El libro de Dios dice lo siguiente: “…Caía la noche cuando la paloma regresó, trayendo en su pico una ramita de olivo recién cortada…” Génesis 8:11 (NBD)

Hay etapas en la vida en que al igual que Noé lo único que ves es agua. Como que es tu tema principal, es lo que te rodea, lo que respiras y por sobre todo lo que te inmoviliza. Ya no quieres ver agua pero simplemente no te puedes deshacer de ella. Sobre todo cuando caes en la cuenta que esa agua está allí porque Dios lo ha ordenado y sólo desaparecerá al mandato de su soberana voluntad. Tu barco está rodeado de agua. Agua. Agua al norte. Agua al sur. Agua al este. Agua al oeste. Agua. Incluso ya  ni  te acuerdas  cuando viste  otra cosa. Al igual que Noé por semanas te estarás preguntando: ¿Cuánto tiempo va a durar esto? Y es que llovió por cuarenta días. Estás flotando durante varios meses. Comes la misma comida, hueles  los mismos olores, y miras las mismas caras durante varios meses. Y Llega un momento en que ya no sabes  de qué hablar. Al final tu barco se detiene, pero sigues viendo la tierra  llena de agua.  ¿Qué haces? ¿Cómo reaccionas? Es obvio que hasta el más fuerte y devoto pierde la esperanza. ¿Pero como te la devuelve Dios? ¿Cómo vuelves a creer?

Bueno tratas de adivinar que está pensando Dios. Así que Noé envió un cuervo en una misión de exploración, y nunca regresó. Envió una paloma. Regresó temblorosa y agotada, sin haber encontrado ningún lugar para posarse y dormir. Esto como que agrega un poco más de ansiedad a tu inquietud y estado de ánimo. ¿o no? Entonces, justo esa mañana, Noé volvió a intentarlo. Sacó una paloma de las entrañas del arca y subió por la escalerilla.  Al besar el pecho del ave, sintió cómo le latía el corazón. Si se hubiera puesto una mano sobre su propio pecho habría sentido lo mismo. Despidió a la paloma con una oración, y estuvo mirándola hasta que apenas parecía un puntito en el cielo.  Allí va tu anhelo , en las alas de una pequeña ave.

Si uno continúa leyendo la narración el texto señala que Noé se pasó el día esperando el regreso de la paloma. Entre una tarea y otra, abría la escotilla y buscaba. El viento le movió el pelo, ya lleno de canas. El sol le calentó la cara, que mostraba las huellas de la edad. Pero nada logró alentarle el corazón apesadumbrado. No vio nada en todo el día. Ni por la mañana. Ni después de comer. Ni por la tarde.  Ahora el sol se está poniendo, el cielo se está oscureciendo, y subió a mirar por última vez, pero todo lo que ve es agua. Agua. Agua al norte. Agua al sur. Agua al este.

!Qué frustración! No omito pensar que todos sabemos lo que es es esto. Hemos  estado parados en el mismo lugar que Noé. Hemos conocido un montón de inundaciones. Inundado de dolor en el cementerio, estrés en la oficina, enojo por alguna incapacidad física en tu cuerpo o por la incompetencia de nuestra familia . Hemos visto crecer las aguas, y probablemente también hemos  visto ponerse el sol sobre nuestras  esperanzas… En pocas palabras  hemos estado en el arca de Noé. Y hemos  necesitado lo mismo que necesitó Noé: un poco de esperanza. No pedimos que nos rescate un helicóptero, pero sería muy agradable oír uno. La esperanza no promete una solución instantánea, sino la posibilidad de que exista alguna. A veces lo único que necesitamos es un poco de esperanza. Eso era todo lo que Noé necesitaba. Y eso fue lo que recibió. ¿Que hace Dios para darte esperanza? Se esmera en las pequeñas cosas con grandes promesas. Te regala una hoja de olivo. Así es como lo escuchas…una hoja de olivo. Y es que para Noé hubiera sido suficiente alegría recibir a la paloma, pero ¡la hoja! Esta hoja era algo más que vegetación. Era una promesa. La paloma traía algo más que un trocito de un árbol; traía esperanza. ¿No es eso la esperanza al fin y al cabo? La esperanza es una hoja de olivo; evidencia de tierra seca después de una inundación. Es una prueba para el que sigue a Dios de que vale la pena arriesgarse a seguirlo. ¿que enseñanza podemos extraer de este pasaje, que nos motive a tener esperanza? Escuche una vez más lo que dice el texto: “Caía la noche cuando la paloma regresó, trayendo en su pico una ramita de olivo recién cortada…” Génesis 8:11 (NBD)

La esperanza de Dios nos alimenta (caía la noche); también nos alienta (la paloma regresó) por otro lado nos  apacienta  (trayendo en su pico una ramita) y finalmente nos sustenta  (de olivo recién cortado)

Veamos cada uno de estos principios detrás de la ramita de olivo, el símbolo de la esperanza de Dios para los que vemos nada más que agua.

En primer lugar la esperanza de Dios nos alimenta. La porción del texto nos dice que “caía la noche”. Esa esperanza alimenta  corazones desesperados. Es decir hemos perdido ya la fe. Me imagino que a estas alturas del día, Noé ya habría perdido la esperanza de que la paloma regresara. También esa esperanza nos alimenta en pensamientos inesperados. La “noche”  ha tomado ya el control, es el momento en donde estamos más cansados, donde no podemos ver bien y simplemente lo que queda es dormir. El pensamiento es ya no luchar, sino ceder a la pasividad. Son momentos en que pensamos que hemos perdido ya el día y la noche es lo único  que nos queda, la última etapa del día en que pensamos simplemente rendirnos al sueño. Esa esperanza también alimenta ojos desenfocados.  Es obvio que uno puede ver mejor en el día que en la noche. Noé tuvo que afinar su visión, enfocarse en la paloma que había enviado, a pesar de que la noche podía ocultar su presencia, Noé supo verla en medio de su oscuridad.

Así que la esperanza de Dios alimenta a todo aquel que tiene un corazón desesperado, pensamientos inesperados y ojos desenfocados. Dios quiere que entendamos que a pesar de que la noche ha caído y estamos rodeados de agua, en los pequeños detalles el nos envía un mensaje de esperanza.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: