El 2017 es usted


2017.gifEn esta época del año  muchas personas desean un “feliz año nuevo”, o a Happy New Year a la gente a su alrededor. La palabra “happiness” en el idioma inglés procede de la raíz “happens” que se pude traducir, lo que acontece, lo que sucede. De ahí que según esta palabra la felicidad proviene de lo bueno que me pueda ocurrir. Así que cuando decimos “feliz año nuevo” estamos pensando que eso sucederá de todas las cosas buenas que me ocurran en el 2017. Pero ¿es valedero ese mensaje?  ¿Cómo se comienza un nuevo año? Muchos esperan lo que trae, y lo esperan con mucha esperanza, algunos dirían fe. ¿Cómo podemos esperar que no se repitan las cosas malas y solo tengamos coas buenas que vivimos? Simplemente debemos entrar al nuevo año con un pensamiento claro. No depende de lo que traiga el año nuevo sino de lo que llevemos nosotros a ese nuevo año. Y ahí creo que está la clave. Así que quiero compartirle una pregunta que le hice a Dios sobre mi año que termina. ¿Por qué fue un año tan malo este año? ¿Qué pasó? Y Dios me respondió con una de esas frases bíblicas demoledoras. Me hizo detenerme en Job 19:28.  Vea lo que dice al final del texto: “Mas debierais decir: ¿Por qué le perseguimos? Ya que la raíz del asunto se halla en mí. En una serie de acusaciones de sus amigos, Job se ve abrumado por las palabras hirientes de quienes deberían consolarlo. Es obvio que él está luchando con todo lo que le acontece. Citando sus palabras Job, les hace ver que lo que están sugiriendo es que su problema se debe a su pecado. Y es precisamente cuando el levanta su defensa ante estas acusación que declara el vrs. 28. Esa declaración “la raíz del asunto se halla en mí” me hace ver lo que al inicio de esta reflexión mencioné. No depende de lo que traiga el año nuevo sino de lo que llevemos nosotros a ese  año nuevo. Para poder experimentar una mejora este año hay a lo menos cuatro cosas importantes que dimensionar.

En primer lugar entienda la dimensión invisible de lo que lleva a este año. Esta es el área imperceptible. Observe que dice “la raíz”. Y esta expresión hebrea “sheresh” habla de lo profundo, lo que está enterrado, lo de más abajo. Por ser oculta no es perceptible, y por otro lado es la fuente, pues la raíz es lo que sostiene lo externo. Por otro lado la expresión es singular. Lo que viene a demostrar que una y única “raíz”.  ¿Cómo se sabe cuál es la raíz de mi problema? Observe que me dice que existe pero no la califica, no me dice que es en realidad. Es importante hacer una evaluación de lo que hay en la profundidad de nuestra vida y detectar qué tipo de raíz tenemos. En segundo lugar entienda  la dimensión visible.  Esta es el área perceptible. La palabra hebrea “dabar” se puede traducir como negocio, cosa, asunto, situación, práctica. Ahora que ¿es un asunto? Se refiere a una forma genérica, pero también es específica. Esta es la parte visible del problema. Es con esto, con lo que estoy lidiando, lo que percibo, lo que duele, lo que me molesta, lo que me turba. ¿Qué es mi asunto hoy? Me encanta que no lo define, solo lo describe. Porque hay tantas personas como asuntos en el mundo. Pero sería bueno que me preguntara al entrar en este año ¿cuál es mi asunto? No es el asunto de los demás, de lo que me rodea. Lo que está alrededor no es el “asunto” ¡yo soy el asunto! Y de hecho el “asunto” es en realidad mi problema.  En tercer lugar entienda la dimensión previsible.   Esta es el área medible. Observe la expresión “se halla” en hebreo es “matsa´” esta expresión se puede traducir como encontrar, búsqueda, punto de investigación. El verbo está en modo niphal y en tiempo perfecto. El niphal es un modo que debe ser traducido como con una causa. Y el perfecto demuestra algo que con certeza se ha hallado. La traducción debería ser “obligado a encontrar” por el modo niphal, y al ser obligado a buscar, existe la certeza que se halla lo que se busca, esto debido al tiempo perfecto. Es decir no cabe duda que encontramos la situación del problema en nosotros. Eso significa que hay que buscar, investigar nuestra propia vida con una actitud de buscar cosas que fallan, y de seguro encontraremos más de alguna. Se debe hacer una introspección. El pronombre “se” habla de una búsqueda de uno mismo, es una auto búsqueda que es previsible y certera.  Finalmente entienda la dimensión perfectible. Esta es el área sensible. La frase termina diciendo “en mí”. El uso de la preposición “en “demuestra que es lo que te sucede adentro lo más urgente. Es en “mí” no en el otro, no en la empresa, no en la iglesia, no en mi trabajo, no en mi familia. Simplemente las cosas pueden hacerse mejor cuando ponemos en las manos de Dios lo que sucede dentro de mí.

Tal vez su cambio tiene que ver con Dios, El no es el problema, usted es el problema. Tal vez su cambio tiene que ver con la familia, quizás ella no es el problema sino usted, quizás su cambio tiene que ver con la iglesia, ella no es el problema, a lo mejor es usted. Quizás el cambio tiene que ver con su resentimiento, no es que ellos lo hirieron sino que usted no lo deja ir.

El General Ríos Montt expresidente de Guatemala tenía un dicho muy interesante. Cada vez que se hablaba a Guatemala por la radio en su tiempo como presidente decía: “¿Quiere usted que Guatemala cambie? Pues ¡cambie usted! Porque usted es Guatemala” Y creo que este pasaje precisamente quiere comunicar ese principio. ¿Quiere que el 2017 cambie? Pues, ¡cambie usted! Porque el 2017 es usted! Dios le ayudará.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s