¿Quién es su cobertura? El principio de la estabilidad


Salmo 91:9

“…porque el Señor es tu refugio, y has hecho del Altísimo tu amparo…”

El principio de la Estabilidad

 

Desde el terrorismo, la guerra, problemas políticos al dinero, el matrimonio o una crisis personal, los cristianos enfrentan las mismas fuerzas desestabilizadoras que afectan al resto del mundo. Y cuando las tormentas de la vida asedian, usted seguramente desea tener una estabilidad espiritual firme, que cuando otras personas—creyentes o no creyentes—necesiten a alguien en quien se puedan reposar, usted sea la persona que ellos buscan para apoyo. Por otro lado los médicos afirman que aquellos que tienen problemas de audición tienen muchos problemas con la estabilidad. Cualquier problema originado en la zona de los oídos, puede producir en las personas mareos que les hace desmayarse. En la vida espiritual sucede lo mismo. Si nuestro oír es defectuoso, perderemos la estabilidad y caeremos de nuestra condición espiritual. La mejor manera de mantener sano nuestro oído espiritual es oyendo la Palabra de Dios.  Prácticamente, a cada instante, vienen a nuestros oídos distintas voces que intentan impedir que oigamos la Palabra de Dios. Esas palabras no sólo pueden ser palabras malas y obscenas. Me refiero también a aquellas palabras negativas, de desaliento, que vienen sobre nuestra mente para torturarnos y hacernos caer de nuestra estabilidad cristiana.

El Salmo 91:9 se enfoca precisamente en este tema. ¿Cómo se logra desarrollar estabilidad en un mundo tan complejo y lleno de malas noticias?  Veamos pues, cuáles son las condiciones que el vrs. 9 otorga para obtener estabilidad.

Primero,  La estabilidad no se trata de posición se trata de percepción. “Porque has puesto”. La expresión denota que una persona logra estabilidad cuando logra percibir la mano de Dios en las circunstancias que se ve envuelta.. ¿Cómo logro una percepción espiritual que me lleve a desarrollar estabilidad? Esta percepción tiene que ver con tres cosas importantes. Primero es una percepción consecuente. El salmista utiliza la conjunción “porque”. La gramática castellana estable que esta conjunción se  usa para introducir la causa o razón que explica una determinada acción: me quedo en casa porque tengo trabajo. Pero por otro lado se usa para indicar finalidad por ejemplo oremos porque esta tarde no llueva. En ese sentido, nosotros desarrollamos estabilidad cuando nos enfrentamos a la finalidad de Dios en medio de las situaciones. Ya sea que estemos pasando por carencias o estemos viviendo en opulencia.  Segundo es una percepción consciente. “Has puesto”. Observe que el verbo “suwm” es un qal perfecto que denota una acción pasada analizada en el presente desde la perspectiva de los resultados. Por otro lado la acción recae en el sujeto, porque él personalmente ha tomado la decisión. En ese sentido el salmista está haciendo una evaluación de la decisión que tomó en el pasado desde el momento actual que vive, y está consciente de que fue la mejor decisión haber puesto a Jehová como refugio. Tercero es una percepción consistente. Noté que el salmista usa el nombre personal de Dios. Es el Yahweh , el Dios auto existente y eterno en el cual ha depositado. Es un Dios personal que no tiene confusión en cuanto a su identidad y que existirá por siempre.

Así que la estabilidad no tiene que ver con posición sino tiene que ver con percepción. Esa percepción espiritual debe ser  consecuente, consciente y consistente. Ahora nota algo muy peculiar en cuanto a estas tres características. Lo consecuente fortalece la fe, lo consciente robustece el amor y lo consistente acrecienta la esperanza. De tal manera que la percepción de Dios provee estabilidad debido las tres virtudes máximas del cristiano. Tenemos fe, amor y esperanza.

 Segundo, la estabilidad no se trata de posesión sino de provisión. “…que es mi esperanza… La Reina Valera 60 usa la expresión “esperanza” para traducir el término hebreo “machaceh”. Sin embargo una mejor traducción para esta frase sería “refugio o un lugar donde pasar la tormenta”. Ahora bien ¿Cómo desarrollamos estabilidad con este concepto? Las personas creen que la estabilidad viene de cuántas pertenencias o posesiones tienen. Incluso asocian la estabilidad no sólo con las pertenencias sino con la cantidad de pertenencias. Muchos de nosotros nos sentimos estables porque ya poseemos cosas que nos dan seguridad. Nuestro mayor problema no es necesariamente con que nos suplan las necesidades básicas, sino con lo que son para nosotros las comodidades básicas. Muchas veces nuestro inconformismo es porque confundimos entre necesidades básicas y comodidades básicas. Por eso es que tenemos la tendencia a la posición  en lugar de la provisión. El salmista mira provisión desde tres puntos importantes. La provisión es consistente mientras que la posesión es decadente.  Observe que el salmista dice “es”. El verbo ser o estar es un verbo universal que denota existencia eterna. Mientras enfoque de estabilidad se aferra a lo que posee, el salmista establece más en quién provee. No podemos creer que mientras poseemos tenemos seguridad, porque eso pasa y se destruye pero si estamos conscientes de que Dios sobre pasa cualquier bien material.  La provisión es  integral mientras que la posesión es material. El salmista usa el pronombre de posesión “mi” o “mía”. Observe que este pronombre implica que la máxima provisión es tener una relación con un Dios que puede darnos lo que necesitamos. Es la persona de Dios quién es el detonador de las bendiciones y posesiones que tenemos.  La provisión  es circunstancial mientras que la posesión es temporal. El uso de la palabra “refugio” es muy descriptivo. Es obvio que está más enfocado en la seguridad que en la visibilidad. Nadie hace de un refugio algo para morar para siempre. El refugio es para suplir una necesidad en una circunstancia particular. Cuando hacemos de nuestra vida un mundo de posesiones estamos viviendo una vida que se enfoca en lo temporal o lo material. Mientras que cuando buscamos a Dios como refugio lo buscamos para una necesidad en cualquier circunstancia.

Tercero la estabilidad no se trata de producción sino de protección. Observe los contrastes aquí. “El Altísimo y habitación”. Lo primero es lo amplio y lo segundo es lo reducido. Muchas personas piensan que la estabilidad se desarrolla alrededor de lo que han generado o producido. Si las personas tienen fama, recursos y son reconocidos en la sociedad se le atribuye que es una persona estable. Incluso la productividad está asociada con la estabilidad. Por ejemplo las empresas de tarjetas de crédito buscan candidatos  a sus tarjetas aquellos cuyo monto de producción asegura una paga estable. El problema es que muchas personas se afanan en este mundo precisamente para dejar legados a sus hijos y que demuestren que fue una persona de éxito. El salmista destaca que la importancia de su morada o habitación es porque esa morada es del Altísimo. El término “elyo´n” Este nombre está asociado con la seguridad y con la presencia de Dios en contextos de dificultad. El principio fundamental tiene que ver que la estabilidad no se trata con lo visible sino con lo invisible. No estamos protegidos por los medios visibles sino porque nuestro Dios nos sostiene, ya que él está por encima de todo y de todos.

Mucha  gente piensa que está protegida por todas las medidas externas que utiliza, cuando simplemente debería confiar en el Eterno para poder estar seguro y estable. Esa protección se basa en primer lugar su presencia.  “El altísimo”. En segundo lugar esa protección se basa en su preeminencia. El uso del pronombre posesivo demuestras que sólo aquel que le da el primer lugar a Dios puede disfrutar de su protección. Y tercero se basa en su providencia. Según el diccionario la palabra providencia se puede definir como  la acción de Dios y los recursos que entrega a los seres humanos para que éstos puedan subsistir y desarrollarse.[1] Dios muestra su protección providencialmente entregándonos recursos para nuestra subsistencia. Si lo único que poseemos es una habitación, estemos seguros que Dios está presente, es preeminente y providente.

[1] http://definicion.de/providencia/

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s