“…rompedores de techos…”

Resultado de imagen para los discipulos rompen el techo de la casa

A veces las cosas más ilógicas suceden en las narraciones de los evangelios. Son situaciones que se dan dentro de un marco dramático pero que, si uno lo piensa más humanamente, son cosas que nos podrían suceder a nosotros o que de alguna manera hemos experimentado.

Marcos  2:1-12 no deja dudas en cuanto a lo que movió el corazón de Jesús. No fue la condición del paralítico. Fue la fe de sus cuatro amigos. ¿Y en qué radica la fe de estos varones? En que no se dieron por vencidos cuando descubrieron que las multitudes bloqueaban el camino hacia Jesús. Seguramente experimentaron un momentáneo desconcierto cuando se acercaron a la casa. Habían llegado con tanto entusiasmo, con tanta convicción. No habían considerado, sin embargo, que muchos otros también querían ver y escuchar a Jesús. Quizás colocaron al paralítico en el piso y debatieron entre sí cómo resolver el problema. A uno, posiblemente más osado que sus compañeros, se le ocurrió una idea. Era descabellada, pero la desesperación estimula admirablemente los procesos creativos. ¿Y si hacían un agujero en el techo? Se habrá producido un debate acerca de los méritos de tan atrevida propuesta. El más tímido (siempre hay uno presente) opinaba que no era posible. Las dificultades eran múltiples: ¿Qué diría el dueño de la casa? ¿Cómo iban a interrumpir de semejante manera la reunión? ¿Quién pagaría la reparación del techo? Es que el temor siempre ve las dificultades. Volver atrás, sin embargo, representaba una vergüenza aún más pesada que romperle el techo a un vecino. El más «loco», quizás, a fuerza de argumentos, gritos, gesticulaciones y desesperadas súplicas, logró convencer a los demás a que lo acompañaran. Lo cierto es que ignoramos los detalles de cómo arribaron a tan descabellada decisión, pero sí sabemos que se atrevieron a implementarla. Escogieron abrir un camino nuevo, avanzar por donde nadie había avanzado, intentar lo que nunca se había intentado.

Y así, los cuatro dejan un indeleble ejemplo del camino que deberá recorrer, una y otra vez, la iglesia en su afán por conectar a la gente con Cristo

Quisiera que nos enfocáramos en dos factores parecen ser los que deciden el camino a recorrer como iglesia hoy.

En primer lugar, UNA CONVICCIÓN inamovible de que Jesús posee lo que las personas están buscando. La consigna es que la iglesia sirva de nexo entre los necesitados y Cristo, actuando como puente para que él haga en ellos lo que solamente él puede hacer.

El segundo factor es un compromiso intransigente, insistente, irreverente a favor de la persona que no puede llegar a Jesús por sí misma. Este amor no reconoce obstáculos en el camino. Considera que cualquier alternativa, por más insólita que parezca, es válida si consigue esa conexión vital con la Fuente de aguas vivas.

La iglesia muchas veces se ha mostrado más preocupada con el cuidado de los techos que con la desesperada misión de los cuatro amigos. Nuestra falta de efectividad, sin embargo, claramente indica que nuestra tarea no es cuidar el edificio. Lo nuestro es conectar a los necesitados con Jesús. Urge, entre nosotros, el resurgimiento de personas con el mismo ingenio y la misma audacia de los cuatro amigos del paralítico. No es el buen estado de nuestros templos lo que impresionará al Señor. Más bien será la osadía de quienes están dispuestos a recorrer cualquier camino para llevar sanidad a los que más la necesitan…incluso si esa equivale a romper un techo…

Anuncios

“…El marketing de Dios…”

Muchas personas establecen que para que una marca se posicione en el mercado que quiere ser vendida, debe hacer una investigación, evaluar la audiencia a la que se quiere llegar, luego hacer visible el producto de tal manera que sea accesible al comprador. Hay todo tipo de estrategias mercadológicas, una más efectivas que otras. Creo que Dios cuando quiso posicionar su producto, envió a un hombre para preparar el camino que su producto afectaría.

Al explorar el vrs. 17 de Lucas 1 uno puede notar que Juan el hijo de Zacarías sería un hombre de avanzada y de anticipación a las cosas de Dios. Mientras muchos estarían esperando por años la aparición de Jesús, Juan estaría no esperando al Mesías sino preparando el camino del Mesías.

La expresión “irá” es en griego proerchomai, que significa ir en avanzada, ir antes, preceder. ¿Cómo se puede hacer esto? Juan era un hombre de avanzada, de anticipación. ¿Cómo se puede ser un hombre de anticipación a su época? ¿Cómo se puede levantar un movimiento que camine con anticipación y trace una senda de avanzada? Es un caminar que tiene una característica. El texto dice “delante de él”. ¿A qué se refiere esto? Es obvio que por el contexto se refiere a Dios. No es un caminar humano sino un caminar espiritual. La expresión es enopion. ¿Qué implicaciones tiene esta expresión? Habla de estar visible ante una persona, de ser observada y de estar en la misma presencia de algo y alguien. ¿A quiénes usa Dios como precursores o rompedores de brecha y de esquemas? ¿Qué vida importa? ¿Qué vida debe imitar? Además de ser nazareo, el hombre debía vivir en la presencia misma de Dios.  Un modelo y un método estaban en juego. El modelo sería Elías y el método sería “en su espíritu y en su poder”. No podemos ser de avanzada sino tenemos un modelo escritural (Elías) y un método espiritual (poder y espíritu). Todas las personas que anhela poder ser usadas por Dios en cualquier área de su vida tanto secular como espiritual deben tener un modelo escritural y método espiritual. El poder se refería a la capacidad de realizar lo encomendado y el espíritu a la cualidad de motivar lo encomendado. Uno habla de poder y el otro habla de pasión. Ambas cualidades tenían el actuar de Juan. Pero también deben tener un mensaje radical. El texto en castellano usa dos veces la expresión “para” (17ª y 17c). El primer para de su mensaje es en el ámbito de las relaciones familiares. Una traducción habla de volver “los corazones de los padres en ternura” para sus hijitos. ¿Qué estaba pasando en la época de Juan con respecto a las relaciones familiares sobre todo entre padres e hijos? Al parecer había una desintegración familiar y una insensibilización de las relaciones emocionales de los padres con los hijos. Quizás no había un vínculo amoroso entre las generaciones y se había perdido esa dimensión entre ellos. ¿Cómo Juan haría volver el corazón de los padres a los hijos? Observe que son los padres que han enfriado el corazón para con sus hijos. Lucas omite la segunda parte de la profecía de Malaquías, donde dice que los hijos también volverán sus corazones a sus padres. Pienso que la segunda parte es un resultado de la acción de la primera parte. He aquí un ministerio de reconciliación transgeneracional. ¿Qué evidencias tenemos en el ministerio de Juan de que hubiera a través de su predicación y presencia una reconciliación de este tipo? La verdad es que las evidencias son escasas, pero sabemos que de alguna manera levantó una generación de “arrepentimiento” (eso es lo que significa “hará volver”) entre padres e hijos. Por otro lado, hará que los que se rebelan ante los principios de Dios puedan volver a imitar ejemplo de personas justas. Por el contexto me da la impresión de que está hablando de las mismas relaciones paternas. Lo que sí vemos es un ministerio radical que afectará la esencia misma de la familia.

Por otro lado, será radical en sus acciones sociales. Juan afectará dramáticamente a la sociedad con su predicación, de tal manera que el podrá despojar de las ataduras y los obstáculos en el corazón del mundo que el ministró para poder sembrar la idea de la venida del Mesías y que el pueblo estuviera ya abierto a ese mensaje. Si bien es cierto que no todos entendieron a Juan, pero si hubo un gran porcentaje de gente que abrió su corazón cuando Juan predicó y los dejo listos para Jesús.

¿Qué necesita un rompedor de brecha que va delante de los demás? Necesita un modelo escritural, un método espiritual y un mensaje radical…solamente…

“…3 etapas en las crisis de la vida…”

Resultado de imagen para las crisis de la vida

En la vida como en todo momento pasamos por crisis. Sea cuál sea, siempre nuestra lucha se vuelca con Dios para poder encontrar explicaciones del porqué y para qué de las mismas. El salmo 10 David pasa por tres etapas de su crisis. Me gustaría que las aprendiéramos este día.

 

Criticando a Dios 10:1-3

Hay etapas en la vida en que Dios pareciera ausente de ella.  Quizás la mayoría de veces uno puede experimentar el alejamiento de Dios. O por lo menos esa ha sido mi experiencia. Este salmo 10 es la continuación del salmo 9. En el salmo 9 se percibe al enemigo desde afuera. Pero en el salmo 10 se percibe al enemigo desde adentro. Lugar que es más peligroso para todo creyente.

Tres elementos importantes muestran el cuestionamiento de parte del salmista para con Dios.

Primero está la desilusión. Su desilusión es una realidad. La expresión “tan lejos” es rachowq y es una expresión que realmente denota lejanía y gran distancia. Es superlativa por eso es por lo que el castellano traduce: “tan lejos” y no “lejos”. La frase no sugiere ninguna duda, sino una realidad para la persona. El salmista no tiene ninguna duda de que Dios esté lejos. ¿Cómo se llega a ese convencimiento de no experimentar la presencia de Dios en nuestras vidas? El enemigo usará tres grandes cosas. Primero te va a cansar. Segundo te va a cargar y tercero buscara colapsar.

La segunda cosa es la desesperación.  Dos cosas lo desesperan. Primero el aparente desinterés de Dios.  “te escondes” y segundo la aparente desconexión de Dios. El salmista no solo le turba que Dios se esconda, sino que se esconda en tiempo de tribulación.

Cuestionando a Dios (10:2-13)

Los siguientes versículos describen a aquellas personas que simplemente son malos y que no toman en cuenta a Dios para su vida diaria. Es como un retrato que el salmista le plantea a Dios y que lo confunde, porque pareciera que Dios no hace nada. El primer gran problema que el salmista ve es el pensamiento del malo.  Se refleja en la expresión “Nadie me verá”. Note lo que dice el pasaje: “Llena está su boca…debajo de su lengua hay vejación… Para el autor del salmo, es preocupante lo que esas personas dicen o hablan. Cada vez que abren su boca es para hablar mal, para ultrajar, para denigrar, para engañar. Es un discurso llena de tantas mentiras, pero la gente lo escucha. El segundo gran problema del salmista es el procedimiento del malo. Se refleja en la expresión “Nadie me moverá”. Observe que este malo tiene libertad de acción, en el salmo se usa la palabra “acechar” cuatro veces.  La palabra en hebreo es arab se puede traducir estar pendiente para acusar, emboscar y ocultarse para atacar.  Eso implica que el malo tiene una variedad de recursos, pero ellos siempre estarán bajo la intriga, el abuso, la emboscada. En pocas palabras nunca actúa de frente sino lo hace con una serie de recursos de las tinieblas.  Una tercera cosa es el planteamiento del malo. Se refleja en la expresiónNadie me juzgará”.  Observe que la conclusión de él es: “Dios ha olvidado…ha encubierto…nunca lo verá…” Así que el concluye que puede hacer lo que le dé la gana con la gente porque Dios no ve y ni está interesado en hacer lo justo con sus hijos.

Confiando en Dios (10:14-18)

Una vez que el salmista nos ha llevado hasta las profundidades del malo, y ha visto todas las injusticias que este hace, indudablemente tendrá que tomar una decisión. ¿Se desanimará por la acción del malo o podrá dejar que Dios actúe en su vida y desate bendición? Notemos lo que Dios desató en el salmista.

Hay un cambio grande pensamiento en el vrs. 12.  Se usan dos expresiones. La primera expresión es “levántate” habla de accionar y va relacionado con el nombre de guerra Jehová y luego usa la expresión “alza tu mano” que va relacionado con el Dios del pacto y padre eterno “El”. Note la expresión con la que inicia el vrs. 12: “Levántate” y “alza”. Estas dos expresiones manifiestan que el deseo del salmista es a un mover de Dios. ¿Cómo desea este hombre el mover de Dios?  Es un mover majestuoso y poderoso. Primero por la expresión “levántate” habla de ponerse en pie, de verse grande, imponente. Cuando vemos a Dios en su grandeza concluimos nuestra bajeza y pequeñez. Es ese deseo de levantarlo solo a él, de ponerlo en primer lugar. Cuando llegamos a ese deseo entonces Dios está logrando desatar en nosotros una cosmovisión de impacto y de renovación. Pero si lo hacemos pequeño, si lo disminuimos y por lo tanto nosotros somos los agrandados, entonces seguiremos siendo humillados. Pero no sólo vemos a un Dios majestuoso, sino que también poderoso. Note que dice: “alza tu mano”. ¿Qué implica esta figura?

La mano de Dios es la mano protectora, es la mano del Padre que ama a su hijo y lo dirige por sendas correctas. Un padre en su verdadero juicio no va a pretender que algo malo le ocurra a su hijo, lo va a llevar por sendas correctas, sendas donde no haya nada en que el niño pueda tropezar, sendas donde el niño no se pierda.  El niño tiene esa sensación de paz y de tranquilidad, camina por lugares donde nunca ha transitado, sin embargo, confía en la mano de su padre que lo guía. Uno de los resultados de estar tomado de la mano de Dios es que no tengamos ansiedad y la ansiedad es el fruto de lo desconocido

¿Cuáles son las acciones de Dios que el salmista concluye que verá a raíz de haberse levantado Dios en su vida?

En el vrs. 14 El salmista declara: “Dios mira lo que pasa”.  Esta es la realidad de Dios. Dios no está lejos como uno cree.  La segunda cosa aparece en el vrs. 15 “Dios juzga lo que pasa”. Esta es la reacción de Dios.    La tercera cosa es que Dios reina en lo que pasa. (vrs.16).  Esta es la realeza de Dios. La cuarta cosa es que Dios me defiende de lo que pasa.  Esta es la responsabilidad de Dios.

Algunas veces nos concentramos en el aquí y ahora, pero recordemos que nuestra situación actual no es el final de la historia. Los planes de Dios son siempre mayores que los nuestros y aunque las desilusiones duelen a corto plazo, no se comparan en nada con la esperanza final que gozamos en el Señor

“…Happy…”

Resultado de imagen para pharrell williams happy

 

Según Spotify la canción de Pharrell Wiliams “Happy” es la canción más feliz de todos los tiempos, o por lo menos en los últimos tiempos. Su letra sencilla, su ritmo contagioso y un video bien hecho han hecho añorar a la gente el deseo de volver a ser feliz. Y es que todos los seres humanos anhelamos ser felices en lo muy profundo. Sin embargo, pocos podrán decir que lo son. ¿Por qué esto?¿ Porque tan poca gente es feliz? Quizás porque buscan en el lugar equivocado.

Lucas 1:14-16 describe como sería el nacimiento de Juan. Dios lo describe como un evento que sería de alegría y regocijo para Zacarías y su mujer. ¿Por qué sería esto? ¿Cuáles son las fuentes de la máxima alegría aquí? Lucas usa dos palabras en griego para alegrarse. La primera es jara que se traduce como gozo y regocijo en el mismo vrs. 14. La otra palabra que usa es agalliasi para alegría extrema. Es una alegría exultante y vistosa, incluso muy expresiva y emotiva.

¿Qué alegra a la gente hoy? ¿Qué alegra a los cristianos hoy? ¿Qué nos pone de buen humor? ¿Dónde recuperamos la sonrisa y la expresión alegre? ¿En dónde buscamos la alegría hoy? Es obvio que la gente tanto creyentes como no creyentes siguen buscando en las fuentes equivocadas muchas veces la alegría. Seguimos creyendo que los logros son los que nos alegran, las cosas nos alegran, los placeres nos alegran, la libertad nos alegra, etc. Dios le promete a Zacarías que tendría gozo y alegría con el nacimiento de Juan. ¿Cómo se cumplió esto?  Tres niveles importantes señala Dios que dará alegría.

Primero un asunto de realización. Hay como una redefinición de los valores humanos en perspectiva de los divinos. le promete será “grande”. La expresión megas en griego es importante aquí. Se puede traducir cosas muy estimadas por su importancia: de gran momento, de gran peso, importancia. También implica algo muy apreciado por su excelencia: excelente, espléndido, preparado a gran escala, majestuoso, realizado.  Sin embargo, esta grandeza tiene un condicionante, es “delante de Dios”. La expresión significa “frente a los ojos de Dios”. Esto viene a definir lo que es la realización.  ¿Qué es realización? Desde la perspectiva humana alguien ha dicho que uno de los sentimientos de plenitud más importantes que puede experimentar una persona es la realización personal, la sensación de ser una persona autónoma, independiente y capaz de afrontar nuevos retos. Una persona que se siente realizada encuentra un sentido profundo a su día a día, valora el aprendizaje que ha adquirido a lo largo de la vida. Para experimentar este sentimiento de realización personal conviene encontrar el equilibrio entre vida personal y vida profesional porque ambos espacios son dos pilares muy importantes[1]. Sin embargo, aquí en este pasaje la realización consiste en lo que eres delante de Dios y lo que él pretende hacer contigo. La realización tanto de Zacarías como la de Juan dependería de su posición ante los ojos de Dios.

La segunda cosa que sería otra fuente de su alegría sería un asunto de satisfacción. ¿Qué me da satisfacción? ¿Qué me hace sentirme pleno y lleno? Una cosa importante en la narración de Juan es que el debía llevar una vida de sacrificio. Debía ser más rígido en lo que le era permitido a otros, digamos legalmente. Debía estar concentrado en su meta, y aprender a decir no a muchos de los placeres que podían satisfacer al judío promedio. Lucas usa un término hebreo transliterado al griego, una bebida embriagante. Aquí sólo en el N.T. Es decir, Juan iba a ser una persona «seca» o un nazareo. Observe que el texto es enfático. (Nm. 6:3). No beberá usa la negación más enfática que existe en griego. Es la expresión jou me . Implica una intensa prohibición, doble negativo. Jamás debía beber vino, ni nada derivado de él.

La tercera cosa que sería otra fuente de su alegría sería un asunto de inspiración. En contraste de embriagarse y ser controlado por la bebida o ser inspirado o motivado por el licor, el tendría la inspiración del Espíritu Santo. Esa inspiración sería desde el vientre de su madre, sería una inspiración de manifestación. Respaldo de Dios.  y sería una inspiración de motivación para que muchos cambiaran su forma de vivir.

Zacarías debía entender entonces que su alegría y gozo procedía de la realización del proyecto de Dios, la satisfacción en el proyecto de Dios y finalmente la inspiración por el proyecto de Dios.

Mientras la gente busca otras fuentes equivocadas para realizarse como persona, nosotros podemos encontrar la plena realización en el proyecto de Dios. Es el único proyecto que satisface las necesidades más básicas del alma y que permite tener toneladas de gozo y gran alegría.

Por más que Pharrell Williams nos diga: “parece tonto lo que voy a decir, pero el sol está aquí y puedes tomar un receso…porque soy feliz…aplaude si tienes un cuarto sin techo…” La esencia verdadera de ser feliz no es por lo que tienes o las circunstancias favorables, es porque el Dios de los cielos la da.

[1] https://www.definicionabc.com/social/realizacion-personal.php

…Si Dios te da lo que quieres no olvides tratarlo como él quiere…

Imagen relacionada

Al notar la porción de Lucas 1:11-13 llama la atención que Dios sincroniza su plan con mis deseos personales. Es decir, Zacarías y Elizabeth anhelan un hijo para su satisfacción personal, y Dios necesita un hijo para su plan personal. Se combinan las dos cosas y ambos salen ganando. Sin embargo, la tensión no está en este binomio. Sino en reconocer que es más importante a desarrollar, si mi deseo personal por encima del plan personal de Dios, o viceversa. Parece que es lo segundo, de acuerdo con lo que leemos en el pasaje.  Observemos que Dios le dice, te voy a dar lo que quieres, pero lo tratas como yo quiero. Es decir, respeta las condiciones que yo te impongo.

Si Dios te da lo que quieres no olvides tratarlo como él quiere.

Primero, no te asusten las sorpresas que te da. Dios sorprende a Zacarías con una aparición sobrenatural. El plan de Dios estará lleno de evidencias sobrenaturales, y se te aparecerán cuando menos lo pienses. Incluso si estás atrapado en una rutina religiosa, de muchos años. Es obvio que a pesar de estar en un lugar donde sería común lo milagroso, simplemente fue sorprendido con una manifestación espiritual. Si una cosa estoy seguro es que Dios le encanta sorprender. A veces estas sorpresas no son del nada agradables, nos agarran desprevenidos y nos zarandean hasta lo último de nuestro ser, de tal manera que nos “turba y sobrecoge el temor.” La palabra “turbar” se traduce del griego como quitarme la tranquilidad mental, golpear el espíritu con miedo y terror. Y la expresión “sobrecoger” implica caer sobre uno algo con poder, hasta se puede traducir como abrazado por algo, o tomar posesión de algo. Lo que implica que esta sorpresa de Dios realmente desestabilizo emocionalmente a Zacarías. ¿Por qué un hombre que conocía a Dios y caminaba con Dios se turba de esa manera ante una manifestación de ese Dios? Porque no es lo mismo conocer a un Dios devocional a un Dios sobrenatural. ¿Qué es lo que le hace falta a la iglesia hoy? ¿Una vida devocional o una vida sobrenatural que sorprenda? Segundo, descansa en la paz de Dios. No puedes recibir lo que tiene Dios para ti, sino bajas la intensidad de tu stress. La mayoría de veces las sorpresas de Dios vienen envueltas en situaciones complicadas, inexplicables y dolorosas, y eso nos hace simplemente perder la perspectiva y decrecer en nuestro ánimo. Sin embargo, detrás de las sorpresas de Dios vendrán estas palabras “no temas”. No es eso la razón de nuestra frustración, nuestro desaliento…el temor…a no encontrar de nuevo un trabajo…no recuperar la salud…no recuperar mi matrimonio, etc. El orden de la expresión en griego es “temor, no”. Es una exhortación para que en ninguna circunstancia dejes llevarte por el miedo. Reconozco que esto es fácil decirlo, pero difícil practicarlo.  Tercero, recuerda las oraciones que has hecho. Una de las cosas que he descubierto, es que muchas veces hemos orado y olvidado lo que hemos dicho, y cuando Dios trae la respuesta simplemente se nos ha olvidado como hemos orado. El texto dice “tu oración ha sido oída”.   En el griego es una especie de aoristo atemporal, se debe entender «fue oída» cuando la petición fue hecha, y por ello «es oída» ahora. Probablemente la oración era en petición de un hijo a pesar de la ancianidad de Elizabet, aunque también es posible que fuera pidiendo la redención mesiánica. Es posible que Zacarías hubiera abandonado la esperanza de una respuesta, pero Dios jamás la olvidó. Cuando consideró el momento correcto actuó en base a su oración. El problema de nuestras oraciones no es que Dios no las oiga, pues es obvio según este texto que nuestras oraciones son oídas, con lo que tenemos problema es con el momento de su respuesta. Sin embargo, como Habacuc dice “aunque tardare espéralo” (Habacuc 2:3). Si no recuerdes lo que has orado, o como has orado Dios sí, así que no te sorprenda cuando venga. Finalmente, no le añadas ninguna gloria humana a la gloria de Dios. ¿A que me refiero con esto? Observe que Dios le dice que le va a dar un hijo. Esta revelación llenaría de gran alegría a Zacarías. Dado que las respuestas de Dios a nuestras oraciones siempre llevan más de lo que nos imaginamos, Dios le da dos bendiciones a Zacarías. Primero le dice que va a ser papá y Elizabeth mamá. Esto ya es una bendición y respuesta a su oración. Segundo le dice que va a ser “un hijo”. Es decir, un varón. Esto sería doblemente hermoso para un judío cuya dinastía primaria sería un varón que perpetuaría la tradición de este sacerdote. Sin embargo, habría una cosa que debía entender, el hijo es suyo pero el proyecto con ese hijo suyo es de Dios. Por esta razón Dios le dice el nombre que llevará. Se llamará Juan (Dios es bondadoso) y no hay alternativa para otro nombre. El plan que Dios te da no es para tu gusto personal solamente, sino para glorificar el carácter de Dios. Este ha sido el problema de muchas iglesias. Han sido respuesta a la oración de gente que veía una necesidad y cuando Dios les dio la respuesta, usaron el nombre de Dios para levantar su propio nombre. Por ley Zacarías debía llamarlo Zacarías a su hijo, pero Dios lo quería llamar Juan, para que se perpetuara su gloria y no la gloria de esta pareja de ancianos.

Así que Si Dios te da lo que quieres no olvides tratarlo como él quiere. No te asustes por las sorpresas que vienen, descansa en la paz de Dios, recuerda las oraciones que has hecho, no le añadas gloria humana a la gloria de Dios. No eres tú, no se trata de ti…es Dios el centro del universo.

No es la suerte lo que necesitas hoy…

Resultado de imagen para echando suertes

Leyendo Lucas 1:8-10 me di cuenta de que aparecen tres cosas que le pasaron al ministerio sacerdotal de Zacarías. Primero dice “según su orden” …esto implica procedencia. Luego dice conforme “a la costumbre del sacerdote” …esto implica experiencia. Parece que el ministerio de Zacarías simplemente había transcurrido sin grandes manifestaciones, aunque el texto dice que el había ministrado delante de Dios. Esta expresión indica que Zacarías tenía una responsabilidad y disciplina de servir a Dios sin importar las carencias que pudiera tener. La tercera frase es “le tocó en suerte” …esto implica providencia. Eran más de 20,000 sacerdotes los que estaban a la disposición del templo. El sacerdote sólo tenía una oportunidad una vez en la vida. Algunos quizás ni les tocaba. Dios providentemente le cedió el espacio a Zacarías. Es interesante observar que el vrs. 10 habla que toda la multitud del pueblo estaba afuera orando a la hora del incienso.  ¿Por qué nuestras experiencias personales espirituales son diferentes a las experiencias de la mayoría de la gente? Dentro entre Zacarías y Dios se está dando una tremenda lucha espiritual, se estás develando los grandes planes de Dios, se le está contestando a un siervo a sus peticiones y se le está otorgando lo que había pedido por muchos años. Pero es en privado, en su propia experiencia con Dios, en lo callado, reservado. ¿Y el pueblo? Sí, tiene una experiencia espiritual pero no como la de Zacarías. La gente jamás tendrá la misma experiencia que Dios tiene reservado para aquellos que realmente buscan de corazón a Dios.

¿Qué implicaciones tiene esto para nuestras vidas? ¿Qué esperamos de la vida? ¿En que la basamos? ¿Qué ocurre cuando no estamos completos en la vida? Esta es la vida ministerial de Zacarías, ha llegado hasta aquí con una vida a medias personalmente hablando. No tiene hijo, y por lo visto ha estado orando aún en este momento. Tanto que Dios le dice: “tu oración ha sido escuchada”, más adelante. Tres elementos podrán quizás moverme, primero la gente a la que pertenezco (Abías). Segundo las costumbres que desarrollo (según costumbre), tercero las circunstancias que me suceden (suerte).

Simplemente la vida se satisface o nos llena lo que nos hace falta ni la gente, ni las costumbres, ni las circunstancias sino el momento de Dios.  No el plan de Dios, sino cuando el momento ya llegó del plan de Dios. ¿Cuándo será eso? Cuando Dios lo determine. Lo único que sé, es que se dará en mi rutina diaria (ejerciendo el ministerio), cuando menos lo espere y no será por la suerte sino porque Dios está a punto de responder mi oración. En eso confío y en eso debe usted confiar.

Vas a ser notado…

Imagen relacionada

Al leer nuevamente el evangelio de Lucas en los vrs. 5-7 del capítulo 1 me percato de que a pesar de estar en el proyecto de Dios uno puede llegar a viejo y sentirse totalmente estéril en lo que hacemos. Leía que la expresión griega para la palabra “hubo” en el inicio del vrs. 5 se puede traducir como “vino a ser notado”.

El mensaje de Dios es que voy a ser notado…en tiempos difíciles. Había una sequedad espiritual. Es importante entender que esta narración y aparición de Zacarías y Elizabeth subsecuentemente el nacimiento de Juan El Bautista, es una ruptura a un tiempo muy estéril de labor profética de casi 400 años. Había una inestabilidad política. Un tiempo difícil políticamente, ya que el rey que gobernaba era Herodes, uno de los peores jerarcas de la historia universal. Había una religiosidad establecida sin ninguna profundidad espiritual. Por otro lado, había una actividad litúrgica diaria en la que todos los sacerdotes de Israel participaban.

Voy a ser notado…por mi vida recta. Un concepto y modismo del Antiguo Testamento se usa para describir la vida de ambos. Lo mismo dijo en 2:25 acerca de Simeón. Expandido en lenguaje del Antiguo Testamento. La imagen demuestra que el más noble producto de la educación del Antiguo Testamento son Zacarías y Elizabet, María y José, Simeón y Ana, que tuvieron el privilegio de ver con claridad, con sus ojos, el amanecer de la revelación del Nuevo Testamento.

Voy a ser notado… a pesar de mis carencias. Dios nos llama la atención de que a pesar de ser rectos y notados ellos carecían de algo importante para la satisfacción de sus vidas. Eran estériles…no tenían hijo. ¿Por qué Elizabeth a pesar de ser una buena mujer y con grandes virtudes era estéril? No solamente es estéril, sino que ambos son viejos. ¿Sin hijos y viejos? ¿No es el diagnóstico espiritual hoy para la iglesia? ¿Qué tipo de esterilidad es esta? Es una que hace que todo lo demás que hacemos no tenga sentido porque no vemos el impacto que estamos haciendo en el reino espiritual.  Sin embargo, Dios aunque tardó cumplió la promesa de hacer nacer a un precursor del Mesías.

Muchos quieren ser notados por sus logros académicos u otro por los logros económicos. Quiere que la gente importante los note. Pero en esta vida lo que cuenta es que seamos notados por Dios más que nadie.