La vida marchita…

 

Todavía fotografía de la vida: Rosa marchita en vidrio y ver en el fondo de madera Foto de archivo - 35857249

¿Por qué las personas se alejan de Dios? ¿Por qué deciden decirle no a la presencia misma de su Creador? ¿Qué hace que una persona termine negando la existencia de Dios en su vida? A veces las personas simplemente se alejan de Dios porque su propia existencia necesita esa negación para poderse justificar ante ellos mismos el porque están como están. En estos días me he preguntado si vale la pena anunciar a Dios en mundo que simplemente lo detesta o no le importa tomarlo en cuenta en sus propias existencias. Y que conste que no solamente me refiero a personas que no tienen una relación o una creencia en Dios, sino incluso aquellas que dicen tener una, pero viven como ateos religiosos. ¿Por qué el peor de los ateos es el que dice creer en Dios pero que vive como si Dios no existiera?

La verdad es que está fuera de mi alcance la explicación de este fenómeno. A lo mejor el salmo 53 nos da algunas luces sobre este tema.

David miró aquellos que negaban la existencia de Dios y llegó a la conclusión de que eran necios. La idea detrás de esta antigua palabra hebrea traducida a necio es más moral que intelectual. David no tenía en mente a aquellos que no fueran lo suficientemente inteligentes para tratar de entender a Dios (nadie es tan inteligente); él tenía en mente aquellos que simplemente rechazaban a Dios. En ese sentido no está tanto pensando en los ateos tipo intelectuales que hoy tenemos sino en los que de alguna manera su vida se ha deteriorado moralmente.

El salmo tiene una introducción con dos palabras “mahalat” y “masquil”. En español esto se podría traducir como “La danza del luto”. Muchos creen que esto podría haber sido una nota al pie de página de Salmo 52 en lugar de una inscripción por Salmo  53 . Si es así, hay que leer el salmo 52 con imaginación e imagina el baile que se soltó cuando David y sus hombres poderosos supieron que Doeg había sido juzgado por Dios por su traición asesina.

En realidad, detrás de todo alejamiento de Dios existe un alma marchita. Es decir, una vida que ha perdido la vitalidad y el vigor espiritual para sostenerse despierto y alerta ante los embates de la vida.

La palabra para “tonto” en este salmo viene de una palabra hebrea que significa “marchitar”. Si no hacemos lugar para Dios, hemos marchitado nuestros corazones, nuestro sentido moral de justicia se pone a dormir, y las nobles aspiraciones del corazón pueden arrugarse y morir. El salmo 53 claramente habla de la caída de aquellos que se oponen a Israel. Uno se da cuenta que el Salmo 14 y el Salmo 53 son casi similares. El Salmo 14 trata sobre el veredicto de Dios, mientras que el Salmo 53 habla de la venganza de Dios. Si Dios lo dice una vez, es para creer. ¡Si lo dice dos veces, exige nuestra máxima atención! Hay un gran peligro cuando la vida se marchita.

El retrato de una vida Marchita (vrs. 1)

Como un álbum de fotos, el salmista hará un retrato hablado de lo que es una persona cuya vida se ha marchitado. Hay a lo menos tres grandes retratos en la vida de esta persona. Observe como lo describe el vrs. 1 en esta traducción libre.

Solo el alma marchita se diría a sí mismo, “¡No hay Dios para mí!” Cualquiera que piense como eso es corrupto e insensible; depravados y detestables, están desprovistos de lo que es bueno. 

El primer retrato tiene que ver con la conceptualización de una vida marchita.

El diccionario dice de marchitar que es hacer que una planta o una flor pierda lozanía, frescura y verdor o comience a secarse. O por otro lado hacer que una persona pierda la belleza, la fuerza y la vitalidad. El hombre que niega a Dios el cual David tiene en mente no solamente es turbado por las objeciones intelectuales sobre la existencia de Dios; en su corazón desea que Dios no esté, y típicamente por razones fundamentalmente morales.

El segundo retrato tiene que ver con la conclusión de la vida marchita.

La expresión que se repite es para sí mismo. LRV60 lo traduce “en su corazón” David no solamente encontró que lo que el necio dijo fuera significativo; en dónde lo dijo es también importante (en su corazón). No es tanto como lo dices, sino donde lo dices lo que marchita tu alma.

El tercer retrato tiene que ver con la consecuencia de la vida marchita.  La traducción pone 4 adjetivos.  La primera expresión es “corrupción” la traducción es estropeado, echado a perder. Que ha perdido la esencia de su pureza.  La segunda expresión es “insensible” o como la RV60 lo pone “abominable”. ¿Qué es ser insensible y abominable? La expresión hebrea se relaciona con ser detestable ceremonialmente. El diccionario RAE dice de “abominable” Es todo aquello considerado maligno, perverso, siendo objeto de repudio por parte de las personas por quebrantar los principios establecidos. La tercera expresión es “depravados” La expresión hebrea se puede traducir como hechos violentos de injusticia. Y finalmente la consecuencia número 4 está descrita por la palabra “desprovistos de lo bueno” La expresión da la idea de producir, preparar lo que agrada a Dios.

Una vez retratado el hombre o la mujer de vida marchita, Dios pasará a ilustrar cuáles son los resultados de este retrato. Estos resultados están asociados con el mirar de Dios. Es decir, como Dios evalúa la evaluación del necio. Nada de lo que decimos contra Dios se queda en el vacío. Dios como soberano vigilante sabe exactamente lo que está pasando en nuestra boca y lo que es más grave él sabe lo que está pasando en nuestro corazón. Dios incluso no se quedará callado ante nuestras expresiones y acciones, sino que el va a intervenir de una manera real y drástica.

SELAH: Una pausa en su presencia

¿Cuál es la esencia de la necedad según Dios?

¿Cómo a veces actuamos como un tonto práctico (a pesar de nuestra fe en Dios)?

¿Se está marchitando su vida?

¿Qué la ha hecho marchitar?

 El resultado de una vida Marchita (vrs. 2-5)

 el Señor mira hacia abajo con amor, inclinándose sobre el balcón del cielo. Dios mira por encima de todos los hijos e hijas de Adán, mirando para ver si hay alguno que sea sabio con la perspicacia, cualquiera que lo busque, que quiera complacerlo. pero no, todos se extraviaron, caminando obstinadamente hacia el mal. Ninguno es bueno; ¡Ni siquiera puede encontrar uno!  mira cómo viven en el lujo mientras explotan a mi gente. ¿No aprenderán estos trabajadores de la maldad? Nunca piensan en orar a Dios.pronto, el terror inaudito se apoderará de ellos mientras están en sus pecados. Dios mismo un día esparcirá los huesos de los que se levantaron contra ti.  Condenado y rechazado, serán avergonzados, porque Dios los ha menospreciado. 

 

Una mirada de identificación. El pasaje dice que desde los cielos “miró”. La expresión hebrea se puede traducir como mirar de abajo hacia arriba, así como mirar alrededor. Es una mirada que identifica a todos los seres humanos y sus condiciones humanas. Dios sabe lo que está pasando en este pequeño terruño. Y como un potente radar celestial no se le pasa por alto absolutamente nada. Pero hay una mirada más.

Una mirada de evaluación. Dios nos dice que “mira” por encima de los hijos de Adán. Lo que viene a comprobar que Dios hace una radiografía de la condición del hombre y el hombre sale reprobado. Que triste es observar que a Dios le cuesta encontrar personas de bien, o gente que le esté buscando. Esto viene a demostrar que la inmensa mayoría de personas no les interesa Dios ni lo que el necesita de nosotros.

Una mirada de condenación. Este tipo de condena tiene que ver con la injusticia que los poderosos (tanto creyentes como no creyentes) pueden ejercer en su explotación de las otras personas. La RV60 usa la expresión “devoran” pero la mejor traducción tiene que ver con consumir hasta la mínima expresión algo. Literalmente es la idea de sacar el jugo a una cosa hasta lo sumo. Sin misericordia ni retribución de nada. Es un abuso de las personas de una manera explotadora y abusiva. Y Dios condena esa desconexión de su vida con la justicia eterna, ya que Él dice que no lo invocan.

Una mirada de retribución. Hay tres palabras que pueden describir la retribución de Dios. La primera es “condenado”.  Habla de una declaración jurada en un juicio que después de las evidencias de las pruebas la persona merece un castigo. La segunda palabra es “avergonzado” Significa que la persona será expuesta públicamente por sus atrocidades cometidas en lo interior y en lo privado. La tercera expresión es “menospreciado”. Ante la condena y la vergüenza Dios no tendrá ninguna lástima ni la persona tendrá algún valor para él.

