Marcos…la experiencia sobrenatural en las nuevas generaciones…


Se ha planteado que la primera evidencia de la identidad de Marcos como nueva generación es que nace de una experiencia personal. (V.1), también que una segunda evidencia de una experiencia escritural. (Vrs. 2-3). Pero en tercer lugar nace de una experiencia congregacional.  (Vrs. 4-8). Existe una cuarta evidencia de la identidad de Marcos es una experiencia sobrenatural.  (Vrs. 9-11). En estos versículos podemos encontrar una de las tres veces que Dios habló audiblemente. Y es un pasaje en donde por primera vez hay una manifestación visible de la presencia del Espíritu Santo.  Y en tercer lugar una declaración de lo que representaba para Dios Jesucristo. La experiencia sobrenatural que inspira está demostrada en tres dimensiones. Un Dios real y que sabe cómo comunicarse con su creación. Esta sería la realidad de Dios. Dios es real, puede usar mecanismos para hacernos entender su voluntad, ya que usa un idioma que los que estaban presentes entendieron.  La segunda dimensión es mostrada por la presencia visible del Espíritu Santo. Esto sería la sublimidad del Espíritu Santo. Es decir es importante observar que la manera en que el Espíritu Santo se encarna es una paloma. Un animal frágil, sencillo, manos y asustadizo. Nunca encontramos en los equipos de la liga profesional del fútbol americano uno que use la paloma como símbolo y como nombre de batalla. La tercera dimensión es la misma presencia de Jesucristo. Es la autoridad del Hijo de Dios.   Cuando Jesús fue bautizado, el Espíritu vino sobre Él como una paloma, y ​​el Padre habló desde el cielo y Marcos  identificó su Hijo amado. Las personas que estaban allí no oyeron la voz o vieron  la paloma, pero Jesús y Juan si lo experimentaron (Juan 1: 29-34). Es interesante que la  palabra “amado” no sólo declara afecto, sino que también lleva el significado de “el único.” El anuncio del Padre desde el cielo nos recuerda el Salmo 2:7 e Isaías 42: 1. Usted tendrá que tener en cuenta estas referencias en Marcos Evangelio Jesucristo como el Hijo de Dios, Marcos 1: 1, 11; 03:11; 5: 7; 9: 7; 12: 1-11; 13:32; 14: 61-62; y 15:39. Marcos no escribió su libro sobre cualquier Siervo judío. Escribió su libro sobre el mismo Hijo de Dios que vino del cielo para morir por los pecados del mundo. Sí, Jesús es el Siervo, pero Él es un Siervo muy inusual. Después de todo, es el siervo que prepara el camino para los demás y anuncia su llegada.

La generación a la que tratamos de alcanzar hoy necesita recuperar una espiritualidad trinitaria como la que presenta Marcos en su libro. Es decir necesitamos presentar un Dios real que está inmiscuido en los asuntos humanos y que interviene en ellos. Pero por otro lado debemos rescatar la neumatología. Es importante observar que el Espíritu Santo ha sido usado y abusado por ideas y sistemas doctrinales. Es importante que volvamos a juntar el binomio Palabra y Espíritu, porque los hemos divorciado.  Y Finalmente debemos presentar a un Jesucristo que rete, que genere como en el Padre una admiración por ser amado y porque el llena todos los requisitos de una vida complaciente.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s