Banquete y pan sin levadura II parte


Un tercer cuestionamiento: ¿Por qué Lot tiene hijas vírgenes  con yernos en la casa? (10-15) En el vrs. 12 los ángeles le preguntaron a Lot ¿Qué tienes aquí  adentro? Y dice el texto: “Y habló a los yernos los que habían de tomar a sus hijas”. (vrs. 14) Una de las cosas que sigue estando en el aire es el hecho de cómo había logrado que las hijas mantuvieran su virginidad en un lugar como este. En una sociedad donde no hay valores, él tiene dos vírgenes. Esto nos lleva al campo de la distinción ¿Qué es lo que nos distingue realmente de la corrupción del mundo que nos rodea? Su distinción es conveniente. Observe que cuando el sistema se pone agresivo, y obliga a la iglesia a aceptar su cosmovisión, no le importa exponer a sus “vírgenes” esas nuevas generaciones, con tal de mantener el favor de Dios, y la comodidad religiosa interna. Lot prefiere quedarse con su dosis de Dios y deshacerse de las vírgenes. Dos vírgenes ofrecidas para que no se vaya la gracia y la bondad de Dios con una casa. Lot es un cristiano sin autoridad. A él lo que le preocupa es no perder la bendición de su casa y no le preocupa exponer a sus vírgenes. Una  vez más las vírgenes son moneda de cambio de la iglesia. Y para mantener el estatus no importa sacrificarlas. No se puede pactar con Sodoma nunca. No se puede negociar con el pecado. Sodoma le dejaba vivir su conducta religiosa mientras no ofendía a la cultura de las ciudades. O lo que es lo mismo, iglesia nos hemos hecho permisivos con el pecado y no nos dicen nada porque no lo denunciamos. Y por eso nos dejan estar tranquilos. Lot representa eso por eso no le importa negociar con las vírgenes de su casa. No le importa entregar a las vírgenes para mantener el status de su casa. Su distinción es conciliante.  Estas dos hijas son vírgenes pero ya han sido entregadas a dos hombres de Sodoma y que viven dentro de su casa. Vírgenes guardadas para hombres, sin fe, si piedad y que se burlan del juicio de Dios. Y cuando Lot les dice, que viene juicio se burlan de él y no le creen. Qué pena, en la casa de Lot hay un pacto con una sociedad corrompida. Eso representa las vírgenes y los yernos. Las vírgenes representan el sistema de Dios y los yernos el sistema corrupto. Los dos sistemas cohabitan unidos. Ellos ya tienen el título de yernos y no están casados. Y si ya están casado peor todavía porque qué tipo de hombres serían. ¿Del otro lado? El permite a hombres que vivan en su casa. ¿Qué hacen los yernos en la casa? Ellos cohabitan en la casa. La maldad ya estaba en la casa y conviven con el sistema. Aunque las muchachas son vírgenes ya tienen el destino. Ya el padre les ha escogido su destino. ¿Porque les da este padre estos yernos? Porque se puede hacer si no hay otro tipo de yernos en esa sociedad. Entre tanta perversidad que se puede encontrar allí. Observen que combinación más conciliante. Vírgenes judías y yernos sodomitas. Lot y su esposa. En la casa vemos dos bandos. Los yernos que no se quieren ir, la esposa de Lot que se va pero quiere regresar, Lot que  junto con sus dos hijas se van a la fuerza de los ángeles. Pueden notar especialmente a las vírgenes. Son dos vírgenes físicamente pero que ya conviven con dos hombres en su casa y a los que ya se les da el título de yernos. Algo extraño. No sé porque me suena a lo que pasa ahora en nuestro contexto del siglo XXI. Niñas y niños que físicamente se han guardado pero que ya conviven con la promiscuidad y la sexualidad y no son ni vírgenes emocionalmente ni espiritualmente. Conviven con los mismos novios con los que se van a casar en su misma casa. Se habla del título, del yerno, pero en realidad se está hablando de una convivencia con un sistema. Se ha perdido la moralidad. Son vírgenes, ¡sí! Mantienen el estado físico pero no el del corazón. Viven con los novios, se tocan son amigos con derechos. Se juntan solo para darse “los topones”[1]. Los ángeles le preguntan ¿Qué hay en tu casa? Ellos veían una mezcla. Eso era lo que veían los ángeles. . Esto se parece mucho a la iglesia de hoy. Subsistimos porque Dios es fiel pero los yernos cohabitan con nosotros los hijos de Dios. Son vírgenes físicamente. Es decir por un lado lo son pero por otro no lo son. La casa los ha protegido físicamente pero Sodoma está en su corazón. Dicen: “son vírgenes”, pero es título, dogma, religión pero están diagnosticadas a casarse con dos tipos de lo más corrupto. Así que más da que sean vírgenes. Son una casa desigual. Yugos desiguales. Las vírgenes no han conocido hombres pero intiman con ellos. Se dejan tocar por ellos. Entonces, ¿cuál es la ventaja? Por otro lado su distinción es condicionante. (vrs. 15) “Deteniéndose él”. La idea es, se estaba haciendo el desentendido y le estaba dando largas. Por estar atado a su mujer y su mentalidad, a la de los yernos con su incredulidad y al apego a las cosas, Lot está condicionado porque está atado a Sodoma y le duele dejarla. Le está poniendo condiciones a Dios. Es como que todavía no les cree que Dios vaya a destruir esa ciudad. A lo mejor tenía la esperanza que no fuera cierto lo que los ángeles le decían. ¿Porque nos condiciona lo que nos gusta, lo que nos satisface para no hacer lo que le satisface a Dios? Simplemente porque no creemos que Dios vaya a acabar con aquello que nos ha costado tanto y que nos gusta y que nos ha dado tanto estatus y satisfacción de poder. El pacto es con el sistema aunque físicamente  estemos con Dios. Watchman Nee solía decir: “Podemos estar con Dios en el concepto pero con el Diablo en el corazón”[2] Podemos decir, sí sí, sí. Pero en el corazón no, no, no.

Un cuarto cuestionamiento es: ¿Por qué Dios dice monte y Lot insiste ciudad? (16-23)  Observemos que los ángeles le dicen a Lot: “Escapa por tu vida…escapa al monte” y Lot contesta: “No, yo os ruego señores míos”. Esto tiene que ver con su disposición La pregunta básica aquí es que tan dispuesto está Lot a cambiar y a dejar el pensamiento de Sodoma. Su disposición es parcial El quiere poner las reglas todavía. No se da cuenta que un tiempo de someterse y de misericordia, el todavía está exigiendo y poniendo condiciones. Hay una desigualdad entre lo que Dios quiere y lo que Lot quiere. La esposa representa a alguien que ama el sistema y Lot alguien que quiere a Dios pero está atrapado por el sistema. Sus lazos eran muy fuertes con el sistema. Por otro lado Su disposición es superficial Estos creyentes como Lot saben las instrucciones de Dios pero no las obedecen. En esta lucha que Lot hace, la pregunta es ¿Lot, que es más importante, dónde vas a vivir o que te salves con toda tu familia? Para él no era importante salvarse sino donde iba a vivir después. Para Dios es que el salvará su vida, y para el ¿viviré cómodo? ¿Por qué quiere una ciudad? Porque es su sistema de vida. El ya está adaptado y acostumbrado al sistema de la ciudad. Los yernos son el mejor partido que encontró Lot en la cuidad para sus vírgenes. Pero que tipos, sin temor a Dios. Están en la casa de Lot por el banquete pero no por los panes sin levadura. También su disposición es nominal.  Es obvio que ir al monte es ir hacia arriba y no lo plano de la ciudad. Lot tiene miedo de ir al monte porque no puede estar solo en la presencia de Dios. No conoce es intimidad. Vive en la ciudad, aunque viene el juicio quiere seguir viviendo en la ciudad, le asusta el monte. El y toda la familia sólo son un escaparate de exhibición religiosa. Es una casa mezclada. Qué tristeza de imagen. Vienen los siervos de Dios para traer juicio y la iglesia está coqueteando y banqueteando con los valores de Sodoma y Gomorra. La esposa atada al sistema de Sodoma, los yernos impíos y burladores de Dios, las vírgenes son  así por religión y dogma y conveniencia pero no por convicción. Son vírgenes por religión, por obligación pero no por contención espiritual que agrade a Dios. Es pura religión y apariencia nominal. Son vírgenes que han perdido el temor de con quién van a perder su virginidad.

Un quinto cuestionamiento: ¿Qué le preocupa a Lot? ¿Dios o su vida? (24-38) al observar la descripción final del capítulo uno nota que una vez que Dios comienza a destruir las ciudades, Lo cambia de opinión y decide ahora irse al monte. Dice el vrs. 30: “Pero Lot subió de Zoar  y moró en el monte…porque tuvo miedo de morar en Zoar…” Esto nos lleva al campo de la disfunción Lot es un hombre de conveniencia. A él sólo le interesa su vida. Una cosa curiosa es que uno jamás mira que Lot derrame una lágrima por su mujer, o por la gente. ¡No! Simplemente está tan ensimismado que lo único que le preocupa es estar seguro él. Lot vivía con una mujer dividida. Las vírgenes perdieron sus prometidos. Aquí uno  se puede dar cuenta que ellas ya habían perdido el temor de con quién debía perder su virginidad. ¿Qué es más importante guardar tu virginidad o perderla con cualquiera? En este caso a las muchachas se les ocurre la brillante idea de perderla con su padre. ¿Tú harías eso? ¿Por muy desesperado  que estés, lo harías? Eso demuestra que son vírgenes porque las han obligado a  serlas. Pero cuando ven que los días se les están acabando y que se están haciendo viejas, agarran lo primero que encuentran. Hay una disfunción de la realidad.  Note que dicen las vírgenes: “no queda varón en la tierra”. ¿Cómo así? La destrucción es local no mundial. A unos pocos kilómetros Está Abraham con todo su linaje. ¡Qué mejor linaje que ese! Y estas muchachas trastornan la realidad y la exageran de tal manera que su decisión hace sentido y tienen una excusa para hacer lo que hacen. Y basada en esa deformación de la realidad toman decisiones disfuncionales. Hay una disfunción de la veracidad.  Note que ellas dicen: “entre a nosotras…conforme a la costumbre de toda la tierra” ¿Cuál es su fuente de autoridad? No es la verdad sino la tradición y la costumbre. Por lo tanto como están siguiendo la costumbre de toda la tierra, se ven en la imperiosa necesidad de implementar esa costumbre en su necesidad de procrear.  Hay una disfunción de la integridad. Esta es una ruptura con los valores esenciales. ¿Cómo pueden creer que es lícito acostarse y engendrar de su padre? Ahora ustedes pueden ver que en el texto hay una evidencia de que lo que ellas están pensando no es correcta. ¿Cuál es? ¡Que lo tienen que emborrachar! Esto me llamó mucho la atención, por dos cosas. Primero si no era malo porque no se lo dijeron sobrio a Lot y el hubiera accedido. Pero no podían porque sabían que Lot en sus cabales no hubiera aceptado semejante plan. Segundo, las dos veces lo emborracharon y no se dio cuenta, mi pregunta es ¿Si la salida de Sodoma y Gomorra era apresurada, y se suponía que debía llevar lo necesario? No creen ¿Qué lo menos importante sería cargar con bastante vino? ¿No había otras cosas más importantes que acarrear? Pero a Lot le da suficiente tiempo para sacar vino. Y ese vino fue el que usaron para emborracharlo. No cabe duda que Lot amaba lo  placentero de Sodoma y Gomorra. Hay una disfunción con la identidad Ahora  con esta decisión lo que ellas hicieron fue perpetuar la maldad, y lo que Dios estaba destruyendo estas vírgenes lo levantaron nuevamente. Manteniendo una descendencia con su padre mantuvieron el espíritu de su padre. ¿Y cuál era ese espíritu? El espíritu de la ciudad. Porque lo que levantaron fue una mezcla. La religión de su padre con la perversidad de su corazón. Para hacer lo que estas mujeres hicieron hay que tener poco temor de Dios y hay que estar muy desesperados. La Biblia nunca  constata que este hecho fuera aprobado por Dios. De hecho la Biblia muestra que los pueblos que nacieron de esta relación fueron tan perversos que Dios los maldijo. Y no le parece curioso, que Dios destruye Sodoma y Gomorra dos pueblos perversos, pero aparecen Amón y Moab otros dos pueblos perversos. Pero estos son peores porque nacen en el seno de los supuestos temerosos de Dios. Cuando Israel llegó a Canaán Dios ni siquiera permitió que toquen a estos dos pueblos. Las hijas y Lot perpetuaron la maldad y todo lo que se destruyó y resquebrajó en el juicio contra Sodoma ellos lo levantaron. Al final las dos virgencitas dañaron los propósitos y levantan la descendencia de la maldad. Estos pueblos siempre fueron acérrimos enemigos de Israel. Siempre se le opusieron y lo trataron con traición y desprecio. Quiero que note una cosa. Mientras en los capítulos anteriores Dios le está levantando una descendencia a Abraham, el diablo por otro lado está levantando una descendencia que le va a oponer. El diablo aprovecha dos santas con un santo y aprovecha a hacer un Ismael más. Su virginidad no fue útil, no sirvió para nada. Para que tantos años con una virginidad que no sirve para nada. Su virginidad fue una acción de continencia física pero no de convicción y propósito. Todo lo que hace por dogma y por religión no produce un buen espíritu sino un mal espíritu. Al ver la pregunta inicial de este párrafo es obvio que tanto a las mujeres y al padre les importa más su vida que Dios.

Creo que esta narración nos ha llevado a cuestionar nuestras creencias. Estas cinco preguntas nos hacen plantearnos nuevamente lo que es ser fiel a Dios y lo que es tener una convicción radical y no una mediocre. Esta narración nos desafía primero con nuestra devoción. Es nuestra devoción religiosa o relacional. Se basas en ritos, costumbres, eventos o en un Dios vivo.  En segundo lugar esta narración desafía nuestra dedicación. A quién agradamos o hemos agrado hoy como pueblo de Dios. Nuestra preocupación es quedar bien con el mundo o con Dios? En tercer lugar esta narración desafía nuestra distinción. ¿Qué nos hace diferentes en este mundo? ¿Enseñamos a nuestras nuevas generaciones una relación profunda con Dios o sólo religiosidad? Nos diferenciamos del mundo o cada vez más nos parecemos a él? En cuarto lugar esta narración desafía nuestra disposición.  ¿A que estamos dispuestos por Dios? Somos profundos o superficiales con nuestras creencias? En quinto lugar esta narración desafía nuestra disfunción.  Debemos funcionar bien con la verdad, con  la realidad que Dios nos ha dado. Debemos cuidarnos de perder nuestra integridad como pueblo del Señor.

La historia de Lot y sus dos hijas vírgenes es una historia triste porque quisieron siempre tener lo mejor de dos mundos. En cierto sentido su vida siempre fue de “banquete y panes sin levadura! ¿Representa este binomio su vida? ¿Representará este binomio a la iglesia hoy en el siglo XXI

 


[1] Esta frase los “topones” es un concepto  popular que se usa entre los jóvenes de hoy día que implica la estimulación sexual y las caricias sin ningún compromiso de noviazgo o pareja.

[2] Nee, Watchman. La Iglesia Normal. Ed. CLIE, España. 1978. Pág. 50

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s