Se puede dar sin amar pero no se puede amar sin dar II parte


En segundo lugar quiero que veamos las CRISIS de Asaf. Una lucha con la integridad. (Salmo 73:2)

Vea  lo que escribe en el salmo 73:2 “En cuanto a mí, casi se deslizaron  mis pies,  por poco resbalaron mis pasos, porque tuve envidia de los arrogantes  y viendo la prosperidad de los impíos” No cabe duda que Asaf tiene muchos acompañantes. Los que casi a veces nos dan ganas de deslizarnos, sabemos lo que se siente, lo que llora, lo que  cansa. Muchos estamos con él! Sin embargo que bueno que se puede decir en público, pues el modelo de Asaf luego girará de su  crisis, a su cura.

Sé que para muchos acostumbrados a la mascarada evangélica de “todo está bien enfrente de la gente” les parece amenazante, el que alguien se salga de la pecera y nade entre las realidades del mar, en medio de tiburones, y no se quede en los  acuarios bien ordenados de la iglesia institucional.

Estaba leyendo la vida de Amy Carmichael, una mujer misionera en la India. ! Que tremenda mujer! Muchos dicen que Teresa de Calcuta fue una Amy Carmichael moderna. Ella por ser mujer tuvo problemas con los liderazgos varoniles. Su sensibilidad espiritual la ayudó a ver las cosas en su realidad más pura, y por eso en 1903 publicó un volumen llamado Las cosas como son. Este causó un tremendo revuelo en India e Inglaterra, al punto de que el comité misionero decidió pedirle que volviera a su tierra.

Sus libros recibieron críticas y rechazos. Los editores preferían historias de éxito y avance, no con la visión realista que Amy poseía, y aunque el público exigía finales felices, ella se negó a complacerlos. La verdad fue su tema; creía que el toque artístico podía matar la credibilidad de la palabra escrita. Obviamente su honestidad le procuró recelo, y tal vez muchas de nosotros nos encontramos en el mismo sendero, con dos polos atrayéndonos: la verdad contra la fama, el Señor contra nuestros deseos, lo recto contra los sentimientos de las personas. Creo que sería bueno que los “actuales misioneros” leyeran a Amy Carmichael y dejaran de enviarnos reportes tan triunfalistas y más reales de lo que hacen en misiones…sería bueno. Nos quedamos con el Ministro Asaf, en un momento de angustia. Y específicamente ¿cuáles fueron las razones por las que entró en crisis?

El salmo 73 comienza diciendo: “Ciertamente es bueno Dios para con Israel, para con los limpios de corazón”.

Lo primero que vemos es que Asaf ve que teológicamente Dios es bueno, pero en la práctica de su vida, no lo parece. La crisis tiene que ver entre lo que creemos y lo que vivimos.  Parece haber una contradicción entre lo que cree y piensa y lo que está viviendo. Dice “en cuanto a mí”.

Lo segundo que el ve es que los malos prosperan y a él no  está prosperando. La crisis tiene que ver entre lo resultados y retribución. “En cuanto a ellos”. Sería una expresión interesante a usar a lo que siente Asaf. El verbo “tuve” es interesante, está en un estado llamado “piel” en el hebreo. Este modo usualmente expresa intensidad o una acción intencional. Esto implica que Asaf se había rendido al estado de su corazón e intencionalmente comenzó a fijarse en los arrogantes. Cuando el corazón se llena de tristeza, nuestros ojos buscan más excusas para llenarnos de amargura. Por otro lado el término está en tiempo perfecto. Este tiempo habla de un estado completo. Quiere decir que Asaf se había rendido completamente a ver a los arrogantes. Ya era un estilo de vida. El término arrogante, es en realidad “jactancioso, fanfarrón” algunas veces se utiliza para brillo en la cara. La modalidad verbal está de tal forma que es un tipo que su rostro es altanero y que tiene una actitud de triunfalista, y de éxito. Y usa el término “prosperidad” viene de la raíz “shalom” implica que ellos tenían un estado completo de salud material. Pero Asaf sabe que ellos son “impíos”, el término es para malvado, sin reglas, es corrupto moralmente, asi como espiritualmente. ¿Alguna vez se ha preguntado porque Dios permite esto? El vrs. 7 es bastante descriptivo: “los ojos les saltan de gordura, logran con creces los antojos  del corazón”. Es un total éxito. He conocido gente así en mi vida y en el ministerio. A mí lo que me preocupa no es que vea a los no creyentes progresar, eso no es mi problema. Mi problema es ver en la iglesia creyentes, y pastores corruptos que les va bien. He conocido todo tipo de iglesias y creo que aún me falta conocer más. Pero he visto líderes y aún ministros o profetas o aún apóstoles modernos, enseñorearse de la iglesia, robar, tener su concubinas en las bancas, ser orgullosos, y les va bien (aparentemente). Líderes que hacen sus iglesias para jactarse ellos, para ser los diosecillos ,presidentes de su club de admiradores y admiradoras y ver cómo la gente los ve con admiración y les pone títulos de “Don” o “doña” y lo único que les da ese título es porque tienen dinero! Así que entiendo a Asaf, es fácil decir “en cuanto a mí” la historia es otra.

Lo tercero que Asaf lo lleva a crisis es “De nada sirve ser un seguidor fiel de Dios”  La crisis tiene que ver con la fidelidad y felicidad. Oiga lo que dice: “Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón” El usa el modo piel y el tiempo perfecto. Que indica que se está refiriendo a su conversión, Asaf se lamenta por un momento, de haberse convertido! No logro entender que era lo que pasaba con Asaf, porque dice “he sido azotado todo el día y castigado todas las mañanas” ¿Qué es esto? El verbo azotado es dañado, damnificado, señalado y golpeado.  Pueda ser que debido a su estado anímico haya una exageración, pero no cabe duda que este hombre la ha estado pasando re mal. Usa  el término castigado, que es ser escarmentado. ¿Porque era esto? ¿Que había hecho de mal, para que recibiera este trato?

La cuarta   cosa que él tiene como crisis es que siente deseo de ser como ellos   “Hablaré como ellos”.  La crisis tiene que ver reacción  y reflexión. Lo bueno es que quedó a nivel de pensamiento, y no de acción (vrs. 16). En su reacción a la crisis es que al final reconoció que tenía amargura. Dice el vrs. 21 “se llenó de amargura mi alma”. Wowwwwww! El qué? El gran ministro de alabanza reconoce públicamente que tiene amargura? No es posible!!!!! No Asaf eso no se hace, cómo puedes reconocer públicamente que estás así!!!!! ¡No! debes decir, “bendecido” “en victoria” No declares que estás amargado, pues lo que dice recibes. ¡Tus palabras te atan!!!!!! Muy bien paremos, ya de las crisis y pasemos a la conquista espiritual de Asaf.

Hemos pasado de las confesiones de Asaf, a las crisis de Asaf y ahora pasemos a sus conquistas.

En tercer lugar veamos la CONQUISTA de Asaf. Esta es una lucha con la espiritualidad.

Tres cosas le llevaron a la conquista y a la victoria espiritual.

 La primera es reconoció que tenía problemas.

Su reconocimiento es por un lado que ha estado viendo a los demás (vrs. 17), es decir su problema era de VISIÓN, segundo que era torpe (vrs. 22) su problema era de CONVICCIÓN y finalmente que tenía amargura un problema de EMOCIÓN. (vrs.21).  Si meto mi cabeza en una series de frases triunfalistas, saturadas de versículos bíblicos sacados de contexto, para esconder y engañarme a mí mismo de que todo está bien y no pasa nada, entonces no saldré del problema.

La segunda cosa que hizo fue que CONFESÓ lo que le pasaba.

Confiesa que tenía problemas, pero dice que a pesar de eso el “con todo yo siempre estuve contigo”. Tres cosas cuando usted confiese sus malos tiempos. Primero sinceridad. Asaf no deja de decir lo que le pasa, cómo le pasa y como se siente. Segundo, honestidad. Exprese sus emociones tal cual, sea abierto y cuente lo que está pensando como la está pasando. El a pesar de estar mal emocionalmente, siempre siguió a Dios, y no se apartó. Tercero utilidad. Lo que más me impacta en su confesión es que la tradujo en un salmo y un canto.  Me lo imagino en el culto del día domingo frente a todos los israelitas, y aún frente al rey, parándose y diciendo: “He compuesto una nueva alabanza, se llama “lazos de amargura”. y Cuando llegara al coro “tan torpe soy. Lalalala” y tan amargado:..lalalalala”. No sé si se escucharían en las bancas “gloria a Dios” “aleluya” “Santo”.

La tercera cosa es que se  COMPROMETIÓ de nuevo con Dios.  Nota usted el compromiso que hizo: Porque he aquí los que se alejan de ti perecerán…pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien. He puesto en Jehová el Señor mi esperanza, para contar todas tus obras”. ¡Sí…esto es el compromiso!  Dios es bueno y pasaremos etapas largas y oscuras en el silencio de Dios, pero no debemos alejarnos, porque Dios aunque tiene su lado silencioso y misterioso está desarrollando un plan que no percibimos, y lo bueno que no está sujeto a lo que yo haga, o me aleje.

Amy Carmichael escribió este poema

Si me reservo algo en mi entrega a aquel que tuvo tanto amor, que dio a quien más amaba por mí, entonces no conozco nada del amor del calvario.

Si me siento lesionada cuando me acusan de cosas de las que no tengo la menor idea, olvidando que mi Salvador, sin pecado, caminó por esta senda hasta el final, entonces no conozco nada del amor del calvario

Si la carga que mi Señor me pide que lleve no es de mi predilección, y me agito internamente y no acepto con agrado su voluntad, entonces no conozco nada del amor del calvario.

Si me retracto de una oración cuando obtengo una respuesta que no esperaba, aunque creía haberla hecho de todo corazón; entonces no conozco nada del amor del calvario

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s