Las piedras hechas en el infierno…


calculos

En mi mesa de estudio, en una gaveta, tengo un frasco de vidrio rotulado “las piedras del dolor”. ¿Qué es eso se preguntará? Bueno es un frasco con 13 piedritas de diferentes tamaños cultivadas y cosechadas en mis riñones. Cada una de ellas simboliza las horas y las agonías que he pasado durante muchos años al “parirlas” una por una. Después de muchos años de padecer  ese mal he llegado a la conclusión de que los dolores renales son una invención del infierno. Y sudo helado al pensar que esa sea una de las torturas para los que moren eternamente en el averno. Sin embargo a pesar del dolor, la incertidumbre, las hospitalizaciones, los síntomas, hoy las puedo  ver como un legado que representa en medio del dolor como Dios de alguna manera obró. Todavía al escribir estas palabras mi alma se estremece recordando las horas de agonía por cada cólico.  A veces Dios usa símbolos e imágenes para recordarnos lo que ha pasado, lo que ha hecho y lo que podrá hacer. Al pensar viene a mi mente la imagen de un niño, es un niño que dice: “Abuelo, abuelo,”   señalando un montón de piedras, mientras jalaba la túnica de su abuelo. “¿Qué quieren decir esas piedras?”

“Ah, Jacob, voy a contarte cómo la mano del Señor nos libró. . . .”

Y es que después de cuarenta años de armar y desarmar carpas y de cavar tumbas, los hijos de Israel finalmente cruzaron el río Jordán a la Tierra Prometida. Antes de que Dios los dejara en libertad para reemplazar el maná por uvas y agua tibia por leche y miel, les ordenó que  construyeran un curioso monumento con doce piedras: Cuando todo el pueblo terminó de cruzar el río Jordán, el Señor le dijo a Josué: «Elijan a un hombre de cada una de las doce tribus de Israel,  y ordénenles que tomen doce piedras del cauce, exactamente del lugar donde los sacerdotes permanecieron de pie. Díganles que las coloquen en el lugar donde hoy pasarán la noche.» (Josué 4:1-3) Una vez que los hombres acarrearon las piedras del río al punto designado, Dios continuó: y servirán como señal entre ustedes. En el futuro, cuando sus hijos les pregunten: “¿Por qué están estas piedras aquí?”, ustedes les responderán: “El día en que el arca del pacto del Señor cruzó el Jordán, las aguas del río se dividieron frente a ella. Para nosotros los israelitas, estas piedras que están aquí son un recuerdo permanente de aquella gran hazaña.” » (Josué 4:6-7)

Puede creerme, ningún niño trató este montón de piedras como un juego. Formaban un memorial visible de la firme fidelidad de Dios. Eran piedras de legado. Parados en las orillas del río Jordán ese día, los israelitas aprendieron una lección objetiva sobre cómo dejar un legado. Piense por un momento, ¿en dónde están los recordatorios físicos suyos del legado de Dios en su vida?

Este pasaje en Josué me llevó a pensar en tres palabras.

Primero, haga. Dios quiere que nos tomemos la molestia de establecer marcadores históricos. Note que dije: “tomarse la molestia.” Producir recordatorios de un legado no es fácil. Estas eran piedras grandes. Había que escogerlas, acarrearlas, amontonarlas, y luego mantenerlas como un recordatorio duradero de la fidelidad de Dios. Ahora bien, sus marcadores históricos tal vez no sean piedras. Tal vez usted hizo una placa con una declaración en cuanto al carácter de Dios, o empezó un diario de oración con las respuestas divinas permanentemente anotadas en tinta, o puso en marco una copia escrita con su puño y letra de su experiencia de salvación. Pero, sea lo que sea que decida, exigirá pensamiento creativo seguido de acción intencional y deliberada.

Segundo, recuerde. Dios se interesa en que le recordemos a Él y lo que Él ha hecho. La memoria es una cosa maravillosa, pero se desvanece con el paso del tiempo. Envejecemos demasiado rápido. Un sabio consejero dijo: “Para cuando la cara queda limpia, la mente se nubla.” ¿Alguna vez se ha encontrado usted participando sin quererlo en el juego de los nombres? Mi esposa y yo pasamos tiempo diciendo: “Recuerdas a,. . . a,. . . a.” Y ella dice: “Sí. Se llamaba María.” Y yo digo: “Exacto.” Entonces yo digo: “Recuerdo que ella . . .”; y mi esposa dice: “Así era; ella hacía esto y lo otro.” Uno de los muchos beneficios de vivir con el cónyuge de uno un tiempo largo, es que el otro puede terminar por uno las frases. Pero Dios no quiere que nos olvidemos de lo que Él ha hecho, o quién es Él. Lamentablemente, recordamos nuestros fracasos mucho más que la fidelidad de Dios. Recordamos las tragedias y nos olvidamos los triunfos. Los recordatorios físicos de Su provisión nos ayudan a reenfocar nuestros pensamientos en Él cuando perdemos un empleo, o atravesamos reveses económicos. Los monumentos de la misericordia divina nos consuelan cuando nuestros hijos se rebelan. La reflexión en el carácter de Dios nos da valor para el futuro.

Número tres, imparta. Dios se interesa que nuestros hijos le recuerden a Él y lo que Él ha hecho. El hogar es el lugar en donde la vida toma sus determinaciones, en donde la vida subraya sus impresiones. Dios se preocupa profundamente porque la próxima generación aprenda en cuanto a Él. Eso sucede mejor por medio de nosotros.  Los hijos aprenden por repetición. No sé cuántas veces nuestros hijos adultos, ahora con hijos propios, dicen: “¿Cuántas veces tuvieron que decirnos lo mismo para que lo captáramos?” Mi respuesta siempre es la misma: “Más de lo que querían.” Uno tiene que hacerlo vez tras vez, hasta que sea hábito. Si una imagen vale más que mil palabras, un legado duradero vale un millón.

Así que en este tiempo que viene de fin de año de 2016  le doy tres palabras importantes: Haga. Recuerde. Imparta. ¿Tiene ya algunas piedras de legado en su vida? Si no, es tiempo de preparar unas cuantas. La verdad que yo tengo las mías, que aunque hayan sido concebidas en el infierno hoy que las veo después de  varios años de descanso de este mal, me recuerdan que Dios construyó un legado a través de ellas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: