Aprender a Escribir es Aprender a Borrar: Como administrar los fracasos IV parte


Fracaso-bueno-fracaso-malo1

 

IV. En cuarto lugar la cura del fracaso  (2 Reyes 4:36-37

¿Cómo iba hacer Dios para que Giezi pudiera superar el fracaso? Hay varios detalles interesantes en los siguientes textos. El primer indicio aparece en el vrs. 36: “…entonces llamó el a Giezi y le dijo llama esta sunamita…” La primera cosa que Dios va hacer es reenfocar. Eliseo vuelve  involucrar a Giezi con un nuevo llamado y un nuevo mensaje. No hay recriminación, ni cuestionamiento por su fracaso.  En ese sentido lo vuelve a reenfocar en el llamamiento. Segundo lo vuelve reenfocar en lo que siempre ha sido bueno y  ya maneja. Es decir ser un portador de la Palabra de Eliseo para con las otras personas. Para eso si es bueno y ha sido fiel. No es un ministerio menor al contrario es más importante que la resurrección de un niño.  Una segunda cosa aparece en el vrs. 10 del capítulo 5, dice: “Entonces Eliseo le envió un mensajero diciendo…” y es reorientar. En la historia de Naamán Geizi está en otro plano. Eliseo ha cambiado de mensajero. No envía a Giezi. Él había sido el pregonero del profeta. Él está en otra posición ¿porque? Giezi está presente pero ahora no lleva mensajes. Giezi es un siervo que ha dejado de ser enviado. Está en el equipo de Dios pero Dios no te usa. Te ha hecho a un lado e ignorado. Dios está tratando con Giezi. ¿Y cuál es una de las mejores métodos para tratar a los que se creen importantes y están en los lugares importantes? De esta manera con el fracaso y con la ignorancia Dios está queriendo formar carácter en Giezi. Para administrar la gloria hay que tener una lucha con el carisma pero para administrar el fracaso hay que lidiar con el carácter. Es decir Dios está reorientando el carisma de Giezi y está reorientando el carácter de Giezi. En la vida debemos enfrentar dos grandes cosas el fracaso y el hecho de ser ignorados. El primero afecta nuestro carisma y el segundo afecta nuestro carácter.  Unimos al fracaso un elemento muy importante y es el hecho de ser ignorados. A veces tenemos más grandes sueños con Dios que Dios con nosotros. A veces pensamos que Dios se fija en mí y que cuando no se fija en mí las cosas no van a funcionar. A veces la gente se siente redentora. Son ese tipo de personas que piensan que si ese día no van a la iglesia la adoración no va a ser igual. A nadie le gusta que lo ignoren. Pero el fracaso y el ignorarte son parte de los instrumentos que Dios usa para formar tu carácter. Sobre todo la parte del carácter que es lo más horrible, el orgullo. Giezi es el prototipo de todos nosotros. Nosotros nos sentimos mal cuando nos ignoran. Nosotros nos enojamos sino nos saludan. Cuánta gente se ha ido de la iglesia porque no lo saludaron. Hay un status en el trato de Dios. No es el mismo trato a medida que avanzas en el status espiritual de la vida. Giezi tenía que aprender otro tipo de cosas. No hay garantía en la formación de un creyente de que todo le va ir bien en todo. Hay mucha gente fracasada en la Biblia. Todo el tiempo nos encontramos que el trato de Dios el fracaso es parte de la historia. Pero la mayoría de nosotros ante el fracaso y el ser ignorado no lo encaminamos para bien sino que permitimos que el diablo lo encamine para mal y nos resentimos y nos alejamos de Dios. Una tercera cosa es reafirmar. Dios quería hacer a Giezi que fuera un siervo de su gloria. Dios quiere reafirmar en tres áreas básicas para que pueda superar el fracaso.  Primero quiere reafirmar sus disconformidades. ¿Qué es lo que quería Giezi en su vida? No quiere ahora servir a Eliseo sino servirse de Eliseo y por eso el sí le cobra al Sirio. El vrs. 20 dice “…tomaré de él alguna cosa…” Pienso que una de las cosas más tristes en nuestro ministerio es cuando perdemos la pasión y nos guía la ambición del ministerio. Una cosa interesante es que Giezi como no es llamado ya por Eliseo para tratar con Naamán dice: “correré”. Hay muchas personas que están corriendo una carrera propia porque ya no sienten que Dios los ha mandado a correr. Giezi le echa la culpa a Eliseo de estorbar. Esta palabra se usa para describir todo aquello obstaculiza, quebranta, rompe mi desarrollo en la carrera por la vida, ya sea física, emocional o espiritual. Eliseo es alguien que está cortando la carrera de ambos. Con eso no podrían gozar de prosperidad.  Mucha gente le empieza a echarle la culpa a Dios de porque no son lo que deberían ser a estas alturas. Muchos ven a Dios un estorbo para sus planes.  Giezi ya empezaba a tener sus ideas propias aparte de Dios. Dice el pasaje “dijo entre sí”. Y eso le empezó a dar una idea de correr su carrera sin tomar en cuenta a Dios. Y como Eliseo es un estorbo lo que Giezi lo que hace es que comienza a correr.  Hay mucha gente que está corriendo su propia carrera y no la de Dios. Muchos toman los obstáculos que Dios pone para pararnos en nuestra propia carrera al Diablo. Hay gente que cree que el cristianismo es una carrera para llegar antes. ¿Antes de qué? El cristianismo no es una carrera de velocidad sino de resistencia.  Cuando dejamos de ser enviados comenzamos a correr nuestra carrera. Muchos cristianos creen que porque Dios los para, es que Dios está enojado con él. Alguien que le gusta correr no admite que nadie lo pare.

 Segundo quiere reafirmar sus dualidades. Podemos ver que Giezi tenía “su lugar secreto”. En ese lugar escondía lo más íntimo de sus intereses más oscuros. Dios quería que Giezi rompiera con ese lugar secreto. Tercero quería reafirmar sus debilidades. Cuando se presenta ante Eliseo, el profeta le pregunta ¿De dónde vienes? La respuesta de Giezi es “tu siervo no ha ido a ninguna parte”. Y en un sentido técnico sino tratamos con nuestras debilidades no iremos a ningún lado. Observe que el principio de Eliseo no es que sea malo obtener beneficios del ministerio sino que en tiempos de grande necesidad los siervos de Dios no deben aspirar a una vida superior al promedio y la necesidad de la gente que ministran.  Debemos tener cuidado si no dejamos que Dios trate con nuestras debilidades, porque nos puede llegar o llevar hasta la disciplina de Dios. Giezi terminó en un fracaso rotundo, porque no pudo superar los primeros fracasos. Cuando el alma toma el fracaso la hace una mala consejera de tus decisiones, cuando el espíritu toma el fracaso, lo que haces con el fracaso hace de ti un hombre de carácter.

 

Winston Churchill dijo que el éxito es a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse. Henry Ford dijo: “El fracaso es la oportunidad de empezar de nuevo pero más inteligentemente”. Un hombre que trabajaba para la IBM cometió un  error que le costó a la compañía 4 millones de dólares. El hombre sabía que sería despedido. Así que esperaba la llamada del presidente de la compañía. Y así fue, lo llamaron, y entró al despacho del dueño. El inmediatamente le dijo al dueño que reconocía su error y que se iría de inmediato. A lo que el dueño le dijo: “Señor, esta compañía ya ha invertido en su educación cuatro millones de dólares, ni loco puedo dejarlo ir. Empiece de nuevo. Cristo invirtió en nosotros lo más valioso no crea que ya se dio por vencido con usted, el sacará intereses de todo lo que ha invertido en su educación en esta vida. Así que levántese, recuerde caerse es opcional pero levantarse es obligatorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: