Principios de Liderazgo de toda la Biblia: 2 Corintios


Imagen relacionada

Al final, o eres diferente… o eres barato”. Guy Kawasaki

Una ventaja competitiva es una cualidad en algún aspecto que posee una empresa ante otras empresas del mismo sector o mercado, y que le permite tener un mejor desempeño que dichas empresas y, por tanto, una posición competitiva en dicho sector o mercado.  Algunos aspectos en los que una empresa podría tener una ventaja competitiva son el producto, la marca, el servicio al cliente, el proceso productivo, la tecnología, el personal, la infraestructura, la ubicación, la distribución, etc.

Beto Páez es un  colombiano instructor de aeróbicos que pegó en la lotería cuando mezcló nuestros bailes latinos como el merengue y la cumbia con técnicas de aeróbicos. El resultado fue Zumba Fitness. Según la página electrónica de Zumba, hay 15 millones de estudiantes en 180 países y en más de 200,000 localidades.  La compañía fue valorada en 500 millones de dólares en 2012. No está mal para un chico de Cali que no podía pagar por tomar clases de baile. La historia de  Beto Páez demuestra un principio interesante. La competencia viene de la excelencia.

Para el apóstol Pablo era el mismo principio. Observe como lo plantea.

…Con todo, tenemos este tesoro en vasos de barro para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros…” 2 Corintios 4:7

¿Qué es la Excelencia? Según el diccionario español,  excelencia significa entre otras: “grandeza, eminencia, superioridad, altura, dignidad, majestad, poder, soberanía, importancia, elevación, excelsitud”. Otro diccionario señala: “calidad superior de una cosa en su género”.[1]  ¿Cómo se logra la excelencia?

Creo que  2 Corintios nos proporciona un ejemplo de lo que es sabiduría no convencional en la competitividad. En el texto se habla de ser administradores de un pacto en contraste con el viejo que caduca. Ese viejo pacto tiene que ver con un control verticalizado.  En cambio el nuevo contrato tiene que ver con lo interno y la horizontalidad del control. Es lo que en Gestión Administrativa se llama el cambio de la burocracia a la adhocracia.[2] Ahora bien, la adhocracia es la ausencia de jerarquía, y es por tanto lo opuesto a burocracia. Es una palabra híbrida entre ad-hoc y el sufijo cracia.

La biblia tiene una combinación de teocracia y adhocracia. Es por medio de estos dos elementos que tiene mayor autoridad para mostrarnos que la competencia viene de la excelencia.  Tres elementos importantes se establecen en este pasaje que resume a mi criterio el sentido de 2 Corintios.

El primer elemento que produce excelencia es el recurso intangible de la empresa, institución, corporación o como lo llamemos. Esto nos enfoca en la factibilidad de la excelencia. Observe la expresión “este tesoro”. La expresión tanto como el griego y el castellano es la misma. El diccionario lo define como cantidad de dinero, alhajas, etc., reunida y guardada. Y en sentido figurado como una persona o cosa de mucho precio, o digna de estimación. En el contexto el tesoro se refiere al potencial que una persona tiene dentro de ella por causa de lo que Dios le ha dado. La gente tiene un potencial valioso ante los ojos de Dios. Eso le hace tener una dignidad superior a los objetos, los salarios y las prestaciones en una empresa.

En América Latina estamos acostumbrados a administraciones jerarcas y despreciadoras del potencial humano que tienen. Se ve en las políticas de estimulación del recurso humano, en los ambientes de amenaza y en la manera en que la gente es despedida. Si una empresa quiere desarrollar competencia de la excelencia deberá estimar el potencial intangible de su corporación. El segundo elemento que produce la excelencia es el recurso tangible de la empresa. Esto nos enfoca en la fragilidad de la excelencia.  La frase “vasos de barro” es importante porque nos habla del material frágil que es el barro y que con facilidad se puede romper, rajar o dañar permanentemente. En muchas empresas latinaomericanas se presume que mayor tiempo de horas laborales mayor productividad. Es decir mientras más presencia se le requiera al empleado, más trabajará por lo tanto rendirá más. Lo que se ha demostrado es todo lo contrario disminuye la productividad.[3] El tercer elemento que produce la excelencia es el recurso distinguible. Esto nos enfoca con la calidad de la excelencia. El texto dice “la excelencia del poder” La palabra griega para excelencia es “juperbole”. De allí procede la palabra hipérbole. Que es una figura de lenguaje que habla de exageración. Pero la palabra en realidad se puede traducir como “ir más allá de toda medida” o también se puede traducir como superioridad. ¿Recuerda la ventaja competitiva? Bueno aquí está. Es algo que se diferencia de lo demás. ¿Qué es  según el texto? El poder o la capacidad, el dunamis de Dios. ¿Qué significa la palabra griega dunamis?            Esta palabra pued ser traducida como “obras poderosas y obras maravillosas” La implicación es que no es solo la capacidad para realizar una actividad o cumplir algo, sino acciones actuales y logros de tal magnitud que hacen maravillar a las personas.[4]          Eso significaría que la verdadera excelencia procede de la fuerza y dinámica de Dios que haría sobresalir lo que promovemos en nuestro contexto. Tres elementos importantes para la excelencia. El recurso intangible, el recurso tangible y el recurso distinguible. Por favor note la relación entre ellos. Si usted estima y faculta la fuerza intangible de sus empleados, lo tangible hará su aparición, dando su empleados al ser estimulados  por dentro el trabajar mucho mejor. Y finalmente esa motivación interna reflejado el producción externa proveerá una ventaja competitiva disntiguible. Recuerde para terminar siempre estas palabras:

“Al final, o eres diferente… o eres barato”. Guy Kawasaki

[1] http://jovenesadultosccl.tripod.com/la_excelencia.htm

[2] http://www.adhocracia.es/index.php/77-politica/8-beginners

[3] http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/08/140801_vert_cap_productividad_trabajar_menos_horas_yv. En este artículo se hace un resumen de una investigación profesional en empresas y países que probaron disminuir las horas laborales y ver como mejoraba la producción. Se encontrró que al reducir 2 horas de la jornada laboral una empresa que confeccionaba artículos de cuero, aumentó su producción en un 10 a 15% por día. Lo que viene a demostrar que no necesariamente más horas laborales produce más.

[4] http://restorationnations.com/wp/es/el-poder-dunamis-en-el-nuevo-testamento/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: