3 Signos que muestran que su Ego lo está dirigiendo…

Resultado de imagen para el ego de una persona

He pasado varios meses en que he dejado de escribir, por un momento no sé cuáles eran las razones exactas por las que dejé de escribir como antes. Pero una cosa me estaba molestando, aunque sea inconscientemente. ¿Lo que es escribo es un ministerio guiado para dar la gloria de Dios o lo hago para mi propio ego?  La verdad que me sirvió mucho la historia de Moisés en Números 20:10. Allí observamos precisamente, un milagro que antes ya había sucedido y del cual Moisés había salido victorioso. ¿Cuál fue el problema de este segundo evento? Su ego estuvo de por medio en el milagro. Allí descubrí  3 signos que  muestra que tu ego está tomando las decisiones.

Aquí hay tres señales para saber si su ego está tomando sus decisiones:

Primero, eres impulsivo.

El marco de tiempo favorito de Ego es “¡AHORA!” Si esperar una decisión durante 24 horas se siente imposible, el ego podría estar al volante. Observe que Dios le dijo que le hablara a la roca y Moisés la golpeó, añadiendo su impulso al impulso de Dios.

Segundo, eres compulsivo.

La cantidad preferida de Ego de cualquier cosa es “MÁS.” Nunca hay suficiente para nuestros egos y nunca están satisfechos. Si logras algo y sientes vacío en vez de satisfacción, ten cuidado. Nota que Moisés agregó más de lo que se le había ordenado. Usó su vara, les dio una gran exhortación a los judíos, los llamó rebeldes. Un acto que sólo incluía hablarle a la peña, agregó más, porque el ego es compulsivo. Agregó dos golpes y un discurso condenatorio para el pueblo.  El marco de tiempo favorito de Ego es “AHORA!” La cantidad preferida de Ego de cualquier cosa es “¡MÁS!”

 Tercero eres explosivo.

Si el ego no obtiene más de lo que quiere, ahora mismo, hay una erupción de ira. Es posible que te abstengas de patear  una mesa, pero es obvio que  lanzará una pequeña rabieta de adultos en lo interno. Note que Moisés dice: “nosotros vamos hacer brotar”. Eso significa que hubo una explosión de ego. Pero también la expresión “golpear” en hebreo habla de una acción violenta. Moisés realmente está muy molesto y lo demuestra su explosión de emociones y acciones.

Creo que todavía voy a escribir cosas que espero que la gente las lea. Es una vocación y siento placer en hacerlo. Incluso podría pasar por temporadas donde puedo  escribir todos los días. Pero voy a mantener mi ojo en mi ego. No porque soy noble, sino porque mi ego es un tomador de decisiones horrible. Y he aprendido algo: Ser  obediente combate lo  impulsivo. (No confiaste  en mí vrs. 12ª) Ser  dependiente combate  compulsivo (delante de la congregación vrs. 12b). Ser prudente  combate lo explosivo. (No me dieron la gloria vrs. 12c)

¿Cómo está su ego? ¿Qué lo está dirigiendo en su vida? ¿Dios o su propio ego?

Anuncios

Cristianos aburridos…


Resultado de imagen para gente aburrida

El niño mimado arroja al piso sus juguetes y dice, haciendo pucheros: « ¡Estoy aburrido!». El hombre exitoso se arrellana en medio de su prosperidad y se queja, diciendo: « ¡Estoy aburrido!». El hijo de Dios malagradecido ignora sus bendiciones espirituales y clama, diciendo: « ¡Estoy aburrido, aburrido, aburrido!».

Cuando los judíos regresaron del cautiverio en Babilonia, ellos estaban muy ocupados y tenían demasiados obstáculos que superar para estar aburridos. Gradualmente, los obstáculos fueron apartados: El templo fue reedificado; la adoración en el templo se reanudó; los muros de Jerusalén se reedificaron; Israel se volvió a constituir como nación. Luego, cuando la vida volvió a la normalidad, cuando los israelitas podían (y debían) regocijarse en todo lo que Jehová había hecho por ellos, ellos se aburrieron.

¿Por qué los creyentes se aburren? ¿Por qué les aburre la iglesia? ¿Por qué les aburre Dios? ¿Por qué les aburre su Palabra? ¿Por qué les aburre su adoración?

Veamos qué cosas les aburrieron a los creyentes en el templo de Malaquías.

En primer lugar  SE ABURRIERON DE LA ADORACIÓN (1.6– 14).

  1. La rutina ceremonial

Era la misma cosa semana tras semana: Escoger el mejor cordero, el mejor becerro o el mejor macho cabrío (Levítico 22.20–24; Deuteronomio 15.21) y llevarlo al sacerdote para que lo sacrificara. ¡Qué fastidioso! ¡Qué trabajoso! (verso 13). Como resultado de ello, el culto se deterioró hasta convertirse en una desganada farsa (verso 7–8).

  1. La respuesta espiritual.

El problema no reside en la organización del culto. El problema reside en ustedes. ¡El problema tiene que ver con la manera como miran a Dios! (verso 6).

¡Si no podemos dar a Dios lo mejor de nosotros, lo mejor será cerrar las puertas de la iglesia! (Verso 10.) Dios jamás espera lo que no podemos dar, pero sí espera lo mejor de lo que tenemos. No se conformará con menos (verso 14; cf. 2.13; 3.3–4).

  1. La reacción espiritual.

Si nos aburre el culto, analicémonos primero nosotros mismos. Cada uno de nosotros debe preguntarse: « ¿En qué consiste mi relación con Dios? ¿Al fin y al cabo, por qué vengo al culto? ¿Incluyo a Dios en mi horario? ¿Le doy siempre a Dios lo mejor de mí?». (Note Juan 4.23–24.)

En segundo lugar SE ABURRIERON DEL MATRIMONIO (2.10–16).

  1. La mala percepción

¿Es este un rompimiento abrupto del hilo del pensamiento? No lo es. El fracaso de la adoración residía en un fracaso de la comprensión de quién es Dios. Dios es un Dios que hace pactos (versos 4–5, 8, 10; 3.1), ¡un Dios que hace promesas y las cumple! Él espera que Su pueblo sea un pueblo de pacto y que cumpla Su palabra. Este pueblo no estaba cumpliendo sus promesas.

  1. La mala posición

¿Cuál era la prueba? No estaban cumpliendo su pacto de matrimonio.

Aquí se  mencionan dos asuntos: matrimonio mixto con mujeres paganas (verso 11; vea también Esdras 9.1ss.) y divorcio de las esposas con que se habían casado cuando jóvenes (versos 14–16). Es probable que estos problemas estuvieran unidos: Aburridos con sus esposas judías, los hombres se volvieron a las mujeres paganas exóticas.

  1. La mala presunción

Podemos imaginarnos cómo lo justificaron: «Estoy aburrido con este matrimonio. Toda la diversión ha desaparecido. No soy feliz. ¡Sin duda Dios desea que yo sea feliz!».

  1. La urgente prescripción

Uno puede observar la reacción del profeta. «Dios te hizo a ti y a tu mujer; ¡debes respetarla a ella! (Verso 10) En lugar de esto, estás tratándola deslealmente» (verso 14). Por otro lado el agrega que  Están quebrantando el segundo pacto más importante que uno puede hacer: el único pacto más importante que este, es el pacto con Dios (verso 14). El propósito del matrimonio no es darte gusto, sino producir descendencia piadosa (verso 15), esto es, hijos que aman a Dios y le obedecen. Digámoslo de una vez ¡Dios aborrece el divorcio! (Verso 16.) ¡Este mensaje es necesario hoy! (Mateo 19.3–9.)

En tercer lugar SE ABURRIERON DE OFRENDAR (3.7–12).

Puede que esto parezca una disminución de la intensidad del argumento, sin embargo, una manera de conocer si nuestra relación con Dios y con los demás se está agriando, consiste en analizar nuestra ofrenda.

  1. La recriminación

Cuando Dios desafió a Sus hijos a arrepentirse, ellos, en efecto, dijeron: «No tenemos nada de qué arrepentirnos». Dios respondió: Permítanme darles un vívido ejemplo de qué necesitan arrepentirse: ¡Ustedes Me han robado! (3.7–8). Los diezmos, o el diez por ciento (Levítico 27.30–33; Números 18.21–32; Deuteronomio 12.17–18; 14.28–29). Por otro lado estaban las ofrendas, incluidas, es decir  las contribuciones anuales añadidas a los diezmos (Deuteronomio 12.6, 11, 17).

  1. La reacción

Una vez más, nos podemos imaginar la forma como se justificaba el pueblo: «¡Estoy tan cansado de oír hablar de dinero y dinero y dinero! ¿No se dan cuenta de que la economía anda mal (versos 11, 14)?” ¿Cómo podré mantener mi casa, mis carros, mis esclavos y mi valiosa colección de monedas de un siclo en perfecto estado?».

  1. La recomendación

Observe una vez más la respuesta del profeta.

Cuando uno no ofrenda está dando a entender que no reconoce la fuente de las bendiciones y que no entiende que Dios es el dueño de todas las cosas (verso 8).

 No dar como uno debería es peor que robar un banco; es robar a Dios (verso 8). La razón por la que tenemos problemas económicos puede ser que no confiamos en el Señor lo suficiente para dar apropiadamente (versos 9–12; note 2 Crónicas 31:10).

Dios no obliga a diezmar en el Nuevo Testamento, pero sí ha ordenado que demos generosamente (2a Corintios 9.6–7; 1era Corintios 16.2). Si lo hacemos, Él ha prometido bendecirnos (Lucas 6.38; 2a Corintios 9.10).

Recuerdo la respuesta que daba mi abuela cuando decíamos: «Estoy aburrido». Ella nos contestaba: «Uno saca de algo lo que uno mete». Malaquías dice básicamente lo mismo a los que han dicho que es en vano servir a Dios: «Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve» (3.16–18).

El Dios fiestero…

Imagen relacionada

La verdad  es que a los cristianos nos acusan de todo. Pero que yo recuerde nunca antes nos han acusado  de ser divertidos. Nadie ha dicho que somos un grupo de personas lleno de risas.  Ningún ateo ha dicho, “Puede ser que yo no ame a Jesús, pero sus seguidores ¡sí saben pasarla bien!”

Aun así,una de las  historias favoritas de la Biblia vemos en realidad cómo Jesús nos describe exactamente lo contrario.

Si eres cristiano, seguramente has oído la parábola del Hijo Pródigo en el Evangelio de Lucas, a la cual se ha hecho referencia en aproximadamente 42 millones de sermones. Aunque si no la conoces, permíteme que te la resuma.

Un joven le dijo a su padre, quien representa a Dios, “Quiero mi herencia”. El equivalente cultural sería decir “¡Ojalá estuvieras muerto!” El padre le da el dinero. El hijo inmediatamente se dirige a la ciudad de las Vegas, y celebra la noche con cuatro bebidas y música electrónica.  Después de malgastar todo el dinero y despertar en una pocilga, el hijo elabora un plan. Regresará a casa, pedirá perdón y se dispondrá a lo que su padre considere hacer. Su mayor esperanza es que su padre le permita ser un sirviente. Él no podía siquiera imaginar quedarse con el título de “hijo”. Él regresa a casa esperando castigo, pero en lugar de eso, algo extraño ocurre. El padre lo ve desde la distancia y se apresura hacia él. Corre hacia él y lo abraza. Antes de que él pueda siquiera terminar de pedir perdón, el padre ya ha empezado a planear lo que menos se imagina. Una fiesta. En lugar de castigo, él recibe una fiesta.

La idea de que Dios arregla los problemas con fiestas es una locura. ¿Quién hace eso? La vida no funciona así. Imagina que arruinaste todo en el trabajo. Tu jefe te llama y te dice, “¡José, perdiste nuestra cuenta más grande! Acabas de hacer que la compañía pierda más de tres millones de dólares. ¿Sabes qué me dan ganas de hacer? ¡Una fiesta para ti!” O piensa en esto en el contexto de un matrimonio. ¿Alguna vez has tenido una discusión con tu cónyuge? No una falsa discusión, sino una que te manda a dormir en el sofá. Entras a la cocina y tu esposa está haciendo ese movimiento de “lavado de platos” que todos hacemos cuando estamos enojados. Simplemente está fregando ollas y sartenes bruscamente, con un aire de venganza, murmurando todo el tiempo. Te acercas a ella lentamente y dices, “Oye cariño, ¿cómo te sientes esta mañana?” Sin voltearte a ver, ella respira profundo y dice, “Realmente heriste mis sentimientos. Anoche, de verdad me sorprendiste con lo que hiciste. Mi mamá tenía razón sobre ti. Estoy muy molesta y decepcionada. ¡Todo esto me hace querer traer un saltarín inflable y organizar una gran celebración en tu honor!” Eso sería absurdo. Nuestras peores faltas no terminan en fiestas, pero en esta historia de la Biblia, así fue.

Cuando tenía la oportunidad de hablar con un grupo de personas, la imagen que Jesús daba de su Padre era la de alguien que hace fiestas y recibe a los pecadores dándoles la bienvenida a casa. ¿Qué pasaría si los cristianos fueran así? ¿Qué pasaría si las iglesias se convirtieran en el lugar donde los fracasos encuentran nuevos comienzos? ¿Qué pasaría si nos conocieran por nuestras fiestas, no por nuestros Fariseos? Todo esto parece una locura, pero no creo que sea imposible.

Los cristianos deberían ofrecer esperanza a cambio de sufrimiento, lo nuevo a cambio de lo viejo, y fiestas en vez de dolor. ¿Ya hemos llegado hasta ese punto? No, tenemos un largo camino por recorrer. Aún hay mucho por resolver, y mucho progreso por hacer. Sin embargo, cuando piensas en la historia del hijo pródigo, espero que recuerdes algo. Dos personas se movieron. Una caminó. Otra corrió. Nosotros los pródigos somos los que caminamos. Aún tenemos un Dios que corre. El está listo para hacer una fiesta.

