¿Démonos un tiempo o demonios un tiempo?: La ruptura de relaciones emocionales entre cristianos III parte

III. Confío luego prosigo. (La lucha con el acoplamiento)

“Os conviene que yo me vaya”.  Es importante notar que Jesús establece que es “conveniente” que el se vaya. Es decir que ya no siga presente con ellos. El toma la decisión basado en la conveniencia de sus discípulos. Está pensando en las otras personas.  La expresión es “sumfero”. De allí procede la expresión “sincero”. También la expresión se puede traducir como “traer provecho”.  Es decir Jesús les aclara que deben entender que la realidad es mejor que terminen con ese tiempo de presencia de tres años. Así que el consejo es para tener un buen acople con tu nueva realidad es  YA NO INTENTES OLVIDAR; PIENSA MEJOR EN ALGO MÁS.  Si alguna vez te escuchaste decir (o al menos lo pensaste) “es que no puedo dejar de pensar en él (ella)”, quiero contarte dos noticias (una buena y una mala). La mala (que no es tan mala realmente) es que en efecto, no has sido diseñado para olvidar. Tenemos la capacidad de recordar, y podemos estimular nuestra memoria; pero no tenemos la capacidad de olvidar conscientemente. ¿Recuerdas que almorzaste ayer? Si, pues… ahora mismo, te ordeno que lo olvides. ¿Pudiste? Yo tampoco. Por ende, cada vez que te propones ya no recordarlo(a), ya no pensar en él (ella) estás proponiéndote algo virtualmente imposible. Entre más te repitas “ya no voy a pensar en eso”, ¿adivina qué? ¡Más vas a pensar en eso! Más recuerdos románticos, más momentos juntos, más preguntas, más confusión, más frustración. En cambio, la buena noticia, es que puedes conscientemente enfocar tu mente y trabajar en un proceso de sustitución. De hecho, este es uno de los ejercicios sumamente importantes en nuestra peregrinación espiritual. La Biblia presenta este cambio, como el proceso de despojarnos y revestirnos. Constantemente debemos estar eliminando lo negativo o pecaminoso y luego agregar lo positivo o santo: Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad. (Efesios 4:22-24)
¿Alguna vez te has dado cuenta que después de un día tan ocupado, tan enfocado, no tuviste ni tiempo de pensar (ni sentir) en él (ella)? No fue porque te propusiste olvidar; fue que concentraste tu mente en algo más. Por cierto, aquí sería muy pertinente hacer una advertencia y aclaración. No estoy promoviendo ni predicando a favor del dicho común “un clavo saca a otro clavo”. El hecho que busques (emocionalmente) a alguien más para olvidar a tu “amor imposible” no creo que resuelva mucho el problema… más bien genera el potencial de causarte más líos.
Lo que estoy tratando de decir es algo similar al dicho “para un niño con un martillo, todo el mundo parece un clavo”. Según sean los pensamientos que tengas en tu mente, así será la perspectiva que tengas de tu vida, así será la interpretación de tus relaciones, así tomarás decisiones, así experimentarás tus emociones. Por eso, asegúrate de despojarte y revestirte, para mantener tu mirada enfocada en las cosas de arriba (Colosenses 3:1,2).

  1. IV. Entiendo luego aprendo. (La lucha con el aprovechamiento)

 

“Porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros”. Jesús les plantea que su salida les va a exponer a un tiempo mejor con otra persona. Y que de lo contrario si se aferra a quedarse no podrá experimentar un crecimiento de madurez con la persona del Espíritu Santo. El mensaje con esto es que   YA NO INTENTES ENTENDER; PIENSA MEJOR EN OBEDECER.  Uno de los asuntos que me doy cuenta no ayudan mucho en el proceso de des-enamorarse, es el continuar haciéndonos preguntas cuyas respuestas parece no vamos a obtener. “¿Qué fue lo que sucedió?”, “¿Qué hice mal?”, “¿Por qué me pasa esto a mí?”, “¿Y qué pasaría si…?”, “¿Será que algún día…?”, “¿Será que él(ella) estaba realmente enamorado(a) de mí?”. Todas estas son buenas interrogantes (interesantes) pero no necesarias para la subsistencia. Buscar las respuestas a las preguntas imposibles, es como ver a un perro corriendo en círculos tratando de alcanzar su cola. Con mucho cariño y respeto, te pregunto: ¿Vas a avanzar o vas a seguir dándole vueltas al asunto? Lo que realmente te va a brindar libertad, no es contestar preguntas interesantes; es obedecer: Viviré con toda libertad, porque he buscado tus preceptos. (Salmos 119:45).

 Un par de sugerencias prácticas quizás puedan ayudarte. Por un lado, ¿qué tal si clasificamos todas estas interrogantes en la categoría de “utopías” (el lugar que no existe)? Si nunca van a existir respuestas, entonces mejor enviemos esas preguntas al lugar del “no”, soltémoslas y avancemos en proceso de la vida que Dios sigue anhelando para nosotros. ¿Cruel? No. Realista. (Por si te lo estás preguntando, sí, tengo un par de preguntas clasificadas en esta categoría. Y allí las dejaré.) Por otro lado, te sugiero contar con un(a) confidente, consejero(a), es decir, una persona espiritualmente madura, de tu mismo sexo, quien pueda pedirte cuentas de tu avance en la obediencia que Dios está pidiendo de ti. Todos necesitamos apoyo, particularmente cuando las cargas son pesadas (Eclesiastés 4:9,10; Gálatas 6:2). Así que no tratas de pelear con tus desobediencias o tus problemas en soledad. Busca apoyo y evaluación de personas que son fuertes en esa área. Nunca olvides que en medio del bosque, cuando hay un incendio es difícil encontrar la salida; alguien que está afuera, desde la montaña, te puede orientar muy bien. Toda relación siempre es alimentada por la comunicación. Entre más tiempo pasas con alguien, entre más platican, más cercana, estrecha, fuerte es la relación. De igual manera, si necesitas terminar una relación, dejarla ir, concluir, entonces, debes limitar todo tiempo de comunicación y tiempo juntos. No se trata de ser descortés, sino de tener la madurez para hacer un cambio. Dios anhela que todas tus relaciones le glorifiquen, que puedas disfrutarlas siempre al máximo. Lo mejor es pues nunca comenzar algo que algún día tendrás que terminar. No obstante, si debes vivir el dolor de des-enamorarte, que esto sea una escuela que forme tu carácter, que te lleve a la madurez, y que te prepare para hacer las cosas bien. Es decir tenemos que aprender a pagar el precio de la disciplina o a pagar el precio del remordimiento.

  • Punto Práctico

¡Auxilio, ya no quiero estar más con mi pareja pero no sé como terminar!.  Es común y hasta normal que el terminar una relación de noviazgo sea una situación incómoda y compleja, que demanda las mejores habilidades con el fin de proteger a las partes involucradas.  En ocasiones hay personas que no cuentan con el repertorio de habilidades necesario para terminar una relación de pareja generando grandes heridas en la otra parte, heridas que dicho sea de paso pudieron prevenirse.  Incluso no podemos obviar que hay quienes permanecen en una relación por motivadores como la lástima o bien el temor a la reacción desproporcionada de la pareja; pero ¿valdrá la pena estar en un noviazgo bajo estas condiciones? Recordemos que toda relación es rescatable… Creo firmemente que toda relación de pareja que presenta una dinámica disfuncional puede encontrar la estabilidad, sin embargo es fundamental que exista deseo de cambio y mejora en ambas partes, donde incluso exista la disposición a reconocer y trabajar sobre los aspectos a potencializar, sin embargo hay un lento o mal pronóstico cuando el cambio se promueve sólo desde una de las partes involucradas.  Cuando hay un real deseo de cambio, el mismo no se queda solo en la intención sino que se lleva a la acción. Si su relación de pareja desea cambiar, ¿qué indicadores de acción se han manifestado?…. ¿Cómo no terminar un noviazgo? Estas son algunas recomendaciones generales

