Marcos…Una nueva generación en el poder del Espíritu


Una segunda escena  de la autoridad de Cristo tiene que ver no sólo con la lucha espiritual, sino con la ubicación espiritual. (14b-15)

Hay que notar, que al retirarse de Judea (donde había estado hasta este momento), el Señor no estaba huyendo de Herodes Antipas, sino entrando en el territorio de este rey.  Debemos recordar que estamos analizando el evangelio de Marcos como la historia de Jesús contada por una generación joven. ¿Qué implicaciones tiene estos versos desde esa perspectiva? ¿Por qué Marcos cuenta eso? Es importante no pasar por alto que Jesús sabía exactamente cómo moverse, a dónde moverse y cuándo moverse en su vida espiritual. ¿Saben eso las nuevas generaciones? ¿Cómo las ubicamos espiritualmente hoy bajo la autoridad de Cristo?

Creo que la idea principal sobre este concepto tiene que ver con ubicación espiritual. ¿Cómo sabemos hacia dónde movernos con Dios? Según este pasaje nuestra ubicación espiritual tiene cuatro componentes.

Primero la ubicación espiritual es un asunto de temporalidad. “Después que Juan fue encarcelado” Es importante observar que todo tiene su inicio, su desarrollo y finalización. Es muy bueno interpretar mi ubicación ante Dios en el asunto que nuestras vidas tendrán su importancia ante Dios, pero que aún aunque hayan sido muy buenas deben pasar y debe haber un cambio. Por eso es importante aprovechar el tiempo que Dios me ha dado con  mi vida, porque puede ser muy corta pero significativa como lo fue la vida y ministerio de Juan el Bautista. ¿Por qué los modelos pasan? Simplemente porque hay un crecimiento en el mover de Dios, más oportuno y relevante a nuevos tiempos. Segundo la ubicación espiritual es asunto de localidad.  “Jesús vino a Galilea” Galilea estaba en el norte de Palestina.   Era la zona que rodeaba el Mar de Galilea, aunque principalmente al lado oeste.  Como se ha mencionado, Galilea era la jurisdicción de Herodes Antipas.  Mateo 4:15, describe a Galilea como “Galilea de los gentiles” (a la luz de Isaías 9:1-2); esto se debe a la gran influencia de gente pagana en esa parte de Israel.  Por tener mucho contacto con personas gentiles, los judíos de Jerusalén consideraban a los judíos que radicaban en Galilea como ignorantes e ‘inmundos’.  Sin embargo, fue en esta parte de Palestina que el Señor desarrolló la mayor parte de Su ministerio (comparar 1 Corintios 1:26-29). ¿Por qué el Señor dedicó tanto tiempo al ministerio en Galilea?  Comentaristas ofrecen una variedad de respuestas.  Algunos afirman que era simplemente porque el Señor era de Galilea; pero tal respuesta sería demasiado superficial.  Más probables explicaciones incluyen las siguientes: Para cumplir Isaías 9:1-2. Por la clase de gente que vivía en esa zona (a la luz de 1 Corintios 1:26-29). Porque siendo una zona influida por gentiles, Cristo podía estar en Israel, pero desarrollar un ministerio que alcanzaba ‘las naciones’. Porque era una zona más tranquila para trabajar, en el sentido de que Su ministerio ahí no despertaría tantas pasiones nacionalistas (como sería el caso en Judea). Porque en esa zona no entraría en tanto conflicto con las autoridades religiosas (p.e. fariseos y sacerdotes) y seculares (p.e. los saduceos y el sanedrín). Lucas añade el detalle importante que Cristo vino a Galilea “en el poder del Espíritu” (Lucas 4:14). Jesús pasó de ser “impulsado por el Espíritu Santo” a estar “en el poder del Espíritu Santo”. ¿Por qué se añadirá esto en el texto de Lucas? ¿Y por qué ese cambio?

La única manera de poder realizar un trabajo para Dios es simplemente usando los recursos de Dios. El moverse en la “dinámica” (dunamis palabra griega para “poder”) del Espíritu Santo es la única manera en que podemos resistir los contextos adversos. Es decir la única forma de progresar en la ubicación que Dios nos ha dado es simplemente sosteniéndonos en esfera de vigor espiritual de otra forma no podremos hacer lo que Dios quiere, y dónde nos quiere. Hay momentos en la vida en que realmente sino se depende de esa dinámica espiritual no disfrutaremos el lugar que Dios nos ha dado para ministrar. ¿Cómo se experimenta esa vida plena de dinamismo en el Espíritu sería una buena pregunta? La ubicación de la nueva generación que cuenta la historia de Cristo no sólo se trata de temporalidad, localidad sino que también trata de finalidad. Creo que si las nuevas generaciones entienden que hay un fin supremo en la historia de Jesús que ese fin vale abrazarlo como un máximo bien, entonces su ubicación en los planes de Dios será mejor que cualquier otro que no tiene esa mentalidad. Dice Marcos: “…Predicando el evangelio del reino  de Dios” La finalidad de Cristo se ve desde dos maneras.

Primero su convicción. A la luz de la cronología, es obvio que este no fue el momento en que Cristo inició Su ministerio de predicación.   Hay que tener cuidado, entonces, con esos comentaristas que afirman que cuando Juan fue silenciado, Cristo comenzó a desarrollar Su ministerio.  Esto sencillamente no es cierto. Lo que ocurre aquí no es el inicio de la predicación de Cristo, sino el inicio de Su predicación sistemática en Galilea. Sin embargo, lo que sí es cierto, es que aunque Herodes Antipas silenció a Juan, no silenció la Palabra de Dios.  Porque en la brecha que él dejó, Cristo continuó anunciando la llegada del reino de Dios.  Como Pablo dijera posteriormente,  “la palabra de Dios no está presa” (2 Tim 2:9).

Segundo su comisión. El mensaje de Cristo se centró en ‘el Reino de Dios’. Por ser un tema fundamental en la enseñanza de Cristo, es importante entenderlo claramente.  El Antiguo Testamento afirma que Dios es rey sobre toda la tierra (Sal 47:7; Jeremías 10:7).  Sin embargo, dado a que la ley de Dios solo fue dada a Israel (por medio de Moisés), la manifestación del reino de Dios se limitó a los judíos.  De todos modos, la esperanza del AT era que en el futuro, el reino de Dios se manifestaría plenamente, sobre todo el mundo, luego de una intervención milagrosa de Dios en la historia (Isaías 24:23; Zacarías 14:9).  Dan 2:44 predice esto, indicando el momento en que se daría, “Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre”. Este verso está hablando, en realidad, del reino eterno de Dios, que se dará en los últimos tiempos, cuando Cristo venga por segunda vez.  Sin embargo, las profecías de Daniel 2, indican que iba a haber un inicio de este reino, durante el tiempo del cuarto imperio (es decir, del imperio romano). Cuando Cristo vino, Dios ya estaba reinando sobre todo el mundo; el Señor lo sabía (Mateo 5:35; 11:25; 10:29).   Sin embargo, cuando Él proclamó “el evangelio del reino de Dios”, tenía en mente el reino escatológico de Dios.  Con la primera venida de Cristo, ese reino escatológico de Dios comenzó a manifestarse.  Esa es la clara enseñanza del Señor, en Lucas 11:20.   Las sanidades, las expulsiones de los demonios, la enseñanza autoritativa de Cristo, y los demás aspectos de la enseñanza de Cristo, indicaron que en Su Persona, el reino escatológico de Dios se estaba manifestando (ver Mat 12:28; Lucas 17:21).  Cristo llamó a la gente a creer estas ‘buenas noticias’ (“evangelio”), y a arrepentirse, para que puedan ser partícipes de ese reino. Por otro lado hay que tener cuidado de no interpretar la palabra “evangelio”, aquí, a la luz del resto  del NT.  En Romanos 1:16-17, Pablo también habla del “evangelio”; pero en ese caso, la palabra “evangelio” se refiere a la muerte redentora de Cristo, y a la  justificación que tenemos por fe en Él.  Obviamente, este no era el “evangelio” que  Cristo predicó al inicio de Su ministerio.  El “evangelio” de Cristo era simplemente las ‘buenas noticias’ del cumplimiento de la esperanza del AT, acerca de la intervención de  Dios en la historia, para establecer Su reino.

Tercero su cosmovisión. “…diciendo, ‘El tiempo se ha cumplido…”

Una cosmovisión kairológica. El plan de Dios para la salvación del mundo tiene un horario preestablecido.   Pablo habla de esto en Gálatas 4:4, “Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a Su Hijo…” (Ver Efe 1:10).  Al comienzo de Su ministerio sistemático, Cristo enfatiza que el tiempo determinado por Dios se ha cumplido, y que Dios está poniendo en marcha la manifestación de Su reino.  Debemos notar que hay dos palabras en griego, que se pueden traducir, ‘tiempo’.  Una es ‘cronos’, que es ‘tiempo’ considerado como una simple secuencia de minutos (es decir, tiempo cronológico; ver Mateo 2:7).  La otra es ‘kairos’, que significa ‘tiempo’ oportuno; es decir, ‘el momento apropiado para hacer algo’ (comparar Lucas 4:13, donde la palabra que Lucas usa es ‘kairos’; ver también Eclesiastés 3:1-11).   Esta es la palabra que Marcos usa aquí.   Al usar esta palabra, lo que está diciendo no es simplemente que la fecha y la hora de la intervención de Dios había llegado, sino que el momento oportuno para hacerlo había llegado (dada las condiciones en las cuales el pueblo de Israel estaba viviendo, la ‘pax romana’ , etc.).  Sin embargo, ese momento histórico era oportuno, no simplemente, por las condiciones reinantes en ese tiempo, sino porque Dios así lo había determinado.   “Es la decisión de Dios que hace que un momento en particular, o un período de tiempo, sea kairos; un tiempo lleno de significado.

Una cosmovisión soteriológica. “…y el reino de Dios se ha acercado.” El mensaje de Cristo es muy parecido al mensaje de Juan el Bautista (ver Mat 3:2).  La única diferencia, quizá, es que en la Persona de Cristo (con los milagros que Él hizo, etc.), el reino de Dios ya estaba presente.  El reino estaba cerca porque estaba comenzando a manifestarse en el ministerio de Jesús.   Su cercanía era como la salida del sol cuando empieza a romper el alba. Por ende, si el mensaje de Juan se centró en ‘arrepentimiento’, el de Cristo se centró en ‘evangelio’. ¿Cómo hemos de entender la frase, “se ha acercado”?   A la luz de las palabras anteriores, “El tiempo se ha cumplido”, algunos toman estas palabras como un paralelismo sinónimo, y por ende aplican a la frase una interpretación temporal; es decir, que el reino de Dios se ha acercado en tiempo (es decir, ‘está por manifestarse’).  Sin embargo, es probable que debemos interpretar las palabras, “se ha acercado”, en un sentido espacial (geográfico), y no temporal.   Decimos esto, porque de las 35 veces que este verbo (‘eggizo’) se usa en el NT, 24 de ellas tiene un sentido espacial.  Además, las otras dos ocasiones en que Marcos emplea este verbo, el verbo claramente tiene un sentido espacial (ver Marcos 11:1; 14:42). Si aceptamos que la frase, “se ha acercado” debe entenderse en un sentido espacial, el significado sería que en la Persona de Cristo, el reino de Dios se ha acercado a la humanidad. Por otro lado la frase “arrepentíos y creed en el evangelio” puede entender que “arrepentimiento’ y ‘fe’ son las dos respuestas fundamentales del hombre ante la presencia de Dios.  Pablo habla de ellas en Hechos 20:21; ver también Hebreos 6:1. Por lo general, en el NT, la salvación depende de tener fe en Dios, o fe en Cristo (ver Juan 14:1).  Sin embargo, aquí el Señor habla de creer las buenas noticias que Él trae acerca de la manifestación del reino de Dios. Los judíos vivían con una tremenda expectativa de la manifestación del reino de Dios sobre la tierra.  Era una de sus oraciones tradicionales (“Que venga tu reino durante nuestra vida”).  Para ellos, la manifestación del reino de Dios es lo que la Segunda Venida es para el creyente.  Por ende, el anuncio que en la Persona de Cristo ese reino se estaba manifestando, eran tremendas noticias, y el Señor pide que la gente crea ese ‘evangelio’.

Así que la ubicación espiritual es importante para las nuevas generaciones ¿Dónde ubicamos a la nueva generación en nuestras congregaciones? En la iglesia tradicional no en la palestra sino en las cosas secundarias. La ubicación que les demos a las nuevas generaciones deben enseñarles a manejar la temporalidad de sus vidas, se les debe enseñar a ministrar en la localidad que Dios ha designado para sus vidas y finalmente se les debe  dar un destino una finalidad que les haga tomar el reto que tienen por delante.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s