Coloree el rostro de Cristo


rostro de Cristo

Así era ella.  Disfrutaba de darle a cada uno  una caja  de lata de colores y un boceto de Jesús arrancado de un libro para colorear. Cada uno  tenía su propia lata, que era sustraída del armario de la Escuela Bíblica Dominical. Lo que había contenido  melocotones o espinacas ahora guardaba  una docena de Crayolas. Tomen los lápices de colores que les di, serían las instrucciones, y coloreen a Jesús. Y claro que lo  harían. No ilustraban  fotos de ellos mismos; sino que coloreaban al Hijo de Dios. No robaban crayones de las demás latas; simplemente utilizaban  los que ella les había dado. Eso era lo divertido de hacerlo. “Haz lo mejor que puedas con lo que tienes”. ¿No quieres azul para el cielo? Que sea de color púrpura. Si el pelo de Jesús es rubio en lugar de trigueño,  lugar marrón, a la maestra le tenía sin cuidado. Ella suplió llena la lata. Les  enseñó a pintar a Jesús con sus propios colores.

¿Sabe una cosa? Dios hizo lo mismo. Suplió llena tu lata. Él te hizo único. Pero debemos saber que lo que dio no es suficiente tanto  como entender por qué la dio: El lo hizo para que pudiéramos colorear el rostro de Cristo. Hacer una cosa grandiosa de Él. Embellecer su rostro; adornar su imagen. Elabore un Cristo de color con los lápices de colores que Dios te dio. No pierdas el tiempo tratando de embellecer tu propia imagen. No estamos aquí para eso.  Ya en serio, sin faltarle  el respeto,  ¿quién necesita ver su cara? ¿Y cuántos si  necesitan ver el rostro  de Dios? Las promesas de Dios  no aplauden la auto promoción, pero si hay gran recompensa con los promotores de Dios. ¿Cómo se promueve a Dios?

En la parábola de los talentos  encontramos una gran lección de auto promotor o promotor de Dios.

En primer lugar podemos observar la REALIDAD en la historia.

14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. (Mateo 25:14-15)

El texto demuestra varias realidades las cuáles no podemos dejar de obviar. Es obvio que por ser una figura de comparación (el texto dice: “es como”) no por eso deja de ilustrar realidades que es urgente tomar en cuenta y que es peligroso no atender. Podemos ver al menos tres realidades.

La realidad de la misión.  Observe que un hombre se iba a ir lejos. Esto implica que sus siervos deberían ser los representantes de este hombre en su ausencia. Al irse lejos demuestra su confianza en los que había delegado su misión. Todos tenemos una misión en la vida, y se nos ha delegado los recursos para terminarla.

La realidad de la comisión  Si uno observa el hombre les deja una gran cantidad de dinero para que lo administren. La frase talento tiene  que ver con dinero originalmente. Pero antes que la palabra talento se defina como habilidad debemos entender que se refiere a plata. Representa la unidad más larga de la moneda en griego, 10,000 denarios.  Así que es una comisión generosa. Por otro lado es una comisión equitativa. A todos se les da algo, basado en sus habilidades. Pero también se les da diferentes dependiendo de sus individualidades. Al primero se le dan 5 talentos, al segundo 2 y al tercero 1. Nadie se quedó sin comisión.

La realidad de la multiplicación El texto puntualiza que se les otorga con el propósito de que lo multipliquen. Es decir ellos necesitan dar fruto del recurso básico que ha dado Dios. Observe que el texto hace énfasis que la multiplicación es más beneficiosa para los siervos que para el amo. El texto define que son “sus” siervos y son “sus” bienes. Al amo ya posee las dos cosas. El es el dueño y propietario de ambas. Nosotros solamente administramos esos bienes.  Es importante notar que el hombre confía en ellos. No hay registro que les hace firmar por lo entregado, ni tampoco hay un anuncio de cuánto tiempo se va a ir. El que se quede solo demuestra una alta confianza del amo. No les da la comisión al azar sino cuidadosamente.

 En segundo lugar podemos observar la RESPONSABILIDAD en la historia. 

16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

Uno se da cuenta de inmediato que los siervos hacen algo con lo que se les da.  En el pasaje hay tres responsabilidades primarias de lo que debemos hacer con lo que se nos ha dado.

La responsabilidad de la iniciativa. Los primeros dos  se movilizaron y fueron a buscar un lugar donde multiplicar los bienes que se les habían dado. Ellos fueron  a diferentes lugares, pero ambos fueron. En cambio el otro no fue a buscar sino que fue a enterrar.

La responsabilidad de la  inventiva. El primero dice que negoció y ganó. Del segundo no dice que hizo pero si dice que ganó otros dos talentos. Cada quien inventa los mecanismos para hacer producir al reino de Dios. Incluso podía estar la alternativa de depositarlo en el banco. Cosa que no hizo el tercer siervo

La responsabilidad de la directiva. El principio directivo tiene que ver conque hay que arriesgar para poder invertir y recoger réditos en el reino de Dios. Los dos negociaron, tranzaron e invirtieron. Hay un riesgo en todo lo que Dios nos da.

 La responsabilidad retributiva  Observe que la expresión que se usa en la parábola es “arregló cuentas con ellos” (vrs. 19).  Arreglar cuentas involucra, llamar, evaluar y ganar. Cada uno fue llamado aparte y cada uno dio cuentas de su mayordomía. A dos el amo los elogió. Pero al tercero lo reprobó. Es curioso que el amo usó la misma expresión “duro” par evaluar al siervo. La expresión es “poneros” que implica maligno.

En tercer lugar observemos la RENTABILIDAD  en la historia.

La parábola continúa con la manera en que el amo les retribuye. Hay tres tipos de retribución en la parábola. La primera es expresiva. A los tres se les declara algo. En cuanto a los dos primeros siervos, el expresa que son buenos y fieles. La segunda es compensativa. El dice que sobre lo poco ha sido fiel, y lo va poner sobre lo mucho. Ahora aquí quiero que entendamos algo importante. Recuerde que las cantidades que el amo dejó en manos de los siervos son cantidades enormes en cuanto a valor. Sin embargo Dios considera que eso es poco. Me pregunto ¿qué será lo mucho? Por otro lado también habla de “entrar en el gozo de su Señor”, esto implica ser compañero con él en una fiesta interminable. La tercera es punitiva. En la parábola de los talentos  hay un detalle muy curioso. En los vrs. 26-27 en la descripción del siervo, el acusa al amo de “hombre duro”. La palabra “duro” en griego es  “poneros”. Esta palabra aparece en Mateo 19:8, Hechos 7:51 y Hebreos 3:8. Se usa para describir  a los fariseos duros de cerviz. En ese sentido el tercer siervo llama a su amo duros de cerviz, maligno, lleno de crueldad. Así que su pecado no tienen que ver con mala administración  con lo que servimos  sino un mal entendimiento  de a quién servimos. Era en realidad ¿un amo malo? Notemos que el dio una suma multimillonaria  a siervos que no lo merecían, el honró por igual a todos los siervos. Les dio bastante tiempo, llamó a uno por uno. Ahora que hizo con el tiempo que le sobró  al ocuparse en lo de su Señor? Lo desperdició en sus propias agendas. ¿Es esto un amo duro? Es infinitamente, bueno, graciosamente abundante pero nunca maligno. El siervo de un talento nunca conoció a su amo. Debería haberlo hecho. Vivió bajo su techo, compartió su dirección. Conoció el rostro, su nombre pero jamás conoció el corazón de su maestro y como resultado le quebrantó el corazón. Mateo nos comunica algo muy importante: una idea equivocada de Dios puede arruinar la vida de la persona. En cambio Jesús, presentándonos la verdadera imagen del Padre (un dios generoso, confiado y que deja en total libertad a los suyos), hace que la vida del ser humano crezca y esté garantizada su plenitud, que se describe con la frase: “pasa a la fiesta de tu señor”. Curiosamente cuando el amo repite lo que ha dicho el tercer siervo, simplemente omite el detalle de la maldad del Dios. Dios no aprueba a la actitud negligente. Dios reconoce lo otro pero jamás reconoce que el sea “maligno”.

Así que vemos en la parábola que Jesús se niega a suavizar el golpe. Y es que servidores falsos pueblan la casa del  Maestro. Ellos disfrutan de su universo, se benefician de su tierra; porque conocen su nombre, sus hábitos; incluso frecuentan su presencia. Pero nunca  saben acerca de su pasión, y como resultado, hacen mal uso de sus talentos. ¿Quién es este siervo inútil? Si nunca usa sus dones para Dios, usted es, si usted piensa que Dios es un Dios duro, entonces eres tú. Y se expone a  vivir una vida de talentos enterrados.

Va depositar su habilidad  de millones de dólares en una lata de café, y ocultará la lata en un cajón, y no ganará nada  para el reino de  Dios. Usted puede utilizar su talento singular para construir una reputación, una jubilación, invertir en una cuenta bancaria grande, o un imperio, pero no construirá nada para el Reino de Dios. Dios le  invita a soñar con el día en que  sienta la mano sobre su hombro y Dios fije sus  ojos en su rostro. Allí le dirá, “Bien hecho”, “bueno y fiel”. ¿Está seguro que oirá estas palabras? Si es así, tome su crayón y coloree  a Cristo!

 

 

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s