La última sesión de desnudos del Sr. Hugh Hefner: Reflexiones en torno a la muerte del fundador de Playboy

Resultado de imagen para fotos de Hugh Hefner

Los rumores por el deterioro de la salud del ícono de la revolución sexual del siglo XX empezaron a acaparar los titulares de la prensa especializada desde hace un año. Este miércoles murió a los 91 años. La noticia de la muerte de Hugh Hefner la dio a conocer la propia revista en su cuenta oficial en Twitter. Un trino acompañado de una foto del ícono estadounidense en su característica bata cort de seda le informó al mundo que el dueño de las conejitas murió este miércoles, 27 de septiembre, a los 91 años de edad.  Hefner nació el 9 de abril de 1926 en Chicago y fundó en 1953 la revista que lo llevó a la fama[1].

Caracterizada por la exhibición de mujeres desnudas, Playboy se convirtió en un icono del siglo XX y Hefner en uno de los más exitosos empresarios estadounidenses. Su revista llevó en la portada a las más famosas mujeres de la industria de la moda, el cine y el modelaje estadounidense del siglo XX, como Brigitte Bardot, Ursula Andress, Sophia Loren, Ann-Margret, Farrah Fawcett, Joan Collins, Cindy Crawford, Nancy Sinatra. Si bien su representante dijo -según BBC- que Hefner murió por causas naturales rodeado por sus seres queridos en su mansión de California, desde hace un año se especulaba sobre su mal estado de salud.[2]

Por su educación, fuertemente conservadora y cristiana, estaba destinado a que su vida se moviera con los pulsos de una religión. Pero no abrazó ninguna existente. Creó una propia. Adoraría a las mujeres por encima de todo. Y se dedicaría a evangelizar a la sociedad americana en la revolución sexual. Marido y padre. Amante empedernido. Defensor de los derechos civiles. Icono de las mujeres-objeto. Ángel y demonio. Contrastes. Hugh Hefner es ante todo humano, sin pudor para demostrarlo.[3]

Pero en su anterior vida fue un niño criado en un entorno metodista, cristiano, con la intención (de su madre) de que fuera un misionero, ironías de la vida. Escribió para el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. Fue periodista en Esquire. Y fue un hombre enamorado de una sola mujer: su primera esposa, la que le partió el corazón cuando se acostó con otro mientras él estaba en la guerra. Según Hefner, el daño que le hicieron esos cuernos le llevaron a replantearse toda su existencia, sus valores, lo establecido sobre el comportamiento sexual. Y empezó a darle forma en su cabeza al medio para difundir sus ideas, su propia publicación. Lo que hoy conocemos como Playboy. Por cierto, su madre, la conservadora, aportó 1000 dólares para ayudar al lanzamiento del primer número. Madre no hay más que una.[4]

Las mujeres que han vivido en el “paraíso” de Hefner, en aquel edén de los deseos masculinos, empezaron a contar su historia. En el libro “Down the rabbit hole” (algo así como “Por la madriguera del conejo”), Holly Madison, que vivió en la Mansión Playboy entre el 2000 y el 2008, relata una vida de poco brillo y mucho sufrimiento. Las conejitas cobraban unos 1000 dólares semanales por alegrar la vista a Hefner y contribuir a la diversión de sus invitados. Según Madison, entró en la casa con la idea de que no tendría que practicar sexo y acabó siendo una especie de esclava sexual, obligada a estar en casa antes de las 9 de la noche y a practicarle a Hefner todo lo que pedía.[5]

Madison asegura que llegó a pensar en suicidarse. Hefner siempre ha rechazado las acusaciones, asegurando que Madison (y las otras mujeres que sacaron sus trapos sucios) habían retorcido los hechos para su propio beneficio. Beneficio económico sacaron, sin duda. Lo que no sabemos es si realmente les compensó las experiencias allí vividas. Por este y otros episodios, la figura de Hefner es la superposición de dos extremos, aparentemente irreconciliables: el promotor de una nueva forma de liberación sexual y el sátiro con gorra de capitán que esclaviza a las mujeres. [6]

“Ni santo ni demonio” dicen algunos, y otros que Hefner es producto de su tiempo. Es decir  un animal trasnochado cuyas actitudes hacia la mujer, en su momento atrevidas y rompedoras (también muy lucrativas, todo sea dicho) hoy son totalmente prescindibles. Y evitables.[7]

 Quizá porque está abonado a la polémica, cuando quiso retirarse de la primera línea dejó su imperio en manos de su hija, Christie Hefner. Una mujer, autoproclamada feminista, al frente de un imperio económico que usa la imagen sexualizada de la mujer como reclamo. Sin sucumbir a la contradicción, Christie Hefner fue la CEO de Playboy hasta 2009, cuando se hizo a un lado para “implicarse en trabajos más caritativos”. [8]

Otro de sus hijos, Cooper Hefner, sí sigue ligado a la publicación, que en el último año y medio se ha replanteado su existencia, girando 360 grados, hasta volver al punto de partida. En noviembre del 2015 anunciaban que retiraban los desnudos de sus páginas. Para qué intentar competir con toda la pornografía explícita de Internet. Pero en febrero de este año el experimento terminaba. Va a ser que no la compraban por los artículos. La justificación de Cooper Hefner bañó de filosofía una decisión presumiblemente económica: “Soy el primero en admitir que la manera en que la revista retrataba la desnudez era anticuada, pero retirarlos por completo ha sido un error. La desnudez nunca ha sido el problema porque la desnudez no es un problema. Vamos a recuperar nuestra identidad y reclamar quiénes somos.[9]

Todo lo antes dicho es perspectiva desde el punto de vista artística (¿??)desde el punto de vista económico, antropológico, etc. Sin embargo queda una pregunta en el aire y ahora que ha muerto ¿Qué viene para este individuo? Es más uno de sus dichos más populares fue: “…la vida es demasiado corta para vivir el sueño de otro…” ¿Es cierto eso la vida es corta? Pues lamentablemente creo que en este momento estará descubriendo lo equivocado de su suposición…

Es más Hefner creo que está asistiendo a su última sesión de desnudos…así es…así como lo oye…sólo que ahora no es el quién estará detrás de la sesión dirigiendo o tomando fotos de otra desnuda…no para nada…hoy es él, el centro de la sesión, es él quién estará desnudo y no para publicar su cuerpo en una revista…no para nada… lea lo que dice la Escritura:

“Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta… Hebreos 4:13

Así es, el Sr. Hefner el gran dueño de la desnudez en este mundo, el que fotografió miles y miles de mujeres desnudas, que promovió la pornografía abierta con sus canales y videos,  que luchó para que la sociedad dejará de ser tan puritana y tuviera una visión abierta del sexo, ahora está desnudo, solo y antre la presencia de su Creador. ¿Cómo sentirá el Sr. Hefner? ¿Qué sentirá una probada de su mismo chcolate? ¿Qué argumentará ante Dios? …Como me gustaría saberlo…

Sin embargo lo más triste no es que esté desnudo ante su Creador sino que está desnudo porque va  a tener que dar cuenta de sus actos. Y va a ser juzgado. ¡Oh sí! Será juzgado ni que le quepa la menor duda.

