Como cumplir las metas de Dios en mi vida


metas

Siempre me ha llamado la atención la frase de Génesis 12:5c. Allí dice:

“…Salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron” ¿Qué me dice esto? ¿Qué implicaciones tiene esto para usted  en este momento que quizás es  extraño y  de sometimiento a las visiones de otros y sus locuras? ¿Qué le querrá  decir con esta porción? Pienso que Dios está intentando decirle cuatro cosas importantes acerca de cómo cumplir con las metas de Dios en su vida. Si quiero cumplir las metas de Dios en mi vida debo SALIR.  El salir me llama a la DECISION. ¿De qué debo salir? En el caso de Abram había algunas cosas que lo habían detenido. Primero había sido su padre. Uno observa que Abram había seguido a su padre y su padre había decidido quedarse en Harán a pesar que el destino original era Canaán. Hay que salir de la visión de otro. (Vrs. 11:31). Aunque la visión de Abram era Canaán y la de Taré igual parece ser que el sentido y cumplimiento de esa visión era diferente en ambos.  Por otro lado hay que salir de la decisión de otro. (Vrs. 11:31a) El texto dice que “…Taré tomó a Abram y a su nieto…y salió con ellos…”Es  decir aquí Abram es un hombre receptivo y sujeto a las decisiones de su padre. Por otro lado hay que salir de la convicción de otro. (11:31 vrs. 12:5). Hay que observar que tanto Harán como Abram tenían la misma meta. ¿Pero porque uno lo hizo a medias y el otro de una manera completa? Porque la convicción de Abram perseguía el bienestar de Dios y la de Harán perseguía su   bienestar personal. Note que el texto relata que Abram tomó los bienes que habían ganado, y las personas que habían adquirido en Harán (vrs. 12:5). Eso es lo que les  pasa a muchos hoy, entienden  la convicción de su llamamiento en términos de bienestar de Dios y no de su  propio bienestar. Sin embargo los lugares en donde he ministran actualmente simplemente el bienestar de Dios está en un segundo lugar y el bienestar personal es lo más importante.  Mantener una visión de excelencia en un contexto mediocre y de mentalidad de a medias, es entorpecer y frustrar la visión de Dios en mi vida. Una cuarta cosa de la que hay que salir es de la contaminación de otro. Era obvio que la actitud de Taré implica que su visión y decisión estaban contaminadas por los bienes materiales y la comodidad de lo que Harán le había dado. Esa contaminación  espiritual acarrea estancamiento y hace que nuestros llamados se paralicen, debido a estar consintiendo vidas y actitudes guiadas por la carne y no por el Espíritu de Dios. ¿Cómo evito que contaminen mi visión y me paralicen las visiones de otros?

La segunda cosa que veo, es que si quiero cumplir las metas de Dios en mi vida debo IR  El ir me llama de destino. ¿Cuál es mi destino? ¿Cómo lo encuentro? ¿Cómo lo ubico? Mi sentido de destino me lo da en primer lugar la Palabra de Dios. Dice 12:1 : Jehová había dicho”. Esta expresión me impacto debido a que es un qal imperfecto. Esto denota que Abraham había recibido no solo una vez la orden de salir sino en reiteradas ocasiones Dios le había insistido.  ¿Qué cosas ya me dijo Dios y me continúa diciendo, y no le estoy haciendo caso? ¿Qué es lo que más me presiona para mantenerme en las áreas de otros? ¿Qué bloqueó la voz de Dios a Abraham? Su familia fue una cosa, y sus recursos otra cosa. Familia y recursos paran o endurecen el oído. ¿Cómo se hace para ignorar estas dos áreas? Una segunda cosa que me ayuda con mi destino es el proyecto de Dios. Siempre el proyecto de Dios tiene mejores perspectivas que mi proyecto. El proyecto de Dios incluye incertidumbre. Originalmente Dios le dijo a Abraham que saliera “a la tierra que le mostraría”. Hebreos añade que Abraham salió sin saber hacia dónde iba (11:8). Por otro lado el proyecto de Dios incluye muchedumbre. Observe que el pasaje en sí dice que iba hacer una nación muy grande. Es implica que el proyecto de Dios es más grande del que yo puedo pensar y percibir en mi estado de quedarme y no salir ni ir. Si yo logro entender que los planes de Dios son más amplios que mis mundos cómodos, y mi visón limitada, entonces entenderé la urgencia de salir y de ir.  También el proyecto de Dios incluye mansedumbre. Dios le está diciendo a Abraham que su dependencia de él le traerá por lo menos tres beneficios. Su nombre va a ser grande. Significa reputación. También le va a bendecir y eso será remuneración. Implica que en el proyecto de Dios puedo esperar bendiciones materiales. Dios le dice te bendeciré y será de bendición.  Significa esto que la bendición y la prosperidad están en mi proyecto siempre y cuando salga y vaya hacia mis propias  metas de Dios y no siga con las metas de otros. La mansedumbre no sólo incluye reputación, remuneración sino que también retribución. Dios le promete a Abraham su respaldo, y él va a cuidar de los que lo maldigan y va a cuidar de los que le bendigan.

Una tercera cosa que debo hacer si deseo cumplir las metas de Dios en mi vida es DEFINIR. El pasaje añade “a tierra de Canaán”. El definir tiene que ver con mi dirección.

¿Si no tengo claro hacia dónde voy cómo sé que he llegado? Originalmente Dios no le había dicho a Abram hacia donde se dirigía, pero una vez que el decide salir, ir, entonces Dios ya le había mostrado que el lugar donde lo quería era Canaán. Así que a medida que obedezco, Dios es más específico en donde me quiere. ¿Qué era Canaán? Simplemente un lugar donde las bendiciones de Dios se combinarían con la obediencia de Abram. Ese plan soberano de Dios que escoge un lugar en su voluntad y en donde el trabajará para bien de sus elegidos y testimonio a mundo. Debo ubicar claramente hacia donde Dios quiere que me vaya. ¿Cómo lo hago Dios? ¿Cómo logro saber dónde me quieres? ¿Cómo supo Abraham lo de Canaán?

Una cuarta cosa que debo hacer si deseo cumplir las metas de Dios en mi vida es LLEGAR. La frase dice: “Y a tierra de Canaán llegaron”. Esto me asocia con mi determinación. Observe que llegar implica primero moverse hacia el rumbo, segundo mantenerse en el rumbo, no perderse del rumbo y finalmente terminar el rumbo.  Es importante no sólo llegar sino saber cómo llegar. Muchas personas salen hacia el rumbo, pero se detienen como Tare´. De nada sirve hacer esfuerzos sino hay un sentido de realización en lo que hago. Lo curioso de vivir bajo otros esquemas que no son los míos es que pierdo el sentido de realización ya que las metas me son impuestas y otras veces me las obstaculizan. ¿Cómo puedo hacer para llegar? Primero independencia. No observo a Abraham dando explicaciones de lo que está haciendo. Segundo interdependencia. Aunque no consulto si los motivo para que se fueran con él. Observe que el salir, ir, llegar está en plural. Fue un grupo. Tercero,  inteligencia. Se necesita agudeza y capacidad intelectual para guiar a un pueblo             que no tiene mi misma visión. Cuarto insistencia. Caminar por el desierto con la mirada puesta en Dios y su promesa, hizo que Abraham insistiera en la búsqueda de la meta de Dios para su vida. Esta perseverancia santa le rindió frutos porque al final llegaron a donde se lo habían propuesto.

Solamente  siguiendo estos cuatro pasos podré desarrollar y cumplir mi supremo llamamiento. Es a través de salir, ir, definir y llegar que podré presentarme como obrero aprobado que no tengo nada de qué avergonzarme. Debo terminar lo que Dios ha determinado con migo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: