“Padre malo…padre bueno…”

Hace algunos años atrás el inversionista Robert Kiyosaki, también llamado el “maestro millonario”, trató de explicar por medio de su…

“…Cuando el Diablo invade tu huerto…”

Alguien me contaba sobre como su padre le amenazaba acerca de no dañar el huerto que tenía en el patio de su casa. “No hagas daño en el huerto”, le decía. Puedes jugar con la pelota en el patio. Puedes correr en el callejón. Puedes construir una fortaleza en el árbol. ¿Pero el huerto? Déjalo tranquilo. Parece que el huerto era pequeño, más o menos del tamaño de un armario empotrado. Allí no se cultivaba  nada extraordinario, excepto menta, cuyas hojas usaban  remojadas en el té frío del verano. Aunque las hortalizas eran sabrosas, no necesitaban  cultivarlas. Podían comprarlas en el mercado. Entonces, ¿para qué el  papá insistía en tener un huerto? Simplemente le gustaba ver vida. Y es que un huerto es un lugar de vida, un lugar donde los retoños revientan y las plantas rompen la tierra. Un lugar de ejotes y flor de izote y plantas de tomate. Un lugar digno de amor y protección. Las flores son frágiles. Las plantas son preciosas. Por eso, se debe sacar la maleza y ahuyentar las sabandijas. Colocar una una valla. Sembrar  un cerco vivo. O incluso hacer un espantapájaros. Y es que en verdad esa frase todavía resuena en mi mente: «Hijo, sea lo que sea que hagas, no pisotees el huerto». La Biblia es la historia de dos huertos. El de Edén y el de Getsemaní. En el primero, Adán tuvo una caída. En el segundo, se levantó Jesús. En el primero, Dios buscó a Adán. En el segundo, Jesús buscó a Dios. En Edén, Adán se escondió de Dios. En Getsemaní, Jesús se levantó del escondite de la muerte y salió a luz. En Edén, Satanás llevó a Adán a un árbol que lo llevaría a la muerte. Desde Getsemaní, Jesús fue a uno que nos lleva a la vida. A Satanás nunca lo invitaron al huerto de Edén. No pertenecía a ese lugar. Tampoco lo querían allí. Se deslizó como una serpiente en el huerto de Dios e infectó a los hijos de Dios. Y eso es lo que ha hecho desde entonces. ¿No se ha deslizado también por unos pocos de nuestros huertos santos? ¿Cómo lo hace? ¿Cómo lo está haciendo hoy?Primero me gustaría ver tres amenazas que el enemigo usa para violentar tu huerto. Un breve estudio revela que Satanás ha implementado un poderoso golpe. Ha reclutado la fuerza de cada grupo importante del drama en el que participan romanos, judíos y apóstoles. La Biblia nos relata estas circunstancias de la siguiente forma: “ Así que Judas llegó al huerto, a la cabeza de un destacamento[a] de soldados y guardias de los jefes de los sacerdotes y de los fariseos. Llevaban antorchas, lámparas y armas” Juan 18:3 NBD Primero está la amenaza encubierta. Dice el texto que Judas “llegó …a la cabeza…” Lo pertinente de este relato es el hecho que Judas era uno de los doce. El era una persona que participaba directamente no sólo de la comunión con Cristo sino de una intimidad especial. Muchas veces el enemigo se desliza por medio de las personas a las que estimamos, que están a nuestro lado. Son una de las mejores herramientas para dañar mi huerto. Este tipo de amenaza  es frustrante. Porque lidiamos con la adversidad dentro de nosotros mismo.  Segundo está la amenaza descubierta. Observe que se utiliza la frase : “un «grupo de soldados». La palabra en griego es speira . Esta palabra tiene tres significados posibles. Quizás se refiera a la cohorte romana de trescientos hombres. O a lo mejor se refiere a la caballería y a la infantería que entre ambas totalizan mil novecientos soldados. O tal vez describe un destacamento conocido como un manípulo, compuesto de doscientos hombres . ¡Sorprendente! Siempre tuve la impresión de que los que arrestaron a Jesús fueron un puñado de soldados. Estaba equivocado. ¡Al menos despacharon doscientos soldados para enfrentar a un carpintero solo y sus once amigos! Este tipo de amenaza  es estresante. Observe el oleaje de presión y estrés que se le vino a Jesús en ese momento. Tercero está la amenaza recubierta El texto nos habla también había presentes «algunos guardias». Eran la policía del templo. Tenían la tarea de cuidar los lugares sagrados durante los días de más actividad en el año. Sin duda eran los mejores de Israel. Muchas veces el enemigo nos invade con cosas dañinas recubiertas de religiosidad o de una apariencia benévola y de autoridad sobre todo religiosa. Este tipo de amenaza es desgastante. Estos tres elementos como son la frustración, el estrés y el desgaste pueden llevarnos a que el enemigo tome control de nuestro huerto   En segundo lugar debemos observar no sólo las amenazas, sino también los ataques.  El pasaje establece que los que llegaron al Getsemaní llevaban tres tipos de cosas en sus manos. La primera es la expresión antorcha. La expresión que se utiliza es “phanos” y es la única vez que se utiliza en todo el NT.  Se refiere a una luz brillante, y que es cargada en la mano con el propósito de hacer ver la presencia de las personas. Es decir era para identificar la presencia de una persona en la noche. Esta antorcha era para Jesús una señal de que el enemigo estaba presente y acercándose a Su persona. Muchas de las armas del enemigo tienen que ver con esta estrategia, el hacernos ver que está presente, que está cerca y que es visible a nuestra debilidad  en la vida.  La segunda expresión lámpara. Y en griego es “lampas” y se refiere un instrumento más pequeño que se usaba para identificar a alguien de cerca. Este tipo de arma demuestra que se usaba para buscar y tratar de identificar algo o alguien mejor. Era como la prueba que saca a luz el objeto o la persona que se buscaba. Así que la primera arma tiene que ver con mostrarte la presencia del mal de una manera cercana en nuestra vida, y la otra es para examinar nuestra vida y tratar de sacar a la luz quiénes somos. La tercera expresión es armas En griego la expresión es “hoplon”. La palabra hoplon, de la que se creía que procedía hoplita, significa “armamento”, en general. De tal manera que el hoplita era el hombre armado. Esta arma demostraba que el enemigo venía para hacerte la guerra y dañarte. El enemigo tendrá todo tipo de armas para destruir nuestra vida.    En tercer lugar debemos de observar no solo las amenazas,  los ataques sino también   las  armas que poseemos. Estas armas que poseemos vienen por declaraciones de fe y de autoridad que podemos ejercer en la presencia del enemigo. La primera declaración: batallamos desde la victoria y no por la victoria. El infierno debe de haber estado feliz con este ataque a Jesús. No había forma de que Jesús escapara. Satanás selló todas las salidas. Sus lugartenientes vislumbraron cada movimiento, excepto uno. Jesús no tenía intención de salir corriendo. No pretendía escapar. No había ido al huerto a esconderse. Y al que encontraron entre los árboles no fue a un cobarde; sino a un conquistador. Fíjese en el diálogo que se produce: Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: —¿A quién buscáis? —A Jesús de Nazaret—le contestaron. Dijo Jesús: —Yo soy. Judas, el que le traicionaba, estaba también allí con ellos. Cuando Jesús les dijo: «Yo soy», se echaron atrás y cayeron al suelo. Volvió a preguntarles: —¿A quién buscáis? Repitieron: —A Jesús de Nazaret. Jesús les dijo: —Ya os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad que los demás se vayan ( Juan 18:4–8 ). Notable. Estaban parados a escasos metros de Él y no lo reconocieron. Ni siquiera Judas se dio cuenta quién estaba frente a ellos. Maravillosa verdad. Ver a Jesús es más que una cuestión de vista; es algo del corazón. El enemigo está junto a Jesús y no se da cuenta. Él se revela ante ellos: «Yo soy». Su voz da contra el primer dominó y los derriba a todos. Si el momento no hubiera sido tan solemne, habría sido jocoso. Estos son los mejores soldados al servicio del mejor plan de Satanás; pero bastó una palabra de Jesús para que cayeran todos al suelo. La guardia romana viene a ser la policía chistosa de las películas antiguas. Doscientos hombres de guerra caen en medio de un ruido de escudos, espadas y faroles. Recuerde siempre esto cuando Jesús habla, Satanás cae derribado. La segunda declaración es dirigimos desde la victoria y no de la derrota. No importa a quién haya reclutado el demonio. No importa que se haya infiltrado en el gobierno. No importa que haya seducido en el templo. No importa si ha enrolado a uno de los iniciales y selectos apóstoles. Lo mejor de Satanás se derrite como cera ante la presencia de Cristo. Jesús tiene que preguntarles de nuevo a quién andan buscando: «¿A quién buscáis?» Cuando le responden que buscan a Jesús de Nazaret, les da instrucciones, diciendo: «Si me buscáis a mí, dejad que los demás se vayan». ¿Qué te parece? ¡Jesús dándoles órdenes! ¿Mandando un judío a un romano? ¿Un renegado imponiendo a la guardia del templo? Nos volvemos hacia el comandante, en espera de una respuesta. Miramos a Judas, en espera de una réplica. Ponemos atención, en espera de que alguien haga el anuncio: «¡Tú no estás a cargo de este operativo, nazareno! Detendremos a quien nos plazca». Pero no sólo guardan silencio, sino que obedecen. Los apóstoles quedan libres. Muchos actores aparecen en el escenario de Getsemaní. Judas y su traición. Pedro y su espada. Los discípulos y su miedo. Los soldados y sus armas. Y aunque estos son importantes, no son fundamentales. El encuentro no es entre Jesús y los soldados; es entre Dios y Satanás. Satanás intenta penetrar incluso en este otro huerto, pero Dios se pone en pie y Satanás no tiene salida. La tercera declaración  es que celebramos la victoria por la presencia de Cristo y no por que ganemos la batalla.  No pase por alto el mensaje: Porque no estamos luchando contra gente de carne y hueso, sino contra malignas fuerzas espirituales del espacio, las cuales tienen mando, autoridad y dominio sobre este mundo oscuro ( Efesios 6:12 ). Precisamente para esto ha venido el Hijo de Dios: para deshacer lo hecho por el diablo ( 1 Juan 3:8 ). No pase por alto las promesas: Satanás cae ante la presencia de Cristo. Una palabra de sus labios, y el ejército más poderoso del mundo se desbarata. Satanás calla ante la proclamación de Cristo. Ni una sola vez habló el enemigo sin que mediara una invitación de Jesús. Satanás no tiene nada que decir delante de Cristo. Satanás está indefenso ante la protección de Cristo. «No he perdido ninguno de los que me diste» ( Juan 18:9 ). Cuando Jesús dice que Él te guardará seguro, es porque lo hará. El infierno tendría que pasar a través de Él para que llegara a ti. Jesús puede protegerte. Cuando Él dice que te va a llevar a casa, Él te llevará a casa.  Unas palabras finales… Permíteme concluir este capítulo con una pregunta importante. ¿Ha invadido Satanás el  huerto de tu vida? ¿Ha profanado una parte santa de tu mundo? ¿Tu matrimonio? ¿Tu pureza? ¿Tu honestidad? ¿Ha arrebatado alguna rosa que Dios te dio? Si es así, deja que Jesús lo recupere. En el día de hoy. Ahora. Satanás no tiene autoridad sobre ti. Si ha invadido un huerto de tu vida, invita a Jesús a que lo recupere. Abre las puertas a Dios. Él entrará y hará lo que hizo en Getsemaní. Orará y te  protegerá…    

“…Solo por una ramita… II parte”

En segundo lugar la esperanza nos alienta.  Dice el pasaje “la paloma regresó”. Esta acción está llena de mucha energía y bendición divina. Los animales se mueven por instintos y condicionamientos de los mismos. Ya Noé había perdido una señal en el cuervo que envió. Este no había regresado. Esta esperanza nos alienta la insistencia. Noé primero uso un cuervo y no le dio resultado. Luego usó una paloma. En tres ocasiones con diferentes períodos de tiempo siguió insistiendo. Si hay una cosa que afecta la perseverancia es la falta de esperanza y por consecuencia el desaliento. Noé insistió y al final tuvo éxito. Esta esperanza también alienta inteligencia. Estos dos animales tienen un gran significado y características importantes. El cuervo tiene 2 características importantes: es omnívoro y oportunista. Que sea omnívoro implica que consume todo tipo de alimento, entre lo cual se incluye la carroña. Que sea oportunista implica priorizar el interés propio. Así que el cuervo es carroñero. Por otro lado, la paloma come semillas y frutos, ambos sexos alimentan a sus crías, tienen un gran sentido de la orientación, y es una de las aves que más rápido vuela. Sin duda alguna existen marcadas diferencias entre ambas aves. Seguramente, cuando el cuervo salía del arca, aprovechaba la oportunidad para comer restos de humanos y de otros animales ahogados antes de volver; por otro lado, la paloma salía y regresaba cumpliendo únicamente con su objetivo y recibía alimento dentro del arca. Noé se da cuenta que el cuervo fue una mala idea para buscar la esperanza de Dios. E inmediatamente corrigió y busco otro método. Fue lo suficientemente inteligente para evaluar, corregir y cambiar la estrategia. Esta esperanza también alienta experiencia. Observe que el texto en el vrs. 11 dice “entendió Noé”. La palabra hebrea para “entender” es importante aquí. Habla de sabiduría y entender por medio de la experiencia. Recuerde que Noé todavía ve agua por todos lados, sin embargo las señales de la experiencia por el uso de la paloma comienza a generar crecimiento y madurez. Así que decide continuar con su método y espera unos siete días más y envía nuevamente a la paloma y que ¿ocurre? Ella ya no regresa. Esa fue la señal de que todo había terminado y que Noé podía salir del arca. Habrán momentos en que la búsqueda de la esperanza cometeremos errores,  y usaremos “cuervos” para determinar lo que Dios está haciendo, eso nos llevará a una pérdida de lo que invertimos y más desesperanza. Sin embargo es allí que capitalizamos la experiencia. Que seamos lo suficientemente inteligentes y sabios para cambiar de métodos y esperar que Dios honre lo que usamos para buscar su voluntad. En tercer lugar esa esperanza nos apacienta.  Dice el texto “trayendo una ramita en su pico”.  Después de la experiencia del cuervo, fue confortante que la paloma regresara. Ya solamente eso daba esperanza. Por lo menos no perdía su inversión. Sin embargo es valioso entender que ahora ya se empieza a ver aunque sea un pequeño fruto y una tenue luz de esperanza en el horizonte. Observe como apacentó Dios a Noé. Lo hizo por medios naturales. Es una pequeña ave, frágil sin ninguna fuerza más que su sentido de orientación. Dios muchas veces se mueve en esos pequeños detalles, que a veces los pasamos desapercibidos. Y es que las grandes cosas de Dios vienen en los pequeños actos que muchas veces no vemos porque carecen de grandeza. Lo hace por medios sobrenaturales Es muy importante observar que la paloma no sólo regresa sino que trae una ramita. ¿Qué le hizo cortar una rama y traerla? ¿Sus instintos? Lo dudo mucho. Creo que la soberanía de Dios comandó esta pequeña ave para ser instrumento de paz y señal a la vida de Noé. Lo hace por medios pastorales. Dios es el buen pastor. El quiere reafirmar a Noé en su dignidad y en su angustia y ansiedad. Así que Dios hace cosas extraordinarias y encubiertas. Dios controla y gobierna aún los pequeños seres. Si el controlaba,cuidaba la vida de esa paloma  ¿no cuidaba de Noé? Ese era el mensaje.  El era el gran pastor que cuidaba de él y toda el arca. ¿Si cuidaba a uno no cuidaría a todos? En cuarto lugar nos sustenta.   “una ramita de olivo” ¿Porque de olivo? No habrían otros tipos de árboles.Es obvio que el olivo en este contexto de Noé todavía no había sido mostrado como un símbolo de espiritualidad. Así que en este contexto no se puede aplicar como símbolo espiritual, porque eso era desconocido para Noé. Sin embargo si podemos entender que el olivo sí le daba un mensaje de gran bendición y del cuidado sustentador de Dios. La primera señal de sustentación tenía que ver con la capacidad  del árbol. Estaba leyendo que el increíble (árbol de) olivo puede alcanzar la edad de 2.000 años, reverdecer después de haber ardido y producir aceite para cocinar, para alumbrar e incluso para ungir a reyes. Los olivos pueden resistir con facilidad a las sequías, enfermedades, e incluso al fuego – sus raíces regeneran los árboles, incluso si el terreno ha quedado destruido. Por lo tanto, pueden vivir muchos años y, cuanto más envejecen, tanto más interesantes y pintorescos se vuelven. Segundo tiene que ver con la cualidad del árbol . Las aceitunas – frutos pequeños, amargos después de su recolección, sabrosos y saludables después de ser tratados; sus hojas de color verde oscuro que revelan un brillo plateado cuando reciben la luz del sol; un estupendo y entramado tronco que surge de sus típicas y fuertes raíces que se sujetan a un suelo liviano, pobre. La tercera tiene que ver con la calidad del árbol .La aceituna es sabrosa y saludable, aparte del el aceite que produce – conocido desde hace siglos por su valor nutricional y curativo, así como por su importante rol en la unción de reyes y sumos sacerdotesY, lo más significativo de todo – las hojas de olivo, que son el símbolo de la paz. Después del diluvio, la paloma le trajo a Noé una hoja de olivo como prueba que las aguas habían descendido y la paz había sido restablecida. Desde ese entonces, las ramas de olivo simbolizan la esperanza de la paz, la esperanza que la paz reemplace todo el mal y la destrucción que hay en el mundo, la esperanza que vivamos en un lugar seguro y tranquilo. Estas tres señales brindaban a Noé que la tierra que se levantaría después del diluvio sería rica, fuerte y estable como el olivo. ¿Acaso no nos encantan las hojas de olivo de la vida?  «Parece que el cáncer está en remisión».  «Puedo echarte una mano con tus problemas económicos».  «Pasaremos por esto juntos».  Y todavía más, ¿no es cierto que nos gustan mucho las palomas que las traen? Cuando el padre alienta al hijo la primera vez que le rompen el corazón, le da una hoja de olivo. Cuando la esposa de muchos años consuela a la esposa recién casada diciéndole que los conflictos son normales y que todos los maridos son caprichosos, y que esas tormentas ya pasarán, ¿sabes lo que está haciendo? Le está dando una hoja de olivo. Nos encantan las hojas de olivo. Y nos encantan la gente que las traen. ¿Hay esperanza todavía para mí? A todos los Noés del mundo, a todos los que buscan en el horizonte un poquito de esperanza, Él proclama: «¡Sí!» Y viene. Viene en forma de paloma. Viene trayendo frutos de una tierra lejana, de nuestro futuro hogar. Viene con una ramita de esperanza. ¿Has recibido la tuya? No pienses que tu arca está demasiado aislada. No creas que tu inundación es demasiado grande. ¿Qué crees que hizo Noé con la suya? ¿Qué crees que hizo con la ramita? ¿Tirarla por la borda y olvidarse de ella? ¿Crees que se la metió en el bolsillo y la guardó para un álbum de recuerdos? ¿O piensas que lanzó un grito de júbilo, reunió a toda la tropa y se la fueron pasando de uno en uno como el Diamante Esperanza que era? ¡Claro que gritó! Eso es lo que haces si tienes esperanza. ¿Qué haces con las hojas de olivo? Se las pasas a otros. No las guardas en el bolsillo. Se las das a los seres amados. Tu Biblia es un cesto lleno de hojas. ¿Por qué no compartes una? Son de gran impacto. Después de recibir la suya, Noé fue otro hombre. «Y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra»s (Génesis  8.11). Subió la escalerilla lleno de dudas y bajó lleno de confianza.  ¡Qué gran diferencia! Y todo por una hoja  

“…Solo por una ramita…”

El libro de Dios dice lo siguiente: “…Caía la noche cuando la paloma regresó, trayendo en su pico una ramita de olivo recién cortada…” Génesis 8:11 (NBD) Hay etapas en la vida en que al igual que Noé lo único que ves es agua. Como que es tu tema principal, es lo que te rodea, lo que respiras y por sobre todo lo que te inmoviliza. Ya no quieres ver agua pero simplemente no te puedes deshacer de ella. Sobre todo cuando caes en la cuenta que esa agua está allí porque Dios lo ha ordenado y sólo desaparecerá al mandato de su soberana voluntad. Tu barco está rodeado de agua. Agua. Agua al norte. Agua al sur. Agua al este. Agua al oeste. Agua. Incluso ya  ni  te acuerdas  cuando viste  otra cosa. Al igual que Noé por semanas te estarás preguntando: ¿Cuánto tiempo va a durar esto? Y es que llovió por cuarenta días. Estás flotando durante varios meses. Comes la misma comida, hueles  los mismos olores, y miras las mismas caras durante varios meses. Y Llega un momento en que ya no sabes  de qué hablar. Al final tu barco se detiene, pero sigues viendo la tierra  llena de agua.  ¿Qué haces? ¿Cómo reaccionas? Es obvio que hasta el más fuerte y devoto pierde la esperanza. ¿Pero como te la devuelve Dios? ¿Cómo vuelves a creer? Bueno tratas de adivinar que está pensando Dios. Así que Noé envió un cuervo en una misión de exploración, y nunca regresó. Envió una paloma. Regresó temblorosa y agotada, sin haber encontrado ningún lugar para posarse y dormir. Esto como que agrega un poco más de ansiedad a tu inquietud y estado de ánimo. ¿o no? Entonces, justo esa mañana, Noé volvió a intentarlo. Sacó una paloma de las entrañas del arca y subió por la escalerilla.  Al besar el pecho del ave, sintió cómo le latía el corazón. Si se hubiera puesto una mano sobre su propio pecho habría sentido lo mismo. Despidió a la paloma con una oración, y estuvo mirándola hasta que apenas parecía un puntito en el cielo.  Allí va tu anhelo , en las alas de una pequeña ave. Si uno continúa leyendo la narración el texto señala que Noé se pasó el día esperando el regreso de la paloma. Entre una tarea y otra, abría la escotilla y buscaba. El viento le movió el pelo, ya lleno de canas. El sol le calentó la cara, que mostraba las huellas de la edad. Pero nada logró alentarle el corazón apesadumbrado. No vio nada en todo el día. Ni por la mañana. Ni después de comer. Ni por la tarde.  Ahora el sol se está poniendo, el cielo se está oscureciendo, y subió a mirar por última vez, pero todo lo que ve es agua. Agua. Agua al norte. Agua al sur. Agua al este. !Qué frustración! No omito pensar que todos sabemos lo que es es esto. Hemos  estado parados en el mismo lugar que Noé. Hemos conocido un montón de inundaciones. Inundado de dolor en el cementerio, estrés en la oficina, enojo por alguna incapacidad física en tu cuerpo o por la incompetencia de nuestra familia . Hemos visto crecer las aguas, y probablemente también hemos  visto ponerse el sol sobre nuestras  esperanzas… En pocas palabras  hemos estado en el arca de Noé. Y hemos  necesitado lo mismo que necesitó Noé: un poco de esperanza. No pedimos que nos rescate un helicóptero, pero sería muy agradable oír uno. La esperanza no promete una solución instantánea, sino la posibilidad de que exista alguna. A veces lo único que necesitamos es un poco de esperanza. Eso era todo lo que Noé necesitaba. Y eso fue lo que recibió. ¿Que hace Dios para darte esperanza? Se esmera en las pequeñas cosas con grandes promesas. Te regala una hoja de olivo. Así es como lo escuchas…una hoja de olivo. Y es que para Noé hubiera sido suficiente alegría recibir a la paloma, pero ¡la hoja! Esta hoja era algo más que vegetación. Era una promesa. La paloma traía algo más que un trocito de un árbol; traía esperanza. ¿No es eso la esperanza al fin y al cabo? La esperanza es una hoja de olivo; evidencia de tierra seca después de una inundación. Es una prueba para el que sigue a Dios de que vale la pena arriesgarse a seguirlo. ¿que enseñanza podemos extraer de este pasaje, que nos motive a tener esperanza? Escuche una vez más lo que dice el texto: “Caía la noche cuando la paloma regresó, trayendo en su pico una ramita de olivo recién cortada…” Génesis 8:11 (NBD) La esperanza de Dios nos alimenta (caía la noche); también nos alienta (la paloma regresó) por otro lado nos  apacienta  (trayendo en su pico una ramita) y finalmente nos sustenta  (de olivo recién cortado) Veamos cada uno de estos principios detrás de la ramita de olivo, el símbolo de la esperanza de Dios para los que vemos nada más que agua. En primer lugar la esperanza de Dios nos alimenta. La porción del texto nos dice que “caía la noche”. Esa esperanza alimenta  corazones desesperados. Es decir hemos perdido ya la fe. Me imagino que a estas alturas del día, Noé ya habría perdido la esperanza de que la paloma regresara. También esa esperanza nos alimenta en pensamientos inesperados. La “noche”  ha tomado ya el control, es el momento en donde estamos más cansados, donde no podemos ver bien y simplemente lo que queda es dormir. El pensamiento es ya no luchar, sino ceder a la pasividad. Son momentos en que pensamos que hemos perdido ya el día y la noche es lo único  que nos queda, la última etapa del día en que pensamos simplemente rendirnos al sueño. Esa esperanza también alimenta ojos desenfocados.  Es obvio que uno puede ver mejor en el día que en la noche. Noé tuvo que afinar su visión, enfocarse en la paloma que había enviado, a pesar de que la noche podía ocultar su presencia, Noé supo verla en medio de su oscuridad. Así que la esperanza de Dios alimenta a todo aquel que tiene un corazón desesperado, pensamientos inesperados y ojos desenfocados. Dios quiere que entendamos que a pesar de que la noche ha caído y estamos rodeados de agua, en los pequeños detalles el nos envía un mensaje de esperanza.  

Catadores de Mensajes

Si hay una cosa que a los evangélicos nos agrada en gran manera es celebrar y comer. Siempre deben estar presente en todas las cosas que hacemos. Aniversarios, bodas, cumpleaños, jornadas de capacitación, tiempos especiales, navidad, etc. Nombrelo usted y la comida y la tertulia estarán presentes. Sin embargo siempre cabe preguntarnos si ¿la manera en que celebramos es diferente a la manera en que el mundo celebra? Hay varios elementos que debemos tomar en cuenta para entender como los cristianos celebramos. Cuando nos reunimos a festejar le damos CENTRALIDAD a la Palabra de Dios.  Observe que el vrs. 1 establece que la razón por la que se juntaron era para darle primer lugar a la Palabra de Dios. En ese momento, Nehemías convocó una reunión especial en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, dentro de las murallas reconstruidas de Jerusalén. “. . . y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas.” (Nehemías 8:1).  Había 42,360 Israelitas presentes en esta reunión.  Junto a ellos estaban 7,300 sirvientes, incluyendo 245 cantores. En total, cerca de 50,000 personas estaban allí reunidas. Lo primero que se hizo fue predicar la palabra de Dios.  Dice la Escritura que el pueblo estaba hambriento por oír la palabra: “…y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés… Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender.” (8:1-2). No hubo necesidad de obligar la palabra de Dios en este pueblo.  Este pueblo tenía hambre por la palabra de Dios.  Y estaban dispuestos a someterse a la autoridad de la palabra de Dios.  Deseaban ser gobernados por ella, y que sus vidas se amoldaran a su verdad. ¿Cómo sabemos que una iglesia le da centralidad a la Palabra de Dios? La primera cosa que veo es intensidad. Sorprendentemente, Esdras predicó a esta muchedumbre por espacio de cinco a seis horas – “desde el alba hasta el mediodía.” (8:3).  Y nadie se fijó en la hora. “…Y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.” (8:3).  Este pueblo estaba cautivado totalmente por la palabra de Dios. Esto significa que ellos tenían plenamente rendido su tiempo, su devoción y su prioridad a escuchar la Palabra de Dios. Recuerden la extensión del tiempo. Hoy en nuestras reuniones somos muy estrictos con el tiempo. Escogemos sólo fragmentos de lo que queremos oir. Venimos tarde y salimos temprano. Deseamos que no haya mucho tiempo porque no nos fusta salir tarde de nuestros cultos. Lo interesante es que el tiempo nos importa solamente cuando hacemos las cosas para Dios. Pero cuando son nuestras cosas, cuando hacemos plata, cuando nos divertimos, cuando vamos de viaje, pareciera que el tiempo no importa. ¿Porque es que el tiempo no importa afuera y su para Dios? Saben porque porque el tiempo que le damos a Dios lo consideramos como una obligación o tradición  pero el tiempo que damos afuera es una satisfacción.  La segunda cosa que veo es necesidad  Puede observar que el texto en tres oportunidades destaca la expresión “estaban atentos” (vrs.3) “estuvo atento” (vrs. 5) “estaba atento en su lugar” (vrs. 7). ¿Porque la gente pierde la atención en el desarrollo de la exposición de la Palabra de Dios? ¿Cuáles son hoy por hoy los distractores? ¿Que demuestra en una persona al exponer la Palabra de Dios esté haciendo otra cosa y concentrado en otra cosa? Simplemente han perdido el concepto de la honra. La palabra  clave aquí es honra. La palabra griega para honra es time. La definición simplista y literal de time (honro) es “una valoración”. Cuando le dice la palabra time a un hombre griego, él piensa en algo valioso, precioso, de peso, como el oro. Piense: usted no mete oro en el cajón donde tiene basura; más bien le asigna un lugar de honra. Otros definiciones de honra son: apreciación, estima, consideración favorable, respeto. A veces, para entender mejor una palabra hay que ver su contrario. El antónimo de honra es deshonra. La palabra griega es atimia. Algunas de sus definiciones son: no mostrar respeto o valor; tratar como común, ordinario o nimio. Cuando le habla de deshonra a un hombre griego, él pensaría en algo común, ligero y que fácilmente se disipa, como el vapor. Una forma más fuerte de deshonra es ser tratado vergonzosamente y hasta humillado. Al ver los diccionarios y comentarios griegos, se descubre que la honra puede demostrarse en actos, palabras y hasta pensamientos. Pero toda verdadera honra se origina en el corazón.Por eso Dios dice: “Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres (Isaías 29: 13). Observemos que Dios dice: “Su temor de mí”. La verdadera honra surge de un corazón que teme a Dios. Simplemente se ha perdido el sentido de peso de lo que Dios dice y de el contenido de su Palabra. Estamos tan acostumbrados a escuchar que no hay ningún sentido de expectación de sorpresa y de estupor cuando nos acercamos a Dios. El problema de la necesidad se da en nuestros corazones, simplemente porque venimos con la mentalidad que Dios nos necesita y no nosotros necesitamos a Dios.  La tercera cosa  es expresividad Es impresionante que el vrs. 6 dice que todo el pueblo “respondió”. Entienda que son casi 50,000 personas expresando su fe, su sentir, su emoción. La expresión es espontánea, es emocional, pero también es espiritual y es física. A veces Esdras estaba tan emocionado por la palabra que se detenía para “bendecir al Señor, el gran Dios”.  La gloria del Señor descendió poderosamente, y todos levantaron sus manos para alabar a Dios: “Y todo el pueblo respondió: ¡Amén! ¡Amén! Alzando sus manos.” (8:6).  A medida que leían algunos pasajes específicos: “se humillaron, y adoraron a Jehová inclinados a tierra.” (8:6)]. El pueblo se humilló y se quebrantó ante Dios en arrepentimiento.  Luego de un rato, se volvieron a poner en pie para continuar oyendo la palabra de Dios. Por favor, noten, que esta reunión no incluía historias para levantar la atención del pueblo.  No había manipulación desde el púlpito ni dramáticos testimonios.  No había ni tan siquiera música.  Sencillamente, este pueblo solo tenía oídos para escuchar todo lo que Dios tenía que decirle. Creo que el Señor desea moverse entre su pueblo hoy en día de la misma manera.  Y veo su Espíritu moviéndose en las iglesias que tienen hambre por su palabra. Y también veo en iglesias parte de la congregación constantemente mirando el reloj antes del sermón.  Entonces, cuando el pastor da el “Amén” final, comienza el desalojo del templo en una loca carrera por llegar al estacionamiento lo más pronto posible.  En esa iglesia no hay verdadero gozo.   Así que, ¿cómo esperamos que pecadores en necesidad deseen ser parte de ella? El problema de la expresividad se da porque nos honramos más a nosotros que honramos a Dios.  En segundo lugar cuando nos reunimos a festejar damos  con GENEROSIDAD al pueblo de Dios  Me encanta de la manera en que lo pone Nehemías. En el vrs. 10 Nehemías les autoriza para que vayan y disfruten todo lo que Dios les ha dado ya que hay una gran bendición de parte de Él. ¿Cómo se observa que un pueblo de Dios es generoso? Un pueblo de Dios generoso es festivo. Observe que se les autoriza para comer y beber. Esdras le dijo a la multitud: “Ustedes han estado entusiasmados con la palabra de Dios – hambrientos por ella, amándola, permitiendo que penetre en su corazón.  Se han arrepentido, llorado y entristecido – y Dios se ha complacido contigo.  Pero llegó el tiempo de regocijarse.  Saca tu pañuelo y seca tus lágrimas.  Este es el tiempo para gran gozo y alegría.” La gloria del Señor descendió sobre Israel y el pueblo pasó los próximos siete días regocijándose: “Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a obsequiar porciones, y a gozar de grande alegría, porque habían entendido las palabras que les habían enseñado.” (Nehemías  8:12). La palabra hebrea para “alegría” aquí significa regocijo, gozo, júbilo, contento.  Esta clase de alegría no es tan sólo el sentirse bien, sino que un gozo interior, una exuberancia profunda.  Esa expresión de gozo puede que se vea diferente en cada uno de nosotros, porque toma lugar bien adentro de nosotros.  Pero es claro para los que están alrededor de nosotros que nuestro genuino gozo viene del cielo.  Observe que el texto dice “comed grosura”. Esta expresión no es para la grosura que Dios prohibió que el pueblo comiera. (Levíto3:16) Es otra expresión que habla de carne aceitosa, preparada, o una carne de gran gusto. Un pueblo de Dios generoso es solidario. “Enviad porciones  a los que no tienen nada preparados”¿Qué enseña esta frase tan pequeña pero profunda a las celebraciones comunitarias en el pueblo de Dios? ¿Cuál es un llamado a la iglesia del Señor con esta pequeña revelación textual? Primero es un llamado a la sensibilidad. El hecho que usted esté bien no quiere decir que todos en la iglesia estén bien.  El hecho de que usted esté contento no quiere decir que todos lo están. El hecho de que usted pueda no quiere decir que todos pueden. En segundo lugar es un llamado a la susceptibilidad. Me encanta el hecho de que Nehemías no liste quienes son los que necesita. En realidad es una búsqueda del mismo pueblo. Del interés de la gente por la gente. No de un programa social nombrado, no de un día del “haber” no de una “canasta básica”. Es mi persona involucrada con otra persona a la que yo debo conocer y saber de su necesidad. No son los programa lo que nos hace susceptibles  son las personas.  Tercero un llamado a la solidaridad. “Envíen porciones”. Habla de llevar lo que ellos están comiendo, es entender que la gente no tenía o no había preparado. Por eso debían ser solidarios. El pueblo debía compartir de lo mismo que ellos comían y estaban celebrando. La palabra porción habla de un buen pedazo o un buena cantidad de comida y no que se le dieran las sobras. Si somos solidarios entenderemos que todos debemos comer y disfrutar de lo mismo. Es un pueblo alegre. Me parece pertinente señalar que a pesar de que es un Día santo, debe ser un día alegre. Parece que hoy es lo contrario. Si es santo debe ser aburrido y si es pagano debe ser divertido. Observe que el texto dice que el gozo de Jehová es nuestra fortaleza. Eso significa que es un día santo porque está en el ámbito de la presencia de Dios y es gozoso porque sabemos que estamos bien con Dios y con él plenamente estaremos llenos y gozosos. Debemos entender que la verdadera alegría viene de parte de Dios cuando estamos bien con él y que las alegrías festivas de este mundo no llenan. La alegría de este pueblo venía de lo que el vrs. 12 dice: “porque habían entendido las palabras que les habían enseñado”. Cuando me divierto, si quiero hacerlo genuinamente debo tomar en cuenta tres elementos. Primero en presencia de quién estoy, segundo que es lo que me da gozo permanente y tercero como aplico a mi diversión lo que se me ha sido enseñado en su Palabra. Es decir como me divierto bíblicamente. Puede que hayas oído la frase “catadores de sermones.”  Esta frase tiene más de 200 años, y se originó en Londres, alrededor del 1800.  En esa época, el gran predicador C. H. Spurgeon predicaba todos los domingos en el Tabernáculo Metropolitano como a 5,000 personas.  Al otro lado de la ciudad, Joseph Parker también predicada mensajes ungidos.  Y en diferentes partes de Londres, otros pastores predicaban profundos, proféticos y reveladores sermones. Y vino a ser como un deporte entre los ricos londinenses montarse en sus carruajes e ir de iglesia en iglesia a oír los sermones de estos predicadores.  Todos los lunes en el parlamento había reuniones para discutir los sermones y decidir quién había dado el mejor sermón y la más profunda revelación. Estas personas se señalaban como “catadores de mensajes.”  Querían reclamar para ellos las nuevas revelaciones y verdades que escuchaban.  Pero pocos de ellos practicaban lo que oían. Hoy creo que tenemos una nueva generación de “catadores de mensajes” simplemente engullen el texto, lo revuelven en su boca y finalmente lo escupen y tratan de decirnos que tipo de calidad era el mensaje. Necesitamos un gran avivamiento para que volvamos a tener el gozo del Señor.        …

…Líderes peligrosos…

“No hay cosa que más disfrute el soldado romano que ver a su oficial de mando comer abiertamente el mismo…