¿Hubiera aparecido José el esposo de María en Ashley Madison?


ashley madison

Estos meses me he dado cuenta acerca del escándalo que se ha desatado en la página llamada “Ashley Madison”. Una página que promueve la infidelidad discreta. En un lapso de una semana los “hackers” publicaron la lista de los usuarios a la página. Y no fue sorpresa que muchos usuarios cristianos y líderes conocidos habían accesado a la página. Uno de los más conocidos fue R.C. Sproul Jr. un líder creyente hijo de un conocido autor y pastor del siglo pasado. De hecho la situación de Sproul fue tan drástica que fue suspendido por un año en su ministerio.

Cuando leo esto, y veo la situación de mis colegas del ministerio, me he preguntado qué es lo que realmente está pasando con nosotros. Hemos entrado en una época y en un momento que hay tanta facilidad para involucrarse en situaciones sexuales por medio de la internet como nunca antes. Al escribir esta reflexión no quiero asumir el papel de un juez que condena, sino del alguien que pasa por las mismas luchas que todos los que estamos en el ministerio. No quiero enfocarme en el “pecado de mis hermanos” sino que quiero pensar que hay algo más de fondo en los cristianos o mejor dicho en las parejas cristianas. Y quiero plantearlo de la siguiente manera: ¿Qué está pasando en las alcobas de las parejas cristianas o de las parejas de ministros cristianos? O para ser más franco ¿qué está pasando con el sexo entre cristianos? Es obvio que si muchos están buscando satisfacción en las redes de sexo de esta generación no hay una buena sexualidad en las alcobas de los creyentes.

El problema de esto es que no se habla del sexo en nuestras iglesias y mucho menos el sexo entre parejas que sirven o están en el ministerio. Por eso es toda una subcultura escondida en nuestras bancas y cuando aparece explota como un huracán dejando a muchas personas lesionadas.

Por lo que leí de R.C. Sproul el insiste en que no le fue infiel a su esposa (él es ahora viudo) y que accesó en su condición de viudo, por curiosidad, en un momento de debilidad. Sin embargo una vez que aparece su nombre, las personas ya no escuchan o quieren aceptar si esto es o no verdad. Con sólo que aparezca el nombre se acabó. Lo curioso es que cuando leí el caso de R.C. Sproul vino a mi mente la historia de Judá en Génesis 39 en donde este viudo se acuesta con su nuera (que creyó que era una prostituta) y tuvo serias complicaciones. Sin embargo lo que me intriga de este pasaje es que termina la narración y Dios no da su opinión sobre este caso. Es como si bastara con ser expuesto a las consecuencias y al bochorno y eso fue suficiente sanción. Bueno, no sé a veces Dios es tan extraño y nosotros tan duros.

Es obvio que los líderes que estaban en esa lista, la están pasando muy mal porque han caído en manos de los hombres, los cuales son drásticos y sin misericordia.

Me parece que  el tiempo en que vivimos es más complicado porque si uno tiene problemas de alcoba, simplemente está una tecla para entrar a un mundo de satisfacción y gratificación sexual inmediata y totalmente privada. Por otro lado creo que este tipo de “rutas alternas” como la de Ashley Madison es un poco exclusiva, porque se circunscribe a personas que cuentan con los recursos necesarios para accesar por  medio de pagos de tarjeta de crédito. Hablando con un consiervo le decía que a mí aunque tuviera la tentación y el deseo de accesar a esas páginas de “infidelidad responsable” no podría porque no tengo ni un cinco para poder gastarlo en ese tipo de prácticas. Así que por ser pobre me hace abstenerme de poder entrar a esas páginas. Sin embargo eso no implica que no pueda accesar a pornografía, y embarcarme en un mundo de fantasía sexual que compense mis carencias de alcoba.

Porque los hombres buscamos afuera lo que no tenemos en la casa. ¿Por qué nos afecta tanto esto que un par de segundos podemos perder todo nuestro ministerio y reputación? Bueno es obvio que el sexo es adictivo, y es uno de los instrumentos más fuertes que el diablo usa. Por otro lado los hombres a diario nos vemos envueltos en situaciones de oportunidad para poder pecar y ser infiel. Este tipo de situaciones muchas veces no son comprendidas por las parejas. Creo que hoy por hoy hay miles de hombres como los que  se descubrieron en Ashley Madison, sólo que no han sido descubiertos. La verdad es que aquí encaja la frase de Jesús “el que esté libre de este pecado” que arroje la primera piedra. En realidad en la forma gramatical del texto de la mujer en adulterio se debe traducir no el que esté libre “de pecado” sino de “este pecado”, dando a entender que los que salieron de la presencia de Jesús en algún momento también habían estado en situaciones vulnerables de adulterio. Quizás alguno podrá decir que no es su caso, y si es cierto mis respetos para él.

Ahora la pregunta que me viene a la mente en este instante es ¿es suficiente razón la insatisfacción sexual del hombre con su esposa para compensarla con prácticas como la de Ashley Madison?

Quisiera contestar esto con un pasaje que llevo días pensando en él. De hecho lo he tenido en “remojo” desde hace varios meses, porque me ha intrigado algo que se nota en el versículo. La versión Reina Valera a diferencia de la Lenguaje Sencillo dice: “Y no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito”. Indistintamente de las discusiones que se planteen en este pasaje de que si María tuvo una virginidad a perpetuidad o que simplemente no, mi enfoque está en otro concepto, que quizás sea demasiado “carnal”. Quiero enfocarme en el asunto del sexo en el hombre. ¿A que me refiero? El texto nos muestra que José decide no tener relaciones sexuales hasta que naciera Jesús. Eso implica que José a lo menos no tuvo sexo con María por lo menos un año. ¿Por qué decidió eso José? Cuando uno observa el desarrollo de los acontecimientos, no parece haber ninguna instrucción o prohibición de parte de Dios para que una vez desposada María, José no pudiera tener relaciones sexuales. Por lo tanto significa que fue una decisión personal de José, respetar a María y el proyecto de Jesucristo. ¿Qué pensaría José? ¿Será que al estar con su esposa en la alcoba al calor de la excitación podía hacer algo que ofendiera al niño? Quién sabe. Lo que sí es que la decisión de José es una decisión que no se debe minimizar ni pasar por alto. Sobre todo en un mundo saturado de una cultura de sexo. Es obvio que la abstinencia sexual es más complicada con el hombre que con la mujer. Un especialista dice al respecto: “La abstinencia es muy rara de ver y aparece con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres ya que son educadas mucho más en la abstinencia”[1] En ese sentido José es un ejemplo bastante raro en esto de la sexualidad para nuestra generación obsesionada con el sexo.

¿Qué puede enseñarnos este sencillo pasaje con respecto a la sexualidad en el hombre?

Primero la sexualidad de José nos demuestra sacrificio. Note lo que José está comprometido con María. Renuncia a sus planes de boda, renuncia a su fiesta de boda, tiene que asumir la responsabilidad de un hijo que no es de él, renuncia a su noche de bodas a su “luna de miel”. Renuncia a sus deseos físicos. O no sería muy difícil para él ya una vez casado observar a su amada esposa desnuda sin poder tocarle. Muchos hombres habrían decidido renunciar a este sacrificio o muchos hubieran buscado una forma de satisfacerse fuera porque su esposa no está allí para “satisfacerlos sexualmente”.

Segundo la sexualidad de José nos demuestra satisfacción. ¿Qué es lo que sostiene un matrimonio? Para un buen porcentaje es el sexo. Hay muchos hombres que no toleraran una relación carente de sexo. Es más  para muchos (incluyendo cristianos) la ausencia del sexo es una excusa para encontrar satisfacción en otras prácticas o en otras personas.  José nos demuestra que puede haber satisfacción más allá de la cama. Es probable que estuviera más entusiasmado con saber que era el padre del Mesías. La única forma de soportar la abstinencia en lo sexual  (ya sea por razones propias o por enfermedades) es entender el legado que estamos dejando como parejas en un mundo que está acostumbrado a romper el pacto del matrimonio con tanta facilidad. Por otro lado la satisfacción de José estribaba en ser considerado con las necesidades de su mujer. Era poner a un lado sus deseos de alcoba por darle tranquilidad a su esposa en un proyecto de grande magnitudes como lo era ser la madre del Salvador del mundo.

 Tercero la sexualidad de José nos demuestra superación.

La palabra “hasta” es una preposición e indica, “un límite, indica el término de tiempo, lugar, acciones, cantidades, etc.”

Hasta ese instante: “Comí hasta quedar satisfecho.” Esto significa que comí hasta detenerme porque quedé satisfecho y significó un cambio de acción: “Comí hasta el momento de quedar satisfecho.” Después de un momento específico: “No puedes irte hasta que hayas pagado la cuenta.” Esto indica una condición requerida antes que ocurra el cambio de acción: “Puedes irte después de pagar la cuenta. No antes.” Hasta el punto…: “Trabajé hasta quedar exhausto.” Significa un efecto o condición como resultado: “Trabajé hasta el punto de quedar exhausto.” Mateo 1:25 dice que José estuvo casado con una virgen hasta el nacimiento de Jesús. La conclusión es que ella dejó de ser virgen después del nacimiento de Jesús cuando ellos consumaron su matrimonio. Eso significa que la abstención del sexo de José no fue para siempre. De hecho se especifica que luego tuvieron relaciones sexuales.

¿Qué quiero decir con todo esto?

Primero es un mito que el hombre no puede dejar de tener relaciones sexuales sin que afecte su matrimonio.

Segundo es un mito que lo que hace feliz y une a la pareja es tener sexo. El pasaje demuestra que el hombre y la mujer pueden ser perfectamente felices sin el sexo.

Tercero el hecho que haya períodos de abstinencia o de problemas sexuales no indica que no son superables.

Cuarto al haber problemas de sexualidad lo que puede dar estabilidad son otros ideales del matrimonio que compensan las carencias “carnales” como propósito del matrimonio, valores, las metas y proyectos de Dios para la familia. Los hijos y su desarrollo, convertirse en excelentes padres.

Cuarto la sexualidad de José nos demuestra santificación.

Con esto no quiero ser tan “espiritualoide” para decir que el ayuno y la oración son mágicas herramientas para quitarle las ganas de sexo a un hombre. Es obvio que la acumulación de estímulos y las ideas acariciadas en la mente por mucho tiempo y los mecanismo que alteran mis hormonas será una lucha titánica el mantenerse apartado de lo que puede dañar nuestra reputación. Cuando hablo de santificación me refiero a la esencia de la palabra que significa separación. Esta separación tiene que ver con establecer mecanismos que me ayuden a no involucrarme tanto en el mundo que pierda mis distintivos con Dios. Es obvio que la lucha del hombre con el sexo va a ser una lucha muy personal, pero al igual que José se puede vivir para Dios y apartado para su propósito a pesar de tener carencias sexuales. La realización de un hombre no está en la alcoba o las veces que eyacula, la realización del hombre está basada en su identidad con Dios y su satisfacción en él. Aunque pueda sonar muy superficial esta parte, pero todavía podemos encontrar nuestra satisfacción en Jesús. Que por cierto, si él fue tentado en todo (y eso incluye el sexo) Jesús fue abstenio toda su vida.

Creo que José difícilmente hubiera aparecido en Ashley Madison (bueno no sé?) por lo que veo el hombre se mantuvo fiel cuando no podía tener sexo. No fue una excusa para buscar por otro lado.

Sin embargo me da mucha tristeza lo que está pasando con los hombres de Dios (y porque no decirlo…las mujeres de Dios) el sexo en la internet. Pienso que el libertinaje sexual es y será un arma que destruirá muchos, si no tomamos decisiones radicales. Me gustaría decir que estoy libre de esta lucha, pero al igual que muchos formo parte de ese ejército que batalla a diario para mantenernos en la senda del Señor, apartados y santificados para su causa…hay días que lo logro…pero hay días…

 

[1] http://www.efesalud.com/noticias/abstinencia-sexual-una-renuncia-voluntaria/

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s