De plano que en estas elecciones voy a votar por el frente…


Si voy a votar por el frente de la papeleta, ya que si voto por detrás mi voto se anula…no soy tan tonto. Sin embargo ya que atraje su atención quiero  sugerirle la reflexión de este escrito. Se trata de algunas pautas para evaluar nuestras opciones políticas. Algunos se preguntarán si en la Biblia podemos encontrar semejante tema. Pienso que la Biblia tiene mucho que decirnos en términos de opciones políticas Déjeme establecer bien el contexto del pasaje para establecer el paralelo al que quiero instruir al pueblo de Dios.

En los capítulos anteriores encontramos que Saúl ha muerto y David ahora es reconocido como Rey sólo por la tribu de Judá. Las otras 11 tribus todavía siguen a Saúl. Dentro del liderazgo de la casa de Saúl, se encontraba un hombre fuerte llamado Abner. El es el general del ejército de Saúl. En el vrs. 8 del Capìtulo 2 dice lo siguiente: “Pero Abner hijo de Ner, general del ejército de Saúl tomó Is-boset hijo de Saúl…y lo hizo rey sobre Galaad, Gesuri, Jezreel, Efraín, sobre Benjamín, sobre todo Israel”. Al final en el vrs. 1 del capitulo 3 dice:”Hubo larga guerra entre la casa de Saúl y la casa de David; pero David se iba fortaleciendo y la casa de Saúl se iba debilitando”. Así que hay dos bandos, dos representantes y dos ideologías de gobierno. Esas tres cosas se mantienen permanentemente en cada generación de ideologías. Abner, ha optado por una de ella, pero la preguntas es ¿Es un buena decisión política? Dentro del contexto es obvio que el modelo de Saúl ya había sido desechado desde la perspectiva de la verdad de Dios, que al fin y al cabo ese sería el mayor criterio para seguir o no seguir con un modelo o una opción política. Ahora quiero que tomemos el texto en mención y dice: 2 de Samuel 3:6 dice una frase que me llamó la atención: “Abner se esforzaba por la casa de Saúl”. ¿Por qué esforzarse por un esquema que ya está en decadencia? ¿Qué se logra con servir a un esquema que ya está en decadencia? ¿Es sabio seguir optando por algo  que está enviando señales de decadencia? Aquí quiero que veamos con respecto a nuestras decisiones políticas la primera gran pauta. Es lo que yo llamo la pauta de las señales

  • La primera señal que debo fijarme es la señal del desgaste. La señal del desgaste tiene dos conceptos importantes aquí. Primero, está el factor intrínseco. Dice el texto:     “había guerra”. La guerra habla de falta de cohesión. Es decir habla de las contradicciones internas del sistema. Es un esquema que no tiene paz. Siempre está en las contradicciones de las luchas internas e intestinas. Aquí debo analizar la señal de la estabilidad e identidad. Si hay guerra es porque no se puede tener capacidad de armonía y diálogo. Vivimos en una generación salvadoreña que quedó en empate. Ese empate ideológico genera una mayor conflagración.  Segundo, el factor extrínseco. El texto que se utiliza es la expresión “se esforzaba”. Es decir todo el esfuerzo es a nivel humano y de habilidad carnal. Es la única manera que se puede sostener un proyecto de una manera personal. El punto aquí que el hecho que se esforzar, implica logro personal, centralidad del hombre y no Dos. Esta señal desafía mi capacidad
  • Segundo la señal de la  desubicación. La desubicación es perder el rumbo para lo que originalmente se desarrolló un proyectoAbner está totalmente desubicado por dos simples razones. Primero la muerte de Saúl alejó a lo que venía de los ideales originales del reinado. Esto es una ruptura con sus preceptos. La segunda cosa que lo desubica es que   la voluntad de Dios y su designio no aprobaba la opción de Saúl, porque había habido un alejamiento de la Verdad de Dios. El no se ha dado cuenta o no quiere creer que Saúl ya no es más el plan de Dios ni  Is-boset su hijo. Este modelo está desechado. Esta es una ruptura con los principios. Si rompo con los principios universales de justicia, de la verdad, de la integridad, de la solidaridad. Esta señala desafía mi estabilidad.
  • Tercero, la señal del desencanto. El desencanto proviene en esta oportunidad de tres grandes fuentes. Hay desencanto por la injusticia. Note que el mismo esquema al que servía Abner le cuestiona y lo acusa de falta de fidelidad. Hay desencanto por la ingratitud. Este esquema es desagradecido e injusto con aún los que se esfuerzan para continuarlo. Hay desencanto por la ineptitud. Lo curioso es que Is-boset que tenía problemas más profundos en cuanto a la guerra, empieza a fastidiar por detalles mínimos y basados en las sospechas. Estos esquemas en realidad viven precisamente de eso. De las cosas pequeñas e insignificantes y no de las verdaderas realidades de su situación. Esta señal desafía mi fidelidad
  •  Cuarto, la señal del  disgusto.  Dice el vrs. 8: “se enojó Abner en gran manera”. Y quien no se enojaría con semejante mentalidad legalista y policiaca. En realidad cuando estamos en estos esquemas que ya son obsoletos y que ha sido desechado por Dios, genera demasiada molestia en los que soportan toda la estructura y legalismo de ese esquema. Esta señal desafía mi necesidad.

Al tener en cuenta estas señales las paso como un tamiz a mi decisión política en este tiempo. Sea honesto con usted mismo y hágase estas preguntas al ver estas señales.

  • ¿Esta desgastada mi opción política? ¿Es tal el desgaste que menosprecia mi capacidad? ¿Cómo me trata como un títere que no puedo pensar sino que me trago todo lo que me presenta? ¿Puedo cuestionarla y aportar? ¿Aprecia mi opinión y capacidad para cuestionar?
  • ¿Está desubicada mi opción política? Es decir mi opción política ¿ha roto con los preceptos originales con que se formó? Sus doctrinas con las que iniciaron ¿siguen siendo congruentes con la realidad que han presentado? Por otro lado mi opción política ¿se ha alejado de los principios espirituales básicos? ¿Que tanto respeta  la Verdad de Dios, o sus conceptos? ¿Cree en una verdadera justicia que parte de los principios escriturales y preceptos básicos del cristianismo?
  • ¿Estoy desencantado con mi opción política? Es decir los tres elementos que desencantan son. La injusticia,  La ingratitud, la ineptitud. Por ejemplo ¿ha sido justa la retribución a todos los que siguen la ideología política o solo ha favorecido a unos pocos? En cuanto a la ineptitud, ¿Ha tenido la capacidad administrativa, ética para generar cambios en beneficio de todos o simplemente un sector que se usa como símbolo de mejoras en todos? ¿Que tan capaces han sido los programas y las tomas de decisiones que hay hecho mi opción política?
  • ¿Estoy disgustado con mi opción política? Si esto es así ¿de donde procede mi disgusto? Algunos por que no han logrado beneficios, otros porque no les han dado puestos o privilegios que les prometieron, ¿pero de donde debe venir el verdadero disgusto? Es cuando Dios es hecho a un lado y es menospreciado y sus preceptos de la Verdad son  echados a un lado. Cundo uno mira las contradicciones existentes en los discursos y las realidades.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s