“…el Dios sin techo…” I parte


pesebre_v2

Siempre me he preguntado la razón del porque a la iglesia se le tipifica género femenino. ¿Qué implicaciones tendría para el ministerio pastoral, el estar consciente que el  proyecto  de Dios posee  distintivos de mujer?

No sé la razón por la que en los últimos días me ha estado inquietando los modelos de mujeres en la Biblia. He comenzado a estudiar el libro Ester y aunque el libro históricamente tiene sus principios relevantes para este tiempo, no me ha dejado tranquilo el pensar que tanto el carácter de Ester y el de María son historias verídicas que pueden ilustrar principios para el funcionamiento de la iglesia en tiempos de adversidad. Antes de compartir lo que me inquieta quiero aclarar que tanto Ester como María fueron personas reales, y sus historias fueron reales. En ningún momento se puede concluir que ellas representan a la iglesia o que ellas son la iglesia. Esa sería una hermenéutica bastante disparatada. Lo que quiero mencionar es que al igual que ellas, sus circunstancias, decisiones y soluciones pueden ser aplicadas al mover de Dios en la iglesia en esta generación. Así que no se trata de espiritualizar lo que la biblia no espiritualiza sino simplemente tomar sus modelos como ejemplo de principios aplicables en esta generación.

Comenzaré por la historia de María. En esta historia hay tres situaciones que me parecen bastante interesante en lo concerniente a José y María.

La primera tiene que ver todo lo relacionado con el embarazo. Es la historia de María. El embarazo de María tiene tres elementos vitales. Primero, es disruptivo. La palabra disruptivo se utiliza como adjetivo para hacer indicar a una ruptura brusca. Por otro lado, el término disruptivo hace referencia a algo que ocasiona un cambio determinante.[1] Observe que todo estaba programado en la vida de María. La palabra que refleja un orden y control se resume en la palabra “desposada(Mateo 1:18). Sin entrar nuevamente en los detalles repetitivos del desposorio judío, es obvio que la vida de José y María estaba planeada. Segundo, es sorpresivo. La narración de Mateo nos explica lo sorpresivo del momento del embarazo. El texto dice “…embarazada…siendo virgen…” (Mateo 1:18) ¡Esto sí que es una sorpresa! Es tan sorpresivo que la pregunta de María  es “… ¿cómo podrá suceder esto?…” (Lucas 1:34). ¿Cómo se puede producir vida humana sin semilla humana? Eso es lo sorpresivo, María será madre sin intervención humana. Podrá fructificar por el poder de Dios y no por el poder humano. Será a través de un proceso sobrenatural y no natural.  Tercero, creativo. Lucas añade una frase muy interesante. Él dice: “…El poder del Altísimo te cubrirá con su sombra…” (Lucas 1:35) Esta expresión es muy interesante. Me llama la atención la expresión “su sombra”. La palabra griega que se utiliza para “sombra” es episkiazo. Esta palabra se puede traducir como  arrojar una sombra sobre (epi, sobre,), cubrir. Y se ha usado para describir la nube de luz en la transfiguración, traducido «los cubrió», (Mt 17.5); «que les hizo sombra» (Mc 9.7); «que los cubrió» (Lc 9.34); metafóricamente en este texto sobre el poder del Altísimo sobre la virgen María (Lc 1.35: «te cubrirá») y una última alusión a la sombra del apóstol Pedro sobre los enfermos (Hechos 5.15: «cayese sobre»)[2]. Este poder creativo de Dios está asociado con su poder y su presencia. Lo que me parece interesante es el asocio que se hace con el poder de Dios y la sombra de Dios. Es obvio que la sombra es figura de protección, de cobertura y de refrescamiento. Sin embargo nos deja también con el sabor de lo oscuro. Dios obra en la sombra, Dios crea vida en lo oscuro, cuando el sol no está. Es obvio que los procesos de vida en Jesús en el seno de María serán ocultos, a la sombra y no al público. ¿Todavía obra así Dios en la vida personal y en la vida eclesial? Pienso que sí, y con mucha frecuencia.

Así que el embarazo de María es disruptivo, sorpresivo y creativo.

Al pensar en estos elementos y asociarlos con la venida de Jesús y el proyecto de Dios para la humanidad, no deja de inquietarme que estos tres elementos están presentes hoy en la necesidad de la recuperación del verdadero Cristo en la iglesia de hoy. Todas las personas que estén dispuesto someterse a estos tres factores podrán ver florecer plenamente el plan de renovación para la iglesia.

Estoy plenamente convencido que Dios trae y traerá mayor disrupción a la iglesia hoy. El necesita quebrantar todos nuestros planes y cortarlos para echar andar su proyecto. Si la iglesia sigue con un proyecto de “desposorio” con la iglesia bien planificado me temo que no llegará a ningún lado. Por eso es que Dios tendrá que embarazar a la esposa, la iglesia, con un proyecto diferente de vida. Ya no programado sino espontáneo. El nuevo proyecto se gesta en los vientres de la iglesia cristiana hoy, pero es un proyecto que devastará nuestros ambientes administrados y controlados. Es un proyecto que traerá caos y destruirá todos nuestros formalismos. Eso significa entonces que si no estamos abiertos a la disrupción nos perderemos lo mejor de Dios en esta generación.

Por otro lado no sólo trae y traerá disrupción a la iglesia sino que sorprenderá a la iglesia. La sorpresa será el resultado de que este nuevo proyecto es de él y no del hombre. Es un proyecto engendrado por El Espíritu Santo y no por aporte humano. Será un proyecto sobrenatural que no tiene ninguna intervención del hombre. Es decir por muchos años el verdadero esposo asumirá su control de su esposa, y no el agente humano que solamente está para administrar a la esposa de Dios. Este nuevo nacimiento espiritual pretende devolver a Dios el control, el producto de la iglesia. Dios estará cansado hasta la saciedad de las visiones y misiones humanas que le han impuesto su esposa. Ha llegado el momento en que los reinos eclesiales humanos serán desbaratados por la hermosura y sencillez de la obra del Espíritu Santo en la vida de la iglesia.

Por último, habrá disrupción, habrá confusión y finalmente habrá creación.

Este nuevo proyecto, el único proyecto de Dios será hecho por el poder de Dios pero a la sombra. Cada vez más me convenzo que Dios no es Dios del protagonismo público. Él es un Dios que hará las cosas en lo callado y en lo oscuro. De allí que la imagen de éxito de la iglesia hoy cambiará radicalmente. No es la que se exhibe y tiene grandes portentos estructurales  la que se está gestando en esta nueva era de Dios. No es en las megas corporaciones cristianas, no son los conocidos en los medios, los que son famosos por los programas, no los que se exhiben en FB. Sino los que están a la sombra, los uno a uno con Dios, los dispuestos a decir como María “hágase lo que tú quieras”. Es precisamente en esa sombra desconocida donde los desconocidos conocerán lo mejor de Dios y donde Dios mostrará su proyecto majestuoso. A propósito, ha notado usted que esta María apenas tendría unos 14 años máximo cuando la sombra del Altísimo la cubrió. Eso nos lleva a concluir que no es la historia o alcurnia histórica de alguien la que se necesita para que Dios se manifieste. Será una iglesia joven, novata, sin pedigrí evangélico, sin historia y códigos teológicos la que podrá percibir a Jesús. Una iglesia si ataduras históricas ni jactancia de reformador o de iglesia históricas será la capaz de soportar el embarazo de Dios y dar a luz un Cristo tan necesario para el mundo hoy. Será una iglesia novata y campesina la que podrá entender a Dios y traducirlo a esta nueva generación. Será una iglesia “virgen”, joven y campesina. Virgen porque no ha yacido con mentes humanas ni caricias humanas. No ha experimentado la cultura humana, simplemente es ingenua y abierta más a las caricias de Dios que a la de los hombre. Será una iglesia joven, porque como joven podrá ser más receptiva a la voz de Dios, y sentirá el amor de un Dios que lo ama por su juventud y no lo rechaza por su inmadurez y campesina porque simplemente no será profesional de la teología, de la idea urbana sino que podrá contarnos a Dios desde la perspectiva del campo, de la creación, de las metáforas, de la belleza y de la actividad de Dios encarnada en su belleza natural. Me temo, que también el tiempo de las instituciones teológicas, seminarios y universidades teológicas está llegando a su fin a menos que cambien su mentalidad de élite.

[1] https://www.significados.com/disruptivo/

[2] http://estudiodegriegobiblicoexpositivo.blogspot.com/2015/01/s-2-parte.html

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s