Fe sin favoritismos


Me gustaría comenzar citando una historia que según muchas fuentes fue un hecho verídico.
En un vuelo de British Airways entre Johanesburgo y Londres, una señora blanca de unos cincuenta años se sienta al lado de un hombre de color. Llama a la azafata para quejarse:
– “¿Cuál es el problema señora?”, pregunta la azafata.
– “¿Pero no lo ve?”, responde la señora, “me coloco al lado de un negro. No puedo quedarme al lado de estos inmundos. Deme otro asiento”.
– “Por favor, cálmese”, dice la azafata, “casi todos los lugares de este vuelo están tomados. Voy a ver si hay algún lugar en clase ejecutiva o en primera”.
La azafata se apura y vuelve unos minutos después. “señora”, explica la azafata, “como yo sospechaba, no hay ningún lugar vacío en clase económica. Hable con el comandante y me confirmo que tampoco hay lugar en ejecutiva. Pero si tenemos un lugar en primera clase”.
Antes que la señora pudiese responder algo, la azafata continuo: “Es totalmente inusitado que la compañía conceda un asiento de primera clase a alguien que está en económica, pero dadas las circunstancias, el comandante considero que sería escandaloso que alguien sea obligado a sentarse al lado de una persona tan execrable…”
Y, diciendo eso, la azafata mira al hombre de color y dice: “Si el señor me hiciera el favor de tomar sus pertenencias, el asiento de primera clase ya está preparado para usted”. Y todos los pasajeros alrededor, que acompañaron la escena, se levantaron y aplaudieron por la actitud de la compañía .

Alguien ha dicho que la discriminación es la única arma que tienen los mediocres para sobresalir.
El texto de Santiago 2:1-13 es un ejemplo a través del cual se muestra cómo podemos llevar a la práctica la Palabra de Dios (1:22). El hincapié no está en el conocimiento de la Palabra de Dios (como ocurre en el capítulo uno), sino en la aplicación de ella reflejada en la actitud del cristiano hacia su prójimo. Los vv. 1-7 presentan una exhortación a no hacer acepción de personas. Santiago presenta un ejemplo o ilustración de la manera como la acepción de personas se manifestaba en la comunidad de creyentes y cómo al valorar a las personas caían en el pecado de la parcialidad. En los vv. 8-11 muestra como la acepción de personas se constituía en un acto de desobediencia a la Palabra de Dios. Y en los vv. 12 y 13 se plantean las consecuencias de hacer acepción de personas, por lo que debe actuarse siempre de acuerdo con la integridad de las Escrituras. En resumen, Santiago enseña que en obediencia a la Palabra de Dios, debemos actuar con imparcialidad en el trato con nuestros hermanos .
Así que el cuarto principio a estudiar en esta serie sobre las verdaderas evidencias de un creyente genuino es la imparcialidad. Un verdadero creyente tiene una fe libre de favoritismo, de parcialidad, incluso libre de discriminación.

El cuarto principio sobre las evidencias de un verdadero creyente es que tiene UNA FE SIN FAVORITISMO. (2:1-13)
Esta fe sin favoritismo se muestra dentro de los versículos por las acciones, definiciones y decisiones acerca de las personas que se reúnen en la comunidad de fe. Parece que en la iglesia a la que Santiago le escribe se estaban dando actos discriminatorios, y el decide intervenir y parar dichas prácticas. El Dr. Jeremiah dice que en realidad, esto ocurría tan a menudo en las pequeñas iglesias a las que Santiago dirigió su epístola, que se vio obligado a dedicar al problema un apartado entero de su misiva. Al confrontar la discriminación social, se concentra en los ricos y los pobres, pero los principios que nos ofrece tienen un campo de aplicación mucho más amplio.
Veremos la descripción del favoritismo, la decisión del favoritismo, la decepción del favoritismo y finalmente el destino del favoritismo.

