Bendiciones ocultas en tiempo de crisis II parte


  • En segundo lugar después de la etapa del desconocimiento viene la etapa del discernimiento.

 En momentos de transición no es tiempo de explicar o entender, sino de accionar y movernos en fe, hacia un norte. Cuando tu estés pasando por un momento obscuro no busques la explicación de Dios, busca mejor obedecerlo. En la zona de riesgo no aclares lo que Dios hace en tu vida. Algo que me ministra de la historia del nacimiento de Jesús es que: Cuando el Ángel se le apareció a María le dijo: :”Muy favorecida, el Señor está contigo, darás a luz un hijo y le pondrás su nombre Emmanuel”. Estaba embarazada del Espíritu Santo y ella dijo; ¿cómo se lo explico a José? Él quiso dejarla secretamente y el Ángel, de noche, lo convenció. Eso me hace pensar que nunca pierdas tiempo convenciendo a los José , de lo que Dios ha puesto dentro de tu vientre espiritual, no lo entenderán, sólo cuando el Espíritu les traiga revelación podrán comprender. Y sabes que tal como maría; Parirás el sueño de Dios. Darás a luz lo que de Dios se te fue concebido. Mira, mira!!! Escúchame; Ni tus amigos necesitan explicaciones y tu familia tampoco se la merecen.  Porque la mente de Cristo opera de un ámbito invisible que se manifiesta en lo visible. Por eso es que necesitas la fe para ver lo invisible y poseer lo imposible. Porque por medio de la fe tu puedes lograr ver lo invisible y llegar a poseer lo imposible. La fe es una fuerza espiritual para bregar con lo que no se ve a simple vista y con lo que no se puede conquistar con fuerzas humanas. Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Diga: Tengo fe para ver lo invisible y poseer lo imposible. Pero la fe necesita una voz legal para operar. Jesús declaró. Nunca más ores para adentro, usa tu voz para declarar la Palabra, porque la fe necesita una voz audible para llamar las cosas que no son como si fuesen. Si; Tu determinas tu gloria futura cuando declaras palabras de fe sobre tu vida basada en la palabra de Dios que reposa sobre de ti. Israel se paró antes de entrar a la tierra, dijo: “Hay gigantes”. Era una realidad, pero Dios había dicho la tierra prometida es vuestra. El problema no era cómo lo veían sino como se sentían. Dijeron: “Y nosotros parecíamos langostas”. La fe no niega a los gigantes, pero sabe que, la palabra de Dios es más cortante que toda espada de dos filos. Y la Biblia dice que; cerca de ti esta la palabra; en tu boca y en tu corazón, eso son los dos filos, que lo que confieses con tu boca y lo creas en tu corazón lo que diga se te hará hecho, creado y manifiesto. Este discernimiento espiritual se manifiesta en cuatro ámbitos dentro del pasaje.

  1. Primero en el ámbito de la actitud “Entonces Israel cantó”. Lo que menos queremos hacer en momentos estos es cantar. El discernimiento se manifiesta por una actitud de adoración. Observe que esta actitud está diseminada por todo el pueblo, ya que el canto es colectivo. Necesitamos siempre desarrollar una actitud comunitaria de adoración.
  2. Segundo en el ámbito de la aptitud. Observe que dice “este cántico”. Eso significa que desarrollaron o crearon algo nuevo a partir de discernir la voluntad de Dios. Nadie humanamente hablando se pone a elaborar cantos para mitigar su crisis. Es importante que el proceso creativo de Dios en nuestras vidas nunca se vea interrumpido por la avalancha de necesidades.
  3. Tercero en el ámbito de la plenitud. Para Israel el descubrimiento del agua y de un pozo es una decisión de fe. Solo siguiendo las instrucciones de la palabra dicha a Moisés se puede ubicar un lugar en donde se descubren las corrientes subterráneas. Ellos están ya desarrollando una confianza y fe plena en que su situación en vez de empeorar mejorará. Observe que dice: “sube, oh pozo”. Toman la autoridad en nombre de la Palabra de Dios y están seguros que encontrarán agua. Por otro lado esa plenitud no sólo se manifiesta en su plenitud positiva sino que también es una plenitud expresiva. Uno podría oír al pueblo cantar fuerte y todos juntos. Finalmente era una plenitud creativa. Tan creativa que es improvisada por el Espíritu Santo e interpretada por el pueblo espontáneamente.

  • En tercer lugar la etapa del descubrimiento.

¿Qué descubrieron los israelitas en este tiempo? Hubo cuatro grandes descubrimientos.

  1. Nueva visión

Pozo” observamos han quitado su vista del desierto, de los problemas y se han concentrado en lo que Dios quiere que vean y perciban. Él puede darles la visión de un pozo en el desierto. Lo que los llevaba a tener una visión diferente de Dios, de su poder, de su presencia y provisión.

  1. Nueva acción

“El cual cavaron”. Es importante notar que Dios te da las nueces pero no te las parte. Hay que sudar y trabajar para poder descubrir lo que Dios para nosotros debajo de la realidad. Había que sudar en el desierto, había calor, había arena etc. No se puede logar descubrir las bendiciones de Dios sino sudamos la gota gorda.

  1. Nueva dimensión

“El cual cavaron los señores…príncipes…el legislador…”

Quizás lo más importante que descubrimos en esta etapa es el hecho de que somos útiles y que Dios quiere usarnos para tener bendición y para bendecir a otros. Era obvio que el reto aquí fue a mostrar al pueblo un ejemplo de servicio y liderazgo por parte de los líderes o la dirección de Israel. Ha de haber sido impactante observar que quienes hacían el hoyo en búsqueda de la bendición de Dios era su gente “importante”. La gente en momentos de tremenda necesidad encontrará a hombres y mujeres dispuestos a servir aunque los tiempos sean malos.

  1. Nueva ministración

Dice que lo hicieron con “sus báculos”.  El báculo o cetro era el símbolo de la  autoridad o de la posición. Para ellos la posición no era para enseñorearse de la gente sino para ponerla al servicio y beneficio de las personas. No les importó ensuciar sus puestos oficiales porque eso no les hacía líderes sino que al contrario ese báculo demostraba lo dispuestos que estaban a ensuciarse y a oler a oveja. ¡Cómo necesitamos este tipo de ministerios hoy!

 

Creo que Dios tiene grandes cosas encubiertas en medio de los desiertos que pasamos y en los momentos más desesperantes cuando nuestra necesidad o “sed” aumenta. Debemos entender que Dios sigue teniendo el control y él nos lleva a un momento en el que o confiamos  o simplemente nos hundimos más. Quiera Dios que podamos creerle y poder encontrar bendiciones ocultas en momentos de crisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: