Espiritualidad en los salmos: Salmo 17


Quien sienta curiosidad de saber el motivo de que desde siempre se haya comparado la abertura del iris con una niña, no tiene más que levantarse y situarse delante de un espejo.  Si mira con atención su pupila, verá reflejada en ella una diminuta imagen humana. Siempre que los antiguos miraban la pupila de otra persona veían igualmente su imagen allí reflejada, pero muy, muy pequeñita; y nada más natural que llamarla “niña”.  En la Roma clásica, PUPPA se le decía, a la muñeca de trapo que chupaban los niños pequeños y, en general, a cualquiera de las muñecas con las que jugaban las niñas hasta la pubertad, momento en que las consagraban a Venus. Ese sentido se ha perdido en el castellano, pero se perpetúa en varios idiomas europeos, como demuestran el francés poupée (muñeca), el alemán Puppe (muñeca) o el inglés puppet (títere, marioneta). De la muñeca con que juega los niños pequeños a éstos no hay ya más que un paso, y el latín lo dio: PUPUS era un niño y PUPA una niña (este sentido se conserva en el inglés puppy, cachorro). Sus diminutivos, PUPILLOS y PUPILLA, se utilizaban en el lenguaje jurídico para referirse a los huérfanos menores de edad, que quedaban bajo la custodia de un tutor.  De ahí deriva el castellano PUPILO, aunque en nuestro idioma el significado de esta palabra se ha ampliado a otras personas que quedan bajo la custodia de alguien, como los alumnos de un internado, los inquilinos de una casa de huéspedes o las pupilas de un prostíbulo. Ya los clásicos latinos, como Cicerón y Plinio, utilizaron la palabra PUPILLA en un tercer sentido, para designar la pupila del ojo. ¡Extraño cambio de significado! Se trata en realidad de una antigua metáfora, que repetimos todavía en castellano al hablar de LA NIÑA DEL OJO.[1]

David  se refiere a Dios como que él tiene ojos y el es la niña de sus ojos. Es decir está tan adentro de Dios que la cuida como esa pupila en nuestros ojos. Eso se llama la protección de la espiritualidad. ¿De qué manera la espiritualidad nos da protección?

I.                    En primer la  protección de la espiritualidad se experimenta por medio de una ORACIÓN  FERVIENTE. (17:1-3)

En estos dos primeros versículos podemos ver cuatro  certezas de una oración dinámica y ferviente, es decir aquella que escucha Dios.

 

A.     La certeza de la COMUNICACIÓN

  • Quiero hacer notar que  los verbos   “oye”; “está atento”; “escucha”,  están en modo imperativo. ¿Será que podemos ordenar a Dios? No simplemente la idea es que  David conoce tan íntimamente a Dios que puede pedirle con confianza que haga algo a su favor. Por otro lado la expresión primera es un qal imperativo mientras que los dos últimos verbos son hiphil imperativo. ¿Qué significa esto? Según una gramática hebrea el  modo imperativo se basa en la voluntad del hablante y acción potencial del oyente. En el hebreo antiguo, solamente el contexto más amplio puede determinar las orientaciones de tiempo que el autor quiso expresar.  La modalidad   Qal (Cal), la más común y básica de todas las formas. Denota una acción simple o una  condición del ser. No implica ninguna causalidad ni especificación. Por otro lado la  Hiphil, forma activa de la conjugación  puede tener un aspecto  permisivo, pero generalmente se refiere a la causa de un evento.  Es decir también muestra cómo había ocurrido dicho evento.[2] En este sentido el uso del imperativo y del qal y el hiphil  nos lleva a dos conclusiones básicas acerca de la confianza en la oración escuchada. Primero la expresión “oye” es una declaración general que implica que Dios oye, pero no nos dice cómo es que oye Dios. Segundo las expresiones  “está atento” y “escucha” por estar en hiphil indica que lo que David dice ya ha sido escuchado por Dios. Lo primero denota una acción y lo segundo denota una culminación de la petición. Por otro lado la expresión “oye” es la expresión hebrea “shama” que implica escuchar, percibir con preocupación. Dios escucha atentamente.  La expresión “está atento” es en hebreo la palabra “qashab” significa inclinar las orejas, estar atento y pendiente. Por último la expresión “escucha” es la palabra ´azan que se puede traducir como obediencia a veces, prestar atención, fijar los ojos en algo. En este sentido David tiene la confianza de tres cosas, primero Dios oye su oración, Dios actuará a favor de esa oración y tres Dios no quitará la vista de su persona hasta que cumpla con la petición de la oración.

B.      La certeza de LA COMUNION

Tres palabras usa David para demostrar su comunión con Dios. La primera expresión es “causa justa”. La expresión simplemente se puede traducir lo recto, lo íntegro. Es decir lo que es correcto, justo o normal. La primera cosa que David se asegura co relación a la certeza de la comunión, es que lo que está pidiendo sea correcto y justo. En segundo lugar la expresión “clamor”. Esta expresión en hebreo es rinnah que se puede traducir como grito de llamada, súplica. En realidad esta palabra está en la raíz del castellano “riña”. Tercera expresión es “oración”. Ahora esta expresión es tephillah que significa oración estructurada. Entonces ¿cómo es una comunión con certeza? Es una comunión que tiene buenas argumentaciones, tiene buenas emociones, y finalmente tiene buenas acciones.

 

C.      La certeza de la CONVICCIÓN

Note varias palabras que nos hablan de la convicción del salmista. Primero dice “labios sin engaño”. La palabra se puede traducir como sin fraude, sin traición sin palabras de doble sentido. Es decir David apela su integridad de la lengua. No hay otros motivos más que la búsqueda sincera de Dios. La segunda palabra aparece en el vrs. 2  “rectitud”. La palabra hebrea es “meyshar” esta expresión significa suavidad, equidad, regularidad, rectitud, uniformidad. Significa que David era igual todo el tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia. Así que la primera certeza de convicción es veracidad, (labios sin engaño). La segunda cosa es honestidad (recto. La tercera cosa aparece en el vrs.3  “has probado; me has puesto a prueba”. La primera palabra “has probado” es “bachan” y significa examinar y es un qal perfecto que demuestra una prueba completa y terminada. La segunda expresión es “tsaraph” que se traduce como fundir, refinar y es un qal perfecto también. ¿Cuál es la diferencia de las dos? El método. Es decir parece ser que en la primera es más puntual, un examen busca evaluar lo que sabemos de algo, mientras que la otra expresión no implica si  sé algo sino aguanto algo. De allí el uso de refinar. Así que la certeza de la convicción  conlleva veracidad, honestidad y en tercer lugar calidad.

D.     La certeza de la COMPENSACIÓN

David está seguro que debido a su comunicación, comunión y convicción siempre habrá una compensación de la oración dinámica. Note cuáles son las cosas que David obtiene por esa protección de la espiritualidad en relación a la oración dinámica. La primera es vindicación. (vrs. 2). ¿Qué es vindicación? La palabra que usa el salmo es “mishpat” y por ser un imperfecto denota un proceso continuo. La palabra se puede traducir sentencia, veredicto. David dice que Dios constantemente estará sentenciando a su favor. Qué bueno es saber que el juicio de Dios para con nosotros es siempre favorable. Esto nos lleva al sentido de su respaldo. Note que dice “de tu presencia”. La expresión “panayim” se traduce como rostro, cara. La frase implica que la aprobación de Dios es observada en su rostro. Es una visión de  cara a cara. Pero es una visión  favorable. La segunda cosa que podemos ver acerca de la compensación no sólo es vindicación sino visitación. Observe que David dice: “me has visitado”. Es interesante que el hebreo use la palabra “paqad” para visitación. Esta expresión se puede traducir como reunir, hacer cuentas, incluso significa pasar revista. Es un qal perfecto que denota una realidad, es decir la expresión no es metafórica sino real y por otro lado es un tiempo perfecto lo que demuestra que esa visita real es una obra completa y terminada. Cada visita genera un nuevo proceso, lo que indica que Dios está más activo de lo que pensamos. ¿Ahora, porque la visita es de noche? Un autor dice: “¿Quién que viva no ha pasado alguna noche difícil? La noche que estuviste en esa sala de hospital, esperando noticias, temiendo lo peor. O aquella que pasaste llorando por la herida que causaron a tu corazón. O aquella otra en que sentías temor, o hambre o frío. ¿Y qué tal aquella en la que te tocó despedir a un ser que amabas y partió hacia la eternidad? Todos hemos tenido noches oscuras. Pero no todas las noches son tan oscuras. ¿Qué tiene la noche que pareciera atraer o acrecentar pesares, dolores y quebrantos? La noche, en este caso, no es la otra mitad del día; representa una época, una temporada que vivimos en la cual todo fue (o es) sombrío, oscuro, frío. Pareciera que nunca va a acabar. Sientes una intensa agonía y percibes el peligro a cada instante. Dios no pudo escoger a nadie mejor para hablarnos de noches oscuras que David. Él sí sabía de noches oscuras, de persecuciones, de traiciones y soledad, de dolor y peligros de muerte, de huir de un patrón como de un hijo, de llorar la muerte de un amigo como la de su bebé recién nacido. Sabía de menosprecios y humillaciones. David es el mejor para hablarnos del tema. David nos cuenta que la noche termina cuando comienza el día; y tu día comienza cuando te decides a alabar a Dios”.[3] Mary C Crowly dijo una vez: “Cada mañana le entrego mis preocupaciones a Dios ya que el va a estar levantado toda la noche”[4] En tercer lugar no sólo hay vindicación, visitación sino que hay valorización. Note la expresión  “me ha puesto a prueba” y  ¿cuál fue el resultado? “NADA” inicuo hallaste. ¿Qué es inicuo? Lo contrario a la equidad. La palabra hebrea significa “ningún plan”, complotar, pensar malignamente.[5] Entonces denota que   David en su ser íntimo tenía un gran valor, porque Dios lo había visitado y probado y no había encontrado nada malo. Alguien dijo: “Yo sé que Dios no me dará algo que yo no puedo soportar. Aunque  a mí me gustaría que Él no confiará tanto en mí”[6] En cuarto Dios no sólo  me da vindicación, visitación, valorización sino que también vigorización. El vrs. 3b dice “He resuelto”. Es zaw-mam’ y habla de vigor, compromiso, y resolución. Cuando nosotros tenemos una oración dinámica adquirimos el vigor para vivir una vida que agrada a Dios. La idea es que su vocabulario no está lleno de malas palabras. La segunda expresión es “me he guardado”. Esta expresión es rodearse con espinas. Es decir ha puesto grandes frenos para no andar con la gente violenta o de los “destructores” como dice el original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: