de Dios y asegurarse de que aprendieran a amar a Dios con todo su corazón, alma y mente.

A la hora de adoración de la mañana, les suplicó que se aferraran a la Palabra de Dios y siguieran Su voluntad en todo lo que hicieran. Se tomó el tiempo para examinar los problemas que enfrentarían en el futuro. Detalló los problemas que creía que destruirían la iglesia a menos que fueran retirados del cuerpo de creyentes.

Después de una buena comida en el almuerzo, volvió a hablar durante más de una hora desafiando, motivando y asegurando que todas las promesas que Dios había dado se cumplirían y que la eternidad era suya si solo dependieran de Dios. Presentó al nuevo predicador que había sido seleccionado para seguir sus pasos. El joven había trabajado con el caballero mayor durante más de dos años y conocía los problemas que enfrentaba.

Cuando terminó, los ojos estaban llenos de lágrimas por el viejo soldado. Habían aprendido a confiar en él, porque él los había guiado a través de muchos tiempos turbulentos. La congregación sintió tristeza al renunciar, y el joven predicador habló esa noche del maravilloso hombre que les había enseñado a través de los años.

Esa noche, el joven predicador habló de Moisés, otro viejo soldado que había estado delante de toda la congregación de Israel. Había guiado a sus padres y madres durante cuarenta años a través del terrible desierto, y ahora una nueva generación estaba de pie, preparada y lista para entrar en la tierra que fluía con leche y miel. Sólo Josué y Caleb permanecieron de aquellos que habían abandonado la tierra de Egipto. A través de la incredulidad, todos los demás habían caído en el desierto.

Al zarpar para estudiar Deuteronomio, también debemos visualizar al viejo guerrero mientras estaba de pie en las llanuras de Moab, motivando a los hijos de Israel con tres sermones de despedida a servir a Jehová Dios todos los días de sus vidas. Con su obra completada, le recuerda a Israel lo que el Señor había hecho y los exhorta a nuevas conquistas en Su nombre.

Luego escribió sus sermones (Deuteronomio) y se los dio al sacerdote para que alguna vez estuvieran con el pueblo de Dios (31: 9-13).

Por otro lado el concepto de familia ha tenido una mutación dramática. Los tipos de familia actuales son muy diferentes a las familias de 50 años atrás, así como esas también lo eran respecto a las de 50 años más atrás. La evolución del concepto y los tipos de familia ha variado progresivamente al igual que lo ha hecho la sociedad y la cultura, dando lugar a una diversidad muy celebrable. Donde antes solo se podía hablar de la familia nuclear (papá, mamá e hijo/s), actualmente tenemos otros tipos de familia: las familias biparentales sin hijos, familias biparentales con hijos, familias homoparentales, familias reconstituidas, familias monoparentales, familias de acogida, familias adoptivas y familias extensas.

Moisés sabía que los tiempos que venían debían ser muy desafiantes para las familias de Israel. Así que los reta a tres desafíos que continúan pertinentes para nosotros en este tiempo.

El primer desafío de Moisés a las familias tenía que ver con transiciones.

La clave para la comprensión de cualquier libro es una base sólida en el marco histórico del período y el propósito del autor para escribir dentro de ese marco de tiempo. Al estudiar la biblia, la clave para una interpretación adecuada es el contexto, y la clave del contexto es el propósito. Deuteronomio es un libro que habla de transición, porque en un sentido real Deuteronomio es un vínculo que apunta hacia el futuro.

El libro da un relato histórico de la transición entre el final de las andanzas Deuteronomio en el desierto y el cruce del Jordán. Comienza con el primer día del undécimo mes del cuadragésimo año del Éxodo (1:3), y se cierra cuando los israelitas cruzaron el Jordán el décimo día del primer mes del año siguiente, después de treinta días de luto por Moisés en las llanuras de Moab (34:8; Josué 4:19).

En el mensaje de Deuteronomio encontramos a lo menos tres transiciones que deben ser consideradas.

 En primer lugar, Deuteronomio marca la transición a una nueva generación. Moisés había visto a la generación anterior, con la excepción de Josué y Caleb, morir en el desierto como resultado de la desobediencia a la voluntad de Dios. El nombre judío para el libro es debarim (palabras), derivado de la oración inicial en el primer versículo: «Estas son las palabras que Moisés habló. . . . (1:1).

El nombre en español es Deuteronomio se basa en la traducción errónea griega de la frase ìa copia de esta ley (17:18) como esta segunda ley. En griego, literalmente significa «segunda ley» (deuteronomos) o «un tiempo más». Deuteronomio es una «segunda ley» solo en el sentido de que la ley contenida en Éxodo, Levítico y Números se reafirma o recapitula para una nueva generación.

Deuteronomio está marcado de principio a fin con un espíritu de urgencia a la generación lista para entrar en la promesa de Dios hecha a Abraham, Isaac y Jacob. Su principal impulso era mover los corazones y la voluntad de la nueva generación a una decisión: . . . Así que elige la vida para que puedas vivir, tú y tus descendientes, amando al Señor tu Dios, obedeciendo Su voz y aferrándote a Él; porque esta es tu vida. . . . (30:19, 20).  Como pueblo de Dios, Israel tenía un destino, y su futuro estaba asegurado si permanecerían fielmente con Él. Sin embargo, aparte de Dios, no tienen futuro, sólo muerte. ¡Qué gran lección para los hijos de Dios hoy!

Al estudiar la exhortación de Moisés a través Deuteronomio, las encontramos con una gran relevancia. Creo que estas exhortaciones son importantes para las nuevas generaciones evangélicas.

Piense por un momento este dato geográfico. Somos casi 600 millones de habitantes en Latinoamérica. Entre 40 a 42 millones vamos a la iglesia los domingos. La edad promedio del cristiano latinoamericano es de 42 años y está subiendo. Es decir los cristianos nos estamos volviendo más viejos. Ahora bien, la edad promedio del latinoamericano es de 27 años. Y está bajando. Latinoamérica va en proceso de convertirse en el continente más  joven con 500 millones de personas menos de 25 años. Entonces la iglesia está subiendo sus programas para atender a personas más viejas porque la iglesia está creciendo en edad. Hay una discrepancia demográfica inmensa. Esto demuestra que la iglesia le está tirando al blanco equivocado.

En segundo lugar, marca la transición a un nuevo liderazgo. Moisés le pidió al Señor que nombrara a un hombre para guiar a Israel después de su muerte, y Dios le ordenó que ordenara a Josué como su sucesor (Números 27:12-23). Cuando se completó la conquista de Transjordania, era hora de que Josué tomara ese liderazgo. Josué había sido el ayudante o siervo de confianza de Moisés durante cuarenta años. Fue un día triste cuando Moisés ascendió a la cima del Monte Nebo, nunca más para guiar a la hueste de Israel. Josué asumió la tarea inconclusa de su gran líder y condujo a Israel a través del Jordán a la conquista de Canaán.

En tercer lugar, marca la transición a un nuevo estilo de vida. Los israelitas iban a cumplir lo que Dios había querido el día en que los había liberado de la esclavitud egipcia, la posesión de Canaán. Sería una nueva vida. Vivirían en casas en lugar de tiendas de campaña. En lugar de la dieta del desierto, comían de la fruta de la tierra, la leche y la miel, el maíz y el vino de Canaán. Entonces se producirá “cuando el Señor tu Dios te traiga a la tierra que juró a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, para darte, grandes y espléndidas ciudades que no construiste, y casas llenas de todas las cosas buenas que no llenaste, y cisternas labradas que no cavaste,  viñedos y olivos que no plantaste, y comerás y estarás satisfechoî (6:10, 11).

En segundo lugar el mensaje de Moisés a las familias tenía que ver con  decisiones.

En primer lugar una decisión sobre la  autoridad en la vida.

Deuteronomio es uno de los cuatro libros del Antiguo Testamento más citados en el Nuevo Testamento (Génesis, Deuteronomio, Salmos e Isaías). De hecho, era uno de los favoritos de los escritores del Nuevo Testamento. Jesús respondió a Su tentación en el desierto (Mateo 4:1-11) citando tres lugares en Deuteronomio (8:3; 6:13, 16). Él respondió a la pregunta en cuanto al gran mandamiento en la ley (Mateo 22:36, 37) refiriéndose a 6:4, 5. Los judíos seleccionaron las palabras que se encuentran en 6:4-9 para su recitación diaria en la sinagoga. Encontraron en estos pasajes la expresión más elevada de la unidad y espiritualidad de Dios y de las responsabilidades del hombre hacia su Hacedor, Preservador y Redentor. Estos versículos le pedían a Israel que pusiera en sus corazones todas las palabras y leyes de Dios y que las enseñara diligentemente a sus hijos, hablando de ellos mañana, mediodía y noche, en reposo y en el trabajo, y manteniéndolos ante sus ojos por escrito.

En segundo lugar una decisión sobre la realidad de la vida.

Si bien Levítico y Deuteronomio cubren gran parte del mismo material, cada uno proporciona un claro contraste en estilo y propósito. Levítico es técnico en su enfoque; Deuteronomio es humano. Levítico enfatiza el ritual en la adoración; Deuteronomio enfatiza la obediencia. Levítico le habla a la cabeza; Deuteronomio le habla al corazón. En cierto sentido, Deuteronomio es el antiguo pacto, porque el libro es un resumen exaltado de la ley mosaica. No alcanza las alturas espirituales de los del Nuevo Testamento. Sin embargo, como pocas otras porciones del Antiguo Testamento, se eleva más allá de lo esperado y capta el amor de Dios por Su pueblo y llama al amor en respuesta.

En tercer lugar una decisión sobre la calidad de la vida.

Si queremos entender el «nuevo pacto» (Lucas 22:20) que Jesús inauguró y que describe el Nuevo Testamento, debemos entender el antiguo pacto que deuteronomio resume. El Libro de Deuteronomio y la Epístola a los Hebreos contienen el mejor comentario sobre la naturaleza, el diseño y el uso de la ley; el primero puede ser considerado como un comentario evangélico sobre los cuatro libros anteriores, en el que se da referencia espiritual y significación de las diferentes partes de la ley, y se da de tal manera que nadie podría dar a quien no tenía un descubrimiento claro de la gloria que debía ser revelada. Se puede afirmar con seguridad que muy pocas partes de las Escrituras del Antiguo Testamento pueden ser leídas con mayor provecho por el cristiano genuino que el Libro de Deuteronomio.

El tercer mensaje de Moisés a la familia tiene que ver con las convicciones.

 Moisés proclamó muchas grandes verdades a Israel durante este período de transición. Estas cinco verdades inculcan el deseo de un mayor estudio.

La primera convicción tiene que ver con la relación con Dios.

Deuteronomio nos mostrará lo que significa tener una relación de pacto con Dios (30:19, 20). El carácter y la singularidad de Dios (4:12, 35-39) no ha cambiado. Por lo tanto, cualquier cosa que observemos en Deuteronomio nos ayudará a conocerlo mejor: lo que Él valora y se preocupa, cómo quiere tratar a las personas y cómo quiere ser tratado.

La segunda convicción tiene que ver con la emoción por Dios.

Este libro nos demostrará el más grande de los estándares de Justicia y Amor de Dios. Desde Génesis hasta Números, nunca se habla del amor de Dios hasta Deuteronomio. El amor es la base de la relación de Dios con su pueblo (4:37; 7:8, 13; 10:15; 23:5). El amor es la fuente de la cual todo servicio y adoración debe fluir del hijo de Dios (6:5; 7:9; 10:12; 11:1, 13, 22; 13:3).

La tercera convicción tiene que ver con la sumisión a Dios.

Nos instruirá en la esencialidad de la obediencia en nuestro servicio a Dios. Los tres mensajes de Moisés giraban en torno a la obediencia. Todo dependía de la obediencia de Israelíes. Moisés los exhortó a escuchar (50 veces), hacer, guardar y observar (177 veces). Esto es relevante hoy en día, porque nuestro éxito espiritual depende de nuestra obediencia (Hebreos 5:8, 9; Mateo 7:21). Moisés dijo que los cambios personales no pueden ser efectivos a menos que se acepte la responsabilidad personal de la obediencia.

La  cuarta convicción tiene que ver con la distinción con Dios

En este libro se expondrá el verdadero significado de la santidad. Israel tenía que ser una nación santa debido a su relación con el Santo de Israel (7:6; 26:19; 28:9). La idolatría era la mayor amenaza para la santidad israelí que estaba ante Israel en la tierra prometida (6:14, 15; 7:4; 8:19, 20; 11:16, 17; 12:2-4; 13:2-18).

La quinta convicción tiene que ver con la comprensión de Dios.

Este libro  nos dará una mayor comprensión del Nuevo Testamento. Deuteronomio nos enseña cómo es Dios, explica por qué la muerte de Jesús era necesaria y muestra cómo es efectiva. En este libro Jesús encontró el núcleo de la revelación de Dios al hombre en forma escrita. Con respecto a Jesús, Pedro en Hechos 3:22, 23 citó de Deuteronomio (18:15, 18): Moisés dijo: «El Señor Dios levantará para ti a un profeta como yo de tus hermanos; a Él prestarás atención a todo lo que Él te diga. Y será que toda alma que no preste atención a ese profeta será completamente destruida de entre la gente.

CONCLUSIÓN

Para los cristianos del Nuevo Testamento, Deuteronomio al principio parece intimidante. F.B. Huey escribe que la alegría inicial experimentada al leer Génesis es «completada por éxodo, perdida en Levítico, adormecida por Números, y hecha por Deuteronomio!2 ¡Una firme determinación de dominar Deuteronomio comienza con una comprensión del impulso principal de Moisés para que una nueva generación de Israel «elija la vida para que pueda vivir,  tú y tus descendientes, amando al Señor tu Dios, obedeciendo Su voz y aferrándote a Él; porque esta es tu vida. . . . î (30:19, 20). Así, Deuteronomio se convierte en un libro agradable que proporcionará una oportunidad para el desarrollo de una apreciación más profunda del maravilloso amor de Godís y la necesidad cristiana de una fe más fuerte.

Imagenes de la Vida

En 1996, el fotógrafo Charles O’Rear conducía por el valle de Napa, al norte de San Francisco, cuando un paisaje en particular le llamó la atención: era una ladera verde, inclinada y suave, con algunas flores silvestres que salpicaban la hierba al pie de la colina, golpeado por la belleza de esa escena pacífica, hizo lo que haría cualquier buen fotógrafo, se detuvo y alineó una imagen y tomó una foto. En la toma resultante, el verde exuberante de la colina está perfectamente enmarcado por el cielo azul brillante con nubes blancas apenas suficientes para agregar otra capa de color y textura. Si miras de cerca, incluso puedes ver las líneas en la ladera donde una cortadora de césped ha hecho recientemente su trabajo simétrico. Complacido por su descubrimiento empacó  en la parte trasera  del auto su equipo  y siguió su camino. En realidad no tenía forma de saber que había tomado lo que se convertiría en la fotografía más vista de todos los tiempos.

Unos años más tarde, la empresa Microsoft encargó los derechos de la imagen de O´rear, y los diseñadores establecieron la imagen. como el fondo predeterminado para su nuevo sistema operativo  Windows XP. Cuando se retiró Windows XP, Microsoft estimó que miles de millones de personas en todo el mundo habían visto la foto,  incluso más que las pinturas más famosas de la historia, incluida la Mona Lisa.

Creo que una de las imágenes más hermosas en los salmos, que por cierto son cuadros  que se pintan como lo hizo Charles O´Rear es el salmo 107. Los salmistas eran expertos en crear cuadros, excepto que no usaron un pincel, ni usaron cámara sino       que emplearon palabras.

El Salmo 107 celebra la amistad y la fidelidad de Dios. Es un amado himno de acción de gracias por la liberación.

En la sección de los versículos 4 al 32 podemos encontrar imágenes reales para la cámara bíblica. Son imágenes de las circunstancias que enfrenta el pueblo de Dios a lo largo de su viaje. Y por lo tanto serán imágenes que todos enfrentamos en el diario vivir.  

La primera imagen es la de un desierto y se muestra como un paisaje. La imagen  se describe en los versículos 4 al 9 del Salmo 107.

Se puede leer el cuadro de palabras pintado por el salmista. Esto es lo que dice ellos “vagaron por el desierto en una forma desolada, no encontraron ciudad donde habitar hambrientos y sedientos su alma desfalleció en ellos”

Ahora la Biblia nos dice que la vida para los cristianos y la vida para todos los que somos seguidores de Dios a veces puede ser como estar en el desierto. Es decir perdemos nuestro camino. Nos metemos en un desierto seco. Y lo peor es que  no entendemos cuál es el significado esto.  Es cierto para aquellos que no conocen a Dios pero a veces incluso después de llegar a conocer a Dios nosotros podemos volver a caer en una especie de auto absorción que nos pone en el mismo lugar. Para algunos el desierto según el salmo es la adversidad.  “Anduvieron perdidos”. La expresión en  el hebrero da la idea de tambalearse. Para otros el desierto es soledad. Dice el texto que “por la soledad sin camino” anduvieron. Lo interesante es que la frase en hebreo para soledad a veces se puede traducir como desperdicio. Para otros es la inestabilidad. otros se pierden en el ciclo de la futilidad rutinaria y otros se dislocan en el desierto quedan atrapados en la opulencia que resulta ser una tierra más seca y sedienta de lo que nunca esperaron Los errantes  caminaron penosamente por la arena sin esperanza ni seguridad,  sin ayuda y buscan el verdadero significado espiritual que siempre parece eludirlos

Así que el salmista pinta esto con la  imagen de personas perdidas en un desierto. La verdad ¡que imagen! de desesperanza e impotencia es esa y desafortunadamente es donde muchas personas están en este momento. Toda esta pandemia por la que hemos pasado ha exagerado esa experiencia en nuestras vidas.

Esa es la imagen del desierto pero, el salmista pinta otra imagen y esta es la imagen de la prisión. El dijo que a veces la vida puede ser como una prisión. Y es que  el desierto puede haber parecido un tema extraño para una pintura pero el versículo 10 ofrece uno aún menos probable. Es el retrato grupal de unos prisioneros El Salmo 107 versículo 10 dice : “aquellos que se sentaron en oscuridad y en la sombra de la muerte atados en aflicción y hierros”.  Alguien ha escrito que los seres humanos muchas veces son como prisioneros atrapados en el calabozo de su propia locura moral. Es decir estas víctimas del mal comenzaron con libertad de elección pero continuaron eligiendo lo incorrecto y ahora están prisioneros. Pero esa libertad será fugaz cuando elegimos el mal, las elecciones incorrectas se convierten en patrones de comportamiento que finalmente dominan los que tomaron esa decisión. El autor continua diciendo que el drogadicto daría cualquier cosa para ser liberado de las cadenas de su hábito pero lo tiene enganchado y sabe que el final será su muerte. En sus momentos sobrios por lo que el alcohólico se odia a sí mismo el infierno que crea en su propia casa pero su botella es como una cadena y él sabe que no puede soltarse de ella. Ahora bien no todas las prisiones las creamos nosotros mismos. Sin embargo algunos de nosotros estamos atrapados en circunstancias difíciles de las que parece haber pocas esperanzas De hecho escapar de estas prisiones es más difícil porque  pueden haber sido construidas por la maldad de otras personas, o  por la persecución o por asuntos sobre los cuales no tenemos ningún control. Mis queridos hermanos  no tenemos que tener la culpa para convertirnos en cautivos sin esperanza. El salmista dice que a veces la vida puede ser como un desierto el la sequedad y la esterilidad de todo pero también  a veces es como estar en prisión. Es decir estás atrapado en las cadenas que tú mismo creas.

Ahora  aquí hay una imagen  que muchos de nosotros conocemos. El pinta el tercer cuadro dice que a veces la vida puede ser como un hospital. La primera parte del verso 10 habla de la muerte. Llegamos a la representación de un entorno familiar y prohibitivo. Los necios a causa de su transgresión y a causa de sus iniquidades fueron afligidos. Su alma aborreció todo alimento y se acercaron a las puertas de la muerte.

Esta es una sala de enfermedad y aflicción y sirve como un corredor que se abre a la oscuridad de la muerte. Ahora no todas las enfermedades por supuesto son causadas por el pecado pero la gente aquí se ha envenenado con sus propias transgresiones. Pero allí están en la sala y  yacen  esperando solo para sus momentos finales en esta tierra.

Por lo que las primeras tres pinturas se describen fácilmente a veces la vida es como estar en un desierto donde no hay agua donde estás sediento y reseco. A veces la vida puede ser como estar en una prisión y en tercer lugar la vida puede ser como estar en  un hospital. Estas tres imágenes se describen fácilmente y podemos prescindir de ellas.

Sin embargo tenemos cuarta imagen  y que es muy significativa para todos nosotros es la imagen de la tormenta.

La imagen nos deja sin aliento. Estamos mirando el retrato de una tormenta furiosa aquí están los versos del Salmo 107 versículo 23 “ siguiendo a los que descienden al mar en naves que hacen negocios sobre las muchas aguas ven las obras del Señor y sus prodigios en lo profundo porque él manda y levanta el viento tempestuoso que levanta las olas del mar suben a los cielos bajan de nuevo a las profundidades su alma se derrite a causa de la angustia se tambalean de un lado a otro y se tambalean como un borracho están al borde de su juicio y luego claman al Señor en su angustia y él los saca de sus temores y calma la tempestad para que sus olas se aquieten y luego se alegran porque están quietos para que los guíe a su anhelado refugio. Oh que los hombres den gracias al Señor por su bondad y por su maravilla obras poderosas para los hijos de los hombres que lo exalten también en la asamblea del pueblo y lo alaben en compañía de los ancianos.  Cuántos desastres con el Covid 19 se han sentido como una tormenta furiosa por eso este Salmo es tan significativo porque cuando vamos a través de estas tormentas aquí está la Palabra de Dios ayudándonos a entender la tormenta y entender dónde está Él en medio de ella así que permítanme esto para nosotros.

En este mensaje primero que nada quiero que noten el lugar de la tormenta. cuando he encontrado  tormentas en mi vida, realmente me animó este Salmo.

Siempre ha sido cuando me he aventurado en mar abierto cuando he dado un gran paso de fe y me muevo más allá de los límites de seguridad que me han atrapado los vientos traicioneros. Esto es lo que dice: “ellos bajarán al mar los que hacen negocios en las grandes aguas.” Estoy seguro de que estoy siguiendo la voluntad de Dios para mi vida pero mi fe es probada por el viento y la lluvia. ¿Alguna vez ha estado allí? De hecho sabes que no estás fuera de la voluntad de Dios  que  estás haciendo todo lo que Dios te pide que hagas incluso estás caminando en fe y has dado un gran paso para confiar en él para algo importante y luego, de repente, las tormentas.

Vamos, el mensaje es simplemente que las grandes obras se hacen en aguas profundas. Muchos de nosotros nunca aprendimos esa lección. Queremos pasar el rato en la parte poco profunda de la piscina y lo hacemos porque tenemos miedo de no querer salir. nuestra zona de confort donde sentiremos miedo. Pero Jesús nos dice que nos lancemos mar adentro y tomemos riesgos en la búsqueda de la excelencia y en el conocimiento de Dios. Caminamos al borde de toda nuestra luz y ese próximo paso en la oscuridad se encuentra el destino que Dios tiene para nosotros, pero también se encuentran los peligros más fuertes.

Sabemos que nos damos cuenta del riesgo y tal vez nunca daremos ese paso aterrador que hace posible el milagro. No es simplemente sentido bíblico. Me refiero a esto. es de sentido común.

He leído esto no solo en la Biblia  sino que lo he leído en los libros de negocios. Si estás en el mundo de los negocios te das cuenta que si vas a lo seguro nunca construirás un negocio grande. Lanzar una nueva empresa es lanzarse a lo profundo. Algunos de ustedes están ahí ahora han perdido sus negocios y están sentados pensando, bueno , no voy a intentar esto de nuevo, voy a tomar el camino más fácil, simplemente voy a cerrar mi tienda y renunciar y tal vez Dios no tenga eso en tu plan tal vez Dios quiera que lo reconstruyas, tal vez quiera que des ese paso hacia lo desconocido. Seguramente vendrán tormentas si lo haces y estaremos en aflicción estarás al borde solo e inestable, pero tu negocio fracasará a pesar de todos tus mejores esfuerzos. Si no vas a donde Dios te llama nunca sabrás lo que Dios quiere hacer. A menos que salgas a lo profundo. Nadie dijo que sería fácil en aguas profundas. Significa que todos los que somos líderes en la iglesia sabemos la diferencia es decir  damos pasos de fe. Aunque el mundo lo llama riesgos construimos edificios cuando no tenemos suficiente dinero para pagarlos cuando están terminados y Dios nos suple.

Las historias que podríamos contar de lo que Dios hace por nosotros cuando salimos por fe a las aguas profundas y las tristezas y dolores  mientras observamos a las personas que simplemente se aferran a la orilla, haciendo solo lo que ellos mismos pueden manejar se quedan en la orilla y mientras se quedan en la orilla descubren que están a salvo de ahogarse,  a salvo del desastre pero nunca conocerá las bendiciones de las cosas profundas de Dios. El lugar de la tormenta dónde está es en las aguas profundas allí es donde sopla el viento allí es donde está el desafío.

Ahora aquí hay algo que es realmente sorprendente y puede que esto sea un poco contradictorio.

Si lo desea para saber la verdad déjame hablarte sobre el productor de esta tormenta. ¿De dónde viene la tormenta? Observemos el versículo 25: “Porqué habló, e hizo levantar un viento tempestuoso que encrespan sus ondas”.  El pronombre aquí está en mayúscula y nos damos cuenta de que esta tormenta es creada y producida por el mismo Dios Todopoderoso. Ahora escúchame, no sentimos mucho más cómodos dándole crédito a Dios por calmar las tormentas que por causarlas y, sin embargo, tenemos que tomar las Escrituras en su palabra aquí en el Salmo 107 nos enseña que el Señor es quien produce esta tormenta ya que sus propósitos están en juego. Cuidémonos antes de culpar a Dios por cada tormenta, es decir puede ser algo peligroso hacer eso. A veces nosotros hemos causado la tormenta, lo hemos hecho tan bien por nuestra cuenta trayendo esas nubes oscuras y cometiendo los errores simplemente para descubrir cuán profundamente lo necesitamos.

Cuando estamos a punto de hundirnos bajo las olas, así que no nos referimos a esas tormentas autoinducidas. Estamos hablando de tormentas provocadas expresamente por intención divina. Sabías que a veces Dios te pone en medio de la tormenta. El ha hecho eso por tantos de nosotros durante estos días de pandemia. Aquí estamos es lo que sucedió. Estamos en medio de esta tormenta ¿alguna vez has pasado por fuego y agua en tus problemas por qué envió esa tormenta a tu vida?

Si estás capeando una tormenta puedes asegúrese de que los vientos no son frentes meteorológicos aleatorios, sino que soplan con un propósito claro y, mientras está atrapado en la tempestad, debes pedirle a Dios que te ayude a quedar atrapado en sus propósitos

Así que  el lugar de la tormenta son las aguas profundas y el productor de la tormenta es Dios mismo.

Ahora fíjate en tercer lugar el peligro de una tormenta.  ¿Qué imagen pinta Dios en el lienzo de la Escritura en el Salmo 107? Observa los versículos 26 y 27 “…suben a los cielos bajan de nuevo a las profundidades, su alma se derrite a causa de problemas se tambalean de un lado a otro,  se tambalean como un ebrios y toda su ciencia es inútil…” En realidad esto es un tumulto de metáforas mezcladas al servicio de un punto fuerte este es un pasaje que está girando salvajemente fuera de control ¿alguna vez has perdido el control de un automóvil en una carretera mojada si es así sabes esto sintiéndose bien estos pasajeros del barco oscilante son sus ingenios y por cierto, ¿sabías de dónde vino esa expresión “en tu ciencia”? Tiene que ver con ingenio. Estas personas han sido burladas, han llegado al final de todos sus ideas y estrategias.

La tempestad ha dominado su barco el. La nave  ha partido para navegar los vientos en las aguas pero todo se ha puesto patas arriba. El viento y las aguas ahora están navegando el barco y los pasajeros no pueden hacer otra cosa que observar y orar están desesperados .

Así que el lugar de la tormenta está en las aguas profundas de donde has salido por fe, en segundo lugar  el productor de la tormenta es a menudo Dios mismo y en tercer lugar, el peligro de la tormenta te lleva al final de toda tu habilidad racional.

Ahora nota la oración que podría prometerte si eres cristiano y estás en medio de una tormenta. Tu oración puede no ser una oración muy conservadora,  puede que no sea una oración muy pulida. Y es que las tormentas producen oración, Y   lamentablemente la oración parece ser nuestro último puerto en una tormenta cuando debería ser el primero. Así que observe que la gente de este pasaje se vuelve a Dios.

En el versículo 28, esto es lo que dice “ y claman al Señor en su problema y él los saca de su estrés”. Esa es la traducción más fiel a las palabras hebreas.

Alguna vez has notado  y quiero que lo pienses esto cuidadosamente existe una relación inversa entre la profundidad de una crisis y la duración de una oración. Casi puedes crear una fórmula matemática para demostrar que cuanto mayor sea la tormenta, más cortas y sencillas serán sus oraciones.

Comenzando con esta oración clásica adoptada por muchos creyentes devotos y con problemas a lo largo del siglo.. ¿ Alguna vez ha estado allí? es en un lugar donde todo lo que tuviste tiempo fue una breve oración para ayudar los marineros de este salmo.

Pueden haber gritado las mismas palabras y probablemente más de una vez. Sus circunstancias tienen ciertas similitudes con los personajes de las otras pinturas.

Veamos a primera imagen nuevamente el desierto. Errantes irremediablemente perdidos esto es lo que dice acerca de ellos clamaron al Señor en su problema y él los libró y los liberó de su stress. Qué hay de los prisioneros recuérdalos en su celda qué está diciendo aquí está su verso” entonces clamaron al Señor en su problema y él los salvó de su angustia. Mientras tanto en la estéril sala del hospital mortal ¿qué están diciendo los pacientes y clamaron al Señor en su problema y él los salvó de su angustia ‘como en las tormentas en el desierto en el cautiverio en las enfermedades la gente busca desesperadamente un escape y la única salida es el camino hacia arriba no importa cuál sea el problema no importa cuál sea el trauma.  El problema puede ser que solo hay un camino hacia la seguridad, la única esperanza es llegar más allá de nosotros mismos a alguien más fuerte que nosotros . Somos más fuertes que los grilletes que nos atan y solo uno puede cumplir ese requisito . Ya sabes, el viejo adagio dice que no hay ateos en las trincheras porque una vez que están allí , todas sus otras opciones desaparecen. Dios se convierte en su única esperanza. Dios ciertamente odia todo lo que causa. nos duele ya sea encarcelamiento o enfermedad o tormentas pero Dios sabe que es necesario un dolor menor para evitar un dolor más profundo.

Duele sacar una espina pero el dolor de dejarla causaría la agonía más profunda de la infección. Dios sabe que tiene que sacar una algunas espinas de vez en cuando y gritarás de dolor e incluso enojado hablarás con Dios, pero todo tiene un propósito que Dios sabe, incluso si no lo hacemos, que no somos autosuficientes, le encanta ponernos de rodillas en dependencia pura de él.

¿Alguna vez ha hecho eso durante estos días?  si tan solo las oraciones en tiempo de paz tuvieran la intensidad de las oraciones sacudidas por la tormenta? ¿Alguna vez has pensado en eso? Si alguna vez tuviste un momento en el que clamaste a Dios en oración intensa y tal vez Dios te escuchó y te respondió bien, a menudo no oramos así a menos que nos sintamos atrapados y nos sentimos desesperados, así que aquí vamos, estamos en la tormenta estamos en medio de esto y Dios ha escuchado nuestra oración así que déjame decirte déjame repasar dónde estamos.

Hablamos del lugar de la tormenta que son aguas profundas, también hablamos quién produce la tormenta Dios Todopoderoso  y en tercer lugar cuál es el peligro de la tormenta subimos y bajamos y estamos desesperados y  finalmente cuál es la oración en la tormenta.

Pero finalmente hablamos de  la paz en la tormenta. Aquí es donde debería terminar Salmo 107 . Los versículos 29 y 30 esto es lo que dicen : “El calma la tormenta”. Así que sus olas están tranquilas y están contentas ¿alguna vez has notado la maravillosa pureza del silencio después de una larga cacofonía de ruido?

La tiranía del sonido de repente pierde su control en la manifestación del silencio que sigue parece liberar tu espíritu. Es verdaderamente una paz que sobrepasa el entendimiento.  Y es que nos referimos a este fenómeno como la calma después de la tormenta, no es solo en situaciones climáticas, sino que sucede en la vida.

Estoy seguro de que algunas personas esperan que todo lo que ha estado sucediendo en nuestro país ahora se resolverá para bien y habrá una calma después de la tormenta. Se trata de comodidad y alivio y en el fondo de nosotros. Es decir  nos damos cuenta de que el portador de la tormenta es también el amo de la tormenta y puede quitárnosla en un abrir y cerrar de ojos. Cuando nos damos cuenta de que es sabio para enviar la tormenta y quitar la tormenta nos postramos y lo adoramos.

Hay dos acciones importantes para que Dios entre en acción en nuestras situaciones.

Primero es la palabra “clamar”. Aparece en el vrs. 6, 13, 19 y 28. La expresión en hebrero se refiere a lanzar algo, incluso lanzar flechas.  Cuando la gente del salmo estaba siendo azotada por la tormenta gritaron de miedo e impotencia y Dios respondió, calmó la tormenta. El calmó las olas.

Así que en el  Salmo 107 la primera pintura muestra a los errantes del desierto a aquellos que no pueden encontrar el camino pero el los guió por el camino correcto para que pudieran ir a una ciudad por lugar de habitación.

La segunda palabra es alabar. El  lugar de habitación son palabras que definen la esperanza y la paz cuando estás perdido en el desierto Luego volvemos a visitar la prisión en tinieblas. ¿Qué les sucede a los cautivos? alguien viene a abrir su celda y mostrarles la luz del sol otra vez. Según el salmo 107 versículo 14 los sacó de la oscuridad y de la sombra de la muerte y rompió sus cadenas en pedazos y luego en el hospital los pacientes están casi listos para morir solo ellos son sanados milagrosamente noten el versículo 20 él envió su palabra y los sanó y los libró de su destrucción.

Ya sea un  aguacero o calabozo del desierto o enfermedad los hechos específicos de la crisis en última instancia no importan porque Dios tiene el control y hagamos lo que hagamos y dondequiera que estemos, podemos enfrentarnos a todo lo que es tan negativo y difícil, pero cuando clamamos a Dios en nuestro problema, él lo hará. Nos escuchará, él calmará las aguas y puede llegar el momento en que incluso nos hará saber las razones por las que las desató sobre nosotros.

Sin embargo hay una cosa más de la tormenta que son las aguas profundas donde estás confiado.

El versículo 30  dice que “los guió al puerto que deseaban.”  No sólo liberó al pueblo de la tormenta sino que también  los llevó a donde tenían que ir .

¿Alguna vez has estado en una situación terrible en la que parecía que no había salida y Dios milagrosamente entra y te muestra el camino y no solo te muestra sino que te lleva a través y estás en el otro lado  tan lleno de alegría y alabanza. Así leemos en el Salmo 107 versículos 31 y 32, oh, que los hombres den gracias al Señor por su bondad y por sus obras maravillosas para con los hijos de los hombres que lo exalten también en la asamblea del pueblo y alabarlo en compañía de los ancianos.

Hemos estado perdidos sin esperanza en el desierto árido y de repente nos encontramos en un oasis ¿qué hacemos? le damos gracias de nuevo.

En el Salmo 107 ofrecemos acción de gracias al Señor por lo que ha hecho pero en las últimas dos imágenes la imagen cambia hemos estado desesperadamente enfermos esperando solo la muerte ¿cómo respondemos? y a la curación nos reunimos para adorar versículos 21 y 22.  Después de la experiencia del desierto que los hombres alaben a Dios después de la experiencia de la aparición en la prisión que los hombres alaben a Dios después de estar en el hospital y casi muriendo cuál es el coro que los hombres alaben a Dios y cuando estás en una tormenta y tú sales de la tormenta qué haces alaba a Dios.

¿Cómo está tu olor?

¿Cómo está tu olor?

Hemos estado estudiando la 2 Epístola a los Corintios. Una carta muy personal de Pablo. El tema central de la carta tiene que ver con el ánimo que debemos desarrollar en Cristo. Y Pablo ha tocado varios temas.

Hemos visto 7 principios que nos retan a animarnos en Cristo.  El primer principio es el de la consolación. En el dijimos a mayor tribulación mayor consolación. Lo vemos en los versículo 1:1-11 El segundo principio que vimos es el de la realización. Y allí descubrimos que a mayor transparencia mayor diferencia.  Lo vimos en los versículos 1:12-4. El tercer principio es el de la planificación. Y dijimos que la planificación no anula la sumisión. Este principio se desprende de los versículos 1:15-20. El cuarto principio que vimos es el de la verificación. Y allí dijimos que a mayor vivencia mayor influencia. Esta idea la tenemos en el vrs. 1:21-24. El quinto principio es el principio de la aflicción. A mayor abatimiento mayor descubrimiento. Parte de la porción 2:1-4. El sexto principio es el de la recuperación. Dijimos que la recuperación de la dificultad produce calidad. Lo vemos en 2:5-11. El séptimo  principio es el de la desesperación. Y dijimos que la desesperación nos motiva a la acción. Lo vemos en 2:12-14. Y ahora nos enfocaremos en el principio de la testificación.  Y diremos que a mayor indiferencia mayor influencia. El tema lo toca  el apóstol Pablo en 2:15-17

Antes de entrar en el análisis del texto debemos decir que la palabra influencia no es palabra bíblica, sin embargo el concepto está presente en la biblia. (Hechos 25:2 habla de «los más influyentes», es decir, los primeros o los principales.) Según Larousse la influencia es «Acción que ejerce una cosa sobre una persona o sobre otra cosa: influencia de la opinión pública. Autoridad, importancia: tener influencia en la sociedad.»[1]

La influencia es la fuerza que el hombre tiene para afectar a otros. Esta fuerza se ejerce consciente o inconscientemente. Los que tienen mucha influencia en el mundo son, por ejemplo, los ricos, los científicos, los que ocupan puestos altos en el gobierno, autores, artistas, deportistas, etc.

Pero cuando hablamos de la vida cristiana nos damos cuenta que es un estilo de vida; es decir, la vida cristiana se vive a diario y no es algo que nos ponemos el domingo para «ir a la iglesia.» La vida cristiana es una convicción  que se vive en la adoración, en el hogar y en el trabajo; es decir, en todas partes. Por lo tanto, no limitemos nuestro cristianismo al acto de «ir a la iglesia y adorar a Dios.»

Ahora al pensar en el tema de la influencia tenemos que hacernos la pregunta, ¿qué influencia tiene la iglesia en Latinoamérica? ¿Qué influencia tenemos aquellos que profesamos la fe cristiana? ¿Qué tipo de cristianismo representamos? Estas preguntas van más allá de números, emociones o deseos. Nos ayudan a enfocarnos en nuestras responsabilidades y sobre todo nos ayudan en enfocarnos procurar entender la voluntad de Dios de acuerdo a las Escrituras.

Quizás debamos hacerlo personal: ¿qué influencia tienes tú, como cristiano, en el mundo que te rodea? ¿Cómo está tu iglesia impactando tu ciudad? ¿Qué tipo de influencia es usted? ¿Cuál es la huella que está dejando en la vida? ¿Por qué Jesús dijo que nosotros somos la sal de la tierra y la luz del mundo? ¿Por qué usó estas dos metáforas cuando quiso describir lo que somos y lo que debemos hacer?

Pablo dice que debemos ser “olor”, de hecho repite cuatro veces esta palabra en todos los versículos que tenemos en estudio. El olor influye en cualquier ambiente, ya sea buen olor o malo olor. ¿Cómo debe ser la influencia de un cristiano según este texto que Pablo escribe? Bueno por lo que se ve se desarrollan tres conceptos básicos. Primero la influencia tiene que ver con la dirección de la vida. Responde a las preguntas ¿quién dirige tu vida? Y la segunda es ¿hacia dónde diriges tuvida?En segundo lugar la influencia tiene que ver con la manifestación de la vida. Y responde a la pregunta ¿qué haces con tu vida?Y en segundo lugar a ¿qué huele tu vida? En tercer lugar la influencia tiene que ver con la motivación de la vida. Responde a la pregunta ¿qué sostiene tu vida?

Veamos entonces, en primer lugar la influencia tiene que ver con la dirección de la vida. Pablo nos va a decir ¿quién dirige su vida? Y  ¿hacia dónde dirige suvida? 2 Corintios 2:14.

Pablo establece que la dirección que el lleva está bajo la mano de la decisión de Dios en su vida. Observe que Pablo dice: “nos lleva.”  El verbo thriambeuomai, que la NVI traduce como “nos lleva en una procesión triunfal”, es un latinismo (de triunfo) que ha desconcertado a los intérpretes durante mucho tiempo. Las metáforas hablan poderosamente, pero no siempre con claridad. El escenario de vida de esta metáfora es la elaborada celebración de la victoria del general romano conquistador que desfila por las calles de Roma. Normalmente, el verbo se usa intransitivamente con el significado de “celebrar una victoria por medio de un triunfo”. Pero en los raros casos en que el verbo se usa transitivamente, significa llevar cautivos en una procesión triunfal. Muchos intérpretes, sin embargo, no podían entender por qué Pablo se imaginaba a sí mismo como un cautivo derrotado. En consecuencia, han tratado de hacer que el significado del verbo se ajuste a una interpretación más acorde con el alcance triunfal del evangelio.[2]

Sin embargo es más probable que la metáfora refleje el hecho de que el general triunfante es Cristo y que el es un simple esclavo que ahora está sometido a la voluntad de su general triunfante. Es por medio de la debilidad es que somos fuertes y utilizados por Dios.

En realidad Pablo se veía como un cautivo dentro del desfile victorioso de Cristo. Pero se veía como un cautivo de los que iban al frente, de los que se habían rendido y ahora disfrutaban del perdón y la liberad otorgada por el General Victorioso. Los cristianos competentes del Nuevo Pacto son aquellos que han entendido que la Victoria de Cristo te hizo un cautivo de Él, pero no de los que van atrás encadenados, sino de los que van al frente, aquellos que brincan y saltan en libertad y guiados por el guerrero vencedor.

Así que Pablo establece que su dirección depende de la decisión de Dios. Hay cristianos que constantemente están tratando de derribar las puertas que Dios ha cerrado, sin darse cuenta que si se abren terminarán siendo siempre demoras costosas, callejones oscuros y calles sin salida. Otros, cuando se tropiezan con las puertas cerradas se sientan allí a preguntarse qué fue lo que les salió mal. Recuerde que las puertas cerradas son una parte inevitable de la vida de todo cristiano; son señales que apuntan hacia otra puerta abierta.  Si hay una cosa que me temo es muy común entre todos los cristianos es simplemente caminar en una dirección en la que Dios no está  o que simplemente no apoya. Cuantas personas se detienen a preguntar hacia dónde nos lleva la dirección de Dios? Todos pensamos que el hacer lo que Dios quiere trae cosas que no nos gustan, y de hecho puede ser cierto, pero en realidad Dios siempre toma la última decisión den nuestras vidas.

Lo segundo que Pablo establece es que su dirección comprende nuestra posición en Dios. Observe que Pablo dice que nos va a llevar en triunfo siempre y cuando tengamos una relación “en Cristo Jesús”. La expresión “en” determina en la esfera de dependencia de la persona de Cristo. Hay dos elementos en nuestra posición en Cristo. Primero es una posición asociada con la capacidad de caminar. Eso es lo que significa el término “Cristo” es decir el ungido. La unción era la capacidad de Dios dada en el AT a los elegidos, en el NT la tenemos permanentemente. No podemos avanzar en la dirección de Dios sino caminamos en la capacidad espiritual que Dios nos ha dado. Pero en segundo lugar también no sólo es la capacidad, sino la libertad que ahora tenemos. Esto está asociado con el nombre Jesús. Es el término para liberación y salvación. En pocas palabras podemos andar en la dirección de Dios si somos libres y hemos sido capacitados. Otro concepto que implica la unción es la palabra escogido. Somos escogidos de Dios, por lo tanto su dirección siempre nos hará llegar a mejores momentos.

Ahora bien en segundo lugar la influencia tiene que ver también con la manifestación de la vida. 2 Corintios 2:15-16.  Responde a las preguntas ¿qué hace Pablo con su vida? Y por otro lado ¿a que huele la vida de Pablo?

Además de la vista, otro de los sentidos que más utilizamos es el olfato, este sirve para apreciar distintos olores. Algunos aromas suelen ser florales, dulces, agradables y en ciertos casos, se pueden percibir otros de menos agrado. Sin embargo, hay aromas que se perciben de forma inesperada sin saber de dónde provienen. Muchos de estos olores tienen un significado espiritual que van más allá del olfato, sabes ¿cuál es? Hablando desde el punto de vista religioso, “Dios” puede percibirse a través de los sentidos activos del cuerpo. Incluso en aquellos que por alguna razón aún no se encuentran activos. Aunque parezca increíble, el sentido del olfato es capaz de percibir aromas más allá del plano físico. Muchas personas han asegurado que en algún momento llegaron a percibir aromas inexistentes. La verdad es que el olfato también posee ciertas funciones secundarias. Una vez activadas son capaces de descubrir una gran variedad de olores espirituales biblia y referencias antiguas lo aseguran.

En el pasaje vemos tres dimensiones principales del olor según Pablo.  La primera dimensión del olor es interno.  Hoy día unos de los mercados más fuertes, sobre todo en determinadas fechas es, la de los perfume. Nos meten publicidad de todo tipo de aromas…..unas nos insinúan que determinadas marcas harán que sepan: lo hombre, lo macho, lo mujer, lo femenina que eres con solo el olor que desprendes……..aunque algunos y algunas desprende un olor natural, tan natural que echan a perder el olor del mejor perfume de cualquier perfumista.[3]

Un autor dice lo siguiente:

“Hay aromas para todo……..uhhhhhhh que rico huele tu ropa……huele a melocotón, ..aunque a mí me gusta más el olor de lavanda y que me dicen cuando entras en esas casas que huelen a rosas, o a jazmines o frutas del bosque….algunos marean. Luego están los olores engañadores……¿no saben cuáles son? ..no los que quieren desprender un olor especial a algo sino esos que lo que pretenden es encubrir los malos olores de algo….¿no los habéis visto?…..si por ejemplo los antitabaco……….¿los habéis olido? no huelen bien y menos quitan el olor del mismo…huelen a rayos porque realmente a lo que huelen es a colilla y de veras que es repugnante…….ni en mis tiempos en los que fumaba y no poco……pude soportar dos cosas en relación al tabaco, una el humo y la otra el olor a colillas, mis ceniceros se vaciaban constantemente, porque no podía soportar ese olor de colilla, pues así huelen los aromas antitabaco, y es que no hay perfume que mate los malos olores, y es más cuando los queremos disfrazar huelen peor.[4]

La expresión “manifiesto” es la palabra phaneroo. Esta expresión se puede traducir  como hacer real y visible, realizado, dar a conocer enseñando manifestarse. Se puede traducir también como darse a conocer de una persona, exponer a la vista, hacer manifiesto, mostrarse, aparecer, llegar a ser conocido, ser claramente reconocido, completamente comprendido.[5] Es decir Pablo establece que somos un instrumento de Dios para que nuestro olor personal se convierta en algo atractivo. Sin embargo la idea de ese olor personal está asociado con la capacidad que hemos tenido de conocer más profundamente a Dios. Pablo establece que mientras más cerca estamos de conocer a Dios más olor se nos impregna de ese conocimiento. Y es obvio que se manifiesta en todo lugar donde vamos. Observe que este testimonio es no audible pero si percibible y de una manera atraíble. Este olor lo tomamos del conocimiento de Dios.

Entonces debemos recordar que cuando nos ponemos un buen perfume es casi imposible pasar inadvertidos. La fragancia envuelve el ambiente que visitamos y despierta el sentido del olfato de quienes nos rodean. ¡Todos se dan cuenta de que olemos bien! Pasa lo mismo cuando honramos a Dios en todo lo que decimos y hacemos. ¡La gente percibirá algo distinto en nosotros, como si se tratara de un aroma agradable! Esto ocurre cuando… …mostramos amor hacia todas las personas, sin discriminar ni menospreciar a nadie; …mantenemos una actitud optimista, sin darle lugar a la queja o al malhumor permanente; …somos compasivos con los que sufren; …acompañamos a nuestros amigos en los momentos difíciles; …honramos a nuestros padres y les demostramos respeto a pesar de los errores que pudieran cometer; …nos esforzamos cada día por mejorar nuestro carácter; …desarrollamos nuestras tareas con prontitud; …ofrecemos nuestro servicio sin requerir nada a cambio; …hablamos de Jesús con los demás.[6]

Sin embargo existe otra dimensión. La segunda dimensión del olor es eterno. Ahora observe que Pablo habla ahora de un olor eterno. El dice que somos “olor grato”. La expresión en griego es “olor dulce”. Pero muchas personas confunden este olor con olor personal. Pero el texto está diciendo que el  olor dulce es de Cristo. Quiere decir que a través de mi relación con Cristo, el olor que sube a Dios refleja algo exquisito. Es el sacrificio de Jesús  que produce en nosotros un aroma eterno, que no se acabará. No es grandioso saber que tenemos una aceptación de parte del Padre sin necesidad de las obras.

Pero también tenemos la dimensión del olor externo.

Un autor cristiano se refiere a este versículo con la siguiente declaración:

“Acabo de leer de una señora que cuenta que un día mientras estaba tomando una taza de té, afuera, en un restaurante, sintió un aroma delicioso. La señora le preguntó al mesero de dónde venía ese aroma, y este respondió que era la gente que pasaba. La mayoría de la gente de ese lugar donde la señora tomaba su te, trabajaban en una fábrica cercana de perfume. Cuando regresaban a su casa, llevaban a la calle la fragancia que les impregnaba la ropa. ¡Qué interesante! ¡Qué hermosa imagen de la vida cristiana! Como dice el apóstol Pablo, somos el grato olor de Cristo, y llevamos su fragancia a todas partes (2 Corintios 2:15). Pablo usa la imagen de un rey que regresa de la batalla emanando el aroma celebrador del incienso por el aire, para declarar su grandeza (v. 14).”[7]

Tal es el aroma de los cristianos vencedores en la dura batalla de la vida. Porque Jesús venció, nosotros también vamos a vencer la crisis, las situaciones de la vida diaria, las pruebas, el pecado y las tentaciones, y más. Las crisis más agudas son: la depresión, el divorcio, la muerte y el suicidio. Si pasamos por la depresión, tener un canto en el corazón y confiar en las promesas de Dios ayudará a ganar esta batalla. El divorcio es un problema que nunca termina, pero Dios nos dará nuevas oportunidades y restaurará nuestro futuro. La muerte para el cristiano no es el fin de la vida, sino el comienzo de la vida verdadera. El suicidio es una decisión de desesperanza, pero hay esperanza en Dios y en Su Palabra. Podemos llevar el aroma de la victoria de Cristo en las crisis de la vida. No hay crisis que Dios no pueda resolver.

Según Pablo, esparcimos el aroma de Cristo de cuatro maneras. Primero, a través de nuestras palabras; cuando hablamos sobre nuestro hermoso Señor; cuando hablamos lo que edifica al otro, lo que lo bendice, lo que le anima y le alienta, no lo que lo contamina. Segundo, con nuestra vida; al hacer obras de sacrificio como el de Cristo (Efesios 5:1-2). Al compartir nuestros bienes con los demás, al orar por alguien que sabemos que nos necesita. Tercero, con nuestro carácter; al reflejar el fruto del Espíritu en nuestro carácter, comenzando con el amor, hasta el dominio propio; con las cualidades de bondad, de misericordia, de perdón. Y cuarto, con nuestra adoración a Dios; cuando adoramos a Dios con todo lo que somos, en espíritu y en verdad. Aunque no todos aprecien la fragancia divina que emanamos, será como una esencia de vida para muchos.[8]

Esta señora de la historia captó un aroma y quiso conocer su fuente. Cuando seguimos a Jesús, nosotros también quedamos impregnados de su fragancia, y llevamos su aroma a las calles a través de nuestras palabras, conducta, y obras. Si seguimos a Jesús cumplidamente, mostraremos su belleza de amor, comprensión, paciencia, preferencia, bondad, perdón, soportando a los demás, y confiando inquebrantablemente en las promesas de Dios.

Señor, que podamos llevar y comunicar tu belleza a los demás. Somos el aroma de Cristo para los demás.

Un detalle curioso es que el texto dice “olor de muerte para muerte” y “olor de vida para vida”. Lo que el texto está diciendo es que hay dos tipos de vida y dos tipos de muerte. En el texto griego las dos expresiones van conectadas con la preposición “hacia.  Lo que significa que la traducción del versículo sería. Olor de muerte hacia muerte  y olor de vida hacia vida. Significa que hay muerte de situación y muerte de destinación. Al igual que hay vida de situación  y vida destinación. Las personas que piensan que su situación de vida o muerte es lo único que van a vivir están totalmente equivocadas, porque hay un destino después de esta vida  es de vida eterna o muerte eterna.

Pablo puede tener más en mente que simplemente un olor mortal o una fragancia que da vida. La preposición “ek” se refiere a la fuente o naturaleza del mensaje apostólico; la preposición eis se refiere a los resultados. Clemente de Alejandría interpretó las frases en el sentido de que los incrédulos consideran la predicación de la muerte de Cristo en una cruz como una locura o una piedra de tropiezo (1 Corintios 1:18,23) y que esta respuesta resulta en su propia muerte. Los creyentes, por otro lado, no ven la cruz como una mera muerte, sino como algo que les ofrece vida, y esta respuesta conduce a una vida mayor. Pablo reconoce que muchos ya lo han despreciado y seguirán despreciándolo, retrocediendo ante el hedor acre  de muerte que parece pender sobre su ministerio. Pero Lapide cita un epigrama de Marcial: “No huele dulce quien siempre huele dulce”. El aforismo implica que la persona que huele dulce todo el tiempo está tratando de encubrir alguna inmundicia vergonzosa con algún olor artificial.[9]

Hemos visto entonces que la influencia es dirección, pero también la influencia es manifestación, pero finalmente la influencia es motivación. Lo vemos en el vrs. 17.

Ahora Pablo dice que le motivan tres cosas importantes en su motivación de la influencia que puede generar en las personas a su alrededor. La primera es autenticidad. Observe que Pablo dice que el no es “como muchos”. El se separa del montón. Es diferente y auténtico. La expresión de Pablo confiesa que son más los que son falsos y no diferentes en cuanto a su vida en Cristo.  La segunda cosa que Pablo asegura es sinceridad.  Los muchos falsos maestros que carecen de verdadero poder espiritual y operan en su propia insuficiencia recurren a vender la palabra de Dios. La venta ambulante proviene del verbo kapēleuō; que se deriva del sustantivo kapēlos. Un kapēlos era un vendedor ambulante, un estafador o un vendedor ambulante que engañaba inteligentemente a los compradores desprevenidos para que compraran una imitación barata de lo real. Pablo tenía en mente especialmente a los falsos apóstoles de Corinto, quienes vendían una mezcla corrupta de verdad divina y legalismo judío a los corintios.  Pero, a diferencia de esos estafadores espirituales, Pablo, con sinceridad, habló en el poder de Cristo a la vista de Dios. Dado que reconoció su propia insuficiencia y dependía por completo del poder de Dios para energizar su ministerio, el apóstol no tuvo necesidad de recurrir a corromper la Palabra para influir en las personas. Pablo “no… predicó el evangelio… con astucia de palabra” (1 Corintios 1:17), sino con el poder de Cristo. Eilikrineia (sinceridad) viene de eil («luz del sol») y krin («juzgar»). Representa algo sostenido a la luz del sol para su inspección. La vida pura de Pablo y su mensaje no adulterado resistirían el escrutinio más cercano. Cualquier hombre puede proclamar un falso evangelio reducido, pero aquellos que predican el verdadero evangelio solo pueden hacerlo por medio del poder divino.[10]

La tercera cosa aparte de la autenticidad, la sinceridad, Pablo también dice que su motivación es con integridad. La frase que usa a continuación  es una frase tremendamente hermosa. Es una expresión que siempre me ha encantado. El dice “de parte de Dios y delante de Dios”. Es muy fácil hablar de parte de Dios, pero es difícil hacerlo delante de Dios.  La palabra griega katenopion es interesante se refiere hablar frente a un testigo. Es decir la persona a la que le estoy hablando sabe mi vida y testifica de la veracidad de mi vida. Pablo no ocultaba nada a Dios de lo que hablaba a la gente. Predicaba en integridad, teniendo a Dios como su audiencia número uno.

Así se percibe entonces la influencia en este pasaje. Vivimos tiempos en que la influencia del cristiano ha disminuido. Mientras más evangélicos hay en una nación poco es el impacto que hay en esa nación. Dios dice que la influencia es dirección. Tu vida debe ser dirigida por Dios y sostenida por Dios. Por otro lado la influencia es manifestación. ¿A que hueles? ¿Cuál es tu olor? La gente percibe a Cristo en tu vida?

Y finalmente la influencia es motivación. ¿Cómo te sostienes en la vida? Eres auténtico, sincero e íntegro?

Todos los días al despertar, nos levantamos y preparamos aquello que más nos gusta, como por ejemplo: “tomarnos un café”, no solamente nos ayuda a despertar, sino que también cambia el aroma de la casa y su olor anuncia que es hora de comenzar nuestro día. Asimismo, para la mayoría de los seres humanos hay aromas que se vuelven indispensables como lo es un perfume. A todos nos gusta oler bien para deleite propio, pero también para beneficio de los demás.   La Biblia nos describe como olor grato en Cristo.

El Apóstol Pablo nos habla de un olor que no es natural, pero si esencial en cada uno de los Hijos de Dios: “Olor de Vida” ¿qué significa olor de vida? Somos portadores de vida por medio de Jesucristo que vive en nuestro corazón y Él es suficiente para cambiarlo todo por completo, ¿Cómo saber si lo somos? La gente, nuestros amigos, compañeros de trabajo, (ellos tienen que notarlo) nuestra manera de hablar, de ayudar y de amar es lo que hace la diferencia, el mundo está saturado de desagradables aromas que vienen siendo nuestra conducta, cada quien quiere vivir la vida a su manera y no a la de Jesús.  Pero nosotros somos diferentes…que Dios nos ayude a oler bien


[1] https://www.diccionarios.com/

[2] Garland, David E. The New American Commentary. A Exegetical and Theological Exposition of Holy Scriptures:  2 Corinthians Vol. 29 pág. 87

[3] http://www.bibliacristiana.com/sermones/275.html

[4] Ibid.

[5] https://www.blueletterbible.org/lexicon/g5319/rvr60/tr/0-1/

[6] https://vivelabiblia.com/seamos-olor-fragante-para-dios/

[7] https://www.palabrasbiblicas.net/26-de-abril-somos-el-aroma-de-cristo/

[8] Ibid.

[9] Garland. The New American Commentary. 2 Corinthians Vol. 29 pág. 205

[10] MacArthur, John. The MacArthur New Testament Commentary: 2 Corinthians, pág. 196

«quita tus manos por favor…»

El escritor agnóstico H. G. Wells dijo: «Dios es una ayuda siempre ausente en tiempos de problemas». Se equivocó. Salmos 46–48 surgió de un milagro maravilloso en La historia de Israel. Ezequías era rey de Judá cuando los asirios invadieron el tierra. El rey llevó esta crisis al Señor, y Él protegió a Israel. Una mañana 185.000 asirios murieron de la mano del ángel del Señor. Nosotros también podemos estar de pie fuerte por los recursos divinos que Dios nos da.

Hay varias ideas que el salmo nos da con respecto a descansar en él.

Primero, Dios es nuestro Refugio; no necesitamos temer (vv. 1–3). Está disponible, accesible y suficiente, una ayuda abundantemente disponible en los problemas. El pueblo de Dios pasa por problemas. A veces es porque hemos sido desobedientes; a veces es porque hemos sido obedientes; y a veces Él sabe que necesitamos ser fortalecidos y nos ayuda a logar esa meta. ¿Has huido a tu Refugio? Escóndete en Él para ganar la fuerza y gracia necesitas volver atrás y enfrentar tus responsabilidades.

Segundo, Dios es nuestra Fuerza; no necesitamos desmayarnos (vv. 4–7). Vamos desde el mar turbulento en el versículo 2 a un río tranquilo en el versículo 4. Jerusalén no se estableció al lado de un río. Para compensar, Ezequías construyó un sistema de agua subterránea que trajo agua en la ciudad. Del mismo modo, debemos vivir de recursos ocultos. No podemos depender del mundo que nos rodea o de otras personas. Cuando confías en Jesús como Salvador, Dios pone un pozo profundo de Agua Viva dentro de ti. Mientras que el mundo sólo tiene Cisternas rotas, la Fuente de Agua Viva se convierte en un río. Es de Jesús que obtengamos los recursos espirituales que necesitamos. ¿Estás bebiendo hoy en ese río? Aparta tus ojos del mundo que se hunde y recuerda que Dios es tu Fuerza. Tercero, Dios es una ayuda siempre presente; no necesitamos preocuparnos (vv. 8–11). «Quédate quieto» significa «quita tus manos y deja que Dios sea Dios». Muy a menudo nos preocupamos por Su tiempo y métodos. La preocupación nos deja vulnerables a los ataques del diablo. Deberíamos estar quietos, quédate quieto y quédate en reposo. Tu vida depende de los recursos ocultos que Dios te da. Asegúrate de tomar tu fuerza y alimento de los recursos espirituales de Dios. Él es tu Refugio y Fortaleza.