Catadores de Mensajes


Si hay una cosa que a los evangélicos nos agrada en gran manera es celebrar y comer. Siempre deben estar presente en todas las cosas que hacemos. Aniversarios, bodas, cumpleaños, jornadas de capacitación, tiempos especiales, navidad, etc. Nombrelo usted y la comida y la tertulia estarán presentes. Sin embargo siempre cabe preguntarnos si ¿la manera en que celebramos es diferente a la manera en que el mundo celebra? Hay varios elementos que debemos tomar en cuenta para entender como los cristianos celebramos.

Cuando nos reunimos a festejar le damos CENTRALIDAD a la Palabra de Dios. 

Observe que el vrs. 1 establece que la razón por la que se juntaron era para darle primer lugar a la Palabra de Dios. En ese momento, Nehemías convocó una reunión especial en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas, dentro de las murallas reconstruidas de Jerusalén. “. . . y se juntó todo el pueblo como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta de las Aguas.” (Nehemías 8:1).  Había 42,360 Israelitas presentes en esta reunión.  Junto a ellos estaban 7,300 sirvientes, incluyendo 245 cantores. En total, cerca de 50,000 personas estaban allí reunidas. Lo primero que se hizo fue predicar la palabra de Dios.  Dice la Escritura que el pueblo estaba hambriento por oír la palabra: “…y dijeron a Esdras el escriba que trajese el libro de la ley de Moisés… Y el sacerdote Esdras trajo la ley delante de la congregación, así de hombres como de mujeres y de todos los que podían entender.” (8:1-2). No hubo necesidad de obligar la palabra de Dios en este pueblo.  Este pueblo tenía hambre por la palabra de Dios.  Y estaban dispuestos a someterse a la autoridad de la palabra de Dios.  Deseaban ser gobernados por ella, y que sus vidas se amoldaran a su verdad.

¿Cómo sabemos que una iglesia le da centralidad a la Palabra de Dios?

La primera cosa que veo es intensidad. Sorprendentemente, Esdras predicó a esta muchedumbre por espacio de cinco a seis horas – “desde el alba hasta el mediodía.” (8:3).  Y nadie se fijó en la hora. “…Y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la ley.” (8:3).  Este pueblo estaba cautivado totalmente por la palabra de Dios. Esto significa que ellos tenían plenamente rendido su tiempo, su devoción y su prioridad a escuchar la Palabra de Dios.

Recuerden la extensión del tiempo. Hoy en nuestras reuniones somos muy estrictos con el tiempo. Escogemos sólo fragmentos de lo que queremos oir. Venimos tarde y salimos temprano. Deseamos que no haya mucho tiempo porque no nos fusta salir tarde de nuestros cultos. Lo interesante es que el tiempo nos importa solamente cuando hacemos las cosas para Dios. Pero cuando son nuestras cosas, cuando hacemos plata, cuando nos divertimos, cuando vamos de viaje, pareciera que el tiempo no importa. ¿Porque es que el tiempo no importa afuera y su para Dios? Saben porque porque el tiempo que le damos a Dios lo consideramos como una obligación o tradición  pero el tiempo que damos afuera es una satisfacción. 

La segunda cosa que veo es necesidad  Puede observar que el texto en tres oportunidades destaca la expresión “estaban atentos” (vrs.3) “estuvo atento” (vrs. 5) “estaba atento en su lugar” (vrs. 7).

¿Porque la gente pierde la atención en el desarrollo de la exposición de la Palabra de Dios? ¿Cuáles son hoy por hoy los distractores? ¿Que demuestra en una persona al exponer la Palabra de Dios esté haciendo otra cosa y concentrado en otra cosa? Simplemente han perdido el concepto de la honra. La palabra  clave aquí es honra. La palabra griega para honra es time. La definición simplista y literal de time (honro) es “una valoración”. Cuando le dice la palabra time a un hombre griego, él piensa en algo valioso, precioso, de peso, como el oro. Piense: usted no mete oro en el cajón donde tiene basura; más bien le asigna un lugar de honra. Otros definiciones de honra son: apreciación, estima, consideración favorable, respeto. A veces, para entender mejor una palabra hay que ver su contrario. El antónimo de honra es deshonra. La palabra griega es atimia. Algunas de sus definiciones son: no mostrar respeto o valor; tratar como común, ordinario o nimio. Cuando le habla de deshonra a un hombre griego, él pensaría en algo común, ligero y que fácilmente se disipa, como el vapor. Una forma más fuerte de deshonra es ser tratado vergonzosamente y hasta humillado. Al ver los diccionarios y comentarios griegos, se descubre que la honra puede demostrarse en actos, palabras y hasta pensamientos. Pero toda verdadera honra se origina en el corazón.Por eso Dios dice: “Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres (Isaías 29: 13). Observemos que Dios dice: “Su temor de mí”. La verdadera honra surge de un corazón que teme a Dios. Simplemente se ha perdido el sentido de peso de lo que Dios dice y de el contenido de su Palabra. Estamos tan acostumbrados a escuchar que no hay ningún sentido de expectación de sorpresa y de estupor cuando nos acercamos a Dios. El problema de la necesidad se da en nuestros corazones, simplemente porque venimos con la mentalidad que Dios nos necesita y no nosotros necesitamos a Dios. 

La tercera cosa  es expresividad Es impresionante que el vrs. 6 dice que todo el pueblo “respondió”. Entienda que son casi 50,000 personas expresando su fe, su sentir, su emoción. La expresión es espontánea, es emocional, pero también es espiritual y es física. A veces Esdras estaba tan emocionado por la palabra que se detenía para “bendecir al Señor, el gran Dios”.  La gloria del Señor descendió poderosamente, y todos levantaron sus manos para alabar a Dios: “Y todo el pueblo respondió: ¡Amén! ¡Amén! Alzando sus manos.” (8:6).  A medida que leían algunos pasajes específicos: “se humillaron, y adoraron a Jehová inclinados a tierra.” (8:6)]. El pueblo se humilló y se quebrantó ante Dios en arrepentimiento.  Luego de un rato, se volvieron a poner en pie para continuar oyendo la palabra de Dios. Por favor, noten, que esta reunión no incluía historias para levantar la atención del pueblo.  No había manipulación desde el púlpito ni dramáticos testimonios.  No había ni tan siquiera música.  Sencillamente, este pueblo solo tenía oídos para escuchar todo lo que Dios tenía que decirle.

Creo que el Señor desea moverse entre su pueblo hoy en día de la misma manera.  Y veo su Espíritu moviéndose en las iglesias que tienen hambre por su palabra. Y también veo en iglesias parte de la congregación constantemente mirando el reloj antes del sermón.  Entonces, cuando el pastor da el “Amén” final, comienza el desalojo del templo en una loca carrera por llegar al estacionamiento lo más pronto posible.  En esa iglesia no hay verdadero gozo.   Así que, ¿cómo esperamos que pecadores en necesidad deseen ser parte de ella? El problema de la expresividad se da porque nos honramos más a nosotros que honramos a Dios.

 En segundo lugar cuando nos reunimos a festejar damos  con GENEROSIDAD al pueblo de Dios 

Me encanta de la manera en que lo pone Nehemías. En el vrs. 10 Nehemías les autoriza para que vayan y disfruten todo lo que Dios les ha dado ya que hay una gran bendición de parte de Él. ¿Cómo se observa que un pueblo de Dios es generoso?

Un pueblo de Dios generoso es festivo. Observe que se les autoriza para comer y beber. Esdras le dijo a la multitud: “Ustedes han estado entusiasmados con la palabra de Dios – hambrientos por ella, amándola, permitiendo que penetre en su corazón.  Se han arrepentido, llorado y entristecido – y Dios se ha complacido contigo.  Pero llegó el tiempo de regocijarse.  Saca tu pañuelo y seca tus lágrimas.  Este es el tiempo para gran gozo y alegría.” La gloria del Señor descendió sobre Israel y el pueblo pasó los próximos siete días regocijándose: “Y todo el pueblo se fue a comer y a beber, y a obsequiar porciones, y a gozar de grande alegría, porque habían entendido las palabras que les habían enseñado.” (Nehemías  8:12). La palabra hebrea para “alegría” aquí significa regocijo, gozo, júbilo, contento.  Esta clase de alegría no es tan sólo el sentirse bien, sino que un gozo interior, una exuberancia profunda.  Esa expresión de gozo puede que se vea diferente en cada uno de nosotros, porque toma lugar bien adentro de nosotros.  Pero es claro para los que están alrededor de nosotros que nuestro genuino gozo viene del cielo.  Observe que el texto dice “comed grosura”. Esta expresión no es para la grosura que Dios prohibió que el pueblo comiera. (Levíto3:16) Es otra expresión que habla de carne aceitosa, preparada, o una carne de gran gusto.

Un pueblo de Dios generoso es solidario. “Enviad porciones  a los que no tienen nada preparados”¿Qué enseña esta frase tan pequeña pero profunda a las celebraciones comunitarias en el pueblo de Dios? ¿Cuál es un llamado a la iglesia del Señor con esta pequeña revelación textual? Primero es un llamado a la sensibilidad. El hecho que usted esté bien no quiere decir que todos en la iglesia estén bien.  El hecho de que usted esté contento no quiere decir que todos lo están. El hecho de que usted pueda no quiere decir que todos pueden. En segundo lugar es un llamado a la susceptibilidad. Me encanta el hecho de que Nehemías no liste quienes son los que necesita. En realidad es una búsqueda del mismo pueblo. Del interés de la gente por la gente. No de un programa social nombrado, no de un día del “haber” no de una “canasta básica”. Es mi persona involucrada con otra persona a la que yo debo conocer y saber de su necesidad. No son los programa lo que nos hace susceptibles  son las personas.  Tercero un llamado a la solidaridad. “Envíen porciones”. Habla de llevar lo que ellos están comiendo, es entender que la gente no tenía o no había preparado. Por eso debían ser solidarios. El pueblo debía compartir de lo mismo que ellos comían y estaban celebrando. La palabra porción habla de un buen pedazo o un buena cantidad de comida y no que se le dieran las sobras. Si somos solidarios entenderemos que todos debemos comer y disfrutar de lo mismo.

Es un pueblo alegre. Me parece pertinente señalar que a pesar de que es un Día santo, debe ser un día alegre. Parece que hoy es lo contrario. Si es santo debe ser aburrido y si es pagano debe ser divertido. Observe que el texto dice que el gozo de Jehová es nuestra fortaleza. Eso significa que es un día santo porque está en el ámbito de la presencia de Dios y es gozoso porque sabemos que estamos bien con Dios y con él plenamente estaremos llenos y gozosos. Debemos entender que la verdadera alegría viene de parte de Dios cuando estamos bien con él y que las alegrías festivas de este mundo no llenan. La alegría de este pueblo venía de lo que el vrs. 12 dice: “porque habían entendido las palabras que les habían enseñado”. Cuando me divierto, si quiero hacerlo genuinamente debo tomar en cuenta tres elementos. Primero en presencia de quién estoy, segundo que es lo que me da gozo permanente y tercero como aplico a mi diversión lo que se me ha sido enseñado en su Palabra. Es decir como me divierto bíblicamente.

Puede que hayas oído la frase “catadores de sermones.”  Esta frase tiene más de 200 años, y se originó en Londres, alrededor del 1800.  En esa época, el gran predicador C. H. Spurgeon predicaba todos los domingos en el Tabernáculo Metropolitano como a 5,000 personas.  Al otro lado de la ciudad, Joseph Parker también predicada mensajes ungidos.  Y en diferentes partes de Londres, otros pastores predicaban profundos, proféticos y reveladores sermones. Y vino a ser como un deporte entre los ricos londinenses montarse en sus carruajes e ir de iglesia en iglesia a oír los sermones de estos predicadores.  Todos los lunes en el parlamento había reuniones para discutir los sermones y decidir quién había dado el mejor sermón y la más profunda revelación. Estas personas se señalaban como “catadores de mensajes.”  Querían reclamar para ellos las nuevas revelaciones y verdades que escuchaban.  Pero pocos de ellos practicaban lo que oían. Hoy creo que tenemos una nueva generación de “catadores de mensajes” simplemente engullen el texto, lo revuelven en su boca y finalmente lo escupen y tratan de decirnos que tipo de calidad era el mensaje. Necesitamos un gran avivamiento para que volvamos a tener el gozo del Señor.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: