Cuando se ven las heridas pero no el dolor… El Síndrome de Automutilación desde una terapia integral… III parte


automutilación

En tercer lugar…

 Previniendo el problema…

Quiero cerrar este escrito estableciendo varias pautas para prevenir y un dado caso combatir el problema. Frente a la conducta específica de SAM, contamos con tres herramientas esenciales: la psicoterapia y la farmacoterapia y la teoterapia.

El enfoque psicoterapéutico debe abordar al individuo, familia y en el caso de los adolescentes, su entorno escolar. A nivel individual, se debe plantear  una psicoterapia realizada en dos etapas. La primera sería una intervención de corto tiempo en crisis. Y que está dirigida a establecer un vínculo terapéutico y a extinguir el acto SAM. La técnica más usada es la cognitivo – conductual de tiempo limitado cuyo objetivo es lograr que el paciente reconozca sus emociones, sea capaz de expresarlas de manera más adaptativa y desarrollar habilidades en resolución de problemas. Debe fomentarse la autoestima y el autocuidado[1].  La segunda  sería una intervención de largo aliento.  Considerando la psicopatología de base y la organización de la personalidad. Las técnicas dependerán del enfoque del terapeuta. En el ámbito familiar, lo primero es dar apoyo a la familia debido al alto impacto afectivo que provoca la conducta automutilatoria y junto a eso develar y aceptar el problema. Posteriormente se buscan cambios en los patrones de relación interpersonal, enfatizando una comunicación más funcional y un ambiente contenedor y protector. En el último tiempo se ha puesto el énfasis en los grupos de rehabilitación  con equipos multidisciplinarios, realizando e integrando técnicas grupales.

El enfoque de la  farmacoterapeútico. El propósito de esto es controlar la impulsividad, disminuir la angustia y manejar los desórdenes del pensamiento. Para ello se cuenta  con un arsenal bien conocido de ansiolíticos, antipsicóticos tradicionales y atípicos y de antidepresivos. Sin embargo debemos recordar las drogas no son solución al problema, simplemente lo atenúan, y por lo general traen consecuencias colaterales.

El enfoque de la teoterapeútico.  En la Era del estrés, la Teoterapia es un reencuentro entre el conocimiento y la fe. El hombre moderno, poseedor como nunca de una gran gama de información, teniendo a si disposición elementos sofisticados para comunicarse, descuida por momentos la capacidad para dialogar consigo mismo y ver el aspecto trascendente propio. La palabra “Teoterapia” está compuesta por el prefijo “Teo”, que significa Dios y “Terapia”, del griego terapeunón, que significa proceso curativo o sanador. Este término viene siendo usado desde hace ya algunos años dentro del lenguaje cristiano; en un principio con mucho recelo, ya que la Teoterapia abarca conceptos y teorías que están incluidos dentro de la Psicología, Sociología, la Psiquiatría y a partir de años recientes hace parte del currículum de carreras como la Medicina y la Enfermería; en Canadá y los Estados Unidos, se requiere que los centros de salud tengan en cuenta la fe de las personas y por ende la consideración espiritual de los pacientes.[2] Hay estudios probados de la influencia de la Fe en la sanación de las personas, de acuerdo al National Cancer Institute (Instituto Nacional del Cancer en USA).

El Dr. José Castillo Ruiz[3], define la Teoterapia como una reflexión sobre las dimensiones biológicas, emocionales, neurofisiológicas y espirituales de la persona. La Teoterapia es una manera de desarrollar la espiritualidad, terapia profiláctica al vacío interior de un entorno pragmático y consumista. Postula tres tipos de inconscientes que interactúan entre sí e influyen en la vida de la persona: a) el inconsciente psicodinámico, b) inconsciente espiritual, y c) el inconsciente cognitivo[4].

 Por ejemplo, en la Física Cuántica se han realizado ensayos sobre la influencia de la oración en células cancerosas, animales y plantas que han arrojado resultados positivos. ¿A qué se refiere la Teoterapia? La Teoterapia considera al ser humano como un ser humano integral, es decir como un todo y no la suma de partes aisladas (cuerpo, alma y espíritu), ya que cada una de las partes contiene a la otra y una afecta a la otra[5]. La Teoterapia es una modalidad  de consejería y terapia basado en principios cristianos. Dios está claro con relación a algo: El hombre debe vivir de acuerdo al propósito de Dios o no estará viviendo correctamente. El vivir correctamente no se basa en sentimientos neuróticos de culpa o vergüenza que nos inculcan, más bien es una respuesta al galardón del Espíritu Santo. En Romanos 12, el apóstol Pablo nos da una idea de como vivir en la manera que Dios quiere que vivamos. Para poder vivir de acuerdo al plan de Dios, debemos de ajustar nuestras vidas a El. Sin embargo, muchas veces nuestros conflictos internos bloquean esta meta. Por consiguiente, el hombre se encuentra enfrentando tres problemas básicos. La Soledad – sentido de separación. La falta de sentido – un sentir de vacío o de falta de propósito  La frustración – La incapacidad de alcanzar nuestros anhelos

La intención de la Teoterapia es el lidiar con estas tres áreas. ¿Cómo? Primeramente, al ayudar a la persona en necesidad (PEN) a lidiar con sus problemas internos de una manera efectiva. Segundo, al ayudar a la PEN a establecer una relación sana y clara con Dios. Y tercero, al ayudar a establecer metas alcanzables que estén dentro de la perspectiva bíblica y que a la vez sean prácticas[6].

Reflexiones finales…

 

La naturaleza bizarra y cruenta del SAM  genera resistencia para reconocerla, tanto en la población general como en los terapeutas, asociada a que es una conducta que los afectados ocultan, hacen que el diagnóstico no sea fácil. Un punto de partida para enfrentar adecuadamente este cuadro es generar mayor conciencia entre el público y los profesionales de salud mental y terapeutas. El término más usado en la literatura es el de automutilación, sin embargos parece más adecuado el de autoagresión corporal, porque tiene un significado más amplio que describe y abarca mejor el fenómeno. En la práctica la existencia de verdaderas mutilaciones es de rarísima ocurrencia. Tradicionalmente los consejeros por lo general ven  las autoagresiones corporales del tipo catártico y/  o reintegrativas considerándolas como un signo de gravedad y que puede reflejar patología de la organización de la personalidad a nivel limítrofe o psicótico. Después de estudiar esta conducta,  se debe pensar ella  merece ser analizada con mayor profundidad ya que sería más que un signo o síntoma de una psicopatología. Esta reflexión está basada en el hecho que auto agredirse corporalmente conlleva toda una constelación clínica, psicológica, sociocultural y espiritual como  del desarrollo de la persona que es indispensable integrar en la evaluación de cada paciente. Para avanzar en la comprensión de este fenómeno ayudaría el considerarlo como un síndrome o sea como un conjunto de síntomas y signos con factores sicológicos  comunes. Siendo así que la sanidad del síndrome incluiría desde la psicoterapia, farmacoterapia y la teoterapia. Sólo así se puede curar de raíz tal problema.

[1] Alderman TA: The scarred soul: Understanding and ending selfinflicted violence. Oakland, CA: New Harbinger Publications, 1997

[2] http://www.monografias.com/trabajos93/teorias-teoterapia/teorias-teoterapia.shtml

[3] Teoterapia: La Fe como Terapia

[4] Ibíd.

[5] http://www.monografias.com/trabajos93/teorias-teoterapia/teorias-teoterapia.shtml#ixzz3b7FkCD6p

[6] Ibíd.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s