Rutina para el “Gym” de Dios…


pesas

Hace unos meses atrás murió uno de los más destacados entrenadores de la industria del fisiconstructivismo. El Sr. Greg Plitt. Aparentemente las últimas revelaciones fue que al hacer un anuncio comercial, quiso correr delante de un tren y murió arrollado por el mismo (https://www.youtube.com/watch?v=fI0IvC5Lnk4). En sus anuncios motivacionales, siempre retaba a desarrollar fuerza, vigor y el tipo tenía una apariencia física notable. Pensando en esto creo que  nunca he ido a un “gym” donde me digan que me van a hacer más débil, para que cuando compita muestre una fuerza extraordinaria. De hecho cuando veo esas competencias (que por cierto para mí gusto son bastante aburridas…es decir ¿que puede ser tan emocionante que un hombre o una mujer nos muestren lo bonitos que están y como son grandes y musculosos?) la meta es mostrar definición, fuerza, ( ¿grosor?). Y de hecho las rutinas buscan eso. Sin embargo al notar el “gym” de Dios realmente es todo lo contrario. Es decir la fuerza viene de la debilidad. En una parte de Hebreos 11:34 dice “sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas” Y esto es una paradoja de la fuerza en la vida espiritual.  Cuando uno observa a Pablo al principio, sólo quería que su debilidad fuera eliminada. Eso es una reacción muy humana y natural para todos nosotros. No nos gusta la debilidad, porque es vergonzoso para nosotros. Estamos orgullosos de nuestros “puedo hacerlo solo”, y por lo general estamos avergonzados de nuestras debilidades y tratamos  de ocultarlas, y mucho menos  hacerlas públicas. Sin embargo, Pablo dijo que a pesar de que había visto increíbles visiones del cielo, él sólo se jactaba  de una cosa, y esa cosa sería “en lo que respecta a mis debilidades” (2 Corintios 12: 5)

En cuanto a nuestras debilidades creo que el ser humano  escoge  dos maneras de manejarla: Primero,  la forma segura, y  segundo, la manera honesta. La mayoría de nosotros elegimos la forma segura porque tenemos miedo de parecer débiles. Pero debemos entender que  la debilidad no es fracaso es simplemente debilidad, y es equipo estándar en todos los modelos humanos. Ahora esto no significa, sin embargo, que somos débiles todo el tiempo en todo. Eso sería  verdaderamente deprimente, tome  en cuenta que tanto debilidad y el poder existieron simultáneamente en la vida de Pablo. Lo mismo era verdad de nuestro Señor; ambos debilidad (su humanidad) y poder (su divinidad) existió al mismo tiempo en su vida. ¿No es la cruz el máximo ejemplo del poder que se perfecciona en debilidad? “Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2: 8).

Conocer su propia fuerza es una cosa buena. Reconocer  su propia debilidad es aún mejor. Lo que es realmente malo, lo que duele y finalmente nos derrota, es confundir una debilidad por una fortaleza.

¿Por qué es tan importante ser débil para ser fuerte? Pablo dice: “porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.”. Por cuatro ideas  según esta frase: La circunstancia  de la paradoja, condición de la paradoja, consistencia de la paradoja y finalmente la consecuencia de la paradoja. En cuanto a la condición de la paradoja Pablo introduce un porque antes de decir la frase. Él porque es el que nos relaciona circunstancia con de la paradoja. Observe que antes Pablo ha establecido que él ha pasado, está pasando y pasará por circunstancias serias en la vida. Estas situaciones han sido sumamente estresantes.  Debemos entender que necesitamos ser fuertes en la debilidad, porque la vida de un cristiano estará inmersa siempre en situaciones que dañan. Las circunstancias de la paradoja nos enfrentan con la realidad de la vida. Segundo, la condición de la paradoja. El uso del adverbio cuando nos introduce al tiempo. Siempre hay tiempos que serán difíciles y esos tiempos es necesario estar preparados para sacar fuerzas de flaqueza. La condición de la paradoja no reta para dificultad de la vida. Tercero encontramos la consistencia de la paradoja. “Soy débil”. La expresión astenia en griego significa debilidad de cuerpo o de mente, puede ser también una enfermedad (Mt 8,17; Lucas 5,15; Hechos 28,9; 1 Co 2,3; hebreos 4,15; 5,2). Debilidad También es una pérdida de fuerza, enfermedad del cuerpo o del alma; imposibilidad personal delante de un enemigo más fuerte; imposibilidad para hacer las cosas grandes y gloriosas, desanimo para enfrentar nuevas experiencias, desanimo para enfrentar problemas. ¿Cómo alguien puede sacar fuerzas de esta fuente? Observe que la expresión tiene que ver con “soy” débil no que me hago débil. Eso significa que no tenemos grandes fuerzas y somos demasiados vulnerables. Pablo había logrado identificar y evaluar su consistencia espiritual y se había dado cuenta lo frágil de su existencia.  Esto nos encara con la fragilidad de la vida. Pero por otro lado en cuarto lugar,  en la expresión vemos la consecuencia de la paradoja. Dice “entonces soy fuerte” Observe que la consecuencia tiene tres dimensiones. Es una consecuencia condicional. Es cuando soy débil cuando soy fuerte.  Segundo es una consecuencial motivacional. La expresión “fuerte” es la expresión “dunameo”, implica ser incentivado, y ser vigorizado, pero no cambiado de naturaleza. Lo que significa es que cuando sacamos fuerza en la debilidad nuestra naturaleza no cambia es lo que está dentro que Dios motiva para que sea diferente. Esto nos enfrenta con la diversidad de la vida. La vida es tan diversa que hoy podemos ser fuertes, pero mañana no. Siempre dependemos de la fuerza de Dios para salir adelante.

Que alegre que uno no necesita  preocuparse por no sentirse valiente y que Jesús no es como Greg Plitt que gritas y te mira desafiante para que no seas un mediocre espiritual. Es maravilloso  cuando nuestro Señor se deja observar  en la escena  del  Getsemaní. Realmente estoy muy agradecido de que cuando Dios se hizo hombre,  no eligió ser un hombre de nervios de acero; que no habría ayudado a los débiles como tú y yo. De hecho a lo largo de la Escritura Dios afirma que los pocos, el pequeño, y lo insignificante que viven por la fidelidad en lugar de la superioridad. . . Y es que  Dios está dispuesto a salvar a Sodoma y Gomorra si sólo diez personas justas pueden ser encontradas. Cristo está presente donde dos o tres se reúnen en su nombre. La moneda de la viuda es el mayor regalo. El muchacho con unos pocos panes y peces proporciona el alimento para miles de personas. Jesús alimentó a cinco mil, pero sin embargo sólo compartió la cena del Señor con los Doce y fue revelado a los dos en Emaús, cuando  partían el pan. La semilla de mostaza, la perla de gran precio, la levadura en el pan, la oveja perdida y la moneda, los gorriones, y los pelos numerados en la cabeza de una persona son todas señales poderosas que lo pequeño puede ser teológicamente poderoso. Amén por eso.

Se puede discutir con las ideas, puede desafiar las creencias, puede poner los ojos en el cansancio en los nuevos programas y las modas en la iglesia, pero cuando la vida de alguien es cambiada drásticamente y de forma permanente, la gente no tiene más remedio que prestar atención a que algo poderoso ha sucedido. Eso se llama en el gym de Dios  fuertes por ser débiles…

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s