“…Cuando el Diablo invade tu huerto…”


Alguien me contaba sobre como su padre le amenazaba acerca de no dañar el huerto que tenía en el patio de su casa. “No hagas daño en el huerto”, le decía. Puedes jugar con la pelota en el patio. Puedes correr en el callejón. Puedes construir una fortaleza en el árbol. ¿Pero el huerto? Déjalo tranquilo. Parece que el huerto era pequeño, más o menos del tamaño de un armario empotrado. Allí no se cultivaba  nada extraordinario, excepto menta, cuyas hojas usaban  remojadas en el té frío del verano. Aunque las hortalizas eran sabrosas, no necesitaban  cultivarlas. Podían comprarlas en el mercado. Entonces, ¿para qué el  papá insistía en tener un huerto? Simplemente le gustaba ver vida. Y es que un huerto es un lugar de vida, un lugar donde los retoños revientan y las plantas rompen la tierra. Un lugar de ejotes y flor de izote y plantas de tomate. Un lugar digno de amor y protección. Las flores son frágiles. Las plantas son preciosas. Por eso, se debe sacar la maleza y ahuyentar las sabandijas. Colocar una una valla. Sembrar  un cerco vivo. O incluso hacer un espantapájaros.

Y es que en verdad esa frase todavía resuena en mi mente: «Hijo, sea lo que sea que hagas, no pisotees el huerto».

La Biblia es la historia de dos huertos. El de Edén y el de Getsemaní. En el primero, Adán tuvo una caída. En el segundo, se levantó Jesús. En el primero, Dios buscó a Adán. En el segundo, Jesús buscó a Dios. En Edén, Adán se escondió de Dios. En Getsemaní, Jesús se levantó del escondite de la muerte y salió a luz. En Edén, Satanás llevó a Adán a un árbol que lo llevaría a la muerte. Desde Getsemaní, Jesús fue a uno que nos lleva a la vida. A Satanás nunca lo invitaron al huerto de Edén. No pertenecía a ese lugar. Tampoco lo querían allí. Se deslizó como una serpiente en el huerto de Dios e infectó a los hijos de Dios. Y eso es lo que ha hecho desde entonces. ¿No se ha deslizado también por unos pocos de nuestros huertos santos? ¿Cómo lo hace? ¿Cómo lo está haciendo hoy?Primero me gustaría ver tres amenazas que el enemigo usa para violentar tu huerto.

Un breve estudio revela que Satanás ha implementado un poderoso golpe. Ha reclutado la fuerza de cada grupo importante del drama en el que participan romanos, judíos y apóstoles. La Biblia nos relata estas circunstancias de la siguiente forma:  Así que Judas llegó al huerto, a la cabeza de un destacamento[a] de soldados y guardias de los jefes de los sacerdotes y de los fariseos. Llevaban antorchas, lámparas y armas” Juan 18:3 NBD

Primero está la amenaza encubierta. Dice el texto que Judas “llegó …a la cabeza…” Lo pertinente de este relato es el hecho que Judas era uno de los doce. El era una persona que participaba directamente no sólo de la comunión con Cristo sino de una intimidad especial. Muchas veces el enemigo se desliza por medio de las personas a las que estimamos, que están a nuestro lado. Son una de las mejores herramientas para dañar mi huerto. Este tipo de amenaza  es frustrante. Porque lidiamos con la adversidad dentro de nosotros mismo.  Segundo está la amenaza descubierta. Observe que se utiliza la frase : “un «grupo de soldados». La palabra en griego es speira . Esta palabra tiene tres significados posibles. Quizás se refiera a la cohorte romana de trescientos hombres. O a lo mejor se refiere a la caballería y a la infantería que entre ambas totalizan mil novecientos soldados. O tal vez describe un destacamento conocido como un manípulo, compuesto de doscientos hombres . ¡Sorprendente! Siempre tuve la impresión de que los que arrestaron a Jesús fueron un puñado de soldados. Estaba equivocado. ¡Al menos despacharon doscientos soldados para enfrentar a un carpintero solo y sus once amigos! Este tipo de amenaza  es estresante. Observe el oleaje de presión y estrés que se le vino a Jesús en ese momento. Tercero está la amenaza recubierta El texto nos habla también había presentes «algunos guardias». Eran la policía del templo. Tenían la tarea de cuidar los lugares sagrados durante los días de más actividad en el año. Sin duda eran los mejores de Israel. Muchas veces el enemigo nos invade con cosas dañinas recubiertas de religiosidad o de una apariencia benévola y de autoridad sobre todo religiosa. Este tipo de amenaza es desgastante. Estos tres elementos como son la frustración, el estrés y el desgaste pueden llevarnos a que el enemigo tome control de nuestro huerto   En segundo lugar debemos observar no sólo las amenazas, sino también los ataques

El pasaje establece que los que llegaron al Getsemaní llevaban tres tipos de cosas en sus manos. La primera es la expresión antorcha. La expresión que se utiliza es “phanos” y es la única vez que se utiliza en todo el NT.  Se refiere a una luz brillante, y que es cargada en la mano con el propósito de hacer ver la presencia de las personas. Es decir era para identificar la presencia de una persona en la noche. Esta antorcha era para Jesús una señal de que el enemigo estaba presente y acercándose a Su persona. Muchas de las armas del enemigo tienen que ver con esta estrategia, el hacernos ver que está presente, que está cerca y que es visible a nuestra debilidad  en la vida.  La segunda expresión lámpara. Y en griego es “lampas” y se refiere un instrumento más pequeño que se usaba para identificar a alguien de cerca. Este tipo de arma demuestra que se usaba para buscar y tratar de identificar algo o alguien mejor. Era como la prueba que saca a luz el objeto o la persona que se buscaba. Así que la primera arma tiene que ver con mostrarte la presencia del mal de una manera cercana en nuestra vida, y la otra es para examinar nuestra vida y tratar de sacar a la luz quiénes somos. La tercera expresión es armas En griego la expresión es “hoplon”. La palabra hoplon, de la que se creía que procedía hoplita, significa “armamento”, en general. De tal manera que el hoplita era el hombre armado. Esta arma demostraba que el enemigo venía para hacerte la guerra y dañarte. El enemigo tendrá todo tipo de armas para destruir nuestra vida.    En tercer lugar debemos de observar no solo las amenazas,  los ataques sino también   las  armas que poseemos.

Estas armas que poseemos vienen por declaraciones de fe y de autoridad que podemos ejercer en la presencia del enemigo. La primera declaración: batallamos desde la victoria y no por la victoria. El infierno debe de haber estado feliz con este ataque a Jesús. No había forma de que Jesús escapara. Satanás selló todas las salidas. Sus lugartenientes vislumbraron cada movimiento, excepto uno. Jesús no tenía intención de salir corriendo. No pretendía escapar. No había ido al huerto a esconderse. Y al que encontraron entre los árboles no fue a un cobarde; sino a un conquistador. Fíjese en el diálogo que se produce: Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: —¿A quién buscáis? —A Jesús de Nazaret—le contestaron. Dijo Jesús: —Yo soy. Judas, el que le traicionaba, estaba también allí con ellos. Cuando Jesús les dijo: «Yo soy», se echaron atrás y cayeron al suelo. Volvió a preguntarles: —¿A quién buscáis? Repitieron: —A Jesús de Nazaret. Jesús les dijo: —Ya os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad que los demás se vayan ( Juan 18:4–8 ).

Notable. Estaban parados a escasos metros de Él y no lo reconocieron. Ni siquiera Judas se dio cuenta quién estaba frente a ellos. Maravillosa verdad. Ver a Jesús es más que una cuestión de vista; es algo del corazón. El enemigo está junto a Jesús y no se da cuenta. Él se revela ante ellos: «Yo soy». Su voz da contra el primer dominó y los derriba a todos. Si el momento no hubiera sido tan solemne, habría sido jocoso. Estos son los mejores soldados al servicio del mejor plan de Satanás; pero bastó una palabra de Jesús para que cayeran todos al suelo. La guardia romana viene a ser la policía chistosa de las películas antiguas. Doscientos hombres de guerra caen en medio de un ruido de escudos, espadas y faroles. Recuerde siempre esto cuando Jesús habla, Satanás cae derribado. La segunda declaración es dirigimos desde la victoria y no de la derrota. No importa a quién haya reclutado el demonio. No importa que se haya infiltrado en el gobierno. No importa que haya seducido en el templo. No importa si ha enrolado a uno de los iniciales y selectos apóstoles. Lo mejor de Satanás se derrite como cera ante la presencia de Cristo. Jesús tiene que preguntarles de nuevo a quién andan buscando: «¿A quién buscáis?» Cuando le responden que buscan a Jesús de Nazaret, les da instrucciones, diciendo: «Si me buscáis a mí, dejad que los demás se vayan». ¿Qué te parece? ¡Jesús dándoles órdenes! ¿Mandando un judío a un romano? ¿Un renegado imponiendo a la guardia del templo? Nos volvemos hacia el comandante, en espera de una respuesta. Miramos a Judas, en espera de una réplica. Ponemos atención, en espera de que alguien haga el anuncio: «¡Tú no estás a cargo de este operativo, nazareno! Detendremos a quien nos plazca». Pero no sólo guardan silencio, sino que obedecen. Los apóstoles quedan libres. Muchos actores aparecen en el escenario de Getsemaní. Judas y su traición. Pedro y su espada. Los discípulos y su miedo. Los soldados y sus armas. Y aunque estos son importantes, no son fundamentales. El encuentro no es entre Jesús y los soldados; es entre Dios y Satanás. Satanás intenta penetrar incluso en este otro huerto, pero Dios se pone en pie y Satanás no tiene salida. La tercera declaración  es que celebramos la victoria por la presencia de Cristo y no por que ganemos la batalla.  No pase por alto el mensaje: Porque no estamos luchando contra gente de carne y hueso, sino contra malignas fuerzas espirituales del espacio, las cuales tienen mando, autoridad y dominio sobre este mundo oscuro ( Efesios 6:12 ). Precisamente para esto ha venido el Hijo de Dios: para deshacer lo hecho por el diablo ( 1 Juan 3:8 ). No pase por alto las promesas: Satanás cae ante la presencia de Cristo. Una palabra de sus labios, y el ejército más poderoso del mundo se desbarata. Satanás calla ante la proclamación de Cristo. Ni una sola vez habló el enemigo sin que mediara una invitación de Jesús. Satanás no tiene nada que decir delante de Cristo. Satanás está indefenso ante la protección de Cristo. «No he perdido ninguno de los que me diste» ( Juan 18:9 ). Cuando Jesús dice que Él te guardará seguro, es porque lo hará. El infierno tendría que pasar a través de Él para que llegara a ti. Jesús puede protegerte. Cuando Él dice que te va a llevar a casa, Él te llevará a casa.

 Unas palabras finales…

Permíteme concluir este capítulo con una pregunta importante. ¿Ha invadido Satanás el  huerto de tu vida? ¿Ha profanado una parte santa de tu mundo? ¿Tu matrimonio? ¿Tu pureza? ¿Tu honestidad? ¿Ha arrebatado alguna rosa que Dios te dio? Si es así, deja que Jesús lo recupere. En el día de hoy. Ahora. Satanás no tiene autoridad sobre ti. Si ha invadido un huerto de tu vida, invita a Jesús a que lo recupere. Abre las puertas a Dios. Él entrará y hará lo que hizo en Getsemaní. Orará y te  protegerá…

 

 

Anuncios

Un comentario sobre ““…Cuando el Diablo invade tu huerto…”

Agrega el tuyo

  1. Saludos mis amados Hermanos, estoy de acuerdo con Ud. cuando afirma que “cuando Jesús el Señor habla, satanás cae derribado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: