Pasemos al otro lado: Cuando el cambio te agarra cansado


Esta frase la escribe Marcos en el vrs. 36 del capítulo 4. ¿A qué se refiere esto? Es obvio que es la condición tanto física, material y emocional de Jesús. ¿Por qué Jesús si estaba tan cansado decide emprender un nuevo rumbo? El les dice: pasemos al otro lado. El Señor muchas veces me ha dicho, “ Romeo, pasemos al otro lado ”, sé que con usted también lo ha hecho; “ hijo mío, es hora de cambiar, de ir a otro lugar, de subir otro nivel en tu vida de cristiano ” y puede ser que las condiciones no parezcan ser las más favorables y puede ser que en medio del camino se desate una terrible tormenta y peor aún, puede ser que en medio de todo, el Señor se acueste a dormir en la popa de nuestra zozobrante barca. ¡Qué situación desesperante! Es mi criterio que este era el peor momento para empezar una nueva travesía.  Mucho se ha dicho del milagro de la tormenta y de la manera en que Jesús dormía en la barca, etc. Creo que los discípulos estaban más vulnerables porque estaban muy cansados igual que Jesús. Viene a mi mente una pregunta ¿Por qué a Dios se le ocurre embarcarnos en nuevos niveles de crecimiento, cuando menos capacidad y ganas tenemos de ese cambio o crecimiento? En estos días he experimentado un gran desgaste y desánimo de lo que hago, no sólo porque a veces veo tan estéril lo que hago, sino que mis fuerzas y vigor han sufrido un cambio. Me siento tan cansado, tan desmotivado y sin embargo pareciera ser que en este momento es cuando Dios quiere hacer cambios y movilizarme de una manera. ¿Qué chiste tiene esto a estas alturas de mi vida? ¿No sé supone que a la edad que tengo ya, debería comenzar a pensar en la jubilación y el retiro? Estoy por cumplir mi 56 años.  Ya no soy el mismo de antes, hay cosas que me cansan más rápido que antes. No sólo emocionalmente sino físicamente, por no decir también espiritualmente. También las condiciones materiales y físicas a las que he sido sometido estos últimos años, ha pasado ya la factura anímicamente hablando. Es obvio que estoy dando ya pasos para la vejez. Sin embargo parece que ser que en Dios no hay excusas ni jubilación. ¿Porque Dios toma esas decisiones en los momentos menos oportunos? Observe el momento del desafío. Comienza describiendo “aquel día”. Este es el rastro del momento. Ese día había sido particularmente muy lleno de actividades y retos.  Había habido lucha, enseñanza, consejería, dificultades, batallas espirituales, etc. Un sinfín de situaciones a las que se habían expuesto tanto Jesús como los discípulos. No había sido un día “tranquilo” sino de múltiples retos y de diversos desafíos. Me siento identificado con ese registro histórico de la vida de los discípulos. Es obvio que hemos sido llamados a una batalla espiritual grande. Esa batalla queda registrada y es una plataforma para lo que Dios quiere hacer. Al parecer a Dios no le interesa lo que hemos experimentado, sino como una plataforma de crecimiento y récord espiritual. Luego agrega Marcos “cuando llegó la noche”. Este es el retrato del momento. La expresión denota que era el momento culminante del tiempo vivido. ¿Para qué es la noche? Se supone que es para descansar, dormir y cesar la actividad ¿o no?  A menos que seas un guardia de seguridad o un trabajador en un “call center” todo mundo espera que al llegar la noche paremos y descansemos. ¿Entonces porque Dios hace todo lo contrario?   ¿Por qué nos sigue exigiendo que sigamos aún cuando hay una tremenda necesidad de parar y descansar? Ya venimos heridos por el rastro del momento, luego nos lleva a un límite mayor por el retrato del momento. ¿Qué queda más?  Si hubiera sido yo, pensaría que el mejor momento era salir al día siguiente de madrugada y descansar en la noche. Sin embargo parece que Dios no percibe mi criterio como lo más acertado. Finalmente nos enfrentamos al  reto del momento. Dice el texto: “les dijo: pasemos al otro lado” ¿Vale la pena el reto que tenemos por delante para seguir a pesar del cansancio y de la noche que ha llegado a nuestras vidas? ¿Hay muchas personas en diferentes áreas de su vida que se siguen preguntando si a estas alturas vale la pena seguir esforzándose por la vida que tienen por delante. ¿Porque valía la pena “pasar al otro lado? ¿Porque vale la pena seguir?¿Porque vale la pena seguir en el ministerio después de 36 años de batallas y pastorados?

Creo que a lo menos habían cuatro razones por la cuáles el reto merecía el esfuerzo. La primera es porque decidimos por obediencia.  Observe que dice: “les dijo”. Hacemos las cosas porque estamos bajo órdenes aunque esas órdenes de Dios a veces nos metan en problemas. La obediencia más especial es para los que están más cerca de Él, a saber, los discípulos. Ya que más adelante Jesús les ordena que despidan la multitud. La multitud entorpece la obediencia a Dios. En medio del griterío de las personas es difícil oír la voz de Dios. Lo irónico es que mientras muchos hoy atesoran las multitudes, y las buscan con todo afán, Jesús se quiere deshacer de ellas. Es obvio que el mandato es para los que han estado más cerca de Jesús. La segunda razón es que nos movemos en  dependencia. Es importante entender que Jesús se incluye en el viaje así como también los otros discípulos que lo estaban siguiendo.  Promete su compañía, aunque durante los momentos que más lo necesitamos parezca extraño e insensible o dormido. La palabra pasemos es dierjomai que da la idea de atravesar completamente algo. Jesús está haciendo un llamado completo.  La tercera razón es que reposamos  en la exigencia. Observe que cuando Jesús le dijo a sus discípulos, “pasemos al otro lado”, era porque tenía la intención de llegar allí. Ahora bien, durante su travesía, se desató una tormenta y los discípulos viendo que la embarcación se estaba llenando de agua, se asustaron. Muchos se enfocan en el miedo de los discípulos, la lucha de ellos, y la tormenta en sí. Y creo que no está mal hacerlo, pero hay una cosa que me llamó la atención de parte de Jesús. ¿Cómo tuvo capacidad de dormirse en medio de un gran “zangoloteo” de una barca? ¿Cómo tuvo esa capacidad de desconectarse en medio de tanto ruido y necesidad de los discípulos? Es más sino es porque ellos lo despiertan Jesús ni siquiera se hubiera dado cuenta de la tormenta. La verdad es que mientras “vamos al otro lado” debemos aprender a reposar en Dios. Existen dos palabras muy semejantes: reposar y descansar. A primera vista, hablan de lo mismo. Sin embargo, una mirada más cercana nos hace ver las diferencias… y complementaciones. Descansar es sacarse de encima el cansancio. Es el des-canso. Un rato de televisión, sentarse en la vereda y beber un vaso de agua, o mejor, una noche bien dormida, nos espantan el cansancio del día o de alguna actividad. Es también el sentido primario del día del Señor que, aunque poco respetado, nos ofrece la posibilidad de des-cansar la semana que se va. Y, una vez al año, las bienvenidas vacaciones nos ofrecen la posibilidad de cambiar de aire o de actividad, y hasta de “echarnos” junto al mar, a sacarnos de encima el cansancio del año. Sin embargo reposar es más bien una actitud del alma. Es volver a posar el espíritu, los afectos, los deseos profundos en las fuentes de la vida, para recibir una renovación interior que nos permita retomar nuestro proyecto vital. Es el sentido más profundo del día del  Señor y es necesariamente el fruto de un encuentro. Es el “vengan a mi los que están cansados y agobiados, que Yo los aliviaré”… La imagen espontánea que se nos viene a la mente, es  Juan “re-posando” su cabeza junto al corazón de Jesús, en la última Cena. Reposar es un acto de fe, un acto de amor, un acto de esperanza que nos lleva a tomar contacto íntimo con la persona amada y con la Persona más amada que es Jesús, nuestro Señor. ¿Cómo aprendemos a reposar como Jesús mientras vamos al otro lado? ¿Cómo pueden los pastores aprender a desconectarse y reposar? Es bueno ver el modelo de Jesús. Primero entienda que quien lleva el barco no es usted, así que mejor relájese. Segundo comprenda que hay momentos en que hace más con no hacer nada, que hacer todo y quemarse. Jesús simplemente necesitaba dormir y eso era prioritario en ese momento. No tenga miedo a dormir, aunque sepa que hay tantas necesidades alrededor. Tercero, no sienta culpa porque los que van con usted están en crisis. Usted no puede solventar ni acompañar a todos los que le gritan que necesitan de usted. Cuarto, administre el poder de Dios con sabiduría. Me parece curioso que Jesús va a la raíz del problema de los discípulos. Simplemente calma la tempestad para que ellos puedan ser exhortados por su poca fe. Indudablemente Jesús podía administrar el poder como le diera gana, ya que el era Dios. Sin embargo nosotros podemos administrar ese poder, ya que ha sido otorgado a la iglesia y a sus hijos. Entienda que ese poder es necesario ejercerlo ya que muchos insisten que la forma en que Jesús se dirige a la tormenta es como si le hablara a una persona. De hecho es importante concluir que lo que estaba originando la tormenta era demoníaco. Así que a pesar del cansancio y la orden de pasar al otro lado, podemos tener períodos de descanso y de recuperación de nuestras perspectivas espirituales.  Debemos aprender a reposar en Dios. Una pregunta que me parece curiosa es  ¿Por qué Jesús estaba durmiendo en la popa? Bueno es sabido o que la embarcación se controla desde la popa; es ahí donde la dirección de la embarcación toma lugar y era allí donde Jesús dormía.  Aunque dormido siempre enviaba el mensaje que el estaba en control de nuestras situaciones. La cuarta razón es que crecemos en su  presencia. El otro lado es tierra de gentiles, lo curioso del caso es que será un lugar donde le enfrentamiento con las fuerzas del mal va a ser dramático. Llegarán a Gadara en donde se encontrarán con un endemoniado. Por otro lado su llegada va a ser temporal, ya que la gente de Decápolis va rechazar a Jesús y el retornará muy rápido de ese lugar. ¿Entonces porque tanto esfuerzo de cruzar al otro lado, si simplemente sería breve la estadía en ese otro lado? El punto básico es que la misión de Dios no se mide por estadística sino por propósitos. Simplemente con haber alcanzado al endemoniado gadareno, bastaba para que la decisión de ir al otro lado fuera exitosa. Hubo un crecimiento de los discípulos, del reino de Dios y sus propósitos y hubo una derrota del enemigo de nuestras almas.

Bueno, he llegado a la conclusión que la orden de pasar al otro lado en el peor momento de una vida, no es tan ilógico que digamos. Es obvio que Dios estará con nosotros y nos dará la fuerza para reposar en él y hacer lo que nos ordena. Mi tiempo en este momento es el menos indicado para un “pasar al otro lado”, sin embargo está el reto de obedecer a Dios, a pesar que no quiera hacerlo. Sólo espero, que en esta travesía, pueda darme Dios la capacidad de reposar y dormir tranquilo en medio de las tormentas. Me imagino que así será ya que el sigue viajando conmigo y siempre duerme en la popa, mostrando que el siempre está a cargo de mi travesía.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s