Viviendo en un país peligroso…

Resultado de imagen para peligro

 

Cuando uno revisa las advertencias de viaje actuales que el  Departamento de Estado de USA hace, no queda más que dar un suspiro y convencerse de que vivimos en un mundo peligroso. En la publicación del de Departamento de Estado aparecen una lista de lugares donde “condiciones inestables  y prolongadas hacen que un país sea peligroso o de alto riesgo. Y estas condiciones  llevan a esta institución a recomendar que los estadounidenses eviten o consideren el riesgo de viajar a ese país. La lista está en el orden de fecha en que los países se incluyeron, pero todos están dentro de los últimos meses.

De hecho Estados Unidos cambió su sistema de alertas de viaje para asesorar a los turistas que piensan viajar. La alerta está categorizada del 1 al 4, según las condiciones de cada país. Dentro del listado se encuentran 3 países centroamericanos, los cuales a pesar de no estar catalogados en el nivel 4: “No viajar” (en el que a países como Corea del Norte, Afganistán, Irán, Iraq, Siria, Yemen, Somalía, Sudán del Sur, República Centro africana, Libia y Mali) se encuentran muy cerca, en el nivel 3.

La categoría 3 indica “Reconsiderar viaje”. Lo que significa, según el documento, “evitar viaje debido a serios riesgos para la seguridad. El Departamento de Estado provee recomendaciones adicionales para viajeros en estas áreas”. En ese grupo incluye a seis países latinoamericanos: Cuba, Venezuela, Haití, Honduras, Guatemala y El Salvador. Para cada país, el Gobierno de EE.UU. ha expuesto las razones por las que pertenecen a la categoría 3, las cuales se detalla a continuación. Así que los que vivimos en El Salvador somos ciudadanos en escala de peligro nivel tres.[1]

En cualquiera de nuestros países hay millones de personas comunes y honorables. Si bien las visitas se pueden poner en un poco más peligro que conducir en las autopistas, la mayoría de nuestros habitantes viven toda su vida en peligro de ser atrapados en el fuego cruzado entre diferentes pandillas o facciones o milicias, o entre criminales y policía o ejército. Miles pueden encontrarse bajo presión para unirse a un grupo u otro, presión que puede incluir amenazas contra sus hijos, así como contra sus propias vidas; La neutralidad no es una opción.

Para muchos la opción a tomar es huir del país en busca de mejores horizontes en otras fronteras, pero ¿qué de los que no podemos salir y debemos quedarnos en nuestras naciones? ¿Será que los cristianos tienen una mejor alternativa de vida en contextos difíciles y de amenaza? Y es que  en tal contexto, eres empujado de nuevo a la oración, a confiar en Dios y a depender.

“La primera cualidad para un comandante en jefe es una buena cabeza para recibir una impresión correcta de las cosas “, dijo Napoleón I. “Uno no debe dejarse confundir ya sea por buenas o malas noticias”. Este creo que es un buen consejo. Debemos vivir impresionados de Dios y conscientes del peligro, pero nunca al revés.

En el salmo 64 David  probablemente servía  en la corte de Saúl cuando escribió este canto (1 Sam 18-20). Sabía que Saúl era su enemigo y quería matarlo y que la mayoría de los oficiales de Saúl eran en una conspiración contra él. Aunque era el Rey ungido, David no tenía autoridad para oponerse a Saúl, y finalmente tuvo que huir y  esconderse en el desierto. La gente nos da todo tipo de problemas, pero nuestra batalla no es contra carne y sangre, sino contra Satanás y su anfitriones (Efesios 6: 10). Este salmo nos enseña  cómo vivir en contextos de peligro.  Hay cuatro actitudes que usted deberá tomar para poder sobrevivir en países de alto grado de conflictividad.

La primera cosa es, mantenga sus ojos en el Señor: Un llamado a confiar. (vv. 1–2)

Por lo que más quiera confíe en  la protección del Señor. Con frecuencia David se dirigió al Señor diciendo: “Oye mi voz “o” Escúchame cuando te llame “, no porque Dios no estaba prestando atención sino porque David estaba en serios problemas  y percibía que la vista de Dios se había apartado de él.  (4: 1; 5: 3; 27: 7; 28: 2; 39:12; 54: 2; 55:17; 61: 1; 64: 1; 140: 6; 143: 1). La palabra traducida “oración” (v. 1 RV60) también significa “queja” o “problema” (ver 142: 2). David no le pidió a Dios que cambiara las circunstancias, sino que pidió que fortaleciera su propio corazón y lo librara del miedo. Debemos tener muy claro que el temor al Señor nos moviliza, pero el miedo al hombre nos paraliza. Como un joven cortesano, amado por la gente pero envidiado y odiado por el rey, David enfrenta dos problemas: la conspiración secreta de Saúl y sus oficiales, y el “tumulto” abierto (v

Cuando uno revisa las advertencias de viaje actuales que el Departamento de Estado de USA hace, no queda más que dar un suspiro y convencerse de que vivimos en un mundo peligroso. En la publicación del de Departamento de Estado aparecen una lista de lugares donde “condiciones inestables y prolongadas hacen que un país sea peligroso o de alto riesgo. Y estas condiciones llevan a esta institución a recomendar que los estadounidenses eviten o consideren el riesgo de viajar a ese país. La lista está en el orden de fecha en que los países se incluyeron, pero todos están dentro de los últimos meses.
De hecho Estados Unidos cambió su sistema de alertas de viaje para asesorar a los turistas que piensan viajar. La alerta está categorizada del 1 al 4, según las condiciones de cada país. Dentro del listado se encuentran 3 países centroamericanos, los cuales a pesar de no estar catalogados en el nivel 4: “No viajar” (en el que a países como Corea del Norte, Afganistán, Irán, Iraq, Siria, Yemen, Somalia, Sudán del Sur, República Centroafricana, Libia y Mali) se encuentran muy cerca, en el nivel 3.
La categoría 3 indica “Reconsiderar viaje”. Lo que significa, según el documento, “evitar viaje debido a serios riesgos para la seguridad. El Departamento de Estado provee recomendaciones adicionales para viajeros en estas áreas”. En ese grupo incluye a seis países latinoamericanos: Cuba, Venezuela, Haití, Honduras, Guatemala y El Salvador. Para cada país, el Gobierno de EE.UU. ha expuesto las razones por las que pertenecen a la categoría 3, las cuales se detalla a continuación. Así que los que vivimos en El Salvador somos ciudadanos en escala de peligro nivel tres.
En cualquiera de nuestros países hay millones de personas comunes y honorables. Si bien las visitas se pueden poner en un poco más peligro que conducir en las autopistas, la mayoría de nuestros habitantes viven toda su vida en peligro de ser atrapados en el fuego cruzado entre diferentes pandillas o facciones o milicias, o entre criminales y policía o ejército. Miles pueden encontrarse bajo presión para unirse a un grupo u otro, presión que puede incluir amenazas contra sus hijos, así como contra sus propias vidas; La neutralidad no es una opción.
Para muchos la opción a tomar es huir del país en busca de mejores horizontes en otras fronteras, pero ¿qué de los que no podemos salir y debemos quedarnos en nuestras naciones? ¿Será que los cristianos tienen una mejor alternativa de vida en contextos difíciles y de amenaza? Y es que en tal contexto, eres empujado de nuevo a la oración, a confiar en Dios y a depender.
“La primera cualidad para un comandante en jefe es una buena cabeza para recibir una impresión correcta de las cosas “, dijo Napoleón I. “Uno no debe dejarse confundir ya sea por buenas o malas noticias”. Este creo que es un buen consejo. Debemos vivir impresionados de Dios y conscientes del peligro, pero nunca al revés.
En el salmo 64 David probablemente servía en la corte de Saúl cuando escribió este canto (1 Sam 18-20). Sabía que Saúl era su enemigo y quería matarlo y que la mayoría de los oficiales de Saúl eran en una conspiración contra él. Aunque era el Rey ungido, David no tenía autoridad para oponerse a Saúl, y finalmente tuvo que huir y esconderse en el desierto. La gente nos da todo tipo de problemas, pero nuestra batalla no es contra carne y sangre, sino contra Satanás y su anfitriones (Efesios 6: 10). Este salmo nos enseña cómo vivir en contextos de peligro. Hay cuatro actitudes que usted deberá tomar para poder sobrevivir en países de alto grado de conflictividad.

La primera cosa es, mantenga sus ojos en el Señor: Un llamado a confiar. (vv. 1–2)
Por lo que más quiera confíe en la protección del Señor. Con frecuencia David se dirigió al Señor diciendo: “Oye mi voz “o” Escúchame cuando te llame “, no porque Dios no estaba prestando atención sino porque David estaba en serios problemas y percibía que la vista de Dios se había apartado de él. (4: 1; 5: 3; 27: 7; 28: 2; 39:12; 54: 2; 55:17; 61: 1; 64: 1; 140: 6; 143: 1). La palabra traducida “oración” (v. 1 RV60) también significa “queja” o “problema” (ver 142: 2). David no le pidió a Dios que cambiara las circunstancias, sino que pidió que fortaleciera su propio corazón y lo librara del miedo. Debemos tener muy claro que el temor al Señor nos moviliza, pero el miedo al hombre nos paraliza. Como un joven cortesano, amado por la gente pero envidiado y odiado por el rey, David enfrenta dos problemas: la conspiración secreta de Saúl y sus oficiales, y el “tumulto” abierto (v. 2 nasb) de quienes querían quedar bien con Saúl oprimiendo a David. “Insurrección” en el verso 2 (RV60) no sugiere la rebelión de Absalón, pero más bien lo que se describe en 2: 1–2 y 31:13. Mentiras sobre David se pasaban de persona a persona. David sabía que no estaba a salvo en la corte de Saúl. Tanto su vida y su reputación estaba siendo atacada, y solo la Señor podría rescatarlo.
Vivimos en un país asediado por las pandillas y la extorsión. No digamos la muerte y la inseguridad. Vemos situaciones reales en nuestras calles y oímos historias aterradoras en nuestra sociedad salvadoreña. Los medios se encargan de introducir la información de tal manera que nos saturamos de problemas y rumores que nos hacen desfallecer. Debemos como David no quitar los ojos del Señor. Una vez más recuerde el temor a Dios nos moviliza y el temor al hombre nos paraliza.
La segunda cosa es, pida la sabiduría del Señor: Un llamado a discernir (vv. 3–6)
David sabía exactamente lo que el enemigo estaba diciendo y haciendo. Necesitamos saber la estrategia de Satanás cuando Él nos ataca (2 Corintios 2:11). Como león, él viene a devorar (1 Pedro 5: 8), y como serpiente, viene a engañar (2 Corintios 11: 1–4), y una de sus armas principales es la acusación y la intimidación (Ap. 12:10; Zacarías 3). David comparó las lenguas de sus enemigos a las espadas (55:21; 57: 4; 59: 7) y sus palabras a flechas envenenadas (57: 4; Proverbios 25:18; 26: 18–19; Jeremías 9: 8). Pero también le pusieron trampas. Confiando en que nadie sabía lo que estaban haciendo, sino solo el Señor (10:11, 13; 12: 4; 59: 7). David sabía que el corazón humano es “Profundo” (“astucia”, NIV; ver Jeremías 17: 9) y que hay siempre nuevos peligros para evitar, por lo que buscaba constantemente a Dios y su discernimiento. Necesitamos la sabiduría del Señor al tomar decisiones. Santiago 1: 5 es una gran promesa de reclamar!
La tercera cosa es sostente en el Señor para la victoria: un llamado a fortalecer (vv. 7–8)
Dependiendo del Señor y obedeciendo sus instrucciones, David confiaba en que Dios derrotaría a sus enemigos. “Sé fuerte en el Señor, y en el poder de su fuerza” (Ef. 6:10). Los enemigos de David lanzaron flechas a él de repente (vv. 3–4), por lo que el Señor disparó repentinamente flechas sobre ellos (v. 7). Trataron de hacerle tropezar y atraparlo (v. 5). Entonces el Señor hizo que los enemigos de David tropezaran y cayeran (v. 8 NVI). Dios usaría su propia lengua como espada para luchar contra ellos, y ellos terminaría en vergüenza y desgracia (v. 8). Las armas que el enemigo usa contra nosotros, el Señor usa para derrotarlos. Así que fortalezca en Dios, usted tiene la victoria.
La cuarta cosa Da gloria al Señor: Un llamado a adorar (vv. 9–10)
Mientras la nación observaba la derrota de los enemigos de David. y su exaltación como rey, todo trajo gran gloria a El Señor. Algunas personas se pusieron de pie y negaron con la cabeza cubiertos de incredulidad (v. 8a). Alguien dijo: “Si puedes explicar lo que está pasando, el Señor no lo hizo”. ¡La fe espera ver a Dios hacer lo imposible! La nación tenía un nuevo temor del Señor al ver el pecado juzgado y su rey piadoso reivindicado (59: 9–13). La gente alabó el Señor por lo que había hecho, y como adoraban, meditaban en su carácter y en su fines No basta con conocer las obras de la Señor; También debemos buscar entender su camino y aprende a complacerlo (103: 6–7). La gran preocupación de David era que el Señor fuera glorificado, y por eso Dios lo bendijo. ¡Alegrarse!
Vivimos tan lleno de malas noticias que nos cuesta expresar cosas buenas en nuestras bocas. Adorar a Dios nos quitar el mal sabor de las malas palabras y de las palabras negativas. No olvide agradecer y adorar a Dios.

En realidad este salmo nos empuja a orar por las personas que viven todo el tiempo en aquellos países que el Departamento de Estado sugiere que pueden ser demasiado peligrosos para su visita, y nos ayuda a ver cómo orar.
Usted que lee esto probablemente vive en un lugar peligroso y está atravesando por esta experiencia. Supongamos que no es la primera vez que vas a través de esta experiencia, o supongamos que le ha pasado a alguien dentro de su familia o alguien más en su vecindario. Supongamos que eres capaz de recordar la manera milagrosa en que estas personas escaparon del destino que los estaba amenazando. Sabes acerca de la forma en que los asaltantes fueron atrapados por su propia cuenta. Escuchaste la historia y sabes cómo cayeron de rodillas con asombro y alabanza a Dios. Debes recordar entonces que todo lo que puedes hacer cuando el peligro ha llegado es depender de Dios. Regocíjate en Dios y vuelve a él, confía en él y ruega que te escuche y te proteja y te esconda. Debes saber que a veces las personas que acuden a Dios para ser protegidos son asesinadas de todas maneras. También sabes que a veces Dios lo hace. Rescata y protege, espero que Dios pueda escuchar tu oración en esta ocasión en medio de un país peligroso.
Recuerda siempre confiar, discernir, fortalecer y adorar en cada circunstancia adversa que vivas. El temor a Dios moviliza pero el temor al hombre parali

. 2 nasb) de quienes querían quedar bien con  Saúl oprimiendo a David. “Insurrección” en el verso 2 (RV60) no sugiere la rebelión de Absalón, pero más bien lo que se describe en 2: 1–2 y 31:13. Mentiras sobre David se pasaban de persona a persona. David sabía que no estaba a salvo en la corte de Saúl. Tanto su vida y su reputación estaba siendo atacada, y solo la Señor podría rescatarlo.

Vivimos en un país asediado por las pandillas y la extorsión. No digamos la muerte y la inseguridad. Vemos  situaciones reales en nuestras calles y oímos historias aterradoras en nuestra sociedad salvadoreña. Los medios se encargan de introducir la información de tal manera que nos saturamos de problemas y rumores que nos hacen desfallecer. Debemos como David no quitar los ojos del Señor. Una vez más recuerde el temor a Dios nos moviliza y el temor al hombre nos paraliza.

La segunda cosa es, pida la sabiduría del Señor: Un llamado a discernir (vv. 3–6)

David sabía exactamente lo que el enemigo estaba diciendo y haciendo. Necesitamos saber la estrategia de Satanás cuando Él nos ataca (2 Corintios 2:11). Como león, él viene a devorar (1 Pedro 5: 8), y como serpiente, viene a engañar (2 Corintios 11: 1–4), y una de sus armas principales es la acusación y la intimidación (Ap. 12:10; Zacarías 3). David comparó las lenguas de sus enemigos a las espadas (55:21; 57: 4; 59: 7) y sus palabras a flechas envenenadas (57: 4; Proverbios 25:18; 26: 18–19; Jeremías 9: 8). Pero también le pusieron trampas. Confiando en que nadie sabía lo que estaban haciendo, sino solo el Señor (10:11, 13; 12: 4; 59: 7). David sabía que el  corazón humano es “Profundo” (“astucia”, NIV; ver Jeremías 17: 9) y que hay siempre nuevos peligros para evitar, por lo que buscaba constantemente a Dios y su discernimiento. Necesitamos la sabiduría del Señor al tomar decisiones.  Santiago 1: 5 es una gran promesa de reclamar!

La tercera cosa es sostente en el Señor para la victoria: un llamado a fortalecer (vv. 7–8)

Dependiendo del Señor y obedeciendo sus instrucciones, David confiaba en que Dios derrotaría a sus enemigos. “Sé fuerte en el Señor, y en el poder de su fuerza” (Ef. 6:10). Los enemigos de David lanzaron flechas a él de repente (vv. 3–4), por lo que el Señor disparó repentinamente flechas sobre ellos (v. 7). Trataron de hacerle tropezar y atraparlo (v. 5). Entonces el Señor hizo que los enemigos de David tropezaran y cayeran  (v. 8 NVI). Dios usaría su propia lengua como espada para luchar contra ellos, y ellos terminaría en vergüenza y desgracia (v. 8). Las armas que el enemigo usa contra nosotros, el Señor usa para derrotarlos. Así que fortalezca en Dios, usted tiene la victoria.

La cuarta cosa Da gloria al Señor: Un llamado a adorar (vv. 9–10)

Mientras la nación observaba la derrota de los enemigos de David. y su exaltación como rey, todo trajo gran gloria a El Señor. Algunas personas se pusieron de pie y negaron con la cabeza cubiertos de incredulidad (v. 8a). Alguien dijo: “Si puedes explicar lo que está pasando, el Señor no lo hizo”. ¡La fe espera ver a Dios hacer lo imposible! La nación tenía un nuevo temor del Señor al ver el pecado juzgado y su rey piadoso reivindicado (59: 9–13). La gente alabó el Señor por lo que había hecho, y como adoraban, meditaban en su carácter y en su fines No basta con conocer las obras de la Señor; También debemos buscar entender su camino y aprende a complacerlo (103: 6–7). La gran preocupación de David era que el Señor fuera glorificado, y por eso Dios lo bendijo. ¡Alegrarse!

Vivimos tan lleno de malas noticias que nos cuesta expresar cosas buenas en nuestras bocas. Adorar a Dios nos quitar el mal sabor de las malas palabras y de las palabras negativas. No olvide agradecer y adorar a Dios.

En realidad este salmo nos empuja a orar por las personas que viven todo el tiempo en aquellos países que el Departamento de Estado sugiere que pueden ser demasiado peligrosos para su visita, y nos ayuda a ver cómo orar.

Usted que lee esto probablemente vive en un lugar peligroso y  está atravesando por esta experiencia.  Supongamos que no es la primera vez que vas a través de esta experiencia, o supongamos que le ha pasado a alguien dentro de su familia o alguien más en su vecindario. Supongamos que eres capaz de recordar la manera milagrosa en que estas  personas escaparon del destino que los estaba amenazando. Sabes acerca de la forma en que los asaltantes fueron atrapados por su propia cuenta.  Escuchaste la historia y sabes cómo cayeron  de rodillas con asombro y alabanza a Dios. Debes recordar entonces que todo lo que puedes hacer cuando el peligro ha llegado es depender de Dios. Regocíjate en Dios y vuelve a él, confía en él y ruega que te escuche y te proteja y te esconda. Debes  saber que a veces las personas que acuden a Dios para ser  protegidos son asesinadas de todas maneras. También sabes que a veces Dios lo hace. Rescata y protege, espero que Dios pueda escuchar tu oración en esta ocasión en medio de un país peligroso.

Recuerda siempre confiar, discernir, fortalecer y adorar en cada circunstancia adversa que vivas. El temor a Dios moviliza pero el temor al hombre paraliza

[1] https://www.elsalvador.com/noticias/internacional/437540/el-salvador-entre-los-destinos-mas-peligrosos-para-viajar-advierte-ee-uu/

Anuncios

Bien Encaminados en la Verdad…

 

Resultado de imagen para yo soy la verdad

“…Bien Encaminados en la Verdad…”

Hechos 15

 

Hemos dicho que  una iglesia está bien encaminada cuando defiende la libertad, pero también cuando presenta la verdad, ama la igualdad y finalmente sostiene la unidad.

En segundo lugar una iglesia está  bien encaminada cuando presenta la verdad.

Ayer escuchaba el discurso inaugural del nuevo presidente de México. Y entre sus 100 puntos del discurso hubo una frase que me llamó la atención. Entre las muchas declaraciones sorprendentes que hizo dijo: “Al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie” Buena expresión que creo que podría adaptar al tema que estamos por ver. Es decir en asuntos de la verdad se podría establecer “al margen de la verdad nada y por encima de la verdad nadie” ¡Que tremendo reto!

Quiero que nos enfoquemos en tres elementos importantes dentro del pasaje y con ayuda de otros pasajes. La primera es ¿qué es la verdad? ¿Por qué se defiende la verdad? , tercero, ¿cómo se defiende la verdad? Y finalmente ¿para que se defiende la verdad?

En primer lugar, ¿qué es la verdad?

En el pasaje uno puede notar que los judíos estaban tratando de combinar una antigua tradición con una nueva verdad. Era como si para ellos la vida espiritual era tener lo mejor de los dos mundos. Por esta razón desean añadir a la gracia de Dios la señal del pacto abrahámico.

Una de las grandes herramientas para poder desarrollar fe en Dios es tener la confianza en la Palabra de Dios y sus promesas. Muchas personas quieren obedecer a Dios pero no saben cómo hacerlo, ya que tienen muchas dudas con respecto a cómo conocer la voluntad de Dios y como conocer la Palabra de Dios. Eso los lleva a tener una vida sometida a mentiras y como consecuencia a una vida de esclavitud.

Antes de entrar en detalle de la defensa de la verdad debemos establecer entonces una apología de la verdad desde la perspectiva de la Biblia. Quiero que veamos a lo menos tres principios para permanecer en la verdad a pesar de las mentiras a mí alrededor. Para eso quiero que veamos Juan 8:30-47. Y veamos que dice Jesús al respecto. 31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; 32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. En Juan 8:30-47, Jesús establece que no puede haber verdadera libertad sino en Jesucristo. ¿Qué es la libertad? En este pasaje Jesús establece tres afirmaciones que apuntan hacia una verdadera libertad si estamos basados en la verdad. Este concepto lo vimos en el punto anterior. Porque hay muchas personas que saben lo que es salvación pero no saben lo que es libertad. Y esa es una de las más grandes debilidades de cada uno de nosotros. ¿Qué es ser libre? ¿Qué es seguir la verdad?

Según el pasaje anterior podemos decir que la verdad EXISTE.

Dice: “Conoceréis la verdad”. La palabra “VERDAD” va acompañada de un artículo definido. Es decir “conoceréis la verdad”. No conoceréis algunos hechos, algunos detalles, algún conocimiento verdadero. Hay algo llamado la verdad. Y Satanás lo ha negado. De hecho Dios nos ha dado la verdad en tres dimensiones importantes. Jesucristo dijo “…tú  palabra es verdad” (Juan 17:17). Así que la Biblia es la verdad. Luego Jesucristo dijo: “Yo soy la verdad” así que Jesús es la verdad. (Juan 14:6). Y luego dijo que El Espíritu es la verdad (1 Juan 5:6), así que el Espíritu también es la verdad.  O sea que  resumiendo, la Biblia es la verdad, Jesucristo es la verdad, y el Espíritu Santo es la verdad. Estas tres evidencias trabajan en conjunto. Muchas personas dicen que El Espíritu les manda a hacer algo pero contradice lo que la Palabra verdadera dice. El Espíritu Santo y la Palabra Santa y Jesucristo el Santo siempre trabajan en conjunto. Nunca contradicen uno al otro. Cualquier cosa que El Espíritu Dios haga será complementada por la Palabra de Dios y traerá Gloria al Hijo de Dios. Porque El Espíritu Santo vino para glorificar a Cristo y enseñar la Biblia. Así que existe una verdad. Usted podrá decir yo voy a vivir mi vida creyendo otra cosa. Si usted cree en algo aparte de la Palabra de Dios no cree en la verdad y su vida estará regida por la mentira. Si usted cree en algo contrario al Hijo de Dios, no está creyendo en la verdad, si usted cree en algo contrario al Espíritu de Dios no está creyendo en la verdad. Y la razón porque la gente y aún la iglesia hoy están tan emproblemada es porque se han alejado de esa verdad.

Pero en segundo lugar  LA VERDAD  se CONOCE.

 La verdad no es algo escondido. Es algo que puede ser buscado, la verdad puede ser conocida. Jesús dice que si se pude conocer la verdad. La palabra “conoceréis” no necesariamente significa entendimiento intelectual. La palabra conocer aquí se refiere “conocimiento íntimo” entre una persona y Dios. La palabra conocer aquí es la que se usa para describir la relación íntima entre los esposos.  Adán conoció a su mujer dice Génesis, y es el mismo concepto. “Conocer” no es un simple asentimiento de información. Eso era lo que estos seguidores le decían en este contexto. Nosotros conocemos, nosotros creemos, etc. Y Jesús les dice: “Un momento si ustedes permanecen en mis palabras” será la prueba de que ustedes son verdaderos creyentes. No necesariamente porque haya personas que acepten intelectualmente la verdad han nacido de nuevo. Porque si entiendo correctamente la palabra “conocer” esto involucra compromiso total.  Ahora aquí Jesús les dice quiero que se comprometan con la verdad de tal manera que la verdad los controle y así vivan una vida verdadera.  Ahora recuerde usted que mencionamos anteriormente que hay tres dimensiones de esa verdad. Primero está la Palabra de Dios es verdad, luego el Hijo de Dios es verdad, y en tercer lugar El Espíritu de Dios es verdad. ¿Sabe usted porque Dios nos dio la verdad en estas tres ediciones? Porque estas tres ediciones de la verdad responden a  diferentes partes interior del hombre.  Dios me ha dado la verdad en su palabra, porque tengo un libro que necesito estudiar.  Dios me ha dado  a su Hijo como la verdad para que haya una persona a que amar. Dios me ha dado su Espíritu como verdad para que someta mi voluntad, y tenga el poder de hacer. Así que mi mente, mi corazón y mi voluntad estén totalmente comprometidos con la verdad de Dios. Tenemos multitud de gente en las iglesias que conocen con su cabeza la verdad, pero no tienen un corazón de amor por Jesucristo, siempre tienen la biblia y los conceptos en la boca porque les encanta argumentar. Pero su conocimiento de la verdad siempre la tiene en la cabeza y toda esa presión de su cabeza intelectual tiene que salir por algún lado y por eso sale por su boca para argumentar. Todo aquel que solo tiene la biblia en la cabeza es adicto a argumentar, esa es su señal. Pero debemos entender que Jesús es la verdad porque esto nos dirige a una persona cuyo corazón de amar la verdad. Cuando los hombres de Emaús caminaban sin rumbo, una vez que Jesús los encuentra ocurre algo que los transforma. Note lo que dice el pasaje en Lucas 24:25 “Oh insensatos” (24:45-46). Es decir duros de cabeza, y luego los dirige hacia Cristo. Una vez que ellos lo logran ver, su corazón es transformado, pues aunque sabían las Escrituras, una reinterpretación de lo que sabían hacia Jesús les haría volver al camino y a la misión que su amado maestro los había enviado.  Así que con mi mente puedo entender la verdad, con mi corazón puedo amar la verdad porque Jesús es una persona que amar. y con mi voluntad puedo hacer la verdad porque el Espíritu me deberá llevar a hacer todo para la gloria del Hijo de Dios. Esto es la esencia de la vida cristiana. La vida cristiana no es dar un asentimiento intelectual a una serie de documentos, la vida cristiana no es un moverse sólo con experiencias emocionales, sino que es todo en conjunto. Con la mente aprendemos la verdad y con el corazón amamos la verdad y con la voluntad vivimos la verdad. Esto es también discipulado. Jesús dijo: “Si permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres.” He establecido que existe LA VERDAD. La Palabra de Verdad, el Hijo de Verdad y el Espíritu de Verdad. En segundo lugar que la VERDAD PUEDE SER CONOCIDA.  Pero muchos no la pueden conocer porque en algunas de las tres áreas mencionadas fallan. He conocido cristianos que pueden bosquejar libros, establecer términos, decir de memoria versículos pero su corazón está tan lleno de criticismo, odio, rencor amargura, desprecio  y no tienen amor.  He conocido cristianos que son ignorantes de la palabra de Dios, pero quieren desarrollar un amor emocional y todo es sentir y amar y aquí y allá. Todo es Dios me dijo aquí y Dios me dijo allá. He conocido personas que tienen la Palabra de Dios en su mente, tienen el amor por la verdad en su corazón pero no quieren o no desean hacer la verdad en su vida. Y a veces debo confesarlo lo he hecho yo mismo. Pero debemos entender que la verdad no es algo que solamente debemos aprender sino algo que debemos vivir. Así que la mente, el corazón y la voluntad juntos colectivamente deberán llevarnos a la verdad. Jesús establece que la desobediencia rompe la capacidad de llegar a la verdad. Una cosa importante es que cuando hacemos lo que Dios dice, entonces llegamos a entender lo que Dios dice. Muchos están esperando entender lo que Dios dice para hacerlo, y eso los paraliza para obedecer. Yo no sé usted pero uno de mis más grandes deseos y retos en la vida es crecer en el conocimiento de la verdad. Debe recordar que toda verdad proviene de Dios y toda mentira procede del Diablo. Piense en esto, toda verdad de Dios nos conduce a la libertad, toda mentira del Diablo nos conduce a la esclavitud.  La verdad siempre nos lleva a la victoria, la mentira siempre nos lleva a la derrota.

Así que existe  LA VERDAD, y esta VERDAD PUEDE SER CONOCIDA. Con la mente podemos disfrutar del conocimiento, con el corazón podemos amar la verdad pero con la voluntad podemos obedecerla, y al obedecerla Jesús dice “seréis libres”. La VERDAD EXISTE, LA VERDAD SE CONOCE.

En tercer  lugar LA VERDAD LIBERA.

Muchas personas usan la libertad como propaganda y lo que hacen es ponerla en esclavitud. Todo hombre de Dios que te pone en esclavitud no es un ministro espiritual. Por otro lado esa libertad también no debe ser confundida con anarquía. La libertad de producir es ordenada. Noten una planta como crecer. Crece por procesos ordenados y no anárquicos.   No es antinomianismo, es decir es estar en contra de la ley.  Es una libertad espiritual. Debemos recordar que Jesús les estaba enseñando esto a los fariseos que estaban bajo la esclavitud de la tradición. Ellos siempre decían: “no hagas esto, no hagas aquello” y eran religiosos y estaban bajo esclavitud. No alegría, no lea esto, no vea aquello.  Cuando su mente está en la palabra de la verdad, cuando su corazón está en el amor a la verdad y cuando su voluntad está en obedecer la verdad, entonces es usted una verdadera persona y libre totalmente. Eso fue lo que Jesús les dijo  a estos creyentes. “Oh está bien creen en mí” pero si permanecen en la Palabra seréis verdaderamente mis discípulos”.  Y conocerán la verdad. ¿Y qué pasó? Comenzaron argumentar con la verdad. La verdad no se argumenta se acepta y obedece. La verdad de Dios permanece y continúa a pesar de nuestras argumentaciones. El diablo siempre  desea que vivamos por mentiras. Esas mentiras nos llevan a una vida de esclavitud, y una de las mayores manifestaciones de la esclavitud es a través de la religiosidad, o de la religión. Es por esa razón que los fariseos se sintieron amenazados por la exposición de esta verdad de parte de Jesús. Muchas personas no desean conocer la verdad porque piensan que al hacerla les hará daño y que se perderán de lo mejor de la vida. Pero en realidad Jesús dijo que al contrario los haría libres totalmente. Y las mentiras del Diablo nos prometen que no nos hará daño y al final nos termina esclavizando. Cuando usted conoce, ama y obedece la verdad no querrá comer la basura que el Diablo le ofrece. Alguien que viva la libertad como la vivió Jesús será crucificado por alguien. Jesús dice que él es la verdad ¿cómo respondes  a esa verdad? Jesús dice que el es el único camino ¿Cómo respondes a esa verdad? Jesús dice que debes nacer de nuevo ¿cómo respondes a esa verdad? Una mente que conozca la palabra de verdad, un corazón que ame al Hijo de Dios y una voluntad que haga lo que el Espíritu de Dios le ordene y capacite hacer.

En segundo lugar ¿por qué se defiende la verdad?

Si vemos el texto uno puede observar varias razones por las cuáles Pablo y Bernabé defendieron la verdad del evangelio.  Primero, para no obstaculizar el plan de Dios.  El vrs. 7 Pedro dice  hace una reseña de cómo él había sido llamado a abrir la puerta a los gentiles.  Observe que en el vrs. 7 Pedro dice: “Dios escogió”…y luego más adelante dice “Dios conoce”…Estas dos expresiones son muy interesantes porque están asociadas con un diseño o un plan anticipado en  la mente y corazón de Dios.  La primera frase “escogió” en griego da la idea desde el principio y en base a un original. Es decir Dios tenía un diseño desde antes de la fundación del mundo. La segunda expresión “conoce” es muy interesante porque está asociada con el diagnóstico del corazón. En ese sentido si nosotros no defendemos la verdad bloqueamos lo que Dios decidió y lo que Dios determino en su plan.  Segundo,  no cuestionar el propósito de Dios.  Si observamos en el vrs. 10 se usa la expresión “¿Por qué tentáis a Dios?” La expresión es poner a prueba a Dios, pero de una manera altanera, es cuestionarlo con nuestras argumentaciones. Pero una tercera cosa tiene que ver es para no distorsionar la Palabra de Dios. El vrs. 7 Pedro dice: “oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen”…y luego en el vrs. 11 “antes creemos que por la gracia  del Señor Jesús seremos salvos”… Dios ya les había dado una palabra de buenas nuevas, era nuevas de gran gozo y de libertad pero ellos ahora querían poner una cerviz que ni ellos habían podido llevar. Era distorsionar toda la esencia del evangelio en la gracia de Dios.

En tercer lugar ¿cómo se defiende la verdad?

Damas y caballeros, estos son mis principios. Si no les gustan tengo otros…solía decir Groucho Marx, uno de los más grandes comediantes que han existido.  La gente no defiende ni su posición ni sus principios, sobre todo cuando se trata de la posición cristiana. La primera expresión habla de que tanto Pablo y Bernabé estaban muy claros en su posición como creyentes defensores de la gracia de Dios. ¿Cómo se defiende la verdad? con una posición sólida. Observe la expresión “discusión”, su raíz incluye la expresión tesis. Es decir Pablo y Bernabé estaban claros en su tesis cristiana. La segunda cosa es la palabra “contienda”. Esta expresión denota precisión.  Pablo y Bernabé defendieron su posición con pasión y determinación. La expresión en griego determina una síntesis de su creencia de una manera clara y precisa. Tercero la verdad se defiende con proposición. El pasaje demuestra que la controversia era muy difícil así que propusieron mejor llevarlo a una discusión de mayores proporciones. Eso significa que debía involucrar a mayor y mejor liderazgo de la iglesia de Jerusalén. Es una proposición abierta y cordial, de tal amanera que los que discutían fueron “bien recibidos por los de la iglesia” (vrs.4). Gracias a Dios al final la propuesta fue de Dios y el conflicto se resolvió por un tiempo.

En cuarto lugar ¿para qué defendemos la verdad?

En primer lugar lo hacemos para defender el crecimiento de los   hermanos. El vrs. 3 y otros  muestran que el defender la verdad era hacer iguales a los gentiles y romper una desigualdad y superioridad espiritual en la iglesia de Cristo. Para honrar  las obras  Dios.  El texto dice en dos oportunidades que los apóstoles refirieron  todas las cosas que Dios había hecho con ellos. (vrs. 4 y 12). Dios se había manifestado de una manera extraordinaria sin necesitar la ley de Moisés, no se podía dejar de adorar a Dios por eso. Para exaltar la gracia de Jesús. Al final la meta máxima era declarar que la gracia de Dios era superior a cualquier sistema humano y por lo tanto no se le debía agregar absolutamente nada a lo que Dios ya había hecho.

Bien encaminados en la libertad

Imagen relacionada

 

En mis años de niño explorador (casi 10 años) tuve muy buenas experiencias en mis campamentos. Recuerdo uno muy especial en el campo escuela de Palma Chalatenango. Debía pasar mi prueba para primera clase que incluía una caminata de 24 kilómetros en la noche  guiados solamente por las estrellas y una brújula. Éramos tres los que estábamos pasando la prueba. Llego un momento en la madrugada en que nos sentimos perdidos en las montañas de Chalatenango. Hacía frío y estábamos cansados. Nos sentimos bastante desanimados porque sentíamos que habíamos llegado al límite de nuestras habilidades. Cuando ya empezaba amanecer, por la vereda donde nos habíamos quedado logramos divisar la figura de una persona. A medida que se acercaba nos dimos cuenta que era una señor ya avanzado en edad, que iba con su machete a trabajar. Cuando se nos acercó nos saludó amablemente y nos preguntó que hacíamos por esos rumbos. Le contamos de nuestra práctica, pero a la vez le dijimos que estábamos perdidos. Él nos preguntó hacia donde nos dirigíamos y le explicamos a grandes rasgos nuestro destino. Con una sonrisa nos dio que no nos preocupáramos, que él nos podía encaminar hacia el lugar. Nos dijo  que no disponía del tiempo para ir con nosotros hasta el mismo lugar pero que si seguíamos sus instrucciones podríamos llegar fácilmente. Lo primero que hizo fue sacarnos de esa vereda a un lugar alto. Desde ese lugar nos señaló la ruta que debíamos tomar, hacia qué dirección debíamos caminar. Por otro lado nos señaló que más adelante había un puente colgante en mal estado, que no nos preocupáramos por la apariencia que si nos manteníamos en el lado derecho del puente se podía cruzar perfectamente. Por otro lado nos dijo que al salir del puente entraríamos en un bosque muy denso y se si nos manteníamos viendo una peña que sobresalía de la montaña no había donde perderse. Por último dijo que ya que andábamos con pantalones cortes las medias del uniforme nos la debíamos subir para que las espinas de algunos árboles no nos dañaran y que si teníamos chumpas o suéteres necesitábamos ponérnoslas para que nos protegieran los brazos y las manos. Dijo que caminaría un rato con nosotros hasta que estuviéramos bien encaminados…gracias a la ayuda de este señor pudimos llegar nuestro destino sanos y salvos.

Al recordar a este señor en estos días me doy cuenta la importancia de que alguien sepa bien el camino y nos dirija en nuestro propio camino. Me parece que esta situación que relato es como una metáfora que nos enseña que la mayor meta de la iglesia es encaminarnos bien para nuestro propio destino y para que sobrepasemos nuestras propias peregrinaciones.

De hecho el pasaje que hoy vamos a estudiar tiene que ver precisamente con este concepto. ¿Qué es la meta de una iglesia? ¿Cuál es la intención de reunirse los domingos?¿Porque estudiamos la Palabra de Dios y para qué? Según este pasaje la meta de la iglesia es encaminarnos bien para que cumplamos con nuestro viaje a cabalidad y de acuerdo a nuestro propio llamado espiritual.

Observe la expresión del vrs. 13: “…Y habiendo sido encaminados por la iglesia…”

Esta expresión “encaminados” se puede traducir bien armados, bien preparados para un viaje. Lo curioso es que es “la iglesia” quién los encamina, y no un determinado líder o pastor.  ¿Cómo sabemos que una iglesia está bien encaminada? ¿Cómo sabe un cristiano que realmente va por buen camino? Una iglesia está bien encaminada cuando defiende la libertad, presenta la verdad, ama la igualdad y finalmente sostiene la unidad.

 Observemos este equipamiento en este pasaje.

En primer lugar una iglesia está bien encaminada cuando defiende la libertad.

Cuando hablamos de libertad podemos estar muy influidos por conceptos que no proceden de parte de la mente de Dios.

Para muchas personas ser libre es poder hacer lo que se quiera. Para otros es una arrogancia de menosprecio sobre prácticas que se pueden hacer y las que no se pueden hacer. Por ejemplo la libertad de fumar, tomar alcohol etc. Para otros la definen en términos de libertad social y libertad de los opresores. Es una libertad de las estructuras alienantes del pecado en los sistemas sociales. Ejemplo el concepto de libertad en la teología de la liberación. Quizás algunos tengan alguna base de razón en estos planteamientos pero se quedan corto desde la perspectiva de la libertad bíblica. En el pasaje la libertad que tanto Pablo como Bernabé defienden está centralizado en cuatro cosas. Primera la presión de las personas, esto es la presión mental. Segunda la sociedad, que es una presión social, tercera las ideas que es una presión estructural y finalmente los ritos que es una presión espiritual.

La presión En el pasaje dice que “algunos que venían”. Puede usted observar como la mayoría de veces que las personas presionan son una minoría. No era un grupo muy grande pero tenían la capacidad de desestabilizar a la congregación. ¿Por qué un grupo pequeño puede presionar tanto que uno pierde su libertad? Los núcleos de poder siempre están centralizados en la manipulación de las minorías. Nos intimidan sus propuestas, sus ideas porque simplemente les otorgamos el poder para hacerlo. ¿Cuántas congregaciones son dirigidas y asfixiadas en su libertad por pequeños grupos de poder que se enseñorean de ellos? Si una cosa es clara el enemigo puede utilizar grupos pequeños de personas para derribar nuestra libertad en Cristo. La segunda presión es la social.El concepto es que ellos venían de Judea. Ellos eran de trasfondo de la iglesia en Jerusalén. Esta iglesia era fuerte y era la iglesia mayor en el plan de Dios. Se habían atribuido ser superiores por el simple hecho de que tenían alcurnia y tradición superior sobre los nuevos creyentes. De hecho la expresión “venían” es katerjomai que se puede traducir  “venir de arriba”. Por esa tradición se auto adjudicaban el poder de decidir sobre ellos. ¿Cuántas personas por que trasfondo social gobiernan nuestras iglesias, porque les hemos otorgado el liderazgo por su título, su ascendencia denominacional y su pedigree evangélico? Pero esto es dentro de la iglesia, pero ¿qué de afuera? La sociedad cada vez más está presionando para aceptar sus agendas LGBT, sus corrientes sociales y empresariales que ven a la iglesia como una organización de izquierda o como una empresa a la que se le debe gerenciar. La tercera presión es la estructural.  El pasaje señala  “enseñaban a los hermanos”. La expresión enseñar es un verbo en tiempo imperfecto que denota una práctica ya establecida y continua. ¿Por qué permitimos en nuestras iglesias enseñar a personas que las van dañar con estructuras mentales dañinas? ¿Por qué no los paramos? Simplemente porque tenemos temor a levantarnos en contra de lo que se opone a Cristo. Muchos de nosotros ni siquiera tenemos discernimiento para rechazar ideas humanas. Simplemente las aceptamos y nos atan de tal manera que pensamos que es lo normal y nos acostumbramos a vivir de esa forma. ¿Cuántas estructuras humanas dañinas hay en nuestras congregaciones? Para serles honestos más de las que quisiera…

La cuarta es la presión del rito. Es la presión espiritual.Si observamos el texto para los judíos circuncidarse era un rito muy especial. Eso les daba identidad, con eso se sentían judíos puros. Pero también les daba seguridad porque el dolor y el sacrificio generaban un pago por ser judío. Por lo tanto no podía ser tan fácil ser cristiano, así como no era tan fácil ser judíos. Debían de sentir que estaban pagando un precio. El diablo puede traer muchas ataduras espirituales por el rito en lugar de la frescura de Cristo.

¿Cómo iglesias como podemos disfrutar de la libertad que Dios nos ha dado?

Primero, en el pasaje hemos visto que perdemos nuestra libertad cuando una persona o varias nos controlan. Si dejamos que una persona sea la que determine nuestro destino, nos imponga su agenda, sus sentimientos, su culpa, sus caprichos entonces simplemente estaremos sometidos a un yugo que equivale al yugo de la ley. La ley de una persona.Usted debe entender que el único que puede ejercer control sobre su vida es Dios. De hecho es el Espíritu Santo quien está llamado a controlarlo. ¿Lo dejará que él lo haga?

Segundo, en el pasaje perdemos nuestra libertad cuando el mundo nos moldea.Cuando somos permeados por los preceptos del mundo perdemos los principios del reino. Este pensamiento mundano puede ser desde lo más sutil hasta lo más abusivo. La Biblia insiste que nosotros tenemos la mente de Cristo. ¿Qué es tener la mente de Cristo?

La Biblia es uno de los métodos que Dios ha usado durante mucho tiempo para hablarnos a través de ella el señor nos aconseja de cómo vivir de acuerdo a su voluntad; para establecer sus diseños celestiales en nuestras vidas, cómo debemos actuar y pensar; tal cual como él lo hace, el Señor nos dice específicamente en (1 Corintios 2:16)” ¿Quién conoció la mente del señor? ¿Quién lo instruirá? Pues bien, nosotros tenemos la mente de Cristo.”Este pasaje quiere decir que todos los hijos de Dios que han confesado que Jesús es su Señor y salvador poseen su mente. Entonces esto significa que deberíamos pensar como él piensa mirar como él mira, evaluar como él lo hace. Ser transformados a la manera de Jesús.

Tercero, en el pasaje perdemos nuestra libertad cuando las ideas humanas nos formatean. Las ideas son reflejo de nuestro pensamiento. En nuestro pensamiento puede haber varias fuentes de influencia. Primero, puede ser las ideas mías. Estas se pueden generar dentro de mi cerebro de una manera automática. Este tipo de ideas que yo tengo las adquiero con el correr del tiempo y me dan forma a lo que soy ahora. Muchas de ellas me ayudan en mi identidad y me producen seguridad. Segundo, pueden ser del enemigo.Estas pueden venir disfrazadas por medio de tentaciones. Estas se manifiestan de una manera clara en lo que Pablo discutió en 2 Corintios 10. El establece allí que podemos tener fortalezas, argumentos, altivez y pensamientos.  La primera tiene que ver con una pared o fortaleza. Es una pared que hemos construido, puede ser levantada por el prejuicio, pensamiento limitado, un espíritu negativo o cualquier otro material pecaminoso. La segunda analogía son los argumentos. Son nuestras especulaciones. Son los guardias de nuestra fortaleza. Estos mecanismos de defensas, racionalizaciones y otros patrones de pensamiento o patrones de evaluar  que empleamos  para defendernos a nosotros mismos  de los persistentes avances de la verdad de Dios en nuestras vidas. Tercero están las “altiveces”. La imagen da la idea de algo que es levantado o exaltado. Pero por supuesto es algo que se levanta en contra  del conocimiento de Dios. Está asociado con nuestro orgullo. Finalmente pensamiento. Acompañando nuestras paredes de resistencia, nuestras racionalizaciones  que nos guardan y nuestras reacciones motivadas por el orgullo se encuentran los pensamientos que nos ha alienado y nos rebelan contra la mente de Cristo.

Pueden ser de Dios. Estas son las que nos conducen al conocimiento cada vez mayor de Jesucristo.

En cuarto lugar, en el pasaje perdemos nuestra libertad cuando las tradiciones nos satisfacen.  Es el deseo de lo ritual, de lo visible y lo programado. Necesitamos la estructura ritual para poder determinar nuestro nivel espiritual. Si bien es cierto que el rito puede llegar una realidad espiritual, es peligroso en esencia porque nos hace sentirnos que debemos pagarle algo al Dios que nos ha dado la gracia y su libertad.

He aquí una lista que puede verificar si usted es libre en su pensamiento cristiano o no…

Hay cinco características que nos demuestran que tenemos una mente atada….

  1. Prejuicio en lugar de objetividad
  2. Enfocado en lo visible en lugar de lo invisible
  3. Desarrollo en el poder del hombre que en lugar del divino
  4. Escuchando más a la gente que a Dios
  5. Percibiendo las cosas superficialmente en lugar de profundamente.

Según la teoría cibernética, hay dos tipos de cambio. El cambio de primer orden es conductual e implica hacer las cosas de modo diferente. Si deseas perder peso, comer menos y hacer más ejercicio, esos son pasos en la dirección correcta. El cambio de primer orden puede ayudarte a alcanzar el objetivo. El cambio de segundo orden es la modificación  cuántica que sucede de una sola vez. Es el cambio de paradigma que esencialmente  enmarca de modo distinto la forma en que vemos nuestros problemas.  El cambio de segundo orden es conceptual: es ver las cosas de manera distinta. El cambio de primer orden trata de la materia sobre la mente. El cambio de segundo orden trata de la mente sobre la materia. La mitad de la fe es para aprender lo  que no sabemos y la otra mitad es para desaprender lo que sabemos

Señor, te levanto las situaciones de mi vida que me preocupan. Pongo mis preocupaciones ante ti y pido Tu poderosa intervención para mostrarme qué es lo correcto cuando solo puedo ver lo que está mal. Estoy decidido a ver lo bueno, así que ayúdame a no ser cegado por mis propios miedos, dudas, deseos e ideas preconcebidas. Te pido que me reveles tu verdad en cada situación. Dame tu perspectiva Bendíceme con la habilidad de entender el panorama general y distinguir lo valioso de lo que no es importante. Cuando algo parece salir mal, ayúdame a no saltar a conclusiones negativas. Permíteme reconocer las respuestas a mis propias oraciones. Confío en ti para que me ayudes a ver la luz en cada situación.

3 Consejos para que no le impidan adorar a Dios

 

Los Salmos 26, 27 y 28 revelan el amor de David por la obra de Dios.  El santuario (26: 6–8; 27: 4–7; 28: 2), que en los días de David fue el tabernáculo en el monte Sión. Dios no permitió David construir el templo (2 Samuel 7), pero Él le dio  los planes para el templo y le ayudó a acumular del botín de la batalla gran riqueza para proporcionar material para la construcción del templo (1 Cron. 22, 28—29). Sin embargo no todos  los que se reunieron para adorar en el santuario eran sinceros en su caminar o en su adoración y algunos de ellos fueron abiertamente desobedientes y desminaron  mentiras sobre el rey. Fue esta situación la que llevó a la escritura de este salmo. En ella, David hace tres acciones para que nadie le robe su experiencia de adoración. Si somos sinceros muy pocas veces podemos adorar abiertamente y sin ningún obstáculo. Muchas personas no adoran en el culto debido a su estado interno de vida. Otros porque tienen demasiadas cosas en que desconcentrarse, de tal manera que pierden su enfoque en la verdadera razón de su adoración; Dios.

  1. Júzgame (vrs. 1-2): Deje que Dios lo juzgue

Tres palabras importantes aparecen en el vrs. 1 que nos demuestran el enfoque de David a acercarse a Dios. La primera es júzgame y la segunda es escudríñame.  Para que no me roben mi experiencia de adoración debo  evaluar primero mi vida interior.

La primera evaluación se relaciona con la palabra Júzgame. Tiene que ver con mi cualidad.

Esta primera palabra nos transporta a una corte y es en el ámbito de la legislación  en donde se me acusa de algo pero ante las evidencias no se haya nada que comprobarme que sea malo en mi conducta. Los enemigos que calumniaban a David se describen en los versículos 4–5 y 9–10. Eran malvados engañosos, hipócritas y malvados, pecadores que tramaban robar a otros e incluso aceptaban sobornos (Éxodo 25: 8; Amós 5:12).  Asesinando a los que se interponían en su camino. Pero Dios como juez no creería sus testimonios.

David el rey era un hombre piadoso, pero no todos los jueces y oficiales en el gobierno andaban con el Señor. Quizás todo esto ocurrió en el momento en que Absalón estaba tratando para tomar el trono difundiendo mentiras sobre su padre (ver 2 Samuel  14-15). David vería a estos engañosos hombres en el altar del tabernáculo, trayendo sus ofrendas, y le dolió profundamente. (Véase 119: 28, 115, 136, 150, 158.) A lo largo de la historia de Israel y la Iglesia, había una “congregación de malhechores” (v. 5; 50: 16-21) junto con la congregación de los verdaderos adoradores (v. 12), la cizaña entre el trigo (Mateo 13: 24–30, 36–41), y lobos con ropa de oveja (Mateo 7:15; Hechos 20: 26–31).

“Júzgame” significa “dame justicia, defiende mi reputación” (ver 7: 8; 35:24; 43: 1). David era un hombre de integridad (7: 8; 25:21; 41:12; 78:72), un hecho que era afirmado por el Señor mismo (1 Reyes 9: 4–5). Las personas que lo atacaron eran “disidentes” (v. 4 ) o “Hipócritas”, actores del juego que usaban máscaras para cubrirse su malvado carácter.

La segunda palabra tiene que ver con la palabra escudríñame. Tiene ver con mi calidad. Esta me transporta al campo de la educación. Habla de investigarme y pasarme un examen. Es la idea de aprobar un examen. En el texto la integridad significa integridad de carácter, una mente y un corazón indivisibles, completamente. Dedicado al Señor. Sin vacilar.

David se puso de pie  por lo que era correcto, pero las personas de doble ánimo son Inestable en todos sus caminos (Santiago 1: 8). Su vida revelaba un equilibrio de fe (“He confiado”) y obras (“He andado”), como se ordenó en Santiago 2: 14–26.

La tercera palabra tiene que ver con la palabra  pruébame. Tiene que ver con la caducidad. Y nos lleva al campo de la degustación.  La  expresión “pruébame” tiene que ver con saber algo por el olor. Esto implica que se debe a un acercamiento a algo a alguien para percibir su estado de limpieza u olor.   David quiere que aún su olor sea aprobado por Dios. ¿A que huele un cristiano? 2 Corintios 2 14-16 dice que nuestro olor  o esencia es grata. Cuando tu persona y reputación  son atacados, no está mal para reivindicarse a sí mismo, como lo hizo Pablo (2 Corintios 10-12), o no está mal pedirle  al Señor que te reivindique. No solo nos  estamos defendiendo nosotros mismos;  sino que estamos defendiendo el nombre del Señor a quien servimos. Nuestra reivindicación es “por amor de su nombre” (23: 3; 25:11).

  1. Examíname (2-8) Deje que Dios lo escudriñe.

Al igual que con las palabras de David en 18: 20–24, esto no es una expresión de justicia propia (ver Lucas 18: 9–14), sino más bien el testimonio honesto de un verdadero hombre de Dios.

Las palabras traducidas “examinar” y “intentar” se refieren a la pruebas de metales para determinar su verdadero valor y también para eliminar la escoria (12: 6; 17: 3). “Corazón y mente es” riñones y corazón “en el original, los riñones siendo el asiento de las emociones y el corazón el lugar de decisión moral. (Vea 139: 23; Filipenses 4: 7; Rev. 2:23.) La vida de David fue motivada y controlada por El amor y la verdad de Dios (fidelidad; ver 6: 4; 25: 5–7, 10; 40:10; 57: 3; Éxodo 34: 6). El Señor fue fiel a Su pacto y David fue fiel al Señor. Aunque David ocasionalmente cayó, como todos lo hacemos, la inclinación habitual de su vida era hacia el Señor  y su Palabra. Se negó a tener comunión con los hipócritas en la congregación, los “hombres de vanidad, la nada”que pretendía adorar al Señor y guarda su pacto. Esto no implica que estuviera aislado del mundo real (1 Corintios  5:10), sino más bien que no le permitió profanarlo (1: 1–2; 2 Corintios 6: 14—7: 1). Mientras que la asamblea de los impíos necesita nuestro testimonio, es con la congregación de los justos que compartimos nuestra adoración (35:18; 40: 9–10; 89: 5; 107: 32; 149: 1).

David era  equilibrado: odió,  pecó pero él amó las cosas de Dios (vv. 5, 8).  Al  caminar (vv 1, 3, 11), al estar de  pie (v. 12) y al estar sentado (v. 4), se guardó del mal (ver 1: 1).

Los impíos llegaron al santuario para esconder sus pecados y lo convirtieron en una “guarida de ladrones”, el lugar donde los criminales corren y se esconden (Mateo 21:13; Jeremías  7: 1). Pero David fue al santuario para adorar a Dios y llevar el testimonio de su gracia y misericordia. Sus manos estaban limpias (24: 4), su sacrificio fue aceptable (véase Isaías 1: 10–17), y su voz era clara cuando alabó al Señor. La limpieza proviene de la sangre de Cristo (1 Juan 1: 7, 9) y el agua de la Palabra (Efesios 5: 26–27; Juan 15: 3). Para servir a Dios aceptablemente, los sacerdotes Fueron obligados a lavarse las manos y los pies en el lavamanos. (Éxodo 30: 17-21). David fue un entusiasta adorador del Señor (ver 43: 4; 2 Sam 6: 12–23) y disfrutó sus tiempos de adoración. (En lavarse las manos para probar su inocencia, ver Deuteronomio  21: 1–9.) El rey trajo sacrificios de acción de gracias (Levítico 3: 1–17; 7: 11–38) porque amaba al Señor y la casa del Señor (27: 4–6; 42: 4; 122: 1–4, 9; 1 Crónicas  29: 3). Él glorificó a Dios en el lugar donde la gloria de Dios moraba (Éxodo 40:35). David es un buen ejemplo para nosotros a seguir en nuestra propia adoración.

Redímeme (vv. 9–12)  Deje que Dios lo redima

David no pudo evitar que los hipócritas se unieran a la congregación de adoración, pero podía ayudar a que se parecieran a ellos; así que le pidió al Señor que lo librara de ese pecado. “¡No me barráis con los malvados!” Las ovejas, las cabras, el trigo y la tara pueden mezclarse hoy, pero llega un día en que Dios los separará; en ese día, los impíos perecerán (1: 4–6; Mateo 7: 21–23; 25: 31–46). Los piadosos deben cuidarse constantemente de las influencias malignas del mundo y   especialmente de los que profesan amar a Dios. pero están utilizando la “religión” como un encubrimiento de sus pecados. Para permanecer fieles, también debemos pedirle a Dios que sea misericordioso con nosotros y nos ayude a mantener nuestra integridad. Una vez que comenzamos a vacilar (v. 1 nasb), se vuelve más fácil tropezar y cae. “Por lo tanto, el que piense que está parado, tenga cuidado, no sea que caiga” (1 Corintios 10:12 ). David estaba de pie en un terreno llano (ver 27:11; 143: 10; Isa. 40: 4). Él no dudaría.

David no quiere perderse en su mundo ni en sus pensamientos. El desea que nadie le robe la verdadera adoración a su Dios. Para esto el necesita una evaluación de su devoción. El se pone ante Dios primero que las personas a las que el ve que están mal con Dios. Segundo tiene que evaluar su vida de acción. ¿Cómo ha caminado? ¿Dónde se ha sentado? ¿Dónde se ha parado? El logra decir que ha tenido una vida de equilibrio. Finalmente para que no le roben su adoración deberá pretender mantenerse firme con convicción.

Déjeme hacerle algunas preguntas para su propia reflexión personal…

La integridad es una gran virtud: ¿cómo podemos abogar ante un absoluto? ¿Santo Dios? ¿Es esta la circunstancia de los versículos 1 al 7?

¿Podemos realmente amar a Dios sin realmente odiar el pecado? ¿Ante quién o ante quién, está el salmista tratando de demostrar su integridad? ¿Esto es normal? “La compañía que elegimos es siempre un índice de nuestro carácter” Cuando nos separamos de las restricciones sociales o civilizadas, ¿hacia dónde gravitamos? Esta es una revelación de nuestro ser real, ¿es esto cierto?

Derribado…pero no derrotado

Resultado de imagen para derribado pero no destruido

 

Millones de cristianos alrededor del mundo están conscientes de una inminente reforma de proporciones globales.  En efecto lo que están diciendo es que “La Iglesia tal como la conocemos está limitando a la Iglesia tal como Dios la quiere.”  Sorprendentemente un creciente número de iglesias está escuchando a Dios decir las mismas cosas.  Hay una renovada conciencia colectiva de revelaciones antiguas, un eco espiritual corporativo.  Hay una agenda que refleja una parte de lo que el Espíritu de Dios está diciendo a la Iglesia hoy.  Para muchos, será solamente la proverbial “pequeña nube como la palma de la mano” que Elías vio en el cielo.  Otros ya sienten la intensa lluvia cayendo.

Una de las cosas más relevantes que debemos comenzar a tomar en cuenta es que la iglesia deberá desarrollar un espíritu de persecución nuevamente. Ellos crucificaron a Jesús, el Jefe de todos los cristianos.  Hoy, sus seguidores están más obsesionados con títulos, medallas y considerarse socialmente respetables, o, peor aún, se quedan con la boca callada sin ser notados para nada por los demás.  “Bienaventurados los que padecen persecución”, dijo Jesús.  El cristianismo bíblico es una amenaza saludable al ateísmo y la pecaminosidad pagana, una conspiración contra un mundo dominado por la codicia, el materialismo, el egoísmo y toda suerte de estándares demoníacos en la ética, sexo, dinero y poder.  El cristianismo contemporáneo en muchos países es demasiado inofensivo y cortés como para ser algo que valga la pena perseguir.  Pero para los cristianos que buscan practicar de nuevo los estándares de vida del Nuevo Testamento, llamando al pecado, pecado, entonces la reacción natural del mundo ha sido, es, y será siempre de conversión o persecución.  No hay forma permanente en la que podamos acomodarnos confortablemente en zonas temporales de libertad religiosa.  Los cristianos debemos prepararnos para que seamos hallados nuevamente culpables de conspirar en contra del humanismo global, el cual es la esclavitud moderna de hacer de la diversión el centro erróneo del universo, en franca adoración al ego.  Por ello es que los cristianos empezarán a sentir la “tolerancia represiva” de un mundo que ha perdido absolutos y por tanto se resiste a reconocer y obedecer a su Creador y sus normas absolutas.  De la mano con la creciente ideologización, privatización y espiritualización de la política y la economía, los cristianos tendrán, más pronto de lo que imaginamos, la oportunidad de estar junto a Jesús en el banquillo de los acusados.  Necesitamos prepararnos ahora para el futuro, desarrollando un espíritu y una estructura a prueba de persecución.

Es precisamente este espíritu de persecución el que observamos en Hechos 14:19-28. Los discípulos han pasado de dioses a odiosos, porque gente que habían dejado atrás aparece una vez más sobre las espaldas de los discípulos que predican y establecen el Reino de Dios.

¿Cómo se desarrolla ese espíritu de persecución? ¿cómo actúa Dios en esas dimensiones de dificultad y rechazo de sus hijos?

En el pasaje encontramos cuatro esferas espirituales que nos hacen decaer sino nos cimentamos en la persona de Dios y su Palabra.

La primera tiende a debilitarnos, la segunda tiende a derrotarnos y la tercera a desanimarnos y la cuarta decepcionarnos. Cada una de estas áreas nos enseñan cuatro grandes verdades de Dios. En cuanto a debilitarnos actúa un espíritu de persuasión. Tu realidad no es igual que tu verdad.  (vrs. 18-19). En cuanto a derrotarnos actúa un espíritu de destrucción. Somos hombres de destino y no desastre. (vrs. 20-21). En cuanto a desanimarnos un espíritu de deserción. Lo patético no es lo profético (22). Y finalmente en cuanto a decepcionarnos un espíritu de tribulación.  (23-29). Tu derrota más grande es tu mayor victoria.

En primer lugar, está la esfera que tiende a debilitarnos. En ella actúa un espíritu de persuasión. (14:19-20)

El texto continúa con la narración sobre como unos judíos de las ciudades que habían dejado atrás regresaron para dañarlos y dañar su obra evangelística. Lucas utiliza una palabra interesante para “vinieron”. La expresión es enfática y denota el “estar encima de alguien”. Es soplarle en la nuca de alguien. Eso significa que la oposición si era muy fuerte. Lo curioso del incidente es que la expresión “persuadir” habla de debilitar intensamente la imagen de una persona. Estos hombres hicieron una gran labor, porque en el lapso de pocas horas lograron cambiar la impresión de ser “dioses” a ser gente que debía ser apedreada. Este espíritu de persuasión busca debilitar lo que crees de ti y lo que Dios cree de ti. Si el enemigo logra persuadirte de que no vales, que lo que pasas te lo mereces, que es por algo pasado que hiciste y no tanto por el futuro glorioso que tiene para tu vida, entonces simplemente serás paralizado en tu fe y en tu caminar con Cristo. Una de las estrategias más efectivas del enemigo es desgastar tu reputación con acusadores. Los judíos que vinieron la agarraron con los discípulos. Por otro lado, es desestimar tu acción con rumores. Si las personas realmente deciden ya hacerte daño, incluso por apedrearte es que ellos han creído que tus acciones son malas. Esa es una de las cosas que más desgasta a alguien que lucha contra un espíritu de persuasión. Para que quede claro una cosa es que alguien diga algo a la gente de ti y otra cosa es que la gente se convenza de lo que han dicho de ti es verdad y te quieran dañar. Pero hay una situación un poco más sutil que aparece en el texto. Es lo que yo llamo debilitar tu relación con Dios. Observa usted que el texto dice que al único que apedrearon fue a Pablo. ¿Y Bernabé? ¿Qué paso con él? Parece que se libró de ser apedreado. Una cosa es que participen contigo cuando dicen que sos dios y otro es que simplemente te dejen solo cuando se trata de apedrearte. Una de las armas más sutiles de debilitarnos es simplemente cuando a nosotros se nos trata más fuerte que a otros que están en la misma situación que la nuestra. ¿Porqué solo Pablo? Lo desconozco, me imagino por la relevancia de su ministerio. Pero a ciencia cierta desconozco porque soberanamente Dios sólo escogió a Pablo para ser apedreado.

Ahora bien, el texto nos relata y sobresale una frase “pensando que estaba muerto”. Y al parecer si lo estaba. Es decir, lo importante no es tanto si parece muerto o está muerto el asunto en tu vida, lo importante es que hay una esperanza de milagro y de resurrección.

Cuando venga el espíritu de persuasión te quiere hacer debilitarte en tu fe en Dios, debes entender este principio. Tu realidad no es tu verdad.  La realidad es que estaba muerto pero tu verdad es que “te levantarás” y te enfrentará a lo que te hizo morir. (vrs. 20). La palabra griega que se usa aquí, anistemi, se usa veintisiete veces en el Nuevo Testamento para las personas que resucitan de entre los muertos. Ante tu realidad (estás acabado, muerto) Dios tiene su verdad (habrá un milagro de resurrección).

En segundo lugar, está la esfera que tiende a derrotarnos. (14:21-22). En ella actúa un espíritu de Destrucción.

Si observamos las palabras que Lucas usa con respecto a lo que le está sucediendo a Pablo lo hace reflexionar sobre lo que realmente está pasando. Es un tiempo muy difícil para él. Lleno de dolor e incertidumbre. Cuatro palabras denotan la violencia contra Pablo y su aparente derrota. La primera es apedrear, la segunda es arrastrar, la tercera fuera y la cuarta “pensaron”. Son palabras que denotan que las personas nos ven como derrotados y acabados. No dan un cinco por nosotros parecemos que hemos perdido la batalla y la gente que nos odia, las circunstancias que nos acosan se burlan de nosotros y de nuestra vida. Lo hermoso del texto es que Pablo no sólo se levantó, sino que volvió al lugar de peligro desafiando en el poder de Dios que quien controlaba su vida era al que servía. Que ninguna persona podía derrotarlo si era sostenido por el poder de Dios. Regresaremos a ese lugar donde nos menospreciaron, nos golpearon con la victoria de parte nuestra.

Ante el espíritu de destrucción un principio que se levanta en el texto es que somos hombres y mujeres de destino y no de desastre. Pablo y Bernabé no terminaban en Listra, apenas empezaba su destino. El desastre fue permitido por Dios para demostrar que no nacimos para la muerte y la tragedia sino para un destino superior y glorioso. Todo desastre aparente en nuestras vidas, si lo entregamos a Dios nos acercará más y mejor al destino glorioso que Jesús tiene para nosotros.

En tercer lugar, está la esfera que tiende a desanimarnos. En ella actúa un espíritu de deserción (23-24).

Pablo y Bernabé tuvieron un último encuentro con los hermanos de Listra. No los podía dejar con una sensación de derrota o de temor o de desánimo. Lucas utiliza la expresión “confirmando los ánimos de los discípulos”. Literalmente se puede traducir “confirmando el espíritu de discipulado”. ¿Qué es este espíritu de discipulado? La gente del NT entendía que discipulado era una transformación de vida que se daba cuando las personas podían ser leales a Cristo bajo cualquiera circunstancia. Se trataba de permanecer en la fe y en el camino a pesar de las muchas tribulaciones. Lo interesante del texto es que hay dos dimensiones en el espíritu de discipulado según este pasaje. La primera tiene que ver con la fe o la confianza de nuestro conocimiento de Dios y la segunda tiene que ver con la Palabra y su declaración profética y anticipada de lo que es el costo de vivir un espíritu diferente para Dios, en contraste del mundo. Antes de ser llamados cristianos, los seguidores de Jesucristo eran llamados “El Camino”.  Una de las razones era que ellos habían literalmente encontrado la senda correcta, una nueva manera de vivir.  La naturaleza de la Iglesia no se refleja en una serie constante de reuniones religiosas dirigidas por un clero profesional en lugares santificados especialmente para experimentar a Jesús, pero en la manera profética en la cual los seguidores de Cristo viven sus vidas cotidianas en familias espiritualmente extendidas, como una respuesta vívida a las preguntas que la sociedad enfrenta, en el lugar que más cuenta: en sus hogares.

Lo importante a recordar es que ante el espíritu de deserción que tiende a desanimarnos debemos entender que lo que nos sostiene no es lo patético sino lo profético. Pablo les anuncia con antelación lo que la Palabra de Dios profetiza para todos aquellos que quieren seguir a Jesucristo. Note que esa palabra profética no sólo es aplicada a los demás cristianos, sino que Pablo se incluye dentro de la expresión profética concerniente a la tribulación.

En cuarto lugar, está la esfera que tiende a decepcionarnos. En ella actúa un espíritu de tribulación. (14:23-28)

En la última porción del capítulo 14 podemos ver que, a pesar de la dificultad, el fruto que resultó fue extraordinario. Pablo desarrolla un nuevo modelo de liderazgo. Es la primera vez que aparece el liderazgo de los ancianos en la iglesia local. Luego no sólo hay un nuevo liderazgo, sino que hay nuevos campos de predicación. Finalmente, una nueva relación con su iglesia local donde ellos cuentan las maravillas de Dios y la iglesia en Antioquía es fortalecida por la presencia y el testimonio de estos misioneros. Y es que ante la esfera que tiende a decepcionarnos por medio de un espíritu de tribulación debemos recordar la respuesta de Dios. Tu derrota más grande se convertirá en tu mayor victoria.

 

Hemos visto entonces que hay cuatro esferas, la primera tiene que ver con debilitarnos. Aquí opera un espíritu de persuasión. Pero debes entender que tu realidad nos tu verdad. No debes desanimarte y buscar la perspectiva de Dios.  La segunda esfera es la que tiene que ver con derrotarnos. Aquí opera un espíritu de destrucción. Pero debes entender el principio de Dios somos hombres y mujeres de destino y no de desastre. La tercera esfera es la que tiene que ver con desanimarnos. En ella actúa un espíritu de deserción. Es el deseo de abandonar todo. Pero la respuesta de Dios para esto es que nos guiamos por lo profético y no por lo patético. Y finalmente está la cuarta esfera que es la que tiene que ver con decepcionarnos. En ella actúa un espíritu de tribulación. Pero Dios quiere que comprendas que tu mayor derrota usualmente se convierte en tu mayor victoria.

Nos estamos acercando a tiempos en los cuáles seremos probados si realmente somos del Señor. Nuestras iglesias deben recuperar ese “espíritu de discipulado” que se ha perdido. Estamos muy cómodos y nos hemos hecho muy débiles. Quiera Dios mostrar su gracia y su poder en una iglesia que será perseguida y que será derribada muchas veces pero jamás derrotada.

 

Fruto en tiempo de vejez

Después, María se levantó y se apresuró a la región montañosa de Judea, a la aldea donde vivían Zacarías e Isabel. 40  Al llegar a su casa, Mary entró en la casa y saludó a Elizabeth.

En Lucas 1:39-45  podemos observar como es el mover de Dios en dos generaciones. Y lejos de separarlas por la experiencia espiritual, es todo lo contrario esta experiencia la una y se ministran unas a otras. En el texto podemos ver varias cosas importantes para  que las nuevas y las viejas generaciones se relacionen.

  • Primero, la iniciativa Espiritual (1:40-41)

Así que tres cosas podemos decir de la iniciativa de Dios en el modelo de María. Lucas no nos dice la razón de moverse de María. Es muy probable que ella se diera cuenta que la mejor manera de ponerse de acuerdo con alguien es si ya Dios estaba trabajando antes con ella. Las dos experimentando el mismo embarazo con perspectivas diferentes. Una joven con la solución y una vieja con la disposición de ser precursora de esa buena nueva. Primero es una iniciativa imparable.

Esta  iniciativa, que proviene  de Dios es simplemente aceptada por su parienta Elizabeth. Nada que Dios ha iniciado puede ser detenido. Ya tomó la iniciativa y se viene un nuevo despertar de Dios, ya está presente se manifiesta en lo novedoso, lo extraño y simplemente lo impredecible. Segundo es una iniciativa impredecible.  Tan impredecible como que una adolescente estuviera embarazada de Dios. La forma en que viene envasado este nuevo mover es lo que nos incomoda o nos paraliza. Estamos acostumbrados a nuestras formas de “embarazo”, “de dar a luz” las cosas de Dios, que no concebimos que Dios nos zarandee con un nuevo estilo y una nueva propuesta. Esta iniciativa de Dios ya se levantó, se apresura y va entrar.

La tercera cosa es lo espontáneo. Hay una gran evidencia en la sencillez del mensaje de María y su forma de introducirse en la vida de su parienta Elizabeth. Me encanta tres elementos visibles en el contexto de su dialogo con Elizabeth. Primero hospitalidad. Se le permite entrar en la casa sin ningún obstáculo. No hay rigidez de admisión. Hay una simple recepción y no retención de su entrada a la casa.  Es lo que yo llamo una Es una espiritualidad de la casa, de lo simplificado y de lo efectivo. La espiritualidad relacional que María y Elizabeth presentan implica que se junta porque están relacionadas ambas con un futuro espiritual y no se juntan porque hay un lugar geográfico que las junta. Quisiera llamar a esta relación lo que se llama espiritualidad de la conectividad. ¿Qué relación tiene lo espontáneo y la conectividad? Tiene que ver mucho. Para entender mejor este concepto de vemos analizar primer la espiritualidad en el mundo de la internet. Es decir debemos trabajar en una ciberteología. Es un pensar del cristianismo en tiempos de Red. En los albores del primer cuarto del siglo XXI estamos llegando un momento como pensadores cristianos de dar un paso más hacia adelante, buscando un nuevo estatuto, más preciso, para una nueva disciplina que parece tan difícil de definir. La ciberteología. ¿Qué rasgos asumirá la búsqueda de Dios, que tradicionalmente supone tiempos de reposo, de silencio, de escucha en un contexto bullicioso? En realidad, «buscar» es hoy una de las prácticas más habituales en la red. Y la religiosidad también la supone. ¿Cómo será la búsqueda de Dios en tiempos de los motores de búsqueda?  Tecleando en Google la palabra God, o bien religion, Christ, spirituality, obtenemos listas de centenares de millones de páginas. En la red se advierte un aumento de necesidades religiosas que la «tradición» religiosa apenas consigue satisfacer. Los hombres de hoy tienden a leer en la red sobre religión, a hablar de temas religiosos, a descargar textos y documentos religiosos, a comprar objetos religiosos, a hacer investigaciones indexadas sobre textos sagrados, a visitar iglesias virtuales, a buscar centros religiosos, a asistir a diversos tipos de plegarias y cultos, a escuchar música sacra, homilías, oraciones, testimonios, discursos, a tomar parte en peregrinajes virtuales. El hombre en busca de Dios hoy inicia una navegación, utiliza instrumentos tecnológicamente avanzados: es una evidencia empírica. ¿Cuáles son las consecuencias?

Se puede caer en la ilusión de que lo sagrado y la religión están al alcance del ratón. La red, precisamente gracias al hecho de que es capaz de contener todo, puede ser fácilmente comparada a una especie de gran supermercado de lo religioso, en el que es posible encontrar fácilmente todo género de «productos» religiosos: desde las reflexiones más serias y válidas hasta las religiones que una persona aburrida se inventa como quien juega. Cada cual puede tomar de la red no lo que esté de acuerdo con sus necesidades espirituales reales, sino según necesidades insatisfechas. Nos hacemos la ilusión de que lo sagrado está a «disposición» de un «consumidor» en el momento en que siente su necesidad. Pero con esto también podemos hacernos una idea de la profunda necesidad de Dios que agita el corazón del ciber hombre.

En ese sentido ¿cómo encajan las relaciones bíblicas en un mundo conectado a lo etéreo? Es precisamente una gran ventaja porque las relaciones espontáneas y cristianas tienden a suplir más de  lo que una máquina suple. Así que esta espiritualidad de conectividad nos da ventaja en un mundo que está conectado.  Elizabeth y María estaban conectadas por la búsqueda y la pasión de Dios. Pero esa conexión de una generación menor a una menor se dio por el simple hecho que esa misma relación generaba autoridad. De aquí se desprende el concepto de autoridad conectiva. El líder de hoy no tendrá autoridad porque lo designe un puesto, ni siquiera su habilidad de hacer las cosas. El líder de hoy tiene autoridad por la capacidad de conectar a las personas con las cosas que necesita. Google no es indispensable porque resuelva algo, sino porque conecta a algo a alguien que resuelve lo que estoy buscando. Me temo que el concepto de un líder autócrata vertical está por desaparecer. Observe que María conectó a Elizabeth con Juan y Elizabeth conectó a Juan con Jesús. Lo espontáneo nos confronta con nuestra rigidez.

 Segundo, la alternativa Espiritual (1:42-44)

41  En el momento en que escuchó la voz de Mary, el bebé  dentro del vientre de Elizabeth saltó y dio patadas. ¡Y de repente, Elizabeth se llenó hasta rebosar con el Espíritu Santo!  42  Con voz fuerte ella profetizó con poder: “¡María! Eres una mujer que recibe el mayor favor y privilegio sobre todos los demás. Porque tu hijo  está destinado a traer a Dios gran deleite.

La primera alternativa es la voz de Dios. El pasaje dice “cuando oyó…la salutación”. La expresión en el original tiene que ver con “llegar a escuchar”, el saludo, el movimiento de Dios. De hecho la expresión salutación en griego “aspasmos” cuya raíz en castellano define la palabra espasmo. Este “espasmo” escritural hace que tanto María como Elizabeth salte de alegría y por otro lado Elizabeth se expresó a gran voz. ¿Qué tipo de voz de Dios oiremos en estas últimas generaciones? No será una voz basada en la carne o de la experiencia racional, no será una voz carismática de la experiencia con los dones, ni tampoco será una experiencia mística o extraña como lo hemos visto en muchos movimientos actuales del pentecostalismo. Será una experiencia Neumática, es decir a un acercamiento con todas las dimensiones espirituales de la fe.  Es una voz de Dios que genera “espasmos”, que nos sacude. En ese sentido permítame usar un término importante con respecto a la voz de Dios. Aquí debemos reflexionar un poco sobre la creatividad profética.

La palabra imaginación se define como “la facultad o acción para formar nuevas ideas o imágenes o conceptos de los objetos externos que no están presentes. Tu imaginación es como un motor diseñado por Dios que recibe estímulos, deseos e información desde tu interior y/o del mundo que te rodea. Que interesante que la raíz de la palabra imaginación significa “imagen de sí mismo”. O sea que es esa imagen se crea de forma abstracta dentro de ti para ser traducida al ámbito terrenal. La revelación de Dios puede producir imágenes, sonidos, movimientos, sensaciones etc. dentro de ti. La unión de la imaginación a la revelación es clave en la vida de un artista del Reino para así dar a luz nuevos diseños inspirados en el cielo. Eso precisamente es lo que se llama “Creatividad Profética.”[1]

La imaginación es el primer paso en el proceso creativo y nace en el espíritu humano. En el caso de los hijos de Dios, la imaginación se alinea con el Espíritu Santo en nuestro espíritu y se transmite a través de nuestra alma y cuerpo. Se crea una imagen en nuestro interior y a partir de esa imagen entonces creamos. Esta capacidad de ver lo que no es como si ya lo es, es la naturaleza de Dios que se manifiesta a través de nosotros; es imaginar y ver como el Padre ve. Que mejor forma de expresar la naturaleza de nuestro Padre que través de nuestra creatividad.[2]

A través de la oración, adoración, lectura y meditación en la Palabra, Dios nos confía acceso a Su Mente Ingeniosa. Entonces se activa la Creatividad Profética liberando así la eternidad que cargamos dentro de nosotros. Creamos con unción cuando nos conectamos al Padre a través de Jesús y el Espíritu Santo. Es así como la realidad celestial invade la realidad terrenal. El proceso de imaginación no sólo es crucial para el liberar nuestra creatividad, pasión y la plenitud en nuestro arte sino para manifestar nuestra fe.

Los propósitos de Dios siempre están alineados a sus promesas y sus promesas siempre son reveladas por sus diseños. Cuando sus promesas y los diseños se entrelazan con la fe, se produce una transformación de nuestra identidad en lo que Dios ya ha declarado de nosotros. El nos ha dado una identidad y nos ha habilitado para cumplir sus propósitos aquí en la tierra.[3]

Todo acto de creatividad es profético en si mismo. Lo profético habla de lo que Dios desea hacer en el “aquí y ahora”. Así que cuando creamos desde su Presencia estamos manifestando la Voz de Dios por medio de la creatividad y el arte. ¿Para qué sirve la Creatividad Profética? El propósito principal de la profecía en el Nuevo Testamento según el Apóstol Pablo es para edificar, animar y consolar.  “En cambio, el que profetiza habla a los demás para edificarlos, animarlos y consolarlos” 1 Corintios 14:3.

Todo lo que creemos a través de nuestro arte desde el corazón de Dios tendrá el propósito de edificar, animar y consolar a la Iglesia.

Nuestra capacidad creativa será usada por Dios para testificar de manera sobrenatural acerca de la realidad espiritual. David era un adorador apasionado de Dios. Dios le dio sueños, promesas y diseños que comenzaron a echar raíces en su corazón. La fe de David estaba ligada a las promesas y las imágenes en su corazón. David recibió en su espíritu el diseño celestial: adoración todos los días, a toda hora, acceso ilimitado al Padre y un legado generacional, Creatividad Profética! Las puertas se comenzaron a abrir, la gente comenzó a responder y afirmar su llamado y finalmente se alcanzo crear el diseño revelado el establecimiento del Tabernáculo de David. Dios encontró a un hombre abierto a sus diseños para liberar Su naturaleza en el ámbito terrenal a través de la imaginación.

Creo que es Dios el que está llamando a sus hijos, a sus artistas y adoradores a abrir su espíritu para recibir una imaginación empoderada por la revelación. Permítale a Dios que le guíe su imaginación por medio de la fe para así escuchar claramente su Voz. María y Elizabeth  manifestaron  la Creatividad Profética que  había puesto en ellas.

La segunda alternativa es la voz del Espíritu. Observe que el resultado de esa salutación y de esa extrema alegría fue y resultó en el mover del Espíritu Santo. Una de las cosas que actualmente se está discutiendo a nivel de sistemas administrativos o sistemas de aprendizaje es lo que se llama ambientes “caórdicos”. Caórdico viene del inglés “Chaordic” que es el resultado de la fusión “chaos + order”. Estos términos tan antagónicos ¿pueden aparecer juntos? Parece que sí. De hecho, en la naturaleza el borde más fértil siempre se encuentra entre el caos y el orden.[4] El “caord” está en todas partes. Vivimos en él, lo tocamos cada día. Es lo primero que visualizamos al despertar. En efecto, si la naturaleza es caórdica, ¿Por qué nos empeñamos tanto en organizarla? Quizás tenga que ver con nuestra educación: todo en el universo tiene un orden que mientras no lo entendamos, nos parecerá un caos. Aprendemos acerca de nuestro mundo (escribir, leer, cocinar, relacionarnos, tocar el violín…) ordenando y etiquetando signos, comportamientos, listas, relaciones, etc. en nuestra cabeza.[5] Dios es caórdico al igual que El Espíritu Santo. Su control se desarrolla mejor entre el caos  y el orden. Por eso es que nos cuesta mucho someternos a una llenura completa de Dios.

¿Cuáles son las características de un sistema caórdico? Se basan en la claridad de principios y objetivos compartidos. Se auto organizan y auto gobiernan en parte y en su totalidad. Existen primariamente para capacitar a sus partes constituyentes. Están impulsados desde la periferia, unificados desde el núcleo. Son duraderos en objeto y principio, maleables de forma y función. Distribuyen equitativamente poder, derechos, responsabilidad y recompensas. Combinan armoniosamente cooperación y competición. Aprenden, adaptan e innovan en ciclos siempre en expansión. Son compatibles con el espíritu humano y la biosfera. Liberan y difunden ingenio, iniciativa y criterio. Son compatibles con y fomentan la diversidad, complejidad y cambio. Utilizan de manera constructiva y armonizan el conflicto y la paradoja. Limitan y arraigan adecuadamente métodos de mando y control.[6]

Las organizaciones caórdicas se mantienen en constante cambio y evolución. Por ello, sus miembros tienen el “derecho de saber” y la “obligación de dejar fluir”. El control y la penalización están fuera de su norma.  En la idea de cambio está implícita la idea de mejora. La naturaleza nunca cambia para dar un paso hacia atrás. Por tanto, los integrantes de las organizaciones caórdicas tienen el “derecho de innovar” y la “responsabilidad de cooperar” para que la innovación se convierta en evolución y mejora. De ahí al empoderamiento solo quedan unos pasos que dependen de la capacidad de responsabilizarse de cada persona. Quien más se responsabilice, empodere y ofrezca confianza a los demás surgirá como líder natural. Esto nos lleva a una conclusión inmediata: las organizaciones caórdicas basan su éxito en el liderazgo, entendido como un servicio al sistema y no en el “management”, que deviene en control. El control inspira rebeldía para escapar a él, la rebeldía lleva a la des responsabilidad y ésta al mal funcionamiento del sistema. Management = Control vs. Liderazgo = Servicio. Y es que la naturaleza no busca soluciones perfectas sino las que funcionan.[7]

Al observar esta descripción y la necesidad del mundo para llenar quizás los vacíos que los modelos organizacionales dan, se han vuelto a una idea que es netamente bíblica. Si hay un ambiente mayormente caórdico es la iglesia y el cuerpo de Cristo.

Eso significa entonces que los nuevos modelos tanto de de la búsqueda de la voz de Dios y del control del Espíritu Santo debe recuperar ese sentido de organismo natural que siempre quiso Dios que la iglesia fuera. Para que podamos experimentar la plenitud de su control nos estaremos moviendo entre el caos y el orden. Me temo que esto será un golpe mortal a nuestra mentalidad programática eclesial actual. En donde estamos acostumbrados a decirle a Dios cuáles son nuestras visiones y misiones. Donde “nuestras planificaciones estratégicas” dictan a Dios en donde debemos estar en cinco años. O nuestros esquemas de control desde los programas en los cultos o eventos litúrgicos hasta nuestras agendas administrativas de liderazgo.

La tercera alternativa es la voz de la proclama. Lucas continúa y dice “exclamó a gran voz”. Inmediatamente tanto Elizabeth como María  anuncian su experiencia. Las expresiones de ambas están saturadas de emoción y sorpresa. Han aprendido que Dios las está sorprendiendo en este momento. Hoy más que nunca debemos sorprender a esta nueva generación con una proclama dinámica.

 Debemos saber que sorprender  viene del francés y de la palabra “sur prender”. Es decir la capacidad de prender. Esta expresión puede ser ambigua. Por un lado prender de capturar pero prender de encender.  Me encanta porque para mí es eso, hay que prender a la gente, la tienes que agarrar.  El verbo prender acaba  en aprender sorprender emprender comprender todos en prendes pero hay algunos  que también utilizan uno y es  reprender.

Ahora bien tengo la convicción que hoy necesitamos entender que la voz de Dios está relacionada con dos palabras hechas una. La primera palabra es aprendizaje y la segunda en sorprender. La fusión de estas palabras nos genera una teología del Sorprendizaje. Hay que entender que  aprender la voz de Dios  siempre es cambiar, si no cambio mi manera de enfocar las cosas, si no cambio mi manera de hacer las cosas o si no cambio mi comportamiento, no he aprendido la voz de Dios. Hay dos cosas que jamás dejaremos de hacer: respirar y aprender, porque para aprender uno necesita cambiar y el cambio es entender que hay una nueva  realidad y un nuevo mundo. Vivimos en un tiempo “3D” en donde se debe soñar pero no sólo eso, se debe imaginar, actuar e interactuar. Es decir la Palabra de Dios ya no es meramente intelectual sino que debemos nuevamente desarrollar lo que la biblia muestra sobre la imaginación profética. Debemos retomar los antiguos textos y sorprender a las nuevas generaciones con nuevos acercamientos, nuevas expresiones y nuevas alternativas que refresquen y nos hagan “saltar” aún cuando no tenemos todos los recursos intelectuales teológicos. Dios está enviando su agenda a su iglesia en estos postreros días, el cerrarse a la “salutación de Dios” hará que los vientres de nuestras iglesias permanezcan inertes inmóviles o simplemente serán estimulados a un salto de alegría. La voz de Dios nos sorprende. Es muy importante establecer que nuestra autoridad es la Palabra de Dios escrita, pero eso no significa que Dios no use otras formas de expresión de su verdad y que debe ser confirmada con la Palabra. La Palabra es el único filtro pero no es el único medio de oír la voz de Dios. En esta porción encontramos tres características de ese Sorprendizaje.  Primero es fogoso. El texto dice que “clamó a gran voz”. Es una proclamación “anafoneo” es decir fuerte y llena de pasión. La segunda característica del Sorprendizaje es que es vigorosa. La expresión “bendito” se repite dos veces en este pasaje. La expresión en griego es eulogeo. Es decir llena de elogios a Dios y a su persona. Es un predicación que exalta a la persona de Dios y no tanto la humana. Es la proclamación eulogeo. La tercera característica es que el Sorprendizaje dichosa. Es la proclamación exuotheo “el fruto de tu vientre”. Es decir la que empodera y capacita para una vida grande de fe y de crecimiento en el reino de Dios.

Ante la alternativa de este nuevo mover de Dios para su iglesia es importante establecer que hay una tremenda necesidad de recuperar el asombro de la fe y el asombro con la fe. Tenemos una fe, una vida espiritual asombrosa, pero eso no es suficiente si a nosotros no nos asombra nuestra vida. Ese Sorprendizaje de la fe que sólo viene de la frescura y la renovación de la voz de Dios en nuestro mundo actual.

En tercer lugar vemos la expectativa  Espiritual. (1:45-48)

Al hacer   un recuento hasta aquí hemos hablado de dos cosas importantes. La primera es un asunto de iniciativa. Esa iniciativa tiene tres dimensiones importantes es imparable, es impredecible y es improbable. Esta improbabilidad se fundamenta en lo soberano, lo momentáneo y lo espontáneo. La segunda cosa tiene que ver con alternativa. Esta alternativa busca una  nueva expresión de la voz de Dios, una nueva experimentación de la labor del Espíritu Santo y una forma de enseñar la Palabra es decir una mejor exposición de la Palabra de Dios.

Pero todavía hay una tercera cosa que debemos observar en el texto, una que nos lleva desde la iniciativa a la alternativa y finalmente a la expectativa. ¿Qué expectativas tendrá una iglesia que considere la iniciativa de Dios y su alternativa para el futuro? Bueno  en los siguientes versículos encontraremos tres expectativas. La primera expectativa es que es una iglesia usada por Dios. Elizabeth usa una palabra interesante a manera de pregunta. ¿Por qué se me concede? La expresión es muy genuina en griego. En realidad se debe traducir ¿De dónde?. La expresión en su raíz original griega se asocia con bebida o brindar refresco. La idea del texto es que Elizabeth se siente sorprendida de ser un instrumento de satisfacción y refresco para las cosas de Dios. Le cabe una tremenda duda en su vida, sobre qué manera ella podía servirle como instrumento a Dios. Esto es saber quién es quién en la obra de Dios. Es el soberano control de Dios quien escoge sus vasos y sus momentos. La iglesia debería recuperar el señorío de Dios. Dios continúa  controlando la iglesia.  La segunda expectativa es que es una iglesia animada por Dios. Uno puede observar con que ánimo tanto Elizabeth como María exclaman tanto las decisiones de Dios como sus respectivos destino.  Habla de engrandecer, de regocijarse, bienaventurada, etc.  Hay un gran gozo y expectativa de motivación por lo que Dios les ha concedido en u gran misericordia. La tercera expectativa es una iglesia encarnada con Dios. En el resto del canto uno observa  tres grandes áreas en las cuáles ella podrá testificar del mover de Dios. Son tres tipos de personas. Los primeros son los que están sin ayuda (1:51), luego están los humildes (1:52) y finalmente los hambrientos (1:53). Tres grandes áreas de necesidad en donde debe estar presente la obra de Dios.

 

[1] http://imaginarearts.com/blog/adoracion/la-imaginacion-empoderada-por-la-revelacion/

[2] Ibíd.

[3] Ibíd.

[4] https://www.linkedin.com/pulse/qu%C3%A9-es-una-organizaci%C3%B3n-ca%C3%B3rdica-juanjo-mora

[5] Ibíd

[6] Ibíd.

[7] Ibíd.

“…Discípulos Distraídos…”

Imagen relacionada

A veces me pregunto ¿porque muchas veces me distraigo de las cosas que realmente valen la pena en la vida? Estoy tan distraído que se me nota en mi carácter, en mi forma de comportarme e incluso hasta en la manera como me relaciono con Dios. Y es que simplemente puedo realizar toda una actividad eclesial y lamentablemente  perderme la mejor parte de Dios. Hemos llegado a momentos en nuestro peregrinar evangélico de  América Latina que necesitamos detenernos y replantearnos ¿qué es seguir a Jesús? ¿Qué busco en ese seguimiento? ¿Cómo logro una realización personal y a la vez espiritual? A veces mi fe hacia Dios es tan poco respetuosa y quizás hasta violenta en la forma que le hablo. Porque simplemente ando en otras cosas, no llego a captar lo que Dios es y lo que Dios hace. Sencillamente me pierdo los momentos divinos en mi diario trajín. Quizás eso es lo que esencialmente demuestra la narración de la mujer con el flujo de sangre. Una persona muy necesitada a la que se le acerca a Jesús en búsqueda de sanidad, arriesgando todo. Y ¿cómo reaccionan los discípulos ante la escena? Con irrespeto y desconectados de la realidad espiritual que les rodea. ¿Por qué se distrajeron los discípulos? ¿Qué les hizo desconectarse de la visión de reino de Dios? Por otro lado ¿que hizo a la mujer con flujo de sangre concentrarse en Jesús? En ella se ve quizás ejemplificado un seguimiento real de Cristo, a diferencia de los discípulos.

Veamos en primer lugar la desconcentración de los discípulos. Por lo que puedo observar en el texto cuatro acciones que desconcentraron a los discípulos y no supieron que estaba pasando.

Primero los discípulos acompañan a Jesús pero no lo siguen. Simplemente van a la par de Jesús pero increíblemente no perciben el corazón de Jesús. De tal manera que para ellos es una molestia Su pregunta pero para Jesús es una muestra de amor y búsqueda. He aquí el hecho de muchas veces nuestras inquietudes espirituales y hasta teológicas simplemente son un acompañar a la persona de Jesús pero lejos de transformar a una persona en un seguidor de Jesús. El acompañamiento  a Jesús sin seguimiento empaña nuestra percepción.

Segundo, los discípulos  son próximos a Jesús pero no cercanos a él. Al parecer esto podría ser una contradicción, pero es una de las estrategias más sutiles del enemigo. ¿Cómo podemos estar tan próximos a las cosas sagradas sin que estas cosas sagradas las entendamos y nos transformen? Observe que para los discípulos la multitud aprieta a Jesús, es decir saben interpretar a las multitudes. Conocen lo que la gente le está haciendo a Jesús pero no lo que Jesús le está haciendo a la  gente. Esto es una mentalidad bastante humanista. Hoy cada vez más nos distraemos con lo que la gente está pidiendo o haciendo, pero no lo que la gente está necesitando. Somos muy diestros para diagnosticar que están haciendo las multitudes, de hecho es muy fácil evaluarlas, pero en medio de ese mar de gentes perdemos al Jesús personal y nos enfocamos más en un Jesús global. Hablamos mucho del mundo, de la globalización, de las estadísticas pero no conocemos ni una sola persona con una necesidad a ser satisfecha. Hacemos grandes esfuerzos para enviar a un Jesús a lo lejano, invertimos grandes cantidades en misiones y misioneros, pero no hemos sido capaces de interpretar un Jesús cercano a nuestras necesidades alrededor. La proximidad sin cercanía daña nuestra acción.

Tercero, los discípulos tienen acceso a Jesús pero no prestan atención a Jesús. El evangelista subraya que la mujer ha oído hablar de Jesús, y lo que ha oído suscita en ella una nueva esperanza, dándole fuerza para llevar a cabo su gesto.

Jesús tiene ya fama de anunciar con palabras y gestos concretos que el amor de Dios se dirige a todos y no reconoce las discriminaciones morales y religiosas que dividen a los hombres en categorías de puros e impuros (Me 1,40-45; 2,1-17). Sobre todo, Jesús no acepta ningún impedimento puesto por los hombres entre el amor de Dios y estos. La mujer coge al vuelo la oportunidad de este encuentro con Jesús y piensa: ≪si le toco, aunque sea la ropa, me salvare ≫. La ley de Dios le impide tocar a cualquiera, pero el deseo de vida es más fuerte que todo tabú moral y religioso. Si continua observando la Ley no cometerá pecado, pero morirá; si intenta transgredirla tiene una esperanza de vida. La mujer se esconde entre la multitud que sigue a Jesús y cuando se encuentra de espaldas a este, esperando que ninguno se dé cuenta, le toca el manto e ≪inmediatamente se seco la fuente de su hemorragia, y noto en su cuerpo que estaba curada de aquel tormento≫. Pero a la pobrecilla no le ha dado tiempo de sentirse curada cuando se le presenta un mal trance. De hecho Jesús, dándose cuenta, se vuelve inmediatamente y pregunta: ≪.Quien me ha tocado la ropa?≫. Solamente los discípulos, entre toda la multitud, no se han dado cuenta de la tensión del momento, y con poco respeto se vuelven a Jesús tratándolo de irreflexivo: ≪Estás

viendo que la multitud te apretuja .y sales preguntando “quien me ha tocado”≫? Obtusos, como siempre, están presentes pero a la vez ausentes. Están presentes a sus inquietudes, a sus luchas, dudas y la obra de Dios, pero están ausentes al Dios que obra de una manera contradictoria a los sistemas en los que ellos confían. Según los discípulos Jesús ≪está mirando a la multitud≫, pero la mirada del Señor busca a su alrededor ≪para distinguir a la que había sido≫. A la pobrecilla no le queda ahora otra cosa que ser descubierta y esperar una terrible reprimenda: ≪.Como has podido, mujer impura, tocar a un hombre de Dios?≫. Su gesto ha transmitido su impureza a Jesús, que ahora esta también infectado. El libro del Levítico avisa que transgredir la ley de la pureza ocasiona el castigo de parte de Dios: ≪Precaved a los israelitas de la impureza, para que no mueran por su impureza, por haber profanado mi morada entre vosotros≫ (Lv 15,31). La mujer la ha liado y ahora espera la humillación pública y el castigo. Pero todo esto no le quitara la alegría de haber sido curada y devuelta a la vida. Y así saca fuerzas de flaqueza y, asustada y temblorosa, confiesa la transgresión. A la mujer que estaba excluida por causa de su enfermedad del amor de Dios, en lugar de un reproche le llega un elogio alentador, al oír como su transgresión es considerada un gesto de fe: ≪Hija, tu fe te ha salvado≫; en la versión de Mateo, Jesús la alienta expresamente (≪Animo≫, Mt 9,22). Aquello que, a ojos de la religión, es un sacrilegio, para Jesús es una expresión de fe. En lugar de ser castigada por la transgresión, Jesús le augura un futuro de serenidad: ≪Márchate en paz y sigue sana de tu tormento≫. El abismo que la religión había puesto entre la santidad de Dios y la impureza de los hombres es anulado por Jesús que se vuelve a la mujer llamándola ≪Hija≫, expresión tan cargada de intima comunión como para anular toda distancia. La mujer, que ha encontrado a Jesús, oprimida por su mal (lit.: ≪tormento≫), una vez que ha experimentado la curación, no es enviada a ir al templo para la ofrenda prescrita de agradecimiento (Lv 15,29), sino a ≪marchar en paz≫, donde el hebreo ≪shalom≫, paz, expresa todo el conjunto de circunstancias que hacen plenamente feliz a una persona.  Todo esto se perdieron los discípulos. Es curioso que en el momento del diálogo con la mujer los discípulos desaparezcan de la escena.

Si somos un pueblo distraído, una sociedad distraída, es lógico pensar que vamos a ser también una iglesia distraída, una iglesia con una disminución de la capacidad de pensar profundamente, para cultivar la concentración, para enfatizar una meditación lenta, deliberada y reflexiva.

Los cristianos pueden estar emocionados acerca de Dios, pero debido a que se han convertido en un producto de nuestro mundo digital, tienen una menor capacidad de pensar profundamente acerca de Él, para conocerlo verdaderamente como Él es. Más y más de nosotros están descubriendo que no podemos detener el tiempo suficiente para leer. No podemos mantener nuestra atención el tiempo suficiente para estudiar. No podemos encontrar el tiempo para reunirnos con nuestro Padre. Cuando la oración solía ser la primera actividad del día, ahora comenzamos nuestra rutina diaria por revisar el correo electrónico. Donde la Biblia era un libro especial que leemos y estudiamos, ahora es un e-book que compite con nuestro correo de voz, mensajes de texto, correos electrónicos, y la siempre presente tentación del Internet. Aquí está uno de los grandes peligros que enfrentamos como cristianos: Con las distracciones siempre presentes en nuestras vidas, nos estamos convirtiendo rápidamente en un pueblo de pensamientos superficiales y pensamientos poco profundos conducen a una vida superficial. Hay una progresión sencilla e inevitable operando aquí: Distracción -> Pensamiento Superficial -> Vida superficial

Todo esto distracción nos está dando nueva forma de dos maneras peligrosas. En primer lugar, tenemos la tentación de renunciar a la calidad por la cantidad, creyendo la mentira de que la virtud viene a través de la velocidad, la productividad y la eficiencia. Pensamos que más debe ser mejor, y así nos dirigimos a nosotros mismos para hacer más, lograr más, ser más. Y en segundo lugar, mientras esto sucede, perdemos nuestra capacidad de participar de manera más profunda del pensamiento – la concentración y el pensamiento enfocado requiere tiempo y no se puede acelerar. En lugar de concentrar nuestros esfuerzos en unas pocas direcciones, le damos poca atención a muchas cosas, peyendo por encima en vez de estudiar. Vivimos vidas apresuradas y nos olvidamos de cómo movernos lentamente, con cuidado, y cuidadosamente a través de la vida.

El reto al que nos enfrentamos es claro. Tenemos que volver a aprender a pensar, y tenemos que disciplinarnos a pensar profundamente, conquistando las distracciones en nuestras vidas para que podamos vivir con profundidad.

Debemos redescubrir cómo ser cristianos verdaderamente reflexivos, mientras buscamos vivir con virtud en las secuelas de la explosión digital.

Un libro de Malcolm Gladwell, un bestseller llamado The Tipping Point (El punto de desequilibrio), examina cómo los productos o ideas se vuelven virales (causando cambios repentinos como si fueran factores epidémicos) dentro de una sociedad. Es un libro fascinante. En este libro, el autor cuenta la historia de dos psicólogos de la Universidad de Princeton que decidieron conducir un estudio con los alumnos, inspirado en la parábola del buen samaritano.[1]

Cada miembro del grupo de seminaristas recibió la tarea de preparar un pequeño discurso sobre un tema bíblico. Después de eso, tendría que ir a un predio vecino al campus para presentarlo. En el camino, era forzoso pasar junto a un hombre caído en un callejón, cabizbajo, con los ojos cerrados, tosiendo y gimiendo. El objetivo era descubrir quién se detendría a socorrerlo. Varios seminaristas, yendo a dar una conferencia sobre el buen samaritano, pasaron literalmente por sobre el hombre caído y siguieron corriendo hacia su compromiso. Lo único que realmente les importó fue la urgencia de su tarea.

Una historia del famoso autor de los Guinness sobre una tribu, en las Filipinas, en que los nativos se referían a los misioneros occidentales como «gente con dioses en las muñecas». Ellos decían esto porque, cuando los misioneros necesitaban tomar una decisión, en vez de volverse hacia el Dios de los cielos y de la tierra, miraban siempre el reloj en su muñeca para encontrar dirección. Otros, quizás, encuentran orientación en la cuenta bancaria, en el celular o en la agenda.

Ojalá que volviéramos a enfocarnos en lo importante a nivel de seguimiento de Cristo.

[1] http://www.aguasvivas.cl/multimedia-archive/la-distraccion-el-mal-del-siglo-xxi