3 reacciones de un creyente genuino ante la idolatría


aeropuerto romero3

Visitar  una ciudad por primera vez es una experiencia fascinante.  A cada paso hay algo nuevo que ver y escuchar. Se pueden ver  templos y edificios públicos impresionantes. Escuchar hablar a todos en una lengua que es nueva para uno  y luego aprender de las costumbres del país que visitamos. Si podríamos visitar por primera vez a la capital cultural del mundo, como lo hizo Pablo, el impacto en nosotros sería abrumador. En casi cada calle encontraríamos algo nuevo y emocionante al ver la arquitectura impresionante, las esculturas magníficas, los templos asombrosos y los famosos centros de erudición. Tal ciudad fue Atenas en el año 50 DC cuando Pablo la visitó. Llegó a la cuna de la democracia antigua, ciudad de Sócrates, Platón y Aristóteles. La visita de Pablo a Atenas se describe en Hechos 17:16-34, pasaje calificado por muchos eruditos como el documento cristiano más importante de los inicios de una confrontación entre el cristianismo y la filosofía que fue destinada a determinar la historia occidental entera.

¿Cuál debe ser la reacción de un genuino creyente ante un ambiente como el que Pablo enfrentó? Rodeado de ideologías fuertes, altares fabulosos y gente muy religiosa pero con extrañas prácticas.  Quiero que tomemos varias reacciones de Pablo para poder contextualizarla hoy en nuestro contexto de El Salvador, ante tanta presión y prácticas extrañas tanto de parte de la iglesia oficial y de algún sector diplomático de los evangélicos.

  • La primera reacción del Pablo agudizó  su visión espiritual.

¿Pero qué podría hacer Pablo para ayudarles? No tenía ni poder político ni habilidad artística. ¡Sin embargo, sí tenía libertad para hablar, entendía el pensamiento y cultura griegos, hablaba griego con facilidad y tenía novedades para los atenienses! En Atenas había un lugar que pudo haber sido diseñado para su uso, el ágora o plaza del mercado. Allí le esperaba una audiencia a la expectativa ya que a los atenienses les encantaba escuchar y debatir las ideas novedosas. El lema de Atenas pudo haber sido la pregunta:”¿Qué novedad hay?”. El ágora fue el lugar de preferencia para encontrarse informalmente y debatir los temas del día.  ¿Qué elementos deben afilar nuestros sentidos espirituales?

Pablo agudizó sus sentidos primero porque estaba en un estado de fragilidad. En términos numéricos realmente pertenecía a una minoría. Observe que el texto dice: “mientras los esperaba”. ¿A quiénes esperaba? ¿Y porque estaba solo esperando? Este relato o hecho se encuentra en el segundo viaje misionero de Pablo. Cuando Pablo y sus compañeros partieron de Jerusalén pasando por Antioquia, Tarso, Derbe, Listra, Iconio, Antioquia de Frigia, Neapolis, Apolonia, Tesalónica, Berea y Atenas. De esta última ciudad se ocupará este trabajo.

¿Qué pasó antes de que Pablo se encontrara en Atenas? Pablo Presentó en evangelio de Cristo crucificado y resucitado de entre los muertos, En Tesalónica y en Berea. Pablo acostumbraba entrar a las sinagogas y presentar el mensaje de Jesús, pero no faltaba gente malicia las cuales se oponían a la predica de Pablo, pero el proseguía por mas oposiciones que haya. De tesalónica Pablo y Silas ha sido enviado por sus compañeros de viaje y los hermanos a Berea, pero la oposición seguía, “Cuando los Judíos de tesalónica supieron que también en Berea era anunciada la palabra de Dios por Pablo, fueron allá, y también alborotaron 16:13”

 No sólo tiene fragilidad sino que también está en un estado debilidad. “En Atenas”. La gran Atenas intimidaba, con su belleza y su pensamiento, así que antes que Pablo pudo confrontar a Atenas, Atenas le confrontó a él. Quiero decir que antes que el gran misionero tuvo oportunidad de predicar a los intelectuales de la ciudad, la ciudad misma le estaba comunicando algo de sí. Lo que le llamó la atención a Pablo no fue la nobleza de la ciudad, ni su educación, su arte, o su cultura. Fue la idolatría de Atenas que le impactó. En esa época, Atenas se había llenado de la peor idolatría y por todas partes se veían estatuas e imágenes de los dioses y diosas griegas, y altares para su adoración  de Inmediatamente Pablo ha sido enviado y llevado por los hermanos encargados para Atenas, hasta que los otros compañeros suyos lleguen. Cuando Pablo llegó a Atenas esta solo  es un centro intelectual, se encontraban filósofos, Epicurios, Estoicos quienes eran maestros de aquella universidad y estudiantes. Ellos acostumbraban salir a las plazas y discutían. Así lo mismo se habían llenado de la peor idolatría y por todas partes se veían estatuas e imágenes de los dioses y diosas griegas, por tanto eran también religiosos y estaba en busca y de oír todo nuevo.  En tercer lugar no sólo está en un estado de fragilidad, debilidad sino que también está en un estado de irritabilidad.  “Su espíritu se enardecía”. La idolatría, es decir la sustitución del Creador por lo que ha creado, es la mayor de las maldades, y cuando Pablo la contemplaba junto con la degradación que había producido, “su espíritu se conmovió dentro de él”. La palabra griega que hemos traducido “conmovió” expresa la idea de una conmoción muy fuerte, un paroxismo, y significa literalmente “se le dio filo”. En otras palabras, la experiencia de estar rodeado de tal despliegue asombroso de habilidad artística, entremezclado con filosofía y superstición, lejos de adormecerle los sentidos a Pablo, más bien le puso en punta, agudizando su percepción espiritual. Lo que veía le dolió, le dio cólera y le conmovió, impulsándole a hacer algo para ayudar a los atenienses, tan sabios y a la vez ignorantes; con tanta riqueza cultural pero tan empobrecida en espíritu. En cuarto lugar Pablo llega a un estado de indignidad. “viendo la ciudad entregada a la idolatría”. Es interesante que la palabra “viendo” sea theoreo. Esta palabra da la idea de ver como Dios ve una cosa. Por otro lado me parece bastante curioso el hecho de que se refiera a la ciudad la que se entrega a la idolatría y no las personas. Eso implica que hay un impacto social y geográfico con respecto a la idolatría y a las potestades espirituales de maldad. La expresión “idolatría” es una expresión enfática que se debe traducir a todos los ídolos. Pero además implica estar sometidos por los ídolos. En Hechos 17:16 cuando Pablo utiliza la palabra idolatría, dice mucho más de lo que hoy por hoy se quiere minimizar. La expresión “idolatría” que se usa en este texto en griego es una expresión enfática que se debe traducir “a todos los ídolos” o lleno de ídolos. Pero lleva una preposición que implica que tener un ídolo es estar sometido a esos ídolos. La argumentación popular que lo que se hace es venerar a alguien y no adorar como se hace con la foto de un pariente o de alguien que recordamos queda totalmente demolida con el uso de esta palabra. No existe tal cosa como venerar, está palabra es un eufemismo para quitar la intensidad al espíritu idolátrico que tiene el ser humano.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s