I. En primer lugar necesitamos enfrentarnos a la DESCRIPCIÓN del favoritismo. (2:1-3)
Es importante destacar que el favoritismo se da puede dar en los contextos más inusitados o menos esperados. Es peculiar que la exhortación de Santiago se dirige a los hermanos en Cristo. Así que primero debemos entonces pasar a describir el ambiente del favoritismo.
A. El ambiente del favoritismo
El texto comienza diciendo “hermanos míos”. Esta frase recobra de mucha importancia, sobre todo conociendo de quién viene y quién la escribe. Uno de los pecados más graves en la historia del cristianismo ha sido el de la acepción de personas. Por culpa de la acepción de personas múltiples problemas surgieron en la iglesia y en el mundo. Peleas internas y externas, guerras, cruzadas, el prejuicio humano las ha fomentado a todas. El enfoque al que ha ido dirigido el prejuicio humano ha sido muy diverso: la apariencia, el género, el origen, la raza, el color de la piel, el estatus, la riqueza o la pobreza, la falta de notoriedad, entre otras. Eso significa que el ambiente religioso es uno de los más vulnerables a la práctica del favoritismo. Observe que ser favoritista en el ambiente eclesial es tan absurdo por cuatro cosas que la frase “hermanos míos” refleja. Primero esta frase refleja igualdad. Todos somos “hermanos” no existe ningún elemento de estatus social en la iglesia. Por otro lado implica familiaridad. El hecho que se use el término hermanos para decir que estamos al mismo nivel es la igualdad, es más que use un término de familia “hermanos” también habla lo absurdo que se ve en una familia que haya favoritismo. No somos “colegas”, no somos “empleados”, ni siquiera somos “primos” somos hijos del mismo padre. Tercero, la frase implica diversidad. Por la simple razón que está en plural. La persona, el color, la nacionalidad es tan diversa porque estamos dispersos por todo el mundo, sin embargo somos hermanos. Nos guste o no debemos aceptar la diversidad entre hermanos. Cuarto, la frase implica humildad. Santiago siendo un apóstol, no se siente superior a sus hermanos. Él dice “míos” el también obedece las mismas reglas, está al mismo nivel, no hay superioridad, ni un autoengaño de creerse superior a ellos por la razón de ser un líder importante dentro de la iglesia a la que escribe. Que importante demostrar esa humildad. Sin embargo debe recordar que la humildad no es un discurso sino un ejemplo de vida. Y quién mejor que Santiago para sentirse superior a ellos y a todos los demás líderes. Él era apóstol fundador de la iglesia pero también era hermano en la carne de Jesús, conocería mucho más que los demás a su “hermano” en la carne. Como un comentarista dice: “No conocemos a otra persona que estuviera en una posición mejor para determinar la deidad de Cristo que el hermano más joven del Señor Jesús, que se crio al mismo tiempo que Él. Francamente, Santiago estaba en una posición más aventajada para hablar de la deidad de Cristo que algunos teólogos que reflexionan por largas horas en sus cómodos despachos, algunos de ellos muy lejanos a la realidad del siglo primero y de la casa en que Jesús se crio. Por lo tanto, estamos de acuerdo con Santiago. Él es el “Señor Jesucristo, el Señor de gloria.
¿Porque es que entonces uno mira con mucho más recurrencia que en la iglesia existe todo clase de favoritismo? Simplemente porque el ambiente de comunidad ha sido cambiado por un ambiente de carnalidad.
Si somos honestos cada una de estas cualidades ha sido violentada por una práctica carnal. Primero la igualdad ha sido sustituida por la mentalidad de elitista. Quiérase o no hemos hecho clases sociales dentro de la iglesia. Se han diseñado puestos para que gente importante los tome. Hemos facultado para que la gente importante y adinerada sea la que tiene la última palabra, debido a que es famoso. Se les ha dado mayores privilegios a los empresarios, los profesionales como los grupos más calificables para los “ministerios de importancia “de la iglesia. Y ya no digamos la diferencia entre “clero” y “laicos”. Segundo la familiaridad ha sido sustituida por una mentalidad clasista. Seleccionamos que tipo de “hermanos” son los que pueden pertenecer a nuestra iglesia, diseñamos nuestros ambientes pensando en aras de la comodidad, construimos nuestros templos para jactarnos y presumir que Dios nos ha bendecido, y muchas veces preferimos las cosas que las personas. No aceptamos a los marginados, los ebrios, los pandilleros porque desentonan con nuestra estética eclesial. Tenemos empleos en las iglesias y por consecuencia empleados y empleadores. Y muchas organizaciones cristianas tratamos los empleados cristianos como esclavos, y ni siquiera se nos viene a la mente que son nuestros hermanos, con un mismo padre espiritual. Tercero la diversidad la hemos la hemos sustituido con una mentalidad absolutistas. No toleramos al que no es como nosotros, que piensa diferente, que expresa su fe de otra manera que nosotros. Es obvio que aquí no se está hablando de conductas que violan los principios de la biblia (como el homosexualismo y otras tendencias de hoy). Somos clasistas porque creemos que a la familia de Dios sólo pueden pertenecer los de “sangre azul”, los buenos, los bonitos y nada que se vea sucio. Cuarto la humildad la hemos sustituido por una mentalidad ventajista. La gente quiere el poder como ventaja. Las cuotas de poder buscan elementos que les den ventaja sobre los demás. Por esta razón encontramos que los fundadores de las iglesias tienen ventaja sobre los que llegan después. Los parientes de ellos también toman ventaja, los adinerados, los profesionales, los líderes de la denominación, los pudientes famosos e históricos de las denominaciones que fundaron las iglesias. No existe humildad como la de Santiago, que aunque él tenía ventaja desde todas las perspectivas, nunca las usó para darse crédito no tener arrogancia.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s