Espiritualidad en Salmos: Salmo 21 III parte


III.                    En tercer lugar una espiritualidad viva SALVA (21:5-7)

Ahora David procede a ver como Dios lo ha salvado. Si mi espiritualidad no me salva  entonces no es una espiritualidad viva. Note que el texto nos muestra a lo menos cuatro resultados de ser salvos.

A.     El primer resultado es POSICIÓN

Observe que David concluye que ha habido cambios en su posición en  la vida. El dice que la salvación ha traído gloria, honra y majestad. Estas tres cosas sólo las hace Dios con uno. La posición  de un salvo es aquel que se da cuenta de que no tiene méritos propios y que lo que ha recibido se refiere a lo que David dice “TU salvación”. Es decir le pertenece a Dios. Si percibimos esto nuestra vida será de  victoria, ya que lo haremos en el poder de su fuerza

B.      El segundo resultado es POSESIÓN

Note que luego David dice: “Lo has bendecido para siempre; lo llenaste de alegría con tu presencia”. Ahora David no sólo está en una posición priviligiada sino que tiene una posesión privilegiada. El tiene una ventaja  interminable (bendecido para siempre), pero también tiene una  ventaja incomparable  (lleno de alegría por su presencia). Nuestra posesión más preciada se basa en que nuestra bendición o se acaba y nuestra alegría nunca falta.

C.      El tercer resultado es PROTECCIÓN

Una vez seguros de nuestra posición (identidad) y conscientes de nuestra posesión (capacidad) pasamos a la vocación, a la protección de Dios (autoridad). Es decir la protección nuestra es mostrar seguridad al creer y testificar de un Dios en el que confiamos completamente. Note como se muestra esa seguridad. En dos cosas. Primero confianza en Dios. La palabra “batah” para confianza en el hebreo está conjuda en un participio qal.  Esta conjugación habla de una realidad, pero indica o  representa una acción o condición en su continuidad ininterrumpida. Es decir debemos tener una actitud de constancia para confiar en Dios. Pero la confianza se basa en “Jehová” su nombre personal, en su carácter. Dios no nos dejará porque es nuestro amigo personal. En segundo lugar  templanza en Dios. La templanza es moderación, sobriedad y continencia.[1] Note como lo pone David: “No seré conmovido”. En hebreo la expresión conmovido es mowt. Esta expresión se puede traducir tambalearse, agitarse, deslizarse. Por ser un niphal imperfecto denota primero una actitud interna de calidad, es como una lucha refelxiva, pero también por ser imperfecto denota la idea de continuidad. Lo que la gramática hebrea enseña con respecto a este término es que da la idea de un descontrol interno intenso, que no es una reacción pasajera sino un estado contínuo de temor. ¿Ahora como evitó esto David? Note que el usa aquí “por la misericordia del Altísimo”. Es por su cuidado intenso y emotivo de identificarse con nuestra fragilidad (hesed en hebreo) y por que todo lo que me pasa en comparación con la estatura de Dios es pequeñp. Es decir Dios es más grande que mis enemigos, mis problemas y por su amor a mí,  el me ayuda y me da paz. Así que nuestra protección  (autoridad) consiste en que no perdemos la esperanza por dejar de confiar en Dios, ni perdemos la paz por el temor del enemigo.

En esta porción entonces hemos discutido el hecho de que la espiritualidad viva es una que salva. Y esa salvación depende de la posición (identidad) la posesión (capacidad) y finalmente de la protección (autoridad). Nos queda un último componente de la espiritualidad viva

IV.                   En cuarto lugar una espiritualidad viva SACUDE (21:8-12)

Podemos observar un cambio dramático a partir del vrs. 8. En estos versículos es como una oración de testimonio de lo que Dios hará con nuestros enemigos. Cuando nuestra espiritualidad es viva y no religiosa podemos estar seguros que habrá una guerra o batalla espiritual en donde Dios sacudirá a todos los que intentan mal contra nosotros. ¿Cómo sacude Dios a nuestros enemigos?

  • A.     Con su PERSECUCIÓN.

Me gusta mucho que David usa dos veces la expresión “alcanzarás”. Eso significa que la presencia de Dios los perseguirá y les dará alcance. Una cosa es que me persiga el hombre y otra es que Dios persiga al que me persigue. David al usar los verbos en hebreo no tiene ninguna de que Dios los perseguirá hasta alcanzarlos.

  • B.      Con su PERTURBACIÓN

La RAE dice de perturbar: “Inmutar, trastornar el orden y concierto, o la quietud y el sosiego de algo o de alguien”[2] Eso es lo que hará Dios con los que se vuelven nuestros enemigos. Note lo que dice el pasaje: Los pondra como horno de fuego. Es decir los va ir quemando poco a poco. Esto es el procedimiento. Lo segundo es “los deshará” esto es tratamiento. Su meta es acabarselos. Y tercero dice “consumirá” implica su desaparecimiento. Dios los quitará de nuestra presencia y de la presencia de este mundo. Cuando alguien se opone al Señor y nos quiere tocar, debemos entender que Dios acabará con esas personas.

  • C.      Con su PERJUDICACIÓN

La palabra pejudicar es ocasionar daño o menoscabo material o moral. El texto dice que Dios va a perjudicar sus bienes (fruto de su tierra)y su descendencia (los hijos) Dios hará algo grande para dañarlos. Debemos entender esto. Cuando la gente mala nos quiere hacer daño, sobre todo por nuestra dedicación a Dios y a su proyecto Dios los va a perjudicar grandemente.  Pero no sólo perjudica sus bienes, su descendencia, sino también sus planes. Dios mismo dice que no prosperarán sus planes contra sus hijos.

Los vv. 9–12 habla de la destrucción de los enemigos de Dios. El salmista tenía en mente los que pelearon contra el rey y el pueblo de Israel; entendió que detrás de ellos había poderes malignos. Asimismo, el creyente en Cristo sabe que el Señor ha vencido a Satanás y a los poderes malignos (la destrucción de los enemigos por la presencia del Mesías se nota en Mal. 3:1, 2; Mat. 21:40, 41; 2 Tes. 1:7–9). Como coherederos con Cristo los cristianos tenemos acceso a esta misma victoria por la fe y las armas que Dios nos ha dado.[3] El Salmo termina con una nota de victoria y alabanza. El salmista pide que Dios use su poder, que lo haga manifiesto. El salmista está poniendo en práctica lo que se enseña a través de la Biblia: que en el plan de Dios, la oración y la alabanza liberan  el poder de Dios. Si el pueblo de Dios ora y adora, Dios manifiesta su poder. Aunque los hombres así tengan un papel importante en la operación de Dios, toda la gloria es para Dios porque todo depende de su poder. El Salmo empieza y termina con énfasis en el poder de Dios.

En este salmo hemos visto que una espiritualidad viva en primer lugar satisface. Y lo hace por medio de la relación y la revelación. En segundo lugar vimos que una espiritualidad viva sacia. Y se sacia porque Dios es desmedido, desprendido y desmesurado. En tercer lugar vimos que una espiritualidad viva salva. Esa salvación se muestra en nuestra posición, nuestra posesión y nuestra protección. Finalmente vimos que una espiritualidad viva sacude. Sacude porque Dios trata con nuestros enemigos a través de la persecución, perturbación y la perjudicación.

Quisiera cerrar este capítulo citando al pastor Barsileño Ricardo Gondim, creo que son muy pertinentes para el tema de una espiritualidad viva. Observe lo que dice: “En Latinoamérica, principalmente en Brasil, la rápida expansión del pentecostalismo produjo una grave desviación ética en la comprensión del Evangelio. Surgió un nuevo fenómeno religioso, más comúnmente identificado como “teología de la prosperidad”. Lo que se escucha como “predicación” por los televangelistas y en las megaiglesias difícilmente podría ser asociado al protestantismo histórico o al pentecostalismo clásico.  Como ya no es ninguna novedad afirmar que es necesario que sucedan cambios radicales dentro del movimiento evangélico, la gran pregunta ahora es ¿Qué es lo que tiene que cambiar? He aquí algunas propuestas: Propongo una espiritualidad menos eficiente. Que los pastores desistan de asociar la aprobación de Dios para sus ministerios con proyectos exitosos. La fe cristiana no se propone reflejar el mundo corporativo, donde la competencia se prueba con resultados. En la espiritualidad de Jesús, los hechos de algunos siervos de Dios pueden ser anónimos, inadvertidos y pequeños. La urgencia por el crecimiento de las comunidades y pastores intentando demostrar como Dios los bendijo con “ministerios aprobados” acabó produciendo este tumor: iglesias que se parecen más a mostradores de servicios religiosos que a comunidades de fe. Propongo una espiritualidad menos cognitiva y más vivencial. La primacía de la “sana doctrina” sobre la experiencia de la fe, terminó produciendo creyentes astutos para “probar” su fe, pero carentes de testimonio. La obsesión de la verdad como una construcción racional ha hecho que los catecismos se vuelvan bellas elaboraciones conceptuales, mientras que los testimonios personales permanecen cuestionables. El evangelio precisa ser escrito en tablas de carne; mostrarse en los hechos de aquellos que se proponen brillar como luz del mundo. Propongo una espiritualidad menos mágica y más responsable. La idea de un Dios intervencionista que invade a cada momento la historia para rescatar a sus hijos dándoles alivio, abriendo puertas de empleo y resolviendo querellas judiciales, terminó produciendo creyentes alienados, sin responsabilidad histórica y sin iniciativa profética. Con ese egoísmo, las iglesias se distanciaron de la arena de la vida. Creyeron que sería suficiente atar a los demonios territoriales para terminar con la violencia y la miseria. El Evangelio no propone que la historia sea transformada por arte de magia, sino con acciones políticas que defiendan la justicia. Propongo una espiritualidad menos intolerante. La idea de un mundo perdidamente hostil a Dios genera iglesias intransigentes, que se creen privilegiadas. La radicalización de la doctrina de la caída da la visión de un mundo condenado, irremediablemente perdido. Con esa visión, la iglesia se encierra, sólo encara al mundo como un campo de batalla, y es incapaz de acoger a los moribundos que yacen a la orilla de los caminos. La espiritualidad evangélica necesita rescatar doctrinas conocidas en los primeros años de la Reforma, como la Imago Dei (la imagen de Dios en todos) y la Gracia Común (el favor de Dios que capacita a todos).
Propongo una espiritualidad que promueva la vida. Los evangélicos predicaron por años y continuamente la salvación del alma y, muchas veces, se olvidaron que Dios desea que experimentemos la vida abundante antes de la muerte. Por cierto, el cielo debería ser una consecuencia de las decisiones hechas por las personas en la tierra y no una promesa distante. Con ese énfasis exagerado en la salvación del alma algunos se contentaron con una existencia mediocre, mal resuelta, creyendo que un día, en el más allá, todo estará bien. Propongo una espiritualidad que no contemple la santidad como un apuro legal, sino como integridad. Con reclamos legalistas los ambientes se vuelven intransigentes. Es inútil establecer como meta de la vida cristiana la perfección exagerada, ya que para alcanzarla seria necesario transformar a las personas en ángeles. La hipocresía nace con ese tipo de exigencia. Es necesario dialogar con las imperfecciones, con las sombras y luces del alma; sin culpas y sin fobias. Sólo en ambientes así existe libertad para madurar. Propongo una espiritualidad que establezca como objetivo generar hombres y mujeres amables, leales, misericordiosos. Antes de anhelar aparecer como la institución religiosa poseedora de la mejor comprensión de la verdad, que intente amar con sencillez; antes de volverse una fuerza política, que sepa caminar entre los más necesitados; antes de alcanzar el mundo entero, que trabaje al lado de quienes construyen un mundo mejor. Estoy consciente que mis propuestas no tienen muchas probabilidades de realizarse, pero voy a mantenerlas como un horizonte utópico y con vocación.[4]

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: