¿Cuantos meses de renta le debe a Dios?


labradores malvados

Al estar leyendo la parábola  de los labradores malvados en Mateo 21:33-44 y  me di cuenta que Dios tiene una actitud infinitamente buena para con la gente pero la gente es ingrata y traidora, egoísta. Sólo quiere para ellos y para adentro y nada para afuera.  ¿Cuántos meses de renta debemos a Dios? Este pasaje establece que Dios espera que le paguemos por lo que ha hecho por nosotros. Parece que muchos no le pagan a Dios por lo que ha sido con ellos.

Esta parábola es bien ilustrativa sobre todo en el trato y la paciencia de Dios para con sus hijos o su pueblo. ¿Cuál sería una idea central sobre este pasaje? ¿Cómo lo aplico a mi propia vida?

Según un experto, los que alquilan o rentan una casa o apartamento tienen muchos problemas con sus inquilinos, pero hay  siete que se llaman las pesadillas más comunes  que todo casero  enfrenta. La séptima   en la lista es  más gente de la que se estipuló que iban a vivir. Saturación de habitantes en la casa que se rentó. La sexta  pesadilla de un casero es daño a su propiedad. La quinta pesadilla es los problemas con mascotas. La cuarta es vecinos problemáticos, que se conviertan en el problema en el edificio o colonia donde usted alquila. La tercera  es personas exigentes y extravagantes que quieren hacer cambios sin sentido a las propiedades. La segunda es que las personas no quieran salir de su propiedad. Pero el  número de cualquier casero en todas partes es pago de la renta, ya sea que es tarde o la gente no pague. (https://bible.org/seriespage/christmas-parable-parable-tenants)

Uno espera que un cristiano no deje de pagar su renta, y que lo haga puntualmente. Sin embargo parece ser que los cristianos también son pesadillas para los que rentan casas o apartamentos.

Es curioso que en varias oportunidades la Escritura declare que Dios es un arrendatario o un tipo de casero con respecto a sus propiedades. El las renta al ser humano y espera pasar de tiempo en tiempo recolectando su renta por el uso de lo que nos ha dado tan generosamente.  La parábola de Mateo 21:33 al 44 nos habla precisamente de ese tema. Dios como arrendatario y nosotros como arrendantes. Es decir, Dios como casero y nosotros como inquilinos. Y al parecer es curioso pero como inquilinos somos dados a generar las pesadillas 2 y 1 de todo casero. Apropiarnos de lo que no es nuestro y negarnos a pagar la renta. De aquí que se plantea la pregunta sobre el tema que me gustaría tocar en esta oportunidad ¿Desde hace cuando no le paga la renta a Dios? ¿Es usted un moroso con la renta de Dios? Esa sería una buena pregunta. Para responder esta pregunta me gustaría enfocarme en cuatro conceptos importantes dentro del pasaje que ilustran como pautas del porque usted y yo estamos obligados a pagarle renta a Dios. En primer lugar quiero que notemos la REALIDAD DEL ARRENDATARIO O CASERO (Mateo 21:33), en segundo lugar quiero que veamos  LA  RESPONSABILIDAD DE LOS ARRENDANTES o INQUILINOS (Mateo 21:34-39) y el LA RENTABILIDAD DEL ARRENDAMIENTO o RENTA. (Mateo 21:40-44)

En primer lugar veamos entonces LA REALIDAD DEL ARRENDATARIO (Mateo 21:33)

Cuando uno observa el pasaje, entiende que esta es una alegoría o ilustración de algo que Jesús tiene en mente. Es obvio que por el contexto Dios es el arrendatario. El es el que nos ha dado el privilegio de usar lo que le pertenece. Observe las características de Dios con respecto a los que nos ha dado en alquiler.

Dios es propietario

Por dos simples razones es dueño en este pasaje. Primero porque él ha creado la viña. No se dice como la obtuvo, se da por sentado que el posee la viña porque él ha hecho. Ela RAE dice de dueño: Hombre que tiene dominio o señorío sobre alguien o algo. (http://lema.rae.es/drae/) Sin embargo el Derecho Romano, contempla para el dueño tres facultades: uso (ius utendi), disfrute (ius fruendi) y disposición (ius abutendi). (Desde Definición ABC: http://www.definicionabc.com/general/dueno.php#ixzz3LAAKXIF8). Lo curioso es que sólo Dios tiene la capacidad de disponer de lo que renta porque el lo ha creado. Mateo usa la expresión oikeosdespotes, que implica señorío y toda la plenitud de un dueño.

Dios es empresario

Observemos que no sólo da una viña por darla sino que el invierte. Su desempeño es generoso. Observe todo lo que invierte. La cercó  de vallado (exclusividad) cavó en ella un lagar (capacidad) edificó una torre (seguridad) y la arrendó (generosidad).

  1. Dios es depositario

Observemos que entrega la viña a los labradores y el se va lejos. Lucas agrega que se fue lejos y por mucho tiempo. Deposita su confianza en los que les arrienda, no está día a día vigilando que hagan ni como hacen. Simplemente espera que crezcamos sin ningún policía a nuestro alrededor.

Dios es dilatorio

Una vez que el quiere recuperar su renta, el texto (y en los pasajes paralelos se ve mejor) dice que llegado “el tiempo”. Esta expresión implica “kairos”. Es decir el tiempo prudente para que la gente pudiera ya haber hecho algo con su viña y ya podían pagarle lo que le pertenecía. Sin embargo la gente fue mala. Los textos paralelos dicen que el envió uno por uno a sus siervos. Y cada uno fue maltratado y luego asesinado. Finalmente envió a su hijo y este fue asesinado.

En segundo lugar la RESPONSABILIDAD DE LOS ARRENDANTES. (Mateo 21:34-39)

Simplemente la responsabilidad de esos inquilinos se mide en términos de pagar la renta que le corresponde al dueño por dejar usar todos sus recursos.  En el pasaje ese pago de renta se refleja en cuatro estándares o indicadores, de porque somos responsables de pagar la renta.

Responsabilidad de producir

El padre les dejó a ellos la viña porque ellos debían trabajarla y producir frutos. El problema no fue que ellos estuvieran ociosos, por lo menos el texto no lo mira. Ellos usaron todo los recursos del padre para poder sacar frutos. Así que no se podía imaginar una tierra ociosa. La maldad de ellos estriba en el hecho es que han producido y se quieren quedar con todo para ellos. Hay que notar que el padre no les está pidiendo todo el fruto sino lo acordado con El.

Responsabilidad de cumplir

Ellos están cambiando las reglas del juego aquí. Cuando el padre les manda a cobrar simplemente cambian lo que habían acordado en el contrato. Sus actitudes son interesantes  para no cumplir con lo estipulado. Primero está la actitud de inconformidad.  No están conformes con que les lleguen a cobrar. Segundo está la actitud de  agresividad. Observe que se vuelven violentos. Golpean, matan  y apedrean. Esa agresividad es proyectada con la gente que no tiene la culpa de lo que el padre está demandando. Así que simplemente actúan violentamente con el inocente.  La tercera conducta para rehuir de su responsabilidad de cumplir es insensibilidad. Observe que su actitud ha sido tan agresiva que ahora es contra el mismo hijo que actúan y lo matan. ¿Cómo se puede llegar a este nivel de vida? Simplemente porque nos negamos a cumplir con lo que Dios ha estipulado con nosotros.

 Responsabilidad de administrar

Lo que ellos se les olvidan es que la viña no les pertenece pero lo que ellos quieren es no ser administradores sino dueño. Y eso los convierte en ladrones. En usurpadores y que  se roban lo que no es de ellos.

En tercer lugar podemos ver LA RENTABILIDAD DEL ARRENDAMIENTO. (21:40-43)

Es obvio que simplemente llegará un momento en que Dios debe intervenir en nuestra vida. Y lo va hacer por medio de cuatro vías.

La vía evaluación

El vrs. 40 dice: “¿Qué hará a aquellos labradores?” Lucas agrega que el dueño de la viña se detiene un momento primero y dice “¿Qué haré? (Lucas 20:13). Esta primera pensada de Dios parte de su corazón paciente y amoroso. El piensa que ellos respetaran lo más preciado que tiene. Su hijo amado. La segunda evaluación tiene que ver con la pregunta que les hace a los mismos fariseos. Y son ellos los que deciden que debería hacer el dueño de la viña. Es decir en el ser humano también hay un sentido innato de justicia y de retribución. Sin embargo la estrategia de Dios estriba en el hecho de que al señalar a otros somos muy rápidos para juzgar y emitir un veredicto, pero cuando se trata de nosotros somos más lentos y nos molestamos porque somos señalados (Mateo 21:45-46). Jesús se asegura de que la evaluación tenga las evidencias y las conclusiones justas.  La evaluación tiene tres dimensiones en este pasaje.

La vía de la evidenciación

La evidenciación o evidencias tienen tres elementos básicos. Es lo que se llama la metodología del procedimiento  legal. El primer elemento son los testigos. Jesús ha demostrado que hay testigos del hecho. Está el padre, están los golpeados, pero sobre todo está la misma evidencia de los fariseos los cuales con su propia conclusión y testimonio se condenan a sí mismos (vrs. 41). Esta es la evidencia testimonial. Segundo están los hechos históricos. Los lugares, las situaciones, los incidentes registrados y todos los eventos, recopilados. Y finalmente están las pruebas escritas.  Y es la que Jesús presenta en el vrs. 42. Dice “nunca leíste”… La expresión es anaginosko. Y es muy enfática. Es leer con discernimiento, detalladamente, con entendimiento. Parece ser que ellos jamás habían entendido la Escritura desde la óptica que Jesús se las está planteando. La evidencia Escritural es contundente, no se habían dado cuenta que la Escritura se volvía contra ellos. Jesús cita el Salmo 118:42. Es obvio que esto los condenaba.

La vía de la condenación

Jesús establece que serán condenados, desde tres puntos de vista. Primero la descalificación. “Les será quitado…” Dios no se queda sin recursos, siempre tiene opciones en su plan. Segundo vía de la medición. Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; más sobre quien ella cayere, le desmenuzará” (Lucas 20:18).

Todo hombre, lo acepte o no lo acepte, tarde o temprano, tendrá que vérselas con Cristo. Todo hombre tendrá que tener un encuentro con Cristo. Aquí en este versículo hay dos acciones referidas al hombre con Cristo, la una en este tiempo y la otra en el tiempo del fin. Si no nos encontramos con Cristo durante esta era, lo veremos al final de ella.

El Señor pocas veces habló del juicio, porque él vino a inaugurar el “año agradable del Señor”. Sin embargo, tampoco rehuyó el tema cuando fue preciso tocarlo. Y cada vez que lo menciona, es como para atenderlo.

¿Qué significan estos dichos del Señor, esta transposición de ideas que suenan casi a juego de palabras? Significan que, en esta era, los que vienen a Cristo, son quebrantados por él, y que al final de esta era, los que hoy no vengan a Cristo, serán condenados por él. La primera es una obra de misericordia. La segunda será una obra de juicio.

Los que vienen a Cristo en este tiempo, serán tratados por él. Sin embargo, la Piedra no será pesada para ellos. Su ser exterior –su alma– será quebrantada, pero no destruida. Sufrirán dolores, pero siempre esos dolores estarán suavizados con las caricias del Señor. Eventualmente podrá haber un ‘ay’ en sus labios, pero no serán motivo de que otros digan 3 ayes lamentando su suerte (Ap. 8:13). Junto con ser quebrantados, ellos son reconstituidos, es decir, despojados de Adán y revestidos con Cristo.

Al final del quebrantamiento habrá galardón. Tras la cruz, vendrá la corona (es decir, reino). Sus lágrimas serán eternamente enjugadas y su corazón eternamente consolado. Del quebrantamiento presente no habrá más memoria.

Sin embargo, ‘ay, ay, ay’ de aquellos sobre los cuales la Piedra caerá. Aunque procuren escapar, no habrá posibilidad. Intentarán desandar lo andado, pero no habrá lugar. Será como huir de delante del león y encontrarse con un oso (Amós 5:18-19); será como un día de tinieblas, no de luz. Toda mano se debilitará, y toda rodilla será débil como agua. Los pies no servirán para correr ni la boca para pedir socorro. Entonces dirán a los montes y las peñas: “Caed sobre nosotros y escondednos del rostro de aquel que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero, porque el gran día de su ira ha llegado, y ¿quién podrá sostenerse en pie?” (Ap. 6:16).

¡Qué gran diferencia entre los que son quebrantados hoy y los que serán desmenuzados mañana! Todo depende de quién cae sobre quién. ¿Caemos nosotros sobre Cristo, o él cae sobre nosotros? Lo primero nos quiebra para luego reconstruirnos con materiales más nobles, lo segundo nos desmenuza para nunca más ver la luz. ¡Ven, caigamos sobre Cristo hoy!

¿Cuántas meses de renta le debe ya a Dios? Recuerde esto…Jesús como buen Judío jamás pierde la renta del interés de lo que ha invertido en su vida…

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s