Un detalle importante es que este Salmo es solo otra versión del Decimocuarto Salmo, del cual difiere en dos particularidades: primero, en su uso del Nombre de Dios, que aquí es Elohim en lugar de Jehová, una peculiaridad que es característica de todos los Salmos. Otro detalle es que los vrs 5 [6], del lenguaje del paralelo del salmo 53 con el Salmo 14 “.  vs. 5 – “donde no había terror” – Estas palabras no están en Salmo 14 y son algo difícil de explicar ¿Significan que no hay terror dentro, o terror externo? Tomado con lo que sigue, y suponiendo que el Salmo ha sido adaptado a algunos de tales como la destrucción del ejército de Senaquerib, podrían significar, “de repente, en el en medio de su orgullosa seguridad, cuando estaban libres de toda aprensión, estaban heridos de terror. “Otros lo entienden de una ocasión externa de terror. Ellos eran se apoderó de un pánico repentino, donde realmente no había objeto para causar alarma “. Cualesquiera que sea la insinuación, lo que sí es cierto es que entraron en pánico ante la mirada de Dios.

 SELAH: Una pausa en su presencia

 Además de la iniciativa de Dios para atraer a la gente a un conocimiento salvador de sí mismo, ¿Alguien puede ser caracterizado como un “buscador de Dios” sincero?

 ¿En definitiva, quién es realmente un buscador?

¿Buscando a quién?

¿Es usted un buscador de Dios?

¿Es Dios su más alta búsqueda en la vida que lleva?

El Remedio de una vida Marchita (vrs. 6)

Si nuestra vida una vez marchita no tuviera una salida, entonces seríamos los hombres más miserables de este mundo. Sin embargo, el salmo nos dice que es posible recuperar una vida nueva y fresca. De hecho, eso es lo que Dios quiere que tengamos. Leamos una vez más el texto.

 

oh, desearía que nuestro tiempo de rescate ya estuviera aquí. Oh, que Dios saldría ahora surgiendo de en medio de su pueblo de Sión para salvar y restaurar a los suyos. ¡Cuando Dios restaure completamente a su pueblo, Jacob se regocijará e Israel se llenará de alegría!   

 

El primer remedio es una petición. El salmista hace una petición a Dios, es como un anhelo y una esperanza de cambio y de nuevas perspectivas.

El segundo remedio es una liberación. La RV60 habla de la esperanza de salir de la cautividad, y que Dios los saque de esa atadura que ellos poseen y así podrán decir que Dios es y existe.

El tercer remedio es restauración. El salmista tiene la plena confianza que una vez que su petición sea aceptada, vendrá liberación a su vida y finalmente Dios traerá una restauración completa de su relación con Dios

El cuarto remedio es celebración. Dios traerá gran gozo y alegría a los corazones que nuevamente saldrán de estar marchitos para una nueva vida y relación fresca con Dios

SELAH: Una pausa en su presencia

¿No es alentador que Dios está “mirando hacia abajo desde el cielo” y se preocupa por

juzgar “corrupción” y aquellos que “han cometido abominable injusticia” y

“Obreros de iniquidad”?

¿Tenemos un corazón similar que anhela ver la rectitud

establecido en la tierra?

 ¡Qué regocijo cuando Dios “restaura a su pueblo cautivo”!

Mark Twain dijo: “Siempre que te encuentres del lado de la mayoría, es el momento de hacer una pausa y reflexionar.”

En este mundo la inmensa mayoría no quiere nada con Dios, el hecho de que estés en la mayoría no significa que no debes hace una pausa para reflexionar

Anuncios

Cuando lo bien hecho está mal hecho

 

Resultado de imagen para real madrid

Hace unos días el equipo español Real Madrid se coronó como campeón de Europa. Para muchos es un logro extraordinario que tenga tres copas consecutivas. No pocos dicen que es el mejor equipo, y etc., etc. Sin embargo, a pesar de sus logros siempre queda en el ambiente un sabor de cosas no muy honestas. Para todos es obvio que, en el camino del certamen, los árbitros le ayudaron para pasar a las siguientes etapas. Históricamente siempre ha sido así, pero de igual manera siempre logran campeonizar.

Para colmo de especulaciones en la final el defensa Sergio Ramos lesionó al mejor delantero del equipo contrario generando miles de comentarios, porque este jugador es ya muy conocido por su mala intención y agresividad sin importarle la integridad del jugador que ataca. Bueno, es simplemente fútbol, he aquí un equipo campeón que ha hecho bien las cosas por medios malos. Y es que cuando lo bien hecho está mal hecho entonces hay que pensar seriamente a dónde quedó la integridad y los valores.

El salmo 52 es una expresión del enojo de un hijo de Dios con respecto a la maldad que ve a su alrededor ¿Cómo se podría resumir la idea de este salmo?  Doeg había hecho cosas para Saúl que consideró buenas ya que ayudó al reino del rey, pero eran malas ante los ojos de Dios.

Y es que el salmo se escribió para refutar a Doeg el edomita, quien traicionó a Ahimelec y a David, y luego mató a los sacerdotes de Dios. Doeg pensó que era un gran héroe, hasta se jactaba de lo que había hecho. En realidad, sus acciones fueron malas, una ofensa para Dios. Es muy fácil confundir las «hazañas» con la virtud. Solo porque algo se hace bien o se lleva a cabo en su totalidad no significa que sea bueno (por ejemplo, alguien puede ser un gran apostador o un hábil mentiroso). Mida todo lo que hace mediante la ley de la Palabra de Dios, no por la manera tan eficiente en que la realiza. ¿Qué ocurre cuando lo bien hecho está mal hecho? Primero, produce Jactancia, en segundo lugar, produce justicia y finalmente produce carencia.

 En primer lugar: Produce jactancia (1-4)

Una de las cosas que más me afecta de las personas de este mundo, no es que hagan lo malo, sino que se jacten de ello. Es más, vivimos en una sociedad que vindica lo malo como bueno, o lo malo como astucia e inteligencia. Si hay una cosa que detesto grandemente es ver cuando hay una fila de automóviles esperando pasar uno por uno y ver aparecer a un “tipo” adelantando a todos y tratándose de meter en la fila a la fuerza. Otra cosa que he visto con frecuencia es (y aún cristianos) es que no pueden hacer una fila sin tratar de colarse para obtener ya sea un producto, un servicio e incluso un alimento como si ellos estuvieran destinados a no pasar los mismos problemas de los demás. No cabe duda vivimos en un mundo donde el malo hace las cosas con intención y luego se jacta de ello. Parece ser que David estaba experimentando lo mismo en su propia vida.  Este salmo como lo mencione anteriormente está dedicado a la experiencia que David tuvo con Doeg el edomita. Un hombre malo que se jactó de hacer lo malo y se regocijo en destruir la vida de muchas personas.  ¿Pero que genera esa jactancia en la vida de una persona? Por lo menos cinco cosas.  Veamos una traducción libre de la primera parte del salmo.

 1-4 ¿Por qué te jactas del mal, gran hombre? La misericordia de Dios siempre se mueve de día en día. Planeas la catástrofe; tu lengua corta afilada, artesanal en mentiras. Amas el mal más que bien, llamas blanco a lo negro. Te encantan los chismes maliciosos, tu boca sucia.

La jactancia produce corrupción. Se está jactando asumiendo lo malo.  Una cosa es estar orgulloso de un buen logro y no de lo malo que hacemos. Esto ya es un nivel de corrupción. David le reclama al hombre malo ¿porque te jactas?

 La jactancia produce presunción. En el texto original se puede traducir como “gran hombre” u hombre “agrandado. Tiene humo en la cabeza. Por otro lado, aunque él se declare grande, es más grande la misericordia de Dios. ¿Ha visto como los malos jactanciosos se convierten en grandes fanfarrones? Los he visto. Nuestro país ha tenido varios presidentes que han desarrollado este síndrome de “gran hombre”.

La jactancia produce alteración. Se está jactando asumiendo lo malo.  Una cosa es estar orgulloso de un buen logro y no de lo malo que hacemos. Muchas personas logran grandes cosas, pero esos logros son a costa de malos procederes y de trampa. El hecho de que una persona sea eficiente a costa de la integridad no quiere decir que esa eficiencia está aprobada por Dios. Es alterar lo bueno.

La jactancia produce maquinación. La expresión en hebreo para planear es la expresión “chashab”. Esta se puede traducir como inventar, programar, inventar o abrir una cuenta. La idea es que es un deseo constante y planificado de la maldad. Esa maquinación incluye actos activos, (catástrofe) y actos subversivos (lengua)

La jactancia produce desviación. El pasaje dice que “ama el mal”.  Se define en términos de amar y encantarle lo malo.  Le apasiona hacer daño. Pero por otro lado dice que a lo blanco llama negro. Ha perdido el discernimiento.

Como observamos la jactancia de hacer bien lo malo nos lleva a un deterioro moral increíble.

Ahora Selah: Haga una pausa en su presencia

Dedique un tiempo a pausar su vida y pregúntese:

¿De qué se jacta usted? ¿Es agradable a Dios?

 

   En segundo lugar: Produce justicia (5-7)

El texto establece que habrá una disciplina y retribución para el que vive en jactancia del pecado.  Observe bien que el salmista establece severamente que las personas que viven en arrogancia y en jactancia de lo malo, serán acreedores a la justicia de Dios. Observe como el texto lo resalta. Una vez más utilizaré una traducción libre del texto.

Dios te despedazará miembro a miembro, te barrerá y te arrojará, te sacará de las raíces de la tierra de la vida. 6-7 La gente buena observará y adorará. Se reirán aliviados: “El gran hombre apostó por el caballo equivocado, confió en grandes sumas de dinero, se ganó la vida gracias a la catástrofe”.

¿Cómo será esa justicia que procede de Dios?

Será una justicia situacional. Se usa la expresión  “barrerá” o “destruirá” como lo pone RV60 es una palabra hebrea que se puede traducir como jalar hacia abajo, o ser descompuesto.  Significa que Dios cambiará su situación para mal.

Será una justicia radical. La expresión “arrojar” se puede traducir como arrojar un carbón al fuego. Da la idea que es el combustible para el fuego del juicio de Dios.

Será una justicia total. La expresión está asociada con arrancar de raíz un arbusto. Es la expresión “nachach” que está relacionada con la botánica. Es arrancar de tajo y con fuerza.

Será una justicia testimonial. La gente que teme a Dios verá la justicia de Dios y provocará alegría y adoración, porque Dios es justo y es retribuidor de los malos.

Como podemos observar el destino del hombre malo que se jacta es bastante serio. Dios hará con él muchas cosas. Pero no le espera un futuro prometedor. Pero todavía hay un último resultado de cuando lo bien hecho está mal hecho.

Ahora Selah: Haga una pausa en su presencia

Dedique un tiempo a pausar su vida y pregúntese:

 ¿Por qué es tan popular (y se considera una forma válida de humor) que las personas “corten” a los demás?  y que usen su lengua como una “cuchilla afilada” con el propósito de “destrucción”? ¿Estamos cuidando de usar nuestra lengua como fuente de bendición?

 

En tercer lugar: Produce Carencia (8-9)

Una persona puede aparentemente tener éxito haciendo lo malo. Pero su logro es solamente exterior. En asunto de profundidad y convicciones es carente de la potencia del Espíritu Santo. Observe como lo describe el texto.

Y soy un olivocreciendo verde en la casa de Dios. Confié en la misericordia generosa de Dios entonces y ahora.     Te agradezco siempre que hayas entrado en acción. Y me quedaré aquí, por tu buen nombre, que es mi esperanza, en compañía de tus fieles amigos

 Carencia de carácter. Como olivo verde : Esto es, como un árbol plantado en el traspatio del templo. El salmista forma parte simbólicamente del maravilloso paisaje que rodea la casa de Dios. Con Dios de su lado, David se comparó con un árbol de olivo verde en la casa de Dios. El olivo no solo es uno de los árboles que tienen más larga vida, sino que con su verdor es mucho más longevo. David contrastaba la protección eterna de Dios hacia el siervo fiel con la destrucción repentina del malvado. Un autor dice al respecto:

“Entonces también descubrimos un individualismo en este Salmo, que indica claramente que Dios trata con esta raza como individuos y, finalmente, que hay un juicio expresado en contra los malvados, mientras que las promesas maravillosas se dan a los justos David dijo: “Soy como un olivo verde en la casa de Dios”, recordándonos la hoja de olivo que es verde arriba, pero plata abajo”.[1]

Por otro lado, añade: “La mente espiritual se revela en este simbolismo, ya que recuerda que la plata se usó para el dinero de la redención. Debajo, por lo tanto, era redención, mientras que, arriba, vibraba, vibraba la vida.  Desde el momento de la inundación, la rama de olivo ha sido un símbolo de paz. Pero que es Aún más interesante es esto: cuando Salomón construyó el templo, se usó madera de cedro en todo, sin embargo, cuando se trataba del Lugar Santísimo, los dos querubines, cuyas alas extendidas alcanzadas de pared a pared, estaban hechas de la madera del olivo; y para la entrada en ese lugar sagrado, donde solo el sumo sacerdote podía ir, una vez año, y luego solo con la sangre del sacrificio, hizo las puertas de madera de olivo. Todos los estudiantes de las Escrituras también saben que el aceite de oliva se ha utilizado en todas partes, como símbolo del Espíritu Santo …  (David) se deleitó en la gloria de estar en la misma presencia del Santo, en paz con Dios y lleno del Espíritu Santo, a causa de la redención que se le proveyó.”[2]

Carencia de confianza. La expresión tiene que ver con estar seguro de algo. El que tiene un carácter contrario al malo tendrá la seguridad que al final a pesar de lo oscuro que se vea algo habrá un final adecuado para el justo.

Carencia de canto. La expresión se puede traducir como alabanza o cantar.  Es un espíritu de adoración constante. Este espíritu de adoración es carente en el malo.

El salmista termina señalando las bendiciones del justo. Es como un olivo verde. El olivo era fuente de muchos productos que ayudaban a la vida, aguantaba las sequías mucho mejor que los cultivos de granos. Así era un símbolo de vida. Nótese el contraste con el versículo 5, el malo está “desarraigado” pero el justo tiene buenas raíces y se mantiene con vida abundante. La diferencia queda sencillamente en la confianza en Jehová.

Dios le da vida duradera al salmista, y él le alabará para siempre con corazón agradecido. La nota de RVA indica el dilema en traducir la palabra hebrea; algunos tienen “daré gracias”, otros “alabaré”. La palabra conlleva las dos ideas: “alabar a Dios con corazón agradecido por lo que ha hecho”.

Todas estas verdades llevan al salmista a confiar o “esperar” más en Dios. Y todo esto, lo dice y lo hace en presencia de tus fieles; La vida victoriosa, el testimonio y la manifestación de la acción de Dios suceden en el contexto de la comunidad de fe. Así que más vale que recuerde que a veces puede estar bien hecho pero en realidad está mal hecho.

 

Ahora Selah: Haga una pausa en su presencia

Dedique un tiempo a pausar su vida y pregúntese:

  Note la paciencia y la misericordia de Dios cuando vemos que los malvados:

– ama al mal más que bien

– practica la falsedad en lugar de decir la verdad

– se jacta del mal

Pero la ira de Dios eventualmente caerá y caerá rápidamente y caerá severamente.

¿Qué tiene de bueno un “olivo verde”? ¿Qué tipo de crecimiento y fruto está Dios produciendo en nuestras vidas mientras adoramos en su presencia?

4) ¿Nuestra vida se caracteriza por dar continuamente gracias a Dios por todo su maravilloso obras (“Tú lo has hecho”) y por su fidelidad hacia nosotros de acuerdo con todos sus atributos (“Esperaré en Tu nombre, ¿porque es bueno”)?

[1] http://bibleoutlines.com/blog/wp-content/uploads/2011/08/psalms.pdf

[2] Ibid.

“Obsesionados por el éxito…”

Imagen relacionada

 

Una de las palabras que más definiciones podría tener es “éxito”, para cada uno de nosotros el éxito es un anhelo con rostro diferente, para muchos podría ser tener mucho dinero y posesiones, es un deseo bastante común, para otros el tener una familia sana, feliz y numerosa, suena un poco más sensato y emotivo, ganar el campeonato, ser el mejor estudiante, etc etc. Sea cual sea la definición de éxito que tengamos, algo en común en todos nosotros es que lo deseamos ardientemente, ser exitoso definitivamente es un deseo innato en todos nosotros.

El Salmo 49 instruye y consuela. Enseña que las ventajas terrenales no son confiables para la felicidad permanente, y que, por más prósperos que sean los hombres mundanos por un tiempo, su destino final es la ruina, mientras que los piadosos están seguros al cuidado de Dios.  Es un salmo que redefine el éxito. Este salmo nos entrega cuatro recordatorios para los obsesionados con el éxito. Lo primero que el salmo dice es que el éxito no es lo que parece. (vrs.1-4). ¿Cómo desarrolla este pensamiento el salmista? Bueno primero hace una invitación. Usa las expresiones “oíd” que es una invitación estar de acuerdo. La segunda expresión es “escuchad”. Esta expresión es metafórica se puede traducir como rastrillo o rastrillar. Es ese instrumento que se usa en la tierra para romperla y prepararla para la siembra. Implica que Dios tiene una voz en el mundo que aclara realmente lo que es tener éxito y que necesitas preparar tu corazón para que siembre su pensamiento. Es el éxito de Dios, y no es el éxito humano lo que cuenta. La segunda cosa que el salmista utiliza en su pensamiento después una invitación expresa una opinión. Es una opinión para el que tiene como para el que no tiene. Las dos esferas sociales son tomadas en cuenta. Su opinión es que ambos necesitan entender lo que es la opinión con respecto al éxito. Para el que tiene, evaluar si lo que posee es éxito y para el que no tiene evaluar si lo que no tiene es éxito. Seguido a la invitación, y tomando en cuenta su opinión, el salmista hace una revelación. El éxito no es lo que parece porque la gran revelación del salmista es que si lo que tengo no produce en mi vida una transformación de mi hablar, pensar y declarar desde una perspectiva sabia y por sobre todo desde una perspectiva espiritual que interpreta la verdadera inteligencia que se ve plasmada en adoración a Dios, no sirve para nada. El éxito es una vida experimentada en el poder y la sabiduría de Dios.  De hecho, una traducción un poco más cercana a la emoción del texto hebreo este versículo se puede traducir de esta forma: “…Puse delante de ti la sabiduría pura y llana, mi comprensión de la vida experimentada por el corazón. Ajusté mi oído a los dichos de los sabios, resuelvo el enigma de la vida con la ayuda de un arpa…”.

Un segundo recordatorio que vemos el éxito no evita lo que perece. Si observamos de los vrs. 5 hasta el 12 hay cinco cosas que son perecederas, pero nos aferramos a ellas sin ninguna reflexión. Primero, está la adversidad (5). Observe que los días de adversidad es una realidad en la vida del salmista. No son opcionales ni manejables esos días malos. Segundo, está la temeridad. (vrs.6). La expresión “confiar” se puede traducir como audacia, temeridad. Es alguien que está arriesgando mucho. Es decir, una persona que es temeraria es aquella que cree que sus riquezas le dan estabilidad y seguridad.  Tercero, está la incapacidad. (vrs.7-9). Nosotros jamás podemos hacer lo que Dios sabe hacer. En el texto se usa el concepto de redención, que implica que un hombre no puede redimir a otro. Esto está más allá de su capacidad. No puede controlar los destinos finales de las personas. A pesar de que tenga muchas riquezas y bienes no podrá jamás tener dominio completo sobre la gente. Cuarto, está la mortalidad. (vrs.10). Es un hecho que la muerte es el acto más democrático que existe. Todos somos mortales que perecemos y que no podemos detenerlo. Ninguna cosa detiene el destino mortal de los hombres. En quinto lugar, está la mentalidad. (11-12). La expresión “íntimo pensamiento” se de traducir como el hombre interior, el hombre oculto. Es aquella parte del hombre más escondida y jamás mostrada al público. Aunque muchos pueden parecer ricos bonachones, muy dentro de ellos sienten que merecen todo el halago del mundo. De hecho, el texto dice que les dan nombres a sus tierras. En realidad, el texto original dice “nombran calles y territorios con sus nombres”. La mentalidad del éxito es muy compleja y muy sutil. A veces no nos damos cuenta de lo que nos está pasando cuando tenemos grandes recursos y riquezas.

Un tercer recordatorio es que el éxito no controla lo que acontece. (13-15).  No podemos controlar el destino de nuestra descendencia (13). Lo que hacemos y construimos no nos garantiza que las generaciones que engendramos entiendan su responsabilidad. Ellos simplemente reciben el beneficio de la riqueza y poder de sus ancestros. Lo he visto muchas veces, los hijos de gente pudiente creen que se les debe rendir la pleitesía por el hecho de que son hijos de alguien poderoso.  No podemos controlar el destino de nuestra trascendencia. (14). Simplemente el salmista utiliza la figura de una oveja engañada que va camino al matadero. Somos como borregos destinados a la muerte. No hay nada trascendente en nuestra vida sino ponemos nuestra vida en manos de Dios. No podemos controlar el destino de nuestra apariencia.  El salmista dice: “se consumirá su buen parecer”. En un mundo que es adicto a la belleza y a lo superficial, el salmista nos recuerda que el deterioro físico no se puede detener. Y tampoco la muerte. Sólo aquel que “Dios lo tome” será exaltado.

Un cuarto y último recordatorio es que el éxito no trae lo que satisface. (16-20).  Hay tres dimensiones en el último párrafo del texto. El éxito no satisface porque es apariencia. Si observamos el salmista dice: “Así que no te impresionen aquellos que se enriquecen y acumulan fama y fortuna. No pueden llevarlo con ellos; la fama y la fortuna se quedan atrás”. Solamente es fachada, muy dentro la gente próspera tiene serios conflictos.  Lo segundo es que el éxito no satisface porque es experiencia. Tener éxito no es tener logros, bienes, poder o fama sino una acumulada experiencia personal con Dios. El autor nos dice que, aunque él se autonombre dichoso o la gente a su alrededor lo llene de halagos, su gloria no lo seguirá a la muerte. Así que su experiencia mayor debe ser en que está de paso en esta vida. Finalmente, el éxito no satisface porque es conciencia. Es una toma de conciencia de nuestra finitud de la vida. Todo se acaba y lo que perdura es lo que hemos logrado para su Reino y para la eternidad.

R. L. Stevenson dijo: No juzgues cada día por la cosecha que has obtenido, sino por las semillas que has plantado. Creo que esto es éxito, a veces no tenemos grandes cosechas, pero hemos plantado muy buenas semillas que un día darán su fruto.

Recuerde siempre que el éxito es el logro continuo de llegar a ser la persona que Dios quiere que usted sea y lograr las metas que él le ha ayudado a establecer. Deje que Dios marque el ritmo de su éxito.

“…Vuelve a llenar tu cuerno de aceite…”

Resultado de imagen para cuerno de aceite para la unción

 

Muchas veces es tan difícil escribir algo, cuando la vida se convierte en una eterna monotonía.  Esta etapa de mi vida simplemente es tan extraña y tan cerrada. Han pasado ya años y sigo caminando en un desierto, tanto físico, emocional y espiritual. Quizás esta etapa para mí es como una etapa de “resignación” y de envejecer solamente. Los sueños ya no se cumplieron, los deseos no fueron satisfechos y simplemente he aprendido a sobrevivir en todas las áreas de mi vida. No “aparece” aquel momento que esperaba de joven de “hacer grandes cosas para Dios”. La gran águila que soñaba con volar altísimo simplemente se ha convertido en un ave de corral, sobreviviendo y cacareando de aquí para allá.

Leía 1 Samuel 16, esa escena donde Samuel escoge a David como futuro rey. Y noté lo frustrante que puede ser el tratar de hacer la voluntad de Dios. Digo esto, debido a que Dios no le gusta ser tan detallista para que las cosas que buscamos en su nombre se nos faciliten. ¿Porqué Dios nos revela a cucharadas su voluntad? Por ejemplo, el vrs. 1 del capítulo 16 Dios le dice a Samuel que vaya a Isaí de Belén, porque allí va encontrar al rey. Y le da instrucciones acerca de su voluntad muy generales y llenas de alternativas.  Es decir, Isaí tenía 8 hijos, eso significa (al omitir un nombre específico) que Samuel tendría que averiguar cuáles de esas 8 opciones sería la de Dios. ¿No hubiera sido más fácil que Dios le dijera el nombre de una vez, y así ir a lo seguro? Desde el punto de vista de uno creo sería más fácil. ¿Pero quién ha dicho que servimos a un Dios fácil? De aquí se levanta un principio sobre hacer la voluntad de Dios. La generalidad es el escenario de la voluntad de Dios y la ambigüedad la escena de ese escenario. De hecho Samuel estaba tan desanimado que Dios le dice “llena tu cuerno de aceite”. Su cuerno estaba vacío, ningún profeta o juez debía tener su cuerno vacío. Parece ser que Samuel hasta había perdido la esperanza de usar su cuerno nuevamente en un nuevo rey. ¿Porque nos desanimamos tanto que ya no llenamos nuestro aceite espiritual? Es porque muchas veces la voluntad de Dios nos complica la vida.

¿Por qué Dios fue tan ambiguo con Samuel? Observe que le hace desfilar en el capítulo a los siete hermanos visibles de Isaí. Esa ambigüedad realmente lo hizo equivocarse por lo menos dos veces. Cuando Samuel ve a Eliab, concluye que es el ungido. Basado en las cualidades externas que ve en él. Sin embargo, gracias a Dios, que Samuel estaba conectado con la voz de Dios, porque fue lo único que lo libró de cometer un error de elección. El texto insinúa que Samuel pensó que el era el elegido de Jehová, pero Dios inmediatamente le reprendió. Le cambió su perspectiva y ajustó sus principios. Estas dos cosas normalmente son las que usa Dios en medio de una búsqueda ambigua de su voluntad. Así que la primera cosa que Dios normalmente trabaja con nosotros cuando la voluntad de Dios no es clara es nuestra conexión con Dios. ¿Qué tan conectado con Dios estoy a pesar de que no tengo claro o estoy confundido con lo que me está pidiendo hacer? Esa conexión sirve fundamentalmente para tres cosas. Corregir mi alternativa (vrs. 6), cambiar mi perspectiva (vrs. 7) y finalmente controlar mi iniciativa. (vrs. 5). Es curioso que Dios no mandó a Samuel a escoger al nuevo rey, porque claramente Dios le dijo “me he provisto rey” (vrs. 2) Dios envió a Samuel a reconocer públicamente lo que el había escogido privadamente. Por eso es por lo que el NT específicamente nos dice en Romanos 12 que nosotros somos llamados a “comprobar cuál sea la voluntad de Dios, agradable y perfecta”. Pero, por otro lado, de la conexión Dios lo lleva a la comprensión.  Normalmente me he dado cuenta de que la comprensión de la voluntad de Dios incluye tres cosas. Primero, conciencia.  Debes llegar a tener una conciencia de que su voluntad es un proceso de aprendizaje y de madurez. Una vez que Dios le da una lección a Samuel con el primer hijo de Isaí, hace desfilar los otros 6. Debió ser muy frustrante que cada hijo fuera cerrando las posibilidades de saber la voluntad de Dios. Uno tras otro generaba a la vez ilusión, pero luego era acompañada con desilusión. La frase que se repite en este pasaje es la frase “tampoco a este”. Esa frase es lapidaria cuando andamos en búsqueda de la voluntad de Dios. Es una frase que consume nuestras energías, nuestras frustraciones y anhelos. Alguien al cuál Dios le ha dicho que le proveerá un trabajo, y luego selecciona este y aquella oportunidad, pero cada vez que cree que ya va a salir de su crisis, aparece la frase de Dios “tampoco esto” te sacará de la crisis. “Tampoco esto” es tu solución…debes seguir adelante. Si esto no es frustrante no sé que lo será. Además de conciencia, incluye paciencia. Imagine usted la escena, Samuel con cada hijo tenía la esperanza de que fuera el que Dios quería. Está listo. Observe está en el lugar correcto(Belén), con el grupo correcto (la familia de Isaí), en el momento correcto (en el momento espiritual del sacrificio) con los recursos correctos (tiene su cuerno lleno para ungir) sin embargo cada vez más se le acaban las opciones de encontrar al que Dios quiere. ¿Cómo cree que se habrá sentido cuando pasaron seis hijos y apareció el séptimo? Bueno, lea esto. Por lógica de selección si tienes siete hijos y pasan seis y de los seis ninguno es el ungido, lo lógico es que el séptimo debe ser el elegido. Samuel debió haber dicho ni modo este debe ser la voluntad de Dios. ¿Pero lo era? ¡No! Entonces cuando se te acaban las opciones y la lógica ya no te funciona ¿Qué haces con tu paciencia? ¡Simplemente la echas al trasto! Y es que la comprensión te pasa por la conciencia de un proceso, fortalece tu paciencia por el proceso, pero finalmente habla de dependencia en el proceso.

 

Ahora bien, la búsqueda de la voluntad de Dios en este pasaje ha demostrado que genera conexión, comprensión, pero hay un último elemento, a saber, convicción.

El vrs. 10 dice: “Jehová no ha elegido a estos”. Lo primero que Dios te da como muestra de tu convicción es discernimiento. Por lo menos Samuel ahora sabe lo que no es la voluntad de Dios. Ya va a medio camino. Sin embargo, hay algo peculiar en esta situación de Samuel. Es obvio que se le acabaron las alternativas visibles, y es obvio que está en el lugar correcto, así que Samuel concluye que algo se le está pasando por alto.  Así que la segunda muestra de tu convicción tiene que ver con cuestionamiento. Este cuestionamiento parte de hacerte preguntas sabias y reflexivas, buscando entonar tu experiencia con la experiencia de la voluntad de Dios. Samuel entiende que algo falta en el cuadro. Nos sabe que, pero sabe que algo está perdido. ¿Y que hace? Hace una pregunta puntual y sabia. ¿son estos todos tus hijos? Que pregunta más astuta, más clara y sabia. La pregunta presupone un análisis de su situación y ese análisis lo llevo a entender que debía haber más hijos. Debemos aprender a hacer las preguntas sabias y pertinentes para nuestra situación. Estas preguntas nos elevan al nivel de lo que no se ve, y nos separan de la comodidad de lo que se ve. Aprendemos a entrar a otro nivel, el nivel de la voluntad de Dios.

Finalmente, la convicción genera discernimiento, fortalece el cuestionamiento y finalmente empodera el cumplimiento. Observe que una vez que aparece David, la orden de Dios es: “…levántate y úngelo, porque este es…”. Este cumplimiento es importante porque cambia tu acción, el texto dice “levántate”. Me encanta esta expresión. Ahora debes actuar seguro, debes entender que ya no está más para teorizar sentado sino para levantarte y ejecutar plenamente los planes de Dios. Es un “levantarse” con la plena certeza que ahora se va en la dirección correcta. Pero no sólo cambia tu acción, sino que cambia tu situación. “úngelo”. Todo lo que tienes ahora como recurso de Dios ponlo a funcionar. Es importante “ungir” es decir no olvidar el carácter de nuestro llamado y búsqueda a la voluntad de Dios. No podemos paganizar lo que Dios nos dio para ungir. Finalmente cambia nuestra dimensión. Lo que hacemos para Dios buscando su voluntad y cumpliéndola desata una nueva dimensión espiritual para beneficio del reino de Dios. El texto dice que David ahora viviría en el poder del Espíritu Santo y que el ahora era el nuevo rey. Nunca debemos olvidar el impacto espiritual que hace en una nación y en un liderazgo ser sumisos al cumplimiento de la voluntad de Dios.

Comencé preguntando ¿Por qué Dios no es específico cuando nos pide hacer su voluntad, sino que nos lleva por cucharadas? Simplemente porque hacerlo de esa manera no generaría una mejor persona y un mejor creyente. Dios busca por medio de su “raro” método que nosotros logremos una conexión con su voz en el tiempo de búsqueda, desea una comprensión de los elementos que nos hacen madurar al hacer su voluntad, y genera un mejor cumplimiento de sus planes al madurar en la búsqueda de su voluntad

¿Quién sabe y quizás todavía hay tiempo de salir del corral y volar como un águila nuevamente? Me parece que todavía hay tiempo para soñar. ¿Y usted?  ¡Quiera Dios que todos aprendamos la lección!

La Hipermaternidad…

Resultado de imagen para sobreprotección de los hijos

El filósofo George Santayana llamó a la familia humana “una obra de arte de la naturaleza. Si eso es cierto, muchas de estas obras de arte han quedado hechas pedazos porque se olvidaron de su Creador. Génesis 27 describe una de esas familias. Es una familia que en apariencia las cosas marchan bien, pero que, si uno las observa de una manera detenida, uno se da cuenta que algo ha pasado en el seno mismo de esa familia.

Recientemente me di cuenta de que el mundo en el que vivimos se ha ido tipificando ciertas conductas de la familia que en apariencia son buenas pero que en esencia son muy dañinas para la salud de los integrantes de dichas familias.

Es el fenómeno llamado como la Hipermaternidad. La Hipermaternidad es un fenómeno de crianza que se caracteriza por una atención excesiva a los hijos. Los padres entienden que, para ser unos buenos padres, han de estar pendientes de los hijos de una forma exagerada, resolviendo los problemas, anticipándose a ellos y haciendo las cosas en su lugar. En vez de criar y educar a los hijos, parece que estamos gestionándolos. Impiden que los hijos se enfrenten a sus miedos.

En Génesis 27:13 hay una frase que sale de la boca de una madre, esta es Rebeca y ella le dice a su hijo favorito una expresión que resume en esencia lo que es la Hipermaternidad, a saber: “…hijo mío sea sobre mí su maldición…”

He aquí una madre que ha aconsejado de una manera carnal a su hijo favorito, lo inducido a desarrollar antivalores contra su propio padre, y simplemente la madre le dice al hijo que si las cosas salen mal ella lo va a proteger como un escudo en contra de las consecuencias que generen sus actos.

Hay tres elementos primordiales con respecto a la Hipermaternidad de Rebeca que se ven sutilmente señalados en la expresión.

La primera señal de esa Hipermaternidad se refleja en la expresión “hijo mío”. El texto refleja un favoritismo. En pocas palabras se habla de un favoritismo. Génesis 25:28 dice lo siguiente: “…Y amó Isaac a Esaú, porque comía de su caza; más rebeca amaba a Jacob…” Observe que ambos tienen su favorito al que protegen.  Isaac prefiere a Esaú por su habilidad y Rebeca prefiere a Jacob por su afinidad.  Uno lo quiere por que le suple lo que le apetece y la otra lo quiere por lo que se parece.  El uso de la expresión “hijo”, denota que Rebeca está poniendo por encima la seguridad de un solo hijo en lugar de los dos hijos. La expresión “mío” demuestra que Rebeca consideraba a su hijo como una posesión. Los hijos no son cosas para poseer, sino que son personas que proveer. No son nuestros, para que sean a imagen y semejanza de nosotros. Cuando pensamos en términos de posesiones, es ineludible de tener una mentalidad de dueño y no de administrador de las vidas que Dios nos ha dado en nuestras manos.

 La experta educadora española Eva Millet refiere que tan solo en España el 35% de los alumnos de primer semestre de universidad toman ansiolíticos por la tolerancia cero a la frustración porque siempre han conseguido lo que han querido, nunca les han dicho que no. Ella dice: “Es muy triste que tengan que darte una pastilla para que te ayuden a levantarte porque tu mamá o tu papá nunca te lo enseñaron de pequeño…”

La colaboración de los padres con el colegio de por sí es una cosa fantástica, pero ya se está convirtiendo en intromisión.  El hiperpadre, en este afán de crear el mundo perfecto para el hijo perfecto, interviene en el menú, en cómo da las clases el profesor, en la oferta de extraescolares… Está pasando. Las escuelas cada vez están cada vez más cuestionadas y exigidas. Existe esta idea de que el niño es tan especial y único que este tiene que tener una educación especial y única. Los centros escolares se volverían locos si se tuvieran que adaptar de esa forma a cada niño.

Así que Rebeca protege a su hijo e Isaac protege al otro. ¿Cuál es el resultado? Competencia, intriga y mentiras a nivel familiar.

La segunda señal en la Hipermaternidad aparece en la expresión “sea sobre mí”. Esto es un proteccionismo. Déjeme presentarle a un escudo humano que está dispuesto a tomar la bala por su hijo adorado. En al Hipermaternidad esto se le llama los “padrescópteros” El término “padre helicóptero” nació en 1969 cuando el Dr. Haim Ginott escribió el libro “Padres y Adolescentes”. Durante diversas entrevistas que realizó para recabar su información se dio cuenta de que muchos adolescentes decían sentir que sus padres estaban sobre ellos como helicópteros. Ginott tomó ese término y lo usó en su libro. Después, en 2011 se adoptó este término como oficial y algunos diccionarios empezaron a incluirlo. Los padres helicóptero son padres que se enfocan en exceso en sus hijos. Suelen tomar demasiada responsabilidad en las experiencias, éxitos y fracasos de sus hijos. Se caracterizan porque quieren estar en todo y llegan a los excesos como sobreprotección, exceso de control y exceso de búsqueda de la perfección. ¿Quién es un padre o madre helicóptero? Un padre helicóptero puede ser cualquiera. Sin embargo, se ha visto que los padres de adolescentes tienen mayor probabilidad de ser padres helicóptero. Se caracterizan porque toman responsabilidad de tareas que les corresponden a tus hijos.

Los padres helicóptero tienen diversas razones para su comportamiento ya que cada uno es distinto. Los motivos más comunes son: Temor a consecuencias negativas La idea de que sus hijos no encajen en el grupo, tengan malas calificaciones o no logren un determinado tipo de empleo puede parecer demasiado grave para este tipo de padres. En su intento de evitar cualquier contratiempo se enfocarán en prevenir el sufrimiento de sus hijos. La ironía es justo aquello que buscan prevenir es lo que provoca en sus hijos. Otra cosa es la ansiedad. Algunos padres helicóptero sienten demasiada preocupación por factores económicos, laborales y sociales. Esto los lleva a desear que sus hijos logren un buen estatus y los presionan como forma de protección. El principal riesgo de esta clase de presión es que sus hijos pueden sentirse obligados a crear relaciones falsas. Además, podrían aprender que los factores económicos son los más importantes y olvidarse de ver el valor de las personas más allá de sus posesiones económicas. Un tercero es la autocompasión

Los adultos que sienten o que han sentido rechazo, falta de amor o que han sido ignorados durante su infancia tienen mucho riesgo de ser padres helicóptero. Ellos buscan prevenir todo aquello que les resultó tan negativo. Procurarán solventar todas sus carencias afectivas en sus pequeños, pero en el proceso corren el riesgo de crear problemas opuestos. Es importante que esta clase de padres tomen terapia para aprender a separar sus experiencias de las de sus hijos. Y sobre todo si son cristianos aprender a confiar en Dios. Cuarto, presión por parte de otros padres. Hay que reconocer que la convivencia con otros padres puede generar ciertas presiones y competencias. Está bien tratar de ser mejor padre, pero no presionar en exceso a tu hijo para que sea mejor que los demás. Es fácil que los padres competitivos pierdan la noción de la presión que ejercen. Cada vez pasarán nuevos límites hasta que sus hijos no puedan más. El riesgo es que pueden desarrollar un alto sentido de la culpa en sus pequeños. Los padres helicóptero comienzan con la mejor de las intenciones. El problema es que los límites son fáciles de sobrepasar. Muchos padres terminan ocasionando problemas severos en las emociones de sus hijos y en la relación con ellos. Es importante que en todo momento te des tiempo de hablar con tu hijo para descubrir si estás excediendo sus límites y cómo se siente. Tal vez tu pequeño diga que está bien, pero comienza a verse afectada su autoestima y seguridad en sí mismo. Debes aprender a evaluar y ver las señales para evitar daños severos futuros.

Rebeca no entendió esto, simplemente creó en Jacob un muchacho sobre protegido.

La tercera señal de la Hipermaternidad aparece con la frase “su maldición”. Esto hace un exclusivismo. ¿cómo se manifiesta este exclusivismo? Simplemente haciendo una separación entre lo que Jacob va a recibir de mamá y lo que va a recibir de papá. Cuando queremos el cariño exclusivo de nuestros hijos a costa de la comparación quien te da mejores cosas, llegamos a la fragmentación de la familia, la cual genera discordia y disensión. Esa fue la causa por la cuál los dos hijos terminan separados y uno odiando al otro hasta el punto de pensar en asesinarlo y el otro teniendo miedo de su propio hermano. Ese exclusivismo se refleja en una frase que repite tres veces en este capítulo. La primera aparece en el vrs. 8 allí dice: “oye mi voz”. Luego aparece en el vrs. 13 y allí dice “solamente obedece mi voz”. (Si observa esta segunda vez va acompañada por la expresión “solamente”) y luego vuelve aparecer en el vrs. 43 y allí vuelve a decir: “obedece a mi voz”. ¿Hasta donde deber llegar la obediencia de un hijo? Llega hasta el momento cuando su padre o madre pretenden suplantar la voz de Dios con su voz. Rebeca insinúa que el padre maldice y ella bendice. Pero que ella es tan buena que no permitirá que la maldición del padre caiga sobre su hijo. ¡Qué excelente madre! ¿o no? Por supuesto que no, porque lo que generó en su hijo fue una ruptura de su carácter y dependencia de Dios.

La cuarta señal de la Hipermaternidad aparece con la expresión “ve y tráemelos”. Esto promueve inmoralismo. Lo que Rebeca está generando en Jacob es un antivalor, y está dando resultado. Observe que la preocupación de Jacob no era: ¿es correcto esto? Sino ¿es seguro? A él le preocupaba el décimo primer mandamiento: “No serás pillado”. La filosofía de Jacob era: “Si te hace sentir bien, es bueno” y la filosofía de Rebeca era “si te hace ganar ni importan los medios”. Al cooperar con la intriga, Jacob estaba solo obedeciendo a su madre, pero el pudo haber rehusado participar y sugerir que encararan la situación con honestidad y fueran a hablar con Isaac. Pero una vez que Jacob se puso las ropas de Esaú y tomó el sabroso guisado en sus manos, la suerte estaba echada y él tenía que hacer su parte exitosamente. Vea como una mentira lleva a la otra, porque el engaño sólo puede ser defendido con más engaño. Jacob junto a su madre estaban tejiendo la tela de araña.

Ernest Hemingway en la novela “Muerte al Atardecer” probablemente expresa una gran convicción cuando dice: “Sólo sé lo que moral es lo que después te hace sentirte mal y lo inmoral es lo que después te hace sentir mal”. Muchas personas hoy respaldarían esa filosofía y tomarían sus decisiones sólo sobre la base de como se sienten, no por lo que Dios dice en su Palabra. “Si te hace sentir bien, es bueno”.

Por más que nos esforcemos en querer cuidar a nuestros hijos, no podremos hacerlo. Habrá que soltarlos alguna vez. Los preparamos para que caminen solos por el mundo y no para que   se queden con nosotros. Y ese cuido solamente depende de Dios.

 Parafraseando el Salmo 127: “Si Dios no cuida a tus hijos protegerles aún con guardias no servirá de nada. Confía en Dios, que Él es quien desea lo mejor para tus hijos.  Ora y cree que Él es quien tiene el control y el cuidado correcto para nuestros hijos.  Salmo 127:1-4 (TLB). ¡Qué así sea!

 

Solo para viejos…

Resultado de imagen para viejos

 

Si hay una cuenta pendiente en nuestros escritos evangélicos es lo que se relaciona a la vejez y cristianismo. ¿Cómo se vive un modelo cristiano en la vejez? ¿Qué directrices da la biblia con respecto a esta etapa de la vida? ¿Por qué cada vez más hay gente mayor que está tan lejos de Dios en su vejez que se convierten en personas amargadas y egocéntricas? Y es que cuanto más viejo me vuelvo, más aprecio este salmo 71:1-11. Se enfoca en las bendiciones especiales de Dios para aquellos que envejecen. “No me rechaces en la vejez, no me desampares cuando mi fuerza falla” (v. 9).

¿Qué hace Dios por nosotros a medida que envejecemos? Él nos ayuda a conocer y resolver algunos de los problemas que encontramos en nuestros últimos años. Tome el problema de la debilidad, por ejemplo. De eso habla David en el versículo 9: “No me desampares cuando mi fuerza falla”. El hombre exterior está fallando, pero el hombre interior puede renovarse día a día. Dios te proporcionará la fortaleza espiritual que necesitas”.

Otro problema que enfrentamos a medida que envejecemos es la inestabilidad. ¡Bienvenido al mundo de la confusión! “En ti, oh Señor, confío; nunca me avergüence [confusión literalmente en el hebreo]” (v. 1). No siempre podemos seguir el ritmo de tantos cambios rápidos en este mundo. A medida que envejecemos, podemos decir: “No sé muy bien qué está pasando”. Pero Dios dice: “Mira, no te preocupes. Confías en Mí, y nunca te dejaré confundir”.

Un tercer problema que experimentamos es la irritabilidad. Esta muchas veces es resultado de vivir en el pasado. Con demasiada frecuencia decimos: “De vuelta en los buenos tiempos…” He llegado a la conclusión de que tal vez los buenos viejos tiempos no eran tan buenos. David reconoce: “Porque tú eres mi esperanza, oh Señor Dios” (v. 5). Él estaba viviendo en el futuro. No sabemos lo que depara el futuro, pero sí sabemos que Dios tiene nuestro futuro.

Finalmente, podemos enfrentar el problema la tranquilidad. Que nace del hábito de  quejarse. Qué fácil es quejarse a medida que envejecemos. Pero David dijo: “Que mi boca se llene de tu alabanza y de tu gloria todo el día” (v. 8). Cuando caminamos con el Señor, Él se ocupa de la debilidad y la confusión. Él se ocupa de nuestro miedo al futuro. También sustituye los elogios por las quejas y, por lo tanto, envejecemos con gracia.

Cada fase de la vida tiene ventajas y problemas únicos. Y Dios se queda contigo a través de cada fase. ¿Estás enfrentando los problemas de la vejez? ¿Luchas con la debilidad, la confusión, vivir en el pasado y quejarte? Trae tus miedos a Dios. Él se deleita en cuidar a su pueblo.

En el texto sutilmente hay cuatro promesas que Dios establece como antídotos a la debilidad, la inestabilidad, irritabilidad y la intranquilidad.

Dios establece en este salmo que el antídoto a la debilidad es la frase: “volverás a darme vida“. (vrs. 20) La expresión se puede traducir como acelerar, recuperar de una enfermedad, dar vigor. Dios promete darnos un nuevo inicio con una nueva fuerza, si tan solo confiamos en él. Esta recuperación se en una vida que ha superado las angustias y males de su caminar en el pasado y las superará en el futuro. Dios siempre trae nuevos retos que sobreponerse aún en la vejez.

Dios establece en este salmo que el antídoto a la inestabilidad es la frase: “de nuevo me levantarás” (vrs. 20b) La expresión en hebreo es sumamente descriptiva. Es una frase completa que da la idea de despertar, ascender y remover mentalmente.  También da la idea de entrenar y dibujar algo nuevo. Dios promete una sacudida nueva de mente y pensamiento. Dios promete un nuevo diseño para la vida monótona en la vejez.

Por otro lado, Dios establece en este salmo que el antídoto a la irritabilidad es la frase “aumentarás mi grandeza”. La expresión “aumentarás” es una expresión hebrea que habla de multiplicar excedidamente. Es un crecimiento explosivo y  superior a cualquier crecimiento. Por otro lado la expresión “grandeza” se puede traducir como reputación, dignidad, majestuosidad. Es tan valioso saber que mucha de nuestra irritabilidad en la vejez se debe a que ya no nos consideramos útiles y nuestros esfuerzos quizás no fueron reconocidos como los esperábamos, sin embargo Dios promete que el sí lo reconocerá hasta hacer grande nuestra dignidad.

Por último, Dios establece en este salmo que el antídoto a la intranquilidad aparece en la expresión “volverás consolarme”. La expresión hebrea da la idea de restaurar la tranquilidad. Pero va un poco más que una tranquilidad de momento o sólo emocional. La expresión “volverás” es también muy importante, esta expresión se puede traducir como cercar, abrazar por todos los lados. En ese sentido la idea del texto es que Dios ante la intranquilidad cercará con tranquilidad en todos los aspectos de nuestra vida.

Envejecer para la Gloria de Dios significa envejecer de tal manera que Dios sea glorificado. Significa vivir y morir de forma que quede en claro que Dios es el Tesoro que todo lo satisface. Esto incluiría, por ejemplo, no vivir de modo que este mundo parezca nuestro tesoro. Lo que significa que la mayoría de las sugerencias que este mundo nos ofrece para nuestros años de retiro, son malas ideas. Las personas nos piden vivir de modo que el mundo parezca nuestro tesoro. Y cuando eso sucede, Dios es minimizado.

Envejecer para la gloria de Dios significa resistir con determinación el típico sueño americano del retiro. Significa estar tan satisfechos con todo lo que Dios promete ser para nosotros en Cristo, que seamos liberados de todos los anhelos que crean tanto vacío e inutilidad en el retiro. En lugar de ello, es reconocer que tenemos una herencia infinitamente satisfactoria y eternal en Dios más allá del horizonte de la vida, la que nos hace deseosos de desgastarnos en los sacrificios del amor en estos, nuestros últimos años aquí, y no en la acumulación de comodidades.

En Juan 21:19, Jesús le dijo a Pedro “la clase de muerte con que Pedro glorificaría a Dios”. Hay diferentes formas de morir, y hay diferentes formas de vivir antes de morir. Pero para el cristiano, todas –la muerte final y la vida- deben glorificar a Dios. Se supone que todas muestren que Cristo, no este mundo, es nuestro tesoro supremo.

Así que envejecer para la gloria de Dios significa utilizar toda nuestras fuerzas, nuestra vista, nuestros oídos, movilidad, y recursos que nos queden para atesorar a Cristo, y gozarnos en servir a las personas –es decir, buscar acercarlos a nosotros, hacia el eterno gozo de Cristo; servir a las personas y no a nosotros

Termino con una pasión y una promesa. La pasión está en el Salmo 71:18 –una pasión por hacer que la grandeza de Dios sea conocida por las generaciones que dejamos atrás: “Y aun en la vejez y las canas, no me desampares, oh Dios, hasta que anuncie tu poder a esta generación, tu poderío a todos los que han de venir” ¡Oh, si Dios nos diera una pasión en nuestros últimos años para desgastarnos a nosotros mismos a fin de exaltarle, de envejecer para la gloria de Dios!

La promesa: Isaías 46:3-4: “Escuchadme, casa de Jacob, y todo el remanente de la casa de Israel, los que habéis sido llevados por mí desde el vientre, cargados desde la matriz.  4 Aun hasta vuestra vejez, yo seré el mismo, y hasta vuestros años avanzados, yo os sostendré. Yo lo he hecho, y yo os cargaré; yo os sostendré, y yo os libraré”. No teman cristianos, ustedes perseverarán, llegarán a su hogar más pronto de lo que piensan. Vivan temerariamente para el Único que les amó y murió por ustedes a la edad de 33.

 

 

Las “Nuevas Ideas” según Dios

Resultado de imagen para Bukele

En este país El Salvador se está dando un nuevo fenómeno. Es el surgimiento de un tipo de líder político atípico. Desde hace unos años se ha visto como el Sr. Nayib Bukele ha destacado en los medios y en la simpatía del pueblo salvadoreño. Indistintamente que apruebe o no su movimiento, me parece un movimiento interesante. El ha llamado su nuevo partido político Nuevas  Ideas. Lo que sí hay que reconocer del Sr. Bukele es que se ha salido de la práctica política tradicional. Y esa parece ser la causa primordial de su popularidad. Recientemente declaró que detrás de su movimiento subyace el principio de que el partido no es un hombre sino un ideal y que el es solamente el punta de lanza de ese proyecto, que vendrán más después a seguir con ese proyecto de país. Muy astuto en su aproximación, y sí es verdad y no se corrompe, promete mucho para nuestro desgastado país. Y es que lo valedero de ese concepto es que un concepto que a mi criterio es bíblico. Lo vemos por toda la Biblia. Quiero que nos enfoquemos en ese concepto de se un prototipo nuevo en las manos de Dios.

¿Cómo se comienza un nuevo mover de Dios? ¿Cómo Dios hace nacer un nuevo proyecto? Simplemente se sale de lo rutinario y común. ¿Cuáles han sido las características de los precursores y abridores de brechas en cualquier rama del saber? Simplemente se salieron de la tendencia del esquema y exploraron nuevas alternativas. Dios siempre está explorando nuevas alternativas, está abriendo nuevas fronteras y está desarrollando nuevos prototipos de ministerios y planes. Eso es lo que hace con el establecer el modelo de jueces en el AT. El modelo había venido de Moisés que veía a Dios cara a cara, luego siguió Josué que veía la palabra cara a cara y ahora el modelo nuevo de liderazgo son jueces que verán cara a cara el Espíritu de Jehová. Ya no solamente serán capacitados por Dios y por su Palabra, sino que serán empoderados por la habilidad del Espíritu Santo en ellos. ¿Cómo se desarrolla este nuevo prototipo? Pero antes quizás debamos definir que es un prototipo.

Bueno, cuando aparece una nueva tecnología y se inventa, generalmente la idea precede al objeto. Alguien tiene una idea de una invención, y luego realmente la trabaja y la desarrolla. Eso significa que el prototipo es la idea puesta en la realidad. Generalmente hay un patrón uniforme desde el desarrollo de una idea hasta que el objeto se materializa. Primero la idea, los principios de cómo funciona la invención, luego se ponen en práctica y son diseñados por una máquina o por las manos de los hombres creando un objeto. En la mayoría de los casos, el patrón es el siguiente: en primer lugar, está el plan, los planes se elaboran según principios probados. En otras palabras, si desea hacer un avión, los planes de un avión se basan en el principio de la aerodinámica. Cuando obtienes ese plano, el segundo paso es que un prototipo está diseñado, es decir, un modelo de trabajo basado en esos planes y esos principios. Entonces, el tercer paso es el patrón uniforme, que por lo que entiendo, es cuando se hacen copias del prototipo. Por esta razón creo que uno de los jueces más importantes en el libro que lleva este nombre es Otoniel. (Jueces 3:7-11).

Muchas personas pierden de vista al estudiar este Juez, lo valiosa que es su aportación para el futuro de Israel en este período. Lo ven como un personaje irrelevante porque no se nos dice mucho sobre su vida, sus fortalezas y debilidades. Es uno cuya historia es escueta con respecto a sus datos biográficos. Sin embargo, tengo la plena convicción que Otoniel es uno de los muchos prototipos que Dios hace y hará en el correr de los años. Observemos como se llega a esa conclusión al estudiar el texto. En primer lugar, veamos cuál es el principio detrás del prototipo. En Jueces 2:18 dice: “…porque Jehová era movido a misericordia por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían…” Los hijos de Israel no pareciesen ser que están arrepentidos y a través de su arrepentimiento Dios actúa. La impresión que da el texto es que Dios se mueve porque le da tristeza el dolor que ellos sienten. Así que el principio que yace detrás de este texto es que Dios actúa por misericordia y no por méritos. Cada vez que Dios va a hacer algo en nuestras vidas y en la vida de su pueblo lo motiva su gran amor y corazón. El percibe el dolor y la necesidad de la gente. Es un Dios involucrado en la realidad y sufrimiento humano. Es sensible a lo que está ocurriendo en nuestro alrededor. Cada vez que nos conectamos con ese corazón paternal de Dios, estamos en el camino de iniciar u nuevo mover, una nueva forma de liberación y de solución a la problemática que nos rodea. ¿Qué carga el corazón de Dios hoy? En el vrs. 18 hay tres palabras importantes. La primera dice “gemidos”. Partiendo de la etimología en el español y aún el hebreo de este término se puede considerar como su definición el hecho de exteriorizar naturalmente una persona dolor o pena, a través del sonido y la voz. En muchas ocasiones, se usa también relacionado con el llanto y el sollozo. Así que era un estado generalizado de dolor, lamento y llanto de una nación. Era una falta de esperanza. Nuestras naciones latinoamericanas están gimiendo a causa de múltiples situaciones. Hay miles de situaciones en la que la iglesia debería estar inmersa y se una consoladora. Pero el problema es que el mismo pueblo de Dios tiene sus propios gemidos. Estamos sin esperanza por lo que vemos en nuestras iglesias y en nuestras congregaciones. Lamentablemente vivimos épocas de gemidos por todas partes. Las expresiones “oprimir y afligir” son expresiones fuertes que hablan de forzar y de cortar todo tipo de iniciativa. Así que vemos una nación llena de tristeza, sin iniciativa y reducida en cuanto a sus perspectivas de vida. Es una descripción de nuestras condiciones en América Latina hoy por hoy.

Del principio Dios parte al plan. El vrs. 16 dice “…y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que despojaban…” El plan de Dios para que su prototipo se desarrolle incluye tres elementos vitales.  Primero, es divina, es humana y finalmente, es hazaña. Observe que es divina porque es Dios quién inicia el proceso de este plan. “Jehová levantó” significa que los movimientos se levantan por el poder de Dios. Nada se mueve o se realiza si no viene de la iniciativa de Dios. Segundo es humano, porque le modelo lo realizan hombres a los cuales se les da una nueva posición y una nueva función. Los jueces era una estructura que no existía en Israel, por lo menos no como en este momento. Había hombres y ancianos que juzgaban al pueblo, pero bajo la cobertura de un Moisés o de un Josué. Ahora serían autónomos y dependientes del Espíritu y llamado de Dios.    Tercero sería una hazaña porque con escasos recursos y limitaciones de ejércitos podría liberar a sus respectivos pueblos totalmente y lograr la paz mientras ellos gobernaban.

Ahora del principio pasamos al plan y de este plan pasamos al prototipo. Después de muchas descripciones resumidas de la labor de los jueces finalmente la Escritura nos demuestra cuál es el prototipo de un Juez. Y lo hace por medio de Otoniel. Sobre el modelo de este juez todos los jueces serán iguales. Por eso considero la importancia de Otoniel. El es el modelo que da las pautas para todos los jueces en Israel. Aunque habrá variaciones con respecto al género y la personalidad de los jueces, siempre tendrán básicamente cuatro características importantes.  Primero eran sensibles al Espíritu. Otoniel es uno de los primeros líderes que se observa una relación más profunda con el Espíritu Santo. Dice que recibían el Espíritu para ser sensibles a la obra que comenzarían hacer. Esta sensibilidad no se trata de una experiencia meramente cultica sino una capacitación sobrenatural de sintonía con los pensamientos y sentimientos de Dios. No se trata de un carismatismo como lo concebimos en esta generación. Eran personas a las cuales el Espíritu Santo empoderaba y actualizaba y finalmente motiva para unirse al proyecto nuevo de Dios. Su sensibilidad también partía de su experiencia doble. Una combinación de su herencia(era pariente de Caleb) y había conquistado ya un territorio de los cananeos según se registra en Jueces (1:11-15) Segundo eran accesibles en su espíritu. Si podemos observar tres elementos básicos se realizaban de personas disponibles como lo eran los jueces. Primero es una habilidad administrativa y de liderazgo. La expresión que se usa es que ellos “juzgaban”. Es decir, eran hombres con criterio y llenos del criterio de Dios. La segunda expresión es que “salían a la batalla” no eran ellos el centro de la batalla, sino que ellos estaban entre los suyos, experimentaban lo que sus gentes experimentaban. Eran líderes del camino y de la tierra. Finalmente eran líderes invencibles con el Espíritu. El texto narra que Jehová entregó en su mano…y que prevaleció …y finalmente reposó. Un líder invencible en el Espíritu es un líder que Dios lo favorece (entregó en sus manos), es un líder que con Dios prevalece (prevaleció su mano) y finalmente un líder que por Dios fortalece a su pueblo (reposó la tierra).

Las religiones están en crisis, pero la espiritualidad parece gozar de buena salud, al menos de una gran vitalidad. Dios está trayendo nuevos prototipos porque los tiempos han cambiado. Dos de cada tres adultos tienen una espiritual personal, mientras que menos de uno de cada diez se preocupa de ir a la Iglesia regularmente. Lo que viene a demostrar que lo que está en crisis en la actualidad no es lo espiritual, sino, simplemente, algunas formas de lo religioso, concretamente las religiones institucionales tradicionales. Y que no son relevantes. Estoy plenamente convencido que la liberación de la espiritualidad frente a la tutela religiosa se está dando ya. De hecho, parece claro que, en Occidente, las iglesias cristianas hace tiempo que tienen vacío el armario de las propuestas espirituales. El cristianismo occidental hace mucho tiempo que dejó de ser mistagógico (iniciador al misterio, a la experiencia religiosa), y parece incapaz no sólo de avanzar hacia el futuro, sino al menos de actualizarse y de dialogar con los contemporáneos. La creatividad en la espiritualidad emigró hace tiempo de las religiones y de las iglesias, y se manifiesta en los lugares más inesperados y periféricos. Los grandes buscadores de espiritualidad andan huérfanos -aunque afortunadamente libres- buscando, sin ningún apoyo de los profesionales «oficiales» de las iglesias y de las religiones; al contrario: son incomprendidos, menospreciados y hasta condenados por la oficialidad. En este sentido el mundo religioso parece un mundo al revés: los profesionales de la religión andan anquilosados, a cuestas con una institución declarada en quiebra permanente, mientras el Espíritu tiene que soplar no donde quiere, sino donde puede. ¿Si alguien quiere hacer un estudio o una experiencia sobre las grandes líneas nuevas de espiritualidad en la humanidad actual, es obvio que no debe ir a los institutos teológicos dedicados a la espiritualidad que sólo le harán volver su mirada hacia el pasado, y le alejarán de los experimentos vivos de frontera, de la salvación, o una forma de escribir recto con líneas torcidas? ¿Será que algo tiene que morir para que realmente pueda nacer algo nuevo?

Lo que viene a demostrar es que estamos en los umbrales de nuevos prototipos de Dios que serán relevantes en una generación que “gime” por ser libre de lo que le oprime y le aflige. De hecho son estas las Nuevas Ideas de Dios y éstas a diferencia del Sr. Bukele si son garantizada y con buenas intenciones y tendrán éxito…