Principios de Liderazgo de toda la Biblia: 2 Timoteo


Resultado de imagen para imagen de 2 timoteo

Principio: La capacidad de hacer una sucesión de liderazgo generacional asegura la estabilidad organizacional

El progreso es imposible sin cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada.

George Bernard Shaw.

La sucesión  generacional es un tema recurrente en las empresas, sobre todo en las familiares. La tasa de supervivencia de muchas de ellas es de tan solo un 30% en el primer relevo generacional y de un 15% en el segundo. Los expertos apuntan a la anticipación y planificación del proceso de sucesión como factor clave de su éxito.[1]

En un proceso de sucesión dentro de una empresa tanto familiar como no familiar, hay roles que desarrollar y desempeñar.

La sucesión es la cuestión más tratada, más debatida y más estudiada de cuantas afectan a la empresa familiar. Es la problemática que más energía y fuerza consumen en este tipo de empresas, por esa razón se dice que la sucesión es “el problema” de las empresas familiares, pero no es necesariamente así. Habría que considerar la sucesión como un proceso de cambio, una oportunidad de revitalización para la empresa familiar que hay que aprovechar positivamente mirando en paralelo sus dos dimensiones: la familia y la empresa. La sucesión pone a prueba la madurez de la organización, el asentamiento de la empresa en el mercado y revela el grado de unión del proyecto empresarial con la familia propietaria. El proceso de sucesión representa un cambio, en el que el fundador deberá ceder la batuta y el sucesor tendrá que, con su poder de visión y utilizando sus fortalezas, hacer sonar a la orquesta de forma distinta, pero con la misma música, basándose en una partitura que puede ser interpretada de muchas formas válidas, pero siempre siguiendo el principio que sustenta, guía y da armonía a la interpretación de la obra, dirigiendo a la orquesta a su modo y con sus propios métodos.[2]

Si usted supiera que está a punto de morir, ¿qué pensaría? ¿Qué diría ? Las últimas palabras de los moribundos siempre me han fascinado. Son palabras tan reveladores porque vienen del corazón y el alma.

Ernesto el “Che” Guevara  alentó a su ejecutor con las siguientes palabras al sacarle de su celda: “Se que ha venido a matarme. Póngase sereno y apunte bien. ¡Va a matar a un hombre!”. Simón Bolivar  al ver que su sueño de unificación latinoamericana no era posible se limitó a decir “He arado en el mar”. El revolucionario mejicano José Doroteo Arango Arámbula  más conocido como Pancho Villa, tras sufrir un atentado le dijo a un periodista: “¡Escriba usted que he dicho algo!”. Se ve que el periodista no le hizo mucho caso. Según el jefe de la Guardia Presidencial del país, el entonces general José Ornella, justo antes de morir de un ataque al corazón, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, articuló de forma inaudible sus últimas palabras: “No quiero morir. Por favor, no me dejes morir”. Aunque él no pudo oírlo, Ornella está bastante seguro de que esto es lo que dijo Chávez.[3]

Sin embargo, creo que algunas de las palabras más grandes pronunciadas por un hombre mortal a punto de morir salieron de los labios del apóstol Pablo. El año era alrededor de 68 dC y Pablo estaba en lo que se conoce como la prisión de Mammertine en Roma.[4] Este hombre que una vez viajó por el mundo diciendo a miles de personas cómo conocer al Señor ahora está confinado en un espacio sucio de unos seis metros de diámetro.

Este lugar era conocido como “el  Sepulcro “, pues muchos de ellos eran devorados lentamente por ratas. Así que aquí está Pablo en este pequeño espacio que está lleno de aguas residuales, parásitos y ratas. Él sabe que pronto estará con el Señor y quiere pasar la antorcha del evangelio a este joven Timoteo. Él dice: “He peleadola buena batalla, he terminado mi carrera, he guardado la fe.” (4: 7) Su carrera había terminado, su batalla había sido completada. Pero la obra de Dios debía continuar. Cuando Moisés murió Dios tuvo que levantar un Josué. Cuando Elías fue llevado al cielo, Dios tuvo que levantar un Eliseo, y cuando Pablo murió Dios tuvo que levantar a Timoteo. Nos encontramos en una sucesión generacional. ¿Qué hizo efectiva esta sucesión de generaciones? ¿Cómo logro Pablo pasarle la estafeta a Timoteo?

El mensaje de 2 Timoteo es “vigilar el evangelio”. Pablo ve la crisis y la apostasía a su alrededor, así que le dice a Timoteo: “Guarda lo que se te ha encomendado.” (1 Timoteo 6:20)   ¿Qué fue entregado al cuidado de Timoteo? ¿Cuál fue el depósito? El Evangelio. (1 Timoteo 1:11). El tiempo de la partida de Pablo está ahora a la mano, y al mirar hacia atrás los años puede decir: “He peleado como buena batalla, he acabado la carrera,  he guardado  intacta, la fe “.

Pero ¿qué hay del futuro? Bueno, ahora da esta solemne exhortación a  su hijo más querido en la fe. Con un nuevo sentido de responsabilidad, Timoteo ha de cuidar este inestimable “depósito” vital, de la verdad cristiana, de preservarlo, protegerlo y proclamarlo. Es depósito es la esencia de su visión.[5]

Cada empresa tiene un depósito valioso que no deberá cambiar, porque es la identidad de la organización. Pero la manera en que se deberá hacer, sí puede cambiar. Pablo parece que le dice cuatro guías de cómo hacer una transición generacional sin diluir la identidad de la vida organizacional pero con una adaptación para un nuevo tiempo con un nuevo liderazgo.

La primera guía tiene que ver con su FUNCIÓN. (1:1-18) El tendrá que aprender a funcionar de una manera diferente que Pablo. Esa función está descrita en la expresión: “que avives el don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”. La expresión avives es interesante en el texto griego. Es la palabra zoonpureo. Lo que significa es una reacción fuerte y brutal. Algunas veces se usaba para un animal salvaje. Por otro lado también se derive del término fueo o incendio. Lo que Pablo le dice es que ejercite con pasión su propio carisma. Pablo al imponer sus manos ha aprobado que Timoteo actúe de acuerdo a su propia función. La función estará basado en tres elementos importantes. Primero debe desarrollar sus convicciones (3-6). Segundo debe desplazar sus temores (7-12). Y finalmente desplegar su lealtad. (13-18).Para que haya una sucesión exitosa debemos motivar a que los sucesores encuentren su función y dejarlos que ellos mismo desarrollen su propia pasión por lo que se les ha entregado.

La segunda guía tiene que ver con su FOCALIZACIÓN. (2:1-26).  El Desarrollo Organizacional toma la focalización  como un todo para que el cambio sea efectivo. En la sociedad moderna, el cambio es tan grande que la organización necesita que todas sus partes trabajen en conjunto para resolver los problemas que surjan y aprovechar las oportunidades que se presenten.  La focalización es una estrategia que busca que todas las partes integrantes de la organización estén bien coordinadas y engranadas en un solo objetivo primordial.[6] En el texto Pablo usa varias figuras o roles que se pueden desarrollar para generar un enfoque óptimo en la sucesión del nuevo liderazgo. Lo que podemos ver es lo que en administración se refiere a la multitarea (Multitask).  El término multitasking o multiáreas se reducía originalmente a un uso circunscrito al ámbito informático, relacionado con una modalidad de operación del sistema operativo capaz de ejecutar varias tareas de forma simultáneao o intercalada. Sin embargo, a efectos prácticos, en el área laboral la multitarea se refiere a a la capacidad humana de llevar a cabo muy distintas actividades de forma prácticamente simultánea. En el seno de la organización, el multitasking puede resultar tremendamente provechoso si se consigue realizar con la suficiente eficacia. Cuando se consigue trabajar de forma eficaz realizando varias tareas, el multitasking  aporta grandes ventajas.[7]

Observe como Pablo utiliza en parte este principio. Hay tres figuras de las que se vale el apóstol para describir como desarrollar múltiples habilidades. En primer lugar, la habilidad de un soldado. El pensamiento en este caso es una dedicación absoluta a la labor, sin desviarse para nada. Dedíquese usted de lleno de la misma manera que un soldado se entrega de lleno a una sola cosa. En segundo lugar, la habilidad de un atleta. Eso quiere decir ser disciplinado, sin buscarse caminos más fáciles, sin excusas y sin saltarse las reglas a la torera. En tercer lugar, la habilidad de un granjero. Lo cual implica ser diligente. Aplíquese a esta labor, sin disminuir el ritmo de trabajo. Cualquier granjero sabe que si espera que haya una cosecha en el otoño debe de pasar algún tiempo trabajando y plantando durante la primavera.[8]

Si hace usted estas cosas, nos dice Pablo, podrá ser usted fuerte, fuerte en el Señor en otras palabras bien focalizado.

La tercera guía tiene que ver con FACILITACIÓN. (3:1-17) En el centro de esta exhortación aparece la expresión “los últimos días). Generalmente esa frase  comenzó con el ministerio de Cristo en la tierra. (Heb 1: 1-2), pero específicamente “Los últimos días”, parecen referirse al estado de la  situación contemporánea. La palabra “peligroso” significa “difícil, difícil de tratar”. Esta es lo misma palabra usada en (Mateo 8:28) para describir a los dos demonizados que  Cristo enfrentó cuando visitó el país de los Gadarenos. Los demonizados  son descritos como “extremadamente feroces “. Pablo está fcilitando a Timoteo una visión o descripción de lo que será el tiempo en que el le suceda como líder. Es un lector de las condiciones futuras. Pablo le facilita un perfil del tiempo (3:1-9), que le ayudará a prepararse bien. En segundo lugar le facilita herramientas para protegerse en ese tiempo. (3:10-17).

La cuarta guía tiene que ver con FINALIZACIÓN.  (4:1-22). Una de las exhortaciones más sublimes en esta carta es la manera en que Pablo reta a Timoteo que el éxito de su liderazgo no es como empieza, como se ve sino como finaliza. Pablo le dice, el éxito de una correcta sucesión es terminar bien, en tus convicciones (1-5). Terminar bien en tus emociones (6-8). Terminar bien en tus relaciones. (9-16) y finalmente terminar bien en tus devoción. (17-22).

Para que haya una sucesión generacional de éxito necesitamos funcionar bien, focalizarnos bien, facilitar bien y finalizar bien. Este es un ciclo que se deberá repetir generación a generación.

Es importante pensar en el relevo generacionel para que una organización perdure en el futuro. Para ponerlo en palabras de Mario Moreno Cantinflas: “El futuro no va a ser dominado por aquellos que están atrapados en el pasado”. Es necesario caminar hacia el futuro.

 [1] http://www.iese.edu/en/files/tema%20de%20fondo_tcm4-22077.pdf

[2] Ibíd

[3] https://www.msn.com/es-pe/noticias/mundo/las-%C3%BAltimas-palabras-de-personajes-famosos/ss-AAjQALx#image=29

[4] http://www.unsearchableriches.org/wp-content/uploads/2016/11/16.-THE-BOOK-OF-2-TIMOTHY.pdf

[5] Wiersbe, Warren W. Be Faithful – How to be faithful to the Word, our tasks, and people who need you. Wheaton, IL: Victor Books. Pág. 37

[6] http://grupo15rh.blogspot.com/2008/11/caracteristicas-del-do.html

[7] http://www.eaeprogramas.es/empresa-familiar/que-es-el-multitasking-y-cuales-son-sus-ventajas

[8] Stedman, Ray. Peninsula Bible Church, Mountain View, CA. Website: http://www.pbc.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: