La Herencia de la Espiritualidad: Salmo 16 III parte


II.                    Segundo,  la herencia de la espiritualidad  incluye EL  PROTAGONISMO DE DIOS (16:5-7)

Dios nunca duerme. ¿Es eso alentador? Siempre está actuando, siempre está perfilando al minuto los detalles de nuestra vida, pero no nos provee una agenda detallada: Hay muchos momentos  cuando nos desconcierta  lo que está a punto de hacer. Miramos adelante y nos preguntamos si nos ha olvidado porque no parece suceder nada de la manera que esperamos. Otras veces nos convertimos  en algo así como mariscales  de campo de fútbol un lunes por la mañana y criticamos sus decisiones, y el rumbo que permite que tome la vida. Estos son síntomas  de inmadurez espiritual, por naturales que parezcan. Regocijarse en lo que Dios hace, sea que lo comprendamos o nos guste o no, es una manera de adorarlo. Es un acto de  obediencia y un sacrificio de alabanza.

 A.     El protagonismo de Dios produce PLENITUD

“Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa” (v.5). El lenguaje del AT combina  estas palabras hebreas, las cuales lo que dicen es que el Señor es el único  que nos hace plenos, quien nos provee de todo lo que necesitamos. Cuán bendecidos somos al conocer como pueblo de Dios que pocos de nosotros en el mundo occidental hemos pasado hambre alguna vez. Dios ha sido generoso con nosotros. Cuando inclines en la mesa la cabeza para dar gracias  a Dios por tu próxima comida, dale gracias de corazón. Qué bendito privilegio  es que te provean las cosas esenciales de la vida. No olvides  que te las da para que tengas fuerza para servirle.

B.      El protagonismo de Dios  provee AMPLITUD

“Tu sustentas mi suerte”, dice David. Lo que quiere decir es que Dios cuida de sus circunstancias. ¿Y cómo puede dudarlo David? Durante años vivió como un nómada, huyendo de escondite en escondite de un poderoso rey y un ejército resuelto a encontrarlo y destruirlo. Y vivió para contar la historia. David  lo había perdido casi todo: su libertad, su casa, su familia y su buen nombre. Aún así es capaz  de alabar a Dios en medio de todo ello y decirle: “Tú sustentas mi suerte. Tú me mantienes en tiempo de necesidad”

 C.      El protagonismo de Dios genera GRATITUD

El sexto versículo nos ofrece una bella declaración de fe. David dice que el Señor  es su complacencia: “Las cuerdas  me cayeron en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha tocado. ¿Qué son las cuerdas que caen? Leí, que ha sido costumbre aun en los tiempos  modernos en Palestina en el norte y en la llanura de los Filisteos asignar la tierra periódicamente con propósitos agrícolas. La tierra así asignada es medida con cordel. El salmista indica que este mismo método se usó para medir la tierra de Canaán cuando fue asignado a las tribus de Israel. Cuando la tierra ha sido medida, la suerte determina qué sección cada hombre tendrá. Aquellos que desean cultivar la tierra se reúnen por lo regular en un lugar de trilla donde la persona encargada de las operaciones tiene un saco de piedrecillas. Se pone en cada piedrecilla una seña especial para indicar la porción de tierra que representa. Entonces las piedrecillas se ponen en otro saco, y se entregan a un niño, quien va sacando las piedrecillas una por una, y las entrega a cada uno de los hombres que desean cultivar la tierra. Cada hombre, al recibir su “suerte” dice: “Dios mantenga mi suerte”. Cada uno descubre pronto si su sección vale la pena o no. [1] El salmista escribió: “Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha tocado”. En otras palabras: No temo el destino que me toque porque Dios me bendecirá. Es una convicción de fe que trae bendición porque tenemos a Dios de nuestro lado y El nos asegura la victoria.

D.     El protagonismo de Dios involucra APTITUD

“Bendeciré a Jehová que me aconseja; aún en las noches me enseña a mi conciencia” (vrs. 7). Qué bendición es conocer a nuestro Creador y Sustentador y poder acercarnos a El de noche o de día. La Palabra de Dios  nos dice que cuando nos falte  sabiduría debemos pedirla a Dios (Santiago 1:5) Nunca nos dice que cuando nos falte sabiduría debemos ir tras los canales apropiados. Nunca nos dice que llamemos al servicio de asesoramiento técnico ni que esperemos a que nos respondan. Nunca nos dice  que vayamos por nuestra cuenta  y que nos las arreglemos como podamos. La Palabra de Dios dice que vayamos directamente  a la Fuente. ¡Podemos acercarnos a Dios sin temor y el estará más que contento de vernos! El derramará sabiduría y bendiciones que nunca pensamos solicitar. Nos urgirá a que nos pongamos a su lado siempre. No se rechaza ninguna pregunta. Dios siempre está disponible. Puede que estemos profundamente dormidos, pero el siempre está vigilándonos, manejando con ternura  nuestra mente, lidiando con los problemas que enfrentamos. Es como si Dios hiciera su trabajo  de mantenimiento en nuestra mente cuando descansamos. Te acuestas por la noche  pensando en los problemas que pesan en tu corazón, y los pones delante de Dios antes de dormirte. Durante la noche, ocurre un silencioso milagro. Te despiertas  sintiéndote diferente en cuanto a las cosas. Dios   lo ha compuesto  todo en su mente y ha resuelto la preocupación de ayer. Creo que David tuvo esa experiencia. “Aun en las noches enseña a mi conciencia”, nos dice. El Señor es nuestra plenitud, nuestra certidumbre, nuestra complacencia, nuestro consejero. Pero David no ha terminado. Concluye esta pequeña sección añadiendo  un atributo más a la magnificente colección

E.      El protagonismo de Dios desarrolla MAGNITUD

David examina  las bendiciones de Dios y dice:”A Jehová he puesto siempre delante de mí; porque está a mi diestra, no seré conmovido”. Qué declaración tan extraordinaria es esta que proclama que con Dios  delante de nosotros, el mundo y todas sus fuerzas  se podrán alinear en contra nuestra, pero seremos imparables. David, quien había enfrentado ejércitos, se había más que ganado el derecho a decirnos eso. La agenda de David en el salmo 16 se vuelve clara para nosotros. Primero ha examinado quién es Dios. A continuación ha repasado  lo que Dios hace. Y ahora trae el salmo 16 a una conclusión  victoriosa  y alegre regocijándose en lo que Dios va a hacer. Delante de nosotros  tenemos una de las porciones más espectaculares del AT, porque es una sonora demostración  de la calidad sobrenatural de la Palabra de Dios.  Aquí David  observa el futuro  a través de los ojos de la fe y ve cosas que no tiene derecho a ver. Abarca cosas que nunca se le han comunicado, según las Escrituras nos dicen, excepto por El Espíritu Santo.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Un comentario sobre “La Herencia de la Espiritualidad: Salmo 16 III parte”

  1. Gracias, me ha sido de gran bendición, pues le daba mil vueltas a mi cabezas, cuando decía, cuerdas me cayeron en lugares, deleitosos.
    Aunque ya en otras versiones aclara, había descubierto que se trataba de la maravillosa porción que YHWH nos a hecho herederos, es cierto hay momentos en nuestra vivir en medio de aflicción y flaquezas con que facilidad a veces nos gobierna nuestra carne, y nos decimos .¿cuándo alcanzaremos la cima? Que lograron estos héroes de fe del que nos narra el decálogo sagrado.
    Reciban grandes beneficios y bendiciones del GRAN YO SOY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s