Tiempos de refrigerio Espiritual II parte


III.                    Un tercer consejo para disfrutar un refrigerio espiritual es DEPENDER (3:19c)

Observe que el texto dice: “para que vengan de la presencia del Señor”. Esta expresión es muy  interesante. La expresión habla del rostro del Señor”. Esa devoción entonces, es trifa cética. Primero, es un depender expectante. La expresión “vengan” habla de esperar, de reconocer, de ver y estar pendientes. Segundo es un depender impactante. La expresión es enfática, habla literalmente que vengan de “el rostro de Dios”. Era ver su propia esencia. Esta frase incluye la preposición “apó” que implica énfasis en el lugar de donde procede la devoción. Esta devoción  nos lleva a tener tiempos de refrigerio porque no nos conformamos con los símbolos de Dios sino con su propia presencia y es más nos conectamos con el rostro de Dios. Moisés le dijo a Dios que quería ver su rostro.  Dios le dijo que no podía, así que vio su espalda. Pero 1500 años más adelante pudo ver el rostro de la gloria de Dios manifestado en Jesucristo en el monte de la transfiguración. Dios siempre responde a  aquellos que de veras lo quieren amar con intensidad. Tercero, es un depender reverente.  Observe que dice “del Señor” no es ni siquiera el uso que ellos tenían del nombre de Jesús. Si Jesús es el Señor, entonces implica que mi devoción deberá incluir su grandeza, su majestad y por sobre todo su dominio y poderío sobre mi vida.

IV.                  Un cuarto consejo para disfrutar  de un refrigerio espiritual es DESCANSAR (3:19d)

Según el diccionario, la palabra refrigerio se define de la siguiente manera: “alivio, corto alimento para reparar las fuerzas”. Un refrigerio es una merienda que nos ayuda a renovar fuerzas para seguir haciendo las cosas que debemos realizar y que nos comemos antes del plato principal. Cuando nos allegamos ante la presencia de Dios encontramos momentos que nos sacian, llenan, fortalecen y estimulan. Él, como nuestro padre amante sabe de qué tenemos necesidad y lo qué experimentamos día a día. Por eso cuando hablamos con él en comunión solemos sentir una especie de tranquilidad. Los problemas no se han ido, pero sentimos una paz y seguridad de que en su debido momento obrará porque él nos está escuchando y conoce nuestro corazón. El tiempo de oración que sacas para ponerte en contacto con Dios, es un tiempo vital porque te encuentras comunicándote y a la vez recibes de él un refrigerio delicioso. Al estar conectado con él recibirás el alivio que tu alma necesita, ese alivio que te ayudará a que puedas continuar adelante. Ese refrigerio espiritual reparará tus fuerzas. De alguna manera a través de la oración Dios te compensa y te da descanso. Un descanso que solo se puede encontrar en él. Así que la palabra de hoy es la que Pedro dijo cientos de años atrás a una multitud que había visto ante sus ojos un milagro. Obviamente cuando vamos a la presencia de Dios debe haber arrepentimiento, si acudimos a él es porque sabemos que él es nuestro Salvador y que sólo él nos puede ayudar. ¿Por qué debemos descansar? Primero según el texto descansamos porque recibimos de Dios estos tiempos. Nos habla de la realidad de estos tiempos.  (Vengan). Segundo descansamos porque son numerosos esos momentos (tiempos) Nos habla de la cantidad de estos tiempos. Debemos recordar que kairos es una antigua palabra griega que significa el momento adecuado, el momento oportuno. Los griegos tenían dos palabras para referirse al tiempo: Cronos y Kairos. La primera se refiere al tiempo cronológico o secuencial, la segunda significa el tiempo, el momento indeterminado donde las cosas especiales suceden. Mientras la naturaleza de cronos es cuantitativa, la de Kairos es cualitativa. Estar en Kairos, es tener la inspiración, es estar con la musa, son esos momentos que sabes, que sientes, que te da la espina que es necesario actuar en algo porque si no el momento se difumina. Estar en Kairos, es estar en el momento preciso, en el cual te sientes en sintonía, te sientes alineado hacer cualquier cosa que quieras. Estar en Kairos, es estar en tu máxima plenitud de explotar el aquí y el ahora, de lo que puedes hacer con lo que está sucediendo. Es el momento adecuado, el momento oportuno. Para algunos estar en Kairos o tener Kairos, momentos especiales, es tener suerte. Si asociamos suerte con lo que tiene que ver con azar sería una gran equivocación. Ahora bien, si los momentos especiales que nos tocan vivir tienen que ver con la vibración en la que estamos, con lo que atraemos, eso sí que podemos llamarlo suerte. Y estar en Kairos tiene que ver con saber qué es lo que estamos “llamando” y estar preparado para vivir plenamente esas situaciones que se nos presentan. Tu éxito es la consciencia de tu Kairos. Seguro te ha sucedido que hay cosas que habías escuchado, que ya las sabías y sin embargo, hasta que no te llegó el momento, estas cosas no operaron para ti. Este tipo de situaciones por lo general vienen acompañadas con la clásica y vieja frase salvadoreña  “me cayó la peseta”. Es decir, le llegó su momento. Le llegó el Kairos. Recuerdo haber leído libros que en su momento no me gustaron, pero en otra etapa de mi vida, en otro momento, me resultaron fantásticos. ¿El libro cambió? ¿Ahora si era bueno? ¿O es que yo estoy ahora en un buen momento? (Por eso, las cosas importantes hay que estarlas diciendo, haciendo, viviendo, constantemente. Una y otra vez. Nunca sabremos si quienes nos importan están en su mejor momento para comprenderlas). Constantemente nos está llegando mucha información, nos están sucediendo muchas cosas, nos tocan oportunidades. Ahora bien, ¿Porqué uno las agarran y otros no? ¿Unos las aprovechan y otras no? ¿Tendrá que ver con el Kairos de cada quien? Quiero alertar que no hay que dejar al kairos, como algo tan místico, algo que sucede y que depende del destino cuando te llega. Kairos no es ni azar ni obra del destino. ¿Es que puedo crear momentos Kairos?. Estar en kairos, es estar en una búsqueda permanente de estar en sintonía con lo que está pasando. Es estar en el aquí y en el ahora, es vivir en conciencia constante, es sentirse merecedor de lo mejor, y adueñarnos de nuestro destino. Mi gran recomendación, eso que yo hago para tener más momentos Kairos, es dejar de aturdir mis días con muchos compromisos y obligaciones, es tener momentos de silencio, de escucha interior, de consciencia constante. Es soltar esa rara costumbre que hemos adquirido de vivir bajo presión para responder a obligaciones que generamos a su vez para sentirnos ocupados y crear resultados en el tiempo (Cronos). A veces me encuentro llenando el día de obligaciones, de cosas basura que me mantienen muy ocupado. Yo mismo he caído en la nociva noción que tiempo vacío es tiempo perdido. Hasta que, a veces, logro darme cuenta que, vida no vale en tiempo sino en momentos, es decir, no se cuenta por la cantidad de cosas que hice, sino por su calidad y por la ruptura que hacemos de la continuidad, de la monotonía (Cronos vs. Kairos). Kairos todo se expande. ¡Confía! Tengamos la precaución de no caer en la excusa de decir que no se acciona porque no se está en Kairos. Eso sería justamente soltar el poder personal y atribuírselo todo al destino. A veces, estar en Kairos es reconocer que no tienes el mejor Kairos para lo que tienes que afrontar y desde allí, ocuparte de lo que tienes que ocuparte. Obsérvate constante, bájale el peso a la presión y a la obligación, piensa más en la trascendencia de eso que “tienes que hacer” y conviértelo en un “quiero hacer”. Detente de vez en cuando, respira, guarda silencio, sonríe levemente, date un “pase de alegría”, confía que estás en el mejor de los caminos, ese que también tiene piedras y espinas. Y, aunque suene poco serio y hasta ingenuo, confía!!! Así que no sólo es una realidad el descanso, o una cantidad  de descanso, sino que también una calidad de descanso. El descanso que Dios da refresca, renueva, reta y me hace ser cada día mejor en las manos de Dios.

Descansar en el Señor es abandonarse a Él. Rendirse. Dejar que Él tome control no solo de nuestros problemas, deudas y enfermedades, sino de aquella crisis que consideramos sin aparente solución. Algunas palabras del Hebreo como “Cava” o “Chakah” refieren descansar como la disposición de “esperar en…”. Sin embargo, el término más aproximado es “Dumiyah”, que traducido, vendría a ser “Esperar silenciosamente con una confianza pacífica”. Lea de nuevo esta definición. ¿Lo nota? De acuerdo con los términos bíblicos originales, descansar es aguardar, sin alterarnos, en expectativa por la obra de Dios en nuestra existencia. Las dificultades, como en este caso y en nuestra vida práctica, llegan cuando menos lo esperamos. Irrumpen en la cotidianidad sin avisar. Generan desconcierto y ansiedad. Tornan difícil guardar la calma. Nos llevan a pensar que no hay ninguna salida.  Confiar en Dios, la única salida. Huir de los problemas no es la solución. Tampoco culpar a los demás por nuestras dificultades, y menos, reaccionar movidos por las emociones del momento, sin medir las consecuencias. Frente a una enorme crisis, el rey de Judá volvió la mirada al Creador. Cuando creemos que nos abandonan las fuerzas, y no sabemos cómo actuar, es hora de confiar en el Supremo Hacedor. Si clamamos, Dios responde Dios tiene sus propios métodos y su propio tiempo para responder. Cuando permitimos que Dios tome control de los problemas, Él actúa. El error estriba en querer resolver las dificultades a nuestra manera, Además de una estrategia equivocada, generalmente nos conduce al fracaso. Le invito para que rinda esa pesada carga de dificultades en manos del Señor Jesucristo. Él dijo: “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados y yo os haré descansar”. Descanse en el Señor. Permítale que obre un milagro. ¡Haga la prueba! Su vida cambiará radicalmente.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s