Tres cosas descubrirá el Sr. Hefner en su última sesión de desnudos. Primero..La vida aquí es corta. De hecho este mismo autor de Hebreos dice: “De manera que está establecido para los hombres que mueran una vez…! (Hebreos 9:27). Observe que “está establecido”, el no tuvo ni tiene dominio de cuando se muere o cuando vive. A pesar de su imperio, de su dinero y de su influencia. Dios dijo hasta aquí y su vida se acabó. Sí, la vida es corta. Según el texto es una solo vida. Recuerde que dice “una sola vez”. Ya no hay retorno, no hay segundas oportunidades, no cuenta su filatropía y defensa de “causas humanas y justas” nada de eso se va con él.  La segunda cosa que el Sr. Hefner estará descubriendo en su última sesión de desnudos es que la vida aquí es corta…pero la vida allá…es larga…demsiado larga…es más será eterna.  Y que dependerá de lo que has hecho en esta vida corta como te va en la otra. Observe que al morir no viene la nada…el silencio…el dormir…o nada de “la materia sólo se transofrma”…no señores…lo que viene dice Hebreos 9:27 es el jucio. “De la manera que esta establecido para los hombres que mueran una vez y después de esto el juicio:..”O sea que seremos juzgados…lo triste es que seremos juzgados y daremos cuenta. Se no hará un balance. Y para serles honestos…al Sr. Hefner se le vendrán a la mente sus primeros momentos en esa iglesia metodista donde le hablaron de ese Dios Santo al que tanto despreció… finalmente se dará cuenta que lo que hizo no es lo que lo condena, las miles de muejres a las que prostituyó y vulneró. Las miles de cintas que exhibió con su sexualidad abierta, ni las noches de orgía que tuvo en su mansión Playboy…no para nada…eso solamente abonará a su condena…lo que sacará de la presencia de Dios y lo condenará en el juicio es lo que el autor de Hebreos sostiene en el mismo pasaje que hemos estado mencionando.  Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, 28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

El Sr. Hefner será condenado porque al estar viviendo su sueño propio en esta vida despreció el sueño de Cristo de hacerlo una nueva persona, redimida y cuyos pecados serían perdonados.

Bueno, termina una era con Mr. Playboy para muchos vivió una vida llena de plenitud y, satisfacción y éxito. Viviendo en su mansión nos mostraba lo que era vivir la vida a lo grande sin límites, a sus anchas…una vida envidiable…

A donde irá Mr. Playboy después de su última sesión de desnudez…no! No se equivoque no regresará a la mansión…por lo que se va a ir a un lugar donde desnudo por la eternidad recordará que la vida era corta…pero la vida ahora será eterna y no en una mansión.

[1] http://www.semana.com/gente/articulo/murio-hugh-hefner-el-fundador-de-la-popular-revista-playboy/541849

[2] Ibíd.

[3] http://random.vandal.net/articulos/153/hugh-hefner-heroe-o-villano-la-fascinante-vida-del-fundador-de-playboy

[4] Ibíd.

[5] https://www.elespectador.com/entretenimiento/arteygente/gente/exconejita-holly-madison-critica-gustos-sexuales-de-hug-articulo-577404

[6] Ibíd.

[7] http://espanol.upi.com/Entretenimiento/2015/06/23/Hugh-Hefner-Memorias-de-Holly-Madison-reescriben-la-historia/4461435072469/

[8] Ibíd.

[9] https://www.imagenzac.com.mx/nota/131850-Fallece-Hugh-Hefner,-fundador-de-‘Playbo

Entre camagua y elote…

entre-camagua-y-elote

 

Nuestros campesinos conocen bien la expresión que proviene del nahua (camahuac).  La expresión entre camagua y elote  se refiere a  cuando el maíz está próximo a terminar su maduración y su grano empieza a secarse y endurecerse, se denomina camagua; pero como aún no está maduro, no es todavía elote (el maíz que nos gusta comer). O sea, ni tan bien, ni tan mal…

A veces en la vida quizás pasamos por este tipo de estados. Ni tan bien ni tan mal…o a veces vamos de una situación compleja a otra más compleja y simplemente nos desalentamos o el miedo nos paraliza.

La historia de Jacob en Génesis 31 refleja que en un momento de su vida parecía estar precisamente en una situación similar. Ha llegado un momento en su vida que está viajando de un tío furioso hacia un hermano furioso.

Observe que en dos ocasiones la narración establece que tuvo miedo (31:31 y 32:7). En estos dos pasajes se usan las expresiones “yaré” y “yatzar” para describir un gran miedo, terror y un estado de completa atadura al pánico. Se puede utilizar como un estado totalmente de inestabilidad y descontrol.  Eso significa que Jacob llegó a un estado de tanto pánico que simplemente lo desestabilizó.

¿Qué genera el temor y como podemos tener un encuentro con Dios para vencer ese temor? Quisisera utilizar  a lo menos cuatro palabras que son como los detonantes de ese temor que muchas veces nos hace paralizarnos.

La primera cosa que uno oberva parte de la expresión: “andaban diciendo”(BLTA) (vrs. 1) lo que yo llamaría las voces difusas.

Me parece  muy curioso el hecho de pensar que que no hay ningún dialogo directo ni con los hijos de Labán ni con  Labán. La idea es que Jacob “supo” (vrs. 1) y  “se dio cuenta” (vrs.2) por medio de apreciaciones y rumores que no enfrentó y ni confrontó. Las voces difusas pueden venir de mi propias proyecciones, de mis pobres percepciones y de mis  posibles repercusiones.  Observe como se da en Jacob eso. Su proyección.  La proyección es un mecanismo de defensa mental mediante el cual una persona atribuye a otros, sentimientos, pensamientos o impulsos propios que niega o le resultan inaceptables para sí. Este mecanismo se pone en marcha en situaciones de conflicto emocional o cuando nos sentimos amenazados interna o externamente. (https://habilidademocional.com/2012/03/19/la-proyeccion-psicologica/)

Jacob está atribuyendo a los hijos de Labán y a Labán mismo que ellos lo iban a dañar, sin ni siquiera investigar lo que reamente estaba sucediendo. En segundo lugar Jacob puso enpráctica una pobre percepción.   El solo se dejó guiar por lo que oyó, po lo que vió, y por lo que escuchó (sus esposas estaban molestos con Labán, era obvio que el informe sería negativo) y jamás se acercó a la fuente real para comprobar que su percepción estaba correcta. La respuesta de Labán al encararlo fue ¿porque no me lo dijiste? Si cambio porque Dios lo amonestó no implica que en la menta de Labán había un deseo de encaminar biewn a su familia a pesar de las diferencias. Y sus posibles repercusiones. En el texto uno nota que en el caso de Jacob había habido muchas situaciones que no las había hablado, y que no había reclamado. Parece que tenía mucho resentimiento en contra de sus suegro por la forma en que lo había tratado. Así que dejó que se acumularán las emociones y cuando tomó la decisión de irse huyó a sanar las situaciones inconclusas.

Las voces difusas nos hacen  tener una peligrosa proyección  y hacer que tomemos decisiones basados en lo que creemos que otros están haciendo cuando soy yo el de la conducta que critico.  Las voces difusas nos hacen tener pobre percepción, porque la comunicación está viciada, ya el ambiente se desarrollo en un entorno sospechoso y finalmente concluimos cosas erradas y hacemos decisiones apresuradas y equivocadas.  Finalmente las voces difusas nos hacen crear más temor a repercusiones que simplemente están e nuestra mente.

En segundo lugar las voces confusas. En el texto  Jacob declara que ha escuchado por lo menos tres voces. La primera es la de Dios, la segunda es la de sus esposas y la última la de su suegro. Estas tres voces generaron en él temor. La primera voz confusa es la de Dios.  Creo que es una voz confusa porque se confunde la dirección de  Dios con la decisión humana.  Si bien es cierto que Dios fue claro en decirle a Jacob que se fuera de la casa de Labán a la casa de sus padres, Dios jamás le dijo que lo hiciera a escondidas y huyendo. Es confundir lo que Dios quiere con cómo lo quiere. Abraham lo hizo, (Ismael) Moisés lo hizo (40 años como asesino) David lo hizo (Uza murió)  Pedro lo hizo (la oreja de Malco). Si Dios le había dicho que se fuera, era obvio que debería saber que el controlaría como se debería ir. La segunda voz confusa era la de familia. Es una confusión entre eco y consejo. Tanto él como sus esposas habían sido dañados por Labán. Sed sentía heridas, y sabían que su esposo había sido maltratado. En ese sentido ellas no estaban calificadas para dar un consejo de Dios sino simplemente hacerle eco a Jacob. De hecho el acto de Jacob de huir a escondidas, fomentó que una de sus esposas se llevara escondidas los ídolos de su padre. Por cierto, significa entonces que el estado espiritual de donde fue a buscar el consejo no estaba tan conectado con el Dios verdadero ya que tenían otros dioses. Hay que tener mucho cuidado donde buscamos para tomar decisiones trascendentales de la vida, no sea que estemos buscano más eco que consejo. La tercera voz confusa  es la voz de Labán. Labán es la voz de las circunstancias adversas. Representa aquel individuo cuyo deseo es dañar, aprovecharse de quien pueda, maltratar e incluso lucrarse a expensas de un servicio fiel y produtivo. Este tipo de voz desespera, abate y hace perder el sentido de permanecer en un lugar. El punto de discusión aquí no es que no se deba salir de un lugar, ni tampoco salir bien, sino salir cuando Dios lo decide y de la manera en que el lo decide. Sin resentimientos, sin ocultamientos y por otro lado sin carreras. Dios iba a proveer a Jacob los medios, ya que al final a través de su intervención logra que las cosas se emparejen. (Dios amansa a Labán 31:24). Sin embargo esas voces nos pueden confundir y dañar de tal manera que cuando avanzamos nos estaremos enfrentando una y otra vez con esas voces y nos acarrearan serios problemas.

Las voces confusas nos hacen generar rencillas, conflictos y dañarnos internamente con amarguras y situaciones de las que huimnos y nos escondemos. Pero Dios no permitirá dejar relaciones incoclusas y deterioradas para que luego lo busquemos. El encuentro de Dios para superar el temor consiste en que el nos deberá aclarar que tipo de voces son las que debemos seguir. Hay voces difusas, hay voces confusas pero también hay voces profusas.

 

En tercer lugar las palabras profusas. Ser profuso es algo que  se utiliza para calificar a aquello que es cuantioso, numeroso, exuberante o abundante o profundo. En esta parte quisiera llamar la atención a las palabra que aparecen en el texto.  Tres campamentos aparecen en el texto. El primer campamento es el de  Mizpa (31:24) . Este es el campamento de la voz de la reconciliación. Esta es una restauración de tu presente. Allí Dios va a sanar las relaciones rotas, los conflictos entre hermanos, saca´ra a flote las heridas y se manifestará a favor del que lo sigue y lo ama. Jacob pudo por fin enfrentarse a su suegro y decirle lo mucho que tenía por dentro, pudo liderar a su familia y finalmente pudo continuar la segunda etapa de su viaje, el otro gran conflicto irresuelto, a saber, su hermano Esaú. Dios no podía llevarlo a ese nivel sino terminaba bien el ciclo anterior. Y es que Dios no puede llevarnos a otro nivel o cilco si no cierra un anterior. Este campamento te hace pasar de una vida escondida a una vida libre. El segundo campamento es el del campo de Edom. Este es el campamento  de la voz de la recuperación. En esta etapa de nuevo temor (el vrs. 8 vuelve a decir que se  “llenó de pánico”) lo que viene a  demostrar que el ciclo se repite en la vida de Jacob, sólo que ahora es en el pasado.  Esta es un recuperación de tu pasado. Cuando Dios quiere hacer una sanidad, el va a permitir que hagamos planes humanos. Dios estará pensando de una forma y el hombre de otra forma. La expresión que resalta es “pues pensaba” (vrs. 9)  y la expresión  “Pues, Jacob, pensaba” (vrs. 21). Eso implica la tendencia a hacer nuestros planes. El pensamiento puede ser lógico, estratégico y astuto, pero Dios no quiere que nos recuperemos por medios humanos. No va a dejar que Jacob se salga con la suya una vez más ante su hermano. El tercer campamento es el campamento de Jaboc. Allí es el campamento de la voz de la restauración.  Es una renovación de su futuro. Es el lugar en donde luchamos con Dios y nos damos cuenta que el tiene un mejor futuro para nosotros. Fue allí en donde Jacob adquiría una nuevo nombre. Un nombre renovado. La renovación es personal. Observe que el texto dice “que Jacob se quedó solo”. Es el momento de la lucha con Dios.  “luchó con Dios” dice el pasaje. Y es el momento de la promesa y de la restauración de nuestra vida de engaño. Por eso mi lucha establece Peniel. El lugar donde luchamos cara a cara a Dios y es el lugar donde vencemos y nos apropiamos de la promesa de Dios.

En el caminar de la vida habrán etapas de noche, de paz, de familia pero también de soledad y luchas. A veces los momentos de lucha son tan intensos en nuestra vida que salimos  afectados para siempre. Estamos muchas veces entre camagua y elote espiritual. No somos lo que Dios quiere que seamos, pero estamos en proceso deser lo que Dios quiere que seamos.

Tres voces, voces difusas, que me afectan mis decisiones, voces confusas que afectan mis devociones y voces profusas que afectan mis determinaciones. Sólo así podremos vencer la inseguridad y el temor de Dios.

Génesis 31

Nuestros campesinos conocen bien la expresión que proviene del nahua (camahuac).  La expresión entre camagua y elote  se refiere a  cuando el maíz está próximo a terminar su maduración y su grano empieza a secarse y endurecerse, se denomina camagua; pero como aún no está maduro, no es todavía elote (el maíz que nos gusta comer). O sea, ni tan bien, ni tan mal…

A veces en la vida quizás pasamos por este tipo de estados. Nio tan bien ni tan mal…o a veces vamos de una situación compleja a otra más compleja y simplemente nos desalentamos o el miedo nos paraliza.

La historia de Jacob en un momento de su vida parecía estar precisamente en una situación similar. Ha llegado un momento en su vida que está viajando de un tío furioso hacia un hermano furioso.

Observe que en dos ocasiones la narración establece que tuvo miedo (31:31 y 32:7). En estos dos pasajes se usan las expresiones “yaré” y “yatzar” para describir un gran miedo, terror y un estado de completa atadura al pánico. Se puede utilizar como un estado totalmente de instabilidad y descontrol.  Eso significa que Jacob llegó a un estado de tanto pánico que simplemente lo desestabilizó.

¿Qué genera el temor y como podemos tener un encuentro con Dios para vencer ese temor? Quisisera utilizar  a lo menos cuatro palabras que son como los detonantes de ese temor que muchas veces nos hace paralizarnos.

La primera cosa que uno oberva parte de la expresión: “andaban diciendo”(BLTA) (vrs. 1) lo que yo llamaría las voces difusas.

Me parece  muy curioso el hecho de pensar que que no hay ningún dialogo directo ni con los hijos de Labán ni con  Labán. La idea es que Jacob “supo” (vrs. 1) y  “se dio cuenta” (vrs.2) por medio de apreciaciones y rumores que no enfrentó y ni confrontó. Las voces difusas pueden venir de mi propias proyecciones, de mis pobres percepciones y de mis  posibles repercusiones.  Observe como se da en Jacob eso. Su proyección.  La proyección es un mecanismo de defensa mental mediante el cual una persona atribuye a otros, sentimientos, pensamientos o impulsos propios que niega o le resultan inaceptables para sí. Este mecanismo se pone en marcha en situaciones de conflicto emocional o cuando nos sentimos amenazados interna o externamente. (https://habilidademocional.com/2012/03/19/la-proyeccion-psicologica/)

Jacob está atribuyendo a los hijos de Labán y a Labán mismo que ellos lo iban a dañar, sin ni siquiera investigar lo que reamente estaba sucediendo. En segundo lugar Jacob puso enpráctica una pobre percepción.   El solo se dejó guiar por lo que oyó, po lo que vió, y por lo que escuchó (sus esposas estaban molestos con Labán, era obvio que el informe sería negativo) y jamás se acercó a la fuente real para comprobar que su percepción estaba correcta. La respuesta de Labán al encararlo fue ¿porque no me lo dijiste? Si cambio porque Dios lo amonestó no implica que en la menta de Labán había un deseo de encaminar biewn a su familia a pesar de las diferencias. Y sus posibles repercusiones. En el texto uno nota que en el caso de Jacob había habido muchas situaciones que no las había hablado, y que no había reclamado. Parece que tenía mucho resentimiento en contra de sus suegro por la forma en que lo había tratado. Así que dejó que se acumularán las emociones y cuando tomó la decisión de irse huyó a sanar las situaciones inconclusas.

Las voces difusas nos hacen  tener una peligrosa proyección  y hacer que tomemos decisiones basados en lo que creemos que otros están haciendo cuando soy yo el de la conducta que critico.  Las voces difusas nos hacen tener pobre percepción, porque la comunicación está viciada, ya el ambiente se desarrollo en un entorno sospechoso y finalmente concluimos cosas erradas y hacemos decisiones apresuradas y equivocadas.  Finalmente las voces difusas nos hacen crear más temor a repercusiones que simplemente están e nuestra mente.

En segundo lugar las voces confusas. En el texto  Jacob declara que ha escuchado por lo menos tres voces. La primera es la de Dios, la segunda es la de sus esposas y la última la de su suegro. Estas tres voces generaron en él temor. La primera voz confusa es la de Dios.  Creo que es una voz confusa porque se confunde la dirección de  Dios con la decisión humana.  Si bien es cierto que Dios fue claro en decirle a Jacob que se fuera de la casa de Labán a la casa de sus padres, Dios jamás le dijo que lo hiciera a escondidas y huyendo. Es confundir lo que Dios quiere con cómo lo quiere. Abraham lo hizo, (Ismael) Moisés lo hizo (40 años como asesino) David lo hizo (Uza murió)  Pedro lo hizo (la oreja de Malco). Si Dios le había dicho que se fuera, era obvio que debería saber que el controlaría como se debería ir. La segunda voz confusa era la de familia. Es una confusión entre eco y consejo. Tanto él como sus esposas habían sido dañados por Labán. Sed sentía heridas, y sabían que su esposo había sido maltratado. En ese sentido ellas no estaban calificadas para dar un consejo de Dios sino simplemente hacerle eco a Jacob. De hecho el acto de Jacob de huir a escondidas, fomentó que una de sus esposas se llevara escondidas los ídolos de su padre. Por cierto, significa entonces que el estado espiritual de donde fue a buscar el consejo no estaba tan conectado con el Dios verdadero ya que tenían otros dioses. Hay que tener mucho cuidado donde buscamos para tomar decisiones trascendentales de la vida, no sea que estemos buscano más eco que consejo. La tercera voz confusa  es la voz de Labán. Labán es la voz de las circunstancias adversas. Representa aquel individuo cuyo deseo es dañar, aprovecharse de quien pueda, maltratar e incluso lucrarse a expensas de un servicio fiel y produtivo. Este tipo de voz desespera, abate y hace perder el sentido de permanecer en un lugar. El punto de discusión aquí no es que no se deba salir de un lugar, ni tampoco salir bien, sino salir cuando Dios lo decide y de la manera en que el lo decide. Sin resentimientos, sin ocultamientos y por otro lado sin carreras. Dios iba a proveer a Jacob los medios, ya que al final a través de su intervención logra que las cosas se emparejen. (Dios amansa a Labán 31:24). Sin embargo esas voces nos pueden confundir y dañar de tal manera que cuando avanzamos nos estaremos enfrentando una y otra vez con esas voces y nos acarrearan serios problemas.

Las voces confusas nos hacen generar rencillas, conflictos y dañarnos internamente con amarguras y situaciones de las que huimnos y nos escondemos. Pero Dios no permitirá dejar relaciones incoclusas y deterioradas para que luego lo busquemos. El encuentro de Dios para superar el temor consiste en que el nos deberá aclarar que tipo de voces son las que debemos seguir. Hay voces difusas, hay voces confusas pero también hay voces profusas.

 

En tercer lugar las palabras profusas. Ser profuso es algo que  se utiliza para calificar a aquello que es cuantioso, numeroso, exuberante o abundante o profundo. En esta parte quisiera llamar la atención a las palabra que aparecen en el texto.  Tres campamentos aparecen en el texto. El primer campamento es el de  Mizpa (31:24) . Este es el campamento de la voz de la reconciliación. Esta es una restauración de tu presente. Allí Dios va a sanar las relaciones rotas, los conflictos entre hermanos, saca´ra a flote las heridas y se manifestará a favor del que lo sigue y lo ama. Jacob pudo por fin enfrentarse a su suegro y decirle lo mucho que tenía por dentro, pudo liderar a su familia y finalmente pudo continuar la segunda etapa de su viaje, el otro gran conflicto , a saber, su hermano Esaú. Dios no podía llevarlo a ese nivel sino terminaba bien el ciclo anterior. Y es que Dios no puede llevarnos a otro nivel o ciclo si no cierra un anterior. Este campamento te hace pasar de una vida escondida a una vida libre. El segundo campamento es el del campo de Edom. Este es el campamento  de la voz de la recuperación. En esta etapa de nuevo temor (el vrs. 8 vuelve a decir que se  “llenó de pánico”) lo que viene a  demostrar que el ciclo se repite en la vida de Jacob, sólo que ahora es en el pasado.  Esta es un recuperación de tu pasado. Cuando Dios quiere hacer una sanidad, el va a permitir que hagamos planes humanos. Dios estará pensando de una forma y el hombre de otra forma. La expresión que resalta es “pues pensaba” (vrs. 9)  y la expresión  “Pues, Jacob, pensaba” (vrs. 21). Eso implica la tendencia a hacer nuestros planes. El pensamiento puede ser lógico, estratégico y astuto, pero Dios no quiere que nos recuperemos por medios humanos. No va a dejar que Jacob se salga con la suya una vez más ante su hermano. El tercer campamento es el campamento de Jaboc. Allí es el campamento de la voz de la restauración.  Es una renovación de su futuro. Es el lugar en donde luchamos con Dios y nos damos cuenta que el tiene un mejor futuro para nosotros. Fue allí en donde Jacob adquiría una nuevo nombre. Un nombre renovado. La renovación es personal. Observe que el texto dice “que Jacob se quedó solo”. Es el momento de la lucha con Dios.  “luchó con Dios” dice el pasaje. Y es el momento de la promesa y de la restauración de nuestra vida de engaño. Por eso mi lucha establece Peniel. El lugar donde luchamos cara a cara a Dios y es el lugar donde vencemos y nos apropiamos de la promesa de Dios.

En el caminar de la vida habrán etapas de noche, de paz, de familia pero también de soledad y luchas. A veces los momentos de lucha son tan intensos en nuestra vida que salimos  afectados para siempre. Estamos muchas veces entre camagua y elote espiritual. No somos lo que Dios quiere que seamos, pero estamos en proceso deser lo que Dios quiere que seamos.

Tres voces, voces difusas, que me afectan mis decisiones, voces confusas que afectan mis devociones y voces profusas que afectan mis determinaciones. Sólo así podremos vencer la inseguridad y el temor de Dios.

“…Sacado de las aguas…”

Resultado de imagen para Moisés sacado de las aguas

 

Veía la expresión que aparece en Éxodo 1:22 “¡Tiren al río a todos los niños!”….y luego dice en 2:10: “¡Yo lo saqué del río!”… Es curioso que quien lo tira al río es Faraón y quién lo saca del río es la hija de Faraón. Una misma fuente pero diferentes usos de Dios.  ¿Será posible que aunque te tiren al río sin esperanza Dios lo termina de librar? ¿Qué implicaciones tiene este pasaje para lo que me está pasando Dios? Y ¿para lo que te he preguntado? ¿Qué ocasiona que sea lanzado al río? ¿Por qué lo permite Dios? ¿Porque es tan difícil asimilar los procesos de Dios? ¿Por qué es tan complicado el plan de Dios y aquellos que quieren ser parte de ese plan de Dios?

Las  peculiaridades  del río. ¿Por qué me tiran al río?

Primero, oposición. En realidad fue un ataque frontal de parte del enemigo. Faraón es el instrumento utilizado por el diablo para destruir el proyecto de Dios. La acción de tirarme al río viene del conflicto y la guerra espiritual. Había un temor latente de los egipcios sobre los israelitas. Hay siempre un temor latente del enemigo cuando se ve el potencial del pueblo de Dios. Es interesante que el Faraón percibe de donde puede venir la bendición de Dios. Hay ciertas áreas más vulnerables a los ataques del enemigo. En este caso son los niños el foco de atención del Diablo.

Segundo, opresión. Me parece muy interesante que el texto de éxodo diga que mientras más maltrataban a los judíos más crecían. Es esa la fórmula ¿mientras más maltrato más crezco? ¿Por qué?  Mientras más el miedo del Diablo hacia una persona o pueblo más cruel será su trato y su agenda de destrucción es más fina. Los egipcios les tenían miedo a los israelitas, por lo tanto terminan sometiéndolos. Eso es lo que el enemigo siempre quiere hacer, atarnos. ¿Cómo los ató? Les pusieron capataces, les desviaron la atención poniéndolos a construir ciudades egipcias, les pusieron trabajo muy duro.

Es curioso observar que a pesar del tiempo adverso, el amor, el compromiso y la bendición de la familia se da espontáneamente. El proyecto de Dios fluye y crece por medios y procesos naturales. Nada lo detiene aunque simplemente está allí escondido. Es importante puntualizar que la opresión lo que hace es ocultar la bendición de Dios. Es algo que no se disfruta. Se le ve con temor, con miedo. Es obvio que en esencia el proyecto de Dios es hermoso, pero no puede ser exhibido, disfrutado es un tiempo de miedo y de ocultarlo. Tanto en Hechos 7 y  Hebreos 13 se describe la hermosura de Moisés. Tanto para los ojos de los hombres como para los ojos de Dios. ¿Si Moisés era hermoso, porque fue expuesto a semejante riesgo? Otra cosa que hace la opresión al proyecto hermoso de Dios no sólo es esconderlo, sino  opacarlo. Me di cuenta que la narración no menciona, si este niño ya se le había puesto nombre. Es algo raro para una familia hebrea el no contar con un nombre. ¿Por qué se queda sin nombre este niño? ¿Será que no se tenía esperanza de supervivencia? ¿Será que era difusa su identidad y su futuro para pensar en un nombre?

Tercero, ofuscación. Muy importante es la expresión: “cuando ya no pudo”. Es el momento en que los que te aman simplemente ya no pueden contigo. Quizás porque se les agotaron los recursos, porque deben pensar en otras prioridades. Es allí donde muchos son heridos. Cuando los padres simplemente renuncian a su obligación de cuidar y salvar a sus hijos, y simplemente se dan por vencidos y tratan de hacer lo mejor  y eso mejor es simplemente desentenderte de ti. ¿Por qué pasa esto Dios? ¿Por qué algo hermoso, algo de Dios simplemente termina deshaciéndose de él?

Es muy puntual  que el texto de Éxodo diga que mientras más maltrataban a los judíos más crecían. Es esa la fórmula ¿mientras más maltrato más crezco? ¿Por qué?  Mientras más el miedo del Diablo hacia una persona o pueblo más cruel será su trato y su agenda de destrucción es más fina. Los egipcios les tenían miedo a los israelitas, por lo tanto terminan sometiéndolos. Eso es lo que el enemigo siempre quiere hacer, atarnos. ¿Cómo los ató? Les pusieron capataces, les desviaron la atención poniéndolos a construir ciudades egipcias, les pusieron trabajo muy duro.

Segundo, las probabilidades del río. ¿Qué me pasa en el río?

Bueno, una cosa es importante aclarar. Lo que veo es que nada impide que me tiren al río.  Ni siquiera Dios.  ¿Por qué no creó otra estrategia en el corazón de los padres del niño? Hay varias cosas que me intrigan dentro de la narración.

La probabilidad de la fe. Primero, ¿porque casarse en un contexto de prohibición? Segundo ¿porque tener hijos en un contexto de peligro para los hijos?  Me imagino que era un asunto de fe. Era un asunto de probabilidades. ¿Qué pasa cuando le pedimos a Dios que nos proteja y que no nos de un niño porque sería peligroso y precisamente es lo que hace Dios? Y es que la fe muchas veces contradice nuestra seguridad y armonía personal.  La probabilidad de la fe es aquella en donde nos pasa lo trágico pero todavía creemos que Dios lo controla. No es esperar lo que uno quiere sino hacer lo que Dios quiere a pesar de estar en riesgo. La  probabilidad de la esperanza. Una vez más es importante notar que la expresión “no pudo seguir” nos demuestra que llegaron al límite de sus recursos, sus habilidades y sus fuerzas. ¿Qué pasa cuando se pierde el potencial de manejar una situación grave? Es cuando viene la esperanza en Dios. Si uno observa, la madre de Moisés se encarga de proveerle el recurso para que pueda flotar, pero eso no es un buen futuro. Ya que la meta es que el niño sobreviva. Tal parece que los padres de Moisés  dejaron el resto por la esperanza que tenían en Dios, que podría hacer algo cuando ya su habilidad humana había llegado al final. Esta parte de la narración cierra con la frase relacionada con la hermana de Moisés: “Sin embargo, la hermana del niño se quedó a cierta distancia, para ver qué pasaba con él.”  La esperanza humana se somete a la esperanza divina. Muchas veces lo único que queda es “quedarse a cierta distancia”…simplemente esperando…alerta a ver qué pasa… ¿Y qué pasó? El texto dice que la probabilidad de la esperanza nos confronta con: La probabilidad del amor. La frase importante que uno puede observar aquí es la que describe a la hija de Faraón. La expresión es “le tuvo compasión”. Esta expresión se refiere a tener simpatía, a compartir generosamente y algunas veces se usa como para tener lástima. ¿Por qué siente esto esta mujer egipcia? ¿No tendría hijos? ¿Qué tipo de corazón tiene esta mujer que salva a Moisés? ¿Es una manifestación del amor de Dios a través de esta mujer? Probablemente sí. ¿Cómo el amor de Dios en el río, sobre todo cuando te han tirado dentro? Hay tres dimensiones de ese amor en este pasaje. La dimensión soberana del amor.  El texto establece la frase “sucedió” (RV2015) y  “en eso” (NVI). Dios controla los momentos. Es el mismo momento en que la “hija de Faraón” escoge (según ella) irse a bañar. No es el azar, o el destino o coincidencia. Es el amor de Dios controlando los momentos de la vida, de Moisés, de Miriam y de la hija de Faraón. La dimensión artesana. Dios controla los elementos. Me parece muy importante observar que había varias mujeres bañándose y caminando por la orilla del río. Mientras para un grupo de personas el Nilo representa vida, placer y entretenimiento para otros representan crisis, dolor, angustia y quizás muerte. Dice que es la hija “el que ve la canastilla”. La hija de Faraón es un elemento similar a Faraón. Es egipcia, es pariente del manda más de Egipto, sabe de sus políticas. Pero ella se convierte en benefactora de lo que su padre quiere destruir. Dios puede sacar cosas buenas de los lugares y de las personas malas. Dios es tan creativo que no lo limita el elemento malo para sacar algo bueno de allí. La dimensión sobrehumana. Dios controla los sentimientos. Observe como el amor de Dios se transmite a una mujer pagana. La hija de Faraón no tuvo temor de su padre, no le importó si lo que estaba haciendo le agradaría o no, esto nos habla de ella que era una mujer valiente y decidida, que no temió a lo que su padre pudiera decirle, además seguramente era muy de alta estima para faraón, tanto que le permitió hacerse cargo de un niño hebreo si así lo deseaba.

Ella no sólo rescató a Moisés, pues pudo haberle dicho a Miriam “llévate éste niño con las hebreas” pero no lo hizo así, aunque hubiera hecho algo para evitar que tocaran al pequeño ella prefirió adoptarlo. No se sabe más de ésta mujer pero por su actitud podríamos sugerir que no tenía hijos, posiblemente los tuvo después, o tal vez era estéril, no sabemos, lo importante es que ésta mujer actuó con misericordia y estoy segura de que Dios la recompensó posteriormente, como le dijo a Abraham “Yo bendeciré al que te bendiga y al que te maldiga lo maldeciré”.

Tercero las posibilidades del río. ¿Qué obtengo del río?

La primera cosa que sorprende es que  Dios lo regresa a sus orígenes. Vuelve a su madre. Hay una recuperación de su amor. Por otro lado hay una retribución de su valor. Ahora le pagaran por cuidarlo. Dios está proveyendo lo inimaginable con esta mujer. En tercer lugar hay una renovación de su labor. Es importante observar que el nombre se lo pone la Princesa cuando es llevado al palacio.  Parece ser que tendría otro nombre quizás, pero la biblia no lo dice. Sin embargo la Princesa lo bautiza con su labor. Moisés siempre sería alguien sacado de la dificultad. Era un sacado del agua. Un sacado del río por la misericordia de Dios. Dios siempre libraría a Moisés de las aguas.  Piense por un momento  que la máxima demostración del poder de Dios, estaba relacionado con el agua de un mar, la prueba que lo descalificó se asoció con las aguas de Meriba.

¿Qué posibilidades tengo yo en este río que he pasado…y que estoy pasando?  ¿Cuándo recupero el amor que se me ha sido negado, por las personas que me debieron cuidar y me tiraron al agua?

Lo paradójico acá es que los que te aman son los que te tiran al río y los que te odian son los que muestran tu amor. Los que deberían mostrar amor son los que  muestran desprecio y los que te deberían despreciar son los que te aman… ¿cómo es eso? ¿Por qué Dios permite eso? Dios tiene el control de todo.  La necesidad de los padres de Moisés los orilló a lanzarlo al mar y ahora Dios se asegura que quizás pagándoles pueden desarrollar la labor con mayor eficacia. Hay gente que si no es con plata no pueden sostener a los hijos. Es obvio que Moisés sobraba, al ver a Aarón y a Miriam.

Moisés siempre estuvo asociado con el agua, fue su elemento, su triunfo pero fue su derrota. A veces en lo que nos especializamos, muchas veces se puede convertir en un tropiezo para mi relación con Dios. Siempre debemos depender de Dios y no creernos que lo que se nos ha dado ya lo podemos manejar con soberbia y con prepotencia. Lo precioso que Dios nos da no es una excusa para enaltecernos al manejarlo bien.

Moisés fue tirado al río pero fue sacado. Ese río fue luego un escenario de su victoria en Dios.

Dinámica: ¿Unidad y unión?

El Señor José Henríquez y Sra., y sus tres hijos : Tomás, Ricardo y Gabriel. Son una familia, no hay duda de ello. El casamiento y la paternidad compartida los han unido. Pero con el paso del tiempo  la familia Henríquez se desintegra. El padre y la madre discuten, mantienen una mala relación durante varios años y finalmente se divorcian. Los tres hijos también discuten, primero con sus padres y después entre ellos y se distancian. Tomás se va a vivir a Canadá , Ricardo a España y Gabriel a Argentina. Nunca se ven nunca se escriben ni se hablan por teléfono. Todos pierden contacto entre sí. Y más que eso, están tan decididos  a repudiarse unos a otros que hasta cambian sus nombres. Sería difícil imaginar una familia que hay experimentado una desintegración más desastrosa que esta. Todas la relaciones han sido cortadas.

Ahora bien, ¿se puede decir que esta familia tiene unidad? ¿o tiene unión?

¿Se puede tener unidad y unión a la vez?

¿Se puede tener unidad pero no unión?

¿Explique como sería posible eso? ¿Si es posible?