¿Quién le moverá su piedra?


Resultado de imagen para imagen de la piedra del sepulcro

La mañana de la resurrección resulta muy interesante desde la visión  de Marcos. Es una mañana llena de aparentes problemas y obstáculos desde la perspectiva  humana. ¿Pero cuál es la perspectiva divina?

En la narración uno puede observar algunas preocupaciones de las mujeres. Primero está la dimensión cosmética.   Esto era lidiar con la costumbre. Especies aromáticas. Para ellas había un deseo de ungir bien el cuerpo de Jesús. Aunque José de Arimatea y Nicodemo lo habían hecho, para estas mujeres era vital estar seguras que el cuerpo de Jesús estuviera bien embalsamado para que pudieran tenerlo por más tiempo.  La segunda dimensión es la técnica. Esto era lidiar con la incertidumbre. ¿Quién nos moverá la piedra? Cuantas veces nos preocupan cosas que Dios ya está solucionando. O nos preocupan cosas que no son las importantes ante los ojos  de Dios. Realmente hace  gracia descubrir el hecho de que todos los  personajes de la Biblia eran tan humanos como nosotros. El narrador Marcos es el único que incluye en su registro de las mujeres yendo a la tumba la expresión o preocupación de las mujeres. ¿Quién nos removerá la piedra se dicen entre ellas? Cuando leí eso me puse a pensar ¿si ese era un problema mayor por el que preocuparse? ¿Por qué ellas están pensando sólo en la piedra? ¿Por qué nos enfocamos en problemas que en realidad no son problemas o a lo menos no son los más importantes? Es obvio que la piedra era un problema, pero en realidad era el menos importante. La tercera está la dimensión ética. Esto era lidiar con la pesadumbre. A pesar de que llegan y ven el sepulcro abierto, ellas temen que alguien haya robado el cuerpo. En ese sentido su  espiritualidad y creencia espiritual está trastornada por un imposible. En su mente buscan un cuerpo, un muerto y no un ser vivo. Eso les afectará la conducta y comportamiento. Juan narra que María se quedó llorando y confundió a Jesús con el jardinero. Y su pregunta era, ¿dónde han puesto el cuerpo de Jesús?

Entonces sus problemas tienen o afectan varias ideas de lo que es servir a Dios. La costumbre afecta  sus deseos.  Las tres mujeres mencionadas en estos versículos debieron esperar el largo día de reposo. Descansaron en sus hogares, ya que estaban bajo la autoridad de la Ley. Justo el día antes, que habían sido testigos de la muerte de Jesús, observaron cómo Su cuerpo fue colocado en una tumba y una piedra se puso sobre la abertura para sellar su cuerpo en el interior.  (Marcos 15: 46-47). Al comenzar la puesta del sol, y el sábado, estas mujeres fueron a sus casas a esperar.  Cuando terminó el día de reposo, el sábado al atardecer, salieron de sus casas, se fueron a la ciudad y compraron especias aromáticas  para “ungir” el cuerpo de Jesús. José de Arimatea y Nicodemo ya habían envuelto el cuerpo en tiras de lino y habían vertido especias  de embalsamamiento en el cuerpo. El perfume que estas mujeres tenían la intención de utilizar serviría cubrir  los olores de descomposición. Ese era su deseo un muerto oloroso. Por lo tanto, salen a la calle el sábado por la noche y hacen sus compras. Su deseo  es ir a la tumba a la mañana siguiente y realizar un último acto de amor y servicio al Señor Jesucristo. Para ellos, era una manera de tener el cierre en relación con su muerte.

Por otro lado la incertidumbre afecta su devoción. En esa sociedad, la mayoría de la gente se levantó justo antes del amanecer, alrededor de las 5:30 AM. Parecería que estas mujeres se levantaron más temprano que eso. Ellos se levantaron de sus camas,  juntaron  sus especias  y se abrieron camino desde Betania, donde vivían, a la tumba a las afueras de la ciudad de Jerusalén. Fue un viaje de alrededor de 2 millas.  Su amor y devoción por el Señor Jesucristo se ve en esta obra de amor. Ellas tienen un quebrantamiento de corazón, la muerte de su amado maestro les ha afectado seriamente y por eso está de prisa  para llegar a Él para que por lo menos le puedan servir una vez más. Sin embargo es un servicio sincero pero estéril, porque su objeto de servicio es un muerto y no un vivo. ¿De qué sirve una devoción sino la enfocamos en algo que no está vivo? Pues, de nada.

Por otro lado la pesadumbre afecta sus dudas. Mientras caminaban, tienen varias dudas. La primera tiene que ver con la piedra. Estas mujeres nunca podrían haber movido la piedra por sí mismas, y ellas lo saben. Esa duda las acosa. La segunda tenía que ver con el peligro de ser acusadas por el gobierno romano. La tercera duda aparece cuando el cuerpo no está y entonces simplemente piensan que se lo han robado. En fin en la mente de estas mujeres existen suficientes dudas para renunciar a un seguimiento de Jesús.

 Así que estas mujeres se dirigieron a la tumba esa mañana, se llenaron de tristeza,  dolor y miedo. No iban allí en busca de un Dios vivo, sino que estaban buscando un cadáver frío. Su problema era que todavía estaban viviendo en el viernes.  El viernes de muerte.  Cuando el  sábado amaneció, todo lo que se podía ver eran los restos rotos de sus esperanzas y sueños. Estas mujeres, junto con todos los seguidores del Señor, habían depositado toda su fe y confianza en Jesús. Ellos creían que él era el Mesías. Ellos creían que él era el que había de cumplir con todas las antiguas profecías. Ellas creían que él era el que iba a ser el Rey de Israel. Creyeron que establecería el reino de Dios en la tierra. Todas sus esperanzas de vida y la eternidad estaban ligados en lo que creían acerca de Jesús. Entonces, todas sus más caras esperanzas y sueños se derrumbaron al suelo como el polvo mientras estaban allí en la cruz y lo vieron morir. La fe se volvió en pesar y el dolor les permite expresar desesperanza al ver que su cuerpo quebrantado bajado de la cruz y colocado en esa tumba. Cuando la piedra  rodó a través de la puerta de la tumba,  era una declaración y un testimonio que se llamaba “el fin”. Esa piedra dijo: “ Eso es todo! ¡Se acabó! ¡Se acabó! ¡La esperanza se ha ido! No hay futuro! No hay salvación! No hay ningún reino! Jesús está muerto! ¡Se acabó!

Cuando estas damas llegan a la tumba, su temor se convierte en asombro, y Marcos dice “cuando miraron”. Mientras caminaban hacia el sepulcro, lo hicieron con la cabeza inclinada y los ojos abatidos por su tristeza. Cuando se acercaron a la tumba, levantaron sus ojos y vieron que la enorme piedra había sido removida de la puerta y que el camino hacia la tumba estaba abierto. No sabían que antes de llegar aquella mañana había habido un “gran terremoto” y que un ángel había llegado a la tumba y la piedra rodó. No sabían que el terremoto y la aparición del ángel habían asustado a los guardias romanos y que habían huido de la escena con temor, Mateo 28: 2-4. Todo lo que ven es la tumba abierta y temieron lo peor. Ciertamente temieron que los enemigos del Señor hubieran quitado su cuerpo. Probablemente fueron superados por nuevos temores de que el cuerpo del Señor podría estar sujeto a mayores indignidades de las que ya había experimentado. Al ver que la piedra rodó lejos, debe haber enfriado sus corazones, así que corrieron el resto del camino a la tumba para investigar. Cuando entraron  en la tumba, encontraron “un joven sentado al lado derecho”. Está vestido con una ropa extraña. Sabemos por otros relatos de los Evangelios que este no es un joven corriente. ¡Este individuo es un ángel! Este ángel comienza a hablar con las mujeres. Él tiene un mensaje para ellos. Es un mensaje diseñado para ayudarles a dejar de vivir el sábado. Es un mensaje diseñado para ayudarles a experimentar el poder del domingo en sus vidas.

¿Cómo vence Dios nuestras preocupaciones? Nos hace dejar el viernes de muerte para un domingo de vida.

Esas tres mujeres llegaron a esa tumba esa mañana preocupadas por sacar una piedra de una tumba. Ellos no lo sabían, pero Dios estaba a punto de usarlos para tirar las piedras incontables que se levantarían dentro de los corazones de miles de personas a través de los años. ¡Ellas fueron los primeros en difundir la buena noticia de esa tumba vacía! Llegaron a ese sepulcro con dolor en sus corazones y lo dejaron de una manera diferente. La Biblia dice que “estaban asombrados”. Esa frase se refiere a un “desplazamiento de la mente”. Lo que habían visto y lo que habían oído en la tumba vacía literalmente “sopló sus mentes”. Era casi más de lo que podían comprender. Esa frase tiene la idea de “ser vencidos con temor de una naturaleza religiosa”. En otras palabras, lo que encontraron en la tumba vacía no fue lo que esperaban mientras viajaban allí. Pero, lo que encontraron cambió sus vidas, y reemplazó su dolor con un abrumador sentido del poder de Dios. ¡Ellas sabían que ahora eran parte de un gran milagro y corrieron a contarles a otros acerca de su Señor resucitado!  Marcos nos dice que no hablaron de lo que habían visto y oído con nadie a lo largo del camino. Sabemos por los otros escritores del Evangelio que ellos corrieron a encontrar a los discípulos y les dijeron, Mateo 28: 8; Juan 20: 1. Esta noticia también afectó a los discípulos. Muchos de ellos corrieron a la tumba. Se nos dice que Juan miró y vio la evidencia y que creyó, Juan 20: 8. Más tarde ese día, Jesús aparecería a más de los discípulos. El mensaje de estas mujeres causó que se rodaran aún más piedras. Debido a su testimonio, muchos fueron sacados de la oscuridad y la oscuridad del sábado en la maravilla y la gloria del domingo!

Es una vida que ya no se satisface con los sábados. ¡Es una vida que anhela que las glorias del domingo sean reales todos los días! Es una vida que no puede mantener la buena noticia para sí mismo. Tiene que decirles a otros porque quiere que otros tengan lo que le gusta. Ese es el poder de una tumba vacía. Tiene el poder de rolar las piedras en sus vidas. Tiene el poder de librarnos del sábado de nuestra muerte. ¡Tiene el poder de permitirnos vivir en el domingo de su victoria!

Quién le moverá su piedra es el menor de sus problemas, porque el poder de Cristo está allí para sacarlo adelante.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s