Reflexiones en Génesis: Cuando Dios habla Bendice


Continúo con el estudio de Génesis en el capítulo 1. Y he establecido que cuando Dios habla algo sucede. Primero cuando Dios habla  crea. En segundo lugar cuando Dios habla transforma y ahora en tercer lugar cuando Dios habla bendice.

 

Cuando Dios habla bendice (1:14-27)

Dios ahora ha creado tres espacios especiales. La tierra, los mares, y la expansión del cielo. Durante estos tres días creativos el llenará todos estos espacios con vida. Un nuevo elemento es añadido al trabajo de Dios en estos días. Dios no solamente llama su trabajo como bueno en gran manera sino que ahora bendice las criaturas que él ha hecho. Esta es la primera vez que la palabra bendición  es usada en la Biblia. ¿Qué implicaciones tiene la palabra bendecir en el contexto de Génesis? En realidad la palabra “bendición” involucra el sentido de “autorizar a que se produzca”. La creación (acciones de Jehová de sucesos materiales) esta descrita en Génesis cap. 1 bajo el término: “Dijo Jehová”, como por ejemplo: “Dijo Jehová sea la luz y fue la luz”. La palabra bendición siempre esta usada en el contexto de autorizar a los seres vivos (almas vivientes) a utilizar esos elementos materiales por el creados, indicando esto la autorización del creador para que se utilicen, conforme a Su diseño funcional original esos elementos materiales creados, como también indica esta palabra a quienes es dada esa autorización de uso. La palabra maldición indica la no autorización de uso de esos diseños funcionales. Eso es el entendimiento conforme al uso bíblico de la palabra “Berakah”[1]. En este sentido la bendición de Dios en el contexto de Génesis tiene cuatro elementos. El primer elemento de Dios es la provisión de la bendición. Dios hace todo, ordena todo en el mundo creado de tal manera que el hombre pueda simplemente usar esa materia prima que Dios ha provisto para su disfrute. Esto nos lleva al segundo elemento de la bendición. El segundo elemento de Dios es el placer de la bendición.  (vrs.29) Le autoriza al hombre que él pueda disfrutar de la creación y de todo lo que él ha creado alrededor de esa creación. El tercer elemento de Dios es la perspectiva de la bendición. Dios le ha entregado al hombre la creación y todo lo que en ella hay como un administrador y mayordomo. Note que en ninguna parte dice que el hombre es el dueño de la creación, sino simplemente el administrador de ella (vrs.28). Finalmente el cuarto elemento de Dios es el poder de la bendición. Debemos tener en cuenta que la ausencia de la palabra “dueño” implica que no podemos robarle a Dios lo que le pertenece. Por otro lado ese poder que nos dan los recursos de Dios, su disfrute no nos hace superiores a otros en términos de riqueza. Observe que Dios siempre estableció que el hombre iba a fructificar, multiplicar, llenar la tierra, la iba a sojuzgar, y finalmente señorear. Pero este poder que se le daba sobre las bendiciones de la creación nunca establece este principio entre hombre y hombre. Es decir el hombre jamás sería dueño del hombre, ni tampoco superior en cuanto a los recursos que Dios entregaba originalmente. La bendición de Dios estableció igualdad o permitió a las criaturas y las aves reproducirse abundantemente y de disfrutar todo lo que el había hecho para ellos. Dios incluso bendice al primer hombre y a la primera mujer (1:28), también lo hace con el día sábado (2:3) y con Noé y su familia (9:2). Pero después de la creación, quizás la ocasión más importante es cuando Dios bendice a Abraham y a través de él vendrán las bendiciones para todo el mundo.

Al pensar en los recursos que Dios dio al ser humano, es interesante que Dios crea todo con equidad. Pero hoy precisamente en la iglesia con sus teologías de prosperidad y de éxito material parecemos que somos más dueños de las iglesias que mayordomos. Existen infinidad de iglesias que siempre hay personas que se constituyen en las dueñas. Ya sea porque  fueron los fundadores, los profesionales, los adinerados. Y qué decir de como abusamos de la gente robándoles sus pocos recursos y muchos pastores se hacen dueños de la grey en de las ovejas. Debemos recordar que el hecho de que Dios nos bendiga es por pura misericordia. Debemos retomar la indicación de Dios a Abraham de que sería bendecido para ser de bendición a muchos. A eso hemos sido llamados y por eso Dios nos ha facultado al otorgarnos sus bendiciones.

[1]http://www.mimate.org/2011/08/que-significa-la-palabra-bendicion.html

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s