Marcos…enseñara a reunirse a las nuevas generaciones…


Hemos dicho que  la primera evidencia de la identidad de Marcos como nueva generación es que nace de una experiencia personal. V.1), también que una segunda evidencia de una experiencia escritural. (vrs. 2-3). Pero en tercer lugar nace de una experiencia congregacional.  (vrs. 4-8) Observemos que Juan el Bautista levantó un movimiento congregacional hacia el desierto. El vrs. 5 usa dos palabras importantes “toda” y “todos”, dando a entender que mucha gente se congregaba. ¿Qué hacía que la experiencia congregacional de los seguidores de Juan fuera de esta forma? ¿Qué los atraía? Creo que existían por lo menos cuatro elementos que hacían que la gente fuera a donde Juan estaba. El primer elemento tiene que ver con la idea de  la competencia  del mensajero.  ¿Cómo define Dios la grandeza? Cuando uno observa la manera en que Dios describe a Juan como grande, los parámetros que el utiliza chocan contra los parámetros que el mundo evangélico actualmente posee. Es decir mientras más simple, sencillo y si aditamentos la magnificación del llamado estaría sobre el que es llamado. Ahora deben entender que este tema es importante, ya que fue Jesús mismo quién   llamó a Juan el más grande de los profetas (Mateo 11: 1-15.). Pero esa grandeza no se reflejó en su vestido, forma de vida, o posesiones sino en la convicción de su llamado. En su  mensaje de arrepentimiento, Juan  fue identificado con Elías (2 Reyes 1: 8.; Mal. 4: 5; Mateo 17: 10-13; y observe Lucas 1: 13-17). Esto batalla contra la tendencia del “exitismo” ministerial que actualmente muchos ministros persiguen.

El segundo elemento tiene que ver con la convivencia del mensajero.

El “desierto” donde Juan ministró es el páramo agreste largo de la orilla occidental del Mar Muerto. Juan  estaba diciendo a la gente simbólicamente que estaban en un “desierto espiritual” mucho peor que el desierto físico que sus antepasados ​​habían soportado durante cuarenta años. Juan  llamó a la gente a salir de su desierto espiritual, fue un llamado a confiar en su Jesús, y entrar en su herencia. Esto batalla contra el elitismo eclesial que insiste en tener lugares dignos y adecuados y cómodos para que la gente asista a nuestras reuniones. La gente que escuchaba a Juan no le importó estar en un desierto con tal de ser confrontado con sus vidas. El tercer elemento la conciencia del mensajero.  Y es que  Juan tuvo la precaución de magnificar Jesús y no a sí mismo (ver Juan 3: 25-30). El no era el centro del ministerio, era un hombre secundario, una plataforma para que la gente conociera al verdadero e importante de la historia, Jesús. Esto batalla contra el paternalismo espiritual. No somos los hombres el centro de la atención de los que nos sigue, sino Jesucristo mientras más no hagamos a un lado más la gente será transformada por el encuentro y conocimiento con Jesús.  El cuarto elemento es  la contundencia del mensajero.  Juan innova una nueva metodología de espiritualidad para que la gente se identifique con el nuevo mover. Si viene es cierto que el bautismo a posteriori se convertiría en una ordenanza y práctica de la iglesia emergente del NT en el tiempo de Juan era innovador y creativo. Por medio de este nuevo símbolo Juan bautizaría pecadores arrepentidos en el agua, pero eso anticipaba  la venida de “Uno” mayor que bautizaría con el Espíritu (Hechos 1: 4-5). Esto no quiere decir que el bautismo de Juan no era autorizado (ver Mat. 21: 23-27), o que el bautismo en agua un día sería reemplazado por el bautismo del Espíritu (ver Mateo 28: 19-20.). Más bien, el mensaje de Juan y el bautismo eran la preparación para que las personas estuvieran dispuestas a reunirse y confiar en el Mesías, Jesucristo. Los apóstoles de nuestro Señor fueron, sin duda, bautizado por Juan (ver Juan 4: 1-2; Hechos 1: 21-26). Esto batalla contra el tradicionalismo ritual.

Las nuevas generaciones necesitan una experiencia congregacional distinta y por qué no decirlo hasta nueva. Estamos en un momento donde debemos recrear y recuperar elementos más creativos y frescos en nuestras experiencias de comunidad. Debemos hacernos más sencillos para ser más grandes. La grandeza se mide por las cosas que no necesitamos y no por las cosas que poseemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: