“…Las ventajas de ser invisible…”


Hace unos meses tuve la oportunidad de leer el libro “Las ventajas de ser invisible”, escrito por Stephen Chbosky. Es la historia de un grupo de adolescentes, sobre sus problemas y relaciones en una escuela. El libro describe la forma en que muchos adolescentes lidian con la marginación y el abuso en las aulas. Una de las frases más interesantes del libro es la que el personaje principal Charlie comenta. Él dice: “Vivir al margen ofrece una perspectiva única. Pero siempre llega el momento de entrar en escena y ver el mundo desde dentro”. En varias ocasiones creo que hay muchas personas en la iglesia que tienen como pensamiento precisamente la idea de que hay una ventaja en ser invisible, sobre todo en las cosas de Dios. Sin embargo hay momentos en los cuales Dios nos desafía para que salgamos de ese anonimato. Y parafraseando la novela de Chbosky, “Vivir al margen ofrece una perspectiva única”…pero siempre llega el momento que Dios desea que entremos en escena  y veamos el mundo desde su perspectiva…”

El fin de semana pasado tuvimos una buena ministración de parte de Dios. Es obvio que Dios está interesado en mostrarnos su voluntad. Todos los que estuvimos aquí, recibimos algo de Dios. Incluso se nos mostró una palabra profética para la iglesia. Estoy convencido que está llegando el momento en que como iglesia debemos dejar de ser invisibles y ser visibles en el reino de Dios. Pero para eso necesitamos derribar mucho de nuestras corazas. Debemos permitir que Dios obre abiertamente en nuestras vidas.

Dios me ha estado hablando sobre un pasaje en especial, es un pasaje que simplemente muestra como Dios está interesado en romper las corazas de sus hijos y en especial su iglesia. El texto aparece en el libro de los Hechos 2: 1 y dice el texto: “… Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en un solo lugar. Sin previo aviso se produjo un sonido como un viento fuerte, una fuerza,  nadie podía decir de dónde vino.” (The Message)

¿Cómo hizo Dios para que su gente saliera de su encierro? ¿Cómo hizo para que sus hijos dejaran la ventaja de ser invisibles? Creo que Dios lo hizo a través de tres cosas  que sacudieron los cimientos de la misma iglesia de Jerusalén. ¿Cómo hacemos para que Dios sacuda nuestros cimientos como aquellos hermanos del aposento alto en Jerusalén?

Estos tres eventos pueden ser descritos por las tres preguntas que aparecen en el texto mismo. La primera pregunta es ¿No son todos estos galileos los que están hablando? Esta pregunta nos habla de la esfera de lo elemental. La segunda pregunta es ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye hablar en su lengua materna? Esta pregunta nos lleva a la esfera de lo potencial.  Y la tercera pregunta es ¿Qué quiere decir esto? Esta pregunta nos lleva a la esfera de lo esencial. 

Así que Dios quiere que usted y yo podamos dialogar con esas tres preguntas para poder evaluar si en mi vida lo elemental, lo potencial y lo esencial son las cualidades que mueven mi involucramiento en el Reino de Dios.

  • Reflexionemos en primer lugar la pregunta sobre lo elemental. ¿No son todos estos galileos los que están hablando?

Sir. Ken Robinson, es uno de los más prestigiosos educadores de es este siglo. En su libro el Elemento, establece una teoría muy interesante. Él dice que las personas altamente efectivas en la vida es la que están en su “elemento”. Él dice: “El mundo cambia a una velocidad vertiginosa. Es imposible adivinar cómo viviremos en el futuro: lo único que sabemos es que hará falta mucha imaginación y creatividad para transformarnos y afrontar los nuevos retos. Descubrir el Elemento es recuperar capacidades sorprendentes en nuestro interior, y desarrollarlo dará un giro radical no sólo a tu entorno laboral, sino también a tus relaciones y, en definitiva, a tu vida.[1]

¿Cuál es el elemento de la Iglesia de Dios? ¿Cuál es el elemento de los hijos de Dios? ¿Nos movemos en esas capacidades esenciales que Dios le dio a sus hijos, de tal manera que se están desarrollan de una manera tan auténtica que es imposible dejar de afectar nuestro mundo hoy?

Observe según esta pregunta los discípulos en Jerusalén tenían tres cualidades elementales. En primer lugar tenían naturalidad. Observe la primera parte de la pregunta: “No son todos galileos” Galilea era la división del norte de Palestina en el lado oeste del río Jordán, y es un distrito variado y pintoresco. El nombre originalmente parece haberse referido al territorio de Neftalí. Estaba dividida en alta y baja Galilea, y era bien regada por los muchos manantiales que brotaban entre los montes. La población después del destierro era mixta: elementos arameos, fenicios y griegos mezclados con los judíos. Hablaban de maneras diferentes que los de Judea, y por eso eran menospreciados por ellos. Eran agricultores, rudos y sin cultura, pero esperaban la venida del Mesías con gran expectación. Aquí creció nuestro Señor; en su ministerio recibió la más cordial bienvenida y su apelación encontró una respuesta superior. En este lugar gastó más de la mitad de su ministerio público. Josefo calcula que la población de esta región era como de 3,000.000.  De ahí salieron los profetas Jonás, Eliseo y posiblemente Oseas. Once de los apóstoles eran galileos[2].

El acento del Galileo destilaba, ingenuidad, sencillez y transparencia. Jesús era Galileo. Así que ser Galileo es hablar como Jesús. ¿Uno se pregunta si el acento de lo que habla la iglesia hoy o los cristianos es un acento galileo, o un acento natural?

Observe la naturalidad de la iglesia en Hechos. Eran naturales en su presencia. Esta es la primera referencia a la iglesia. Considera el lugar donde Dios puso a su gente. No estaban aislados en un desierto o encerrados en un bunker. No estaban separados  de la sociedad, sino emplazados justo en el medio, en el corazón  de una de las ciudades más grandes y en el momento del mayor movimiento de todo el año. Y entonces, una vez que Dios los tuvo en el lugar donde los quería, allí los empezó a usar.  Eran naturales en su práctica. Su práctica era comunitaria, participativa, y llamativa. Observe el énfasis en la expresión “todo”.  Por otro lado la palabra “juntos” se puede traducir como una sola suma. Significa que la unidad producía un resultado. No estaban allí formando una masa sin producto. Estaban combinados de tal manera que al juntar los elementos se hacía una “suma” que resultaba en un producto mayor.  La tercera cosa es que eran naturales propiedades. Si observamos lo único que poseían era una “casa”. Era un lugar rentado, según el vrs. 12 es un “lugar donde se alojaban”. La RV describe que era “el aposento alto”. Esto implica muy probable que era el lugar donde Jesús pasó el último momento con sus discípulos. No edificios, no construcciones, no propiedades propias. Sin embargo, Dios los vio con una tremenda calidad. ¿Por qué hemos perdido de vista los elementos verdaderos para el éxito de una iglesia?

Así que la naturalidad en la presencia les hacía notables. La naturalidad en las prácticas les hacía inimitables.  Y finalmente la propiedad les hacía manejables.

¿Qué acentos tienen las iglesias hoy? Por lo menos tres acentos que tratan de sustituir la naturalidad antes  mencionada. Un acento profesional, que procura hacernos notables al estilo del mundo. John Piper en su libro “Brothers We are not Professionals” dice que la razón por la que la palabra “profesional” es extraña al ministerio es por el hecho de que la profesionalización lleva la connotación de una educación, un conjunto de habilidades, y un conjunto de normas y de estrategias definidas que son posibles sin la fe en Jesús o el poder de El Espíritu de Dios que mora en nosotros. El profesionalismo no suele llevar a la connotación de ser sobrenatural. Pero el corazón del ministerio es sobrenatural.[3] Y luego añade: “Hay una manera profesional para crucificar. Pero no hay ninguna manera profesional para  ser crucificado. Había profesionales en el Gólgota. Eran expertos en tortura. Pero Jesús no era uno de ellos.[4] Ahora debemos entender que ser no profesional es sinónimo de ser estúpido. Es decir el cristiano debe ser un buscador de la excelencia en todo lo que hace.  Un acento empresarial que procura sustituir nuestras prácticas. Este es el hecho de ver el ministerio como una empresa, que atiende clientes y que ofrece un producto. Usando las técnicas de comunicación y mercadológicas actuales. Si observamos la opulencia del templo al estilo  palacio en el  Antiguo Testamento enviaba un mensaje de “venga y vea la religión de Dios”. Era como la reina de Saba que vino a Israel y se quedó sin aliento al ver la construcción del templo de Salomón y su riqueza (1 Reyes 10: 5). Sin embargo en  el Nuevo Testamento no se tiene ningún  énfasis en la opulencia, ya que el mensaje era “ve y dí sobre  una relación con Dios”. Aquí te domina el impulso interno. No somos emporios exhibidos como monumentos del éxito. Somos viajeros que caminos como peregrinos en el mundo.  El pueblo de Dios no se inclinará a vivir en palacios ya que  la gran obra del reino sucederá principalmente en los puestos de avanzada en los lugares del enemigo. Un  acento denominacional. Que procura sustituir la propiedad. David Barret y otros, refieren “más de 33,000 distintas denominaciones en doscientos treinta y ocho países…” Estas se refieren a su definición de “denominación cristiana”, sin embargo no incluye a las pequeñas (congregaciones de un par de cientos de personas o menos), lo que incrementaría dramáticamente este número más allá de la imaginación[5]. El acento denominacional es superior a la cosmovisión bíblica. Esta cultura denominacional habla más fuerte con respecto a los dogmas, tendencias y criterios humanos más que la revelación de la Palabra de Dios. Como denominaciones se pretende ser visible a través de las estructuras y las edificaciones.

Aparte de su naturalidad, también encontramos su espontaneidad. Ellos dicen que los Galileos “están hablando”. Ellos no tenían un discurso articulado, sino una expresión espontánea, clara y llena de experiencias de vida.

Unida a la naturalidad, a la espontaneidad, estaba un tercer factor elemental. Esto era sobrenaturalidad. La historia de Hechos nos muestra que a pesar de que ellos tenían humanamente una lengua limitada como galileos, la gente dice “que oyen las maravillas de Dios” a través de la voz de los discípulos. El elemento sobrenatural se refuerza por el hecho sorprendente de que esos individuos, todos procedentes de la cercana Galilea, hablaban fluidamente y sin problemas los idiomas, lenguas y dialectos de trece regiones – o quizás más – siendo estos lenguajes desconocidos para ellos. Es un acontecimiento asombroso, que no puede soslayarse con el argumento de que dichas personas estaban borrachas, y al seguir en esa poderosa sucesión de hechos formidables un vibrante mensaje del apóstol Pedro, tres mil personas se vuelven seguidoras de Jesús de Nazaret, ausente ya, pero sobrenatural y misteriosamente presente. La noche del día de Pentecostés, tres mil personas formaban ya lo que Jesucristo llamó su “Iglesia”, y que más tarde se conocería como “Cristiana”. Pentecostés ha excitado la imaginación, y despertado profundos anhelos del corazón en cristianos evangélicos de varias generaciones, en los últimos poco más de cien años. La imaginación y el anhelo de una Iglesia Cristiana menos formal, menos ceremonial y menos dogmática; una iglesia sencilla y fervorosa, pero fundamentalmente dotada de poder espiritual sobrenatural, por el libre y soberano ejercicio de la voluntad de Dios por medio del Espíritu Santo en la vida cristiana individual y congregacional o colectiva; un poder espiritual que sea una realidad siempre presente, y que capacite a las sucesivas generaciones de cristianos para honrar – por una vida de santidad – su profesión de fe cristiana, y llevar adelante, en todo tiempo y todo lugar, la gran comisión de evangelizar al mundo. Pentecostés señala el inicio de una era, la era de la Iglesia Cristiana.

  • Reflexionemos en la segunda pregunta sobre lo potencial. ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye hablar en su lengua materna?

¿Qué fue lo que capacitó a un grupo de personas amateur para poder comunicarse con toda  una multitud de diferentes nacionalidades?  Primero su flexibilidad. La expresión importante aquí es “de repente”. En algunas traducciones se traduce con “sin previo aviso”. Eso significa que estaban abiertos al mover y la agenda de Dios. Ellos simplemente estaban esperando que Dios les diera instrucciones. No estaban siguiendo un esquema rígido. No ponían sus agendas y le decían a Dios que hacer. Así Dios se manifiesta de una manera repentina y de forma vigorosa. Es lo que se está diciendo con respecto a una iglesia líquida. Que es un  término para describir una iglesia informal, flexible, viva, capaz de adaptarse al medio, en contraste con la iglesia formal, estructurada, rígida y con poca capacidad de adaptase a las necesidades de un medio cambiante. También se utiliza como sinónimo de iglesia orgánica, en oposición a la iglesia organización. Las organizaciones, en tanto que construcciones humanas están sujetas a las leyes del tiempo, la cultura y la sociología. Los organismos, en tanto que son vivos, tienen la capacidad de adaptarse a los entornos y medios cambiantes. Las estructuras mueren, son simplemente medios al servicio de un fin, formas al servicio de una función. La vida siempre encuentra su camino en medio del caos, el desorden y el cambio. Es interesante que la iglesia es descrita en la Biblia como un organismo vivo, nosotros, continuamos insistiendo en describirla en términos de una organización. Por eso me sorprende la frase de Jesús, donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Una iglesia es, simple y sencillamente, un encuentro de gente en el nombre de Jesús. ¡Qué verdad tan simple y poderosa! ¡Qué capacidad puede tener una iglesia así de adaptarse a cualquier medio o entorno para servir y producir impacto! La iglesia no necesita definirse ni por estructuras, ni por edificios, ni por doctrinas, ni por su liderazgo, sino por el hecho de que allí donde la gente se reúne en el nombre del Maestro de Nazaret, allí Él está presente, santificando aquella asamblea y convirtiéndola en su iglesia. En segundo lugar está su sensibilidad. La expresión es “se les aparecieron”. La expresión es “optanomai”, esta frase implica una manifestación visible de la presencia de Dios. La iglesia era sensible a la labor del Espíritu Santo. Esa sensibilidad implicaba manifestaciones, expresiones, y sensaciones espirituales que hacían todo un conjunto de vida orgánica nueva en la iglesia de Jerusalén. El Espíritu Santo vino sobre ellos de repente. Bienvenido al mundo de los Hechos y al “repentino” Espíritu de Dios, libre y soberano, nunca subordinado  al calendario ni las formas. Fuego y viento ahora. Un terremoto que hace temblar las casa más tarde. El sonido agudo y rápido y susurrante del viento. Su disponibilidad. El Espíritu Santo vino, primero como viento, y después se apareció como lenguas pequeñas de fuego, “asentándose sobre cada uno de ellos”. No fue una gran antorcha para toda la habitación, sino llamas individuales  asentándose en cada una de las personas. Y entonces pasó lo inesperado. Andrés describiendo la gracia de Dios a un egipcio. Tomás explicando el amor de Dios a los romanos. Bartolomé citando el salmo 23 a los cretenses. Juan relatando la historia de la resurrección a los capadocios. La iglesia debe ser sensible para descubrir la lengua de Dios y traducirla a la audiencia para contar las maravillas del evangelio.

  • En tercer lugar reflexionemos la pregunta sobre lo esencial. ¿Qué quiere decir esto?

Esta es una buena pregunta. Una ciudad abarrotada. Seguidores persistiendo en la oración. Viento rápido y fuego que viene del cielo. Quince naciones representadas en una sola congragación. Los discípulos hablando como expertos traductores de las Naciones Unidas. ¿Qué podía significar esto? Al menos una cosa: Dios ama a todas las naciones. El ama los iraquíes, los somalíes, los israelíes, los neozelandeses, los salvadoreños, los pandilleros, etc. El siente una pasión al rojo vivo por cosechar a sus hijos  de cada jungla, de cada vecindario, pueblo y suburbio. Su visión para el final de la historia incluye “gente de toda raza, lengua, pueblo y nación” (Apocalipsis 5:9 NVI). Dios desea proclamar su grandeza en todas las 6909 lenguas existentes hoy en el mundo. Dios nos enseña el vocabulario de las tierras lejanas, el dialecto de las personas desanimadas, la lengua vernácula del corazón solitario y el idioma de los jóvenes estudiantes[6]. Dios equipa a sus seguidores para cruzar culturas y tocar corazones. Pentecostés hace esta promesa: si estás en Cristo, El Espíritu de Dios hablará a través de ti. Deja que Dios te quite la coraza. Y cuando lo haga, no pierdas la oportunidad de descubrir  cuál es tu lenguaje.

Solamente hay que estar abiertos a Dios como creyentes y como iglesia para convertirnos en traductores de las maravillas de Dios.

Como poder dejar de ser invisible en el plan de Dios. Primero debemos regresar a lo elemental, descubrir nuestra vocación y pasión de la obra de Dios. En segundo lugar debemos desarrollar el potencial que Dios ha puesto en nuestras vidas y finalmente dedicarnos a una vida esencial, buscando complacer a Dios y dejando que el use nuestra vida y  permitiendo que nos de nuestro propio lenguaje para compartir las maravillas de Dios.

Wilhem quería predicar. A los 25 años tenía en la vida la experiencia  suficiente para saber que estaba hecho para el ministerio. Vendió objetos de arte, enseñó idiomas, se encargó  del comercio de libros, podía ganarse el pan de todos los días. Pero eso no era su vida. Su vida estaba en la iglesia. Su pasión estaba con la gente. Entonces esa pasión lo llevó a los yacimientos de carbón del sur de Bélgica. Allí en la primavera de 1879, este holandés  comenzó su ministerio  entre los simples  trabajadores de Borinage.   Un día su superior llegó a visitarlo. El estilo de Wilhelm lo impresionó. El usaba un sobretodo de soldado, sus pantalones estaban hechos  con trapos y vivía en una simple cabaña. Además Wilhem le daba su salario a la gente. “Usted luce más lastimosamente que las personas que bien aquí que les enseñe”, dijo. Wilhem le preguntó si Jesús no hubiera hecho lo mismo, pero su interlocutor consideraba que esa no era la apariencia apropiada para un ministro. Entonces despidió a Wilhem del ministerio.  El joven estaba devastado. Sólo quería construir una iglesia. Sólo quería hacer algo bueno. Solo quería honrar a Dios. ¿Por qué Dios no le permitió hacer ese trabajo?[7] Wilhem estaba muy dolido y con ira.  Estuvo semanas en una pequeña ciudad, sin saber qué hacer. Pero luego ocurrió lo más extraño. Un atardecer, notó a un viejo minero torcido bajo el enorme peso del carbón que acarreaba. Impresionado por la pena, Wilhem  tomó de su bolsillo  un trozo de papel  y comenzó a bosquejar la cansada figura.  Su primer intento fue tosco, pero después probó de nuevo. No lo sabía, el mundo no lo sabía, pero Wilhem en ese preciso momento, descubrió su verdadero lenguaje, su propia vocación. No a la ropa de un clérigo, pero sí a la camisa de un artista. No al púlpito de un pastor, pero sí a la paleta de un pintor. No al ministerio de las palabras, pero sí al de las imágenes. El hombre, el líder, no rehusó a convertirse en el artista que el mundo no pudo resistir: Vincent Wilhem Van Gogh.  Simplemente deje que Dios descuba su propia lengua para que lo use en relatar las maravillas de Dios.

[1] Robinson, Ken. El Elemento: Descubrir tu Pasión Lo Cambia Todo. Ed. Conecta. España 2010. Pág. 45

[2] https://csalazar.org/2010/01/20/galilea/

[3] http://document.desiringgod.org/still-not-professionals-en.pdf?1446648197

[4] Ibid.

[5] https://bibliaytradicion.wordpress.com/6protestantismo/6433000-denominaciones-protestantes-y-contando/

[6] Lucado, Max, Más Allá de tu Vida. Grupo Nelson USA, 2010. Pág. 31

[7] Lucado, Max. Enfrente sus Gigantes: Grupo Nelson. Usa. 2010. Pág. 163

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: