Reflexiones en Génesis: Cuando Dios decreta…se cumple


Al pensar en Génesis 4 puedo encontrar otro principio del actuar de Dios en ese libro. Pienso que el capítulo 4 es la evidencia de que tanto Adán, Eva y Satanás no tenían razón en cuanto al asunto de morir. El capítulo 3 ha quedado en la dimensión del vacío entre la propuesta de Satanás “no moriréis” y la propuesta de Dios “ciertamente morirás”. ¿Quién va a tener la razón? Así que el capítulo 4 se puede resumir:

Cuando Dios decreta se cumple…

El pasaje de Génesis 4 trata de poner en el banco de la credibilidad a Dios. De hecho las implicaciones de la maldición no son tan evidentes en este momento, pero pronto  lo serán  y veremos el primer muerto. Por lo menos el primer registrado en el relato bíblico. Debemos acercarnos a esta narración con la mentalidad de que nunca antes había habido un muerto o se había experimentado la muerte. Así que esto será una experiencia traumática y por sobre todo dramática. ¿Qué afectó el decreto de Dios en la vida de Adán y Eva?

 En la familia… (4:1-16)

Los primeros versículos retratan la vida familiar que se desarrolló después de la maldición. Pareciera ser que la vida se va desarrollando con normalidad, pero en realidad ya está el germen de la anormalidad. Es interesante notar las señales de la anormalidad en el contexto de estas declaraciones. No pasemos por alto que ya el pecado está dentro de la familia. Hay tres dimensiones funcionales en esta familia, y que deben estar presentes en cualquier familia. La dimensión de la sexualidad. El texto comienza diciendo “conoció Adán a su mujer” El término hebreo “conoció” habla de una relación personal íntima es un  Qal perfecto (véase Jeremías 1:5). No se declara si esta fue la primera unión sexual entre Adán y Eva. La Biblia no dice cuántos hijos tuvieron ni cuándo los tuvieron. Solamente sabemos de los tres que se mencionan.[1] Hay que observar en términos de sexualidad que esta frase establece como la sexualidad original tenía ciertas “normalidades” que después serían violentadas por el pecado. Lo primero es la iniciación  de la sexualidad. Es interesante observar que es Adán quien toma la iniciativa. Es el hombre el que de alguna manera inicia la relación. Es importante que sea una sexualidad equilibrada y no agresiva en términos de cambios de género. Es obvio que en esta época moderna la mujer no tolera el hecho de que sea dominada y ella ahora es más activa que pasiva. Pero lo que este pasaje muestra es que la iniciativa de la sexualidad en el hombre es activa y en la mujer receptiva (no pasiva). Lo segundo es la interacción de la sexualidad. Observe que es una interacción monógama (una mujer y un hombre), hay una interacción bigénero (hombre y mujer) es decir son dos géneros diferentes, lo que demuestra entonces que el sexo de Dios es entre una mujer y hombre. Por otro lado uno puede observar el hecho de que es Eva “su mujer”. Esto habla compromiso. No es ser dueño, sino es ser responsable de la persona con la que estoy. Si Adán había fallado antes, aquí demuestra que Adán  está asumiendo su rol de esposo y en breve de padre. Lo tercero es la intención de la sexualidad. El texto continúa diciendo “la cuál concibió”. Es indiscutible que la intención primordial del sexo es la procreación, y la perpetuación de la vida humana. En nuestro mundo hay bastantes debates entre la preservación, procreación e interrupción de la vida. No es la intención entrar en esos debates, en este momento, pero es obvio que el sexo aunque conlleva placer, el placer no es en sí la meta ulterior de él, sino la madurez y el compromiso de engendrar vida. A muchos se les olvida eso. Si los anticonceptivos se usan para evitar la vida que me puede generar compromiso y se usan para esconder mi pecado de una relación ilícita fuera del matrimonio, entonces mi actitud es pecaminosa. Si usa para preservar la vida, es decir evitar tener más hijos de los que una familia puede sostener responsablemente entonces los anticonceptivos no solo son necesarios sino una obligación. Finalmente lo cuarto es inclinación de la sexualidad. Observe que hay dos dimensiones de la sexualidad en el pasaje y se pueden mostrar por las palabras “concibió” que es la parte oscura, silenciosa y la expresión “dio a luz”, que es la parte visible y bulliciosa. La mayoría practica la primera parte, y si no hay cosa visible continúan en la misma práctica. Esa cultura sexual, real pero silenciosa (Adán y Eva ni siquiera hablan en este contexto) es algo que sucede más de lo que queremos reconocer en nuestras sociedades y para tristeza de muchos en nuestras iglesias. Así que la inclinación en esta época y después de la entrada del pecado es a optar por la práctica silenciosa de la sexualidad y evitar a toda costa la escandalosa.

Aparte de la dimensión de la sexualidad, encontramos también la dimensión de la paternidad. Uso la expresión “paternidad” de una manera genérica e inclusiva. Es decir para referirme tanto a la madre y al padre. Observe que la narración dice que “dio a luz a Caín”. Es obvio que la mujer tiene una implicación más profunda en el asunto de traer a luz. La dimensión de la paternidad tiene varios aspectos. Está el aspecto de la valoración. Una pregunta en este pasaje se plantea urgentemente. ¿Cómo valora el hombre la paternidad y  cómo valora la mujer la maternidad? ¿Son iguales? Observe que el hombre es ausente una vez que ha puesto “la semilla”. Es obvio que no podemos decir que Adán fue un padre que dejó tiradas sus criaturas. Pero en este pasaje uno observa que la participación del hombre está vinculada con su esperma. En cambio la mujer tiene una valoración más allá del acto sexual. Ella le pone el hombre basado en su perspectiva espiritual. La mujer valora la maternidad en una dimensión que el hombre no hace o por lo menos le cuesta hacerlo. Tres valores tiene la mujer en su involucramiento como madre. Primero, identificación, esto implica que le asigna un nombre a su hijo. Segundo, interacción, observe que el texto implica que Eva habla, el texto lo pone así “y dijo Eva”. ¿A quién se lo dijo? ¿Cuándo lo dijo? Es obvio que se lo ha dicho a su hijo. Las mujeres si hablan más y se comunican más con sus hijos. Tercero, inspiración. Eva establece el nombre “adquirido” como una muestra de la bendición de Dios. “Caín” El nombre “Caín” (qayin) es un juego de sonido de la palabra hebrea “obtuve” (qaniti). Parece afirmar que Caín había sido un regalo especial con la ayuda de YHWH (posiblemente hasta un cumplimiento de 3:15). “Por voluntad de Jehová he adquirido varón” La traducción «varón» parece capturar el énfasis. Algunos afirman que Eva tenía hijas previas y que este era el primer varón, pero esto es especulación. La frase del v. 1: “Por voluntad de Jehová”  implica que esta era una declaración de fe de Eva, que se basa en Génesis 3:15. Este es el primer uso del nombre YHWH en sí. La próxima vez que aparece solo es en adoración por la línea de Set en 4:26.[2]

Así que la mujer valora su maternidad con identificación, interacción  e inspiración. Ahora, ¿Cómo valora el hombre su paternidad? Hay que observarlo desde la perspectiva del vrs. 2. Es importante notar que el texto establece que tanto como Caín y como Abel tienen ya una profesión y una forma de ganarse la vida. Eso refleja que la paternidad en el hombre es más de origen práctico. Se define en términos de primero objetividad. Adán respetó las decisiones e individualidades de sus hijos. Se define en términos de practicidad. Observe que no hay alusión de que Adán (desde su origen) hablara mucho. Lo hace más Eva. Sin embargo en su silencio equipó con herramientas a sus hijos para que cada uno se desempeñara en las funciones que eligieron. Por otro lado su practicidad se define en términos de dejarlos solos para que ellos se separen de la labor productiva del hogar núcleo y generen sus propios recursos y por lo tanto sus propias familias. Al hombre le es más fácil desprenderse de sus hijos y dejarlos que se desarrollen independientemente  Se define en términos de espiritualidad. No solo había dado los elementos para que trabajaran bien e individualmente, sino que les había pasado la espiritualidad de adorar y ofrecer a Dios parte de lo que sacaban de su trabajo. O sea les había dado los mecanismos para como acercarse con Dios, conque acercarse para Dios y finalmente con que corazón se debían acercar.[3]

Por otro lado no sólo está la valoración de la paternidad sino que también está la vocación de la paternidad.  Esta vocación incluye el hecho de que como padres somos responsables de pasar los principios y los valores pero esto no es garantía de cómo podemos controlar los resultados. Observe los principios de la vocación de la paternidad. Primero, está la igualdad de los hijos. Note que el pasaje hace alusión de algo interesante. Eva cuando da a luz a Caín, hace toda una exclamación espiritual. Es como si pusiera a Caín frente a Dios como con una gran esperanza o como un sentimiento de alegría porque Dios le había dado un hijo. Sin embargo cuando nace Abel, observa usted que la narración es tan parca que solo menciona: “Después dio a luz su hermano Abel”. No hay definición del nombre, no hay discurso teológico, no hay expresiones de gozo. Simplemente un nacimiento más. Segundo está, la dignidad de los hijos. En cuanto a Caín su nombre describe las emociones de Eva y las expectativas que tenía con él. Era el “adquirido” por  la voluntad de Dios. Eso significa que esperaba grandes cosas de él. Pero por otro lado llama a su hermano “Abel”. El término hebreo significa “aliento”, “vapor” o “vanidad” (véase Eclesiastés 1:2). Hay tres posibles implicaciones en este nombre: (1) esto puede reflejar (a) el desánimo de Eva en cuanto a su condición caída o (b) una predicción en cuanto a lo corto de su vida; (2) un vínculo posible a la palabra acadia “hijo” (ibil); y (3) otros han afirmado que esto está relacionado con la palabra “debilidad”, debido al desánimo de Eva por la maldición de muchos hijos (véase Génesis 3:16).[4] ¿Qué hace que un padre o madre decida que un hijo sobre otro serán mejores  que el otro? Tercero, está la equidad de los hijos. La equidad debe estar dirigida por el hecho que a todos los hijos se les deben dar las oportunidades iguales para su desarrollo. Adán lo hizo proveyendo a los dos profesiones. También la equidad se manifiesta en el hecho de que no siempre el que consentimos más y esperamos más expectativas de él resulta como yo espero. La equidad también estriba en transmitirles que ambos son aceptados por Dios y que tienen una responsabilidad espiritual. Tenemos la tendencia a medir y a consentir a los que se apartan de Dios, más de los que están cerca de Dios. Y lo hacemos porque  creemos que el que está lejos necesita más amor para salir adelante. Pero no es cierto. En este caso Caín era el anhelado y Abel el subestimado. Sin embargo Abel estaba más cerca de Dios, que Caín. Y debido a eso precisamente fue que se dio todo el problema.

Hasta aquí hemos visto que cuando Dios decreta se cumple lo que dice acerca de la familia. Esta primera familia transcurre como lo había establecido Dios en el  capítulo 3:16-20). En estos primeros versículos vemos dos grandes áreas de existencia. Primero está la sexualidad de la familia que incluye la iniciación de la sexualidad, la interacción de la sexualidad, la intención de la sexualidad y finalmente la inclinación de la sexualidad. Un segundo elemento en esta familia es la paternidad. Esa paternidad tiene dos grandes áreas. Primero la valoración de la paternidad que incluye la valoración del hombre como la de la mujer. En segundo lugar incluye la vocación de la paternidad. Esta vocación se manifiesta en la igualdad, dignidad y equidad de los hijos.

Así que hemos hablado de la sexualidad, y la paternidad pero nos queda hablar de la fraternidad de la familia.

[1] http://www.freebiblecommentary.org/pdf/spa/VOL01AOT_spanish.pdf

[2] http://www.freebiblecommentary.org/pdf/spa/VOL01AOT_spanish.pdf

[3] Con esto no quiero decir que Eva no estuvo involucrada en la espiritualidad, pero es obvio que si aprendieron del trabajo es lógico pensar que la primera información la obtuvieron viendo a su padre hacer lo mismo.

[4] http://www.freebiblecommentary.org/pdf/spa/VOL01AOT_spanish.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: