Salpicando en grande…


salpicando

Cuando era pequeño solía escabullirme  de la ciudad con un grupo de amigos para adentrarnos  en la campiña hasta llegar un gran  río con un poza enorme. Pasábamos todo el día bañándonos y comiendo frutas que encontrábamos en nuestro camino. Uno de los juegos que solíamos hacer era subirnos a una enorme peña y desde ese lugar lanzarnos para ver quien de todos al zambullirse salpicaba más y era más fuerte su impacto en el agua…Al correr los años siempre ha venido a mi mente esa práctica de “salpicar en grande”  a los que están a nuestro alrededor.  Los seres humanos sin excepción nos sumergimos  en nuestras carreras, profesiones y trabajos  con la adrenalina de aquellos muchachos bañistas  que se zambullen desde la piedra más alta, soñando con el impacto  y la influencia…con “salpicar en grande” Queremos ser el mejor del juego siempre…

Salomón se lanzó desde la parte más alta de su vida y se zambulló con fuerza, tanto que salpicó a lo grande. ¿Pero una vez salido de la piscina de la vida, observó el agua y que había quedado? “Volví a sentirme descorazonado de haberme afanado tanto en esta vida…” (2:20) ¡Simplemente descorazonado! ¿Qué lo hace perder el corazón a uno en la vida?¿Que es lo dramático de subir la escalera del éxito? Lo triste de subir la escalera del éxito es llegar hasta lo más alto de ella, para darse cuenta una vez logrado el último peldaño, que nuestra escalera está apoyada en la pared equivocada. Observe como Salomón concluyó cuatro cosas sobre como la vida debajo del sol lo puede descorazonar a uno.

Primero descubrió que nuestro trabajo no nos da satisfacción. (2:11-12)

¿Cómo llegó a esa conclusión? Dos palabras sobresalen del texto. La primera es  “consideré” y la segunda es “he visto”. La primera se refiere a pasar revista y la segunda a examinar.  Pocos alcanzan logros más profesionales  que Salomón. Pero cuando dio un paso atrás (consideró) todo su trabajo se dio cuenta que no le dejó ningún sentido de felicidad permanente. Esta consideración le llevó a tomar una decisión. Debía evaluar objetivamente su trabajo  y se dio cuenta  que su trabajo tenía un tope y que su trabajo coste y que al ver los resultados no valía n el trabajo que hizo ni el tiempo que tomó hacerlo. Así que fue una evaluación objetiva de sus logros. Lo segundo parte del concepto “he visto”.  Por otro lado no sólo hizo una comparación entre la limitación de los logros y la ambición de los logros, sino que ahora va a comparar los logros de un sabio y el de un tonto. Y a la conclusión que llega es que no hay mucha diferencia entre los logros con sabiduría a los logros con tontería, ya que a los dos les acontece lo mismo al final de la vida.

Segundo, descubrió que nuestro trabajo  no nos da separación  (2:13-16)

Ahora Salomón nos aturde con una conclusión. El concluye que el trabajo ni nos da satisfacción, ni nos da separación, porque el destino final es igual para todos. Nos reduce a todos a un mismo nivel. Imagínese mentalmente una vida de trabajo  incesante y que cansa hasta los huesos. El hombre del siguiente cubículo vive toda una carrera de logros holgazanes. Los dos mueren el mismo día  y son puestos lado a lado en la misma funeraria. Ningún extraño podría ver los dos cadáveres  e identificar quién  fue el que se esforzó y quien fue el holgazán. El Dr. Harry Ironside  escribió una vez: “La muerte es la gran niveladora de todos los hombres. Sea rico o pobre, sabio o necio, poderoso o débil, renombrado u oscuro, nadie puede levantarse  sobre ella, engañarla  o escapar del reclamo final  de la misma sobre su vida”.

Tercero, descubrió que nuestro trabajo no conduce a una buena sucesión. (2:17-23)

El establece en esta parte de la narración que es estúpido hacer un gran trabajo, y ganar muchos recursos y se lo tendrá que  dejar a alguien que no sudó para obtenerlo y por añadidura mal  gastar lo que costó levantar. La expresión “me pareció fastidiosa” resume su sentir, al ver que todo lo que había levnatado podía desaparecer en manos de una sucesión de parientes que iban a despilfarrar todo lo que a él le había costado levantar. Usted sólo podrá controlar la riqueza por un momento o por una temporada, y después quedará fuera de sus manos completamente. Cuando usted lanza su último suspiro, suelta de sus manos todo lo que se ha esforzado construir debajo del sol. Ahora es asunto de otros. Salomón no nos está diciendo  que nos olvidemos de nuestros hijos o les neguemos si podemos una herencia razonable. Proveer para nuestros seres queridos  después de nuestra muerte es parte de nuestra mayordomía cristiana.

Cuarto, descubrió que nuestro trabajo si no lo dirige Dios produce decepción. (2:24-26)

Las palabras claves aparecen en el vrs. 2:25 La Versión Popular dice: “Porque, quién puede comer, o gozar, si no es por El”. Esa es la conclusión de Salomón: Dios es la esencia  de la vida positiva, y todo momento de ella es una dádiva de Él. ¡Qué importante es, entonces mantener a Dios en pleno medio de nuestra cuenta bancaria, nuestras posesiones y nuestras cuentas financieras. Es como si Salomón dijera vive el día, goza de lo que Dios te da hoy y lo debes hacer pensando en él, tomándolo en cuenta a Él. Dios no solo da nuestro gozo verdadero, sino que da iluminación  verdadera.  Crecemos en la sabiduría de usar sus bendiciones  diarias. Hay quienes pasan años construyendo casas espaciosas, pero Dios no habita  ninguno de esos aposentos, porque las casas están en sus manos apretadas, acaparando…inversiones en valores materiales y financieros. Estas viviendas parecen hermosas.  Los que conocen a Dios íntimamente pueden atestiguar el hecho de que la vida está llena de bendiciones maravillosas del cielo en cada vuelta. Dios quiere que sepamos cómo usar sus bendiciones, así que incluya la sabiduría en su vida diaria. El poeta latino Horacio (65 – 8 a. de C.), quien, en el primer libro de las Odas, aconseja a su amiga Leucone: “Carpe diem, quam minimim credula postero”, que podemos traducir como: “Aprovecha el día de hoy; confía lo menos posible en el mañana”. Carpe diem es, pues, una invitación a disfrutar el momento, a vivir el hoy y el ahora sin preocuparse por lo que depara el futuro, pues el futuro es incierto, y lo único concreto que tenemos es el presente.

En los últimos años, además, la expresión ha revitalizado su popularidad debido a que es parte fundamental del argumento del filme La sociedad de los poetas muertos (1989), dirigida por Peter Weir, donde un grupo de jóvenes, impelidos por su profesor de literatura, apuestan por una actitud ante la vida basada en el principio del carpe diem.

Creo que Salomón la hubiera usado, aunque por la forma en la que habla en los vrs. 12-23 del capítulo 2 el  experimentaba el concepto de carpe diem. Según Salomón hay que vivir el día porque al evaluar lo que hacemos no hallamos satisfacción. Sin embargo al concluir toda su disertación dice que sólo en Dios podemos disfrutar todo.

Sólo de esa forma al lanzarnos en la piscina de la vida con el peso de la gloria de Dios salpicaremos a muchos con la presencia de Dios y su amor…solo así podremos ganar el premio…

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Un comentario sobre “Salpicando en grande…”

  1. Mateo 4:4 El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

    INVERTIMOS MUCHO TIEMPO Y DINERO EN LAS COSAS MATERIALES AUN AL PUNTO DE AGOTARNOS POR CONSEGUIR ESTO Y AQUELLO QUE PARECEN SER IMPORTANTES, SIN DARNOS CUENTA QUE LA VIDA VIENE DE DIOS Y QUE EL NOS SOSTIENE. POR LO TANTO, DEBEMOS CONFIAR EN DIOS Y BUSCAR PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, SABIENDO QUE LAS COSAS MATERIALES NOS SERÁN SUPLIDAS DE ACUERDO CON SU VOLUNTAD.
    (MATEO 6:33 MAS BUSCAD PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, Y TODAS ESTAS COSAS OS SERÁN AÑADIDAS.)
    DIOS QUIERE QUE EL HOMBRE SE CONCENTRE EN SATISFACER LOS DESEOS DEL ALMA Y NO SÓLO LOS DEL CUERPO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s