“…¿qué te molesta tanto?…”


nino-molesto

Christian Bale (Batman antes de Ben Affleck) es famoso por su temperamento y lo rápido con que se molesta.  Muchos dicen que cuesta creer que un actor tan polifacético y con talento pueda tener un mal genio. Sin embargo, a la hora del trato con la gente, Bale es de lo peor. Cuentan  que alguien hizo un ruido mientras rodaba y él no hizo otra cosa que manifestar una explosión de insultos y amenazas. El actor dejó boquiabierto a todo el que lo pudo escuchar por Internet. Como si esto fuera poco, Bale insiste en que lo llamen por el nombre de su personaje incluso cuando no está filmando. Sus compañeros prefieren llamarlo de otra manera menos publicable.[1]

En la Biblia hay personajes famosos por ser enojados. Jonás, Eliseo, Pablo, Pedro, etc. Sin embargo en esta oportunidad me gustaría hablar sobre una frase que la NIV utiliza en 2 Reyes 5:8 con respecto a Joram  Rey de Israel en el milagro de Naamán el sirio. Joram al recibir un mensaje en donde se le pide que haga un milagro de sanidad de un leproso, se rasga los vestidos y se molesta. La NIV traduce este acto como una pregunta de Eliseo ante la actitud del rey con estas palabras: ¿Por qué se molesta tanto su Majestad?

Me interesa enfocarme en este tema, porque en mi propia vida hay momentos en que me molesto no sólo con las personas sino con las circunstancias que vivo. Y muchas veces esa molestia la he tenido por muchos años. E incluso en variadas oportunidades ha sido trasladada a Dios por la forma en que él ha permitido o permite cosas y circunstancias que me sacan de quicio en mi equilibrio no sólo emocional sino espiritual

¿Es el enojo nada más una emoción que uno siente cuando le pasa algo desagradable?  Dice el sicólogo cristiano el Dr. Dwight Carlson: “El enojo se define en términos generales como un sentimiento fuerte de hostilidad o indignación . . . inducido por un disgusto intenso resultando de una amenaza . . . un insulto, un sentido de frustración, o una injusticia. . .[2]” Los autores Roher y Sutherland comentan, “el enojo es una emoción.  Surge cuando un deseo no se cumple.  Si no se cumple nuestro deseo, [queremos] cambiar esa situación o destruirla[3]”.

¿De qué estaba hecho el enojo de Joram? ¿Porque se sentía tan frustrado que inmediatamente rompe sus vestiduras en señal de desesperación y desamparo de parte de Dios?

Hay por lo menos cuatro elementos importantes en la molestia de uno ante situaciones que se escapan de nuestra mano. Estas cuatro cosas son notadas por Eliseo y de alguna manera les da una perspectiva correcta para que Joram deje de tener esa actitud.

La primera cosa que hace notar Eliseo tiene que ver con la identificación. Eliseo utiliza la pregunta ¿por qué? Esta pregunta busca hacer conciencia en las causas de su enojo. Va al centro del problema. Si no sabemos el porqué de nuestro enojo, difícilmente podremos enfrentarlo. ¿Qué era lo que le molestaba en realidad a Joram? Simplemente le molestaba que le estaban pidiendo algo que a su criterio mostraría su incapacidad. En ese sentido Joram se ve acorralado porque simplemente el percibe que están siendo injusto con su persona. Al escuchar la respuesta de Joram uno puede observar como maneja su frustración. Esa frustración es el elemento que le hace identificar la molestia. Primero estaba la equivocación de lo que podía. Eso significa que el rey de Siria tenía una equivocada percepción de lo que este rey podía o no podía hacer. Cuando la gente te exige cosas de las cuales no estás capacitado para hacer, es obvio que la molestia aflore.  Joram no era Dios y él lo sabía. En ese sentido Joram simplemente no podía hacer las cosas que Dios hace. Mucho de las molestias de las personas y de las mías personalmente provienen de la equivocación de mi persona. Mucha gente en el ministerio exige cosas que simplemente no podemos hacer. Y el peor error es no darse cuenta de eso y pretender hacer lo que no podemos hacer. Segundo estaba la limitación de lo que hacía. Me parece bastante lógico que Joram limite su campo de trabajo e influencia. Observe que él dice que no puede actuar en asuntos de vida o muerte, e incluso en aspectos de sanidad de una enfermedad incurable como lo era la lepra en ese momento. En la primera área es lo que él no era, eso era ser mal entendido. En esta área vemos  lo que él no puede hacer, eso era ser mal comprendido. Creo que muchas de las molestias espirituales y emocionales de las personas, y particularmente de la mía, es precisamente porque la gente mal comprende lo que haces, tus intenciones y te impone cosas y situaciones o trabajos para los que no estás capacitado hacer, o simplemente trabajos a la fuerza que no satisfacen tus deseos y ambiciones. De hecho especialistas dicen que si no te sientes realizado o disfrutas tu trabajo, tu carrera no te hará sentir realizado. Muchas personas renuncian a sus trabajos porque no sienten que estén realizando una contribución significativa a su profesión. ¿Y que de nuestra vida espiritual? Muchas veces nuestra frustración y enojo es precisamente porque simplemente no somos reconocidos o estimulados por la gente que servimos, y lo único que encontramos son exigencias, señalamientos, etc. En tercer lugar estaba la preocupación de lo que temía. Observe que Joram concluye ante una exigencia a la cual él no puede manejar, que simplemente es de mala intención y que lo que se busca es simplemente dañarlo y destruirlo. En pocas palabras el percibe una doble agenda y oculta en la petición que le han hecho. Quizás una de las cosas más dañinas en la molestia de muchos es que uno construye sospechas en el aire, y llegar a creer lo peor y nunca lo mejor. Nuestra vida está tan viciada por la derrota, la sospecha y el pesimismo que simplemente lo mostramos con la molestia y con actos públicos que transmiten nuestra condición. Esos actos son como pequeñas muestras de protesta que simplemente reflejan lo molestos que nos sentimos y lo que experimentamos ante las injusticias que nos hacen. Eso nos lleva al cuarto punto de identificación. En cuarto lugar estaba la manifestación de lo que sentía. Dos actos públicos muestran ya lo que está pasando en Joram. El primero es un acto físico con respecto a su imagen. El texto dice que el “rompe sus vestidos”. Es obvio que dentro de la cultura judía este era un acto simbólico de tristeza, y consternación. So códigos conocidos, y que muestran claramente la situación emocional de una persona. Mucha gente muestra rasgos de tristeza y amargura con expresiones que son señales de su molestia. Muchas veces nosotros podemos estar tan triste con lo que Dios nos está haciendo pasar, y simplemente ya no podemos más y claudicamos mostrando a otros que vivimos una situación insoportable. La segunda manifestación no es física sino verbal. Observe que el rey  se queja enfrente de todos. Nuestra forma de hablar encubre pero demuestra las quejas que tenemos. La queja es el vehículo universal de la molestia, es una manera de escapar a la frustración y una manera de paliar el dolor y la agonía que muchas veces vivimos ante las injusticias y los callejones sin salida. Es la manera en que pretendemos sanar nuestros círculos viciosos de injusticias.

¿Cómo manejamos la molestia? ¿Aún como enfrentamos la molestia, incluso si ésta es con Dios?

He aquí tres consejos que encontré en el pasaje, que me ayudó con mi propia molestia hoy día…

Primero, no olvide…quién es usted. Observe que usted  pertenece a Israel. Y no me refiero a que usted debe hacerse judío. Simplemente antes de asociarlo a la nación judía este nombre tiene un origen especial. Procede del hebreo  y arameo. Yisrâêl, que significa “Dios contiende [lucha]”, “el que lucha con Dios”, “soldado de Dios” o “reinará con Dios.” [4] Eliseo reenfoca a Joram. Su valor no depende de lo que él es, sino de quién está con él. Dios está con nosotros no porque lo sentimos, sino porque él lo ha declarado. ¿Cómo puede saber que Dios está conmigo? Simplemente lo vemos en el pasaje. Está asociado con la expresión “cuando se enteró” vrs. 5:8. ¿Cómo se enteró Eliseo? Simplemente Dios le pasó la carga. Porque no es cualquier hombre quién se entera sino dice el pasaje “Eliseo hombre de Dios”. Dios tendrá esas conexiones espirituales que le mostraran que no se ha olvidado quién es usted.

Segundo, no retire…quién es por usted.  Me da tranquilidad el leer esta expresión en el vrs. 8: “le envió este mensaje” Me entusiasma la idea que Dios siempre está dispuesto a ayudarnos y nos envía “mensajes” que muchas veces los pasamos por alto. Si bien es cierto que muchas veces esos mensajes se tardan, o a veces vienen encriptados con actos raros y extraños, una cosa si es cierta, Dios no dejará de pensar en nosotros y nos hará saber que él está por nosotros. Y si Dios por nosotros quién contra nosotros. Así que nunca retire de su vida y de su molestia la fe, la palabra de Dios y su soberanía. No se aleje de su fuente de autoridad. Si lo hace simplemente la molestia aumentará y será peor.

Tercero, no maneje…lo que no puede hacer usted.  Transfiera el problema a Dios. Observe que Eliseo le dice “mándeme”. Realmente esa palabra es refrescante. ¿A dónde mandamos nuestra molestia? Muchas veces simplemente la retenemos, nos amargamos y ya no somos felices. Observe que Dios ordena que le mande su molestia, ya que él  la podrá manejar mejor que usted. Ese es mi problema por años he tenido mucha molestia por la forma en que he sido tratado y conducido por la vida. Reconozco que hay momentos que molestia ha sido con Dios. He visto con mucho enojo situaciones y condiciones que he considerado sumamente difíciles e injustas. Sin embargo reconozco que simplemente he querido manejar y controlar las situaciones que Dios me he enviado en lugar de confiar y cederle a Dios el control. Y es que cuesta, cuando las cosas van despacio y para arriba. Cuando las cosas retroceden y no ves la luz al final del túnel. Sin embargo Dios pide que le cedamos el control de lo que ya está demostrado que no puedo hacer. Al “mandarle” a Dios nuestra molestia de súbito nos veremos rodeados de su Palabra profética que nos recordará que hay Dios en medio de nuestra lucha y molestia.

Este mundo siempre nos dejará desilusionados con expectativas legítimas no satisfechas.  Y nos vendrán los sentimientos de molestia.  Los demás no nos tratarán ni cómo deben tratarnos ni como queremos ser tratados.  Y nos vendrán los sentimientos de frustración.  Habrá injusticias, calumnias, prejuicios, críticas, y muchas cosas más en nuestra contra.  Y nos vendrán los sentimientos de enojo.  En medio de esta molestia, el Señor Jesús nos promete su paz: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No s e turbe vuestro corazón, ni tenga miedo” (Juan 14:27). “Estas cosas os he hablado para que  en mí tengáis paz.  En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Si vivimos derrotados y dominados por la molestia, el Señor Jesucristo nos invita a entrar en una comunión estrecha con El, en la cual aprenderemos a confiar en su amor y en su control soberano de toda circunstancia adversa.  Sólo Él puede convertir las cosas que provocan la molestia  en oportunidades para experimentar su obra en nosotros.  Dice el autor James Reid, “La salida de las frustraciones de la vida no se encuentra en resentirlas sino en aceptarlas como la esfera de los propósitos de Dios.”  Cuando aceptamos estas cosas como “la esfera de los propósitos de Dios”, la paz de Cristo gobernará nuestro corazón. Espero que de corazón usted pueda experimentar a Dios por medio de esta reflexión y su molestia pueda ser ministrada. Lo anhelo de corazón.

 SI DIOS LE PONE INVERTIR EN ESTE MINISTERIO…GRACIAS POR SU DONACIÓN.

ESTARÁ CONTRIBUYENDO A QUE LA PALABRA DE DIOS SEA DIFUNDIDA EN TODO EL MUNDO…

[1] http://debeverse.com/2015/08/12-famosos-que-en-la-vida-real-son-tremendamente-odiosos/

[2] http://obrerofiel.com/como-manejar-el-enojo-y-la-paz-de-dios/

[3] Ibíd.

[4] http://www.wikicristiano.org/diccionario-biblico/significado/israel/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: