Aprender a Escribir es aprender a Borrar: Como Administrar los Fracasos II parte


Fracaso-bueno-fracaso-malo1

En segundo lugar encontramos que no sólo la espiritualidad es una condición ya sea positiva o negativa para mi fracaso sino  que también la integridad. Lo que soy ante Dios es más importante lo que soy ante los hombres.  Hay tres dimensiones de la integridad aquí. La primera es la dimensión identidad de la integridad. ¿Cómo describe la mujer a Eliseo? Observe que usa cuatro calificativos. Primero dice que “es”. Este verbo denota que lo había observado ya por varios días y se dio cuenta que siempre era lo que decía que era. Por lo tanto su identidad era firme. Segundo también dice que es “varón”. Esto también implica de su masculinidad. Implica que la mujer había identificado bien el género de Eliseo. Es término hablaba de fuerza, de masculinidad. Su masculinidad era fuerte.  Tercero dice que santo. La expresión santo es tanto como una categoría como una práctica. Uno se pregunta ¿Por qué llegó la Sunamita que era santo? No parece ser que Eliseo hablara aquí, o hiciera algo particular o un milagro. Simplemente vivió su vida con sencillez frente a los ojos de la Sunamita. Su santidad era fértil. Cuarto, “de Dios”. Eso significa que la Sunamita por lo que vio en Eliseo implica que concluyo que era un enviado de Dios. En ese sentido su credibilidad era fiel.  ¿Cómo se sabe que un hombre en realidad es de Dios o no? Pues una vez más el pasaje no parece decir que habló Eliseo o hizo. Sin embargo más adelante se demuestra que la vida de Eliseo la impactó mucho. La segunda dimensión no sólo es la identidad sino la actividad de la integridad. Por ejemplo uno ve que Eliseo es agradecido con lo que la mujer hace. La persona íntegra tiene como actividad el agradecimiento. Por otro lado la persona íntegra se preocupa por pagar con bendición a los que le bendicen. Eliseo le dice a la Sunamita que puede hacer por ella. No anda pensando en que más le puede sacar a esta mujer adinerada.  La tercera dimensión la facultad de la integridad. Observe que Eliseo le dice a la mujer que Dios la va  a bendecir con  un hijo, y  se cumple su palabra. Nuestras bendiciones no son de nosotros sino somos instrumentos o canales facultados para ejercer la bendición de Dios en otros.

 La tercera cosa que es una condición para el fracaso es la pasividad.

Es importante notar que Giezi es  un espectador en la escena  y participa solo cuando Eliseo le da participación. La pasividad en  este texto comienza con la cultura del espectador. Giezi observa y calla. Giezi habla poco y a Giezi se le ordena. Es cierto que es parte de su aprendizaje pero a veces perdemos la acción activa por depender en todo de otro. La segunda cosa es la cultura del repetidor. Observe el vrs. 12 y 13. Eliseo le dice a Giezi que le diga lo que él le quiere decir. Tercero la cultura del opinador. Cuando habla da su opinión. Esa opinión muchas veces es lógica, es real, y práctica pero no espiritual. Giezi le muestra el blanco y el dispara. La gente opinadora son las que nos dicen lo que falta, lo que se necesita y lo que es urgente. Sin embargo no dispara el sino Eliseo. Mucha gente siempre tiene una opinión de lo que se debe hacer y se necesita pero nunca se meten a suplir o cubrir lo que se necesita o hace falta.

II. En segundo lugar las características del Fracaso (4:15-31)

En infinidad de veces podemos observar a Dios haciendo cosas que no tienen sentido o lógica. Todo conflicto, toda condición que nos lleva al fracaso no es fortuito ante los ojos de Dios, sino que es  intencional y totalmente planificado. Incluyendo el fracaso. Quiero usar cuatro palabras  que describen las características del fracaso. La primera palabra tiene que ver con los deseos de Dios. ¿Cuáles son los deseos de Dios? ¿Son los mimos que nosotros tenemos? ¿Cómo suple Dios nuestros deseos? Observemos que en el pasaje, Dios muestra tres intenciones o razones para darnos a conocer sus deseos.  Dios es sensato en sus deseos. El vrs. 13 Eliseo le dice a la Sunamita “he aquí tú has estado solícita”…. ¿qué quieres…? Dios nunca pasa por alto lo que hacemos por el reino. El ve con agrado lo que hacemos. Para Eliseo era importante mostrar la gratitud y hacerle ver que Dios podía darle retribución justa por su servicio. Por otro lado Dios es sensible en sus deseos.  Giezi ha observado y quizás ha platicado con la mujer y se ha dado cuenta de su necesidad. Es obvio que su necesidad es una herida y había quedado en el olvido. Era ese tipo de cosas que se entierran pues las respuesta no vienen y el dolor es tan grande que pretendemos que ya no nos importan y las reprimimos. Pero Dios sabía que este era el momento para tratar es antigua herida. Así que Eliseo le anuncia que tendrá un niño.  (vrs.14). Esta sensibilidad también está asociada con su matrimonio y la vejez de su marido. Traería nuevas fuerzas a la relación. Dios es sencillo en sus deseos. Me gusta mucho que la promesa tenga una parte divina y una parte humana.  Note que le dice “el año que viene” implica un tiempo de confianza y de ejercer la fe en lo que Dios ha dicho. Y observe que implica relacionarse con su esposo. Luego el texto dice: “Mas la mujer concibió.” Dios podría creado un embarazo de la nada, o haberle dado el niño ya grande, pero lo somete a los procesos naturales. Muchas veces la bendición sobrenatural viene envuelta en procesos naturales. Esa es la sencillez de Dios.

La segunda palabra  tiene que ver con el diseño de Dios. La narración continua con el proceso natural de un hogar y que aparentemente todo transcurre sin novedad. Quizás la palabra que resume este tiempo es la palabra “el niño creció”.  Sin embargo la tragedia aparece de repente. ¿Por qué un niño que la mujer no pidió y que Dios se lo dio ahora muere? ¿Por qué se muere esa promesa? ¿Qué pretende Dios con este tipo de giros dramáticos en la vida? El diseño de Dios en sus planes muchas veces no nos explica todo lo que pasará cuando nos da una bendición. El interés de Dios siempre es  ver que tan enamorados estamos del don más que el dador del don.  El diseño de Dios incluye tiempos de bendición. El niño creció aparentemente sano y por un buen tiempo la mujer y el hombre disfrutaron de esa bendición.  Pero también el diseño de Dios incluye tiempos de aflicción.  Lo vemos en los vrs. 20-21. Esa aflicción llegó porque el niño enfermó de repente y murió. Esto fue tremendamente doloroso para la mujer. El diseño de Dios incluye también tiempos de formación. (22-28). Observe que  la mujer simplemente no acepta su condición y tendrá que confrontar el problema. ¿Cómo lo hace? Lo hace por medio de cuatro acciones. La acción de la incapacidad. Una vez que la mujer ve a su hijo morir, ya no puede hacer nada. Todo ha acabado. Sin embargo el subir al niño al aposento del varón, implica que cuando llegamos a nuestros límites siempre hay la alternativa de la obra de Dios ante nuestra incapacidad. La acción de la individualidad. Esta mujer sabe que ni su marido, ni sus criados entenderán todo el problema. Por eso entiende que es ella, su problema y Dios y nadie más entra en la ecuación. No perderá tiempo explicando a otros y esperando de otro consolación. Ni siquiera de su marido. Por eso ella no le da ningún detalle.  Observe que el marido es tan despistado que ni siquiera percibe la ausencia del niño en la escena. ¿Por qué los hombres son tan insensibles ante el sufrimiento de la familia? La acción de la intimidad. Observe que en el pasaje ella llega a donde está Eliseo (vrs. 25). Eliseo quiere ministrarla a través de Giezi. De hecho él lo manda con un mensaje por boca de su criado. Es obvio que la mujer no quiere hablar con segundos, quiere hablar con Eliseo y ella desea por medio de él preguntarle en la intimidad ¿Qué ha pasado? ¿y por qué el niño ha muerto?. La acción de la sinceridad. Cuando la mujer llega, ella desborda su alma. Su sinceridad es tal que muestra su dolor, su llanto y sus preocupaciones e inquietudes. Es muy peculiar que incluso Eliseo no sabe qué le pasa. Es obvio que Dios quiere que la mujer exprese su dolor y se lo cuente. Para Giezi es un problema para Eliseo es un reto.

En tercer lugar las características del fracaso no sólo tienen que ver con el deseo  de Dios, ni  con el diseño de Dios, sino también con el designio de Dios. El diccionario dice que designio es pensamiento o propósito de algo o alguien[1]. En este caso es el propósito de Dios. ¿Qué busca Dios en este problema?¿Que hace a propósito Dios al permitir que el niño muera? Creo que Dios tiene tres grandes designios o propósitos aquí. El propósito para la mujer es un propósito de creencia. Ella tendrá que creer  la promesa de Dios y  actuar  por convicción y no tanto por la emoción.  Necesita creer que Dios es bueno, que aunque no entiende, Dios está en control. Su creencia la debe llevar a una dimensión de la fe que busca lo sobrenatural de Dios. Esa creencia  le hará más fuerte en carácter, en decisiones, y por sobre todo en confianza. El propósito para Giezi es un propósito de advertencia. Es interesante notar que quien le sugirió a Eliseo todo el asunto del niño fue Giezi. Fue precisamente esa sugerencia y el milagro de Eliseo que al final le llevó al problema que esta mujer tiene. Es obvio que Eliseo lo hizo por su actitud de gratitud. Pero sería posible que no era ¿la voluntad de Dios darle un niño? En el pasaje no hay ninguna evidencia que le preguntaran a Dios  sobre si él deseaba el niño para esta familia. Sin embargo, es importante notar que pudo haber sido la voluntad permisiva de Dios para esta mujer para respaldar a su siervo. Es importante notar que la advertencia para  Giezi es que muchas veces las bendiciones de Dios acarrean un proceso de crisis y de madurez que hay que afrontar. Que Dios tiene la facultad de meternos  en problemas a pesar de nuestras buenas intenciones. Dios le advierte a Giezi que a veces las cosas se complican. Le advierte que las cosas él las controla. También le advierte que nuestras buenas intenciones pueden meter en problemas sino dependemos de Dios. Su propósito para Eliseo es de autosuficiencia. Me gusta mucho el hecho de que Eliseo está desconcertado. Y es lo suficientemente para confesar que no sabe que pasa porque Dios se lo ha ocultado. Esto lo hacía frágil. Humano, sujeto a las mismas leyes de los demás. Aunque carismático también vulnerable. Por otro lado lo hace fracaso. Primero por la mujer que le echa la culpa del problema que está pasando. Y por otro lado Eliseo se siente lo hace frustrado. No hay duda de eso por  los reclamos de la mujer y porque no sabe qué pasa. Es hasta que sabe de labios de la mujer que se da cuenta del problema, pero no antes de ser cuestionado y reclamado. Me imagino que esto sería una seria advertencia para Eliseo como para Giezi que estaban acostumbrados ser exitosos pasar por un episodio de sentirnos frágiles, fracasados y frustrados.

Así que el primer punto tiene que ver con las  condiciones que abonan al fracaso de Giezi tiene que ver con la espiritualidad. Esa espiritualidad es una espiritualidad de sentimiento, una espiritualidad de acontecimiento, una espiritualidad de asentimiento, y una espiritualidad de crecimiento. La segunda cosa tiene que ver con la integridad. Esa integridad tiene una identidad, una actividad y una facultad. La tercera cosa es la pasividad que se muestra en la cultura del espectador, repetidor y del opinador. Un segundo punto principal son las características del fracaso de Giezi. Primero tiene que ver con el deseo de Dios. Este deseo es sensible, sensato, sencillo. En segundo lugar tiene que ver con el diseño de Dios. Este incluye tiempos de bendición, tiempos de aflicción y tiempos de confrontación.  Finalmente tiene que ver con el designio de Dios. Este designio de creencia, advertencia, autosuficiencia.

[1]http://lema.rae.es/drae/?val=designio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: