Principios de Liderazgo de cada libro de la Biblia: 1 Corintios

Principio de Liderazgo del libro 1 Corintios: La grandeza de la simpleza.

Hace unos años Cáritas lanzó su campaña de concientización “Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”. No es sólo una invitación a compartir con los que más lo necesitan, es mucho más, es toda una declaración de intenciones, un estilo de vida. Hasta entonces, creo que no había reparado en una palabra tan grande, hasta el punto de que ese término continuamente se asoma por mis pensamientos. Muchas de las opiniones que escucho, muchísimas de las noticias que leo, el hilo de mis pensamientos siempre acaba en la misma conclusión: vivir con sencillez. Esa es la clave.

El problema es que al ser humano le encanta lo complicado. A nivel administrativo y empresarial la tendencia es a ser más estructurado, más lleno de procesos y burocratizado. Pareciera ser que muchas compañías piensan que mientras más control tendrá más efectividad y productividad tendrá una organización.

¿Qué hace una compañía grande? ¿Qué la hace  efectiva y productiva? La sencillez de la gente con que trabaja. Creo que esta es la estrategia de Dios en el libro de 1 Corintios. Observe lo que dice el texto: “25 Ese plan «ridículo» de Dios es más sabio que el más sabio de los planes humanos, y la debilidad de Dios es más fuerte que la mayor fuerza humana. 1 Corintio 1:25

Tres elementos hacen de la simpleza una grandeza. Una planificación no convencional. El texto utiliza la expresión “ridículo”. La expresión griega es “morós” que implica absurdo, no convencional, incluso se puede traducir como estupidez. Resulta que Dios utiliza lo poco capacitado pero si lo mucho motivado. ¿Qué es más importante en un recurso humano? Lo capacitado o lo motivado? Es obvio que un poco de ambos, pero la motivación es superior porque puede ser una fuente de solución a lo primero. Y no viceversa. Es más capacitar a un motivado que motivar a un capacitado. Por eso es que Pablo utiliza el contraste de lo ignorante con lo inteligente. Se ha demostrado que es más fácil motivar a alguien que tiene poco conocimiento que a un “sabelotodo” que no necesita nada. El segundo elemento es una capacitación no tradicional. Observe que Dios escoge los métodos de las pequeñas cosas y no la de las grandes cosas. En el texto se muestras 3 tipos de personas:

– tonto, es decir el que cumple el promedio, el débil que no es muy impresionante y el inferior, es decir el despreciado como esclavo, prisionero o vagabundo. ¿Cómo debe esto afectar nuestra estrategia de mejoramiento de personal? El texto nos muestra que pasamos mucho tiempo buscando los grupos equivocados de personas. Necesitamos personas muy dispuestas y “necesitadas” de desarrollar su potencial. No deberíamos buscar superestrellas que deslumbren a la corporación, sino necesitamos faros que alumbren una compañía, que dirijan y faciliten el camino de la superación humana. El tercer elemento es una motivación espiritual. Pablo recalca el hecho de que el potencial de una persona consiste en alinearlo a la sumisión a los valores y estrategias de Dios. Observe el contraste entre lo de Dios y lo del hombre. Mientras que lo “débil” de Dios es más fuerte que lo “fuerte” del hombre y lo ridículo de Dios es superior a lo ingenioso del hombre. Así que sería muy sabio que las empresas gastaran e invirtieran grandes recursos en desarrollar valores espirituales que ayuden a su recurso a una armonía con su Creador de tal manera que esa paz con Dios se manifieste en su aportación a la empresa. El problema es que muchas empresas no consideran que la administración del nivel emocional y espiritual de un empleado sea importante. Se la pasan tomando decisiones humanas que resultan en el detrimento de la motivación de su personal.

Es importante, entonces entender que la simpleza es grandeza cuando esa sencillez busca facilitar, desarrollar e impulsar los valores de Dios en una persona.

Según Dios, el hombre más grande que jamás haya vivido, aparte de Jesús mismo, fue Juan

El Bautista. No tenía educación formal, ni formación en un oficio o profesión, ni dinero, Sin rango militar, sin posición política, sin pedigrí social, sin prestigio, sin impresionante apariencia u oratoria. Sin embargo, Jesús dijo: “De cierto os digo que entre los nacidos de Mujeres no ha surgido nadie más grande que Juan el Bautista “(Mateo 11:11). Este  hombre no encajó en ninguno de los estándares del mundo, sino en todos los de Dios. Y en lo que se convirtió y logró fue todo para  darle el crédito del poder de Dios en su vida.

