El llamado de Dios entre la la confusión y los escombros


escombros

En este momento de la vida de Jesús es significativo puntualizar que acaba de descubrir el propósito de su vida después de 11 años de anonimato y rutina. A veces me pregunto cómo y cuándo descubrió Jesús su llamado y propósito. Por haber él hecho a un lado su omnisciencia, comenzó como cualquier otra persona, como un pequeño niño que no sabía nada. Su propósito tuvo que ser sacado de debajo de los escombros y la ignorancia y de la confusión como lo haría cualquier otro ser humano. ¿Cuándo fue consciente Jesús por primera vez de su verdadera identidad? ¿La descubrió al leer acerca del Mesías en las Escrituras? ¿Escuchó un sermón en la sinagoga cercana a Nazaret, que se lo hizo claro en  su mente? ¿Era un conocimiento innato que surgió lentamente en él por el Espíritu Santo que habitaba en su interior? Nadie puede decir cuándo fue eso, en realidad. Lo único que sabemos que el entendió a los doce años  cuál era el propósito que Dios le había dado en este mundo. Pero a pesar de ese conocimiento, se mantuvo humilde y callado hasta que llegó el momento indicado. Cuánto gozo habría en Jesús porque en una revelación del Espíritu había podido decir a sus padres “en lo de mi Padre debo estar” (El texto original no utiliza negocio) (Lucas 2:51-52). ¡Que tremenda experiencia! ¿Y ahora que seguía? ¿Comenzar el ministerio?  ¿Pedir un tiempo en la sinagoga como maestro? Que experiencia más grandiosa y deliciosa para Jesús el haber asombrado y desestabilizado a los grandes maestros de la ley. La palabra griega que utiliza Lucas para referirse a la reacción de los maestros de la ley es intrigante por dos razones. Primero porque la palabra “asombrarse” (Lucas 2:47) significa literalmente “irse” en el sentido figurado de “estar con los nervios  destrozados, es más se puede utilizar para decir “volverse loco” “quedarse perplejo por el terror”[1] Por tanto “se asombraban” no capta todo el estupor y la conmoción  que se apoderó de los maestros más talentosos de Israel. En segundo  lugar la elección de la palabra también es impresionante ya que la traducción griega del AT utiliza la misma palabra para referirse a la reacción  de las personas que habían visto la manifestación de Dios. De todas las palabras que pudo haber escogido, Lucas eligió la que tenía mayor carga teológica en ese tiempo.[2] Así que es un momento muy lleno de emociones.  Sin embargo a pesar de esa experiencia tan grande en el templo, resulta que lo que sigue es tremendamente contrastante. De estar en la gloria de la satisfacción espiritual, Jesús debe volver a “la realidad” del tedio de José y María, de Nazaret y olvidarse ni más ni menos por otros 18 años lo que había descubierto. ¿Qué se supone que le sucedió a Jesús al descubrir su llamado? Cuatro frases lo describen: descendió…volvió…se sujetó…crecía. ¿Cómo es posible conciliar después de una experiencia y un viaje espiritual tan extraordinario en vez de avanzar, retrocedamos? ¿Cómo lidiamos con haber descubierto que puedo ser usado para un ministerio en el mundo y abrirme Dios la visión a un ministerio global y tener que regresarme al pueblucho de dónde salí como lo era Nazaret? ¿Cómo manejo el haber conocido más profundamente el propósito de mi Padre eterno y volver a estar sujeto a los padres imperfectos como José y María? Simplemente son preguntas que me las he hecho en mi vida. Ya que cuando piensas que eres independiente Dios usa muchas cosas que no me gustan para hacer más dependiente de El y probarme si realmente estoy convencido de mi llamado.  Quizás pueda estar pasando por lo mismo que Jesús, avanzaste, viste el mundo, conociste las grandes cosas que puedes hacer con Dios, pero ahora estás reducido nuevamente al tedio de tu pequeño cuarto, con los mismos padres que pensaste que ya no tendrían injerencia en tu vida y parece que después de volar alto por un tiempo ahora tienes la sensación que Dios te ha llevado a “descender” y no podemos entender ¿Por qué? Lo único que viene a mi mente, era que Jesús todavía no estaba listo y a lo mejor no estamos listos para volar grandes distancias todavía. ¿Qué se puede hacer para no frustarse cuando uno ha “descendido” de lo que pensaba que iba hacer…bueno simplemente “crecer”. La Biblia dice que Jesús aprovecho es tiempo de “retroceso” en crecer en diferentes áreas de su vida. Deberás cuidar tu área física, también tu sabiduría y en tu vida espiritual así como en tu vida emocional. Dios quieres que madures, mientras estás en “Nazaret” otra vez y luego el te dará la salida y el momento para cuando ya estés preparado.

[1] Friederich Gerhard y Kittel Gerhard, Theological Dictionary of the New Testament, Zondervan 1989. Pág 321

[2] Ibíd.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s