¿Hasta cuándo?…¿Y porqué?


Habacuc (profeta) - EcuRed
Habacuc

No voy a mentir que cada día es más difícil predicar en estos tiempos. Tal parece que la pandemia ha generado en nosotros cansancio, adormecimiento y otro tipo de situaciones. Si no nos cuidamos podemos ante tanto caos perder nuestra perspectiva de la confianza en Dios. ¿Cómo logramos sostenernos en medio de tanto caos? . Me gustaría mencionarles que nos dirigimos en este día al librito de Habacuc, que se encuentra en el Antiguo Testamento.

Encontramos dentro de las escrituras del Antiguo Testamento que hay dos categorías de profetas dentro de él. Están los profetas mayores y los profetas menores. Ahora bien, esas dos descripciones no definen, de ninguna manera, por qué una es más importante que la otra; todo lo que hacen es simplemente describir la longitud de ellas. Los profetas más largos dentro del Antiguo Testamento se llaman los profetas mayores, los profetas más cortos se describen como los profetas menores. Si mirara el frente de su Biblia, vería que los profetas mayores consisten en el libro de Isaías, el libro de Jeremías, el libro de Ezequiel y el libro de Daniel, e incluso algunos dicen Lamentaciones. Luego hay doce libritos. La estructura de los profetas menores se puede encontrar en cada libro que escribieron. Todos ellos no fueron entregados a la misma gente, ni dirigidos hacia la misma nación. Puede ver que hay algunos profetas menores que se describen como pre-exiliados, algunos que son exiliados y algunos que son post-exiliados. Los profetas anteriores al exilio son simplemente aquellos que fueron dados a estas naciones antes de que los hijos de Israel fueran llevados cautivos a la tierra de Babilonia, antes de ella, ‘pre’. Los profetas del exilio son los que fueron escritos por los hijos de Israel y para los hijos de Israel en la tierra de Babilonia durante su cautiverio. Luego se escriben los profetas posteriores al exilio, cuando los hijos de Israel hayan sido liberados y hayan salido de su cautiverio en Babilonia. Allí ve que el libro de Oseas y Amós fue escrito para la nación de Israel. Las Lamentaciones, Miqueas, Isaías, Jeremías, Joel, Sofonías y Habacuc en las que estamos pensando esta noche, fueron escritas para Judá. Para Asiria estaba el libro de Jonás, el libro de Nahum; ya Edom, Abdías. Durante el exilio de Babilonia, Daniel y Ezequiel. Luego, después del exilio, después de que salieron de la tierra de Babilonia, Hageo, Zacarías y Malaquías, a la ciudad misma de Jerusalén.

Ahora, ese nos da un poco de trasfondo de lo que trata este libro, y que estos profetas menores no fueron todos escritos para la misma nación, mismo propósito, son completamente diferentes – muchos de ellos. 

Vemos en el capítulo 1: fe: la fe de este hombre, y nuestra fe, lidiando con los problemas. En el capítulo 2 encontramos: fe que se aferra a la solución, y luego en el capítulo 3: fe que glorifica en su certeza

Comencemos a mirar el libro de Habacuc: Habacuc es un lamento, es un Salmo, es un Salmo de llanto; no es un discurso público, no es específicamente un mensaje de predicación que fue dado por este profeta Habacuc a la nación de Judá. , pero al leer los capítulos 1, 2 y 3, encontramos que este librito es un discurso, es un diálogo, es un discurso, un debate, entre este hombre y Dios. Parece que no había nadie más hablando dentro del libro. ¿Cuándo fu escrito este libro?  Aproximadamente fue escrito  en el año 609 a. C., el rey parece ser el rey Joacim. Pero para bajarlo a nuestro nivel esta noche, es poco antes de que el rey Nabucodonosor, antes de que viniera y devastara las ciudades de Asiria, pasó por Nínive, recuerde cómo Jonás profetizó eso. Esta profecía este pequeño libro de Habacuc, es justo antes de que Nabucodonosor viniera de Babilonia y finalmente llegara a Jerusalén; destruyó el templo, y los hijos de Israel y Judá fueron llevados a la tierra de Babilonia durante 70 años de cautiverio. Este pequeño libro está escrito justo antes de eso.

Para darle un resumen de este libro este, se puede dividir en tres capítulos, los capítulos que tenemos. El primer capítulo trata sobre una opresión, el segundo capítulo trata sobre una visión y el tercer capítulo trata sobre una oración. Si lo desea: el capítulo 1 es un suspiro, el capítulo 2 es un gemido, y el capítulo 3 – finalmente es un respiro, el canto del profeta Habacuc. Todo este libro trata sobre el viaje de fe de Habacuc, ¿y no es eso en lo que estamos todos en este tiempo? Estamos en un viaje de fe, hemos nacido en la fe y se nos ha dado como regalo la fe de Jesucristo, el Hijo de Dios, y todos estamos en una aventura, todos estamos en un viaje que ha comenzado. en nuestras vidas cuando nacimos de nuevo. Pero ese viaje tiene baches, ese viaje tiene llanuras, ese viaje tiene dificultades y barreras, ese viaje tiene trampas y explosivas: tiene peligrosas bestias salvajes en su camino, hay muchos peligros, oposición, hay muchas alegrías y exaltaciones. 

Pero cuando miramos el viaje de fe de Habacuc, vemos en el capítulo 1: la fe: la fe de este hombre, y nuestra fe, lidiando con problemas. En el capítulo 2 encontramos: la fe que se aferra a la solución, y luego en el capítulo 3: la fe que glorifica en su seguridad.

Habacuc fue bautizado por los reformadores como el abuelo de la Reforma, porque en Habacuc capítulo 2 y versículo 4 tenemos el versículo clave de todo el libro. Se lee así, y se encuentra en el libro de Hebreos, se encuentra en el libro de Romanos y en el libro de Gálatas que: ‘El justo por la fe vivirá’. 

Comencemos entonces y veamos al hombre con una carga atado por Dios. Vamos a ver solo esta noche los versículos 1 al 5.

Si tuviéramos  un Antiguo Testamento hebreo frente a nosotros esta noche, notarías que cada libro del Antiguo Testamento dentro de la Biblia hebrea comienza y está titulado con las primeras palabras del libro. Entonces, en la Biblia hebrea, el libro de Habacuc en realidad se titula: la carga de Habacuc.

Hay tres cosas que quiero que notemos esta noche en estos cinco versículos del primer capítulo. Lo primero es esto: un hombre, el abrazador de Dios. La segunda cosa es: una carga, ¿Cuál era esa carga? El silencio de Dios. La tercera cosa es: una esperanza, la promesa de Dios. 

Pero para ponerlo en palabras de mayor contexto, podemos preguntarnos ¿Qué son las cosas le sucedía a Habacuc en este momento de incertidumbre. Aquí podemos ver las luchas que este hombre nos muestra que tiene. Voy a usar tres palabras básicas que representan la condición emocional de Habacuc al iniciar su testimonio de fe y lucha. La primera palabra que me gustaría utilizar es la palabra cargado (vrs. 1). La segunda palabra que me gustaría es la palabra  cansado (vrs.2-4) y la última palabra que me gustaría utilizar es la palabra calmado (vrs. 5).

Miremos en primer lugar al hombre, CARGADO. 

El versículo 1, simplemente dice: “La carga que vio el profeta Habacuc”. Verá, el nombre Habacuc, hay muchas posibilidades que en realidad significa: ‘El que abraza a Dios, pero también se puede traducir como el que lucha con Dios.

Podemos ver cuán apropiada es la palabra “carga” usada por los profetas para describir su don y deber. La obligación que se les imponía a menudo implicaba tensión y peligro. Y, sin embargo, fue un privilegio glorioso ser comisionado por Dios, actuar en su nombre, ser Su portavoz ante el pueblo. La carga de Habacuc era la visión del mal general y la corrupción que prevalecía en Tierra Santa, entre el pueblo elegido. ¿Qué carga puede ser más pesada que esta, ver el mal prevalecer entre el pueblo de Dios y no poder remediarlo? Eso implica para todos los que quieren vivir cerca de Dios que todo privilegio conlleva sufrimiento. Y que se nos reta a no desanimarnos. Alguien ha dicho que la carga la pone sobre ti el Señor, quien te dio tu glorioso privilegio. Mira la vocación, no la carga.

La palabra hebrea ‘carga’ es la palabra ‘massah’. Es la palabra que se usa en el Antiguo Testamento, hay muchas palabras para carga, pero esta palabra hebrea en particular ‘massah’, significa ‘carga’, significa ‘peso’, algo que tiene que ser levantado de un lugar a otro. . Es la palabra hebrea que se usa para los levitas cuando llevaban el Arca de la Alianza, llevaban una carga. Podría recurrir a otras Escrituras, Deuteronomio 1 y el versículo 12, Job 7 y el versículo 20, donde los hombres usan esta palabra como una carga del alma, pero la describen de tal manera que lleva algo, como si la carga que Soportar (y la idea es esta) es una responsabilidad. Algo que se les ha dado, no para reprender, no para dañar, pero es para ilustrar

¿Cuáles eran las dimensiones de esa carga? Primero era una carga por la iluminación que Dios le daba. La luz del favor divino otorgada a Habacuc fue la fuente de mucha perplejidad mental y angustia del alma para él. Esta paradoja es común en la experiencia cristiana. La misión de misericordia del profeta era una carga para él. Por otro lado no sólo era un intérprete de Dios sino también un espectador del mal; contemplando los grandes y terribles desórdenes que devastaron su país. Un espectador inspirado del mal. “Dios le mostró iniquidad”, etc. Ver, a la luz del cielo, las espantosas ramificaciones del mal en la sociedad es una condición esencial del servicio cristiano. Un espectador atribulado del mal. Las cuerdas de su corazón vibraron con discordancias discordantes ante el toque de los obradores de iniquidad. No sólo fue una carga de iluminación, sino que también fue una carga de interpretación. Con una viva conciencia del omnipotente poder de Dios, el profeta lo llamó para que se interpusiera y salvara a su pueblo. Pero los días pasaron y se alargaron hasta convertirse en meses, y todavía abundaba el mal. ¡Oh, la carga de las oraciones inauditas! ¡Oh, la carga de las oraciones sin respuesta! ¡Oh, la carga de la demora! El corazón se enferma con la esperanza diferida. Pero también fue una carga de tribulación. Como prueba para ver si continuarán trabajando y testificando de Dios. Aún confía en el Señor, aun en presencia del gran misterio de iniquidad. La carga es para entrenar, para que los siervos de Dios se fortalezcan en la fe, dando gloria a Dios.

Así que Habacuc según el versículo 1 está CARGADO. Está cargado por la iluminación de Dios, por la interpretación de su situación y finalmente por la tribulación que Dios le va a anticipar.

¿Ves a Habacuc este día? No sabemos mucho sobre él, pero esto me dice algo: es posible que lo hayan conocido muy bien en su día, y por eso no necesitó dar una introducción sobre quién era, pero para nosotros, es virtualmente desconocido en las Escrituras. Nos acaba de presentar en este libro y solo en este libro. Pero ¿saben lo que esto me dice, que siento que el Espíritu Santo de Dios está tratando de llamar nuestra atención? Es esto: que lo único que importa, lo único que cuenta sobre la faz de la tierra de Dios, no es dónde naces, ni qué religión eres, ni qué letras están después de tu nombre, pero todo lo que importa es que conoces a tu Dios. ¿Pueden comprenderlo? Este hombre Habacuc fue el abrazador de Dios. Abrazó a Dios en oración. Sin embargo los que está cargados con Dios, los que lo abrazan a Dios están abrumados por Dios. Dice: ‘La carga de Habacuc’ – ¡la carga! Tenía una carga porque estaba tan cerca de Dios, porque se aferraba a Dios, es casi como si sintiera los sentimientos de Dios. Dios le estaba impartiendo sus sentimientos, sus convicciones, lo que pensaba, su punto de vista de la nación de Judá en ese momento en particular. Dios lo estaba compartiendo con Su amigo Habacuc, porque él era un abrazador de Dios, estaba abrumado por Él. Si eres de los que buscan abrazar a Dios, tal vez eres un abrazador de Dios en este momento, y estás bien agobiado, y sabes todo acerca de eso, sin importar la vida, sin importar lo que Satanás le arroje a usted o a su familia, debe aferrarse a Dios. Por otro lado asegúrese de saber en qué se está metiendo, porque los que abrazan a Dios serán abrumados por Dios. Recibirán una carga que es casi, casi digo, demasiado pesada para llevar, solo que el Señor sabe lo que pueden soportar. Él cargará a los que lo abrazan.

Pero por otro lado la palabra ‘carga’ aquí, hay un significado dentro del idioma hebreo que sugiere que significa ‘debe ser levantado’. Algunas traducciones de la palabra de Dios dicen esto: que Habacuc alzó la carga, ¡alzó! La idea aquí es que no es algo para esconder. Qué carga tenía, pero el problema en los días de Habacuc era simplemente este: la gente ignoraba la situación real, pero Habacuc no. La gente estaba dispuesta a estar callada en esa situación, pero Habacuc no lo haría, y el hecho es que Habacuc no pudo, porque la carga de Dios ardía en su pecho, que no podía soportar sostenerla, dijo. ¡Tuve que dejarlo salir! Hay un dicho que dice: ‘El celo sin conocimiento es una tontería’, ¿no es así? Pero amigo mío, ¿puedo decirte, sé que es verdad, pero preferiría tener celo sin conocimiento en este momento, que conocimiento sin celo! Sé que ambos tienen sus faltas, pero conocer la verdad, retener la verdad con injusticia y no compartirla, tener una carga o ver algo, y no hacer lo que me corresponde es un pecado.

También ¿ves que dice que vio la carga? Mire el versículo 1, Habacuc, la carga de Habacuc que vio, y eso sugiere que esta carga era un oráculo, era una visión que Dios le dio. ¿Pero sabes lo que me gusta ver en eso? Simplemente esto: que se les dará cargas a los que miran, que se les impartirán cargas a los que miran, a los que abren los ojos, a los que ven a los perdidos, a los que ven a los que mueren en sus pecados, a los que ven el juicio venidero. en el futuro si las personas no se arrepienten, que ven la pecaminosidad de nuestra nación individual y nacionalmente. Puedes tener una carga esta noche si miras, si abres los ojos como Habacuc.

En segundo lugar Habacuc estaba CANSADO.

Miremos en segundo lugar – hemos mirado al hombre, el abrazador de Dios – en los versículos 2 al 4 encontramos que  Habacuc estaba cansado de el silencio de Dios. Leemos en el versículo 2: ‘¡Oh, Señor, hasta cuándo clamaré y tú no oirás! ¡Incluso te clamarás con violencia, y no salvarás! ¿Por qué me muestras tu iniquidad y me haces contemplar agravios? Porque delante de mí hay despojo y violencia, y hay que suscitan contiendas y contiendas. Por tanto, la ley se debilita, y el juicio no se adelanta nunca; porque el impío rodea al justo; por tanto, procede el juicio equivocado ”. Habacuc estaba cansado, es cierto, pero ¿cuál era el cansancio de Habacuc? 

Bueno tiene que ver con nuestras antiguas y repetitivas preguntas. Esas preguntas que siempre salen a flote cuando no entendemos lo que Dios está haciendo. Observe la primera pregunta en el vrs. 2. Es la expresión ¿hasta cuándo? Y luego la siguiente pregunta muy popular en el vrs. 3 ¿Por qué?

La primera tiene que ver con el momento y la segunda tiene que ver con el conocimiento. Estas preguntas sin respuesta nos producen un cansancio no sólo emocional sino espiritual.

Vea primero las  crisis del Momento.

Lo que estaba ardiendo en el alma de este hombre que le hizo querer gritar, dice en el versículo 2, clamar a Dios, gritar y orar, y suplicar al trono de la gracia con tal poder y fervor, ¿qué lo impulsó a hacerlo? El silencio de Dios le hizo hacerlo. Para Habacuc Dios no estaba activo, no le estaba oyendo. Su momento era estresante porque Dios parecía inactivo. Dios ni siquiera le responderá, ¿qué significa eso para Dios? ¿Por qué Dios calla? ¿Por qué está haciendo esto? ¿Puedes entrar en esto en este día? Su carga fue el silencio de Dios. Estaba orando para que Dios viniera a la nación de Judá, el Reino del Sur, miró a su propio pueblo, los vio pecando, vio cómo la nación estaba pecando de muchas maneras. Miró y clamó a Dios para que viniera: ¡líbrelos, sálvelos, júzguelos, haga cualquier cosa! Pero hubo silencio del cielo. Qué cansado debe haber sido para él. Él era el profeta del Señor, y si el profeta del Señor ni siquiera puede recibir una palabra del Señor, si Dios ni siquiera le responde, ¿qué significa eso para Dios? ¿Por qué Dios calla? ¿Por qué está haciendo esto?

Habacuc tuvo algunos contemporáneos de su época. Los encontramos en el Antiguo Testamento: Jeremías, Ezequiel, Daniel y Sofonías vivieron todos al mismo tiempo que Habacuc. Ellos profetizaron sobre las mismas situaciones, y por eso leemos en el libro de Jeremías que él era el profeta llorón, lloró por los pecados de la nación. Por eso escribió todo el libro, Lamentaciones, llorando por la pecaminosidad de su pueblo. Estaban abrumados y Habacuc también abrumado por la iniquidad del pueblo. 

Toda lucha con el momento de una situación tiene que ver como lo refleja el vrs. 2 . Primero tiene que ver con una lucha de la reacción de Dios (no oirás) y en segundo lugar tiene que ver con la acción de Dios (no salvarás).

Si miras este libro, y miras el capítulo 2 y los versículos 9 al 11, ves que hubo pecados sociales, hubo pecados religiosos, hubo pecados políticos, hubo males de Judá que no podías concebir. Tenían líderes abusivos que les llenaban los bolsillos con ganancias mal habidas del pueblo, los robaban, los despojaban, extorsionaron a los pobres. En el capítulo 2 y los versículos 6 al 8 vemos que construyeron ciudades al precio de vidas humanas. Usaban la bebida para coaccionar la lascivia y la inmoralidad sexual. Violaron a las personas después de emborracharlas, versículos 15 al 17. Había idolatría dentro de la nación, versículos 18 al 20.

Habacuc, el santo varón de Dios, el hombre que – puedo decir por su aceptación de Dios – tenía un corazón según Dios y como Dios, y Dios estaba compartiendo con él, Dios le estaba mostrando en esta visión, en esta carga. , en este oráculo, la forma en que se sintió. Estaba tan agobiado que clamó a Dios: ‘¡Señor, deténgase! Cueste lo que cueste, ¡basta! ¡Salva a tu pueblo o juzgadlo! Y todo lo que pudo conseguir en su sitio de intercesión , en su  lugar tranquilo, fue silencio de Dios. 

Vea en segundo lugar las crisis del Conocimiento.

Observemos que la pregunta del vrs. 3 comienza diciendo ¿Por qué? Esta pregunta es muy común en nuestro vocabulario. Creemos que si encontramos una razón para nuestras crisis más llevaderas. Es interesante que ante las dudas de Habacuc Dios no le da ninguna explicación. Dios respondió a su siervo y le aseguró que estaba trabajando entre las naciones a pesar de que Habacuc no podía verlo. Dios le dio a Habacuc una revelación, no una explicación, porque lo que siempre necesitamos en tiempos de duda es una nueva visión de Dios. El Señor no nos debe ninguna explicación, pero se revela gentilmente a sí mismo y su obra a aquellos que lo buscan. Creo que esa es una lección que ya deberíamos haber aprendido en esta pandemia. Si hay una cosa que quiero reafirmar aquí es que por toda la biblia, y en infinidad de sus narraciones Dios, es reacio a explicar sus actos. Siempre que preguntamos ¿por qué? Dios lo que hace es revelarse más con su persona y carácter.

Amigos, ¿por qué les dije todo eso? Porque Habacuc lo vio, eso es lo que vio Habacuc. Vio la maldad del sistema político, el sistema religioso. Había visto la maldad de la realeza y este hombre espantoso, Joacim. Se vuelve a Dios, y el versículo 2 dice dos veces que clama a Dios. La primera palabra, la palabra hebrea para llorar es ‘shavah’, Que es la palabra ‘ayuda’. Grita: “¡Dios, ayúdanos!”. El segundo grito en el versículo 2 es la palabra ‘zahag’, Que es la palabra ‘gritar’ – ¡gritar! Imagínese esto: este hombre Habacuc ve todo esto, ya no le pide ayuda a Dios, ¡pero le grita a Dios! Pero Dios no responde.

Amigo, ¿te sientes así a veces? ¿Le has gritado a Dios? ¿Has clamado a Dios? ¿Has llorado por Dios? ¿Has caído de bruces ante Dios? ¿Usted, como este hombre Habacuc, incluso ha discutido con Dios? – y permítanme decirles que eso es algo encomiable, si se hace en el contexto de la confianza en su Dios, no tratando de engañar a Dios, sino tratando de suplicarle con fe por lo que ha hecho. ¿Alguna vez has hecho eso, como Job, donde dice: ‘Oh, que pudiera venir ante él y ser representado con argumentos, testimonio y debate ante Dios’? Amigo esta noche, ¿alguna vez te has sentido así? ¿Que Dios no escucha, que los cielos son de bronce, que Dios no escucha, que sus oraciones rebotan en el mismo trono de gloria y no llegan al Hijo de Dios? Por eso dijo en el versículo 3, míralo: ‘¿Cuánto tiempo?’ – ‘¿Cuánto tiempo?’, Dice, ‘Señor, ¿cuánto tiempo?’. Luego, más adelante, en el versículo 3, dice: ‘¿Por qué?’. ¿Cuánto tiempo durará esto, y Señor, por qué lo dejas continuar y no respondes?

Amigos esta noche, ¿Dios guarda silencio en nuestra sociedad? ¿Es él? ¿Dios guarda silencio individualmente en su hogar o a nivel nacional dentro de nuestra provincia?

Vea en tercer lugar las crisis de los eventos.

Observe que el texto dice “haces que vea molestia”. Por otro lado en el versículo 4 dice esto: ‘La ley’, literalmente significa no ‘se debilita’, sino literalmente, ‘está entumecida’. La misma ley de Dios ha perdido su poder, ha perdido su filo, ya no es más eficaz, simplemente por la gente impía que la está ejecutando y la sociedad que la rodea. La sociedad ha influido en las leyes de Dios. Ahora, quiero que vean la desesperación en el corazón de este hombre. Él clamó a Dios, tanto que dice en el versículo 3, si lo miras, lo que está diciendo es simplemente esto: ‘¿Por qué me muestras iniquidad y me haces contemplar agravio?’. ¿Por qué me haces ver estos eventos?  Es un hombre, un hombre abrazado por Dios, un hombre abrumado por Dios y por la carga misma de Dios mismo, ¿y sabes lo que se vuelve a Dios y dice? ‘Dios, ¿para qué me estás dando una carga como esta si’ ¿Ni siquiera vas a contestar mi oración? ‘. Esa es la forma en que estos hombres le hablaron a Dios. No de una manera irreverente, no de una manera familiar, sino porque estaban tan cerca de Dios, porque tenían las promesas y la fe en Dios, podían acercarse a Él y decir: ‘¡Señor, tu nombre, vindícalo!’ .

¿Dios guarda silencio en nuestra sociedad? ¿Es él un ausente? ¿Dios guarda silencio individualmente en su hogar o a nivel nacional dentro de nuestra ciudad? ¿No ves el mal que abunda en El Salvador este día?  Lo que presenciamos día a día son las leyes de la decencia común y la moralidad lanzadas y rechazadas. Estamos viendo la misma prácticas ante nosotros iguales a lo que vio Habacuc. Estamos viendo la iniquidad y la pecaminosidad del tinte más profundo, y estamos clamando a Dios, Dios sabe que estamos clamando a Él, ¡pero no hay respuesta! ¿Por qué no hay respuesta para nuestra carga? En los Estados Unidos de América, se le pidió al pastor Joe Wright que abriera la nueva sesión del Senado de Kansas. Todo el mundo esperaba las habituales generalidades políticamente correctas cuando se puso de pie para hablar. Pero leemos esto, que oró a Dios,

‘Padre Celestial, hoy venimos ante Ti para pedirte perdón y buscar Tu dirección y Tu guía. Sabemos que Tu palabra dice: ‘¡Ay de los que llaman al mal bien!’, Pero eso es exactamente lo que hemos hecho. Hemos perdido nuestro equilibrio espiritual. Hemos invertido nuestros valores. Confesamos que hemos ridiculizado la verdad absoluta de Tu palabra y la hemos llamado pluralismo moral. Hemos adorado a otros dioses y lo hemos llamado multiculturalismo. Hemos respaldado la perversión y la hemos llamado estilo de vida alternativo. Hemos explotado a los pobres y lo hemos llamado destino. Hemos descuidado a los necesitados y lo hemos llamado autoconservación. Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado bienestar. Hemos matado a nuestro no nacido y lo llamamos opción. Hemos disparado contra los abortistas y lo hemos calificado de justificable. Hemos descuidado disciplinar a nuestros hijos y lo llamamos desarrollar la autoestima. Hemos abusado del poder y lo hemos llamado astucia política. Hemos codiciado las posesiones de nuestro prójimo y lo hemos llamado ambición. Hemos contaminado el aire con blasfemias y pornografía y lo llamamos libertad de expresión. Hemos ridiculizado los valores consagrados de nuestros antepasados ​​y lo hemos llamado iluminación. Búscanos, oh, Dios, conoce nuestros corazones hoy. Pruébanos y ve si hay algo de maldad en nosotros. Límpianos de todo pecado y libéranos ”. oh, Dios, conoce nuestros corazones hoy.  ¿No es esa una imagen de nuestra generación, nuestro día y nuestra nación? 

No sé que eventos está viviendo, pueden ser malos y largos y abrumadores. Los eventos pueden ser de lo más desastrosos. Pero hay eventos personales pero también eventos espirituales. No sólo debemos cargarnos por lo que vivimos sino también por lo que experimentan otros y por sobre todo los que nos hace experimentar Dios por causa de su obra.

Hemos visto que Habacuc estaba Cargado, pero también Cansado, pero finalmente Habacuc está Calmado. Encontró paz y calma al escuchar la propuesta de Dios.

Tres cosas le promete Dios a Habacuc para que el encuentre la calma. Primero le dice: Cambia de visión. Es decir deja de ver lo que carga y cansa y observa lo que te calma. Estás viendo mal. Observen que el versículo 5 usa la palabra “mirar” dos veces. La palabra “mirad” como lo traduce la RV60 significa tener una visión, también significa discernir o mirar por segunda vez. Es un reenfoque de la visión, de lo que nos está afligiendo a lo que nos está sosteniendo. Luego aparece la expresión “ved” según la RV60 esta expresión se puede traducir como mostrar respeto, mirar con placer y satisfacción.  Esto implica que no sólo se debía cambiar de visión sino que se debía incorporar lo que Dios está viendo.

Dios no mira mis problemas como nosotros los vemos. Necesitamos reenfocarnos en la visión de Dios.

En segundo lugar modifica tu emoción. En el versículo 5 leemos estas palabras: una esperanza, la promesa de Dios. ‘Mirad entre las naciones, y mirad y maravillad maravillosamente (traducción literal) de la expresión “asombraos”.

En tercer lugar solidifica tu convicción. Luego añade: porque haré una obra en vuestros días, la cual no creeréis, aunque se os diga’: ¡una esperanza! ¡Por fin, una promesa de Dios en el versículo 5! El versículo dice: ‘He aquí vosotros entre las naciones’ – y Él está diciendo: ‘Mira a tu alrededor a esta gente, y mira’, y la palabra significa “sopesa bien lo que estoy haciendo”. ‘Maravíllate maravillosamente’, y significa: ‘Asómbrate, asómbrate, porque trabajaré’, y el tiempo es este: ‘Estoy trabajando en una obra en tu día, y cuando la veas llegar a buen término, no lo creas ‘.

¿Te imaginas lo que habría pensado al escuchar esa promesa? Amigos míos, no es lo que él pensaba, porque esta promesa causó otro problema para el profeta interrogador, porque Dios ha dicho que Él se llevará a los babilonios, un pueblo aún menos piadoso que ellos, los judíos, y Él los traerá. para juzgarlos. En los próximos versículos leeremos, en las próximas semanas, que el siguiente grito de Habacuc a Dios fue: “¿Cómo puedes juzgar a una nación impía con una nación aún más impía?”. Amigos míos, quiero que vean muy pronto para terminar, vayan conmigo a Hechos 13 y los versículos 40 y 41: Pablo en Pisidia en Antioquía usa esta promesa de una manera diferente, y creo que es la mejor manera de usarlo. Versículo 40: Mirad, pues que no venga sobre vosotros lo que está dicho en los profetas. Ahora pablo les está hablando a los judíos, ‘para que no venga sobre vosotros lo que se dice en los profetas’, a saber, Habacuc, ‘Mirad oh menospreciadores despreciadores, y asombraos , y desapareced; porque yo hago una obra en vuestros días, obra que no creeréis, si alguien os la contare. Y cuando los judíos salieron de la sinagoga, los gentiles rogaron que se les predicaran estas palabras el próximo sábado ”.

Pablo dice que la gran obra de la que habló Habacuc, hablando en última instancia, hablando proféticamente, en nuestra generación, circunstancia y contexto de hoy, fue esta, que se encuentra en el versículo 38: ‘Por tanto, varones hermanos, os sea sabido que por medio de este hombre es os predicó el perdón de los pecados ‘. Amigos, esa es una obra más maravillosa de lo que cualquiera podría concebir, la obra bendita de la cruz: que el alma y el espíritu de nuestro Salvador fueron hechos una ofrenda por el pecado en el Calvario, y Dios trajo sobre Él todo el juicio de la iniquidad. Amigo mío, ¿eso no te hace pensar? ¿No te da eso una carga por las almas? Sea un abrazador de Dios. Sea un abrazador agobiado. Sea un abrazador esperanzado. No se limite a mirar el mundo que lo rodea, sino que observe lo que Dios ha dicho: ‘Haré una obra’, ¡alabado sea Dios! ¡Alabado sea Dios, lo hará!

Bueno hemos hablado de Un hombre cargado: Era un abrazador de Dios’ (versículos 1). Lo que demostró que la cercanía de Habacuc a Dios fue la razón por la que se sintió agobiado, sin embargo, esa cercanía no siempre es sin sus preguntas y siempre trae sus cargas.

En segundo lugar hemos hablado de un hombre cansado: ‘El silencio de Dios’ (versículos 2-4) El silencio de Dios a las oraciones de Habacuc ante tal maldad fue confuso y frustrante para el profeta y esto era algo que lo cansaba.

Pero en tercer lugar hemos hablado de un hombre calmado. Había una esperanza: ‘La promesa de Dios’ (versículo 5). En medio de la desesperación de Habacuc, Dios le revela a Su profeta que ya está obrando de una manera que los días futuros resultan casi increíbles.

Padre nuestro, te damos gracias por tu palabra. Te damos gracias porque Tu palabra es verdad, es una espada de dos filos y nos corta hasta la médula. Pero Señor, te damos gracias por ello, porque si no lo tuviéramos, no sé qué haríamos. Nos alimenta, nos sostiene, pero ayúdanos mientras la digerimos internamente, a tomar esa energía y usarla. Usarlo para nuestra santificación, usarlo para Tu glorificación, llevando almas a Cristo. Bendícenos ahora mientras nos separamos, en el nombre de Jesús. Amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s