Y es que no hay poder más grande que la sencillez o en otras palabras no hay cosa más extraordinaria que la grandeza de la simpleza.

Anuncios

Principios de Liderazgo de cada libro de la Biblia: Romanos

Resultado de imagen para imágenes de trabajo en equipo

 

Principio de liderazgo del libro de los Romanos: La estrategia de la cooperación es superior a la estrategia de la competición.

En los Olímpicos de Invierno de 2006, el entrenador Noruego de esquí  renunció a la medalla de bronce cuando entregó un palo de esquí a la canadiense Sara Renner que luchaba con un imprevisto en su carrera. Ella había roto el suyo antes en la carrera. La canadiense Renner se llevó el tercer lugar, desplazando a  Noruega al cuarto lugar. En un noticiero, Hakensmoen, el entrenador de Noruega dijo: “El equipo no debe determinar el ganador, el corazón y el talento deben determinar el ganador.” Como agradecimiento los canadienses llenaron de flores la embajada Noruega en Ottawa, y Renner la beneficiada con la amabilidad del entrenador rival, le envió una botella de vino. Pero  el entrenador perplejo por esto, insistió en que estaba ayudando y honrando a un oponente. “Si ganas, pero no ayudas a alguien cuando debes hacerlo, ¿qué clase de gane es eso?

Simplemente esto es ir en contra de la corriente y de la cultura de competencia y logro. Nadie está dispuesto a perder un puesto simplemente para que otro lo gane.

Vivimos en un mundo de competencia. Nadie está dispuesto a cooperar y ayudar a otros a sobresalir y a tener beneficios por nuestra bondad.  Romanos demuestra un principio de cooperación. Observe usted lo que dice:

“No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar.  Romanos 12:2

Tres puntos importantes nos enseñan Romanos con respecto a la cooperación.

 

La primera regla de la cooperación la imitación es limitación. Observemos la expresión  “no imiten” es una expresión griega muy descriptiva. La palabra griega que se utiliza aquí es syschēmatizō.  De esta palabra procede nuestra palabra en castellano para esquema o esquemático. Es un imperativo presente que demuestra una acción urgente que debe ser obedecida inmediatamente. La imitación es maligna cuando la meta es los antivalores del reino. La expresión apunta a una forma de conducta o costumbre de acuerdo al presente siglo.  La imitación de la cultura sin evaluarla y mucho menos cuestionarla es un peligro para que exista un ambiente de cooperación en determinada empresa. Las conductas son las intenciones y las costumbres son las expresiones.  No debemos seguir el “esquema” de lo que se acostumbra en la cultura de cualquier organización.  La segunda regla de la cooperación es la capacitación  es transformación.  La meta de toda empresa debe ser el cambio interno de la persona. Según este texto la capacitación nos  información. O sea una serie de datos que el empleado debe saber. Tampoco la capacitación es reformación. Es  decir no se capacita para que las personas aparenten capacidades. Según el texto la meta es la transformación. La expresión que usa el texto es metamorfeo que implica un cambio radical interno. El término implica un cambio radical en la esencia de una persona. ¿Cómo se hace para que la gente que trabaja en una empresa u organización de verdad sea cambiada por dentro y desarrolladas como nuevas personas? Si observa el verdadero cambio proviene de Dios. De los valores del reino. Ser enfrentados con el modelo de Dios es ser transformados.  La tercera regla de cooperación calificación es actualización. La frase que se usa para cambiar la forma de pensar anakainosis. Esta expresión demuestra algo nuevo. También tiene un sentido de nuevo en relación a diferente. El texto nos reta a que la forma de pensar como Dios, implica que seremos diferentes y renovados. Una de las cosas que más aflige a las empresas u organizaciones es como afectamos la forma de pensar en un clima laboral viciado y negativo. Simplemente por medio de los valores de Dios, que son los únicos que pueden transformar de adentro hacia afuera.

La meta de toda organización es lograr un ambiente de cooperación en lugar de competición. Estamos tan acostumbrados a poner metas competitivas, pero que cada quién logre sus metas personales y no ver en una manera de equipo. La cooperación genera mentalidad de equipo competencia genera mentalidad individual. Creo que las palabras del mejor jugador de baloncesto que ha habido encajan para cerrar esta reflexión:

 

“El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos” Michael Jordán

Principios de Liderazgo de cada libro de la Biblia: Hechos

Principio de liderazgo del libro de los Hechos: Construir energía antes del crecimiento

La energía desarrollada por un buen guerrero  es como el impulso de una piedra redonda rodando  por una montaña de miles de pies de altura…

Sun Tzu, The Art of War

Hace unos cuantos años, una historia en la portada de la revista Fortuna cubrió una historia acerca de los fracasos o fallos de varios  prominentes CEO en diferentes corporaciones. La investigación concluye que el demasiado énfasis puesto en la estrategia y la visión crearon una creencia equivocada. Se llegó a pensar que la estrategia era el mecanismo  principal al éxito. En la mayoría de los casos en realidad fue, una pobre ejecución y trato con la gente, es decir un pésimo manejo de la energía de su recurso humano que los llevo al fracaso.  Eso les orilló a hacer las cosas mal, hacer las cosas bien de la manera incorrecta o moverse demasiado lento.

Curiosamente, Dios es un especialista en el manejo de la energía de su gente. Y es que antes de que los discípulos ejecutaran la visión de Jesús para Su Iglesia, ellos se enfocaron en prepararse para las tareas futuras, trabajando el lado interno de su vida. Es lo que hoy  llamamos “gestión de la energía” de una empresa.

Un artículo en Harvard Business Review titulado “No gestiones el tiempo, gestiona la energía” explica la naturaleza de la energía: “el tiempo es un recurso finito, pero la energía es diferente… puede ser sistemáticamente expandida y renovada. Se puede restaurar tomando descansos a lo largo del día, haciendo pausas, etc.

El libro de Hechos revela similar técnica de gestión de energía. Los iniciadores  de la iglesia organizaron a sus seguidores en grupos especializados cuyas personalidades, dones y propósito encajaban únicamente en la misión principal. De hecho cimentaron la energía de las personas en un concepto: Fe. Es decir confianza en lo que se les presentaba, se les enseñaba y se les pedía hacer. ¿Cómo se hace para que un empleado este plenamente convencido de su aporte a la visión de la empresa? ¿Cómo hacemos para que los anhelos de la empresa sean los mismos anhelos de la gente? Hay que levantar el nivel de energía construyendo una cultura de confianza.

¿Cómo lo hicieron en el libro de los Hechos? Lo hicieron por tres elementos que construyó una relación sólida basada en la confianza.

Primero, ellos confiaron  que Jesús había resucitado; esto les dio un meta. Segundo, ellos confiaron que Jesús estaba gobernando; esto les dio una misión.  Tercero, ellos confiaron que Jesús iba a  regresar; esto les dio un motivo.

La resurrección de Jesús les dio un mensaje. Esa meta se basaba en el aspecto de la credibilidad. Es decir era un contenido o para ponerlo en términos administrativos, era un producto confiable que merecía ser promovido. La confianza de un empleado es vital que sea desarrollada en la credibilidad de lo que hace. Una vez pierde el enfoque de su mensaje, pierde energía. Esto es confiar en lo que hacemos.

La dirección de Jesús le dio una misión. Esa misión se basaba en el aspecto de la autoridad. Los discípulos tenían energía porque sabían que alguien estaba al mando y había diseñado un plan inteligente y realizable. Una de las cosas que hace que la energía de una corporación llegue hasta los niveles más bajos es cuando se siente la incertidumbre de que nadie está dirigiendo y la empresa parezca ir a la deriva. Si no hay dirección hay decepción. Y la gente no tendrá confianza en lo que hace. Esto es confiar  a lo que pertenecemos.

Tercero, ellos confiaron en que Jesús iba a regresar. Esto les dio un motivo. La energía que se genera con este principio es el sentido de realización, de recompensa o retribución. Jesús les enseñó que su trabajo tendría fruto. No solo les motivó a ver ese fruto sino que también tendría pago, satisfacción. Cada vez más las empresas quieren generar producción sin energía humana. Muchas son tan mercenarias en el asunto de reconocer la buena labor de un empleado. No se puede exigir a alguien que se entusiasme con algo sino le mostramos lo que obtendrá de su aporte. Esto es confiar en lo que merecemos.

Ya sea que una organización dirija su energía hacia la multiplicación o división, es importante entender entonces que  la gente necesita un flujo diario de energía. Un lugar donde su confianza pueda crecer, fortalecer y expandir. Creo que en el libro de los Hechos  se entendió muy bien este principio. Simplemente pudieron conectar a las personas unas con otros, eso hizo que afirmaran valores comunes y se movieran  en relaciones profundas y conectadas, lo que hizo que suplieran las necesidades. Es decir construyeron energía antes de crecer.

Principios de Liderazgo de cada libro de la Biblia: Juan

Resultado de imagen para imagen de humildad en el liderazgo

Principio del evangelio de JUAN: La posición de un líder mejora cuando invierte en lo valioso en lugar de lo costoso.

 La humildad es fuerte, no audaz; tranquila, sin palabras; clara, no arrogante.

Estelle Smith.

 

Cuando uno lee la historia de Jack Welch en su autobiografía “Straigh from the Gut” uno  se queda con dos impresiones . Una, su innegable estatus de celebridad en la historia de los negocios. Ha sido el director de una de las compañías más respetadas en el mundo, haciendo grandes giros empresariales y desarrollando ideas agresivas  que lo han lanzado a ser una leyenda. Pero, mi segundo pensamiento gira en torno al imperio que construyó. En el libro uno queda con la sensación que detrás de ese imperio que construyó hay un Jack Welch que se percibe de otra manera. El admite precisamente  haber descuidado su familia mientras perseguía su estrella. Ganó en los negocios pero perdió en su vida personal. Acepta que lamenta haber invertido todo ese tiempo en levantar la GE en lugar de edificar su familia. ¿Cuántos tristemente estamos repitiendo la misma historia?

Me hace preguntarme ¿qué  significa  realmente el éxito? ¿Qué tan importante es construir mi perfil de liderazgo a menos que haya invertido  mi persona en otros, especialmente mi familia? Juan establece un principio importante de liderazgo que debe ser puesto en práctica más de lo que se hace hoy en día.

Si usted necesita más credibilidad para conducir con más eficacia, o si usted siente que su autoridad necesita más peso, el libro de Juan le  ofrece tres tácticas para subir al siguiente nivel.

Una versículo que describe este punto aparece en Juan 3:30. “El debe tener cada vez más importancia y yo tenerla menos”  La traducción The Message dice: “Este es el momento asignado para que  él se mueva hacia el centro, mientras me deslizo por  las líneas de la periferia.”  La RVA 2015 lo traduce de esta forma: “Es necesario que el crezca y que yo mengue.”

Tres elementos importantes se destacan en esta frase. La primera la esencia de mi necesidad. “…es necesario…” Hay una gran diferencia en preguntarse ¿qué necesito? A ¿qué se necesita? La diferencia estriba en que la primera pregunta involucra lo que yo necesito y la segunda lo que necesita mi situación. El problema de muchas empresas o patrones  es que siempre piensan en ¿Qué necesitan yo como empresa? Y eso lo que hace es tener motivaciones muy egoístas en cuanto las necesidades. La segunda pregunta implica que debo buscar suplir las necesidades para el colectivo, para el bien de todos, lo que muchas veces hará que sacrifique mis propias agendas y necesidades. El “necesario” del versículo 30 es muy importante. Es el necesario de Dios. En el caso de Juan, para su vida el determina que la segunda pregunta es la apropiada. Por eso establece que ahora tiene una necesidad superior. Es el necesario de un plan divino. En el versículo 27, Dios da personas a Jesús, y ellas abandonan a Juan el Bautista, y van a Jesús. Esta es la obra de Dios. Es parte del “necesario” del versículo 30. Y, en el versículo 28, Dios envía a Juan, no para que sea el Cristo, sino para que vaya delante de Él y señale al Cristo. Así que el plan de Dios es que Juan reúna un pueblo y luego lo aparte de sí, para darlo a Jesús. Es parte del “necesario” del versículo 30. Nota como la esencia de la necesidad estriba en servir a otros y hacerse un lado cuando los vemos destacarse? La segunda cosa es la injerencia de mi productividad. ¿Qué es lo que debe crecer en una empresa? ¿Qué hace crecer una empresa? El texto dice “que él crezca”. La expresión crecer en griego es auxano.Y se puede traducir crecer limpio, incrementar, etc. La idea del texto es que Jesús y su ministerio se desarrollar sin estorbo y sin contaminación. ¿En que deben crecer las empresas? ¿Cuál es la meta del crecimiento? Para muchos (quizás la mayoría) su crecimiento se enfoca en lo económico. Otros en la capacidad de estar presente en el mercado. Quizás para algunos el sinónimo de crecimiento tiene que ver con el número de estructura que poseen o la cantidad de recurso humano que han contratado.  ¿Pero que es crecer en este pasaje? Deben crecer los valores, las metas no materiales de una empresa. Lo curioso es que al hacer crecer esto en el recurso humano, las empresas logran por consecuencia las dimensiones del crecimiento antes expuestas. La grandeza estriba en seguir modelos que transformen el potencial humano y sensibilicen nuestro servicio como algo que hacemos para Dios. La tercera cosa es la trascendencia de mí realidad. El texto cierra diciendo: “…y yo mengue…” La expresión “elatto” para menguar se puede traducir como hacer a alguien inferior, que decrece  en autoridad o popularidad. ¿Por qué es que descendiendo hasta lo básico, se logran mejores resultados? Porque se facilitan los procesos y la gente tiene mejores caminos para transitar más efectivamente. Esta sencillez no solo nos hace  más efectivos sino que nos hace más libres. Y es que ya sabiendo Juan quién era él y quien era Jesús se hizo libre y no le preocupaba las cosas que le preocupan a la mayoría de empleados.

En su libro “La Araña y la Estrella de Mar” Ori Braffman y Rod Beckstrom establecen un principio interesante para el futuro del crecimiento de las organizaciones. Ellos dicen que al igual que las arañas, las organizaciones centralizadas sucumben si se les corta la cabeza. En otras palabras, los diversos departamentos (las patas de la araña) de una organización centralizada requieren de una estructura que los coordine. Este no es el caso con las estrellas de mar, u organizaciones descentralizadas, cuyas partes no dependen de una cabeza (las estrellas de mar no tienen cabeza) y son completamente autónomas. Estamos entrando en la era de las organizaciones descentralizadas, y uno de sus ejemplos más claros son las redes de intercambio de archivos musicales en línea, que han puesto en jaque a toda la industria musical. Esta es la historia de dichas organizaciones y de cómo se pueden enfrentar.  Solemos pensar que habrá desorden, incluso caos. Pero en muchas áreas, gracias a la falta de un liderazgo tradicional, están surgiendo grupos muy poderosos que están cambiando tanto la industria como la sociedad. Es una fuerza oculta. Mientras más duro se lucha contra ella, más fuerte se vuelve. Mientras más caótica se ve, más flexible es. Mientras más tratamos de controlarla, más impredecible se vuelve.

El modelo que Juan presenta en realidad es un modelo descentralizado que pretende seguir a Jesús en lugar del hombre. Mientras más crezcan los valores y las cualidades internas de la empresa más efectivo será el impacto.

 

 

 

Principios de Liderazgo de Cada Libro de la Biblia: LUCAS

Resultado de imagen para en lo poco fuiste fiel en lo mucho te pondre reina valera 1960

El principio del libro de LUCAS: Los líderes aprenden el verdadero carácter de su gente al verlos lidiar con la responsabilidad y las dificultades.

El carácter de un empleado dicta cómo él o ella van a actuar, sin importar las circunstancias o quién los está viendo. Y es que  la definición de carácter es elusiva. Si yo supiera qué características buscar,  incluso las podría cultivar en mí mismo además de  la gente que dirijo. Mejor aún, llegado su momento podría contratar a personas que ya lo tienen. El poeta alemán Von Goethe describió una manera rápida de darle  importancia a alguien: “Puedes juzgar fácilmente el carácter de un hombre por cómo trata a los que no pueden hacer nada por él”

¿No sería genial si pudiéramos dar pruebas de carácter a los empleados actuales o potenciales, sin que ellos lo supieran? En el libro de Lucas se descubren dos pruebas fundamentales.

Muchos de nosotros pensaríamos que la experiencia y la intuición son buenos indicadores para predecir el carácter de los nuevos empleados, pero para ser honesto cada día hay  nuevas situaciones y personas únicas que desafían mi experiencia de reclutamiento. Me he llegado a convencer que nunca dominaré el arte de discernir las verdaderas intenciones o la personalidad de alguien. Sin embargo Lucas en su evangelio lo dice. El afirma  que en todas las cosas, son las pequeñas cosas que revelan en quién puedes confiar.

En este primer acercamiento del texto veamos los puestos  pequeños. Es una prueba a la humildad. Él dice: “Al que cuida bien lo que vale poco, también se le puede confiar lo que vale mucho. Y el que es deshonesto con lo de poco valor, también lo será con lo de mucho valor. (Lucas 16:10).

El texto dice: lo que vale poco” o lo “de poco valor” dice la segunda parte del pasaje.  El uso de la palabra griega “elachiston” para describir lo de poco valor, implica asunto de status o posición, no tanto de cantidad (que se usaría mikrón para describir eso). Habla de que es puesto en lo último de la escala social u organizacional.

La segunda prueba es la de las posesiones pequeñas. Es una prueba a la fidelidad. Al que cuida bien lo que vale poco, también se le puede confiar lo que vale mucho. Y el que es deshonesto con lo de poco valor, también lo será con lo de mucho valor. (Lucas 16:10) El término que usa el griego es la palabra “pistós” que habla de fidelidad, confianza, incluso el NT a veces la traduce como “fe.”  Implica que aunque lo que administra es mínimo y poco es un buen administrador. ¿Por qué? Porque la fidelidad no está sujeto a volumen o cantidad está sujeta al corazón y a la vocación del individuo.

Agustín de Hipona dijo: “«Lo pequeño es pequeño, pero ser fiel en lo pequeño, es cosa grande»… tenía mucha razón…

 

Principios de Liderazgo de cada libro de la Biblia: Marcos

conscientes las empresas de la importancia de invertir en publicidad ...

“…No es nada  grande ser humilde cuando estás en la parte baja de la vida; pero ser  humilde cuando todos te alaban es además de un gran y algo raro…”

Bernardo de Claraval

Hay un principio en la publicidad y es este: “Si eres visible existes”, por eso es que cuando los políticos quieren tu voto se hacen visibles por medio de la propaganda. O si quieres posicionarte en el mercado con tu producto debes hacerlo visible para que la gente vea que existe. Toda organización en alguna manera hace publicidad ya sea intencionado o no intencionada. ¿Qué tipo de publicidad es la competente? ¿Qué tipo de publicidad es la correcta?

En el libro de Marcos, Jesús demuestra la perspectiva apropiada de la publicidad al huir del centro de atención hasta el momento adecuado. Marcos lo escribe de esta manera: “Jesús les mandó que no se lo dijeran a nadie, pero cuanto más se lo prohibía, tanto más lo seguían propagando”. Marcos 7:36

El principio de liderazgo DE MARCOS  nos dice: El carácter de la publicidad es más importante que el carisma de la publicidad.

En Marcos cuando la gente se dio  cuenta de que Jesús no le encantaba  el protagonismo ni la publicidad, la gente se preguntó  ¿por qué quiere permanecer callado, anónimo y no desea publicidad? Jesús entendía que era más importante la esencia de su ministerio que la evidencia del mismo. En ese sentido evitaba la evidencia (publicidad) y se centraba en la esencia (las relaciones). Uno nota que  Él evitaba  siempre ser el centro de atención, (evidencia) pero nadie podía discutir que para la mayoría de Sus discípulos, el estaba  con ellos o lo  encontraban  en el momento adecuado (esencia).

Este es un modelo relaciones pública (PR)  de obra maestra para hoy. En la actualidad stoy luchando con problema de publicidad ahora mismo. Estamos empezando una nueva organización y, necesitamos generar PR para este  nuevo servicio. Es difícil hacer una promoción publicitaria sin parecer no transparente. Además, no tenemos un gran presupuesto publicitario. Nuestro objetivo es hacer ver que queremos  dar al mercado algo único como nuestro objetivo mayor, pero que a la vez sea de una manera sorprendente o emocionante  cuando lo presentamos.  Ahora bien la meta de toda publicidad es influir y ser el tema de conversación en el mercado. Por eso  si aprendemos del ejemplo de Cristo  y hacemos a un lado las interminables equivocaciones corporativas de hoy, necesitamos purificar nuestro PR quitando del centro de nuestra publicidad  nuestra glorificación personal.

Así que hay que hacerse  preguntas para evaluar si mi publicidad está permeada de glorificación personal. He aquí la primera: ¿Se dedica constantemente a llamar la atención de los medios de comunicación, o se aleja de ellos por completo? Ambos extremos resultan de centrarse en nuestros propios deseos más que en el bienestar de nuestra organización. ¿Anhela ver su cara en la portada de la revista, o en los muros del FB o es demasiado tímido para no salir en los medios anteriores? Muchos concluyen que ambos están igualmente equivocados. La clave está en que una vez que elimine mi ego de mis esfuerzos de relaciones públicas, la publicidad  beneficiará verdaderamente a mi empresa, porque ellos serán vistos con  honestidad y (con suerte) la humildad. ¿Cómo lo hizo Jesús? En realidad Jesús tuvo la idea de la propaganda de la no propaganda…y resultó… Como haríamos de bien creer este principio…Observe como es la paradoja de la propaganda de la no propaganda…. Primero, se niega ser elevado como el centro de la actividad….Dice que Jesús “les mandó”, implica que en la agenda de Dios había una rotunda resistencia a ser objeto de admiración  por lo que la gente decía o añadía o inventaba de él.  La palabra “mandó” es enérgica y enfática, no era una falsa humildad. El verbo mandó implica tener un solo criterio y establecer un solo concepto. Jesús quiere que todos entiendan que él ha venido a hacer una obra y hacerse famoso. Segundo, niega a ser reducido a una etiqueta de publicidad… “No se lo dijeran a nadie”, ¿Decir qué? Bueno, el gran milagro que antecede a esta advertencia. Jesús había sanado a un sordomudo y la gente estaba maravillada y entusiasmada con semejante logro. Él no quería que una obra de amor y misericordia se convirtiera en el currículo que atraería a la gente. Y es que esa es la tendencia del ardid publicitario “exaltar a lo sumo” las cualidades del producto con tal de que la gente lo acepte como necesario en su vida. El verbo “dijeran” es un aoristo de eipon y significa que ellos darían un discurso terminado y completo.  Tercero, se niega a ser forzado  hacia una equivocada finalidad. La expresión “les prohibía” implica que él deseaba que el anonimato no cambiara la finalidad de su obra. Si su obra terminaría en Jerusalén y con la muerte en la cruz, la imposición mediática, el criterio de las mayorías y la popularidad que produce ser conocido podrían detener su objetivo. En cuarto lugar Jesús se niega a ser contaminado en su integridad…Es importante ver que la gente no le hizo caso, así que mientras más no quería propaganda más obtenía propaganda. Sin embargo observen que él se separó de las multitudes para no ser contaminado en su integridad. Ya que si la gente lo aceptaba ellos le pondrían su agenda a él e incluso le dictaría comportamientos, vestimentas, acciones que desentonaban con su santidad. Es obvio que hay una diferencia entre carácter y reputación. La propaganda puede levantar reputación pero no carácter. Entendemos reputación lo que los hombres piensan de ti y carácter lo que Dios piensa de ti. Jesús se mantuvo enfocado en el carácter. Como cristianos e iglesia no somos llamados a amar la propaganda como el medio para ser conocidos y hacernos visibles; sino que al contrario mientras más pasamos desapercibidos más el poder de Dios se manifiesta. Eso nos llevaría a un llamado de atención a como usamos los medios y las redes sociales para mostrar lo que estamos haciendo por Dios. Creo en lo personal que Jesús no usaría hoy los medios de televisión o las redes sociales para darse a conocer, lo haría igual que antes tocando gente a gente y la gente se encargaría de darlo a conocer y pienso que sigue siendo el mejor método de PR para todas las empresas. Así que Marcos nos recuerda que la más valiosa y efectiva PR es la que está conformada por la honestidad, humildad y la que resta importancia a la glorificación del ego.

Principios de Liderazgo de Cada Libro de la Biblia: Mateo

Resultado de imagen para imagen de liderazgo conectado a las personas

“…Siempre debemos cambiar, renovarnos, rejuvenecernos. De lo contrario, nos endurecemos…”

Johann Wolfgang von Goethe

Uno de los principios rectores de GORE-TEX una empresa con más de 8000 empleados, es ” queremos tener la libertad de alentar, ayudar y permitir que otros asociados crezcan en conocimiento, habilidad y alcance de responsabilidad.” Estamos convencidos que el crecimiento de la gente viene antes que el crecimiento de la compañía.

El libro de MATEO  enseña un principio de liderazgo igual al de Bill Gore: “Involúcrese en la vida personal de su gente”. En pocas palabras: Traten a los demás como ustedes quieran ser tratados, porque eso nos enseña la Biblia”  Mateo 7:12

No cabe duda que Jesús era un  maestro para tocar a las personas debajo de la superficie aparente de la gente. En su obra y ministerios  creó un ambiente de revelación de la verdad e intimidad que hizo que sus  seguidores estuvieran más cerca de Él.  Pero también exigió que cada uno de Sus seguidores mantuviera disciplinas estrictas en sus vidas personales. Jesús, al igual que el profeta Malaquías, no estaba satisfecho con tener seguidores de las reglas así que los motivó más a la acción, al movimiento.  Quería ver los cambios en sus núcleos internos. Y eso es precisamente lo que encontramos en  Mateo 7:12. La famosa regla de oro. Cristo enseñó a los seguidores a vivir juntos, y no sólo a trabajar juntos. Simplemente se preocupaba por ellos. Estos seguidores también en respuesta a ese interés de Jesús, se preocuparon por su destino, su retorno, así que siguieron Su visión con gusto.

En múltiples ocasiones he insistido que las empresas, compañías (¿iglesias?) las debemos describir  como una herramienta para que la gente pueda realizar sus sueños, una puerta en la que puedan entrar y tomen el control de sus vidas. Nuestra visión organizacional  debe ayudar a muchas personas a superar la vida y a superarse en la vida. No importa qué trabajo tienen o hagan. Todavía pueden ser líderes y dueños de su propia vida. Y es que aunque empleados cada uno tiene sueños o metas más allá de pagar las cuentas. Cuando entenderemos que las  organizaciones no pagan a los empleados un salario o comisión para  luego dejarlos ir a casa al terminar el día. Las organizaciones por el tiempo que viven constantemente con sus empleados construyen una familia y una comunidad que depende uno de los otros. Y para eso hay que tomar en cuenta sus  vidas personales.

Jesús era una personalidad de bajo perfil,  sin embargo  perfeccionó el arte de la conexión personal. Mientras parte de Su propósito era el crecimiento de sus seguidores, también se centró en su pequeño equipo de liderazgo en primer lugar. Él tomó gran interés en sus luchas privadas, necesidades básicas y crecimiento personal. Jesús  desarrolló su proyecto  más que cualquier otra persona. ¡Qué gran lugar para comenzar para nosotros, también.

Recuerde la regla de oro para el liderazgo: Si desea que la gente se preocupe por su trabajo y organización, demuestre que se preocupa por ellos como personas.

“Traten a los demás como ustedes quieran ser tratados, porque eso nos enseña la Biblia”  Mateo 7:12.

Lo leal del  principio… “traten a los demás” recuerde que hay una diferencia en tratar a la gente por trato que por contrato. La expresión “traten” se puede traducir “acción correcta”.

Lo ideal del principio…”como ustedes quieran” recuerde que hay una diferencia entre querer e imponer. La expresión quieran implica deseo ardiente, un anhelo íntimo pero no forzado.

Lo real del principio…”enseña la biblia” recuerden que hay una diferencia entre mandar y liderar. La fuente del mandar está dado por el carisma, pero la fuente  de liderar está por  el carácter  que se desprende de los valores eternos, es decir la Verdad de Dios.