Principios de Liderazgo de toda la Biblia: Gálatas

Imagen relacionada

“…Más cuesta mantener el equilibrio de la libertad que soportar el peso de la tiranía…”

Simón Bolívar

 Gálatas: La libertad organizacional favorece el desarrollo del talento humano

El desarrollo empresarial y la cultura latinoamericana han ido de la mano siempre. Las tendencias revolucionarias y los fermentos de las revoluciones en su esencia han sido una reacción a las acciones sociales  que han  caracterizado a este continente con una mentalidad de la represión  para el sometimiento y la aceptación muchas veces de patrones y esquemas de organizaciones verticales, tiranas y patriarcales. Hay una cantidad de empresas familiares en nuestro contexto donde los  dueños de dichas empresas confunden su rol de patrono con el de patriarca. Y quieren mandar y ordenar en la vida de sus empleados hasta en las tareas más elementales de servicio. En otras palabras piensan que por ser patronos en lo laboral pueden ser patronos hasta en lo personal de su gente.

Una de las herramientas primordiales de este modelo es el control y el poder que ejercen ya sea por medios coercitivos o medios sutiles de amenaza para doblegar la identidad y la opinión de sus empleados. Amenazas con despidos, con sarcasmos (frases como: cuide su trabajo hay un montón de gente que podría sustituirlo…etc.) Así que las organizaciones y empresas por toda Latinoamérica, establecieron como patrón cultural un ambiente de control y poder. Según esta creencia mientras más control se tiene más desarrollo del talento humano. ¿Es cierto esto? Control igual desarrollo. ¿Centralización es mejor a la descentralización? La burocracia es superior a la adhocracia? Lamentablemente se ha demostrado lo contrario ante más  control menos desarrollo del talento humano. A más centralización más vulnerabilidad empresarial y a mayor burocracia menor rango de libertad y creatividad.

 El apóstol Pablo tuvo que enfrentarse a un problema similar en el libro de los Gálatas. Los gálatas eran un grupo de bárbaros conocidos como los celtas. Algunos de los celtas invadieron a Macedonia y después a Asia Menor en el tercer siglo a. de J.C.[1]  Muchos dicen que eran conocidos por su inestabilidad. Eran celosos por un asunto espiritual en el presente y después fríos por el mismo asunto más tarde.[2]

El hace una referencia al problema y escribe:

Era necesario hablar de estos problemas porque se habían infiltrado algunos falsos hermanos para espiar la libertad que tenemos en Jesucristo y hacernos esclavos de la ley. Gálatas 2:4

En esta porción se puede observar las dos luchas que pueden afectar la libertad y por lo tanto inhibir el desarrollo del talento humano. La lucha  entre control y orden. Lo que describe este binomio son las palabras “libertad” y “esclavitud”  El control es para esclavizar y el orden es para libertar. El problema es que muchas personas confunden los dos términos. Algunos dicen que el orden es poner las cosas en su lugar correspondiente.[3] Por otro lado control  significa comprobación, inspección, fiscalización o intervención. También puede hacer referencia al dominio, mando y preponderancia, o a la regulación sobre un sistema y hegemonía sobre una persona.[4]. El orden genera gente libre y el control gente esclava. Muchas personas piensan que se entraría en un caos o anarquía sino controlamos. Eso depende de lo que llamemos anarquía. Si la persona cumple con lo correspondiente a lo designado por la empresa lo puede hacer por medio de su libertad y no por lo que otro impone hacer.  Lo que se ha demostrado es que a mayor libertad de pensar y actuar mayor productividad.

La segunda cosa que debemos observar son las dos arenas de esas luchas. En la esencia del texto encontramos las palabras “gracia “y “ley”. O para ponerlo de una manera más asimilable. La gracia representa la autoridad y la ley el poder. La intención  del poder es coercitiva, mientras que la autoridad tiene intención convencitiva. El poder usa los reglamentos (la ley judía)  mientras que la autoridad usa el estímulo y amor (la gracia). Una persona produce, saca a relucir su talento humano cuando ama lo que hace y respeta a quién lo dirige, porque sabe que él lo aprecia a pesar de lo que es, y hasta por lo que es (esto es lo que hace la gracia de Dios). En cambio una persona anula su motivación y su iniciativa cuando es reprimido, despreciado e incluso ignorado.

La tercera cosa que debemos observar son los dos escenarios donde se dan las luchas. El control produce burocracia, mientras que el orden adhocracia. ¿Qué son estos dos escenarios?

La burocracia en su definición más esencia se define como autoridad y rigidez, es decir que logra mantener las reglas o normas en un lugar determinado vía controles rígidos. En cambio en la adhocracia podemos observar que  un supervisor o un gerente no establece reglas estrictas, solo supervisa el trabajo y ofrece opiniones constructivas para sus empleados. No se dice que la adhocracia esté libre de reglas pero sí tiene orden, pero carece de centralismo y formalismo dando así la oportunidad a nuevos expertos para la innovación en una dicha organización y obteniendo buenos resultados para la misma[5]. Observe las expresiones en el texto que Pablo redacta con respecto a burocracia, a saber, “espiar” e “infiltrados”. Estas dos expresiones son importantes porque los legalistas usaban estos dos métodos para controlar y burocratizar la experiencia de fe de los gálatas. Las dos palabras griegas para espiar y para infiltrar son muy intensas en el texto griego. La palabra griega para espiar  es paresaiktous. La expresión demuestra una acción de alguien que está encima de otro  respirando sobre su espalda sin dejarlo ni un momento de observar. Por otro lado la expresión infiltrados es la expresión  Kataskopēsai. Esta expresión implica alguien que está encubierto con acciones que evalúan las intenciones de las personas. Es alguien que filtra la vida de otros. Estas dos expresiones describen dos pilares básicos en cuando a la burocracia. La primera se podría decir popularmente “cuenta las costillas de alguien” y la segunda reprime (filtra) con demasiada exactitud las acciones, peticiones y condiciones de alguien.

La burocracia persigue centralizar mientras que la adhocracia persigue descentralizar.  En su libro La Araña y la Estrella del Mar, Ori Brafman establece que mientras más descentralizado está el  control más resistente hace a una organización, los autores insisten en este concepto y se hacen esta pregunta: ¿Qué sucede cuando nadie está a cargo, cuando no hay jerarquía? Y responden diciendo que solemos pensar que habrá desorden, incluso caos. Pero en muchas áreas, gracias a la falta de un liderazgo tradicional, están surgiendo grupos muy poderosos que están cambiando tanto la industria como la sociedad. Es una fuerza oculta. Mientras más duro se lucha contra ella, más fuerte se vuelve. Mientras más caótica se ve, más flexible es. Mientras más tratamos de controlarla, más impredecible se vuelve.[6]

Gálatas nos demuestra que la libertad desarrolla el talento humano. No podemos tener una gestión gerencial basada en el control, poder y burocracia. Eso  al contrario de hacer más efectiva una organización la paraliza. Es necesario volver al orden, la autoridad y la adhocracia. Aunque para Pablo un escalón superior era la Teocracia.

Aunque los principios anteriores se enfocan en las empresas y organizaciones, no olvidemos que son principios bíblicos aplicables para la iglesia del Señor también. Necesitamos que nuestras tendencias gerenciales patronales de América Latina aprenden a desarrollar a su gente dándoles libertad de crear, de lo contrario no veremos resurgir a nuestros continentes.

Creo que estas palabras resumen el éxito de la libertad.

La libertad no consiste en tener un buen amo, sino en no tenerlo.

Cicerón.

 

[1] http://www.libroesoterico.com/biblioteca/Cristianismo%20Exoterico/-%20Comentarios/Comentario%20Biblico%20Mundo%20Hispano%20Tomo-21-Gal-Efes-Filp-Col-Filemon.pdf

[2] Ibíd.

[3] http://definicion.de/orden/

[4] http://definicion.de/control/

[5] http://futurosadmin.blogspot.com/2013/11/en-este-blog-podras-observar.html

[6] Brafman, Ori y Beckstrom, Rod. La Araña y la Estrella de Mar: La Fuerza Imparable de las Organizaciones sin Mando. Ed. Impresa Activa. 2006. Pág. 45

Blog de WordPress.com.

Subir ↑