  •     No utilice un medio impersonal en el momento de terminar: hay personas que con el fin de no dar la cara y evitar un mal momento, utilizan los avances de la tecnología, es decir, utilizan el correo electrónico, los mensajes de texto de su celular o el chat.  Este es un asunto que se debe conversar personalmente, por más incómodo que sea; apele a un criterio de madurez.
  •    No termine por medio de terceros: otras personas han utilizado a terceros para terminar su relación de pareja, hay quienes han preferido a sus amistades mientras que otros han preferido a su propia familia. Aunque la pareja conozca al tercero en mención siempre este método generará muchas dudas acerca de la credibilidad de la ex pareja, por favor no lo utilice.
  •     No termine la relación existiendo una nueva relación de pareja establecida: esto se llama traición y es una de las maneras más comunes que en consulta identificamos los terapeutas de pareja. Es recomendable que antes de establecer un nuevo vínculo se evalúe el actual y en el caso de que el actual no cumpla las expectativas se lleve a su final.  Este método refleja la inestabilidad afectiva de la persona que termina la relación además que refleja una escala de valores que le ponen en duda.
  • No utilice frases prefabricadas: en ocasiones ante la ausencia de asertividad hay quienes utilizan frases que confunden a la otra persona, tales como “sos muy especial, yo te quiero mucho, me vas a hacer mucha falta, pero mejor terminemos”. Posiblemente estos argumentos no son suficientemente claros y generan confusión en la otra parte, así que mejor tenga claras las razones que le motivan a terminar y simplemente expréselas.  No olvide que si le piden una explicación lo más sano es que la exprese de manera genuina sin ofender ni culpar a la otra parte.
  • No diga una cosa y haga otra: son las parejas que al terminar se besan intensamente por última vez, o bien una vez que ha terminado la relación continúan presentando algunas conductas que contradicen el término de su relación, por ejemplo se piden cuentas, comparten todas las semanas como una pareja común, planean actividades en fechas especiales, etc. Recuerde que esto lo único que genera es confusión y no permite cerrar capítulos sentimentales que al corto plazo se vuelven desgastantes. No engañe a nadie, sea transparente, diga lo que quiere y siente, no use excusas.  Tenga claro las razones de terminar.  Esto le permite explicar, argumentar y justificar.    Busque las palabras adecuadas y cuídese de la comunicación no verbal.    Espere el momento y lugar adecuado.    No cuente detalles a terceros, una relación de pareja es de dos.     Una vez finalizada la relación no divulgue problemas personales, pues esto degrada. No olvide que la lealtad se mide aún después de finalizada la relación. No brinde falsas expectativas, esto alimenta la confusión.  Si hay interés en una de las partes la amistad pueda estar condicionada y probablemente no será genuina. Es importante que queremos la frase “démonos un tiempo y no “demonios un tiempo”. Mientras más glorifique a Dios en esa ruptura más le respaldará y le ayudará a superarlo.
Anuncios

¿Démonos un tiempo o demonios un tiempo?: La ruptura de relaciones emocionales entre cristianos II parte

II.  Pienso luego miento  (La lucha con el ocultamiento)

NO INTENTAS OCULTAR TUS RAZONES  SE ABIERTO CON LOS CORAZONES. Note que el vrs. 7 dice: “Pero yo os digo la verdad”. Esta expresión es interesante en el griego. La oración es enfática. “Yo mismo os digo”. La frase comienza con la expresión “pero” en castellano, pero en el griego es “sin embargo”. Aquí puedo encontrar tres cosas que debemos incluir al momento de romper una relación de tal manera que no mintamos sino que nos comprometamos con la verdad. El problema es que muchas veces no decimos la verdad y ocultamos nuestras intenciones. O a lo menos decimos solo la verdad de romper pero no las verdaderas razones por las que rompemos. Es decir pensamos en el costo y luego mentimos. Pienso luego miento.

  • “Sin embargo”: El principio de la claridad

La RAE dice de esta conjunción adversativa lo siguiente: “No obstante, sin que sirva de impedimento”. Esto demuestra que lo que se dice parte de una realidad y de algo que se está oponiendo a algo. En la frase de Jesús, establece que aunque los discípulos están tristes, es importante no ocultar que hay una razón fuerte para terminar esa relación  de tres años con sus discípulos. Es importante en las relaciones emocionales, ocultar las razones verdaderas que  se han estado oponiendo a esa relación.

  • “Yo mismo”: El principio de la sinceridad

Jesús tendrá que enfrentar el momento incómodo. No manda a otro a decirles, no escribe por carta, no lo insinúa, sino que simplemente es sincero. El quiere que sepan de su propia boca lo que es la ruptura de esta etapa. ¿Cuántos son tan cobardes o ya sea para ocultar las razones o para enfrentar a la persona con la que tienen la relación? Si yo fui lo suficiente hombre o mujer para decir que sí también debo ser lo suficiente hombre o mujer para decir no.

  • “os digo”: El principio de la integridad

Note que a quien se lo dice es a todos. Es decir a los involucrados en la relación. Debemos entender que es una ruptura entre las personas afectadas. Si son dos, dos participan. No debe haber involucramiento de terceros. A veces una ruptura entre los cristianos se agrava por el hecho que se da dentro de una comunidad. Y en esa comunidad es imposible que algunos no tomen partido y le hagan la vida imposible a alguno de los involucrados en el rompimiento. Agregue el hecho de que se darán nuevas relaciones entre los que componen la ruptura. Eso acarrea tensión extra. Es importante ser íntegros, y sinceros y claros. Si hay necesidad de decir algo a otros limítese a lo básico. Jesús y sus discípulos están en un ambiente privado. No debemos permitir que otros quieran hacer pública nuestra ruptura o finalización de un noviazgo. A veces hay pastores que exigen que anuncien en la congregación el caso. Pero eso es absurdo, ya que la relación es privada. A no ser que haya un pecado que afecte a la iglesia debemos mantener el principio de integridad lo más privado posible.

  • “La verdad”: El principio de la veracidad

Note el artículo “la verdad” significa una. Es importante entender que cuando rompemos la relación no debemos mentir o decir cosas que no son ciertas. Por ejemplo algunos dicen cosas mentirosas porque se sienten ofendidos y dolidos y es una manera de desquitarse la emoción. Otros ocultan que ya tienen  otra relación, o que han fallado. Otros no quieren expresar sus verdaderas emociones. No podemos mentir. Ya que debemos recordar que la mentira siempre es descubierta. Simplemente sométase a Dios y su Palabra y diga lo que en realidad pasa. No sea diplomático sino que diga la verdad en amor.  Por ejemplo Si tú me preguntaras: ¿Está bien que me dé un tiempo?, yo te contestaría: “¿Qué quieres lograr con eso?”, a lo que muchos me contestaran de las formas siguientes:

“Pensar bien las cosas”: ¿Entonces eso quiere decir que no lo pensaste antes de entablar ese noviazgo?, lastimosamente la mayoría de noviazgos se forman sin pensar, el simple hecho de sentirte atraído físicamente te hace creer que es el hombre o la mujer de tu vida. ERROR, las cosas se piensan antes de hacerlas y no cuando ya estas a medias, tu tenias que evaluar antes y no cuando la relación va avanzada, con esto lo que quiero decir es que TIENES QUE SER MAS RESPONSABLE CON TUS DECISIONES, no puedes andar jugando con los sentimientos de NADIE.

Otra respuesta tuya quizá fuera:

“Quiero saber si en verdad me va a hacer falta”: ¿Cómo es eso?, ¿Cómo crees que no te va a hacer falta una persona con la que tienes semanas, meses o años conviviendo y viéndola seguido?, lo que quiero decir es que TE VA A HACER FALTA, el hecho de darte un tiempo no implicara en nada con esta tu excusa, pues quieras o no, sea o no sea la chica o el chico para ti, TE VA A HACER FALTA, eso tenlo por seguro. Muchos quieren llenar ese vació con muchas cosas: deportes, amigos, pasatiempos, iglesia, etc. La única forma que en verdad no te haga falta es hacer un sobreesfuerzo para hacerte creer a ti mismo que no te hará falta, aun cuando sabes muy bien que te hace falta. Con esto lo que quiero decir es que “el saber si me va hacer falta” no es una excusa que tenga nada provechoso como para determinar algo en tu relación de noviazgo.

Otra de tus respuestas seria:

“Es que quiero sentirme libre nuevamente”: Entonces, ¿Para qué entablaste un noviazgo?, hay muchos chicos y chichas que aun no están listos para el compromiso, pues todavía les gusta andar donde quieran, visitar y salir con sus amigos, hacer cualquier cosa a la hora que quieran, cosa que ahora ya no podrán hacer tan libremente como antes, ya que el hecho de tener un noviazgo implica que tendrás que apartar tiempo especial para tu novia o novio, y eso es algo que muchos no entienden. Quieren tener novia o quieren tener novio y seguir con su vida de soltero y sin compromiso. Si realmente te querías sentirte libre, no tenias que involucrarte en una relación, porque si la otra persona acepto estar contigo es porque esperaba de ti que compartieras tu tiempo con ella o con él, OTRA MALA DECISION que viene de apresurarse a las cosas.

Otra respuesta tuya seria:

“Es que ya no siento lo mismo, y quiero ver si con el tiempo vuelvo a sentir lo que antes sentí”: ¿Quién dice que el tiempo hará florecer tu relación?, personalmente opino que el amor es como una plantita que se tiene que regar diariamente, el amor no nace de la noche a la mañana, el amor se cultiva y eso es a base de situaciones que se dan están juntos y compartiendo tiempo juntos, no hay otra fórmula mágica. Si tu ya no sientes lo mismo por alguien y por esa razón quieres un tiempo, creo que eso no hará que lo vuelvas a querer. Está comprobado que las personas que ya no sienten nada por la otra persona y se dan un tiempo, ya no vuelven a tener la misma relación que un día tuvieron y la gran mayoría terminan en fracasos. Yo opino que si tu relación ya no es la misma, tienes que evaluar si realmente la voluntad de Dios es que se separen o que cultiven el amor, que siembren cada día para cosecharlo mutuamente, el hecho de sembrar amor no es solo de una parte, es de las dos partes, por ende no esperes a que la otra persona haga cosas para cultivar ese amor, mientras tu estas de jueces a ver si te convence o no. Si realmente hay amor genuino, tienen que luchar por cultivarlo a diario para no dejar ir esa relación que tanto esperaron o que tanto soñaron. Luchen por lo que aman. ¿ENTONCES ES BUENO O NO DARSE UN TIEMPO? Ahora bien, quiero aclarar que no estoy en contra de dar un tiempo, ni mucho menos a favor, solamente te estoy dando los pro y los contra sobre esta situación, tú decides como actuar, cada relación es diferente, no hay un patrón general, pero personalmente opino que está bien darse un tiempo cuando se está seguro que el amor sigue ahí, que es nada más para respirar un poco, pero no que lleve como objetivo terminar la relación o darse cuenta de cosas que se tenían que haber dado cuenta antes de entablar el noviazgo. El darse un tiempo tendría que ser un tiempo de reflexión positiva no con tintes negativos ni con objetivos destructores, sino más bien tiempo dedicado quizá para servirle mejor al Señor, meterse más en comunión con El o simplemente darle más prioridad a los estudios por si estos se han estado descuidando. Esto tendría que ser sin la necesidad de tener cero contactos, sino que la idea sería regular el tiempo de convivencia, es decir, si antes pasaban toda la tarde juntos, reducir el tiempo para aprovecharlos temporalmente en otras cosas que se necesitan. Esto lo digo porque es verdadero el hecho de que hay momentos que están tan juntos que se sienten ahogado por todo, ya que el mismo hecho de no quedar mal con tu pareja te hace descuidar otras cosas que también tienen que ser prioridad, como tu relación personal con Dios, como tus estudios o trabajo, cosas que se pueden llevar de la mano sin la necesidad de dedicar más tiempo al noviazgo que a otras cosas que son necesarias.

Este tema lo escribo con el único objetivo de tratar de orientarte en las cosas que en la vida se dan, más que todo en el noviazgo, cosa que mucho hemos pasado y ahora lo vemos desde otra perspectiva, en donde los mismos errores nos han llevado a entender como tendría que haber sido la situación y en donde Dios lo ha permitido para que ahora tu no cometas los errores que tal vez un día cometimos, pues hay errores dolorosos que pueden causarte el fracaso espiritual. Pero qué bueno  es saber de que Dios tiene el control de nuestra vida y que el hecho de mantenernos cerca de Él nos permitirá alcanzar su gracia y en donde podemos confiar como dice Romanos 8:28 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. Recuerda que todo esto incluye ser veraz como lo fue Jesús al terminar su tiempo con los discípulos.

Agradable Sensación

 

 

  • Punto de Partida

Un chico cristiano esta semana confesó que por muchos años  había sido un cristiano ejemplar. No decía malas palabras en el colegio, no copiaba, era muy entregado. Pero de un año para acá cambió radicalmente su forma de vida.  Cuando se le preguntó la razón, el reconoció que se debía a que le hacían burla sus compañeros  y lo acusaban de “raro”. Pero luego hizo una pausa y dijo: “Pero en realidad eso no era tan determinante en mi cambio, lo que me hizo cambiar de “raro” a “normal” fue que pensé que con el estilo de vida que llevaba ninguna “chera” me iba a ser caso. Triste conclusión pero muy real. ¿Por qué cada vez más los muchachos y muchachas cristianas actúan así?   ¿Qué opinan ustedes de esto?

  • Punto Principal

En 2 Timoteo 2:22 dice: “22 Huye de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz. Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro. (NTV)

Me llamó mucho la atención esta traducción, ya que nos da varias argumentaciones para ser los hombres y mujeres que Dios quiere y no lo que las hormonas nos dictan.  ¿Qué debemos hacer?

ü  Fúgate: “Huye de todo  lo que estimule”

La palabra “huye” en el texto original es “pheugō”  de aquí procede la palabra en castellano “fuga” o “fugarse”. El tiempo verbal de esta expresión es un presente activo imperativo. Lo que indica una orden, una acción continua dinámica. La expresión fugarse implica que las pasiones juveniles tienen la tendencia a apresarte y hacerte cautivo. Cuando vengas a sentir estarás en un “campo de concentración” espiritual. Por lo tanto Pablo determina  que debes fugarte con todas tus fuerzas de cualquier cosa que estimule tus pasiones.  Nota que la expresión es “todo lo que estimule”. Eso significa que para caer preso en una pasión no saludable, eres tú quien alimenta la conducta. La palabra estimular implica ir agregando sentimientos, placeres poco a poco. Una de las cosas que quiero mencionar en esta oportunidad, es algo que me ha estado preocupando grandemente y que la gente no lo ve como un problema. Pero en realidad es muy serio.

 

ü  Entérate: Pasiones Juveniles

Note que la expresión está en plural. ¿A qué se refiere Pablo con esta expresión? En griego la expresión es  “neoterikos epithumía”. La primera expresión se puede traducir como reciente, nuevo. Se determina una edad bastante joven (17-23). Eso significa que se trata de personas que no tienen una madurez cronológica. La expresión “epithumía” es una expresión que en la dimensión mala  incluye todo tipo de deseo desordenados y con una gran pasión. Ahora me gustaría tocar algo de lo que últimamente me ha estado molestando y es una de las diversas manifestaciones de las pasiones juveniles. Deberé comenzar con decir que las personas de hoy son muy atrevidas más que en otros tiempos, muchos de ellos se dejan llevar por sus pasiones dándole cabida al placer y a otros deseos pecaminosos. A muchos hombres y mujeres les gusta andar de “Picaflores” solo para satisfacer sus deseos, sin importarles muchas veces los sentimientos de los involucrados. Este tipo de persona que buscan solo pasar un “rato” con alguien del sexo opuesto, se le denomina como “coqueto”, o seductor. ¿Pero que es coquetear? La real academia española lo define así: En el juego amoroso, dar señales sin comprometerse. La Biblia la define al coqueto como: Persona con pasiones desordenadas o malos deseos. El coqueto es aquel que usa sus artimañas de “seducción” para conseguir una relación no seria.  Es muy preocupante

El coqueteo se puede manifestar de 2 formas:

1. Coqueteo Silencioso:

Es aquel que de manera discreta coquetea con el del sexo opuesto. Puede ser con:

a) Los ojos. La mirada de una persona puede revelar sus fines.

b) Los labios. Existen muchas mujeres que los utilizan para provocar deseo.

c) Una falsa cortesía. Tratar al otro con “amabilidad” con una segunda intención.

d) El contacto físico. Un solo rose puede llegar a crear fantasías pecaminosas

e) El anonimato. Muchos se dejan cautivar por personas que ni conocen a través de redes sociales o mensajes de texto, sin saber quién está detrás de la cortina.

f) La apariencia de piedad. Aquellos que fingen ser “buena gente” solo para conseguir una aventura. ¡Dios no puede ser burlado, Él conoce las intenciones del corazón!

2. Coqueteo Escandaloso:

Es aquel que se exhibe públicamente con tal de conseguir al del sexo opuesto.

Puede ser con:

a) Las palabras: Es aquel que le dice “cosas bonitas” al chavo o la chava solo para obtener algo de él (ella).

b) Dedicar canciones: Aunque nos cueste creerlo ¡Es cierto! y trata de cautivarlo (la) con las letras de estas.

c) Las acciones: Son aquellos que se dan “Color” o dan a notar por las cosas que hacen con tal de ganarse a esa persona.

d) La ropa: Muchos con su manera de vestir lo dicen prácticamente todo, sean hombres o mujeres. ¿En qué o quién piensas cuando te compras una prenda?

e) El cuerpo: Tanto hombres como mujeres usan y muestran sus cuerpos para seducir. También hacen movimientos indecentes solo para que los noten.

f) La Labia: Muchos son hábiles para hablar y así encantan al otro individuo.

¿CUALES SON LAS CONSECUENCIAS DE COQUETEAR?

  • Crea ilusiones de “falsos amores con falsas expectativas”.
  • Te vuelve promiscuo, afectando tu futuro matrimonio.
  • Provoca noviazgos cortos y sin propósitos.
  • Crea relaciones pasionales y carnales.
  • Cuando sales afectado, provoca odio y rencor.
  • Te puede manchar tu nombre y tu reputación.
  • TE ALEJAN DE DIOS volviéndote carnal.

Este tipo de “pasión juvenil” se debe huir. Como jóvenes cristianos nos comportamos diferente a los no cristianos. Así que Entérate es pecaminoso si eres un “coqueto” o una “coqueta”

ü  Ubícate: “sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz”

La primera cosa que debes ubicar, es que no se trata de vaciarte de una conducta y quedar sin nada dentro. Pablo dice que la mejor forma de huir de las pasiones juveniles es que estés lleno con cosas que son verdaderamente valiosas. La palabra “sigue” es un verbo que significa ejecutar con rapidez con el fin de atrapar a una persona o cosa, a correr detrás de algo con intensidad. Así es que ubícate en las cosas buenas. Segundo ubícate en los valores de Dios. Note que hay cuatro valores que contrarrestan las pasiones juveniles. El primero tiene que ver con tu vida. ¿Qué tipo de vida quieres llevar?¿ Una recta o una torcida? Esto tiene que ver con las reglas de quien vas a seguir. Es una lucha con tu identidad. La segunda cosa es la fidelidad. Esto es una lucha con la responsabilidad ¿vas a ser responsable con tus decisiones? La tercera es el amor y la paz. Esto será una lucha con la autoridad. ¿Qué principios regirán tu vida? El amor y la paz son valores eternos que nos dan una verdadera autoridad de vida. La gente te conocerá por tu identidad en Dios, tu responsabilidad en tus decisiones y tu autoridad en los valores bíblicos.

ü  Asóciate: Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro

No soy tan ingenuo para pensar que en este tiempo las mejores compañías están en la iglesia. A veces las metidas de pata más grande son dentro de las iglesias. Pero aquí hay tres  criterios que debes usar para saber con quién asociarte, de tal manera que te haga fuerza para huir de las pasiones juveniles. Criterio uno, disfruta. Esto significa vale la pena asociarse con personas que  harán de tu vida un crecimiento con Dios. Criterio dos, distingue. Dice que deben ser con tus mismos valores. Invocar el nombre del Señor. Si bien es cierto que podemos tener amigos no cristianos significa que nuestra mayor relación es con los cristianos. Y aunque no es garantía que los cristianos te estimulen para lo bueno, pero es importante tener a un mismo Señor. Tercero, discierne. Aquí está el criterio no es cualquiera que invocan al Señor, sino los de corazón limpio. Así que un criterio importante para discernir si aún los cristianos me pueden ayudar o hundir es el corazón limpio. ¿Cómo se ve un corazón limpio? No sucio, no vulgar, no depravado, no inmundo, que todo lo hace en doble sentido. Que su boca está llena de chistes sucios y alusiones sexuales. Debes tener mucho cuidado con quien te asocias también en la iglesia.

  • Punto Práctico

 

Aléjate del Pecado!

Queridos hermanos, les ruego como a extranjeros y peregrinos en este mundo, que se aparten de los deseos pecaminosos que combaten contra la vida. (1Pedro 2:11) Si te afecta, debes tratar de alejar a toda persona que te quiera hacer caer y alejarte de Dios.¡ Aquella persona que no busca nada serio y no anda en Dios es un malvado!

 No persistas en el pecado:

Sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.(Romanos 13:14) Vístete de Jesús, eso significa que tires todo aquello que te haga tropezar y que juegue con tu ser y que te enfoques en Dios. ¡No alimentes tu mente y corazón con los deseos de la carne!

 Renueva tu mente para Cristo:

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. (Efesios 4:17-24) Saca de tu mente con la ayuda de la Palabra de Dios todo deseo pecaminoso que tengas hacia alguien y RENUEVATE con ella. ¡El que está en Cristo nueva criatura es!

4. Quita toda pasión descontrolada de tu vida y enfócate en tu primer amor ¡Dios!

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría. (Colosenses 3:5)Escápate de todo lo malo en tu vida, Dios te da la libertad en Él. Vive como Dios manda en santidad y pureza, amando los demás como te amas a ti mismo.

Cuando los muros caen: El peligro del éxito

 

Josué 6:17-20

Todos aquellos que nos involucramos en proyectos de Dios estamos conscientes que pasan por varias etapas. Es decir cualquier proyecto que vale la pena tiene momentos ocasionales de problemas y desaliento. Y uno debe batallar con la lucha. Son estos momentos en donde más nos aferramos a Dios y pedimos de sus fuerzas para poder terminar lo que hemos comenzado. Sin embargo uno de los mayores peligros es cuando logramos la meta o desarrollamos el proyecto, entonces tenemos la tendencia a aflojar nuestra dependencia de Dios. Lo he visto en graduaciones de alumnos que por años lucharon en la U y luego una vez que lograron el éxito, se olvidaron de Dios.  O hemos estado pasando por una gran prueba o una lucha y de repente salimos de ella por la mano de Dios, podemos perder la perspectiva de lo que Dios ha intentado hacer en nosotros, al convertirnos en vencedores de la prueba. En el caso de Josué se le mandó a derribar las paredes o los muros. Mientras no habían caído dependían de Dios para su logro. Sin embargo ¿que podría haber pasado en la vida del pueblo de Israel cuando vio que ya habían logrado el éxito? La  de enorgullecerse y perder la humildad de su dependencia de Dios. Así que le quiero hablar acerca de cuándo logre el éxito o salga de la prueba. Es decir cuando sus muros ya han caído. Porque hay momentos cuando los muros caen y los montes tiemblan (Efesios 2:14-19). Así que aquí hay algunos consejos.

 I. En primer lugar, cuando los muros caigan, debemos darnos cuenta que no lo hicimos por nosotros mismos.

Es obvio que los muros de Jericó no cayeron debido a lo que Israel hizo (Josué 6:16).Israel disfrutó victorias ante los egipcios (Éxodo 14:31), los madianitas (Jueces 7:1-7) y los asirios (2 Reyes 19:32-36) que solamente pueden explicarse por medio de la ayuda divina. Cuando los muros caigan, debemos dar a Dios la gloria que se le debe (Éxodo 15; Romanos 13:7).

II. En segundo lugar, cuando los muros caigan, debemos tener en cuenta que todavía no hemos terminado.

Después que Israel derrotó a Jericó, continuaron a la ciudad de Hai (Josué 7:2).  Pablo no consideró que su trabajo había terminado sino hasta el final (Filipenses 3:13-14; 2 Timoteo 4:7).

III. Cuando los muros caigan, debemos construir algo mejor.

Cuando Jericó fue destruida, Dios dijo que nunca debería ser reconstruida (Josué 6:26; cf. 1 Reyes 16:34), sino que se debía edificar una nación santa (cf. Éxodo 19:6).Cuando derribamos el muro (el pecado) de nuestras vidas, debemos comenzar a servir al Señor (Mateo 6:24; Lucas 11:24-26; 2 Pedro 2:20).

 Así que debemos recordar esto: Lo único que evita que los muros caigan es la falta de fe y dedicación de nuestra parte (Mateo 17:19-21). ¡No se dé por vencido antes del final! No se duerma en sus laureles.

La realidad de la espiritualidad: Salmo 9 III parte

III.                    En tercer lugar, nuestra espiritualidad es real PORQUE ES VENTAJOSA  (v.7-8)

 A.     La invencibilidad de Dios

El contraste con los ‘malos’ (sean individuos poderosos, ciudades o naciones enteras) es grande: “Jehová permanecerá para siempre” (v.7a).  ¿Por qué?  Porque Él: “Ha dispuesto su trono para juicio. Él juzgará al mundo con justicia, Y a los pueblos con rectitud”  Nadie puede derrocar a Dios.  Satanás lo ha intentado por siglos, y no lo ha logrado.  Ahora, intenta usar a los hombres para hacerlo, pero tampoco tendrá éxito.  Dios es más poderoso que todos; por ende, es invencible. Cuando vemos la maldad que nos rodea por todas partes, y escuchamos noticias terribles en los noticieros, debemos recordar esto, y poner nuestra confianza en Dios.

 B.      La inmensidad de Dios

Los vrs. (v.9-10) nos dan una gran descripción. ¡Qué hermosos versos!  El primer verso establece una gran verdad, y el siguiente verso establece una consecuencia de la gran verdad. Esa inmensidad se desprende de una gran verdad: “Jehová será refugio del pobre” (v.9a).  Refugio, “para el tiempo de angustia” (v.9b). En el tiempo de David, había muchos ‘dioses’.  Esos ‘dioses’ generalmente ayudaban a los que les hacían ofrendas, etc.  El interés de dichos ‘dioses’ no era cuidar a los seres humanos, sino aprovecharse de ellos.  ¡Cuán diferente era Jehová – el Dios de Israel!  Él se manifestó como el Dios que defiende y ayuda a los pobres – particularmente, a las viudas, los huérfanos, y los de escasos recursos económicos (ver Deuteronomio  10:17-18; Sal 146:9).  En otras palabras, a todos aquellos que sufren en la vida.  La palabra, “pobre” (‘dak’), significa ‘oprimido’ o ‘afligido’.   Se traduce así, en Sal 10:18.  Esa inmensidad depende de mi gran  necesidad. Esto encaja con la siguiente frase, que indica que Jehová será refugio “para el tiempo de angustia”.  ¡Qué hermoso es saber, que en tiempos difíciles, podemos ir a Dios, y hallar refugio en Él!  Ver Sal 32:7; 37:39-40; y Salmos 46 y 91. Esa inmensidad desarrolla una gran capacidad.  “En ti confiarán los que conocen tu nombre” (v.10a). Si sabemos que Dios es un refugio para tiempos difíciles, entonces, obviamente confiaremos en Él en momentos de angustia.  ¡Lo importante es conocer el “nombre” de Dios!  Es decir, Su carácter y Su personalidad.  En el Sal 91:14, hay una hermosa promesa para aquellos que conocen el nombre de Dios. La falta de fe se debe a una falta de conocimiento de Dios.  Pero cuando conocemos a Dios, y cuando hemos experimentado Su ayuda en momentos difíciles, entonces será más fácil confiar en Él cuando pasemos por otro tiempo de angustia.  Ver el testimonio de Pablo (2 Tim 1:12). Pero, ¿por qué estas personas confiarán en Dios?  Sencillamente, porque Jehová no desampara a los que le buscan (v.10b).  Dios no abandona, no deja en el aire, a aquellas personas que buscan Su ayuda, y ponen su confianza en Él.

  • IV.     En cuarto lugar, nuestra espiritualidad es real POR ES  VALIOSA (v.11-12)

 

 A.     Es valiosa porque edifica

Habiendo declarado que Jehová es un refugio para tiempos difíciles, David (quien ha comprobado esto personalmente) exhorta al lector del salmo a expresar su alabanza a Dios: “Cantad a Jehová, que habita en Sion” (v.11a).  Pero esta alabanza no es solo para el beneficio de Dios, sino para el bien espiritual de todas aquellas naciones que no conocen al verdadero Dios (el Dios de Israel).  Por eso David añade, “Publicad entre los pueblos sus obras” (v.11b).  Es decir, ‘cuenta a todos los pueblos paganos las grandes cosas que Dios ha hecho por ti’. Dios obra en nuestras vidas, no solo para nuestro bien, sino para darnos motivos de alabarle, y contar a otros lo que Él he hecho a favor nuestro.  ¡El mundo debe conocer a Dios por medio de las cosas que Él hace a favor de Su pueblo, en momentos de angustia! David pasa a dar un ejemplo específico de la ayuda de Dios (seguramente pensando en su propia experiencia).

  • B.      Es valiosa porque diagnostica

 

 Siendo Juez, Dios es “el que demanda la sangre” (v.12a); es decir, es el que hace justicia, cuando alguien que quitado la vida de otra persona, injustamente.  El Juez demanda reparación por la sangre derramada, bajo el principio de ‘ojo por ojo’.  Dios habló de esto a Noé, en Génesis  9:5-6, y lo demandó de Caín, cuando mató a Abel (Génesis  4:9-10). En este mundo, hay mucha injusticia, y muchas personas sufren terriblemente, a manos de otros.  A veces nos quejamos, alegando que Dios no ve lo que pasa.  Pero Dios sí ve, y mantiene un record de cada injusticia cometida.  Cuando llega el momento apropiado, Dios se acordará de los malhechores, y aplicará Su justicia. Ejemplo: La muerte de Nabot, a manos de Acab y su esposa Jezabel (1 Rey 21:16-19).  Cuantas personas no habrán lamentado la muerte de Nabot, y se habrán preguntado por qué Dios permitía tanta maldad.  Pero, aunque el juicio se demoró cierto tiempo, Dios “No se olvidó del clamor de los afligidos” (v.12b).

 C.

  • Es valiosa porque dignifica

 

En los  vrs.v.13-14 hay un nuevo hilo de pensamiento. Habiendo dado todo este testimonio (v.3-12), David ahora comienza a presentar ante Dios algo de la situación en la cual se encontraba, y pide Su ayuda.  Pide dos cosas, y declara dos propósitos. Nos dignifica por medio de dos cosas: Primero pasamos por una experiencia: “Ten misericordia de mí, Jehová” (v.13a).  La palabra, “misericordia”, significa ‘inclinarse’ o ‘agacharse’ (para ayudar).  Da a entender ‘compasión’, ‘preocupación’ por parte de Dios.  David sabe que no merece la ayuda de Dios, pero pide que Dios sea misericordioso. El segundo pedido, que fluye naturalmente del primero, es, “Mira mi aflicción que padezco… (v.13b).  ‘Inclínate (de los cielos) para ver lo que la gente mala me está haciendo’, dice el David.  Él habla de la gente que le ‘aborrece’; entre ellos estaría Saúl, como unos de los primeros.  Su odio hacia David amenazaba la vida del hijo de Dios. La cosa fue tan fuerte para David, que se sentía al borde de la muerte.  ¡Estaba por pasar por las puertas de la tumba!  A veces Dios espera hasta el último momento para ayudarnos (por ejemplo, Jonás hundiéndose en el mar, pensando que iba a morir ahogado).  O quizá el sentido sea que Dios puede intervenir y ayudarnos, aun cuando hemos perdido toda esperanza de ser salvos.  Aun de las puertas del sepulcro, nos puede hacer volver. Segundo resultamos con una vivencia.    “Para que cuente yo todas tus alabanzas en las puertas de la hija de Sion” (v.14a).  David declara que desea dar testimonio de la manera en que Dios le ha ayudado, y desea dar ese testimonio en el Templo.  Gracias a la intervención de Dios, David pasa de “las puertas de la muerte” a “las  puertas de la hija de Sion” (es decir, al Templo en Jerusalén). Lamentablemente, algunas personas cuando experimentan la ayuda de Dios, se  olvidan de dar gracias, y hasta se olvidan de Dios mismo, y abandonan el Templo.  David no quería hacer eso; no ofrece “el sacrificio de los necios” (Eclesiastés  5:1).  Lo  que promete hacer, lo cumplirá. David anhela gozarse en la salvación de Dios (v.14b). El ser humano puede hallar gozo en muchas cosas, y lo busca en diferentes lugares.  Pero David se propone buscar su deleite y goce en la vida, en la salvación de Dios (ver Sal 13:5; 20:5; 35:9). ¡Qué buen ejemplo para nosotros, en estos días caracterizados por el hedonismo!

  • D.      Es valiosa porque magnifica

Dios es grande y magnífico parece resumir los siguientes versículos. (v.15-16) David ahora deja de mirarse a sí mismo, y contempla las naciones (paganas) que rodeaban a Israel.  Afirma que esas naciones “Se hundieron…en el hoyo que hicieron” (v.15a).   ¿De qué hoyo se trata?  La explicación está en la siguiente línea, “En la red que escondieron fue tomado su pie” (v.15b).  La referencia es a alguna ‘trampa’ política o militar, que las naciones tendieron, para agraviar al pueblo de Dios.  Siendo Juez, Dios volverá esa ‘trampa’ en contra de ellos.  Evidentemente, lo que Dios hace a nivel personal (ver v.3-4), lo hace también a nivel nacional.  Aunque en el caso de David (siendo el rey de Israel), lo que sus enemigos hacían en su contra, afectaba a toda la nación.  Quizá los “enemigos” de David eran líderes de otras naciones. El principio que David establece aquí, es un principio tan conocido en toda la Biblia; el principio de la siembra y la cosecha.  Lo que uno hace a otro, se le hará a él mismo (ver Sal 7:15-16).  Las naciones quisieron tender una trampa para Israel, y ellos mismos terminaron cayendo en ella.  Es Dios quien se encarga de hacer esto, para que se cumpla el principio que Él ha establecido para el universo. El propósito de Dios al actuar de esta manera, y hacer juicio en las naciones, es manifestarse a Sí mismo.  Por eso David dice, “Jehová se ha hecho conocer en el juicio que ejecutó” (v.16a). Ver la misma verdad enunciada en Éxodo 7:5; 14:4; etc. Por eso, debemos leer o escuchar las noticias internacionales con sumo cuidado, reflexionando sobre todo lo que acontece, y viendo la mano de Dios en ello. ¡Qué contraste el malo!  Mientras Dios se glorifica en Sus juicios, el malo queda atrapado por su propia maldad.   Cuantos testimonios hay de eso, a diario, en las noticias.  ¡Los noticieros constituyen una tremenda confirmación de la veracidad de la Palabra de Dios! (v.17) Los versos 17 y 18 han sido separados en algunas versiones de la RV, porque contienen dos temas diferentes.   El tema del v.17 es “los malos”.  Ellos “serán trasladados al Seol” (v.17a).  En el mejor de los casos, esto simplemente significa, ellos ‘morirán’.  Pero también podría ser una advertencia que la muerte no es el final, sino que hay un juicio luego de la muerte, y el peligro de una eternidad lejos de la presencia de Dios, experimentando Su castigo por la maldad de nuestras vidas. David define a los ‘malos’ como “las gentes que se olvidan de Dios” (v.17b). Normalmente catalogamos a los pecados, y tenemos una idea de cuáles serían las peores faltas ante Dios y nuestro prójimo (matar, violar, etc.).   Sin embargo, detrás de todos esos pecados (y muchos más), está este pecado primordial – el de olvidarse de Dios; de no tomar a Dios en cuenta en nuestras vidas.  ¡Esta es la raíz de todos los demás pecados!  ¡Fue la raíz del pecado de Satanás!  Cuando se rebeló contra Dios, el problema no era simplemente su orgullo, sino que se olvidó de Dios.  Se olvidó que Dios es omnipotente, omnisciente, eterno, indestructible.  ¿Qué estaba pensando Satanás cuando intentó sublevarse contra Dios?   ¿Qué realmente tenía la posibilidad de hacerlo?   ¡Tamaño error!   Simplemente se olvidó que Dios es DIOS, y que nadie puede contra Él.  Su rebelión fue un acto de futilidad.   Así es toda persona que se rebela contra Dios, y vive en el pecado.  Está destinado a la destrucción.  Mil veces mejor es humillarse ante Dios, reconocer nuestras faltas ante Él, y clamar por Su misericordia.(v.18) ¡Qué contraste con el verso anterior!  David afirma que “el menesteroso” no será olvidado para siempre.  El “menesteroso” podría ser una persona económicamente necesitada, pero no necesariamente. También se aplicaría a personas emocionalmente necesitadas, o personas que sufren por el maltrato de otros (es decir, una persona que está en necesidad de justicia). David sabe que a veces dichas personas se sienten olvidadas; pero él afirma que, tarde o temprano, Dios actuará a su favor.  Por eso los anima, implícitamente, a seguir confiando en Dios.  Este verso debe ser tomado en relación con los versos 9-10, y 12. Los “pobres” (que aquí, equivalen al “menesteroso”) no deben dejar de poner su esperanza en la ayuda de Dios, porque esa esperanza no “perecerá perpetuamente”.  Dios ha dado Su promesa, que ayudará al ‘pobre’, cuando este clamara.  Dios es fiel; podemos confiar en Su Palabra.  Por lo tanto, lo que el ‘pobre’ debe hacer, en momentos de necesidad, es clamar a Dios, y esperar en Él.  ¡Dios honrará Su Palabra! (v.19-20) El salmo concluye con David clamando a Dios que actúe, a favor de los necesitados y de los ‘atropellados’ de este mundo.  “Levántate”, exclama David; “no se fortalezca el hombre” (v.19a).  Es decir, ‘no permitas que el ser humano haga lo que quiera en este mundo, atropellando a los indefensos’.  David está apelando al Juez de toda la tierra; que actúe, e intervenga en los asuntos de este mundo, para que el ser humano no caiga en la tentación de sentir que puede hacer lo que quiere. El asunto no es solo a nivel personal, sino nacional.  Por eso David continúa diciendo, “Sean juzgadas las naciones…” (v.19b).  David anhela, que como resultado del juicio de Dios, las naciones paganas aprendan a temer a Dios, y a reconocer que solo son seres humanos (v.20). Aquí tenemos un eco del v.5, 8, 15-16.  Cuando Dios mantiene silencio, el ser humano se cree algo muy importante, y deja de temer a Dios.  Pero cuando Dios se levanta, y actúa como Juez, las naciones son humilladas delante de Él, y aprenden a reconocer que ellos son solo seres humanos, nada más.

 

Así que nuestra espiritualidad es real porque es vigorosa, es victoriosa, es ventajosa y finalmente valiosa.

La realidad de la Espiritualidad: Salmo 9 II parte

  1. En primer lugar, nuestra espiritualidad es REAL  porque es  VIGOROSA   (v.1-2)

David comienza el salmo expresando su alabanza a Dios.  ¿Cómo debemos alabar a Dios?  ¿Qué denota vigor en nuestra alabanza? Notemos tres  cosas que David señala en esta estrofa:

  • A.     Es vigorosa porque es total

 

Hay que alabar a Dios con todo el corazón (v.1a).  Para los judíos, la palabra, “corazón”, no significaba ‘emociones’, sino ‘voluntad’ o ‘mente’.  Dios merece tal adoración. Lamentablemente, muchas veces lo adoramos ‘a medias’; distraídos, desanimados, por costumbre, con formalidad, etc.

 B

  • .      Es vigorosa porque es testimonial

 

Hay que recordar todas sus “maravillas” (v.1b); es decir, todas las cosas tremendas que Dios ha hecho – en este mundo, para otras personas, para nosotros mismos.  No solo recordarlas, sino declararlas.

 C. Es vigorosa porque es emocional

Hay que alabar con gozo y alegría (v.2a); pero esa alegría debe partir de nuestra relación con el Señor.  Muchas veces no alabamos a Dios, porque estamos queriendo buscar felicidad y alegría en las cosas de este mundo.  Cuando esas cosas nos alegran, nos distraen del Señor; cuando esas cosas nos fallan, nos sentimos tristes, y no podemos alabar a Dios.  Así que , la verdadera adoración se da, cuando aprendemos a alegrarnos y a regocijarnos en Dios.  La alabanza consiste en cantar a Dios; celebrar su “nombre” (v.2b).  La adoración no consiste en decirle a Dios lo que nosotros sentimos, sino declarar lo que Dios es.  Por ende, cuando venimos a alabar a Dios, debemos fijar nuestra mente en Él.  David nos ayuda, nombrando a Dios como el “Altísimo”.

  • II. En segundo lugar , Nuestra espiritualidad es real PORQUE ES  VICTORIOSA(v.3-6) 

 

 David comienza a hacer memoria de algunas de las “maravillas” de Dios.  Menciona cuatro:

  • A.     Nos defiende

 

Sus enemigos retrocedieron (v.3a), porque Dios estaba peleando a favor de David.  David tuvo muchos enemigos (Goliat, Saúl, los filisteos, etc.).  A lo largo de su vida, David vio como Dios luchaba a favor suyo, y hacía que sus enemigos retrocedieran. Nosotros también tenemos enemigos; enemigos humanos, y enemigos espirituales (las tentaciones, la ‘carne’, el ‘mundo’, etc.).  Dios quiere ayudarnos a pelear contra TODOS nuestros enemigos.  Él nos dará la victoria sobre todos ellos.  Con la ayuda de Dios, todos nuestros enemigos tendrán que retroceder, porque el que pelea por nosotros es el TODOPODEROSO.

B.      Nos desafía

Los enemigos de David no solo retrocedieron, sino que fueron derrotados: “cayeron y perecieron delante de ti[1].  Esto pasó con Goliat, porque David estaba confiando plenamente en Dios.  Lo mismo pasó con Saúl (aunque eso llevó mucho más tiempo, y David no solo tuvo que tener FE, sino también PACIENCIA). Algunos de nuestros enemigos serán derrotados rápidamente; otros llevarán más tiempo en ser derrotados.  Pero al final, todos caerán, a los pies de Cristo.  Él es el gran Guerrero (Apocalipsis 19:11-21).  Ver Sal 68:1-2.

C.      Nos dignifica

Dios mantuvo su “derecho” y su “causa” (siendo David pobre e indefenso; ver v.9-10).  A pesar de todas las injusticias de este mundo, Dios ha hecho justicia con David, defendiéndolo de todos sus adversarios y acusadores.   En forma especial, lo hizo con Saúl, quien lo acusaba de tantas cosas injustas, y trataba por todos los medios, destruirlo. Dios ha tomado Su lugar en el trono del universo, juzgando.  Él es Juez y Rey.  Aquí vemos la tremenda fe de David, frente a las injusticias de este mundo.  No pierde confianza en la justicia de Dios, aunque ésta a veces demora.

D.     Nos dinamiza

En los vrs.5-6  David amplía su descripción de la justicia de Dios en acción, contra los malos.  Dios reprendió a las “naciones” (v.5a); es decir, a las naciones paganas, que no confiaban en Dios, y se rebelaban contra Él (ver Sal 2:1-6).  Estas naciones incluirían a los filisteos, cananeos, moabitas, etc.  Hoy en día, las naciones que se oponen a Dios y a Su Ley, y persiguen a los hijos de Dios (sean países Europeos, países comunistas, países musulmanes o países hindúes), también están bajo el juicio de Dios.  Dios destruyó al “malo” (v.5b); es decir, al que actúa injustamente, y hace lo malo (ver Sal 34:16).  Esto incluye a Goliat, Saúl, y los demás ‘malos’ que rodeaban a David.  Hay que confiar que Dios hará lo mismo hoy, con los ‘malos’ de este mundo (gente malvada, que oprime y explota a otros; líderes despiadados, que causan la muerte de miles de ciudadanos; etc.). Dios borró “el nombre de ellos eternamente y para siempre” (v.5c).  Las naciones paganas, y los hombres malos, podrán tener mucho poder y presencia en este tiempo, pero serán ‘borrados’ eternamente. Los enemigos (tanto de Dios, como de David) han perecido (v.6a), y han quedado “desolados para siempre” (v.6b). Aun ciudades enteras, que Dios derribó, pasarán de la memoria (por ejemplo, Sodoma, Jericó, Babilonia, etc.).  ¡Dichos lugares casi solo existen en la mente de los arqueólogos!  Nadie más se interesa en ellos. ¡Qué diferente para el justo!  Para el que ama a Dios, y busca hacer el bien (ver v.9-10, y Sal 34:4-8, 15-18).


[1]delante de ti”; literalmente, ‘delante de tu rostro’.

Ha llegado el tiempo de pasar del estilo a la esencia II parte

Creo que ésta fue la mima acusación de Gandhi en su época. Así que me parecen muy pertinentes  las observaciones de este hombre, está llenas de realidad, sinceridad y por sobre todo enmarcadas en la mentalidad del hombre posmoderno. Al pensar en lo que un ateo comunista le puede enseñar a la iglesia hoy, no debería extrañarnos el hecho en sí, ya que Dios muchas veces usa todo tipo de instrumento sea creyente o no lo sea. Lo que me lleva a evaluar el pasaje Mateo 8:29 desde la misma dinámica. Es decir alguien que no tiene un compromiso con Dios de una manera real, nos hace reflexionar de una forma espiritual. Y es que estos demonios no tienen tanto estilo aunque si esencia. Lo más dramático del texto en mención es que a pesar de tener grandes verdades en su boca no tienen una relación personal con Jesucristo. Y esta es la condición de miles de evangélicos profesantes que no han nacido de nuevo. Ahora veamos el texto y descubramos las verdades que en él se encuentran. “29 Y clamaron diciendo: — ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? Veamos varias declaraciones que hacen los demonios en este pasaje que deben abrirnos los ojos  en este tiempo. Cinco cosas esenciales  en los creyentes de hoy día que los demonios saben bien.

 I. Lo esencial del CRITERIO: “Y clamaron diciendo”

La expresión es  krazō legō y se puede traducir (krazo) como  gritar en voz alta, vociferar, hablar en voz alta. El verbo es un aoristo indicativo. Lo que implica una acción dinámica, fuerte y completa. Es como una señal de protesta. ¿Qué es tener criterio? La RAE lo define de la siguiente forma: “Norma para conocer la verdad. Juicio o discernimiento”. ¿Por qué digo que los demonios tenían criterio? Porque el texto relata que Jesús les dijo que salieran, y ellos le expresan su punto de vista. Aunque errado, por lo menos es de admirar que no se rendirán sin antes hablar y establecer su criterio de la situación. Este criterio aquí en el pasaje tiene varias características. Primero capacidad de reacción. En el texto original el versículo comienza diciendo: “e inmediatamente”. Cuando fueron confrontados por Jesús, los demonios inmediatamente reaccionaron. Segundo capacidad de reflexión Todo el contenido de su propuesta es una reflexión sobre Jesús, sobre lo que está haciendo y sobre lo que les espera en el futuro con Jesús. Tercero tienen una capacidad de respuesta. Su respuesta tiene un discurso ordenado, lógico (por el uso del verbo lego) y lleno de contenido teológico. Establecen su criterio sobre la base de lo que conocen y de lo que han reflexionado de Dios.

Creo que en esto nos ganan los demonios a los hijos de Dios. Nosotros tenemos la tendencia a no tener criterio en lo que creemos. He aquí unos demonios equivocados y sin una relación personal y de fidelidad con Dios y son más rápidos en demostrar su criterio que los verdaderos hijos de Dios. Creo que en esta época el término de “protestante” ya no aplica más a nuestras comunidades eclesiales del siglo XXI. Como cristianos estamos domesticados por los discursos de los púlpitos sin tener una actitud de reflexión sobre lo que nos dicen. Creemos cualquier cosa doctrinalmente hablando y nos sometemos a ella. Ahora es importante establecer la diferencia entre criterio y criticón. El criterio es una virtud de pensar y filtrar y opinar sobre todo conocimiento que viene a mi vida, y el criticón simplemente tiene una actitud de cuestionar y oponerse por el simple hecho de quererlo. Necesitamos creyentes con criterio, que no estén domesticados por las muletillas evangélicas sino que sean genuinamente bíblicos.

 II.                  Lo esencial de la CREENCIA: ¿Qué tienes con nosotros?

¿Qué implicaciones tiene esta declaración de parte de los demonios? La traducción de la frase puede indicar que lo que los demonios estaban diciendo: ¿Qué relación nos une a Ti y a nosotros? En indudablemente la respuesta a la expresión en el original nos lleva a la conclusión de que ¡Ninguna! Lo que entonces el pasaje insinúa es que los demonios reconocen que no puede haber armonía entre Dios y los demonios. Que no  se pueden juntar, que son mutuamente excluyentes. En ese sentido los demonios conocen realmente el concepto de separación de lo malo con lo bueno. ¿Cómo se define la santidad? Se define precisamente por este concepto. Apartados del mundo para Dios. En ese sentido lo esencial de nuestra creencia no es el conocimiento sino nuestra capacidad de mantenernos en santidad y separados del enemigo. Ahora la declaración de los demonios tiene todavía más aspectos profundos. Primero ellos entienden que la santidad es separación. Saben que ellos no pueden tener armonía con Jesús. Esto tiene que ver con integridad. No podemos tener nada del enemigo en nosotros porque entonces estamos fragmentados. En segundo lugar ellos entienden que la santidad es sometimiento. Esto tiene que ver con radicalidad.  Es decir, o eres demonio o eres Jesús. No hay estados intermedios. No podemos tener una mente compartida, para los demonios no había nada que negociar con Jesús y con ellos. En tercer lugar para los demonios la santidad de la creencia era sensibilidad. Esto implica espiritualidad. Esto implica que los demonios tenían un concepto claro de lo que es bueno y malo. Ellos ven a Jesús y declaran que el es bueno y segundo ellos al verse saben que son malos así que lo bueno y lo malo no pueden mezclarse y no pueden convivir juntos. Tres cosas adolece el pueblo de Dios hoy integridad, radicalidad y espiritualidad. Tenemos una vida con compartimientos. En público somos una cosa y en privado otro. Esto es la falta de integridad. Segundo vendemos rápidamente nuestras convicciones, si es que las tenemos. Por eso no somos radicales y vivimos haciendo concesiones con nuestro cuerpo, nuestras relaciones, nuestros trabajos, etc. Ellos dicen. ¿“Jesús que tienes con nosotros”? Están diciendo tu eres Justo nosotros somos caídos. No hay ninguna posibilidad de la luz ande con las tinieblas. Nada de la justicia con la injusticia. Es lo que Pablo estableció en 2 Corintios 6:14: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión  la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? O ¿qué parte el creyente con el incrédulo? ¡No hay ninguna! Y los creyentes hoy en día no saben diferenciar. Son como los sacerdotes en Ezequiel 22:26: “Sus sacerdote violaron mi ley, y contaminaron mis santuarios; entre lo santo y lo profano no hicieron diferencia, ni distinguieron entre inmundo y limpio…”  Pero un demonio si sabe diferenciar. ¿Cuánto cristiano anda en yugo desigual? Montones. Así que lo esencial de la creencia está en la vida de separación y no en la teoría.

 III.                Lo esencial de CRISTO: “Jesús, Hijo de Dios”

Los demonios expresan dos conceptos básicos sobre Jesús. Primero la expresión “Jesús”. Es el título para el Mesías, y significa el que Salva. En eso sentido este nombre demuestra que los demonios creían  exactamente que Jesús es la salvación.  Es un Cristo salvífico.  Pero por otro lado  el término Hijo de Dios implica otra connotación cristológica. “hijo de Dios” se utiliza en claro contexto de lucha de poderes y, aunque la comunidad los leyó posteriormente en clave cristológica de filiación divina, la utilización del título supone en principio que los demonios reconocen que Jesús tiene una relación especial con Dios y que, en consecuencia, posee una autoridad y un poder que hace peligrar los que ellos tienen http://www.mercaba.org/DJN/H/hijo_de_dios.htm. Jesús es Dios y no un espíritu o un diosecito pequeño al estilo de los Testigos de Jehová, tampoco un buen maestro o un profeta al estilo de los musulmanes. Jesús es Dios. No es un banco proveedor donde encuentro prosperidad. ! Es Dios!.  Así que la declaración de los demonios implica que reconocen a Dios como Salvador y como Señor. La iglesia ha reconocido a Dios por todos los tiempos como Salvador pero no como Señor. Y por eso se ha enfatizado en la salvación instantánea y no en el compromiso del día a día. Por eso hemos enfatizado el evento y el símbolo que el proceso y la esencia del evangelio. No es porque se levanta una mano y se hace una oración en un culto que reconocemos a Jesús como es el: Señor y Salvador. Esto es la realidad espiritual de Jesús y sus atributos. En realidad los demonios no son ateos. Son más inteligentes que los que se declaran ateos hoy. Pero hay una cosa más.

 IV.                Lo esencial de la CREÍBLE. “Has venido para a atormentarnos”

Dos cosas relatan los demonios. Primero dicen “has venido acá”. El verbo es un aoristo indicativo activo. Habla de un hecho concreto y terminado. El Indicativo implica un hecho real. Esto nos demuestra la realidad de Jesucristo. Es decir no somos etéreos hablamos de una persona real, existente que caminó por la tierra. El cristianismo no es una idea es una persona real que existió. Esa historicidad debe ayudarnos a entender que estamos enraizados en la vida terrenal y en la historia de las naciones. Segundo se usa la expresión “para”.  Nos demuestra la finalidad de Jesucristo. Si bien es cierto que la presencia de Jesús es histórica y encarnacional, no lo hizo como un Dios caprichoso al estilo de las fábulas griegas, vino con un propósito, y eso fue para irrumpir en la realidad humana e instaurar el reino de Dios. Es importante notar que su primera venida tuvo un propósito y su segunda al igual que la primera será real, y final. Pero luego los demonios dicen: “atormentarnos”. Esto implica la magnitud de Jesucristo. La expresión “atormentarnos” es “basinasai” y es un aoristo infinitivo. El aoristo infinitivo implica una acción con un fuerte sentido de dirección y propósito. De hecho implica que los demonios entendían que uno de los propósitos de la presencia de Jesús resultaría en la aflicción y destrucción de du poder sobre el hombre. La expresión puede  traducirse por  poner a prueba (metales) con una  piedra de toque, que es una piedra negro silíceo usado para probar la pureza del oro o la plata. Al golpear los metales con esta piedra producía un  color especial al rayar el metal con el roce. También se usaba como una palabra para la tortura. En otras oportunidades  se describía como  enfadar con dolores graves (física o mental). También se podía usar como ser afligido y acosado. Metafóricamente se usaba como  de los que están luchando en el mar con un viento en contra. (http://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?Strongs=G928&t=KJV). En este último sentido cabe destacar que antes de llegar a Gadara los discípulos se enfrentaron a una de las tormentas más grandes de su vida. Esa increíble tormenta que debilitó a los discípulos  y que Jesús les encara en  Marcos 4:40 con la expresión “amedrentado” es una metáfora para describir lo que los demonios sentían con la presencia de Jesús. Nuestro Señor sabe como devolverle al enemigo  todo lo que nos hace experimentar. Sólo que para ellos no hay salvación sólo destrucción. Esto implica entonces que los demonios reconocen que Jesús es superior en fuerza y poder y que ellos están sometidos a su autoridad. Eso nos demuestra que el cristianismo y ser hijo de Dios ese poder radica en nosotros. Ahora bien, ¿Por qué esto es al revés en la mayoría de los casos? Porque si los demonios son inferiores al poder que mora en mí, ¿porque soy yo el que termino siempre atormentado? ¿Qué detiene ese poder sobre ellos? ¿Por qué no puedo ser libre de los tormentos que los demonios me infringen? Note que en el caso de nosotros un solo demonio podría dañarnos, pero aquí colectivamente los demonios no pueden enfrentarse a Jesús. ¿En que momentos nos perdimos de la magnitud de nuestro poder? ¿Por qué somos tan débiles para influir en la sociedad si tenemos este poder? ¿Porque en lugar de ir avanzando nosotros retrocedemos ante el tormento del mal? ¿Qué ha anulado este poder magno que tenemos en Jesús? Es obvio que algo ha pasado en cuanto a nuestro creer en el poder de Dios. Salimos derrotados. Creemos más que el divorcio es la solución que el poder de Dios. Creemos que mentir es mejor que el poder de Dios. Creemos que engañar  es mejor que el poder de Dios. ¿Por qué? Para ser honesto lo desconozco totalmente. Pero debo reconocer que si tenemos problemas serios en esta área. Me imagino que el pecado ha de afectar ese poder, la religiosidad ha de afectar ese poder, la falta de fe, etc. Hay muchos factores. Pero lo que sí es que hoy por hoy en lo particular estoy harto de ser atormentado. Una de las razones que supongo también que existen en nuestras iglesias (sobre las del corte conservador) es nuestra insensibilidad a la guerra espiritual. La gente simplemente no cree que haya un conflicto entre Dios y los demonios en nuestro territorio. El problema de esto es que cuando unos pocos son sensibles a esa lucha espiritual, son doblegados porque el mayor porcentaje de la iglesia no cree en eso. Entonces los demonios tienen una gran ventaja.  Conozco una iglesia “conservadora” cuyo pastor y algunos miembros saben de la presencia de hombres y mujeres guiados por demonios e incluso han sido advertidos por el Espíritu Santo de  la presencia de esas figuras demoníacas que se sientan en la iglesia para dañar y atacar físicamente. Pero son unos pocos los que saben, la inmensa mayoría desconoce, no está consciente y me atrevería decir que incluso son incrédulos a este tipo de experiencias. ¿Cuál es el resultado? Muchas luchas, enfermedades repentinas en los líderes, batallas demoníacas en sus familias, presencia de demonios manifestándose en los que se han dado cuenta. ¿Y los demás? ¡Bien gracias! Incluso algunos de ellos les ayudan a estos demonios sin saberlo. Así que debemos recuperar ese poder que tenemos en Cristo para ser más que vencedores. Debemos entender que Jesús tiene el poder de atormentar a los demonios. Es decir de la boca de los demonios declaran que Jesús es más poderoso que ellos. Ellos se someten a Jesús, y Jesús es Todopoderoso no se somete a nadie.  No hay ninguna cosa que Dios no pueda realizar. Debemos recuperar la credibilidad del cristianismo y solo lo podemos hacer por un lado respetando nuestra realidad, enfatizando nuestra finalidad que es Jesús y su reino  y no nuestros propios reinos. Y finalmente mostrando la magnitud de nuestro creer.  Somos hijos de un Dios Todopoderoso que tiene respuesta para las necesidades más grandes del hombre.

V.                  Lo esencial de LO CRUCIAL: “Antes de tiempo”

La RAE dice de crucial: Dicho de una situación o de un momento: Crítico, decisivo. El cristianismo es y será decisivo porque está asociado con los tiempos cruciales en la historia de la humanidad. Esa relevancia o presencia crucial en la vida de los seres humanos lo destaca de cualquier otro movimiento. Note que los demonios dicen:”antes de tiempo”. ¿A que se refieren con esto? La Biblia nos dice que al final Satanás y sus ángeles serán  echados al lago de fuego (Apocalipsis 20:10) Cuando los demonios le  dicen a nuestro Señor que no los atormente «antes de tiempo», dan a  entender que sabían cuál será su destino final, y temen ser echados  al abismo antes del día del juicio (Mateo 8:29; Lucas 8:31). En ese sentido los demonios saben de escatología y de su destino final. Tres cosas debemos aprender en cuanto a cómo ser cruciales en un tiempo como este. Primero ser crucial  es saber lo que está ocurriendo. Esto es ser pertinente. Note que ellos usan la expresión “antes”. Es decir ellos sabían bien como eran los tiempos y como estaban descritos. Les parecía que no era el momento que se había anunciado con anterioridad y que Jesús se estaba adelantando. Y en cierto sentido tenían razón. Una cosa asombrosa es que la iglesia ha perdido su pertinencia. ¡Por Dios! La iglesia sigue aferrada a sus esquemas pasados y no se da cuenta del tiempo en que estamos viviendo. En segundo lugar ser crucial es saber hacia dónde vamos. Esto es  ser preveniente. Nosotros en realidad tenemos un mensaje ya establecido y sabemos hacia dónde vamos. Los demonios usan la expresión “kairos” que implica un momento específico ya esperado y anunciado. No vamos al azar, la iglesia sabe la  los tiempos, ya está anunciado cuando y donde terminarán. Somos cruciales para esta época porque sabemos en que tiempo estamos, y porque sabemos hacia dónde vamos y hacia dónde va la historia de la humanidad. En tercer lugar ser crucial es saber no solo donde estamos, ni a donde vamos sino con quien terminamos. Esto es ser prominente. Note que la conclusión a priori es que Jesús es el que controla los tiempos, el los domina y los puede ejecutar. De lo contrario no hubierna entrado en pánico. Jesucristo el Kurios tiene el dominio, la potestad y la autoridad para decretar los tiempos finales y acabar con todo eso. Incluso tiene la capacidad de acabar con el mal un día y con todos los agentes que causaron ese mal. Así es nuestro Dios. Por eso es que como iglesia debemos rescatar esa crucialidad en estos tiempos. De esa forma daremos esperanza a un mundo que va a  la destrucción y se enfrentará al juicio final del gran Trono Blanco.

 Ha llegado el tiempo en que como iglesias debemos recuperar lo esencial de nuestra fe y ya no andar con los estilos que tantos nos gustan. Es tiempo de involucrarnos más en lo que Jesús quiere  para la iglesia de este siglo que andar perpetuando mi estilo “pentecostal” o mi estilo “bautista” y tratar de ganar adeptos para esos estilos. Es necesario volver a hablar de los temas del reino y no andar defendiendo el color de mi banca, mi mesa favorita en la iglesia. Estoy cansado de eso. Pienso que hay muchas cosas más graves y relevantes que hacer. Creo que retomando las palabras de Gianni Vattimo ha llegado la hora para la iglesia cristiana evangélica de que pase del estilo a la esencia o de lo contrario lograremos alcanzar este mundo posmoderno.