Reflexiones en Génesis: Cuando a Dios le dio un infarto II parte


corazon_roto

Así que cuando a Dios le duele el corazón, el sufre…

 

Y en primer lugar le duele el corazón cuando perdemos la visión… (6:1-4). Pero en segundo lugar le duele el corazón cuando perdemos la valoración… (6:5)

Según Génesis, Dios hizo al hombre con un valor extraordinario. Lo vistió de dignidad, pero él se corrompió y perdió el valor. ¿Cuál son los valores que Génesis 6 dice que el hombre perdió? El valor de la sensibilidad. Observemos que el pasaje dice que “Jehová vio”. Esto implica una falta de temor y sensibilidad a la presencia de Dios y a su ojo evaluador. El valor de la bondad. El pasaje dice que “la maldad de los hombres era mucha en la tierra”. No habían personas que pensaran en hacer el bien, o mostrar bondad, solidaridad. Era un ambiente lleno de egoísmo y de constante autosuficiencia. El valor de la integridad. El texto dice que “todo designio de los pensamientos del corazón” es obvio que la corrupción no sólo era activa sino también de la actitud. La integridad estriba en que debe haber armonía en todas las áreas de nuestra vida. Pero la gente del tiempo de Noé internamente estaba totalmente deteriorada. Sólo pensaban en que era lo malo que se podían inventar.

En tercer lugar  le duele el corazón cuando perdemos su bendición (6:6-8)

Dios siempre tiene opciones para el hombre cuando pierde su valoración, la consecuencia es perder su bendición.  Primero, perdió la bendición de la aprobación de Dios. Observe que el texto usa la expresión “se arrepintió”, ya expliqué anteriormente lo que este antropomorfismo significa. Pero la implicación es que Dios ya no me aprueba ni lo que soy ni lo que hago. De hecho Dios sufre un infarto en este momento, porque el  texto dice que le dolió su corazón. Segundo, perdió la bendición de la protección de Dios. Cuando Dios ve la maldad, lo único que queda es el juicio y el vrs. 7 declara ya la culminación de la paciencia de Dios, así que ahora va a destruirlos y no tendrá más la protección de Dios la generación de Noé. Tercero, perdió la bendición de la selección de Dios. Todo país tiene a nivel deportivo miles de atletas, pero el mayor privilegio de ellos es pertenecer a la selección nacional. Bueno, Dios también tiene su selección celestial. Por un lado el pasaje dice que desecha al hombre pero por otro lado Dios hace su selección especial de Noé.  Dice que “halló gracia” ante los ojos de Jehová. Dios  vio alrededor de la sociedad de Noé, y pudo ubicar únicamente sus ojos en la vida y persona de un solo creyente. Por lo tanto Dios decide seleccionarlo como favorito para continuar con el plan que vendrá después de la destrucción. ¿Cómo se hace para pertenecer a la selección de Dios? En primer lugar para ser de la selección hay que ser diferente. Lo que me impacta de esta frase es el “pero”. Es un  “pero” que no solamente me ha gustado, sino que me cautivó, me atrapó, robó toda mi atención y sigue retumbando fuerte en mi mente, en mi corazón, hasta me sentí casi tentado a envidiarlo, y tuve que llevarlo a oración, ¿el resultado? ha venido a ser un reto, o una invitación determinada, llámale como quieras… quisiera que ese “pero” fuera parte de mí, me sellara, me sacudiera, me moviera de tal modo que pudiera ser mío, que fuera aplicado a mí en lo personal y no solo quedara para Noé. Sí, Noé, ese del arca y los animales que vemos en tantos adornos, en libros, en dibujos, en obras y representaciones, en canciones, ¿tal vez en sueños?, ese Noé con su arca y sus animales tenía un “pero” que a mí me ha gustado, y si me acompañas, te lo compartiré, pon atención, léelo  bien, toma tu tiempo: “Pero Noé…”  “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová.” ¿Por qué ese “Pero Noé halló gracia….” brincó de mi Biblia hacia mí con esa fuerza, de ese modo conocido, como queriendo no pasar desapercibido? Inmediatamente surgió la pregunta: ¿Qué hizo que Noé hallara gracia ante los ojos de Dios? ¿Qué había en él? Déjame decirte, en medio de esa corrupción tan desagradable para Dios, nótese: tan corrupta y tan desagradable al punto de haberse arrepentido de su creación, incluso de haber determinado destruir todo ese mal, para lo cual era necesario destruir toda esa gente, aún todo animal, todo ser viviente, hubo un “pero”, hubo un pero que indica diferencia, determinación, un “pero” entre toda esa maldad, entre toda esa gente… un “pero” que ciertamente nos indica negación, pero en este caso negación hacia lo corrupto, negación hacia la maldad. Una negativa de Noé para hacer el mal, una negativa a dejarse llevar por la época, por las costumbres y los cambios o tendencias que eran corruptas, llenas de maldad y desagradables a Dios. Una negativa que hoy en día nos hace falta, ¿no te parece? en medio de un mundo igual de corrupto, que está al borde del precipicio (espiritualmente), que va directo al infierno, a la muerte, ¿puedes verlo? Dios es fiel y por ello no nos destruirá más con un diluvio, como prometió… y me pregunto acerca de la maldad que le desagrada tanto a Él, ¿no estamos aún rodeados de ella? Noé hizo una diferencia, ¿qué harás tú? Dirá Dios: “Pero (tu nombre) halló gracia ante los ojos de Jehová.” La gracia que halló Noé ante los ojos de Jehová la puedes hallar tú, esta fue la clave para él: “”…Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé.” Génesis 6:9. ¿Caminarás tú con Él, harás tú la diferencia en tus generaciones, hallará Dios esa negativa hacia el mal también en ti? Toma la decisión ahora, ve con Él ahora, no esperes, corre hacia Él, dile que deseas ser perfecto, dile que deseas que ese “pero” sea tuyo.  Luego harás la diferencia, caminando con Él. En segundo lugar para ser de la selección de Dios hay que ser consecuente. Debemos recordar que el nombre de Noé era una frase que significaba consuelo o descanso. Noé fue consecuente en su carácter con su nombre, en un mundo donde todo le ocasionaba dolor y ansiedad a Dios, al ver a Noé Dios encontró un refresco en su vida y trayectoria. Hay muchos que tienen nombres y etiquetas espirituales, pero su vida y trayectoria contradice su nombre.  En tercer lugar para ser de la selección de Dios hay que ser dependiente. Observe que el texto enfatiza “halló gracia”. La Nueva Versión Internacional lo traduce de la siguiente manera: “8 Pero Noé contaba con el favor del Señor” Así es que dependía exclusivamente del poder y de la decisión de Dios y de nadie más. Para tener una participación y ser seleccionado por Dios, debemos entender que se nos da sobre la base de un favor que no merecemos, y eso nos hace humildes, y por consecuencia nos motiva a ser dependientes de Dios en todo. En cuarto lugar para ser parte de la selección de Dios hay que ser transparente. La frase importante aquí es “ante los ojos”. Es decir la vida de Noé era para una única audiencia, Dios. Vivía para él y por lo tanto eso le valió que Dios viera su corazón transparente. ¡Cómo necesitamos transparencia en estos días! Sobre todo con los cristianos.

 

Finalmente en cuarto lugar a Dios le duele el corazón cuando utiliza corrección… (6:9-22)

La última porción del capítulo 6 es una especie de documento judicial en donde Dios procede a mostrar las pruebas de porque su juicio es justo y necesario. La primera evidencia del juicio de Dios es testimonial.  (Vrs. 1-2)Es decir Dios presenta a una persona que testifica la maldad y culpabilidad del hombre en ese tiempo. Es importante observar que el libro de Hebreos dice que “por esa fe condenó al mundo” (Hebreos 11:7). Así que Dios presenta su primera evidencia, un testigo que establece que si él vivió con Dios todos lo pudieron haber hecho. El problema es que muchas personas piensan en términos de absolución en el juicio de Dios porque siempre se comparan con los que fueron peores que él, y con eso justifican su maldad, pero en el caso de Dios lo que nos condena es que hay personas mejores que nosotros y que por lo tanto podríamos haber vivido mejor que lo que vivimos justificando hoy. La segunda evidencia del juicio de Dios es circunstancial. (Vrs. 11-13). En múltiples ocasiones he escuchado la expresión: “Premeditación, alevosía y ventaja” y me puse a buscar que significaba. Encontré que significa: “planificado, conociendo las posibles consecuencias del acto y abusando de una posición de ventaja”[1] Sin ser abogado, puedo equivocarme pero creo que es lo que yo veo en este párrafo. Dios presenta evidencias  de circunstancias, actos, intenciones del ser humano en esa época. Por ejemplo el autor de Génesis dice “se corrompió la tierra”, esta expresión en hebreo es un verbo en vos media, que denota que la corrupción fue originada por la voluntad del mismo hombre. De hecho la palabra corrupción se repite  tres veces en el texto. Fue una decisión de cometer la maldad. Esto demuestra la intención del ser humano. Creo que encajaría esto en la  “premeditación”. Luego el texto dice  la tierra está llena de violencia a causa de ellos”. Según Wikipedia entendemos a la alevosía como la comisión de un delito “a traición y sobre seguro”. Es el empleo de medios, modos o formas en la ejecución del hecho que tienden a asegurar el delito, sin riesgo para el autor de acciones que procedan de la defensa que pudiera hacer el sujeto pasivo o un tercero.[2] La expresión llena de violencia implica que el hombre estaba tomando decisiones sobre la creación y sobre los demás hombres. Tercero también dice que la tierra ahora ya estaba siendo dañada, de tal manera que Dios utiliza una figura literaria para decir que “la tierra se corrompió”. El hombre tomó ventaja sobre una creación que no le pertenece y se la robó a Dios y la corrompió. La tercera evidencia del juicio de Dios es judicial. Ante lo anterior, Dios entonces revela en Génesis 6:13: “He decidido” y “yo destruiré”. Dios como juez justo de toda la tierra puede decretar veredicto y condenación porque él ha demostrado que el hombre y la generación de Noé se merecen el justo juicio de Dios. Finalmente la cuarta evidencia del juicio de Dios es disciplinal. Uno puede observar que Dios establece su disciplina para corregir el futuro. El hará un nuevo pacto con una nueva generación, la generación de Noé. Esta disciplina es clara. Dios dice lo que va a hacer. Esta disciplina es compasiva. Dios no hizo el arca de la noche a la mañana, el mismo proceso de construcción advertía que el fon vendría. Todavía les dejó evidencias para que la gente pudiera reflexionar y arrepentirse. Esta disciplina es correctiva. Dios se lo declara a Noé en el vrs. 17. Él quiere empezar de nuevo y corregir el problema. Y así fue.

El capítulo 6 de Génesis nos cuenta la historia de cuando a Dios le dolió el corazón.  Cuando le duele, le duele porque el ser humano pierde su visión, pierde su valorización y pierde su bendición y finalmente utiliza la corrección. Dios sobrevivió a ese infarto. Sin embargo hace años cuando Jesús estaba presente anunció que su regreso sería como en los días de Noé. Me temo que Dios está a punto de otro infarto hoy. Este segundo es más fuerte, porque al igual que en los tiempos de Noé, hoy la maldad es mayor que en esos tiempos. Pobre Dios, deberá cuidar mejor su corazón, ya que está a punto de hacer otro juicio.

[1] http://forum.wordreference.com/showthread.php?t=380058&langid=24

[2] http://es.wikipedia.org/wiki/Alevos%C3%ADa

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s