No le ponga su sombra a la escultura…


miguel angel

Definitivamente estos días  han hecho honor al título de esta serie de introspecciones espirituales. Diario de una maestro cansado…y eso es esta semana, un caminar en medio del cansancio… de todo…de la vida…de la fe…de los estados emocionales…un caminar arrastrando los pies…como decía el viejo Elías…no soy mejor que mis padres…

Es obvio que Salomón pasó por la misma experiencia. Creo que mi vida espiritual ya tiene demasiadas manchas y arrugas…

La verdad es que he estado muy inquieto con esas dos frases que Pablo usa en Efesios 5:27: “sin mancha y arruga”. Dos expresiones que se toman del contexto de la relación entre el hombre y la mujer en el matrimonio y luego lo aplica a la iglesia y Cristo. ¿A qué se refiere sin mancha y arrugas? Pueden haber dos ideas. La primera que se refiera al vestido de la novia. Es decir que el vestido de la novia esté arrugado y que tenga manchas. Pero por otro lado se refiere a la constitución de la novia. Se cuerpo ya tiene arrugas (de vejez) y manchas (de su piel, que se asocia con deterioro también).

Me inclino a creer que se refiere la constitución interna de la esposa, más que una descripción de su vestido. Por ejemplo la palabra “arruga” en la primera parte del versículo tiene en su raíz un eco de la palabra “cutis” lo que significa que tiene que ver con la piel y el rostro. Así que esto es una descripción metafórica de la condición de la iglesia. ¿Y cómo está la condición de la iglesia hoy? Creo que estamos en decadencia. Y me temo que cuando la iglesia está en decadencia, está llena de arrugas, es cuando la iglesia envejece, ahora  ¿es posible que la iglesia envejezca? La vida de Cristo jamás envejece. Si hay algo viejo, pertenece definitivamente a la vieja creación, al viejo Adán. Debe usted entender que cuando Juan escribe las últimas cartas del NT, ya después de setenta años de existencia de la iglesia la vida de Cristo verdaderamente había crecido en medio de todas ellas. Pero luego los hombres se creyeron tan inteligentes, que pensaron que eran tan sabios, que podían agregar o entregar alguna contribución u opinión a la iglesia. Pero consciente o Inconscientemente, se proyectaron ellos mismos en la iglesia y entonces descubrimos que ésta empezó a envejecer.  Ahora bien, Pablo se dirigió a  siete iglesias también. Es decir  Pablo escribió trece cartas, algunas de ellas a individuos, pero hay siete dirigidas a iglesias. Eso sucedió en los días de Pablo. Ahora curioso que Juan también tiene siete cartas dirigidas a siete iglesias, pero uno se da cuenta que   la estructura de ellas es diferente a las de Pablo. Es interesante  observar, con Pedro tenemos el nacimiento de la iglesia; con Pablo, el crecimiento de la iglesia y con Juan, la restauración o recuperación de la iglesia. Es mi convicción que ya entramos en esta etapa nuevamente. La etapa de la restauración y ¿Qué es la restauración? La restauración es muy simple. Leamos Apocalipsis 2:5: «Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras». ¿Qué significa eso? Al principio, por el ministerio de Pedro, la iglesia nació. Luego, por el ministerio de Pablo, la iglesia pudo crecer. Todo eso pasó en el principio. Así que «…recuerda de dónde has caído, arrepiéntete y haz las cosas que hiciste al principio». Esto significa que el ministerio de Pedro es importante. Los fundamentos son muy importantes y el crecimiento de la iglesia también es muy importante. Nosotros tenemos que marchar adelante hacia la madurez. Esto era lo que sucedía al principio. Así que el ministerio de Juan no es sólo la restauración, no es algo nuevo. Cuando la iglesia está envejeciendo, como en la historia de la iglesia después de 2000 años, ¿puede imaginar usted cuántas manos humanas se han introducido en la iglesia? Por eso, hoy, cuando miramos alrededor, tenemos que confesar que la iglesia está de hecho en ruina y desolación. Con manchas y arrugas… Entonces si ese es el diagnóstico cuál es la cura para este mal eclesial. Lo podemos ver a través de cuatro intenciones que Efesios 5:27 nos presenta. En primer lugar, está lo que llamaremos la intención de la relación.  “a fin de presentársela a sí mismo”.  El verbo “paristemi” es un verbo interesante. Se puede traducir como traer cerca, poner cara a cara, de  hecho incluso en algunos momentos la expresión se puede traducir como intimidad. Se puede traducir como proveer o provisión. Por ser un aoristo subjuntivo se entiende que es una acción terminada pero sujeta a condición. Es decir está forma verbal demuestra que el presentársela es una realidad sentida pero no siempre cumplida. Observe que el objeto de exhibición es la iglesia pero el sujeto de exhibición es Cristo. Lo que nos  viene a enseñar que nosotros trabajamos para hacer atractiva la iglesia al mundo sino a su Señor Jesucristo. Esto nos debería dar ideas de cómo y porque levantamos una iglesia. Afectaría todo lo que hacemos, en el diario vivir eclesial.  En segundo lugar, está lo que llamaremos la  composición de la relación. “Una iglesia gloriosa”. La expresión es “endoxos eclesías”. Observe que esta relación tiene tres componentes. Primero habla de la singularidad de la relación. El uso de “una” implica que sólo existe una iglesia. Eso significa que la búsqueda de esa verdadera iglesia no está vinculada a la realización o fundación de un solo hombre o una creencia. Se basa en la singularidad de Cristo. Segundo nos habla de diversidad de la relación. El término “eclesía” es comunitario, vivencial, plural, relacional y diverso, es la unión de personas diferentes en carácter, cultura, composición social pero con un mismo fin en mente y con un solo amor; agradar y amar a Aquel que pagó el precio por ella. Tercero nos habla de la estabilidad de la relación. El texto utiliza la palabra “endoxos” que se puede traducir “en gloria”. Más que una cualidad es un estado por el uso del prefijo “en” antes de doxa. ¿Qué significa “gloria”? La gloria de Dios es la belleza de Su espíritu. No es una belleza estética o material, sino una belleza que emana de Su carácter, de todo lo que Él es. Este es el error que mucha gente continúa haciendo: confiando en cosas terrenales, en relaciones terrenales, en sus propios poderes, talentos o belleza, o en la bondad que ven en otros. Pero cuando estas cosas se desvanecen y caen como lo harán inevitablemente (siendo sólo contenedores temporales de la gloria mayor), esta gente cae en la desesperación. Lo que todos necesitamos considerar es que la gloria de Dios es constante, y que los que viajamos a través de la vida, la veremos manifestada aquí y allá, en esta persona, o ese bosque, o en una historia de amor o heroísmo, ficticia o no, o en nuestras propias vidas. Pero al final, todo eso regresa a Dios. Y el único camino a Dios es a través de Su Hijo, Jesucristo. Es en Él donde encontraremos la fuente misma de toda la belleza en el cielo, si estamos en Cristo. Nada será una pérdida para nosotros. Todas esas cosas que se desvanecieron en la vida, las encontraremos nuevamente en Él. Por otro lado el término “endoxo” tiene una idea al término en castellano “endoso”. ¿Qué es un endoso? Se denomina endoso al acto de ceder en forma parcial o total la propiedad o el poder sobre un documento y se aplica sobre cualquier título de propiedad o crédito. El endoso consiste en que una persona transfiera a otra el poder de realizar actos de dominio a su nombre o transferir la propiedad de un documento, el endosante da este poder a través de una firma realizada en el reverso del documento. Eso es exactamente lo que es una iglesia gloriosa. Es un cuerpo de personas a la que se les ha transferido el poder realizar  actos de dominio  a su Nombre. Por eso toda iglesia gloriosa es una iglesia “endosada por Dios”. En tercer lugar llamaremos la exhibición  de la relación. Observe que dice “que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante” Aquí hay tres cosas que Dios quiere que su iglesia exhiba. La expresión del verbo tener, es un participio presente activo. Se puede traducir como “no teniendo”. La idea es que este participio es simultáneo al verbo “presentársela”. Eso significa que nosotros tenemos  las condiciones que el texto dice más adelante siempre y cuando estemos en la intimidad de Cristo. El participio presente nos habla de un estado constante y real. Eso significa que nuestra exhibición como iglesia depende de nuestra lucha y deseo de agradar a Jesús. Esto sería la prioridad  de la exhibición. Por otro lado dice “mancha”. La expresión “spilos” sólo se usa dos veces en el NT. Aquí en Efesios 5:27 y en II Pedro 2:13.  Es obvio que habla de las imperfecciones e impurezas de la piel. Sin embargo me parece muy curioso que se refiere a “mancha” en singular y no a manchas. ¿Por qué? Porque para ser hijos de Dios a su imagen hemos sido llamados a una radicalidad en nuestro peregrinaje de la vida. Esto sería la pasión de la exhibición. Tanto la mancha como la “arruga”  son elementos que se deterioran con el tiempo. Son aspectos de la vejez en un cuerpo. Pero aquí está la pasión del cristianismo a perder su amor y vigor por las cosas de Dios, de tal manera se deteriore mi condición. Es sabido que las arrugas son formaciones que se dan debido a la pérdida de la elasticidad de la piel. Se hace más flexible, y entonces se caen debido a los gestos y a la misma gravedad. Otra de las causas también de la aparición de las arrugas es la falta de hidratación de la piel.  ¿Cómo la iglesia adquiere manchas y arrugas? Cuando se flexibiliza como la piel y pierde la hidratación de la Palabra y su Espíritu. (vrs.26) Por último sería el peligro de la exhibición. “Ni cosa semejante”. ¿Qué puede ser semejante a la mancha y la arruga? Pueden los lunares, las cicatrices, los cánceres de la piel, etc. Existen tantas cosas que pueden deshacer nuestra relación con Dios.

En cuarto lugar está la convicción de la relación.  “Sino que fuese santa y sin mancha” Lo primero que debemos notar es el cambio de verbo. En la primera parte se establece “tuviese” pero en la segunda parte dice “fuese”. La primera es un participio presente y la segunda es un presente subjuntivo, que indica deseo. Así que esto nos habla  de decisión. Es decir su deseo es tan grande que él desea que mantengamos las cualidades internas que se nos han otorgado y que son las que a continuación el texto muestra. Por otro lado dice que el desea que fuese “santa” es obvio que en la esencia de la expresión “hagios” (santo) hay un sentido de separación, un sentido de diferencia. Esto nos habla de distinción. También menciona la palabra “mancha”, esta palabra es totalmente diferente a la palabra mancha que aparece en la primera parte del versículo. La expresión es “amomos” se puede traducir “sin reclamo” y sin señalamiento. Es una actitud de que la persona logra que su vida esté tan acorde con su Dios que no hay señalamientos con fundamentos e importantes en su vida. Esto nos habla de  devoción.

Miguel Ángel fue un gran artista. Él hizo algunas esculturas maravillosas. Cuando estaba creando su obra maestra, él llevaba una lámpara en su frente para tener siempre una luz que brillara sobre la obra. Entonces le preguntaron: « ¿Por qué haces eso?». Él contestó: «Tengo miedo de que, inconscientemente, yo proyecte mi sombra sobre esa estructura y entonces la obra entera se arruinará». Esa es la historia de la iglesia. Si usted y yo no somos cuidadosos, aun cuando seamos usados por el Señor de una manera maravillosa, podemos proyectar nuestra sombra sobre la iglesia. Si eso ocurre, la iglesia empieza a tener mancha y arruga.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: