¿Porque los hombres se quedan callados?


¿Por qué los hombres se quedan callados?: El Silencio de Adán

Génesis 3

 A veces, el silencio es la peor mentira

(Miguel de Unamuno)

 

Resultado de imagen para adán y eva

 

Los cantantes Paul Simón and Garfunkel se dieron a conocer en los años 60 con grandes composiciones y majestuosas interpretaciones. Uno de sus más conocidos éxitos fue “El Sonido del Silencio”. La letra de “The sounds os silence” habla sobre la falta de comunicación entre las personas. Al haber sido escrita poco después del asesinato del presidente Kennedy, se quiso ver un intento de plasmar el sentimiento popular. Más tarde fueron muchos los que le pusieron un significado según el lugar y el momento. Hay quien afirma que, en la película “El Graduado”, la letra hace referencia al “silencio” en el que se esconden algunos personajes por miedo a hablar y no ser honestos consigo mismos, ni con los que les rodean. Un silencio que se puede también trasladar a nuestro modo de vida actual, un “silencio” típico de las grandes ciudades donde cada uno va ensimismado en sus propios pensamientos. Cada vez nuestras conversaciones son más superfluas, oímos pero no escuchamos.[1]

Miguel de Unamuno escribió que a veces el silencio es la peor mentira. Conocer a una persona silenciosa y que  no acostumbra  hablar es objeto de sospecha. Hay quienes valoran tanto el no hablar que son un eterno silencio en sus vidas. De hecho hasta se ha atrevido a decir de una manera popular que “el silencio es oro.”

Sin embargo según un estudio las mujeres reproducen al menos unas 20 mil palabras al día, mientras que el masculino no más de siete mil. Otro dato curioso de esta investigación es que las niñas aprenden a hablar antes y con mayor rapidez que el sexo opuesto, dicen las primeras palabras y oraciones antes y su vocabulario es más amplio que los niños de la misma edad. Eso implica que la mujer no sólo habla más sino que lo hace antes que el hombre hable.[2]

¿Qué tan bueno es el silencio? ¿Qué tan importante es guardar silencio? Me imagino que en muchas oportunidades es sabio guardar silencio, pero no siempre. Sin embargo cuando hablamos de hombría, es curioso que los hombres nunca los diseñó para estar en silencio. De hecho Dios los diseñó para hablar más y quedarse menos callado. Déjeme que se lo ilustre.

Estoy  convencido de que todo hombrelucha con un silencio profundo decidido por él mismo.

Todo hombre lucha contra la tensión que existe entre el diseño,del que no puede escapar, y su violación diaria del mismo.Todo hombre ha sido diseñado para hablar, y para que lehablen. Los hombres quieren amar y ser amados, pero sientenun bloqueo interno. Algo que no permite que sus emociones ysentimientos salgan.

¿Se nos puede ayudar? ¿Podremos cambiar? Por supuesto,que sí, pero el viaje de un hombre piadoso comienza de unaextraña manera, al enfrentar el fracaso, no al alcanzar el éxito.Comienza con una evaluación honesta sobre lo que anda mal.La solución a un problema siempre empieza por la valoracióncorrecta del mismo. Necesitamos entender claramente quéanda mal en nosotros, antes de que podamos cambiar y vivirde acuerdo con nuestro diseño. Las Escrituras nos ofrecen eseconocimiento, pues hablan de un hombre, el primero, quetenía el problema del silencio. Démosle una cuidadosa miradaa esa conocida historia, para ver cuál es el problema y dóndecomenzó.  Dice Génesis 3:

“Arrancó entonces uno de los frutos, y comió. Luego le dio a su esposo, que estaba allí con ella, y también él comió” (vrs. 7) TLA

 A lo largo de su historia, la Iglesia comúnmente ha culpado a Eva por la caída de la raza humana. La mayoría de la gente supone que mientras la serpiente y Eva conversaban, Adán estaba en otro lado. Supone que después de pecar, Eva encontróa Adán y lo tentó para que comiera del fruto prohibido. Y a menudo, es denunciada porque intentó rivalizar con el ingenio de la serpiente, pero en su debilidad, sucumbió ante su astucia.

Se ha enseñado que Eva dio el primer paso para pecarcontra Dios y que Adán simplemente siguió su ejemplo. Algunosintérpretes incluso han sugerido que Adán comió del frutopara que Eva no viviera sola en su pecado.En efecto, se hace que Adán parezca noble a la luz de lapetulancia de su “vaso más frágil”.

¿Pero qué si estaba ahí, con ella durante toda la conversación? ¿Qué, si estaba parado a su lado y escuchó la tergiversación de la verdad por parte de la serpiente?

¿Qué, si su desobediencia no comenzó al comer el frutosino al rehusarse a hablar con la serpiente o con su esposa?Si Adán estaba ahí, pero callado, eso arroja una nueva luzsobre el problema con los hombres. La interpretación que laIglesia hace de Génesis quizá les haya permitido a los hombresculpar a las mujeres por sus problemas así como Adán culpóaEva y no enfrentar sus fracasos. Pero si Adán estaba paradoal lado de ella, mientras la serpiente la tentaba, esto se torna enuna situación totalmente diferente. Entonces su silencio se convierteen pecado, con implicaciones mayores.

Para poder entender todo esto del silencio de Adán debemos  hablar de razones, reacciones y repercusiones.

Empecemos por las razones en el pasaje. Esto nos va evidenciar que Adán estaba  presente en el momento que Eva come del fruto prohibido.

Hay cuatro razones por las que creo que Adán estaba presenteen la tentación: (1) su silencio encaja con el contexto inmediatode Génesis 1-3; (2) Génesis 3:6 dice que él estabaahí; (3) el estilo del relato entero registrado en Génesis 3:1-7sugiere que Eva se volvió inmediatamente hacia él y le dio acomer del fruto; y (4) otros hombres de Génesis siguieron elmodelo de este antiguo problema del silencio de Adán, lo quesugiere que éste se convirtió en un patrón para sus descendientesmasculinos.

  • Hablamos de la razón ambiental.

Primero, veamos el contexto inmediato de este pasaje. Lo haremos comparando Génesis 3 con Génesis 1.

Allí hablaremos de lo idealidad de Dios. (Génesis 1)

En Génesis 1,Dios confronta la oscuridad y el caos: La tierra estaba desordenaday vacía. Ya hemos visto que Dios creó al mundo de una formasingular. Le habló a la oscuridad e hizo que surgiera orden,belleza y relación. La comunidad judía tiene una expresiónúnica para describir a este Creador: “Aquel que habló y el mundoexistió”. Él es un Dios que usa el lenguaje para estableceruna relación sin retirarse de la oscuridad y el caos. Por elcontrario, le habla. Después de su actividad creadora, guardael sábado.

Ahora hablemos de la realidad humana. (Génesis 3)

En Génesis 3, Adán —el hombre que representaría a suDios—- actúa de una forma muy distinta a Él. Al igual que enGénesis 1, la historia del Capítulo 3 comienza con caos.

“La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Dios el Señor había hecho. Él le habló a la mujer, ¿Es verdad que Dios les dijo…?”

La gente del antiguo Cercano Oriente creía que laserpiente simbolizaba el engaño y la confusión. En Génesis 3:1,vuelve a aparecer el caos en la forma de una serpiente que usael engaño para confundir a Adán y Eva.Pero, ¿qué sucede frente al caos? Irónicamente, es Eva quienrefleja con más claridad que Adán, la imagen de Dios, porqueella habla con la serpiente. ¿Pero qué pasó con Adán? Si se encontrabaahí, no estaba hablando. El caos había entrado en sumundo perfecto, y en la confusión y la oscuridad se quedómudo. Las Escrituras no registran instrucciones de Dios paraAdán acerca de lo que debía decirle a la serpiente. Así que él nodijo nada.Adán, entonces, era un hombre callado, pasivo.  Hay un contraste entre la idealidad de Dios y la realidad del Adán.

  •  En Segundo lugar las reacciones

 Dios aparece Adán desaparece. Al igual que muchos otros hombres de la historia, físicamente estaba ahí, pero emocionalmente no. Él aparece de manera progresiva en el trasfondo de la historia, en vez de estar de pie en el frente y centro del escenario En contraste, Dios apareció en el frente y centro de la escena en Génesis Capítulo 1, hablando para transformar en paraíso una tierra desolada. Adán, por otro lado,desapareció. Su pecado comenzó con su silencio.

Dios habla Adán escucha. Adán había sidodiseñado para hablar, y no lo hizo. Escuchó a la serpiente, escuchóa su esposa, aceptó el fruto, y luego lo comió.Antes de comer del fruto prohibido, Adán fue pasivo entres ocasiones.La palabra de Dios hizo que del caos surgiera la creación; elsilencio de Adán hizo que el caos volviera a la creación. Diosusó el lenguaje para establecer una relación. Adán usó el silenciopara destruirla. Dios descansó después de su obra creadora;Adán trabajó más duro como resultado de su silencio. Adánarruinó el paraíso al dejar de hacer algo.

 Hay una segunda base para creer que Adán estaba presente durante la tentación. El texto dice, en forma explícita, que Adán estaba ahí.

La mujer vio que el fruto del árbol era buenopara comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirirsabiduría, así que tomó de su fruto y comió. También le dio a suesposo, quien estaba con ella, y él comió (Génesis 3:6, traduccióny énfasis del autor).

Esta frase, simple, y a la vez acusadora, ha sido ignorada en gran parte, pero no debería ser así, ya que es importante.El hebreo es aún más directo. ‘Imha está compuesta por dos palabras que se traducen “con ella”.

La construcción hebreaes una combinación de la preposición ‘im, que significa”con”, y el pronombre femenino de la tercera persona, ha,que significa ella.Cuando se usa la preposición ‘im en la Biblia hebrea, denotauna gran proximidad, hasta el punto de contacto sexual. Sepodrían haber escogido otras preposiciones para mostrar asociaciónen este versículo, pero el uso de ‘im indica no sólo unaasociación estrecha, sino también proximidad física. Una correctatraducción de esta frase sería “exactamente ahí con ella”.Muchos versículos confirman esta interpretación de la frase”quien estaba con ella”.

Una evidencia del uso de imha aparece en Jueces 13:9,versículo que aparece en la historia de Sansón relatada en Jueces 13-16. Antes de que Sansón naciera, el ángel del Señor se le apareció a su madre. La mujer se apresuró a contarle a su esposo sobre la aparición y anuncio del ángel, pero como éste se mostró escéptico, le pidió al Señor que volviera a aparecer y le dijera a él lo que debían hacer con el niño. Dios escuchó a Manoa, y el ángel de Dios volvió a aparecerse ala mujer mientras ésta se hallaba sentada en el campo; pero su esposo Manoa no estaba con ella (Jueces 13:9, traducción y énfasis del autor). Aquí tenemos de nuevo la misma frase ‘imha—, sólo que esta vez se usa con el negativo lo.En Jueces 13, el ángel del Señor se le aparece a la mujer,pero su esposo, Manoa, está literalmente lo ‘imha —no con ella. Él no está ahí físicamente. En Génesis 3, la serpiente aparece y habla con Eva cuyo esposo Adán, está ‘imha —exactamente ahí con ella. Así que vemos esta palabra hebrea usada en dos instancias.En ambos casos, el significado implica claramente proximidad física: Manoa no estaba ahí con su esposa, pero Adán sí lo estaba. Con estos pasajes de las Escrituras claramente enunciados,la carga de la prueba recae sobre la interpretación tradicional para que pruebe que Adán, el portador dela imagen de Dios, no la reflejó.  ¿Cómo se vio esta deficiencia emocional?

Primero estaba presente pero ausente.

Segundo tenía que hablar y calló

Dios manda Adán desobedece. Tenía una revelación y se le olvidó.Así que el silencio de Adán y de todos los hombres nos hacen ausentes, callados y  olvidados.

En tercer lugar hablamos de las repercusiones.

La tercera razón por la  que Adán estaba ahí es que Génesis 3:1-7 se presenta como una unidad de tiempo narrativa. Nada del pasaje sugiere que haya habido un lapso de tiempo entre el momento en que Eva comió del fruto y el momento en que se lo ofreció a Adán. Y no hay nada en el versículo 6 que sugiera que Adán se encontraba lejos durante la tentación. Tampoco hay evidencia de que Eva comió sola del fruto, y después fue a buscar a Adán. Si leemos la narración según se presenta, no encontramos ninguna interrupción de tiempo en el versículo 6. En vez de eso, vemos a Eva tomar e!fruto, comer de él, y luego dárselo de inmediato a su esposo quien estaba con ella pasivo y callado. De nuevo la carga de la prueba recae en la interpretación tradicional, para que pruebe que hubo una interrupción de tiempo entre el momento en que Eva comió del fruto v su salida de la escena para buscar a Adán.Eso significa que tanto Adán y Eva decidieron llevar su relación con Dios y con la creación y ellos mismos a el caos.

Repercusiones emocionales.

Así que entonces tenemos que el silencio de Adán abarcó.

Su relación con Dios…No obedeció sus instrucciones

Su relación con el edén…No lo cuidó de acuerdo a las instrucciones

Su relación con Eva… No la lideró con sus instrucciones.

¿Qué sucede cuando los hombres olvidan a Dios y sequedan callados? ¿Cuál es el resultado cuando se niegan amoverse sacrificándose en respuesta a la promesa de Dios? Trágicamente, ellos conducen a otros a avanzar hacia el caosde su mundo. Adán no sólo se quedó callado ante la serpiente, sino tambiénante Eva, pues nunca le recordó la Palabra de Dios ni lallamó a una visión mayor. No se unió a su esposa en la batallaperspicaz contra la serpiente, sino que la escuchó pasivamente,en vez de hablar con ella con respeto mutuo.

No estoy diciendo que Adán debió hablar por Eva o a ella,como un padre le habla a su hijo o un superior al subordinado.Muchos hombres cometen ese error.

Tampoco estoy sugiriendoque los hombres tengan que hablar y las mujeres quecallar. Tanto hombres como mujeres son creados a la imagende Dios, para hablar. Fue exactamente en este aspecto que pecóel primer hombre.Adán desobedeció al no hablar con la serpiente y con suesposa. Estuvo ausente y fue pasivo. Su silencio era el símbolodel rechazo a mostrar compromiso con Eva. Dios lo castigó porsu silencio. Al hombre le dijo: Por cuanto le hiciste caso a tu mujer, ycomiste del árbol del que te prohibí comer, ¡maldita será la tierra por tuculpa! Con penosos trabajos comerás de ella todos los días de tu vida(Génesis 3:17).

Dios no sólo castigó a Adán por comer del frutoprohibido, sino también por escuchar a su esposa. Su desobedienciafue un proceso. Primero se quedó callado y luego comiódel árbol. Su desobediencia no comenzó cuando comió,sino cuando se quedó callado. La desobediencia a Dios fue elresultado de haberse retirado de su esposa. Fue un hombrecallado quien quebrantó el mandato claro de Dios.

Repercusiones espirituales.

En realidad en su silencio Adán

Escogió ser pasivo… ante el caos de su confusión

Escogió ser  silencioso… ante la ruptura  de su relación

Escogió ausentarse…ante la inminencia de su destrucción

 Como todo hombre, somos callados, al igual que Adán. Algunas veces nos quedamos mudó al enfrentar nuestra confusión y otras nos  erizamos cuando las  esposas nos piden que compartamos hasta la más mínima parte de nosotros mismos. Cuando llora, nos podemos  enojar.Sus lágrimas nos atemorizan porque no sabemos qué hacer. Cuando nos dicen que hemos hecho algo malo, nos defendemos  hasta el final. Si encuentran una falta en mí, encontramos diez cosas malas en ella.Nos  negamos a estar equivocados. Uso palabras, hablo; pero las uso para destruir relaciones  como hizo la serpiente en el jardín.Sin embargo, si mi esposa pudiera escarbar bajo la superficie de mi enojo, descubriría que estoy avergonzado de lo que llevo dentro. ¿Qué pasaría si le compartiera mis pensamientos,sueños y dudas más íntimos —y ella me rechazara? Soy un hombre que se siente como un impostor.Doy por sentado que no tengo nada que ofrecer. Pienso erróneamente que es mejor esconderme detrás de mi silencio.Pero el silencio no es oro —sino mortal.

El silencio de Adánfue letal. Produjo el rompimiento de una relación, y por últimola muerte.Qué le hace mi silencio a mi esposa? La señala con un dedoy la culpa por desear demasiado. Al igual que Adán, la quieroculpar por todo el caos de mi mundo. [Adán] respondió: Lamujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí(Génesis 3:12). Culparla me libra de responsabilidad. Mi silenciole pide que dé un paso hacia la confusión de mi vida.Requiere que ella me persiga en toda interacción. Cuántas veces,en total frustración, le he hecho esta pregunta: “¿Qué quieresque haga? ¡Si me dieras una lista exacta, entonces podríasatisfacer tus necesidades para tenerte contenta!” Dame unalista, y entonces nunca fallaré. Sabré qué hacer todas las veces.Por ser un hombre que se siente inadecuado e incompetente,es importante que nunca esté equivocado, que no se me echela culpa.Y así los hombres desaparecen en su trabajo, sus pasatiemposy sus deportes, en cosas menos importantes que sus relaciones.

El silencio o la desaparición se convierten en nuestramejor defensa contra el temor.En eso radica exactamente el problema. Mi silencio es unadefensa contra el caos, y no una entrada en él. Cuando nos negamosa entrar en el caos de nuestras vidas, perdemos una grandiosaoportunidad. Dios hizo a los hombres a su imagen paracrear, para hacer la diferencia, para dejar un legado. Los creópara llevar la redención a un mundo trágico. Los creó fuertespara proteger sus límites contra aquellos que los rodeaban,para que tuvieran una visión que transmitir a otra gente.Pero todo hombre ha sentido el toque de la tragedia. Hasido dañado por su padre, madre, abuelos, esposa, hijos, superioreso socios de negocios. Todo hombre sabe demasiado bienque su mundo es peligroso, y conoce el riesgo de exponerse, yasea en una relación o en el trabajo. Muchos están convencidosde que la confusión de las relaciones y la incertidumbre delfuturo pueden destruirlos. Así que permanecen callados. Noobstante, cuando callan niegan la existencia y bondad de Dios.Ese pensamiento me preocupa, porque me considero un creyenteen Dios. Pero cuando me quedo callado, vivo como unateo, dando así fe de mi creencia de que el caos es más poderosoque Dios.Hablar es la entrada a una relación. El silencio es el portero.La Biblia hebrea nos enseña que las palabras nos sacan delsilencio y nos conectan con Dios. Y al estar poderosamentepresentes en nuestras palabras tenemos una gran oportunidadpara llevar vida a esas áreas donde reina la muerte. Pero juntocon esa oportunidad, llega una advertencia aterradora: nuestrosilencio destruye. No hay punto medio.

En cada momento de mi vida, estoy haciendo equilibrioentre la creación y la destrucción. El silencio destruye. El hablarcrea. Aunque soy un hombre callado, quiero ser un hombreque habla, que está presente, que —como su Dios— hacealgo de la nada.

[1]https://eltrasterodepalacio.wordpress.com/2012/04/19/canciones-con-historia-los-sonidos-del-silencio-simon-garfunkel/

[2]http://www.salud180.com/salud-dia-dia/por-que-las-mujeres-hablan-mas-que-ellos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: